INFORMACIÓN DE LA ANCTL

29 Jun

 

 

LITERATURA

 

Hoy miércoles continuamos con el capítulo II El nacimiento del héroe del libro VIDA Y LIDIA DEL TORO BRAVO del escritor José Carlos Arévalo Díaz de Quijano.
Esperamos resulte de su agrado

 

znacim 159

….No por estos motivos se fuga el torero, sino para transgredir una prohibición, la de ser matador de toros, oficio que rechaza el padre incluso cuando es o ha sido torero. No interesa a estas líneas la interpretación psicológica o antropológica que mueve este proceso vital sino comprobar como con el torero se repite fielmente la estructura que configura la vida de todo héroe.

 

Así pues: prohibición y fuga; iniciación; padre taurino; padrinazgo taurino y alternativa; estructura de la cuadrilla consolidada; conquista y viaje mítico; muerte real o muerte taurina (retirada). Vayamos por partes.

 

De alguna manera, ser torero es salirse de la sociedad. Ingresar en una casta nómada que pasa por las plazas y no esta en ninguna parte. Existe en un universo imaginario, no se articula en la estructura social, vive fuera de lo real y es ajeno a todas sus jerarquías. Vive en cuadrilla, una pequeña sociedad de hombres, articulada para el combate: la lidia de toros.

 

En los tiempos que surge el lidiador, España era una sociedad de castas más que de clases. Y la casta más baja era la más numerosa. Era ya más difusa la división entre unos pocos libertos -hombres libres sin patrimonio- y los muchos villanos -siervos de un señor que es su juez y amo-. Entre los señoríos de origen feudal o eclesiástico y los de realengo -de jurisdicción real- poco espacio quedaba para el hombre pobre, por libre que fuera. Se imponía la cuadrilla para el trabajo agrícola temporero, para la caza de ojeo y reala o para el bandidaje; y más tarde para el toreo. La cuadrilla no es una asociación para vivir, para estar en el mundo, sino para hacer algo, para subsistir. En tiempos remotos, para cazar. En los comienzos de la lidia había cuadrillas de bandoleros, de feriantes, de músicos y cómicos y de toreros. Gente marginal, fuera de la ley, algunos sin derecho a reposar en camposanto, casi todos hombres rebeldes, fugitivos o prófugos de la gleba, lejos de la familia y al margen de las costumbres de la sociedad. En el caso de los toreros, gente bravía, cuyo oficio era considerado una profesión vil, como todas las relacionadas con la sangre, estigma que se extinguió cuando Carlos IV accede a la petición de Pedro Romero, diestro que como sus iguales coetáneos presenta el trazo heroico y magistral que desde entonces caracteriza al torero y todos reconocen.

zversos 156

La prohibición paterna de torear, algunas veces materna, nada tiene que ver con la usurpación ancestral de los derechos del padre -no caigamos en la facilona tentación psicoanalítica-; si incide el deseo paterno de que su prole no se arroje al abismo de la marginación y, por el contrario, prolongue el estatus por el conquistado. Francisco Romero, el fundador de la dinastía rondeña, era carpintero de ribera, y ese oficio quiso para sus hijos, no la aventura del toreo en la que incurrió y que le dio fama y honor. Pero tanto su hijo Juan, como sus nietos Pedro, Jose, Antonio y Gaspar se fugaron de casa y fueron toreros. Desde entonces, prácticamente todos los toreros, incluidos los vástagos de torero, se han ido de casa para iniciar su azaroso camino.

 

Como quiera que sea, la fuga, al igual que en la vida de todos los héroes, es el primer paso iniciático del torero. En aquel tiempo, también era una seña de identidad que conmovía a la clase media, el mercado del torero, del actor y del músico. Esta era también un grupo humano bastante asediado. Se componía de baja nobleza sin patrimonio, hidalgos -hijos de algo, pero generalmente pobres- menestrales, comerciantes y campesinos arrendatarios. Los nobles sin posibles no pagaban impuestos y a veces los salvaba una boda de ventaja; los hidalgos, de lejana estirpe caballeresca, tenían ciertas exacciones fiscales, y el resto, o sea las clases productivas, se veía arrollado por la Hacienda y el Ejército. A casi todos ellos les estaba vedado acceder a los altos mandos del Ejército y la Administración, del mismo modo que los estudiantes del mismo origen, los llamados “manteístas”, tampoco tenían acceso a los colegios mayores reservados para la nobleza. ¿Cómo esta gente, tan reprimida por un orden en el que ya no creía pero temía subvertir, evaluaba, medía al torero y su cuadrilla, es decir al hombre que ha dicho adiós a todo ego y se ha fugado del mundo para volver y sorprenderlo, admirarlo, y volverse a marchar, cada tarde en una plaza? ¿Qué pensaba de aquel heterodoxo bohemio, rico y dadivoso, siempre al filo de la muerte? ¿Qué decía de ese héroe marginal que se juega la vida y “se lo lleva”, se lo gasta y además no paga impuestos? En el toreo ganar dinero se dice “llevárselo”, ayer y hoy, aunque ahora los toreros no se escapen ni con alas del fisco.

 

Sí, al principio fue la fuga. Pero de la prohibición que la motiva, con más flancos conceptuales de los que ahora he comentado, hablare más tarde, cuando quede definida la figura del torero.

 

Como es lógico, todo empezó en la casa de matanzas, así llamadas antes de que las ciudades crecieran y fuera denominada matadero. Exactamente, en la corraleta donde se separaban los bovinos más agresivos que llegaban por su propio pie al matadero. A veces se improvisaban encierros que advertían del carácter aguerrido de algunos animales. Y a jugar, a probarse, acudían jóvenes ociosos, o aprendices en su tiempo libre. Pero allí mandaban los matarifes, que sabían del comportamiento de los toros, y más tarde los maestros, veteranos toreadores que en el matadero entrenaban o iniciaban a los chavales más dispuestos en el arriesgado oficio de torear. Durante este periodo, el joven aspirante completaba su formación con frecuentes excursiones a las ferias de los pueblos, en las que se acoplaba a las cuadrillas nómadas de matatoros que dominaban la fiesta rural. De esta manera y por estas casas de matanza pasaron todos los lidiadores basta que la ganadería, tras la implantación de la tienta, terminó por sustituirla. Al final, antes de que las ciudades crecieran y la casa de matanzas se convirtiera en matadero industrial, solo quedaron los puntilleros, para entrenarse.

 

(continuará)

 

 


 

 

NOTICIAS DE MÉXICO

 

ANUNCIAN VACADA DE POSITÍN EN TLAXCALA

Este viernes 1 de julio en la plaza de toros de la capital tlaxcalteca, Jorge Aguilar “El Ranchero”, se llevará a cabo una vacada de postín con ejemplares de la ganadería de Santo Tomás.

La cita es a las cuatro de la tarde. Tomarán parte el rejoneador Víctor Castellanos, a pie José María Romero, Pepe Alejandro, Diego Torres, Jaciel, Moctezuma Romero, Sebastián Lima y Fernando Ramírez,

IMG_2084

 

 


 

 

 

Enlace a la videoteca de Proyecto40, el programa anterior está disponible:

http://www.proyecto40.com/videoteca/cultura/mexico-bravo/2016-06-27-23-00/cinco-decadas-en-el-oficio-de-la-ganaderia/

 


 

 

El Calita acerca el toreo a universitarios (fotos)

Por: Jorge Raúl Nacif | Foto: JRN
Miércoles, 29 de Junio del 2016 | Ciudad de México

El matador mexiquense Ernesto Javier “Calita” participó en una actividad en la Universidad Panamericana, campus Mixcoac, dentro de la carrera de Comunicación, donde fue entrevistado por alumnos en dos equipos de trabajo dentro de una materia de curso de verano.

Más allá de la actividad práctica de este género periodístico, El Calita tuvo la oportunidad de acercar el toreo a estos jóvenes universitarios y explicar diversos conceptos de lo que es el toreo, además de dar una breve clase de toreo de salón, en la que prestó sus avíos a los muchachos interesados.

En la primera de las entrevistas, que fue de semblanza, Ernesto recordó sus inicios en el mundo del toreo y comentó que desde muy pequeño tomó la decisión de querer ser torero, pues desde la primera infancia tuvo contacto con la Fiesta debido a la tradición familiar de su familia, en la que su padre es matador de toros.

Explicó los momentos complicados de irse a vivir a España desde los 15 años y la exigente formación que ahí recibió. Con una sonrisa trajo a la memoria su paso por las plazas de Sevilla y Madrid, donde dejó buen ambiente como novillero, además de describir la dura cornada sufrida en 2009, en Calasparra.

Compartió las sensaciones del día de su alternativa, en la Plaza México, y si bien es cierto reconoció que su carrera ha tenido altibajos, manifestó ese deseo de poder consolidarse en el lugar que siempre ha anhelado, mostrando siempre la fidelidad a un concepto.

En la segunda charla, el otro equipo de trabajo le cuestionó con algunos motivos antitaurinos. Con las ideas claras, El Calita defendió a la Fiesta con argumentos culturales, económicos y ecológicos, mismos que no dejaron de sorprender a algunos de los estudiantes.

Declaró con rotundidad que el aficionado no va a una plaza deleitarse con la sangre o muerte de un toro, sino que esto es parte del rito mismo y la culminación de una obra. Destacó la bravura de los toros y trajo a colación los estudios científicos que determinan que los astados no sufren durante su lidia.

Asimismo, sentó la verdad sobre toda la serie de infundados mitos que promuve el antitaurinismo, como los supuestos “daños” que se le hacen al toro antes de su lidia.

Así, en un ambiente de alegría y cordialidad, Ernesto Javier “Calita” se mostró satisfecho por la oportunidad de convivir con jóvenes universitarios en lo que fue un día distinto, agradeció la invitación y quedó dispuesto a regresar a la Universidad Panamericana en alguna otra oportunidad.

 


 

Alberto Huerta sigue en rehabilitación (fotos)

Por: Redacción | Foto: Prensa AH
Miércoles, 29 de Junio del 2016 | Ciudad de México

El matador Alberto Huerta concluyó hoy la primera etapa del programa de rehabilitación al que ha sido sometido tras la grave cornada sufrida en la plaza de Reynosa el domingo 3 de abril, cuando un toro de Rafael Mendoza le produjo varias lesiones en la parte baja de la espalda.

Hasta el momento han sido 20 sesiones de dos horas cada una en las que se ha alternado la hidroterapia en tanque, ultrasonido, ejercicio terapéutico, láser, compresas, terapia cervical y barras paralelas, con la finalidad de fortalecer e ir recuperando los músculos.

Al cargo de este trabajo ha estado la doctora Lucero Granados Guerra, que dirige el Centro de Rehabilitación Integral de Minusválidos del Apartado Locomotor, y en estos días de estar observando el trabajo de Alberto su asombro ha sido grande, considerando la gravedad de las lesiones que presentaba el torero capitalino, pues ya ha recuperado el 80 por ciento de movilidad y regeneración de la zona afectada.

En la segunda parte de la rehabilitación deberá practicar natación y a diversos ejercicios terapéuticos, antes de comenzar a torear de salón, lo que se espera que pueda ser a mediados del mes de julio. Por ahora el estado de ánimo de Alberto se encuentra a tope y con muchas ganas de poder reaparecer pronto en los ruedos.

 


 

 

Comenzamos Junta de Consejo

 

 


 

 

Visita a la ganadería de Atlanga y tienta con Uriel Moreno “El Zapata”

 


 

 

Encastes en la cabaña brava mexicana

Charla con el ganadero de CuatroCaminos Sergio Hernández Weber sobre los encastes actuales de toro bravo en México.

 


 

 

NOTICIAS DE ESPAÑA

 

UNA REIVINDICACIÓN DEL TOREO EN PORTUGAL

Por Miguel Fernández Molina

‘¿Por qué en Lisboa? Porque quería hacer una reivindicación del toreo a pie. Mi intención es darle seriedad allí. La empresa me sugirió que me anunciase con un rejoneador, pero yo quería sin nadie a caballo. Quiero probar, es un riesgo; seguro que saldrá bien’. Morante atienda a Mundotoro desde La Puebla, a punto de partir para Lisboa. Allí afrontará un ‘reto’ que le llena de emociones. Las transmite en esta larga charla previa a su actuación en solitario este jueves. Lidiará cuatro toros a pie en un acto de apoyo al toreo portugués.

El torero sevillano habla sincera y reposadamente. Como es su toreo. El que quiere llevar a una Portugal ávida de faenas a pie. Ese, nos reconoce, ha sido el principal motivo de su sí a una encerrona que tuvo mucho de sorpresa en el sector: ‘Elegí Lisboa porque quiero darle a su plaza y a su gente lo que otros toreros ya le dieron. Creo recordar que Joselito ya lidió allí cuatro toros en 1915. En mi caso también serán cuatro. Últimamente Lisboa está más centrada en rejones que en toreo a pie y hay tanta afición portuguesa y lisboeta quer viene a España a vernos torear a pie que quiero hacerlo por ellos. Además, Lisboa es una plaza preciosa. Es como un teatro y está muy cuidada. Es cubierta y eso te evita lluvia, frío, aire…’.

Ilusión y duda son dos palabras que deja salir en varias ocasiones durante la entrevista. Por supuesto, las razona a su manera. ‘Uno siente la responsabilidad de saber que habrá mucha gente que ha venido de lejos para esta corrida. En mi cabeza están la ilusión y la duda: ilusión en que todo salga bien y duda de que el evento no tenga los cimientos necesarios. Pero hay que tener fe y alegría que deben mover estas actuaciones. Al menos a nivel de repercusión y de venta, según las previsiones que hay. Muchos toreros se escudan en rejoneadores, pero yo quiero hacer algo que despierte nuevas tendencias. Por ejemplo, no se recuerdan corridas goyescas en Lisboa. Y con ese marco, tan teatral, puede ser más bonito aún, porque la decoración le va perfectamente. y pueden surgir cosas nuevas, pero quiero dejarme llevar por el impulso del momento. Que pase algo’.

Sin embargo, su intención de revitalizar el toreo a pie en el país luso se da de bruces contra algo que le desagrada, ‘esconder la muerte del toro’, como lo denomina. No calla lo que le molesta, lo cual siempre es de agradecer: ‘Que no haya muerte le quita algo de ritual, que no se consume la esencia de una corrida de toros. Pero es una situación compleja porque la no muerte en público del toro es algo que está muy arraigado y es difícil de cambiar. La Fiesta debe de vivir allí y aunque no tenga la seriedad total de una lidia completa, es mejor eso que nada. Hoy día no me parece oportuno intentar cambiarlo, pero sí quiero que sepan que estoy a favor de la muerte en plena lidia’.

‘Es que, si te soy sincero -prosigue el torero sevillano-, considero esa muerte que se esconde un punto hipócrita. Porque el toro evidentemente muere, solo que no se ve en público. Es una muerte a espaldas, sí, llevas razón. ¿Sabes qué? En el fondo y salvando las distancias es como las imágenes de esos niños que mueren de hambre. Si no se ven parece que no molestan’.

Compensado con ese desencanto, Morante encontrará en Lisboa una emoción especial. La de estar acompañado por el cantaor Diego ‘El Cigala’: ‘Siento emoción por saber que estará El Cigala, que siempre es un aliciente para cualquier artista al que le guste el flamenco. De hecho él me ha sugerido en ocasiones que hiciéramos algo juntos y yo era un tanto escéptico al respecto de mezclar cante y toros, porque pocas veces se da bien. Pero acepté esta vez. Esa ‘campana de bronce’ sonando va a ser una experiencia interesante’. No obstante, el de La Puebla no pierde la noción de protagonista del evento. El protagonismo ha de ser para el toreo: ‘Mi intención es que Diego cante en las faenas de muleta, porque no quería mezclar en diferentes tercios. Lo dejamos para las faenas en las que vayan bien las cosas. Mejor así porque esto es una envoltura. Lo esencial es mi toreo, no el cante’.

Lisboa apareció de forma sorprendente en la agenda de un torero cada vez menos dado a las encerronas. Quizá dijera sí aparte de para dar su apoyo al toreo luso, porque como nos confiesa ‘me siento bien’. Prosigue: ‘Este es el momento, aquí estamos y que Dios nos coja confesados. Porque si te digo la verdad huyo de los ‘mi mejor momento profesional’, los odio. ¿Sabes por qué? Porque lo dice todo el mundo. Nunca nadie está en un mal momento, todo es perfecto. Además, cuando estás ‘bien’ parece que todo lo que haces es maravilloso y perfectamente puedes estar mal con un toro en pleno ‘mejor momento’. O justo el caso contrario. Yo sé que estoy bien y eso es lo importante’.

‘Campo Pequeno es algo especial en mi planteamiento. Son cuatro toros, sin picar, sin muerte, pero va a ser una exposición de mi tauromaquia’. ¿Significa esto un paso previo para volver a ver a Morante en solitario en una corrida ‘convencional’? Lo descarta… al menos de momento. ‘Cuatro toros son suficientes para mostrar lo que tienes. Esto no supone que me atraiga lidiar seis. Creo que a veces son muchos. Y no por matar más toros hay más toreo. En ocasiones no hacen falta ni seis, ni cuatro, ni dos, ni… Bueno, uno sí hace falta (risas). Pero torear seis es un reto artístico, físico y de repercusión. Es eso, un reto. La entrega física no puede ser completa en cada toro de esos seis. Vas esperando no vaya a ser que lo des todo demasiado pronto y te pese la tarde. Será por mi recuerdo, que los animales no me han embestido hasta tarde, pero no lo he pasado bien en mis experiencias con seis toros. De hecho a mí ahora mismo no me ilusiona nada matar otros seis’.

‘Lo que quiero es hacer el toreo. Y en Lisboa, con cuatro toros, puede surgir’, culmina Morante de la Puebla antes de partir camino de ese ‘teatro’ al que lleva tiempo mirando con ilusión.

 

 


 

 

OBITUARIOS Decano de los matadores de toros

Fallece Julio Pérez ‘Vito’

29/06/2016 10:10

Tomó la alternativa y la confirmó en apenas un mes de diferencia en 1946

Cambió el oro por la plata y se convirtió en un banderillero ejemplar

Julio Pérez ‘Vito’ I MUNDOTORO
MUNDOTORO > Madrid

AddThis Sharing Buttons
Julio Pérez ‘Vito’, decano de los matadores de toros, ha fallecido esta madrugada en Sevilla a los 88 años de edad. El conocido y respetado torero, cuyo nombre era Julio Pérez Herrera, nació en 1928 en Camas (Sevilla) en el seno de una familia taurina, pues su padre, Manuel Pérez ‘Vito’ fue novillero y desde muy joven desarrolló la que sería a un tiempo su vida y su pasión.
Vito se presentó en público en Madrid el 14 de abril de 1946 junto a Manuel Perea y Parrita y utreros de Jordán de Urries. Meses más tarde y en ese mismo año, tomaba la alternativa en Valencia de manos de Carlos Arruza, con El Choni de testigo. Era el 1 de septiembre y los toros anunciados fueron de Felipe Bartolomé. En una progresión muy rápida, el joven torero confirmó su doctorado en Madrid el 3 de octubre y en un cartel similar, pues contaba con los mismos toros y con Arruza en el cartel, aunque ahora de testigo, pues el padrino fue Curro Caro.
Se anunció junto a las grandes figuras de la época pero los graves percances sufridos en sus primeros años como matador, especialmente los sucedidos en Jaén y Sevilla, le hicieron cambiar el oro por la plata. Dentro del escalafón de banderilleros destacó muy pronto por su torería y buen hacer, especialmente en la cuadrilla de Miguel Báez ‘Litri’.
Desde su retiro, Julio Pérez ‘Vito’ mantuvo el ‘estatus’ de persona respetada y querida por la profesión debido a su amplísimo conocimiento vital y del sector taurino, del que participó en todos sus niveles.
Sus restos serán velados esta mañana de miércoles en el tanatorio de Camas y el jueves será enterrado en el Cementerio de San Fernando en la capital sevillana. Desde Mundotoro nos sumamos al dolor por la pérdida de Julio Pérez ‘Vito’ y enviamos nuestro pésame a los familiares, amigos y allegados. Descanse En Paz.

 


 

 

La revolera

Ha muerto la torería en estado puro

Por Paco Mora
Más artículos de este autor

Ha muerto un grande. Ha muerto El Vito. Que las campanas de La Giralda “madre de artistas, molde de fundir toreros”, repiquen a gloria y que envuelvan al Giraldillo suyo en crespones negros. Porque tardará tiempo en nacer, si es que nace, otro sevillano (camero) tan torero como él.
Se nos marchó El Vito. Era pieza única hace muchos años. El último que olía a torero tanto vestido de luces como de calle. Verle en el hall del Hotel Colón, departiendo con los amigos era todo un lujo. Pensaba en torero, hablaba en torero, andaba en torero y su gestualidad era torera por los cuatro costados. No me consta, pero estoy seguro de que hasta en pijama y en la cama transpiraba torería. Con él desaparece una especie a extinguir de la cual él era el último representante sobre la tierra.

Todavía alcancé a verle como matador de toros, pero cuando disfruté de veras de Julio Pérez “Vito” fue cuando dejó el oro por la plata y él, González y Luque formaron una cuadrilla capaz de robarle las palmas al torero más valiente. Y lo vi a las órdenes de dos que tenían valor para dar, prestar y vender; Litri y Jaime Ostos. También anduvo con Ordóñez, poco tiempo, pero hasta al lado de aquel torerazo brillaba con luz propia. Viéndole caminar por las calles de Sevilla, el más ignaro en materia taurina comprendía que aquel hombre no podía ser otra cosa que torero. Y sabía de toros, como decía Rafael “El Gallo”, más que la paloma azul.

Ha muerto un grande. Que las campanas de La Giralda “madre de artistas, molde de fundir toreros”, repiquen a gloria y que envuelvan al Giraldillo suyo en crespones negros. Porque tardará tiempo en nacer, si es que nace, otro sevillano (camero) tan torero como él.

 


 

La página de Manolo Molés

Voté por ellos

Por Manolo Molés
Más artículos de este autor

No hay derecho que tengamos que votar, los apasionados de esta Fiesta, pensando más en quien no nos va a joder que en quienes nos van a asegurar un futuro de convivencia lo más plácido y atractivo posible.
En el tema de los toros casi todos mienten; y se inventan insecticidas dialécticos para no decir alto y claro: nos vamos a ciscar y a cargar los toros en cuanto tengamos un tantito así de poder. Mala cosa, y mala gente, que diría el poeta. Y no hay derecho que tengamos que votar, los apasionados de esta Fiesta, pensando más en quien no nos va a joder que en quienes nos van a asegurar un futuro de convivencia lo más plácido y atractivo posible.

He votado a quien nunca voté. A quien no sé si por interés o sentimiento no ataca esta Fiesta. He ido a la urna con el corazón y no con la cabeza. Sólo coincidimos en el respeto a este espectáculo ante los depredadores del cerebro y corazón ajeno. Mi voto ha sido para que el toro siga pastando en las dehesas, para que la afición disfrute del mejor espectáculo del mundo. El mejor cuando hay emoción y competencia. Prefiero el futuro de la Fiesta que las conveniencias políticas. Quiero ir a los toros como he ido a Istres. A gusto y con el respeto de la gente. Donde valoran la grandeza de esta Fiesta. Donde se emocionan con un Talavante que esta para verlo todos los días. Ese enorme valor convertido en temple, ese vuelo de la muleta en la zurda de oro y caviar (como ha escrito un cronista francés tras su lección en Istres), para ver a las figuras defender su podio y a los nuevos derribar las puertas y entrar en los palacios del toro. Voto a quien me permite la libertad de ver la pureza de Ureña y el empaque de Urdiales, los detalles y las grandes tardes, los que derribaron la muralla, o sea, los López Simón y Roca Rey, los que vienen detrás, la clase media tan respetable y los que guerrean con el toro duro; y mi hermano (yo fui siempre un feliz hijo único), ese Padilla que vale por diez en lo humano, en la vida y en el amor brutal a esa pasión de torear. Y a mí ningún político me va a quitar el placer de ver la segunda juventud, la longevidad de una vida de eterna primavera, el descumplir los años y multiplicar los gozos, el talento y la torería de ese genio llamado Ponce. Sí, genio. Ese ha dejado chico a Pedro Romero y su mito. Ponce es un dios terrenal y torero. Voté por ellos.

 


 

 

FERIA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

Perera y Roca Rey, rotundo colofón a la Feria de Burgos

Tres orejas para el extremeño tras una lección de capacidad y temple e impactante actuación del peruano, para el que llegó a pedirse un rabo
Por Íñigo Crespo

Burgos, miércoles 29 de junio de 2016.

Toros de Puerto de San Lorenzo. Bien presentados, variados de hechuras, de buen juego, destacando fundamentalmente el 2º y, sobre todo, el 6º, un toro bravo e importante, ovacionado en el arrastre. Se prestó el 5º.

Sebastián Castella, silencio en su lote;

Miguel Ángel Perera, dos orejas y oreja;

Roca Rey, silencio y dos orejas con fuerte petición de rabo.

Entrada: Casi lleno. Se guardó un minuto de silencio por Julio Pérez “Vito” y Gonzalo Soto, ex presidente de la plaza de toros de Burgos.

 

 

FERIA DE SAN PEDRO

Zamora: Clemente, a hombros con Cayetano en su alternativa

López Simón perdió el triunfo con la espada
Por Paco Cañamero

Zamora, miércoles 29 de junio de 2016. Feria de San Pedro.

Toros de Sánchez Arjona. Desiguales de presentación. Con poca fuerza y noble fondo.

Cayetano, ovación con saludos y dos orejas;

López Simón, ovación con saludos en ambos; y

Clemente, que toma la alternativa, oreja y oreja.

Entrada: Media plaza en tarde calurosa. Clemente toma la alternativa con “Rumbero”, nº 24, negro, con 528 kilos. Se guardó un minuto de silencio por las víctimas del atentado de Estambul.

 

 

FESTIVIDAD DE SAN PEDRO

El Fandi, David Mora y un toro de vuelta al ruedo en Segovia

Granadino y toledano, a hombros tras pasear dos orejas cada uno de un buen encierro de Marqués de Quintanar
Por Manuel Illana

Segovia, miércoles 29 de junio de 2016.

Toros de Marqués de Quintanar. Justos de presencia pero de buen juego. El mejor, el 5º -“Importante”, nº 69, negro, de 486 kilos- que fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. Sacó mucha clase el 1º.

Paquirri, oreja y silencio;

El Fandi, silencio y dos orejas con fuerte petición de rabo;

David Mora, oreja con petición de la segunda y oreja.

Entrada: Más de media plaza.

 

 

 

FERIA DE SAN JUAN

Todos en volandas en Soria

Andy, Ventura y Lea: siete orejas del envío de Terrón
Por Redacción APLAUSOS
Más artículos de este autor

Soria, miércoles 29 de junio de 2016.

Toros de Luis Terrón.

Andy Cartagena, dos orejas y palmas;

Diego Ventura, dos orejas y oreja;

Lea Vicens, ovación con saludos y dos orejas.

Entrada: Casi lleno.

 


 

 

Tras 26 jornadas la vacada d Dña Alicia Chico ya ha llegado a la

 


 

 

Óscar y Pablo

oscar

Óscar y Pablo se vieron las caras en Almería.

Se dice esto en el ambiente taurino, y quien más quien menos piensa que se trata de los hermanos Chopera, gestores de la plaza de toros de aquella ciudad. Pero, no. Óscar, es, en efecto, uno de los herederos del emporio empresarial de su señor padre, el siempre recordado Manolo Chopera, pero  Pablo (Iglesias) es el factótum de esa ensalada de siglas o patulea de ideologías que tangentean la izquierda más extremosa de este país y aspira a gobernarlo en un no muy lejano futuro.

El caso es que Óscar (Chopera) y Pablo (Iglesias) se encontraron de forma fortuita en el aeropuerto almeriense y aquél, ni corto ni perezoso, va y le entrega a éste un pequeño dossier, al tiempo que le reconviene, dentro de las más elementales reglas de cortesía: Me gustaría que lo leyera con atención. Para hablar de Tauromaquia es importante estar bien informado.

El documento en cuestión contempla el impacto económico de la Tauromaquia en la geografía española, los puestos de trabajo que genera, la atención que despierta dentro y fuera de nuestras fronteras y la seña de identidad que representa para la llamada Marca España, mal que les pese a los furibundos animalistas que no cejan de guerrear y de maltratar a la gente del toro, en una cruzada que va más allá del insulto, del escrache permanente o de la libertad de expresión.

Le escena de la entrega de Óscar a Pablo, es buena para la foto, pero inocua, en lo que al resultado pretendido se refiere. Pablo recibiría sonriente aquél tocho y prometería todo lo que se puede prometer, y más, en estos días de campaña electoral, pero ya verán como el hombre de la coleta se lo ha echado al coleto de la indiferencia.

Que nadie se engañe: los toros están sentenciados por estas nuevas corrientes políticas de izquierdas que meandrean por nuestro mapa político. El partido Podemos ya llevaba claramente en su anterior Programa la frase supresión de la Tauromaquia, pero ahora se ha soslayado, en cuanto huelen que puede restar algún voto, más que sumar. ¡Ay, el voto! Estos políticos nuestros son esclavos de la urna. Como aquella canción de Jarabe de Palo, en la que por un beso de la Flaca daría lo que fuera, la gente de los partidos políticos de nuestra querida España también daría lo que falta hiciere con tal de lograr el voto. Hasta vestirse de luces. Al fin y al cabo, como ya dije en cierta ocasión, este Pablo ya tiene coleta natural.

La coalición que lidera Podemos, centra ahora su antitaurinismo en la supresión de subvenciones a todo lo que suene a toro y toreo; pero ¿acaso saben que estas subvenciones son mínimas, incluso pírricas o nulas?

Pero hay algo más grave y más ladino. Estos sujetos tienen la pretensión de anular la declaración de la Tauromaquia como Bien Patrimonial Cultural de España, aquello que tanto nos costó que fuera consagrado por el Parlamento y enunciado en una Ley, la 18/2013, de 12 de noviembre, según la cual, el Estado se viene obligado a protegerla y potenciarla, algo que ni el mismísimo Ministerio de Cultura se ha preocupado de velar por su estricto cumplimiento.

Pues bien, sepan ustedes que Unidos Podemos tiene previsto en su Programa actual la revisión de dicha Ley, o lo que es lo mismo, cargársela de un plumazo. Que no vengan con milongas.

Óscar (Chopera) ha obrado bien, con limpieza de espíritu, con sinceridad, porque cree, como muchos creemos, que esta Fiesta nuestra ha sido explicada muy malamente durante años y años. Demasiados años. Ahora es rehén de la falsa pedagogía y de los gurús internos que se valen de ella. Demasiados baldones, también. Tierra abonada para el Pacma, ese colectivo que pretende humanizar a los animales y animalizar a los humanos y que, por cierto, desechó la intención de Podemos de meterles en el redil de su pastiche electoral, para enjugar unos miles de votos más.

Sepan, también, que, dadas las especiales circunstancias de estos días electorales, he dudado muy seriamente escribir sobre el asunto; pero ya estoy harto de tantas hipocresías y tantas tibiezas. He decidido no callarme, porque me apena que la buena voluntad de Óscar Chopera sea el hazmerreir de un conglomerado de hombres y mujeres que nos odian por haber sabido comprender y disfrutar un Arte inigualable. En la cartelería de su propaganda, de momento, ya se están riendo.

 

 


Actualidad

Julio Fernández Sanz, veterinario, aclara sus comentarios sobre la suerte de varas en Tendido Cero

(Foto: Juan Pelegrín para Las-Ventas.com)

Julio Fernández Sanz, veterinario, aclara sus comentarios sobre la suerte de varas en Tendido Cero
El veterinario responde, por alusiones, a José María Moreno Bermejo sobre los comentarios del programa de Tendido Cero en el que Julio Fernández Sanz habló de la suerte de varas.

Por Redacción
Miércoles 29 de junio de 2016, 13:02h

Tendido Cero: Sobre lo dicho de la suerte de varas
En primer lugar me gustaría agradecer a D. José Mª Moreno sus elogios y aclarar una serie de cosas que, por limitaciones de tiempo, me fue imposible explicar.

Mi intervención en el programa de Tendido Cero del pasado 18 de junio se limitó a dar respuesta a una larga pregunta de Federico Arnás. Mi explicación fue breve y sosegada, si bien es cierto que en poco más de un minuto es muy difícil hablar de tantas cosas sobre la suerte de varas.

Yo no he dicho que para realizar un buen puyazo haya que meter la puya hasta la cruceta, pero sí mantengo que para que el picador pueda tener un punto de apoyo cuando el toro empuja, es necesario que éste introduzca hasta la cruceta. La forma de evitar que la puya pueda rasgar la piel es introducir la pirámide de acero debajo de la misma. De esa forma es imposible que los filos de la pirámide puedan prolongar el corte de la piel, produciendo accidentes innecesarios que en más de una ocasión producen la devolución de la res a los corrales. La puya de Manuel Sales minimiza o imposibilita este tipo de accidentes. Lo más importante de esta puya es que además de facilitar la rectificación de puyazos que caigan en mal sitio, permite graduar o dosificar los puyazos como bien explicó Federico Arnás en el programa.

Estoy absolutamente de acuerdo en que la suerte de varas no debe ser aplicada de igual forma a todas las reses. Es más, soy de la opinión que cada toro debe ser picado con el objetivo de templar su embestida y dejarle en condiciones idóneas para la muleta, y por ello, dadas las diferentes condiciones que muestran en el primer tercio, no se debe picar a todos por igual. Lo que más templa al toro o ahorma su embestida es la acción de empujar en su lucha contra el caballo, en mayor medida que los puyazos que recibe. La puya es un instrumento que permite que el toro acometa al caballo y pierda energía en su esfuerzo.

No he dicho que la pérdida de sangre no descongestione a la res, sino algo mucho más importante: la pérdida de sangre durante la lidia no aporta ningún beneficio. Quisiera aclarar que tampoco produce una merma significativa en el animal.

El término congestión se usó en la medicina precientífica del siglo XIX y anteriores. Se pensaba que la mayoría de las personas morían por una causa común: la congestión, esto es, por acumulación excesiva de sangre en alguna parte del cuerpo, y que dicha dolencia se podía combatir con sangrías. Afortunadamente, la medicina fue avanzando y descubriendo las causas de las enfermedades, su diagnóstico, tratamiento y prevención, y la medicina actual desterró la sangría tradicional como remedio curativo. La ciencia veterinaria también desechó la sangría tradicional como remedio curativo en los animales.

Si hablamos de “congestión”, afirmo que los toros no padecen congestión ni ningún mal causado durante la lidia que se pueda paliar con más o menos hemorragia. Fijémonos que los toros que más sangran son los de rejones, y sin embargo, los toros se van templando progresivamente a medida que aumenta el ejercicio que realizan. En becerradas y novilladas sin caballos, en que no hay suerte de varas, las reses no padecen síntomas de padecer “congestión” ni ninguna patología que los “paralice”.

En cualquier caso, afirmo también que la pérdida de sangre es insignificante, que las constantes fisiológicas sanguíneas apenas se alteran por la hemorragia producida por los puyazos, que los toros indultados no necesitan transfusiones sanguíneas.

Si unimos mis dos afirmaciones, podemos concluir que la hemorragia producida durante la suerte de varas no debe ser considerada como un objetivo que aporte algún tipo de beneficio como lo pueda ser ahora, sino como una consecuencia inevitable del uso de útiles reglamentarios para la lidia.

Para que un toro embista con la cabeza descolgada o cerca del suelo, o meta la cara en el engaño (capote o muleta) – no me gusta el término “humillar”, aunque lo use de vez en cuando, pues puede parecer despectivo hacia el toro -, tiene que embestir con la cabeza por abajo, esto es, distendiendo los músculos que levantan o extienden la cabeza y contrayendo los músculos flexores del cuello situados por debajo de las vértebras cervicales. Hay factores anatómicos que predisponen a que el toro pueda embestir de esta forma, pero hace falta además que el animal quiera acometer por abajo, pues este tipo de embestida exige mayor esfuerzo físico y dificulta la respiración. Los ganaderos han posibilitado gracias a su selección, una embestida más por abajo que en épocas anteriores, permitiendo la plasticidad que ofrece la Tauromaquia actual, que ha producido unas cotas artísticas nunca antes alcanzadas.

El daño de los músculos extensores es poco efectivo para lograr este objetivo dadas las dimensiones de la puya, el gran desarrollo de estos músculos, que la cabeza se sustenta por un ligamento (de la nuca) imposible de seccionar con la puya, y sobre todo, porque se pica mayoritariamente en la cruz y regiones posteriores. Es cierto que si se picara en el morrillo se minimizaría el riesgo de indeseables daños óseos, nerviosos, etc. que se pueden producir picando en otras zonas, pero también lo es que la mayor parte de estos músculos extensores quedan debajo del peto cuando el toro empuja, inaccesibles para el picador. Por tanto considero haber explicado que la altura de la posición de la cabeza en la embestida del toro no se modifica por picarle en un sitio u otro.

Con relación al PUYAZO VERDADERO que explica D. José María Moreno, lamento disentir. No se puede detener a un toro picándole en el morrillo por varios motivos: no hay picador que sea capaz de detener la embestida de un toro de 500 kilos puesto en suerte y desplazándose a unos 40 Km/hora para evitar el choque en el peto, y menos aún para expulsarlo de la suerte de inmediato. Los caballos de picar no están domados para eso, no son caballos de rejoneo, el peto y los manguitos protectores dificultan sus movimientos, y el público quiere ver a los toros arrancándose, recargando o emplearse empujando al caballo y no saliendo despedidos.

En líneas generales, el toro actual, gracias a su alimentación, sanidad, preparación física, selección, etc., tiene un poder físico que no tenían sus predecesores y es más bravo que nunca. La reglamentación actual del primer tercio de la lidia posibilita disfrutar de la mejor suerte de varas de la historia:

– El picador sale cuando el toro ha sido fijado y parado y lo ordena el Presidente desde 1927. Con anterioridad, los picadores estaban en el ruedo desde la salida del toro, que se los encontraba continuamente, por lo que los picotazos y refilonazos eran muy frecuentes.

– Interviene un picador de turno desde 1959. Entre 1917 y 1959 intervenían simultáneamente dos picadores por orden de antigüedad y antes de 1917 hasta tres.

– El toro es picado con el caballo colocado a contraquerencia desde 1959. Entre 1917 y 1959 el más antiguo estaba a 12 metros de la puerta de toriles por el lado izquierdo, y el más moderno a 5 metros por el mismo lado, y con anterioridad, se situaban tres picadores en dicho lado.

– El picador no puede picar en los medios como se hacía antes de 1923. El caballo de picar se sitúa a entre la barrera y la primera circunferencia ubicada a 7 metros de la misma desde 1959. Entre 1923 y 1959 se trazaba una circunferencia en el redondel de un tercio del radio del ruedo para limitar la salida de los picadores a los medios.

– La distancia mínima entre toro y caballo (entre las dos circunferencias) es de 3 metros desde 1992. Entre 1959 y 1992 era de 2 metros y con anterioridad no existía la segunda circunferencia y no había distancia mínima.

– El caballo de picar actúa protegido con peto protector desde 1930 (que ha ido evolucionando desde entonces) y con manguitos protectores desde 1992. Estos elementos han cambiado definitivamente el destino de los caballos de picar.

– La cruceta, instaurada en 1962, es el primer tope de la puya verdaderamente efectivo que impide la penetración de la vara en el cuerpo del toro.
En definitiva, gracias a los cambios legislativos producidos, hoy podemos observar en el toro puesto en suerte, la distancia de arrancada en los terrenos idóneos para valorar parte de su bravura (en la contraquerencia), las características de la arrancada, cómo es la lucha ante el caballo de picar y su salida. También podemos valorar la pericia del picador, solo ante el toro, y la doma del caballo.

Estamos de acuerdo en que para juzgar el comportamiento del toro ante el caballo, hay que considerar sucesivos encuentros, pues lo importante es ver qué hace el toro cuando ha sido parado y fijado ante el picador y sabe a qué se enfrenta.

Desde 1836 los picadores son subordinados al jefe de cuadrilla: el matador. Es cierto que se ha ido reduciendo el número de puyazos mínimos (3 en el reglamento de 1962 y desde 1992 dos en plaza de primera categoría y uno en el resto), en perjuicio de los quites que se producen después de cada entrada, y en favor de la duración del último tercio, aumentando el tiempo de los encuentros entre toro y caballo. Cuantos más capotazos reciba un toro para ponerlo en suerte ante el caballo de picar, más muletazos se le restan para la faena de muleta y menor será la duración de su embestida, llegando más parado a la suerte suprema. La puya de Manuel Sales minimiza encuentros fallidos gracias a su fácil penetración, y permite, en mayor medida que la puya reglamentaria, que se produzcan sucesivos encuentros.

Por último, me gustaría aclarar que estoy estudiando el tema de las endorfinas y otras hormonas con el Dr. Fernando Gil Cabrera, biólogo que intervino en el mismo programa de Tendido Cero, cuya tesis doctoral sirvió de argumento a su Director de Tesis, el profesor Illera, para ilustrarnos sobre la gran capacidad adaptación fisiológica que muestran los toros para la lidia. Esperamos que nuestros estudios puedan ver pronto la luz.

Sin ninguna duda, la suerte de varas permite que el toro, merced a los puyazos, y más concretamente a los cortes en la piel, dada su alta cantidad de nociceptores (en músculo hay mucha menor cantidad), produzca una rapidísima respuesta neuroendocrina que hace que esté perfectamente adaptado al resto de la lidia, gracias entre otras cosas, a la producción de endorfinas, contrarrestando el estrés y el dolor. Por ello, la suerte de varas es ciertamente imprescindible.

Espero que se me entienda mejor tras estas explicaciones, agradezco al portal taurino purezayemocion.com la oportunidad de explicarme y aprovecho la oportunidad para felicitar a D. José María Moreno por su enorme afición y por la calidad de sus publicaciones.

 

 


 

 

La carne del toro bravo, ese tesoro…

Por: José Carlos Capel

Sin comentarios“¿Por qué no valoramos apenas la carne del toro bravo y ensalzamos tanto la de wagyu que contiene mucha más grasa?”, me preguntaba Mario Sandoval ayer por la tarde en las cocinas de su restaurante Coque. “Hablamos de animales que viven en libertad, que durante cuatro años pastan y se mueven en las dehesas, de carnes muy hechas y sin apenas grasas. Una agrupación racial que comparte el mismo hábitat que el cerdo ibérico”, apostilló Rafael, hermano de Mario, sumiller de la casa, conocido por sus antecedentes taurinos.

“No estoy aludiendo a los toros de lidia sino a los animales que no mueren en las plazas, los que van del campo al matadero”, prosiguió Mario. “Su carne es menos rojiza y su textura más fina. Mario Sandoval en la cocinas de Coque mostrando chorizos y salchichones de toro bravo

Es una injusticia que el precio de mercado de la carne del toro bravo sea de saldo, 2,50 euros el kilo. La mayoría de estos contingentes, una vez picados, se destinan a la elaboración de hamburguesas. Los cocineros españoles estamos desperdiciando la posibilidad de aprovechar un producto de gran calidad con enormes virtudes nutritivas. Entre todos deberíamos implicarnos en la recuperación de esta carne, un tesoro genético”, continuó el cocinero. “Y ayudar al mantenimiento de las ganaderías algunas históricas en riesgo de desaparición con el paulatino languidecimiento de los festejos taurinos”, insistió Rafael.

Mario volvió a recuperar la palabra. “Llevamos casi dos años trabajando con la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) haciendo pruebas e intentando descubrir nuevas aplicaciones culinarias y gastronómicas para esta carne, ecológica, sostenible, en estrecha relación con el habitat de las dehesas. Queremos ayudar a que tenga presencia en los mejores restaurantes españoles y se pague de manera justa, que el lomo se cotice a un precio y la paletilla a otro. Son piezas tan nobles como las del cerdo ibérico”, recalcó Mario.

Chorizo, espléndido aspecto al corte

Con el mismo entusiasmo con el que exponían sus teorías, me presentaron enseguida algunos de los productos que han obtenido.
Primero el chorizo de toro bravo, según figura en la etiqueta, curado en Guijuelo, que une dos carnes de dehesa, las de toro y las de cerdo ibérico, con pimentón, ajo y conservantes. Después el salchichón de toro bravo, también mezcla de carnes de vacuno y cerdo, que me pareció de un sabor tan agradable como el chorizo.

Y luego la cecina, curada en León, elegante aunque algo seca como corresponde a animales de carne muy magra. Por último probé la carne de toro fresca a la plancha, vuelta y vuelta, procedente de un solomillo de lidia, al lado de otros cortes tratados previamente por el sistema de las altas presiones, que ha utilizado el CSIC para experimentar resultados.

Nada más lejos de mi propósito que profundizar en los fundamentos del procesado por Altas Presiones, o HPP (High Pressure Procesing). Hace 5 años recuerdo haber visto a algunos cocineros de Flandes utilizar este sistema para abrir moluscos sin vapor y sin agua y merece la pena. Salchichón de toro bravoSe trata de un método pasteurizador no térmico, que según aseguran destruye patógenos y preserva al máximo las características naturales del producto fresco. En este caso el CSIC había aplicado las altas presiones a cortes de solomillo de toro sellados dentro de envases flexibles durante algunos minutos con el fin de romper la fibra de su carne. Algo equiparable a sumergir el producto a 60 kilómetros debajo del nivel del mar, según me dijeron. Probamos 5 muestras con resultados más que satisfactorios, un par de ellos con la textura de los mejores pichones.

Con altas presiones o sin ellas a pesar de todos los reparos que se quieran hacer a semejantes ensayos, la iniciativa de Mario Sandoval con el CSIC me parece encomiable. Como siempre, si el proyecto prospera, si los hermanos Sandoval o alguien del mundo de la chacinería es capaz de crear una marca y comercializar los diferentes cortes, la última palabra la tendrán los consumidores. De momento los resultados de estos ensayos se podrán ir degustando en Coque. Sígueme en twitter en @JCCapel Mario Sandoval

 






 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: