INFORMACIÓN DE LA ANCTL

20 Jul

 

 

 

LITERATURA

Hoy miércoles continuamos con el final del capítulo II El nacimiento del héroe del libro VIDA Y LIDIA DEL TORO BRAVO del escritor José Carlos Arévalo Díaz de Quijano.

Esperamos resulte de su agrado

 

znacim 176

 

II LIDIA y SACRIFICIO DEL TORO

El nacimiento del héroe

 

El nacimiento del héroe

 

….El majo, que desdeña la peluca, las hace suyas. Y un majo viste igual que un torero en tiempos de Romero e Hillo. El toreo nace en la calle y por eso quien juega viste de calle hasta que se hace torero. A partir de ese momento busca que el hábito haga al monje.

La transición es rápida y pobre la iconografía que la registra. ¿Cuándo desaparece la redecilla o el sombrero de media luna y los sustituye la montera? ¿Cuándo la casaquilla muta en chaquetilla? ¿Los retratos grabados de toreros están todos ellos hechos en presente o años después, cuando sus protagonistas eran viejos? El vacío va desde 1815 a 1840, y son años decisivos en la indumentaria del torero.

 

Según el poeta Fernando Villalón, el vestido de luces lo termina de configurar Jerónimo Jose Cándido, un torero protegido de Jose de la Tixera, acuadrillado bajo su recomendación como banderillero y discípulo predilecto de Pedro Romero. Era hijo huérfano de Jose Cándido, también torero, y dilapido durante su adolescencia y primera juventud la herencia paterna. Pero recibió estudios y luego, al ver llegar la miseria, se dedicó al toreo, que había practicado como aficionado. Su inteligencia hizo de él un diestro reflexivo, fascinado por la inventiva de los sevillanos, lo que sumado al conocimiento del toreo y del toro adquiridos junto al maestro que después sería su cuñado, lo condujo a fundir las dos escuelas existentes, la sevillana y la rondeña, en otra mas dinámica y ecléctica, la chiclanera, que después consagrarían otros dos paisanos, Francisco Montes “Paquiro” y Jose Redondo “El Chiclanero”. Esta escuela perdió su nombre porque luego sería la manera universal de practicar el toreo. O sea, la que convierte la creativa y expansiva escuela sevillana al cumplimiento riguroso de los cánones rondeños.

 

Es lógico que este maestro, primer adjunto de Pedro Romero en la Escuela de Tauromaquia de Sevilla, sea quien transforme el vestido todavía indiferenciado del torero en habito o uniforme -no se con cuál de los dos términos quedarme-, y es genial la discriminación que hace del oro y la plata. El prestigio áureo para el maestro que tiene derecho de muerte, y la plata, reminiscencia argentina del oro, para su subalterno. Exceptuado de la norma quedara para siempre el picador, por su inaugural prestigio en la lidia. (Es significativo que el torero de Prosper Merimée en su “Carmen” (1849) no sea un torero de a pie, sino un picador).

znacim 175

La luz aurea tiene una ascendencia milenaria. En Asia (India y China, diferentes textos sagrados) hay testimonios de hombres-luz: son santos y sabios, o guerreros carismáticos. Se conocen algunos partos de hombres santos que inundaron de luz la estancia de su nacimiento y se sabe de anacoretas que irradiaban luz. A la iconografía cristiana no se le escapa la luz de los hombres que estaban en el secreto, los santos, y por eso los pintores circundan sus cabezas con un círculo mágico, símbolo de la luz: son los portadores de la vida iluminada. Mircea Elíade los desglosa y antologiza extensamente. Jose Bergamín, que vio en el toreo todas estas cosas, recurrió a un verso de Lope de Vega al hablar del halo que en el aire queda después de una suerte bien dicha, o incluso del estar o andar de un torero carismático sobre el ruedo.

 

Mediado el siglo XIX, el traje de torear ha dejado de serlo, es el vestido de una nueva casta de iniciados taurinos, los toreros creadores de la lidia, que la sacan de la calle, la recluyen en la plaza y la sitúan fuera del tiempo real, el que inevitablemente pasa. De ahí, que el vestido del torero se salve de la mudable tiranía de la moda y permanezca para siempre fiel a sí mismo. Desde el retrato de Paquiro (Museo Lázaro Galdeano) apenas ha variado, tan solo en pequeños detalles ornamentales o de corte. Pero de la vertiginosa transformación del traje de calle en vestido de torear hay poca constancia iconográfica. ¿Cuándo sucedió la montera al sombrero de media luna y por qué, y quien la impuso? ¿Qué atavismo semítico entronizo la caleta como signo diferencial del torero? ¿Indujo a Belmonte el corte de su coleta natural e imponer el añadido para sancionar que el torero lo es en la plaza y ciudadano en la calle? ¿Por qué el corte de coleta tiene algo de castración, de muerte taurina?

 

Resulta plausible que la sociedad asuma con perfecta naturalidad la implantación del traje de luces, pues esta acontece cuando el torero se ha consagrado como un singular héroe social, todo lo lúdico que se quiera pero admitido como tal en el palacio y en la choza de la que suele provenir. La oleada creadora de la lidia viene del Sur, donde la complicidad entre ganaderos, toreros y caballeros ilustrados ha sido intensa y fructífera. En la Corte se exige la presencia de los maestros andaluces para que impongan orden en el ruedo. Lo propio hacen en Bilbao y Barcelona. Muy anteriores eran los juegos taurinos que se practicaban en las dos Castillas, Vasconavarra y todo Levante, desde Gerona a Almería, pero la lidia, último y definitivo juego taurino, germina a partir de los toreros andaluces, y su mando en la arena genera la vertiginosa implantación de los grandes cosos cerrados en toda España, en el sur de Francia (Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, auspicia la construcción del coso de Bayona, mientras que los provenzales convierten los anfiteatros romanos en plazas de toros) y hasta en los países hispanoamericanos, donde empiezan a llegar los toreros españoles cuando su independencia se ha consolidado. Pero en este charco no procede meterse ahora. Baste decir que la ambigüedad entre idiosincrasia y cultura adquiere en la España peninsular y en la americana caracteres ontológicos: rompe su identidad en dos. Lo prueba la compleja guerra de la Independencia, conflicto ganado gracias a los ingleses, en el que gran parte de los españoles luchan contra el invasor y otros no, pero casi todos, de un banda u otro, adoptan sus ideas, así como la Independencia americana, que se inicia en nombre de Fernando VII, es intrínsecamente secesionista y republicana. El influjo político derivado de la Ilustración será mucho más decisivo para la pérdida del imperio español que su obsoleta organización ideológico-administrativa o que el ruinoso acoso marítimo de los ingleses a la flota española que transportaba los metales preciosos de América. En el orden taurino, los toreros eran autóctonos a un lado y otro del Atlántico. La lejanía entre ambas orillas pospuso la llegada de la lidia por algún tiempo, exactamente hasta que arribaron los lidiadores -antes, durante todo el periodo colonial, estos no existían ni en la Península- en el último tercio del siglo XIX, a las Repúblicas que mantuvieron sus juegos taurinos. De modo que la lidia, como por otra parte sucediera en España rural y en el sur de Francia, convivio y convive con otros juegos del toro. En América, unas naciones los eliminaron por coloniales (Argentina y Uruguay a principios del siglo XX), pero otras los mantuvieron con actores propios, a excepción de Cuba (en La Habana estaba la plaza más grande del mundo), donde las corridas siempre estuvieron protagonizadas por diestros españoles hasta que los norteamericanos las prohibieron en 1904. El caso de México es muy notable, porque la actividad taurina es constante desde principios del siglo XVI y asume la lidia muy pronto, en la segunda parte del siglo XIX. Resultaría arduo discernir por que la ruptura política entre España e Hispanoamérica fue total pero no así la cultural. ¿Sera porque América la colonizaron los españoles y mucho menos el Estado español, como insinuó Ortega? Tampoco quiero cuestionarme por qué Andalucía, entonces la Castilla del sur, invento la lidia. Me faltan conocimientos para ella, y para generalizaciones estúpidas ya tenemos bastantes con las tonterías que los antropólogos foráneos han visto en la corrida de toros. Prefiero no perder el hilo. Vuelvo a los hombres luz.

znacim 173

Hombres de luces, es decir hombres. Inteligentes y en estado de alerta. Para crear al borde del abismo. Para ensimismarse en el momento de suma alteración, ser ellos mismos y su vigía. Para sentir la otredad del toro y no quedarse fuera: la animalidad no es un enigma impenetrable, también es parte de nuestra identidad. Hay por tanto que mirar al toro, leer sus movimientos, desentrañar su violencia, entrar dentro de sus ojos y comprender que sus móviles son animales, impulsados por el instinto, puro estado de lucha desatada: caos, un miedo mineral, telúrico, que incita a matar, pues la sola presencia del otro, en este caso del torero, provoca una alteración que el animal bravío debe destruir. ¿Es el toro valiente o cobarde? ¿Huye hacia adelante o avanza con valor? Probablemente sea como el hombre, puro miedo desbordado por el valor. No sabe el torero por qué ataca el toro, sí cuándo y cómo va a atacar.

 

Su último porque tal vez sea inexcrutable pero sus actos le bastan para organizar su respuesta. El hallazgo de la tauromaquia, lo que la ensalza sobre el sacrificio, estriba en dejar llegar al toro, asumir su violencia, que penetre en el terreno del hombre para que este la abrace y que el toreo junte armónicamente esos dos miedos superados por el valor. La bravura es una furia incontenible transformada en embestida. El arte de torear es la inteligencia humana que pone luz a dicha embestida, la increíble poesía de la humanidad fundida a la animalidad. Eso es el toreo, vida iluminada, el acto de crear ante una muerte que ataca. Por eso, los toreros se visten de luces.

znacim 159

 

 


 

 

NOTICIAS DE MÉXICO

 

Historia: Carta abierta a los diputados de Morena

Por: Francisco Coello | Foto: Archivo
Miércoles, 20 de Julio del 2016 | Ciudad de México

C. Citlalli Hernández Mora

C. Darío Carrasco Aguilar

Diputados del partido político Morena

Los habitantes de la recientemente declarada Ciudad de México estamos conscientes de que en breve se pondrá a debate la nueva constitución que regirá los destinos políticos de esta ciudad, con lo que todos los aspectos allí abordados, terminarán dando una certeza para que se desarrolle una vida social, política, económica y de avanzada en una megalópolis que requiere respaldos legales. En la medida en que ustedes, integrantes de un partido que aspira a reconfigurar la composición política y con ello recuperarle a los ciudadanos confianza y credibilidad, considero que las primeras decisiones que ustedes deberán tomar tendrán que ser a favor de quienes no solo votaron por sus planteamientos, sino por esas otras mayorías que navegan en la incertidumbre con lo que gozarán, estoy seguro, de respeto y confianza.

En el “arte de la política” se deben escuchar todas las voces y poner en marcha un mecanismo donde prive el equilibrio. Por tanto, si ustedes convocan al foro-debate que deberá darse este viernes, me parece oportuno que las voces de los taurinos sean escuchadas también.

Parece ser que los antitaurinos llevan alguna ventaja. Ya lo vemos en la deliberada publicidad que se viene difundiendo por medios electrónicos. La fiesta de toros no es ese “baño de sangre” que imaginan, al punto de que una plaza de toros de pronto se convierte en “terrible manantial” donde la tortura es el fin último de este espectáculo. Dicha representación ha logrado alcanzar 490 años de convivir en nuestra cultura, resultado de una amalgama compleja misma que, al paso de esos casi cinco siglos ha impregnado de diversos sentidos e interpretaciones al que es una sola expresión: la tauromaquia.

Sepan ustedes que, al sentirse comprometidos con el pueblo, muchos de quienes se integran a una auténtica industria son personas que han buscado un ingreso legítimo, justo, trabajando en el campo o en la ciudad para que dicha maquinaria opere en las mejores condiciones. De tomarse una decisión equivocada; o vulnerar derechos humanos y laborales podrían poner en situación de riesgo a trabajadores y familiares que dependen en buena medida de ingresos obtenidos en el entorno de esta infraestructura.

Por otro lado, conviene recordar que en la fase actual del capitalismo, el Estado social está vacío. Desde los años 70 del siglo pasado, diversos mecanismos ideológicos buscaron convencer con la idea de que ser moderno es ser neoliberal por lo que desde entonces esa política se impuso. Por tanto, en nuestros días, dicha impronta prevalece al punto de que hemos roto con el pasado.

Incluso, ya no somos capaces de disfrutar nuestro presente, pues estamos ansiosos por la felicidad futura. Ese telón de fondo que se han planteado hasta aquí tiene que ver con el hecho de que al negar el pasado, perdemos de vista infinidad de valores con lo que se ha constituido un antiguo legado que nos viene desde hace cientos o miles de años, el cual comenzó prácticamente en condiciones donde privaba la caza, sin más. Al hacernos carnívoros, como seres humanos nos hicimos más inteligentes para ser mejores cazadores e imponernos a otros animales, de ahí que comenzara un proceso que todos conocemos como domesticación.

De ese principio surgieron otras creencias que se materializaron en rituales, por lo que el del sacrificio y muerte del toro fue una de sus derivaciones, mismas que hicieron suyas diversos pueblos y civilizaciones al grado de que en tantos siglos de cohabitar con nosotros, llega a un punto en el que ha alcanzado expresiones técnicas y estéticas como nunca antes. Acaso, ¿es esto tortura?

Y más aún. Dicho espectáculo estuvo y ha estado al servicio de causas solidarias, para el apoyo de la obra pública, por mencionar algunos de sus beneficios.

Es posible en todo caso, que seamos los propios taurinos quienes tomemos decisiones concretas para revitalizar –cada quien desde su parcela-, una serie de factores que se han desequilibrado por causas diversas. En ese sentido, la iniciativa privada, pero también el estado, los gobiernos tendrían que involucrarse para impulsar o estimular una “maquinaria” que necesita, efectivamente como toda maquinaria, un ajuste para seguir funcionando.

Conviene mejorar sus condiciones, con objeto de que la fiesta de los toros se conserve como un patrimonio, como un legado. Incluso, es posible también revalorar algunos principios que nos vienen, al menos de poco más de dos siglos atrás para poner al día o adaptar el desarrollo del espectáculo de conformidad con los tiempos que corren, pero sin alterar su esencia.

No creemos que el solo mensaje subliminal de que “los toros no son cultura sino tortura”, pues ello proviene de un mal e informado sector que considera a la fiesta taurina como fuente de asesinos en potencia. Para su información, recientes estudios que publica en calidad de síntesis el economista Juan Medina apuntan al hecho de que

The Lancet, la revista médica más prestigiosa de Europa, ha avalado la inexistencia de repercusiones psicológicas de las corridas de toros en los niños. En un artículo titulado “Children unaffected by attending bullfights”, publicado el 7 de agosto de 1999, The Lancet corroboró que “no hay razones empíricas suficientes para sustentar científicamente la prohibición de entrada de los menores de 14 años en las plazas de toros”. El artículo precisaba que “es difícil la identificación del niño con la violencia cuando lo que ve es la lucha y la muerte de un animal, en un ambiente festivo, de forma esporádica, con unas reglas del juego aceptadas y con una aceptación social del entorno”.

Estas conclusiones se extrajeron de varios estudios independientes realizados por grupos de investigación multidisciplinares formados por psiquiatras, psicólogos y sociólogos de cuatro universidades distintas. Los informes científicos fueron supervisados y valorados favorablemente por el catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco, Enrique Echeburúa Odriozola.

Tras destacar la rigurosidad metodológica de los cuatro estudios, el profesor Echeburúa, autor de 32 libros y más de 400 artículos científicos, concluyó que “no se puede considerar peligrosa la contemplación de espectáculos taurinos por menores de 14 años, cuando se trata de niños psicológicamente sanos y que acuden a estos festejos de forma esporádica, voluntariamente y acompañados de adultos que tienen actitudes positivas ante las corridas de toros. Hasta aquí la cita.

Con lo divulgado en tan reconocida publicación científica queda invalidada la idea de que los niños se convierten, como se divulga por ahí, en auténticos “asesinos en potencia”.

En fin, que podría continuar demostrando la pervivencia, la permanencia de la tauromaquia con tantas aristas como posee tan entrañable espectáculo, incorporado a la forma de ser y de pensar de nuestras sociedades, por lo menos las de los últimos cinco siglos. Mucho dependerá de ustedes, de su sensibilidad y objetividad poner en valor los auténticos significados y realidades que posee esa fuente de ingresos, que va del cuidado en la especificidad de las ganaderías extensivas, al negocio no solo de empresarios y capitalistas. También de un sector laboral visible en el medio, y que se dispersa en buena parte del territorio nacional.

Mucho dependerá que sepan escuchar las voces de los taurinos para que conozcan que también tenemos argumentos de peso, apreciando y defendiendo esa tradición. Desde aquí damos un ¡SÍ! a los toros.

 


 

 

Presentarán el libro “Re-cuentos de la tropa”

Por: Redacción | Foto: Invitación
Miércoles, 20 de Julio del 2016 | Ciudad de México

La Asociación Nacional de Matadores de Toros y Novillos, Rejoneadores y Similares (ANMTNRyS) invitarles a la presentación del libro titulado “Re-cuentos de la tropa”, escrito por Gustavo Novoa “El Vidrios”, que ya se ha presentado en otros lugares del país.

El autor estará acompañado por el reconocido artista plástico Rafael Sánchez de Icaza y el bibliófilo taurino Carlos Lorenzo Hinzpeter, que pertenece al grupo de Bibliófilos Taurinos de México.

Este evento será mañana jueves 21 de julio a las 17:30 horas en el Auditorio “Silverio Pérez” de la Asociación Nacional de Matadores, en la calle Atlanta número 133, frente a la Plaza México.

 


 

Llegan a su fin las vacadas de oportunidad en Tlaquepaque

Publicado por Redacción el 18/7/2016

El próximo sábado 23 de Julio del año en curso se llevara a cabo la Gran Final del Certamen de Oportunidad 2016.

El cartel lo conforman los 6 triunfadores de las vacadas.

Julián Garibay –Guadalajara
Juan Pedro Herrera – Aguascalientes
Octavio López – Guadalajara
Andrés Torres – Guadalajara
José María Mendoza – México
César Arévalo – Guadalajara

Lidiando 6 vacas de ganaderías Jalisciences

Con la presentación especial del Recortador Español Diego Navarrete “El Ratilla”, Que recortará una vaca de la ganadería de Pablo Moreno.

 


 

 

NOTICIAS DE ESPAÑA

 

La pincelada del director

Gloria y barro; respeto y bilis

Por José Luis Benlloch
Más artículos de este autor

Las reacciones a la muerte de Víctor han puesto al descubierto una preocupante realidad más allá del debate de toros sí, toros no. Son excesivos, son una bomba sin espoleta. No se entiende. No vienen de una guerra, ni del hambre, ni de las carencias, ni de la incultura ¿de dónde sacan ese odio?…
Dura y apasionante. Gloria y barro. Así ha sido la semana. Mandó el respeto al héroe caído y se sintió la bilis derramada por tanto necio. Se contradicen en su esencia. Los necios. Van de buenos buenísimos y sacan lo peor de la naturaleza humana. Denuncian la crueldad animal y se embarran en la exaltación de la crueldad humana. Canibalismo aliñado con odio. Los animales por encima de los humanos. ¡Cuánto fanatismo! Los escuchas, los lees, dando la cara o escondidos en seudónimos, me da igual que me da lo mismo, en la red y hasta en las tertulias radiofónicas y también en los hemiciclos desde donde tratan de gobernar para y con sus vísceras y te tienes que preguntar sobre qué polvorín vivimos. Los escuchas a ellos y es como si el ronroneo de un camión frigorífico avanzase por la avenida de la tolerancia arrollando las libertades conquistadas, las que precisamente les llevaron hasta allí. Los ves, los sientes, en la puerta de una plaza, en Benidorm mismamente este sábado, y te retrotraen a las turbas del santo oficio esperando el momento crucial. No se entiende. No vienen de una guerra, ni del hambre, ni de las carencias, ni de la incultura ¿de dónde sacaron ese odio?… Las reacciones a la muerte de Víctor han puesto al descubierto una preocupante realidad más allá del debate de toros sí, toros no. Son los mismos, me aseguran, que se alegran de las lesiones de Cristiano o cuestionan el intelecto de Messi, simplemente porque no encajan en sus creencias. Peor me lo ponen. Son demasiados, son excesivos, son una bomba sin espoleta.

La reacción tan bestial del maestro de Paterna, ese que es capaz de mearse en las coronas de los muertos -¿en qué manos están nuestros hijos?…- el mismo cobarde que asegura que le suplantaron en el Facebook y todo seguido le pillan que no es la primera vez que celebra cornadas, ese desvarío ideológico que ha surgido por los desagües de la red ha tenido el efecto beneficioso de aclarar quién es quién en esta historia, de quitarles la careta a los falsos animalistas, también de despertar a los indecisos y a quienes no habían medido la dimensión del conflicto que, insisto, va más allá del manido toros sí, toros no para establecerse al borde del abismo del pensamiento único. Leyéndoles o escuchándoles con ese resentimiento, me pregunto si alguien podría asegurar que no serían capaces de reabrir Mauthausen. Himmler, principal gerifalte nazi, tras una tarde de toros en Las Ventas también aseguró que las corridas le parecían un horror. Exactamente.

El mundo del toro tendría/tendríamos que aprovechar la coyuntura, ese es el legado que ha dejado Víctor Barrio, para ahondar en las esencias de la Fiesta, explicar al mundo sus valores, reivindicarnos por la vía de la exigencia, no somos ciudadanos de segunda, respétennos y ahondar en la promoción. La Fundación del Toro de Lidia ha tomado la iniciativa y se ha dejado notar, se ha activado en la vía jurídica que es fundamental porque ataques y despropósitos así no le pueden salir gratis a nadie y ha logrado, es un paso más, abrir las puertas de las altas instancias. Ahora que se ha demostrado la validez del nuevo organismo estaría bien que quienes sin duda serán principales beneficiarios de su tarea, se decidieran a respaldar abiertamente al nuevo organismo y no hay mejor apoyo que la financiación. O hay pasta o no puede haber defensa. O hay unión o no puede haber defensa. Son premisas ineludibles. Y ahora que se ha demostrado que somos capaces de defendernos en los tribunales hay que avanzar en la promoción y eso también exige financiación. O consolidan la Fundación o lo lamentaremos todos.

 


 

FERIA DE JULIO

Accidentada desencajonada de los cuadris en Valencia

Un toro salió lesionado del cajón y hubo de ser apuntillado, a otro le lastimaron una mano y un tercero hirió a un buey tras encelarse con él en el suelo
Por Ángel Berlanga
Más artículos de este autor

También se exhibieron los toros de El Pilar y Victoriano del Río.

Muy accidentado y complicado resultó el desencajonamiento de los toros de Cuadri celebrado en Valencia durante la noche de este miércoles. Ya al primero en saltar al ruedo -el 9-Remiendo- le costó lo suyo entrar en los corrales. Lo hizo después de que el 4-Sorteador saliera impedido del cajón y no pudiera ni siquiera incorporarse. Hasta tal punto se le veía inválido, que hubo de ser apuntillado en el ruedo. La compleja y arriesgada labor corrió a cargo de Juan José Martínez Amores “Majete”. Tras ser arrastrado el animal, se reanudó el espectáculo saltando al ruedo el 40-Peregrino, pero, a continuación, el castaño 33-Leznero hizo una salida vivísima y arremetió contra su hermano, lastimándole la mano derecha. A continuación salió el 18-Navegador, que también lo hizo como una exhalación cargando contra un cabestro, encelándose con él junto a las tablas en unos momentos que se vivieron con especial dramatismo. El buey, herido, fue atendido por los veterinarios tras lograr levantarse y regresó a los corrales junto a sus hermanos. Por último, en sexto lugar saltó el 39-Corretaje, que levantó la puerta del cajón de modo espectacular en su salida y entró en solitario a los corrales. Los cuadris prometían emociones fuertes y éstas no se hicieron esperar.

Con anterioridad tuvo lugar la salida de los cajones de los toros de Victoriano del Río previstos para el sábado y los cuatro astados de El Pilar reseñados para la corrida mixta del viernes. El lote de Victoriano está compuesto por cuatro toros negros, uno castaño y otro negro salpicado que desentona por abajo del conjunto; y del cuarteto de El Pilar tres lucen pelo colorado ojo de perdiz -todos de muy parejas encornaduras- y el otro es de capa negro mulato. Tanto unos como otros tuvieron un comportamiento más tranquilo, sobre todo comparado con el juego del envío salido de la finca onubense Comeuñas.

El espectáculo acabó con la exhibición de un toro de Vellosino a sortear entre las peñas asistentes y un concurso de recortadores con vacas de ganaderías de la región.

 


 

FERIA DE LA MADELEINE

Suma y sigue de Roca Rey, esta vez en Mont de Marsan

El peruano desorejó por partida doble a su primero y fue paseado en volandas
Por Jean Louis Haurat
Más artículos de este autor

GALERÍA FOTOGRÁFICA DE ISABELLE DUPIN

PreviousNext
Fotos: ISABELLE DUPIN

Protestado de salida por su poca apariencia, el tercero fue un boyante ejemplar de Alcurrucén ovacionado en el arrastre después de que Roca Rey le cortara las dos orejas. Quitó el peruano por ceñidísimas saltilleras y arrancó después su faena de muleta con tres pases cambiados por la espalda, un cambio de mano extraordinario y otro pase de pecho. Tras las series diestras, la faena tomó verdadero vuelo al natural. Excelente serie sobre la mano zurda de Roca, que acabó con dosantinas y arrucinas con el animal ya venido a menos. Estocada desprendida y doble trofeo.

El bonito sexto se aquerenció ya de salida en los tendidos de sol. Sacó nervio pero no clase. Roca Rey realizó la faena sobre ambas manos, con el toro sin querer salir de tablas. Labor anodina rematada de estocada ladeada desprendida. Vuelta final a hombros y salida de esa guisa por el patio de cuadrillas.

El primero, de agradable trapío, blandeó de primeras y se mostró mansote en el primer tercio. Luego, Juli supo retenerlo y evitar que se le fuera del engaño en una labor variada, en la que anduvo más centrado manejando la mano zurda. Le cayó la espada trasera y caída y ese fue el motivo por el que escuchó algunos pitos al término de su actuación.

Difícil de fijar fue el cuarto -igual que sus hermanos anteriores-, que tampoco mostró clase en el caballo. El Juli dibujó un quite por ceñidas chicuelinas y media. Brindó a María Sara y arrancó con doblones antes de alternar series por los dos pitones que resultaron correctas pero carentes de emoción debido al poco fuelle del toro. Mejoró en el tramo final de faena, aplaudiéndole la gente dos series muy templadas sobre el pitón izquierdo. Mató de nuevo mal. Silencio.

Con el segundo, mejor presentado que el que abrió plaza, anduvo López Simón inteligente. Rayó a buen nivel con la muleta, prestándose el animal al lucimiento. Sin embargo, porfió en el final de faena y el conjunto fue a menos. Aun así, pudo haber tocado pelo de no haber pinchado antes de la estocada y de no haberle levantado el animal el puntillero. Todo quedó en una gran ovación que recogió desde el tercio.

Repitió con cierta codicia en el capote el quinto, que se escapó hacia el picador de improviso y falló el piquero en el encuentro. Colocado de nuevo, el de turno le recetó dos picotazos. El toro repitió con claridad y cierta prontitud en los primeros compases de la faena de muleta, obececiendo bien a los toques del torero. Tres buenas series de derechazos dieron paso a una tanda sobre la zurda con el animal ya más parado. Se vino abajo rápidamente el de Alcurrucén mientras López Simón porfió de nuevo a base de adornos. No remató bien a espadas: cinco pinchazos y un descabello dieron paso a un aviso y el silencio del público.

Mont de Marsan (Francia), miércoles 20 de julio de 2016. Toros de Alcurrucén, justos de presentación y juego. El Juli, leves pitos y silencio; López Simón, ovación con saludos y silencio tras aviso; y Roca Rey, dos orejas y palmas. Entrada: Casi lleno.

 


 

 

Sigue sumando fechas para 2016

Luis David Adame se prepara para Valencia

20/07/2016 12:17
Cierra su preparación
Estará en Valencia el próximo 21 de julio
Próximas fechas en las que actuará

Luis David Adame en la dehesa de Apolinar SorianoI PRENSA LUIS DAVID ADAMElinea-punteada-firma1
MUNDOTORO > Madrid

Luis David Adame, triunfador de la reciente feria de Pamplona, cerró su preparación lidiando un ejemplar en la dehesa de Apolinar Soriano para poder llegar refinado a la temporada que tiene por delante.

Su compromiso más cercano será este jueves 21 de julio en Valencia, donde compartirá cartel con Cristian Climent y Andy Younes para lidiar una novillada de Santiafo Domeq.

Además de esta fecha el novillero mexicano actuará este mes en Orthez (Francia), 27 Santander, 31 Hagetmau (Francia).

En agosto el día 6 en Soustons (Francia), 10 Gijón, 14 Blanca, 15 Béziers (Francia), 21 Bilbao, 27 Colmenar Viejo, 28 Mont de Marsan y para finalizar el mes de agosto el día 31 en San Sebastián de los Reyes.

Para el mes de septiembre esta el día 2 en Bayona, 7 Arganda del Rey, 10 Villa del Prado , 11 Dax (Francia) y 13 Albacete .

 






 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: