INFORMACIÓN DE LA ANCTL

22 Jul

 

NOTICIAS DE MÉXICO

 

comunicado morena

Hoy en el debate

https://www.periscope.tv/CapitalMX_/1dRKZqDwrEDxB

 

 


 

 

Celebrarán novillada en Jesús María (fotos)

Por: Redacción | Foto: Landín-Miranda
Viernes, 22 de Julio del 2016 | Ciudad de México

Fue presentado el cartel de la novillada que se ofrecerá el próximo domingo 21 de agosto, en punto de las 16:30 horas, en el municipio de Jesus María, Aguascalientes, dentro de las instalaciones del lienzo charro “Xonacatique”, en el que tomarán parte siete jóvenes espadas.

Actuarán los novilleros hidrocálidos Rodolfo Mejía “El Tuco”, Nicolás Gutiérrez, José María Pastor, Manuel Gutiérrez y José María Hermosillo, así como el zacatecano Mariano Sescosse y el michoacano Patricio Ochoa.

El festejo fue presentado por el matador Jorge Mora, quien está al frente de la empresa “Toros y Turismo”, organizadora del evento, y por parte del ayuntamiento de Jesús María, asistió José Refugio Muñoz, quien es el jefe de gabinete municipal.

Estos chavales son anunciados para lidiar ejemplares que procederán de diversas ganaderías, mismas que en su momento se darán a conocer. Los siete novilleros se van a disputar el trofeo “Chicahuales 2016” y la entrada general para este festejo tendrá un costo de 150 pesos.

 


 

Pepe Murillo se encerrará en Tlaquepaque

Por: Felipe Aceves | Foto: Archivo
Viernes, 22 de Julio del 2016 | Guadalajara, Jal.

“Durante meses cavilé la idea y llegué a la conclusión que era necesario hacer una gesta para abrirme las puertas de las empresas. Con el apoyo de quienes han estado cerca de mí tomé la decisión de, este septiembre 3, a las 16:30 horas, torear en solitario seis ejemplares de hierros jaliscienses”, declaró el matador Pepe Murillo hijo en conferencia de prensa.

Agregó: “Además, me comprometí, firmado ante notario público, a recibir a portagayola a todos los toros. He luchado varios años y tengo que alcanzar el sitio en la profesión que amo y para el que me he preparado”.

La convocatoria no podía haber sido mejor: prensa, aficionados y peñas taurinas llenaron la terraza de la bella plaza “El Centenario”, de Tlaquepaque, coso en el que tendrá lugar esta encerrona.

Estuvieron en el presídium el novillero en el retiro, Gilberto González, como gerente operativo; Fermín Alvarez, director del festejo; el luchador Cien Máscaras, en representación del gremio deportivo de Jalisco; el piquero Rodolfo Villalobos, por la U.MP.B., y por supuesto el matador Pepe Murillo, hijo.

El matador Murillo agradeció en especial a Casa Toreros, por las facilidades al ceder su plaza para este acontecimiento.

 

 


 

 

REFLEXIONES TAURINAS

por Paco Terán

 

SABER SER, SABER ESTAR

1923_el_calesero

Se sabe que SATURNINO FRUTOS “Ojitos”, el célebre maestro del gran RODOLFO GAONA, le enseñó al “Califa de León” todos los secretos técnicos que poseía en el complejo arte de lidiar reses bravas. Pero le enseñó algo más, sumamente valioso, que penosamente se ha perdido en la formación de los toreros actuales.

“Ojitos” instruyó a sus alumnos a “SABER SER” y “SABER ESTAR”. Entre él y LOLA, su esposa, los adiestraron en el correcto uso de los cubiertos en la mesa, a usar traje y cuello almidonado, a comportarse con clase frente a los demás y saber mantener una conversación, a caminar tan verticales como un pino para cobrar distinción de marqués, pero sin rigideces, sin perder la flexibilidad y gracia, con la suprema finalidad de ganar en elegancia. Podría decirse que la dura severidad en esta materia poseía el mismo rigor militar que las lecciones para usar capotes y muletas.

Y me atrevería a asegurar que fue esto lo más caro y estimable de aquella escuela. GAONA no reconoció finalmente las enseñanzaz técnicas de don SATURNINO y aseguró en su autobiografía “Mis Veinte Años de Torero” que aprendió verdaderamente a torear cuando llegó a España. Afirmación que probablemente hizo movido por el rencor ya que, como sabemos, terminó enemistado y separado de su maestro. A saber.

Lo único seguro es que el “Indio Grande” nunca perdió en los ruedos y en la calle, en activo y en el retiro hasta su muerte esa forma de comportarse y de moverse con señorío. Tanto que, entre las anécdotas poco conocidas de su vida, es que llegó a casarse con la más distinguida e importante actriz de España, CARMEN MORAGAS. Y como ella se movía en los círculos de la aristocracia, su esposo nunca desentonó gracias a las normas aprendidas de “Ojitos”. Por cierto que la MORAGAS, y eso es muy público, fue además amante del rey en turno ALFONSO XIII.

Los que vieron torear al llamado “Petronio de los Ruedos”, aseguran que con verle partir plaza valía el boleto y otros que ya no lo vieron de luces atestiguan, como lo dijo la rejoneadora CONCHITA CINTRÓN, que caminaba por la calle como haciendo el paseíllo.

Dicen que el que heredó el tipo y elegancia de Gaona fue GREGORIO GARCÍA. Y ese tipazo del mexicano lo hizo un ídolo, un fenómeno social en Portugal. Tanto que impuso allá una moda y se anunciaban “Camisas Estilo GREGORIO GARCÍA”, por ejemplo.

Ni a él ni al gigantesco GAONA los conocí, pero sí traté y mucho al maestro ALFONSO RAMÍREZ “El Calesero” (foto). Daba gloria verlo como actuaba todo el tiempo; ante los públicos en la plaza o en la peluquería. Porque el que es verdaderamente torero, lo es las veinticuatro horas del día. Se empieza, como el pequeño GAONA, por cultivar esas maneras y esos modos frente al espejo y ejercitándose con método y disciplina. Si se hace con genuina seriedad, después estos portes se vuelven naturales en la personalidad.

Un torero debe ser una persona distinta al resto de la humanidad. Y por eso mismo, debe ser un actor, como lo decía don LORENZO GARZA, otro grande en términos de personalidad. Un actor al que no se le note la actuación. Quiero decir, que no se le note falsa, que no se sienta sobreactuado.

Nunca se debe olvidar que el torero, el centro de miles de miradas cuando está en el círculo del ruedo, es un rey. Y por ello mismo tiene la obligación de ser dueño de un porte de majestad, parafraseando al genial AGUSTÍN LARA.

Eso ya no lo vemos porque no se les enseña a los aprendices de toreros quienes se quitan el vestido de torear y visten mal fajados y se comportan como un cualquiera.

Qué diferencia de artistas como “El Calesero”, al que todo era verlo pasar en la acera de enfrente y exclamar ¡AHÍ, VA UN TORERO!

Correo electrónico: teran.paco@gmail.com

 

 


 

 

NOTICIAS DE ESPAÑA

Nadie detiene a Roca Rey

El peruano, que resulta cogido de forma espeluznante por el tercero, corta tres orejas tras una tarde plena de valor, capacidad y conocimiento
Por José Ignacio Galcerá
Más artículos de este autor

Hermoso de Mendoza cuaja una gran faena al cuarto sin la rúbrica del rejón de muerte. José María Manzanares, por encima de un deslucido lote de El Pilar.
GALERÍA FOTOGRÁFICA DE RULLOT DEL FESTEJO

 

Valencia, viernes 22 de julio de 2016.

Toros de Carmen Lorenzo (1º, deslucido, sin celo ni codicia), Capea (4º, bueno, con movilidad) y El Pilar, flojo el noble primero; manejable pero con las fuerzas justas el segundo; deslucido, sin entrega ni clase el tercero; manso el cuarto.

Hermoso de Mendoza, ovación con saludos tras petición y ovación con saludos;

José María Manzanares, silencio y ovación con saludos tras dos avisos;

Roca Rey, oreja y dos orejas tras aviso.

Entrada: Casi lleno. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Víctor Barrio.

 

 

 

FERIA DE JULIO

“Las ganas son lo primero que hay que demostrar”

“La gente no quiere ver a alguien triste, quiere ver a alguien que les llegue, ya sea con valor o toreando despacio y bien”, afirma Roca Rey
Por Ángel Berlanga
Más artículos de este autor

Hermoso: “He tenido sensaciones preciosas”

Manzanares: “Mis dos toros han sido muy malos”

“Me ha dado un varetazo en el pecho. Se ha quedado el pitón enganchado con el chaleco y no salía, pero gracias a Dios no ha pasado nada más. Las ganas son lo primero que hay que demostrar en estas plazas”. Con naturalidad y aplomo, también con envidiable serenidad tras el susto, Roca Rey atendía así a los micrófonos de APLAUSOS tras la lidia del tercer toro de la tarde, que le cogió de manera dramática al entrar a matar. “Por el lado izquierdo, cuando me lo ha permitido, he toreado por momentos como a mí me gusta. Era un toro de irlo haciendo poco a poco, muy andarín y con muy poca fuerza”, comentaba el torero peruano entre barreras.

Le bastó medio toro para poner la plaza boca abajo: “Valencia es una plaza que se lo merece todo y hay que tratar de darle lo que sus aficionados quieren. Hay veces que el cuerpo no te permite estar a gusto, pero para eso nos ejercitamos, para tratar de disimularlo, porque la gente no quiere ver a alguien triste, quiere ver a alguien que les llegue, ya sea con valor o toreando despacio y bien”. El percance no le amilanó un ápice para volver a tirarse recto después del susto: “Cuanto antes me tirara de nuevo, mejor. Así no me daba tiempo a pensarlo”, declaraba sonriente.

Tras la oreja paseada en su primero, tocaba amarrar la puerta grande en el sexto: “Al principio era muy incierto, parecía que no iba a tener un pase, pero poco a poco he tratado de irlo sobando y esto de El Pilar rompe. Ha habido que apostar. Miraba siempre a las tablas pero ahí había que aprovecharle la inercia y conectar con la gente. He tratado de disfrutar al máximo. Me voy contento”.

HERMOSO, GRAN FAENA SIN ESPADA

Pablo Hermoso de Mendoza aseguraba al término de su actuación haber sentido “sensaciones preciosas”, destacando especialmente el quehacer de tres caballos: Donatelli, Berlín y Disparate. El navarro resumía así su tarde: “Mi primer toro colaboró muy poquito y sus embestidas fueron siempre a la defensiva. Lo maté bien y se quedó en una faena lidiadora. La gente me pidió una oreja. La segunda, en cambio, ha sido todo lo contrario. Dejé al toro crudito porque le veía mucha calidad, pero luego sacó un fondo de bravura importantísimo y se tornó en un toro exigente dentro de la bondad y calidad que tenía. Esa faena ha estado llena de emociones de principio a fin. Le tragué mucho, me lo dejé llegar, me lo cambié por los adentros, en terrenos muy apretados, y creo que todo, desde el principio y hasta el final, tuvo una gran emoción. La pena es que el toro llegó un poquito crudo a la hora de matar y venía muy pronto, no dejaba que me reuniera con él ganándole la cara, dominando la suerte y lo pinché. Perdí las orejas, pero esta ha sido una de mis faenas importantes aquí en Valencia”.

MANZANARES, DECEPCIONADO CON SU LOTE

Manzanares, por su parte, no se anduvo con rodeos: “Mis dos toros han sido muy malos”, afirmaba tajante. El alicantino concretaba a continuación: “El primero embestía sin transmisión, reponiendo, metiéndose por dentro… era muy complicado; y el otro, aunque transmitía, tenía peligro y no terminaba el muletazo. Antes de pegarle el muñecazo para redondear el pase ya estaba dándose la vuelta para buscarme. Además, por el lado derecho pegaba saltos y cabezazos. Ha sido un lote muy poco agradecido. Hay toros que tienen fondo y se lo puedes sacar, pero hoy ninguno de los dos lo llevaban y cuando no lo llevan es complicado. En esos casos, sólo queda estar dispuesto y que la gente lo vea”.

 


 

TELEVISIÓN El sábado a las 14 horas en La2 de TVE

Ortega Cano, ayer y hoy, protagonista en Tendido Cero

22/07/2016 15:33

Ceret, el recuerdo de El Pana o Román, otros contenidos

MUNDOTORO > Madrid

En la nueva entrega de ‘Tendido Cero’, uno de los temas centrales es la puntual reaparición de Ortega Cano. Una vuelta a los ruedos que sirve para recordar en la sección ‘De Memoria’ los años en que el torero de Cartagena estaba postergado.
También habrá tiempo para repasar lo más destacado de la feria de Ceret, donde se lidian corridas de gran trapío en una edición en la que ha destacado Alberto Aguilar. La ganadería de Julio de la Puerta, que ha sido noticia esta semana por el indulto de un toro en Lucena, se asoma a la página ‘De Campo’.
En un emotivo vídeo se muestra una de las últimas voluntades de Rodolfo Rodríguez ‘El Pana’, quien pidió que a su muerte se repartieran sus cenizas en cuatro ganaderías de bravo que fueron esenciales en su vida. Además de la novillada celebrada en Las Ventas, en la que resultó herido de gravedad Luis Manuel Terrón, Manuel Escribano cuenta cómo evoluciona cuando va a cumplirse un mes de la gravísima cornada sufrida en Alicante.
El torero de Gerena también habla del impacto de la muerte de Víctor Barrio y de los ataques de antitaurinos que también ha sufrido en las redes sociales. El capote de San Fermín ha hecho el quite en las numerosas cogidas vistas en Pamplona, milagros que se recogen en un vídeo.
Por último, el valenciano Román, en vísperas de su cita en la feria de Julio con los toros de Cuadri, se asoma con su contorno más personal en la sección ‘De Perfil’.

 

 


 

 

TOROS

Los toros, ante su peor cornada

La muerte de Víctor Barrio exacerba un estado de opinión coincidente con los síntomas de declive de la fiesta
Dos filósofos, un científico y un ganadero analizan la situación

JESÚS RUIZ MANTILLA
Madrid 22 JUL 2016 – 02:53 CDT

 

La fiesta de los toros vive un momento muy delicado, como ha puesto de relieve la tragedia de Víctor Barrio, muerto en la plaza de Teruel el pasado 9 de julio. En 1984, falleció Paquirri y un año después El Yiyo. Entonces se produjeron muestras de profundo dolor, respeto y silencio. La muerte de Barrio, en cambio, ha generado un ruido tremendo e insultante en el patio de unas redes sociales que 30 años atrás no existían. Tampoco hoy quedan lorcas, cossíos ni picassos que libren la lidia de una herida tal vez mortal, elevando su prestigio entre las masas. Andan los ruedos rodeados de un murmullo constante. Un omnívoro estado de opinión que cuando ve ocasión mete bocado a los usos y costumbres hasta que finalmente se los traga.

Los toros, en los últimos años, salen muy mal parados de los debates públicos. Su prohibición en Cataluña, después de que hubiesen sido abolidos en Canarias, produjo contagio en A Coruña, Palma de Mallorca y Alicante, hoy ciudades antitaurinas. Hay que sumar este año al ayuntamiento de Santander, que ha decidido retirar las subvenciones al coso de Cuatro Caminos. Pero ha sido la cogida de Víctor Barrio lo que ha exacerbado los ánimos hasta el paroxismo. Con las redes histéricas, los taurinos acorralados y algunos oponentes convertidos en cromañones ávidos de sangre a través de Twitter, enviando mensajes repugnantes a la viuda…

Son síntomas de un preocupante y continuado declive, para algunos; otros prefieren ver rayos de esperanza. La organización World Animal Protection ha realizado un sondeo de opinión por Internet que constata la caída del apoyo a este tipo de festejos. Si hace tres años un 30% de la población los defendía, a finales de 2015 alcanzaba sólo el 19%. Pero el futuro de la afición pinta más negro: un 84% de los jóvenes de entre 16 y 24 años de edad los rechazan. Aseguran, además, sentirse “poco o nada” orgullosos de vivir en un país donde la tauromaquia es una tradición cultural. Y en cuanto al dinero: el 73% no quiere que se destinen fondos públicos a la fiesta. Son tres de cada cuatro consultados.

Algunos observan la pendiente como una ofensiva contradictoria con otras tendencias resistentes. Según la encuesta de hábitos culturales que cada año elabora el Gobierno, los toros registraron un repunte en el último estudio: el 9,5% de españoles asiste al espectáculo taurino, una cifra similar a la situación precedente al estallido de la crisis. Un informe económico de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (Anoet) sitúa el incremento de público en las plazas en un 5% en 2014 (con un volumen de negocio de 2.290 millones de euros) respecto a 2006. “Es uno de los acontecimientos públicos mayoritarios en España”, afirma el ganadero Victorino Martín. “Sobrevive pese a la constante campaña adversa de los medios de comunicación. Sufre una discriminación evidente en las televisiones, sobre todo públicas. No se emiten corridas y toda la información es siempre negativa, como ocurre con los demás medios no televisivos”, comenta.

 

LECCIONES DESDE FRANCIA

Hay una lógica fronteriza inversa que cada vez asombra más. Mientras en España, los toros pierden fuelle, en Francia lo ganan. El filósofo galo Francis Wolff explica perfectamente ese curioso y antagónico fenómeno.”Francia no tiene que luchar contra su proprio pasado franquista, imaginando que los toros estan ligados a cierta España negra. La fiesta no está politizada allí: no anda vinculada a la derecha ni a la izquierda, es más, algunas de las ciudades más taurinas son comunistas. Además cuentan con el prestigio de las culturas minoritarias”, añade.

En la Francia del sur, los defensores de la fiesta siempre tuvieron que luchar contra el poder cultural central. En España, esto se invierte: “Lo vemos perfectamente en la Cataluña española: se ha convertido en una forma de oponerse a Madrid. La Cataluña francesa es sin embargo taurina en contraposición a Paris. Existen además muchos artistas, intelectuales o catedraticos franceses que apoyan la fiesta. No resulta nada de lo que avergonzarse, como en España”. A Wolff le entristece este ocaso, ante todo artístico: “Me parece que la cultura española, hoy en dia, se está renegando a si misma, a su historia, a su singularidad, a su grandeza. Una pena para nosotros los extranjeros que la admiramos tanto.

 

Autocrítica

Aunque Martín también reconoce parte de culpa desde dentro. “Nosotros hemos hecho algunas cosas mal”, asegura, sin especificar. Desde hace años, ciertos sectores de la crítica creen que el principal problema está dentro de la fiesta. Lo sostenía, muy solo, el maestro Joaquín Vidal. Y lo mantiene impoluto Antonio Lorca desde estas páginas. Resulta cansino repetirse: ganado afeitado y en condiciones zombies, toreros que tardan en articular discursos que prendan aficiones o escaso compromiso de las figuras destacadas, con un José Tomás mudo desde hace años, no contribuyen a una buena salud capaz de contrarrestar el creciente y virulento estado de opinión contrario.

Desde fuera, el ensayista Jorge Wagensberg, físico y divulgador científico, es autor de la teoría que ha dado en llamar de los procesos irreversibles: “El espíritu de los tiempos hace que, poco a poco, se imponga un sentimiento de compasión. El progreso moral existe cuando la tristeza por el dolor ajeno extiende su radio de acción. Empieza por uno mismo y los familiares, luego alcanza a los vecinos, tarda en llegar a otros y ahora, cada día más, parece que se aplica también a cualquier animal”. Ese sentimiento no resiste ciertos argumentos, como el de la tradición. “Para un estado creciente de opinión resulta más inadmisible que una diversión requiera el sufrimiento de un ser vivo”, señal Wagensberg, que criticó ese sufrimiento en la comisión parlamentaria de Cataluña para la abolición de los toros en 2010.

Padecimiento

En una posición equidistante se coloca el filósofo José Luis Pardo: “Quienes defienden los toros porque en nuestras sociedades hiperprotegidas conservan aún la autenticidad de la relación entre el hombre y el misterio sagrado de la muerte, supongo que sufrirán cuando se proscribe este espectáculo. Quienes lo atacan por los padecimientos del animal, en cambio, se darán por satisfechos y exigirán su generalización. Pero yo no aborrezco el espectáculo por lo que pasa en la plaza, sino por lo que pasa en las gradas, tensadas por la emoción de la posibilidad de una cogida. Lo malo es que, aunque prohibieran las corridas, seguiría encontrándome esos mismos instintos vergonzosos (aunque refugiados en la discreción) en el vecino que, junto a mí en el vagón del metro, asiste en la pantalla de móvil a un espectáculo virtual de torero que se enfrenta a alienígenas u otros invasores. Es la misma sensibilidad bárbara, aunque revestida de civilización tecnológica”.

El mismo Wagensberg admite sus contradicciones: “Creo que es un espectáculo tocado de muerte, aunque a mí mismo me avergüenza apreciar la belleza y la fuerza de algunos lances”.

Su belleza es, precisamente, una baza a favor de la fiesta. Además, el filósofo francés Francis Wolff, catedrático de la Escuela Superior Normal de París, autor de 50 razones para defender las corridas de toros (Almuzara) añade otros argumentos: “Hoy debemos mostrarnos a favor cada vez más de las condiciones naturales de vida de los animales, luchar contra la cría intensiva, la mercantilización de los seres vivos, la reducción de estos a maquinas de producción de carne y las condiciones de su sacrificio en cadena en los mataderos. Las corridas suponen la vida libre del toro en el campo durante cuatro años y la muerte digna del mismo en la plaza. Vivir libre y morir luchando, esa podría ser la divisa del toro de lidia. Y la del torero podría ser: criar belleza a partir de su contrario, el miedo de morir”.

 






 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: