INFORMACIÓN DE LA ANCTL

10 Ago

 

 

LITERATURA

Hoy miércoles continuamos con el capítulo El Toreo, la invención de un lenguaje del libro VIDA Y LIDIA DEL TORO BRAVO del escritor José Carlos Arévalo Díaz de Quijano.

Esperamos resulte de su agrado

 

II LIDIA y SACRIFICIO DEL TORO

El toreo, la invención de un lenguaje

el toreo 185

El toreo, la invención de un lenguaje

Cada pase, un verso; cada tanda, una estrofa; cada faena, un poema. Y ello porque las suertes, que son los fonemas del toreo, se ligan. Ligar viene de la palabra latina ligare, que significa unir, una fusión transformadora que da sentido a lo que antes estaba separado: la mezcla de colores crea la imagen; la de palabras, el habla. La religión, religare, reúne a los hombres, los junta en una fe, pero el lenguaje hace que se entiendan.

 

Ligar es dar sentido, el acto de unir y, por tanto, de significar. Y eso es el lenguaje, el verbo que da sentido, significación, a las palabras que por separado no lo tenían. Y en el principio fue el verbo, dice la Biblia, de manera que el hombre, no el homínido, nació gracias al lenguaje. Probablemente, el grito precedió a la palabra y contuviera un germen de significado. La exclamación es una palabra suelta, cercana al grito, que alberga un sentimiento, un incipiente sentido. Pero cuando las palabras se unen, transforman, desarrollan, narran ese grito inicial y hacen que signifiquen cosas más complejas, que construyan un discurso.

 

Yo pienso que la primera palabra del toreo fue un quiebro, una suerte cercana al grito. Y cuando el hombre descubrió que amagando irse hacia afuera e inmediatamente retrocediendo hacia adentro en el momento de encontrarse con la embestida engañaba al toro, escucho otro grito, el ole del que le contemplaba. Supo entonces que con un engaño en las manos -por ejemplo, su capa-, podía torear. Pero, atención, recordemos que las palabras del toreo nacen del grito y por eso configuran un lenguaje poético: entre otras cosas porque el grito es también el origen del canto.

 

Las suertes del toreo, incluso inarticuladas entre sí, son algo más que palabras, tienen fraseo. Si nos fijamos en el lance de capa o el pase de muleta, como los concibió Juan Belmonte bajo las normas de parar, templar y mandar, comprobamos un fraseo en tres tiempos, el cite -llamada-, el embroque -enganche- y el remate -salida-. El cumplimiento de estos tres tiempos indica el dominio del hombre sobre la embestida del toro. Su mando se expresa en el dibujo de una línea curva, puesto que la embestida del toro es una recta que se tuerce cuando se somete a las órdenes del torero. Y en ese punto de intersección en que la recta se hace curva nace la emoción del toreo, estalla un ole prolongado hasta que el remate de la suerte describe el lúcido y ebrio semicírculo del que sale poseída, dominada, la embestida. Conclusión: la suerte aislada no es la primera palabra del toreo, sino un verso, un fraseo cargado de emoción; dramático, por el peligro sobre el que se asienta, y poético, porque el torero se complace en su dicción. Otro dato: sólo cuando se consuma esta forma de torear, se hablará de toreo en prosa, que es el de brega, el de lidia, y de toreo en verso, que también contiene brega y lidia, pero esta embargado de sentimiento y belleza.

 

Al mismo tiempo que Belmonte impone los cánones de la suerte, su collera y competidor, Joselito, se empeña en un hallazgo no menos inaugural, la ligazón de las suertes. Es decir, que estas no sean fogonazos aislados, relámpagos de arte, sino versos articulados. Que las suertes rimen, se liguen en esas estrofas que en el toreo se llaman tandas, series, rondas. Más exactamente, pases ligados en redondo, de forma que uno sea la continuidad de otro y formen todos una espiral geométrica embargada de emoción, cargada de destreza, capaz de unir muletazos completos a muletazos completos bajo la tesitura belmontina, un tiempo poético de fuga que prolonga esa fusión abismal de toro y torero, un equilibrio que destruye el tiempo real y desemboca en el tiempo estético del éxtasis: recordemos que la espiral es el dibujo del tiempo infinito, que la serpiente era el símbolo zoomórfico de la eternidad.

 

Pero antes de adentramos en el toreo puro de Belmonte -torear es poner la verdad en el engaño- y en el toreo dilatado de Gallito -ligar es la capacidad que el torero tiene de contar su mensaje-, hay que regresar al toro, pues el toreo es un arte del hombre y del animal. ¿Por qué la consumación belmontina y gallista del toreo no sucedió antes? ¿Cómo era el toro anterior a Jose y Juan?

 

La embestida es la expresión de la bravura. Y esta se empieza a descubrir, a medir y a buscar en la suerte de varas. El toro que se crece al castigo es el bravo, el que consigue que la bravura mitigue su dolor basta hacerlo desaparecer. El que por tanto vuelve y vuelve a pelear al lugar del castigo.

 

La suerte de varas fue el primer y más decisivo tercio de la lidia. También el más extenso. El caballo sin peto y la puya poco ofensiva dieron lugar a muchos encuentros entre el picador y el toro, ofrecieron muchas ocasiones al torero de “quitar” y, por tanto, de torear -el repertorio de suertes empieza con la capa y era más amplio que el de muleta, y luego se ligara (Curro Puya, Pepe Ortiz) -.Mas, sobre todo, las varas despejaron la mirada del ganadero, que vio si el toro acudía con prontitud al caballo o tardeaba, si peleaba fijo o probaba, si empujaba o derrotaba, si iba o huía.

 

La lidia en la plaza precedió a la tienta en el campo, pues en las antiguas ganaderías había libros de plaza pero no de tienta. Y supongo que el ganadero dejo de probar al macho-semitentarlo para ver si embiste y reseñarlo como toro de plaza- cuando se impuso la tienta de vacas-madres y la prueba de sementales-padres de la bravura. Pero en tiempos anteriores a Belmonte, aunque la bravura era abrupta y la acometida no se había transformado en embestida, si había evolucionado, era más embestida que cuando Costillares lanceaba, dicen, a la verónica. No puedo negarlo, pero las láminas de La Lidia, primera revista ilustrada del toreo, siempre muestran, setenta y cinco años después de Costillares, lances de telón, rematados por arriba al toro que pasa pero no embiste, como si a la bravura le faltara un grado más, la codicia necesaria para que las suertes se rematen. Desde luego, el toreo de capa de Pepe Ortiz, esa deslizante coreografía de lances imantados, no hubiera sido posible con el toro prebelmontino, ni tampoco el toreo ligado en redondo con la muleta.

 

El mérito de Juan Belmonte estriba en que paró, templó y mandó a un toro que antes apenas había colocado la cara en el cite, empujado en el embroque y desplegado con codicia, con sed, como imantado al engaño en la salida del lance o del pase. Obviamente, para conseguirlo tapó el mundo al toro con su capote y se cruzó con la embestida en el cite con la muleta, pues entonces el sentido del toro y su falta de fijeza eran menos nobles: se acostaban -desviaban su acometida- antes del embroque, “iban al cuerpo” desde el principio, no tras haber pasado, como hacen hoy los toros “avisados” y tobilleros.

el toreo 189

Tapando el mundo al toro con el capote o cruzándose con la muleta, y parándose el torero -haciéndose invisible- encarrilaba la embestida en línea curva, la templaba -el toro cambia el ritmo de sus pies cuando embiste en redondo y la mandaba, desplazándola al sitio ordenado por el mando.

 

Antes que Belmonte, otros toreros intentaron, esbozaron, esta nueva concepción del toreo: Manuel Garcia “El Espartero” y Antonio Montes. A los dos los mato el toro. Pero los ganaderos ya debían estar tomando nota y buscando la embestida que, con muchas dosis de audacia y utopía, se afanaban en extraer los toreros. Guerrita, que de tanto mandar en los toros fue el mandón del toreo, ya había elegido el encaste Saltillo, su preferido por la longitud humillada de sus embestidas. Y no deja de ser sintomático que la única faena ligada en redondo de Belmonte fuera hecha, en la plaza El Toreo de la Condesa, a un toro de Piedras Negras -encaste Saltillo-, en el invierno de 1913-14, recién tomada su alternativa.

 

Pero más tardío en llegar, o en normatizarse, fue el toreo ligado en redondo.

Por eso Belmonte fue un revolucionario y no Joselito, pues su búsqueda fue gradual y la terminaron otros. Aunque ambos tuvieron precedentes. El toreo ligado en redondo ya lo había visto practicar el crítico Roque Solares Tacubac a Fernando El Gallo, en la plaza Colón de la ciudad de México, en el último cuarto del siglo XIX: varios naturales ligados. Se los apunta, en número de tres, Jose Díaz de Quijano “Don Quijote” (“Cinco lustros de toreo”) a su hijo Rafael Gómez El Gallo, durante una corrida de Beneficencia en Madrid, en la primera década del XX. Y dicen que Reverte, entre medias del padre y el hijo, había ligado dos naturales en la plaza de Bayona durante la última década del siglo XIX. En sus mencionadas memorias taurinas cuenta don Quijote que Cocherito de Bilbao ligó tres en la plaza vieja de Madrid.

(Continuará)

 

 


 

 

NOTICIAS DE MÉXICO

 

Presentan los carteles de la Feria de Zacatecas

Por: Natalia Pescador | Foto: Manolo Briones
Miércoles, 10 de Agosto del 2016 | Zacatecas, Zac.

carteles zaca

La empresa Zacatecas, Tierra de Toros, que encabezan Manuel Sescosse y Juan Enríquez, dieron a conocer el día de hoy los siete carteles de la Feria de Zacatecas que se llevará a cabo entre el domingo 4 y el domingo 25 de septiembre.

Las combinaciones son las siguientes:

Domingo 4. Festival del Gobernador. Cuatro novillos de San Miguel de Mimiahuápam, Los Encinos, Pepe Garfias y Cerro Viejo para los rejoneadores Rodrigo Santos y Horacio Casas, así como los matadores Eloy Cavazos y Arturo Gilio. Actuación especial de los Recortadores Españoles.

Jueves 8. Un toro de Boquilla del Carmen para rejones y seis de Montecristo para Jorge Hernández Gárate, Eulalio López “Zotoluco”, Daniel Luque y Diego Silveti.

Sábado 10. Festival de Escuelas Taurinas.

Domingo 11. Siete toros de Begoña para Emiliano Gamero, Fermín Rivera, Daniel Luque y Sergio Flores.

Viernes 16. Toros de Reyes Huerta para Arturo Macías, Arturo Saldívar y Ginés Marín.

Sábado 17. Toros de Carranco para Jorge Delijorge, César Montes, Antonio Romero, Luis Ignacio Escobedo y Edgar Badillo. El sexto toro será lidiado por el triunfador del festejo.

Domingo 25. Dos toros de Begoña para rejones y cuatro de Caparica para Emiliano Gamero, los Forcados de Mazatlán, Arturo Macías y Sergio Flores.

Asimismo, la empresa dio a conoce el cartel para la corrida del domingo 23 de octubre en la que actuarán Fermín Rivera, Joselito Adame y Andrés Roca Rey, con toros de Boquilla del Carmen.

Todos los festejos comenzarán a las 18:00 horas.

 

 


 

 

Toros de El Batán para Teziutlán (fotos)

Por: Redacción | Foto: Ángel Sainos
Miércoles, 10 de Agosto del 2016 | Ciudad de México

Nuestro compañero Ángel Sainos nos ofrece las fotografías de los seis toros de El Batán, ganadería propiedad de Gabino Aguilar, que serán lidiados este domingo en la plaza “El Pinal”, de Teziutlán, por lo diestros Arturo Macías, Sergio Flores y el colombiano Luis Miguel Castrillón.

El encierro cuenta con los siguientes números, nombres y pintas:

No. 3, “Emprendedor”, cárdeno oscuro bragado.

No. 19, “Trovador”; negro bragado meano.

No. 10, “Tostonero”, colorado bragado.

No. 20, “Don Gra”, cárdeno claro.

No. 58, “Morito”, negro entrepelado bragado.

No. 81, “Tío Vili”, cárdeno bragado salpicado.

 


 

 

Hernández Gárate, Zotoluco y Martínez en San Luis de la Paz

Publicado por Redacción el 10/8/2016

Con motivo de las fiestas patronales de “San Luis Rey “, se ha montado una corrida de toros en la localidad guanajuatense de San Luis de la Paz, el jueves 25 de agosto a partir de las 16:30 horas en el Lienzo Charro “Juan Charro”.

El cartel está integrado por el rejoneador potosino Jorge Hernández Gárate y a pie, el diestro de Azcapotzalco Eulalio López “Zotoluco”, que se despide de este coso y el también defeño Alejandro Martínez Vertiz , quienes lidiarán toros de la ganadería de Jorge Hernández Andrés.

Los boletos serán vendidos en la Presidencia Municipal y en el restaurante Fuente de Oro y tendrán un costo de 500 en primera fila y 300 en general.

 


 

Iñigo Rodríguez actuará en S.L.P.

Publicado por Everardo González el 10/8/2016
Iñigo Rodríguez actuará en S.L.P.
[Everardo González] Estoy más que contento por actuar en suelo potosino, pues sé de la importancia que para mí tendrá un triunfo el 13 de agosto en un una de las plazas con mayor solera y tradición como lo es la ‘Unión-Gregorio García’ de Santa María del Río, San Luis Potosí’, dijo el novillero capitalino Íñigo Rodríguez.

Para tal compromiso el coleta, ha estado metido en el campo bravo, así como matando toros a puerta cerrada, pues asegura estar consiente que para él es una tarde importante, pues asegura que un triunfo en suelo potosino le abrirá las puertas de otras plazas.

‘Santa María del Río es una plaza en la que un triunfo suena, pues la gente del toro de San Luis Potosí va a ese festejo de feria, de ahí la importancia de estar bien y de salir con las orejas en las manos, pues ello me dará más fuerza para llegar a plazas importantes, como lo es la misma Capital Potosina, y las que se ubican alrededor de tan taurina tierra.

Íñigo, asegura que la tarde será bonita, pero a la vez dura, pues sabe que sus alternantes salen por el triunfo desde que parten plaza.

‘Qué te puedo decir de alternar con el Matador de Toros Víctor Santos, quien es un alternante durísimo y más en su tierra donde la gente lo quiere y seguro lo van a ir a ver a él; Víctor es un torero muy honesto que en el ruedo no le importa otra cosa más que triunfar’.

‘José Mauricio trae un bagaje impresionante y ello hará que desde que salga su toro, sale por el triunfo’.

‘Fernando Labastida es un torero que viene fuerte y que seguro se sacará la espina de no estar en la FENAPO esa tarde, pues es un torero que ahí es consentido’.

‘A mis alternantes los respeto, pero en el ruedo, será otra cosa y otra historia’.

 


 

 

Revive los programas anteriores desde la videoteca de

https://t.co/OqNtjjrktA

 

 




 

 

NOTICIAS DE ESPAÑA

 

FERIA DE BEGOÑA

Pleno de Luis David Adame, a hombros un año más en Gijón

El mexicano abandonó el coso en volandas con el mayoral de la ganadería de Zacarías Moreno
Por Javier Prieto
Más artículos de este autor

Pablo Aguado paseó un trofeo en un festejo en el que Adame pasó a la enfermería a la muerte del tercero, recibiendo dos puntos de sutura en la mano izquierda como consecuencia de un corte.
FOTOS DE JAVIER ARROYO DEL FESTEJO

VÍDEO RESUMEN DEL FESTEJO

Fotos: JAVIER ARROYO

Luis David Adame reeditó su triunfo del año pasado. Recibió a su primero con una larga cambiada en el tercio y verónicas que remató con media en la boca de riego. Tras un leve puyazo en el caballo de puerta, quitó por chicuelinas y cordobinas. Soberbia lección de temple y colocación en el último tercio. Toreó a cámara lenta por ambas manos conduciendo la embestida del novillo que protestaba por su justeza de fuerza. Unas ceñidas bernadinas y un estoconazo en la yema le sirvieron para pasear dos merecidas orejas.

Con Divertido, el mejor de la novillada de Zacarías Moreno, Luis David Adame volvió a mostrar variedad capotera quitando por templadas zapopinas, tras una vara empujando. Flámula en mano, muletazos largos y ligados por uno y otro pitón. Evidenció estar sobradamente preparado para el escalafón superior. Estocada atravesada y dos orejas, igualando su éxito del año anterior. Volvió a despertar un clamor en Gijón. Se fue a hombros junto al mayoral de la ganadería.

Al noble que hizo segundo, Pablo Aguado le cuajó un interesante trasteo, prologado por un saludo capotero hasta el platillo. En todo momento mostró sentido del temple y sobre ambas manos logró series lucidas. Tras unos ayudados finales se volcó con la espada que cayó trasera y un punto atravesada tardando el novillo en echarse. Tras una fuerte petición paseó la primera oreja de la feria.

Pablo Aguado recibió con tres faroles de rodillas al quinto. Tras una desconcertante lidia -se arrancó al caballo antes de que llegara a su lugar y provocó sudores en la brega-, Aguado comenzó con poderosos doblones tratando de someter al novillo, que sacó genio. Faena voluntariosa, muy larga, más vibrante que limpia, con algunos pasajes de interés en el toreo en redondo. Pinchazo, estocada atravesada. Cinco descabellos. Silencio tras dos avisos.

Aitor Darío “El Gallo” recibió con jaleadas verónicas al primero. El conquense instrumentó con la muleta un trasteo con altibajos, logrando buenos naturales cuando se decidió a bajar la mano a Cubanito, un primer novillo de Zacarías Moreno que tuvo movilidad. Lo mató de un fenomenal volapié saludando una ovación tras la petición de oreja.

El Gallo no pudo encontrar lucimiento con un cuarto novillo que se vio muy mermado tras una espectacular voltereta tras el puyazo. Estuvo afanoso con un utrero agarrado al piso y de cortos viajes. Lo mejor, la estocada casi entera en todo lo alto.

Gijon, miércoles 10 de agosto de 2016.

Novillos de Zacarías Moreno, correctos de presencia y de juego desigual. El mejor, el 6º. Deslucido el 4º y con genio el 5º.

Aitor Darío “El Gallo”, ovación con saludos tras petición y ovación con saludos;

Pablo Aguado, oreja y silencio tras dos avisos;

Luis David Adame, dos orejas y dos orejas.

Entrada: Media plaza.

Luis David Adame, que salió a hombros junto al mayoral, pasó a la enfermería tras estoquear al tercero recibiendo dos puntos de sutura en la mano izquierda como consecuencia de un corte.

 

 

 

 


 

 

FERIA DE SAN LORENZO

Gran tarde de López Simón, tres orejas y susto en Huesca

Padilla, que también fue volteado, obtuvo un apéndice

FOTOS DE JALLE AÑAÑOS DEL FESTEJO

Fotos: JALLE AÑAÑOS

López Simón paseó las dos orejas del tercero de la tarde, un buen toro de Charro de Llen. El de Barajas estuvo entregado desde el principio. Lo toreó por momentos encajado y llevando largo al animal, muy sentido. En las postrimerías de la faena, cuando citaba para dar una manoletina, el toro le arrolló propinándole una espeluznante voltereta. No quiso ir a la enfermería. Se quitó la chaquetilla y dejó una estocada que provocó el delirio de los asistentes.

López Simón redondeó su gran tarde ante el sexto, un toro que tuvo nobleza pero cuyas fuerzas quedaron mermadas tras llegar a dar hasta tres volantines. El madrileño alternó el toreo sobre ambas manos en una labor reposada y con temple. Agarró una estocada contraria y fue premiado con una nueva oreja.

Abrió la Feria de San Lorenzo de Huesca un buen toro de Charro de Llen, noble y colaborador. Padilla conectó pronto con el público con capote, banderillas y muleta en una faena intensa y con muchos alardes que llegaron a las peñas. Los mejores pasajes fueron sobre el pitón derecho. La estocada necesitó de tres descabellos y con ellos se esfumó la opción de pasear un trofeo. Fue silenciado.

El cuarto fue un ejemplar noble pero de escasa transmisión. Padilla, que toreó de rodillas en el inicio de la faena de muleta, fue arrollado por el toro. Sin embargo, el susto no amilanó su ánimo y, tras una labor plena de entrega y tesón, coronada con una estocada algo caída, fue premiado con una oreja.

El segundo de la tarde fue un toro complicado, que no atendía a las telas. Lo probó Manzanares por ambos pitones. No lo vio claro y abrevió el alicantino. Malogró con la espada su labor al quinto, que fue a más y pudo haber sido recompensada con algún trofeo, pero un pinchazo y una estocada corta redujeron el posible premio a una ovación.

Huesca, miércoles 10 de agosto de 2016.

Toros de Charro de Llen.

Juan José Padilla, silencio y oreja;

José María Manzanares, silencio y ovación;

López Simón, dos orejas y oreja tras aviso.

Entrada: Lleno.

 


 

 

La revolera

Mal estilo

Por Paco Mora
Más artículos de este autor

José Tomás entiende la competencia de otra manera. Nada de competir con Ponce en el ruedo, sino de ponerle la zancadilla donde y como puede. Con el peor estilo posible.

PONCE: “No voy a Valladolid por un capricho de José Tomás”

La competitividad entre las figuras del toreo ha existido, existe y existirá. Malo será si un día desaparece. Lo del Café de Chinitas viene de lejos… Allí le dijo Paquiro a su hermano: “Soy más valiente que tú, más torero y más gitano”. Eso dice la copla que, describa un hecho verídico o se trate de un romance, refleja una realidad. Que cuando los toreros de raza se encuentran en la arena no hay amigos, hermanos y ni siquiera padres e hijos.

Recuérdese al respecto el “baño” que les dieron Litri y Camino a sus hijos cuando los doctoraron en Nimes. Los dos veteranos toreros no les concedieron a sus retoños ni el mínimo cuartel. No cabe mejor ejemplo de lo que es la competencia entre los toreros que el referido. Pero José Tomás lo entiende de otra manera. Nada de competir con el de Chiva en el ruedo, sino de ponerle la zancadilla donde y como puede. Con el peor estilo posible.

Ahí está el ejemplo de la Feria de Valladolid, de la que lo ha quitado con malas artes, exigiendo precisamente la fecha que sabía que estaba destinada a Ponce. Lástima que no trate de compartir con el valenciano la señora corrida de Samuel Flores, con la que está anunciado Enrique en Albacete el día 8 del próximo septiembre. O de que no lo desafíe a matar mano a mano seis toros de su pariente Victorino en la Feria de Bilbao, por poner como ejemplo una plaza en la que se nota que Tomás está deseando hacer el paseíllo. ¡Seguro que Ponce aceptaría el reto encantado!

Pero eso es soñar con huevos de tres yemas, porque lo del “fenómeno” de la sierra madrileña es el esquinamiento y la puñalada trapera… No la competencia noble y leal.

 


 

AGENDA Gijón, Bilbao, San Sebastián, Dax…

Las siete claves de Joselito Adame

09/08/2016 19:05

Joselito Adame, con un intenso verano I MUNDOTORO
MUNDOTORO > Madrid

Joselito Adame prepara su tramo más fuerte de la temporada. Gijón, San Sebastián, Dax, Málaga o Bilbao son los platos fuertes que el torero mexicano afrontará en un final de agosto y principio de septiembre de impresión. Además, también destaca la diversidad de ganaderías que lidiará como La Quinta, Fuente Ymbro, Pedraza, Alcurrucén o Torrealta.

Esta es la agenda de los siete importantes compromisos que Adame tiene por delante:

11/08/2016 Gijón (Asturias) España – Toros de La Quinta para Fernando Robleño, Manuel Escribano, Joselito Adame

13/08/2016 San Sebastián (Guipúzcoa) España – Toros de Fuente Ymbro para Diego Urdiales, Paco Ureña, Joselito Adame

14/08/2016 Dax (Landes) Francia – Toros de Pedraza de Yeltes para Manuel Escribano, Rafael Rubio Rafaelillo, Joselito Adame

17/08/2016 Málaga (Málaga) España – Toros de Torrealta para Diego Urdiales, Joselito Adame, Miguel Ángel Perera, Fortes

22/08/2016 Bilbao (Vizcaya) España – Toros de Puerto de San Lorenzo para Juan José Padilla, Joselito Adame, Juan del Álamo

11/09/2016 Aranda de Duero (Burgos) España – Toros de Alcurrucén para Juan Bautista, Manuel Escribano, Joselito Adame

17/09/2016 Guadalajara (Guadalajara) España – Toros de Antonio Bañuelos para Rivera Ordóñez Paquirri, El Fandi, Joselito Adame

 


 

Toros

Un verano lleno de festejos taurinos en Castilla-La Mancha

Además de la música o los fuegos artificiales, los toros son parte esencial de las fiestas que estas semanas celebran cientos de municipios

Un lienzo del famoso artista colombiano Fernando Botero ilustra este año la feria taurina de Albacete – ABC

J. A. PÉREZToledo
09/08/2016 13:42h – Actualizado: 09/08/2016 13:51h.

TOLEDO: saltar de pueblo en pueblo viendo toros

 

 


 

 

LA CUARTA PÁGINA

Patrimonio de la Humanidad

Los defensores de la alta culturalidad de la Fiesta Nacional sobreentienden inconscientemente que la cultura es buena por definición, cuando es, desde siempre, un instrumento de control social o políticosocial

RAFAEL SÁNCHEZ FERLOSIO
4 AGO 2012 – 17:03 CDT

Los antitaurinos catalanes se niegan a aceptar que las corridas de toros sean consideradas como cultura por el sufrimiento que infligen a un animal. No tiene precedente el criterio de esgrimir un juicio de valor moral para decidir de la pertenencia de una cosa a la “cultura”. El equívoco nace de esa actitud, tan del PSOE de González, de privilegiar la Cultura como cosa excelsamente democrática, y así se ha popularizado la manía de estar viendo cultura por todas partes, con nuevas y baratas invenciones; y a la mera palabra “cultura” se le cuelga impropiamente una connotación valorativa de cosa honesta y respetable.

Tengo entendido que los primeros escandalizados ante la crueldad de las corridas de toros no fueron ni los catalanes ni los castellanos sino los ingleses, y no por la gente y la muerte del toro sino por las de los caballos. No hay ni que decir lo que para un inglés es un caballo. En el entresiglo XIX-XX los ingleses tenían buenas razones para venir a España, tal vez aún poco turísticas, pero sí industriales y mineras: sobresalen al norte la producción de hierro y al sur las minas de cobre de Río Tinto. En el invierno de 1956 tuve la suerte de pasar 10 días en el precioso Hotel Victoria, de Ronda, todavía en su forma prístina —victoriana, como su nombre indica—, y no en la detestable remodelación posterior. Seguramente construido para los ingleses que frecuentaban Gibraltar, fue a situarse precisamente en Ronda, con su famoso “Tajo”, un verdinegro abismo vertical que la divide en dos, aunque con tres puentes, el más alto de ellos, en la cota superior de la ciudad. Pero Ronda era además una antigua y célebre ciudad taurina, con la primera plaza levantada sobre planos de arquitecto, muy arrimada al Tajo y con el propio Hotel Victoria en sus proximidades. Lóbrega fama la de aquella plaza: a los caballos muertos por el toro los sacaban hasta el borde del barranco y los precipitaban vertiginosamente al fondo del abismo, cien metros más abajo, donde servían de pasto a las aves carroñeras. ¡Virgen Santísima! ¡qué pesadilla de caballos muertos para una dama inglesa hospedada en el Hotel Victoria!

Muy distintos motivos y circunstancias, y desde luego totalmente remotos a la compasión, fueron los que removieron la “cuestión caballos” entre los taurinos nacionales. Hubo una época, creo que fijada desde una ordenanza de 1846, en que el ministerio obligaba al empresario de cualquier corrida ordinaria corriente de seis toros a tener dispuestos en la cuadra hasta 40 caballos para la suerte de varas; de modo que cada toro tenía asegurados seis caballos que matar, y todavía quedaban cuatro por si alguno no se había saciado con su cupo.

El ‘ahí queda eso’ me parece el paradigma del alma-hecha-gesto de la españolez

Ya se sabe que el remedio —aunque en parte no tan remedio— sobrevino en 1928, bajo el gobierno, o dictadura, de don Miguel Primo de Rivera, pero no por motivación pública, sino por un incidente personal desagradable: el contenido de las tripas de un caballo despanzurrado por el toro saltó hasta la barrera y salpicó a don Miguel, a una ilustre dama francesa que lo acompañaba y a algunos otros espectadores. Fulminantemente el dictador ordenó a su ministro de gobernación, Martínez Anido, que implantase la protección de los caballos de picas mediante una gualdrapa embutida de lana o de crin, con una botonadura al tresbolillo, estilo capitoné. El toro, desde luego, ya no mataba a los caballos, y la orden dejó satisfechos a los empresarios; pero no así al público: desde los graderíos de todas las plazas se levantó una protesta ensordecedora. Y es que en aquellos años todavía el público iba a ver principalmente toros, mucho más que toreros —aunque la suerte de matar tuviese ya algún predicamento: ¡el Espartero!— y la suerte de varas, donde el toro mostraba su bravura y su poder, era la más importante, de manera que el número de caballos muertos era casi el sumando principal en el baremo de la calificación.

La cultura es desde siempre, congénitamente, un instrumento de control social, o político-social cuando hace falta; por esta congénita función gubernativa tiende siempre a conservar y perpetuar lo más gregario, lo más enajenante, lo más homogeneizador. Hoy está muy cabalmente representada por ese inmenso CERO que es el fútbol.

Los castellanos se han puesto a revindicar la alta culturalidad de la Fiesta Nacional, sobreentendiendo implícita e inconscientemente que la cultura es buena por definición, al ensalzar del modo más enfático las muchas y gloriosas externalidades que se han desarrollado en torno suyo, en la poesía, en la literatura, en las artes plásticas, pintura y escultura (¡Mariano Benlliure!) y hasta en filosofía. Lo más ambicioso ha sido lo de doña Esperanza Aguirre: que la corrida de toros sea declarada “Patrimonio de la Humanidad”, pero yo por mi parte no puedo sustraerme de que la Alianza de las Civilizaciones entre España, el Midí y no pocas naciones de Ultramar que tal cosa implicaría, más aún que para enaltecer una muy castellana y española afición taurina, es para darles a los catalanes una lección sobre Cultura.

Pero nada de esto hacía falta: el genuino e innegable carácter de “cultura” se le reconoció a la corrida a mediados del siglo XX, cuando la populista fórmula romana Panem et circenses se remedó para título de una zarzuela Pan y toros. Este título identificaba en las corridas de toros una función análoga ante el público a la que tenían en Roma los espectáculos circenses: la ya citada función congénita de toda cultura, instrumento de control político social.

Mi deseo de que los toros desaparezcan no es por compasión, sino por vergüenza de los hombres

Justo es consignar, sin embargo, que hay apologetas castellanos como algo más filosóficos o sofisticados, que o bien niegan el placer del sufrimiento o le dan una connotación espiritual. Así, por ejemplo, Víctor Gómez Pin, en EL PAÍS del 5 de marzo de 2010, dice así: “Los taurinos afirman que su contemplación del sacrificio del animal nada tiene que ver con una complacencia ante el sufrimiento”; y echando mano de la concepción cristiana del sufrimiento como “precio”, añade: “El sacrificio sería simplemente el precio por un rito de marcado peso simbólico y artístico”. Una invención tan deliberada y rebuscadamente cultural, que yo no diría “simplemente” sino “complicadísimamente”. Por su parte, Fernando Savater, se deja de la poquedad del sufrimiento, y se enfrenta directamente con “la muerte”, porque la gran tradición estética y literaria de la muerte —con los inmensos servicios prestados al congénito narcisismo de los poetas— eleva inmensamente la dignidad del sacrificio taurino, y escribe así: “Sí, en el toreo está presente la muerte, pero como aliada, como cómplice de la vida: la muerte hace de comparsa para que la vida se afirme”. A algún lector zafio e iletrado podría aquí escapársele lo de “Áteme usted esa mosca por el rabo”, pero lo cierto es que la elegante antinomia de la descripción respira una poética nebulosidad de acento vaporosamente zambraniano.

Pero en punto de apologías filosófico-taurinas, no fue sino Ortega el que llegó a tocar las más altas cimas de las grandes paridas o máximas chorradas que se conozcan en asunto-toros. El dicho, celebrado como uno de los más excelsos ortegajos, tiene varias versiones, cito la que encuentro más explícita: “No puede comprender la historia de España quien no haya construido, con rigurosa construcción, la historia de las corridas de toros”.

El periodista Javier Ortíz —fallecido hace dos años—, colaborador del diario Público recientemente suprimido, publicó en el número del 7 de abril de 2008 un artículo sobre las corridas de toros, pero, por una vez, no desde el sufrimiento de los animales, sino directamente desde el comportamiento de los hombres. Por lo pronto los exime de saña, al escribir: “los partidarios de la tauromaquia afirman que ellos no disfrutan con el acoso, burla y muerte de los animales. Y yo estoy convencido de que dicen la verdad”. Por lo demás, en el instante en que la compasión obedeciese a un precepto moral imperativo se aniquilaría. Certeramente habla Ortíz de abstracción del sufrimiento como lo que permite a los toreros actuar y a los espectadores admirar. Pero ¿qué admiran? “Una constante exhibición y exaltación de actitudes y poses machistas”, nos dice Ortíz. “Los lances y desplantes de los toreros responden a una estética chulesca que no ignoro que hay quien admira (…) pero que se vincula de manera chirriante a una concepción de la virilidad” La referencia a los “desplantes” me parece central; el ahí queda eso me parece el paradigma del alma-hecha-gesto de la españolez. Así la corrida de toros revela la inclinación gestual del alma de los españoles, tantas veces gesteros en el café, gesticulantes en la plaza. Mi ferviente deseo de que los toros desaparezcan de una vez no es por compasión de los animales, sino por vergüenza de los hombres.

Rafael Sánchez Ferlosio es escritor.

 





 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: