Noticias Taurinas ANCTL

23 May

 

 

 

Otros resultados de la jornada dominical

Por: Redacción | Foto: Archivo
Domingo, 22 de Mayo del 2016 | México, D.F.

Triunfos de Gamero, Ayala y El Chihuahua

Panabá, Yuc.- Corrida de feria. Media entrada. Tres toros de Guadiana y tres de La Ceiba, de juego variado. El rejoneador Emiliano Gamero: Oreja y ovación tras petición. El rejoneador Cuauhtémoc Ayala: Oreja y ovación. Antonio García “El Chihuahua”: Vuelta y oreja. Incidencias: La cuadrilla de El Chihuahua cortó un rabo de manera alevosa y se lo entregó al matador, mismo que lo rechazó. El precio concedido fue de una oreja, solamente.

 

Interesante vacada en Atizapán de Zaragoza

Atizapán de Zagazoza, Méx.,- Cortijo “San Juan”. Primera vacada de oportunidad. Más de media entrada. Vacas de Atenco, de juego desigual. Edgar Aguilar: Pitos. Pablo Vázquez: Oreja. Daniel Jiménez: Silencio. Diego Alarcón: Oreja. El rejoneador Manuel Rivera: Pitos. Incidencias: destacaron los aspirantes a picadores César Morales hijo y Carlos Domínguez hijo, así como el banderillero Fernando García hijo. Los Forcados Amadores de Puebla hicieron dos buenas pegas.

 

 

Luis Fernando y Adame cortan oreja en AGS

Por: Redacción | Foto: Archivo
Domingo, 22 de Mayo del 2016 | México, D.F.

Aguascalientes, Ags.- Cortijo “San Marcos”. Festival benéfico. Entrada lleno. Ejemplares de diversas ganaderías: Medina Ibarra, Claudio Huerta y San Isidro, de juego desigual..

Luis Fernando Sánchez: Oreja.

Héctor de Granada: Palmas.

Gerardo Adame: Oreja.

Incidencias: Arturo Saldívar no pudo lidiar al novillo de Cortina Pizarro porque éste escapó del cortijo a una ranchería cuando lo entorilaban y lo tuvieron que matar a balazos para no ocasionar algún incidente.

 

 

Escobedo corta sendas orejas en San Juan

Por: Redacción | Foto: PZ
Domingo, 22 de Mayo del 2016 | México, D.F.

San Juan de los Lagos, Jal.- Corrida de feria. Plaza portátil. Tres cuartos de entrada. Cuatro toros de Cerro Viejo, uno de Marco Garfias (1o., rejones) y uno de El Vergel (recortes), correctos en presentación y juego desigual.

El rejoneador Jorge Hernández Gárate: Palmas.

Eulalio López “Zotoluco”: Oreja y ovación.

Luis Ignacio Escobedo: Oreja y oreja.

Incidencias: Los Recortadores Españoles fueron ovacionados al realizar sus variadas suertes. El caballo “Quinto pecado”, de la cuadra de Gárate, fue corneado en el anca y presentaba una herida es de unos 15 centímetros.

 

 

Tauromaquia: Destinos cruzados

Por: Horacio Reiba | Opinión
Lunes, 23 de Mayo del 2016 | México, D.F.

De las revistas de toros que frecuenté en mi niñez de hijo y nieto de taurófilos cabales –El Universal Taurino, El Eco Taurino, El Clarín, Madrid Taurino, Los Ases…– recuerdo con claridad aquellas copiosas efemérides que culpaban a mayo de ser el mes más trágico del calendario. El de las cornadas mortales de más toreros famosos, desde Pepe-Hillo en 1801, a Manuel Granero y Curro Puya, pasando por Gallito, un 16 de mayo, que todavía se conmemora con reverencia en los cosos españoles.

Con el tiempo, comprobé que el signo funesto de agosto iba haciéndose equiparable al del mes florido, con Ignacio Sánchez Mejías y Manuel Rodríguez “Manolete” como su doble símbolo indeleble, y decesos posteriores –El Yiyo, Pepe Cáceres–, ya ubicados plenamente en mi propio tiempo de aficionado. Como el de Francisco Rivera “Paquirri” un septiembre, otro mes abundante en ferias, corridas y cornadas. Sin olvidar que en nuestro país, por razón natural, han sido los meses de otoño-invierno los más pródigos en percances de muerte, y otros de diversa importancia y gravedad. El tema es caviloso y triste, pero… ¡qué sería de la Fiesta sin su persistente halo trágico!

Paradójico azar

Luego de muchos mayos venturosamente blancos, el del año presente amaneció con una impaciencia funesta. No se había completado aún su primer día cuando cayó Rodolfo Rodríguez, nuestro Pana, volteado por un castaño acapachado de Guanamé en una placita del norte del país, y diagnosticado a los pocos días con tetraplejía irreversible. El percance ocurrió en Ciudad Lerdo, Durango, y de ahí fue trasladado primero a Torreón y más tarde a Guadalajara, donde permanece hospitalizado. Él, que tanto hizo en los últimos años por dejarse la vida en las astas de un toro, condenado de pronto a la inmovilidad total, consciente y al mismo tiempo imposibilitado de valerse por sí mismo para las más nimias funciones corporales.

¡Pregúntenle al Pana!

Así tituló Hernán González G. su más reciente Aprender a morir, la reflexiva, aleccionadora y a menudo conmovedora columna quincenal que publica en el periódico La Jornada. Entresaco las siguientes líneas, que ilustran, creo, el sentir de la mayoría de los aficionados a toros, enfrentados de pronto al drama de Rodolfo Rodríguez:

“Hoy que cinismo, hipocresía y un falso vitalismo permean como nunca en la sociedad… la ancestral lucha por una vida digna olvida que ésta incluye, inexcusablemente, una muerte digna… Me entero con tristeza que un mexicano de oficio torero, en el otoño (64 años) de su accidentada carrera… resultó arrollado por un toro… lesionándose gravemente la médula espinal y quedando cuadrapléjico o sin movilidad ni sensibilidad en tronco, brazos y piernas. Sin poder hablar, pues se le hizo una traqueostomía y tiene una sonda nasogástrica para alimentarlo, seguirá paralizado, pero consciente. A la espera de encarnizamientos terapéuticos que no redundarán en su recuperación física.

Ya tuvo un paro respiratorio y el miércoles pasado un paro cardíaco, pero consiguieron estabilizarlo en una Unidad de Cuidados Intensivos. Tiene los ojos abiertos y puede mover párpados y cejas. ¿Por qué no le preguntan si su deseo es continuar o terminar? Cualquier respuesta es su irrenunciable derecho a decidir. ¿O no?” (La Jornada, 16 de mayo de 2016).

Tocante al mismo caso del infortunado Brujo de Apizaco, Jorge Arturo Díaz Reyes, médico cirujano que por internet emite cada día desde Cali, su ciudad colombiana de residencia, una página de información taurina completísima, ejemplar en todo sentido, incluyó en su Viñeta 154 del pasado martes 17 la siguiente reflexión:

“Qué injusto. Has debido acabar allí. No había derecho a impedírtelo. Pero quién lo iba a saber. El pronóstico desgraciado sólo vino a confirmarse días después… la obligación de los médicos era salvarte la vida… Lo hicieron, y lo volvieron a hacer cuando tu valiente corazón se detuvo solo. Dándote la oportunidad de un terminar sereno. Pero te resucitaron… ¿Para qué? La muerte digna es un derecho, y la dignidad, concepto subjetivo, debería ser decidida por cada uno. La tuya, nos lo dijiste, hubiese sido de luces y en la arena.

… Qué injusto. Lo digo como médico y como aficionado que ha visto morir, bien y mal, a muchas personas y a muchos toros… Tú, Pana, naciste torero de raza, para jugarte la vida, para morir en la plaza”.

Una fatalidad evitable

Imagino, por lo que en seguida se referirá, que Ciudad Lerdo será Londres comparada con Malco, población del interior de Perú, en fiestas por estos días. El martes 17 se celebraba allí una novillada sin caballos, con ganado de Colorado y Navarrete Hermanos para el español Emilio Serna, el colombiano Gustavo Zúñiga y los peruanos El Yeta y Renato Motta del Solar, de 20 años y alumno de la Escuela Taurina de Acho. A Renato su novillo lo desarmó y él corrió a refugiarse en un burladero cercano. Pero hizo un mal cálculo –o quizás tuvo un mal sueño–, e imaginándose a salvo se giró con impaciencia justo antes de ganar la protección del olivo, informa, desolado, su amigo y alternante Emilio Serna. El astado –no se aclara si joven o viejo, pero en todo caso habitando un sueño más realista– fue por él y le hundió el pitón hasta la cepa, apoyándose en la solidez de la barrera. De inmediato brotó del muslo herido un florón rojo por donde escapaba a chorros el torrente de la femoral y la safena, irremediablemente rotas en el trágico lance. Al pasmo general siguió una nerviosa movilización, y dado que en la placita de Malco no hay enfermería, en camioneta se decidió trasladar al herido a la cercana población de Chala, bajo el supuesto de que existirían allí los elementos técnicos indispensables.

Decisión fatal

Porque al arribar al principal centro hospitalario de Chala, se comprobó que allí no había siquiera sangre suficiente para una transfusión. Y con la misma precipitación se decidió emprender el camino inverso y tomar desde allí la ruta del oeste, hacia Nazca, por una carretera estrecha y sinuosa, sin elementos sanitarios ni humanos capaces de estabilizar mientras tanto al torero herido. Renato Motta falleció en el trayecto, a pesar –seguimos escuchando a Emilio Serna– de que cuando arribaron a Chala permanecía tranquilo y consciente. Como todo un torero.

Triste paradoja

Un torero viejo, El Pana, anhelante de muerte gloriosa, yace en una cama de hospital, sin esperanzas de recuperación pero con un arsenal tecnológico y médico presto a prolongarle indefinidamente la agonía. Y un torero joven, con todo por hacer en la vida y en los ruedos, sacrificado por la ausencia de unos mínimos recursos quirúrgicos, y por la irresponsabilidad criminal de quienes organizan festejos taurinos pensando solamente en su lucro, a cambio de soslayar el riesgo inevitable que afrontarán los protagonistas del espectáculo.
Será la fatalidad. O tal vez el modo que ha tenido mayo –este mayo de 2016– de recordarnos por qué está considerado el mes más trágico de la tauromaquia.

Luis David, herido y encumbrado

Decíamos que Luis David Adame, el hermano chico de Joselito, era el único mexicano bien tratado en la cartelería isidril del presente año. El lunes 16, el novillo de su debut –”Grabador”, de El Montecillo– era en realidad un toro de 480 kilos. Lo esperó a portagayola sin un titubeo, lanceó con asentamiento y clase, lo llevó al caballo hermosa y lucidamente –se llaman tapatías, señores cronistas–, y en el quite recreó la chicuelina de mano baja. Y todo con arrojo de novillero ansioso pero con soltura de gente mayor. Brindis fraterno a Joselito, el ausente más notorio de la cartelería de este San Isidro, conjuntamente con Morante. Inicio de faena en los medios, con un cambiado de perfecta estatuaria. Y a plantearle al correoso y descompuesto astado –lo dejó entero en varas– la faena que habría merecido un ejemplar pastueño y entregado. La cornada –el gemelo izquierdo atravesado—llegó en la segunda tanda derechista, no por error del torero sino porque “Grabador” sacudía sin pausa la bien arbolada testa.

Pero Luis David, apenas incorporado, volvió a la cara como si nada. Como si aquel novillo con genio obedeciera sin protestar, como si su pierna no sangrara profusamente. Y volvió para hacer el mejor toreo de la tarde, relajado, mandón, con temple de privilegiado. Hubo un pinchazo arriba antes de la estocada definitiva. Aun así, la oreja se pidió con fuerza y en la plaza de Las Ventas quedó, sobre la impresión de la grave cornada, el murmullo de las grandes ocasiones.

Unánime, la prensa y demás medios han resaltado, incluso por encima del sereno valor del hidrocálido, sus inmensas posibilidades artísticas. Sin desmedro de la gesta del colombiano Juan de Castilla, que por cogida y lesión de Filiberto, primer espada, tuvo que despachar cuatro astados y rindió el examen con nota de valiente. Y con la oreja del sexto en la espuerta.

 

 


 

La pequeñez del topónimo

Autor: José Antonio Luna, Fecha: 20/05/2016

No, de ningún modo estoy de acuerdo con usted don Rubén Amón, cosa que supongo, lo tendrá muy triste y preocupado. A pesar de que ya pasaron quince días de la publicación, no quiero ni debo mantenerme al margen. Como decimos en México: se la he guardado. Es decir, silencio no fue olvido. En Michoacán hay niños que esperan hacerse hombres para vengar a un ser amado. Es que ¿sabe?, su artículo La maldición de El Pana, publicado en El País, es impreciso y además, deja mal parado a Rodolfo Rodríguez que es mi amigo y, ante todo, un gran torero. La amistad es lo que me obliga a plantar cara.

Su texto lo empieza usted de manera dura, eso no me asusta y la verdad, a mí también, cada semana en esta columna, me entusiasma echar la escopeta al hombro y arrear disparando a lo que se mueva. Aunque la verdad sea dicha, jamás me atrevería a llamar “pelele de Goya” a una persona –note usted que escribo persona y no “hombre” por aquello de la dignidad ontológica- que ha sufrido un accidente que lo sume en uno de los dramas más dolorosos que se pueden padecer como lo es el de morir, pero no morir. Tampoco me atrevería a decirle retrato de José Gutiérrez-Solana que es tanto como llamarle sórdido, innoble y grotesco, características que el pintor imprimía a los personajes de algunos de sus cuadros. No lo haría por respeto y porque creo que todo enfrentamiento debe ser, por lo menos, leal. Sus metáforas, maestro Amón, son muy buenas en lo literario, pero carentes de sensibilidad no sólo para El Pana, sino para los lectores.
Está usted mal informado. El Pana no pasó a la historia sólo por un brindis, sino por la magia y la hondura de su toreo. Sería trillado nombrar a los toros de sus grandes faenas  en la Plaza México y en otros edificios taurinos de menor categoría. Rodolfo Rodríguez se hizo de un nombre por la dimensión de sus pases extraídos de un tiempo en fotografías de color sepia. Entre otros, por la profundidad y largueza, sus trincherazos que esperábamos con la ilusión de los chavales en la noche de los Reyes Magos. Y por su acusada personalidad y torería que le permitían seguir en la memoria de la afición a pesar de las ausencias tan largas. Es cierto, fueron pocas tardes anunciado en los carteles durante tantos años de alternativa, pero bastaron para señalar su lugar en la historia del toreo en México. Sí, es verdad, la mayor de las veces, fue un torero de pinceladas, pero que más se podía pedir si con ellas coloreaba la tarde.
En lo de hacer menos su carrera no ha ido usted sólo. Colegas y paisanos míos que adulaban al diestro llamándole “genio”, “brujo” y otros motes más, después de la tragedia se rasgaron las vestiduras publicando que el torito colorado era una mierda. Que sí, lo era, pero lo cierto es que fue muy parecida a las mierdas que se lidian comúnmente en una corrida de toros en la Plaza México y que allí, los cronistas llaman “toros con trapío”.
En lo que sí estoy de acuerdo con usted, es en la pequeñez del topónimo. Siempre hubiera sido preferible la Maestranza o de menos, el ruedo de la plaza de Aguascalientes en una tarde de feria o el de Tlaxcala al doblar de las campanas del convento. Lo de Ciudad Lerdo no embellecerá los textos nostálgicos que a los escritores taurinos les gusta redactar. Hubiera sido mejor lo de Hacienda de San Fernando que era el nombre original de la población, sin embargo, en México los colegios, las avenidas y las ciudades son rebautizadas con los nombres de políticos que nos han dejado en la calle y con la cartera temblando.
La vida en la que a cualquier hora a uno le toca el número premiado, ha dejado a El Pana sin consumar la romántica intención belmontina de hacer lo que se pueda para quedar tendido de una vez por todas en la arena. Así fueron las cosas, y, en medio de la tragedia, todo lo demás, lo de usted, lo mío, lo de los otros, son sólo argumentos bizantinos.

 

 

 

 

El Pana, estable dentro de su estado crítico

Por: Jorge Raúl Nacif | Foto: Archivo
Lunes, 23 de Mayo del 2016 | México, D.F.

El estado de Rodolfo Rodríguez “El Pana” se ha mantenido estable durante los últimas horas, dado que la situación no presenta mayores variaciones dentro de su situación, que sigue siendo crítica, y continúa en la zona de terapia intensiva del Hospital Civil de Guadalajara.

Lo anterior lo informó para este medio el doctor Francisco Preciado, que explicó hay una elevación de glóbulos blancos que está haciendo que el equipo médico busque la causa de la infección. Ha presentado unas úlceras por presión y esa podría ser la causa, y son situaciones de complicaciones esperadas.

El doctor, sin embargo, hace hincapié en que el estado de salud del torero tlaxcalteca sigue siendo muy grave, crítico, dentro de la estabilidad que ha manifestado: “Hablar de estabilidad no quiere decir mejoría o que haya una ventaja, en lo absoluto. Es solamente una situación de estabilidad temporal”.

El Pana sigue consciente, en la unidad de cuidados intensivos. De acuerdo con el doctor Preciado verán si en esta semana es posible moverlo a un cuarto, pero ya lo comunicarán confirme las cosas vayan sucediendo.

 

 


 

 

Acuerdan crear la Fundación El Pana

Por: Redacción / pyartetaurino
Domingo, 22 de Mayo del 2016 | México, D.F.

Durante la visita que realizó Luis Mariano Andalco López, Director del Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino (ITDT) al Hospital Civil de Guadalajara, en donde se encuentra en el área de terapia intensiva el matador Rodolfo Rodríguez “El Pana”, se acordó con la familia del torero concretar una fundación que lleve su nombre, la cual servirá para apoyar a niños de escasos recursos y al tratamiento del diestro.

Fue la noche del sábado, cuando en la sala de juntas de este nosocomio, que dirige el doctor Francisco Martín Preciado Figueroa, se reunieron Blanca Estela y Leticia Esquivel González, hermanas del matador apizaquense, con el referido Luis Mariano Andalco López, quien sostuvo que el Gobierno del Estado de Tlaxcala dará su respaldo total para que esta fundación se integre de manera formal.

Andalco López añadió que este proyecto que él personalmente venía trabajando desde hace poco más de un año con el matador, el cual es su sueño, tiene como propósito central el poder apoyar a niños de escasos recursos en zonas marginadas del Estado, para que mejores sus cuestiones de nutrición, educación y salud.

El funcionario apuntó que ante la situación de gravedad que el torero de Apizaco presenta desde el pasado 1 de mayo cuando en Ciudad Lerdo, Durango, resultó lesionado, se determinó que parte de los recursos recaudados por la fundación servirán para el tratamiento médico de El Pana.

El titular del ITDT sostuvo que es interés del gobernador Mariano González Zarur brindar los apoyos necesarios para que continúe la atención médica al matador en el Hospital Civil de Guadalajara por el tiempo que sea necesario, así como de respaldar la creación de la Fundación Rodolfo Rodríguez “El Pana”.

“Esta fundación estará integrada por amigos o gente ligada al matador, por lo que no habrá espacio para que gente que solo quiera aprovechar este espacio para causas ajenas al propósito de este grupo de trabajo que se integrará”, acotó Andalco López.

Por su parte, Blanca Estela Esquivel González, hermana del llamado Brujo de Apizaco, agradeció al gobernador Mariano González el interés de apoyar al torero en el esta grave situación de salud por la que atraviesa, así como el respaldo que por medio del Instituto Taurino dará para la Fundación.

 

 


 

Efemérides: Mexicanos en Madrid el 22 de mayo

Por: Jorge Raúl Nacif | Foto: Archivo
Domingo, 22 de Mayo del 2016 | México, D.F.

En la fecha del 22 de mayo se conjugan varias efemérides relacionadas con México y Las Ventas de Madrid, por lo que en este espacio recordamos algunas de las más sobresalientes y que tienen que ver tanto con toreros como con ganaderías a lo largo de los últimos tiempos.

Confirmación y oreja de Manolo Martínez

El maestro Manolo Martínez ratificó el doctorado en Las Ventas de Madrid el 22 de mayo de 1970, hace ya 46 años. El padrino de la ceremonia fue Santiago Martín “El Viti”, mientras que por testigo fungió Palomo Linares, dentro de la Feria de San Isidro y con un encierro de Baltasar Ibán.

Martínez tuvo una labor entendida y le cortó una oreja precisamente al toro de la ceremonia de confirmación, un ejemplar llamado “Santanero”. De esta forma, el maestro confirmaba en la capital de España la alternativa recibida en Monterrey el 7 de noviembre de 1965.

El triunfo de la ganadería de Mimiahuápam

Un año después, el 22 de mayo de 1971, fue lidiado en Las Ventas de Madrid un encierro de San Miguel de Mimiahuápam, propiedad de don Luis Barroso Barona. Los toros, que habían pastado un año en la finca de Los Alburejos, de Álvaro Domecq y Díez, fueron lidiados por Victoriano Valencia, Antonio Lomelín y José Luis Parada.

El juego de los ejemplares fue sobresaliente y destacó el extraordinaria cuarto, “Amistoso” de nombre y herrado con el 33, premiado con la vuelta al ruedo. Fue el mexicano Antonio Lomelín el único de los alternantes que estuvo a la altura y le cortó una oreja de peso al segundo, “Cariñoso”.

Histórica Puerta Grande para Curro Rivera

Un rotundo triunfo de Puerta Grande obtuvo el matador mexicano Curro Rivera en la capital de España el 22 de mayo de 1972. El balance final de la tarde de hace 44 años nos habla de cuatro orejas cortadas, lo que le valió al azteca para salir en volandas con todos los honores.

El primer toro de su lote, de la ganadería de Atanasio Fernández, se llamó “Cigarrero”. Curro Rivera lo desorejó y, acto seguido, repitió la dosis ante el segundo ejemplar que le correspondía, de nombre “Pitito”, redondeando un triunfo que marca todo un hito en la historia.

La confirmación de Jorge Gutiérrez

La fecha del 22 de mayor continuó marcando historia para los mexicanos. El hidalguense Jorge Gutiérrez confirmó su alternativa en Las Ventas de Madrid en 1982, efeméride que hoy llega a los 34 años. El mexicanos llevó como padrino a Manolo Vázquez y por testigo a Antonio Chenel “Antoñete”.

El toro de la ceremonia llevó por nombre “Berlinés”, de la ganadería de Celestino Cuadri. Cuatro días después, Gutiérrez repitió en la Feria de San Isidro y paseó una oreja. La alternativa de Gutiérrez había tenido lugar el 11 de febrero de 1978, en la “Santa María” de Querétaro.

Una oreja de ley para Zotoluco

El 22 de mayo del año 2000, Eulalio López “Zotoluco” le cortó una oreja a un toro de El Puerto de San Lorenzo, segundo de su lote, un triunfo relevante. El mexicano, que ya en México se había consolidado, se vio acartelado aquel día con Enrique Ponce y Manuel Caballero.

La faena del maestro tuvo estructura y reciedumbre en los muletazos, haciendo las cosas con cabeza clara y dejó trazos con sabor, para rubricar con gran estocada. Tuvieron que pasar nueve años para que un mexicano volviera a tocar pelo en Madrid, pues el último había sido Eloy Cavazos, en 1991.

 


 

 

El candidato y los taurinos

 

OSCAR FERNÁNDEZ SÁNCHEZ 22 May 2016 22:27:45

La semana pasada se llevó a cabo una reunión entre la llamada familia taurina y Alejandro Tello candidato al gobierno del estado de Zacatecas.

Tello escuchó con atención cada uno de los planteamientos que se hicieron y al menos para un servidor queda claro que de llegar a ocupar la titularidad del Poder Ejecutivo se habrá de mantener el apoyo hacia la fiesta taurina.

Como se acostumbra en este tipo de reuniones no faltaron las quejas en contra de la empresa en turno ( de la monumental zacatecana ) así como otras opiniones muy respetables.

Por ahora se ignora sí una reunión similar se llevará a cabo con alguno de los otros candidatos, el tiempo apremia y solo quedan unos días para cerrar las campañas políticas.
Lo que sigue en Zacatecas

Junio y julio serán meses de muy poca actividad taurina en el país y Zacatecas no será la excepción.

Se esperan noticias en breve respecto al certamen novilleril que promueve la ANCTL y que habrá de ser la III edición.

En agosto tenemos el inicio de la feria en Fresnillo y habrá que esperar la definición respecto al ganador de la elección municipal para conocer sus planes respecto a la propia feria y los toros.

En el caso de la Monumental , los señores Manuel F. Sescosse y Juan Enríquez vienen trabajando desde hace varias semanas en la confirmación de las fechas acorde al calendario del mes patrio.

De no haber cambio se mantienen las fechas de los domingos 4, 11 y 18 así como el jueves 8 y viernes 16 que son fechas ya tradicionales en Zacatecas

cronista43@msn.com

 


 

 

Uriel Moreno “El Zapata” habló largo y tendido de la Fiesta Brava

22 de mayo de 2016/Suertematador.com

Luego de la intensa actividad taurina que representó la cobertura periodística de la reciente CLXXXVIII edición de la Feria Nacional de San Marcos 2016, concretamente en los cosos “San Marcos”, con motivo de sus 120 años de historia y en la plaza de toros Monumental, la agrupación de Cronistas e Informadores Taurinos de Aguascalientes (CITA) reanudó este jueves 19 de mayo en sus instalaciones, en punto de las 19:00 horas, sus ya acostumbradas Charlas Taurinas, tocando ahora el turno como invitado especial al reconocido diestro tlaxcalteca Uriel Moreno “El Zapata”.

De esta manera, nuestro huésped de honor durante poco más de tres horas de forma amena, entretenida y muy interesante habló largo y tendido de su carrera y de la actual problemática de la Fiesta de los Toros tanto a nivel mundial como a nivel nacional y continental, acaparando así la total atención de la asistencia que fue de lleno rotundo en CITA, pues además de sus socios y aficionados, también se contó con la presencia de la Peña Taurina femenil “Taurinas Hidrocálidas”.

Una vez hecha entonces la bienvenida a “El Zapata” por parte del presidente y vicepresidente de CITA, Joaquín Chávez y Gabriel Nájera, respectivamente, el tema de arranque fue la relación que hizo el torero de todo el calvario que padeció a raíz de la gravísima cornada que sufrió en el ya inoperante coso “El Relicario” de la ciudad de Puebla.

Fue de verdad angustiante, a la vez de interesante, como el propio torero serrano narraba y recordaba la forma en que se le trató la herida, sus consecuencias y el tiempo de rehabilitación, confesando inclusive que tras la gran merma física, perdiendo hasta 10 kilos, le hizo pensar en ya no más torear pero su raza lo sacó adelante para poder reaparecer toreando dos corridas el mismo día, en Texcoco y Tlaxcala, además de volver a torear en “El Relicario” poblano, donde vistió el mismo terno y realizó la misma suerte en banderillas, en el mismo terreno, para “curarse” mentalmente.

Habló igualmente de sus incursiones en cosos de Europa y Sudamérica, siendo muy curiosa la forma en el que lo hizo en España pues al acudir a una plaza de la provincia de Ávila como invitado del apoderado Ignacio Matilla y de su gran amigo, el diestro salmantino Javier Valverde, uno de los alternantes se enfermó y luego de haberse “empujado”, a la hora de la comida, tremendo chuletón, se le propuso la sustitución y como haya sido pasó de invitado a torero actuante para lograr cortarle una oreja a un toro número 7 de Charro de Llén que ya había visto en el campo y le había llamado mucho la atención, así que el destino se lo puso en el camino y lo desorejó.

Esa anécdota hizo igualmente que “El Zapata” hablara de la suerte, en la que no creé, y de la fuerza del destino, argumentando que nada en la vida se da por la suerte sino que son las circunstancias y coyunturas que se van presentando para que el destino se forme.

Otro de los puntos interesantes de la charla del sin par Uriel Moreno fue la manera en que se ha ido produciendo y madurado su teoría sobre el toreo “geométrico”, mismo que se dibuja en el ruedo a través de los trazos que se hacen con capote y muleta, líneas rectas, círculos, triángulos, cuadrados y rectángulos y que, sin saberlo, hasta que leyó el libro del matador madrileño José Miguel Arroyo “Joselito”, se dio cuenta de que su método de enseñanza era idéntico al de “El Zapata”.

Ello entonces lo condujo a tratar el asunto relacionado a la escuela taurina que tiene en Apizaco, Tlaxcala y que por ello no cobra un centavo, pues su argumento es que le dará mucho gusto, más que hacer toreros, formar buenos seres humanos y mejores aficionados taurinos, además de impartir sus enseñanzas a través de una rígida y estricta disciplina.

Admitió públicamente que el mejor torero en la actualidad es el madrileño Julián López “El Juli”, además que a través de una confesión que le hiciera el extremeño Alejandro Talavante alternando en el ruedo de la Monumental Plaza México al comentarle que tanto él como Julián gustaban de su forma y su técnica para hacer el toreo.

Acerca del tema familiar, habló de manera efusiva y bonita sobre su relación con su padre, su abuela y sus hermanos pero la estabilidad del núcleo familiar que ha formado con su instruida esposa y sus hijos Emiliano, tenista en potencia y Mateo, quien se inclina por el toreo, son la piedra angular de su bienestar humano.

Finalmente, sobre el futuro en la carrera taurina profesional de Uriel Moreno “El Zapata”, éste afirmó que está plenamente consciente de sus alcances y que cuando llegue el momento de hacerse a un lado lo quiere hacer en plenitud de facultades pero de que hay “Zapata” para rato, de eso ni hablar, pero de cómo se vería ya en el retiro no descarta el poder incursionar en la política.

Terminada la charla, las socias de CITA sirvieron ricas viandas y bebidas, al tiempo que el maestro Uriel Moreno “El Zapata” dedicaba algunas afectuosas líneas en el libro de las visitas distinguidas a la agrupación.

 


 

Querétaro

Lunes 23 de Mayo del 2016

¿Dónde quedaron los toros en San Juan del Río?

Olmo Martínez

LCC. Apasionado de la fiesta de los toros, ex aficionado práctico, llevo la fiesta de los toros en la sangre, cronista taurino. El arte de los toros se vive con alegría y mucha afición. Twitter: @olmochato
Columnas Anteriores
San Juan del Río es un municipio precioso por muchas cosas en lo personal porque ahí nació mi hermano y tengo demasiados amigos, aún recuerdo que el mes más esperado por el bello pueblo era Junio ya que se venía la feria y con ella traía mucha tradición cantantes populares y culturales, tenía su sabor a pueblo muy sabroso que aunque algunos se enojaban o enojan por decirle pueblo a San Juan no lo hago a manera despectiva sino todo lo contrario lo valioso de tener esas tradiciones y fiestas auténticas de nuestro México.

Dentro de toda la fiesta de Junio en San Juan para mí lo más esperado era el serial taurino que se presentaría, me tocó ver el cambio del lienzo Charro “Salvador Gómez Centeno” donde tradicionalmente se hacían las corridas de toros hasta la rimbombante nueva sede de la feria allá a la salida a Tequisquiapan con una Plaza móvil que desde un inicio se veía bastante decadente y sin sabor. Ver torear a “El Juli”, “El Zotoluco”, Eloy Cavazos, Pablo Hermoso de Mendoza y muchos buenos toreros ahí en San Juan fue un buen inicio a mi afición taurina.

La feria de San Juan empezaba y terminaba muy bien los desfiles de “La Flor Más Bella del Ejido”, los conciertos en la Plaza Independencia de Betsy Pecanins, las exposiciones culturales en el CeCuCo, los pabellones de los países y coronarlo con la fiesta brava hacía de San Juan un verdadero punto de turismo que tanta falta le hace. No importaba si era una charreada de feria o varias, las corridas de toros como ya mencione era parte fundamental de la feria.

Tan importante es San Juan del Río para la fiesta brava que grandes ganaderías se han instalado en el municipio, tales como la de “Teófilo Gómez”, “Xajay” y otras tantas que sin duda generan a las mejores reses bravas de México, de ahí la importancia de llevar buenos toreros, porque materia prima la tienen.

La importancia de los toros es San Juan del Río en un año llevo a la Señal Taurina de Unicable a transmitir los festejos de la feria, y miren que no a cualquier feria le trasmiten sus corridas.

Desafortunadamente este año 2015 la feria luce deslucida de inicio, si bien habrá cantantes populares, habrá juegos mecánicos, regresan los conciertos de pop y demás variedad a la plaza principal del Jardín Independencia, pero… ¿Y los toros?

¿Dónde quedaron los toros? Me siento robado el serial taurino, la fiesta de los toros, la derrama, el abolengo de las ganaderías, los grandes toreros, ¿Dónde quedaron? Solamente se anuncia una sola corrida de medio pelo con el rejoneador Jorge Hernández, Alejandro Martínez Vértiz y “El Capea”, es un cartel para cumplir, no se de quien es la culpa si de los promotores taurinos, de los toreros y sus fechas que no creo, o del gobierno municipal.

No quiero darle un tinte político a la columna, pero no encuentro otra razón por la cual menospreciaron a la fiesta brava de feria. Sufiente tenemos con la Plaza móvil que por cierto no será ahí la corrida ya que Protección Civil no la autorizó por no cumplir con las medidas de seguridad necesarias, y tendrá que ser en el Lienzo Charro. Esperemos que el todavía alcalde de San Juan no se haya ahorrado lo de las demás corridas y sea el año de Hidalgo porque de por si ya les pasó factura el electorado ahora con esto aún más.

La afición queretana y sanjuanense queremos de vuelta un serial digno en el municipio, tenemos que honrar a la tierra de paz y palomas, esa tierra que con sus ganaderías y afición ha logrado despuntar en el sector turismo, de por si San Juan ha sido siempre considerada como una ciudad de paso hacía Tequisquiapan si nos quitan la fiesta pues con mayor razón no se quedan los turistas.

Me molesta mucho que no se respete la fiesta, si de por si es muy complicado darla a conocer y defenderla, con este tipo de decisiones de solo una corrida en la feria pues más complicado se torna todo.

Es una buena oportunidad para la nueva administración para que respete y nos dé a los aficionado la feria taurina que nos merecemos en San Juan ojala y sea así.

Espero sus comentario en olmo_16a@hotmail.com y @olmochato

Saludos

 


 

 

 

¿La fiesta en Paz?

El corazón del Pana se debilita; el de los falsos vitalistas, ¿se endurece?

Leonardo Paéz

Rodolfo Rodríguez El Pana sigue luchando por su vida: con la ciencia confesional y el legalismo hipócritaFoto Notimex

Por un momento imagine el lector que despierta, perfectamente consciente, en la cama de un hospital, con un respirador y una sonda nasogástrica en la boca, entre otros aditamentos, rodeado de médicos y enfermeras en afanoso cuanto infructuoso despliegue de actividades tratando no de mejorar su cuadriplejia o parálisis de brazos y piernas declarada irreversible o sin posibilidad de recuperación y sí de agravamiento, sino de suministrar medicamentos sumamente agresivos con tal de mantener sus signos vitales y de que en las pantallas de los aparatos conectados a su cuerpo aparezcan unas gráficas consideradas normales.

Ni la Biblia ni Dante ni Kafka ni nadie, excepto quizá algunas cumplidas autoridades, podemos imaginar este infierno en vida, esta pesadilla por tiempo indefinido mientras usted permanece estabilizado o con sus constantes vitales bajo el control absoluto de sus fallidos salvadores.

De la desacertada autorización para que Rodolfo Rodríguez saliera a enfrentar a su segundo toro luego de ser cogido por su primero y fuera infiltrado con un anestésico que a la postre le impidió medir terrenos y embestida, al parte más reciente, 20 días después: “el corazón del Pana se debilita”, tras haberlo reanimado de un paro respiratorio y otro cardiaco y de combatir infecciones diversas, surgen preguntas obligadas:

Hacer todo lo humanamente posible por salvar una vida, ¿es mantener los signos vitales al precio que sea o respetar los derechos naturales de la muerte en todo ser vivo? ¿Qué se quiere decir cuando se insiste en que la vida humana es sagrada y la del resto de los seres sintientes no, si se trata del mismo creador?

¿El concepto calidad de vida es objetivo o hay quienes en ausencia de esa calidad encuentran un postrer sacrificio que ofrecer a Dios? ¿Es compasivo sacrificar un animal de compañía que sufre pero es asesinato interrumpir los padecimientos de una persona que no desea continuar en esas condiciones?

La dramática petición del Pana ya me quiero ir, ¿es a su casa de Apizaco, como suponen los piadosos médicos, a un escenario menos infame en otra vida o de plano al carajo? ¿Sólo los hampones poderosos se las ingenian para violar impunemente las leyes o también lo pueden hacer quienes respetan la voluntad de un ser humano desahuciado?

¿Cuánto más se va a prolongar la discusión bizantina entre dejar morir y matar si la petición del enfermo ha sido clara? Si El Pana hubiese contado con un documento de voluntad anticipada, ¿los médicos seguirían obstinados en mantener esas condiciones de vida no deseadas por el torero? ¿Prolongar la terrible agonía de alguien es el costo para que otros nutran su objeción de conciencia y duerman tranquilos no obstante su falta de solidaridad? Las utilidades de la industria de la salud y la buena imagen de la ciencia médica, ¿no pueden reparar en casos individuales?

Vivir, ¿equivale a sobrevivir o incluso a durar independientemente del estado y voluntad de la persona? Solicitar la muerte en esas condiciones, ¿es amor a la vida o falta de temor de Dios? ¿El que ejerce su libertad de decidir se condena y el que aguanta hasta que el Todopoderoso supuestamente quiera se salva? Parafraseando al ilustre Manco habría que decirle al secuestrado Pana, convertido ahora en el mejor torero de México por obra y gracia de los compasivos emergentes y que oficialmente sigue luchando por su vida: con la ciencia confesional y el legalismo hipócrita hemos topado. ¿O usted y yo estamos exentos?

 

 


 

 

Que tengan un buen lunes, los espera con y 11 pm en

 

 


 

 

EL GANADERO ESPAÑOL VICTORINO MARTÍN ANDRÉS SERÁ HOMENAJEADO EN MADRID EL PRÓXIMO 3 DE JUNIO

D. Victorino

Al criador de toros de lidia hispano D. Victorino Martín Andrés le será develado un mosaico de azulejos como reconocimiento a los éxitos cosechados por su persona y por su ganadería. Se develará en los interiores de la plaza de Las Ventas de Madrid, España, el próximo viernes 3 de junio, luego que la Comunidad de Madrid, aceptó la propuesta del Foro Taurino de Zamora y de la Asociación Internacional de Tauromaquia.

Dicha petición gestada ante D. Manuel Ángel Fernández, director el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, contiene argumentos sobrados en el haber del ganadero que cuenta con hitos que han marcado la historia de Las Ventas, hasta ahora no alcanzados por ningún otro criador de toros de lidia y que unánimemente se han entendido son merecedores de un reconocimiento:

• El único toro indultado en Madrid pertenece a su ganadería.
• En el ruedo de las Ventas 16 toros de su hierro obtuvieron el premio de la vuelta al ruedo.
• Como ganadero, cuenta con seis vueltas al ruedo a hombros, dos de ellas con salida por la puerta grande.

¡Enhorabuena Victorino!

 

 


 

 

En la palma de una mano

Por Carlos Ruiz Villasuso
Más artículos de este autor

Una cosa es desear que no exista el llanto o la risa, y otra muy distinta lograr su desaparición. Podría aventurar un futuro sin la Tauromaquia como espectáculo al ser prohibido. Pero el toreo, torear, el arte de un torero, jamás se puede prohibir.

Decía Eugenio d´Ors que el arte, o es aprendizaje o es una farsa. Es inevitable poner esta frase encima de otra igual, con una variante: allí donde pone arte, poner toreo. La única farsa del toreo, incluso jugando al juego definitivo de exponerte a la muerte, es que no sea aprendizaje. A pintar se aprende pintando y nadie muere habiendo aprendido a pintar todo y del todo. Apenas parte de muy poco.

Pero al toreo le exijo y lo traduzco, cuando es arte, como una creatividad que no está destinada a crear belleza, sino libertad. El arte, si lo es, ha de ser comprometido con quien lo realiza y, por tanto, con los demás. Una faena cumbre, unos minutos de máxima exposición creativa de un torero, han de tener el mensaje de libertad. El mensaje de soy único, soy diferente, soy yo, no pertenezco a nadie, soy libre. Para decirnos: trata tú, también, de ser libre.

No creo, entonces, que todo el toreo o todas las faenas sean arte. Hay más oficio o artesanía que artistas o creativos. Incluso, insisto, si el artesano también se juega la vida, pues el hecho de jugársela le da el derecho a ser reconocido y hasta admirado, pero no a transcender. Y arte, solo el arte, es lo que transciende. De la misma forma que un hombre es un animal que transciende, y no sólo animal, en el toreo hay toreros que transcienden y otros no lo harán. Reconociendo que es necesario que exista una tribu ingente de los que no van a transcender, pues de entre ellos saldrá el que tiene la magia.

El toreo, si no estoy excesivamente lunático, es el arte que, cuando lo es, toma la vida en bruto y la vuelve a hacer, como si fuera plastilina, y la moldea de nuevo dando formas diferentes a lo que se suponía ya formado. Una verónica nueva o como inventada siendo suerte vieja. El arte del toreo vive a espaldas de la propia historia del toreo y de sus cánones, que le son indiferentes. Y, a espaldas de ellos, inventa, imagina, sueña. En definitiva, el arte del toreo que es arte, pone siempre una barrera infranqueable entre la realidad y cómo ésta es interpretada toreando.

A eso se le llama estilo, personalidad, carácter, talento. Lo real es una cosa, el arte es como se interpreta esa cosa. Lo real es un natural, el arte es cómo interpretar ese natural. Y el toreo no vive de realidades del pasado: una media, un ayudado, un pase con la derecha, uno de la firma, uno de pecho. El toreo se proyecta o transciende en la interpretación genial de cada una de esas realidades. Por tanto, el arte del toreo no existe, porque sólo puede existir el arte de un torero. El arte en un torero. Como no existe el arte de la poseía o el arte de la escultura. Sino el arte de un poeta o el arte de un escultor.

Pienso en todo esto porque trato de hacer coherente lo que sigue. Un país, una nación, un grupo de humanos que comparten cuestiones culturales y vitales de pasado, presente y futuro, de forma común y pegadas con cemento natural, tiene una síntesis espiritual. Algo a lo que poder regresar siempre desde cualquier presente. Algo que es la médula espinal, los huesos, el corazón, los pulmones. Algo que es o que puede hacer la función de un órgano esencial cuando nos falte el aire o la fuerza. La esperanza. Cuando nos fallen los dioses, nos traicionen los hombres o nos acune la depresión.

Es así incluso para los que no desean que exista. Una cosa es desear que no exista el llanto o la risa, y otra muy distinta lograr su desaparición. Podría aventurar un futuro sin la Tauromaquia como espectáculo al ser prohibido. El toreo, torear, el arte de un torero, jamás se puede prohibir. Prohibirlo es tan imposible como tratar de hacer prisionera el agua que cabe en la palma de la mano.

 


 

Birlibirloque regresa al anaquel

La Editorial Renacimiento reedita la obra taurina fundamental de José Bergamín

La obra ‘El Arte de Birlibirloque’ fue escrita en 1930 por José Bergamín. / L.R.

22 mayo 2016
18:30

Se acaba de reeditar, y con el prólogo escrito por José Antonio Morante de la Puebla, la obra ‘El Arte de Birlibirloque’, escrita en 1930 por José Bergamín, escritor, dramaturgo, poeta benjamín de la Generación del 27, exiliado, creador de la revista ‘España Peregrina’, comunista y antifascista. En esta libro, Bergamín se decanta en el toreo por la figura de Joselito ‘El Gallo’: «Las virtudes afirmativas del arte del birlibirloque de torear, son: ligereza, agilidad destreza, rapidez, facilidad, flexibilidad y gracia. Virtudes clásicas: Joselito. Contra esas siete virtudes hay, en efecto, siete vicios correspondientes: pesadez, torpeza, esfuerzo, lentitud, dificultad, rigidez y desgarbo. Vicios castizos: Belmonte castizo hasta el esperpentismo más atroz y fenomenal. El predominio de la línea curva y la rapidez son valores vivos de todo arte (Joselito). El de la lentitud (morosidad) y la línea recta, son valores muertos invertidos (Belmonte)».

Es decir, en la polémica entre los dos más grandes toreros de la historia, Bergamín se decanta por el ‘Rey de los toreros’ porque «el arte no puede ser artificial, como el estilo no puede ser estilizado. El arte tiene su propia naturaleza artística, y, naturalmente (artísticamente), su graciosa naturalidad, que es la más pura perfección artística. El artificio, por el contrario, es siempre afectación. En el arte de birlibirloque de torear, Belmonte fue la afectación artificiosa; Joselito, la artística naturalidad; volvía el arte del birlibirloque de ‘Pepe-Illo’ a su inocencia bella, clásica, anterior a la caída casticista: con toda la fuerza y la gracia primaveral del más nuevo renacimiento».

Morante, en su prólogo, termina de interpretar a Bergamín: «El poeta tenía que dejar claro por qué Joselito era el arte real, el verdadero, el que no necesitaba del esfuerzo visible, el que brillaba con luz propia, y que en el toreo de Belmonte existía una tendencia clara a parar el toreo, pero no por valor, que por su puesto lo tenía, sino por sus limitadas condiciones físicas, por lo que el poeta temía que el toreo derivara en un quietismo estático que supusiera la pérdida de todo un arte en movimiento».

«El arte no puede ser artificial,

como el estilo no puede ser estilizado»,

escribió José Bergamín

Morante confiesa en el arranque de su prólogo que al ir leyendo a Bergamín ha ido «poniéndoles palabras» a sus «sentimientos como torero», unos sentimientos que, añade, hasta el momento de esta lectura no había sabido explicar: «Para mí, este libro ha supuesto un despertar espiritual en mi concepción artística», añade el matador para calificar lo que le ha supuesto esta lectura como «una revelación».

Morante ha escrito el prólogo y

explica que la obra le ha supuesto

«un despertar espiritual»

Publicando este libro en plena apoteosis belmontista, recuerda Morante, Bergamín debió ganarse un número importante de detractores, «pero fue valiente y lo hizo porque le sobraba personalidad».

 


 

Los “alcurrucenes” pincharon en hueso

alcurrucen

Dejemos clara una cuestión de principio: la corrida de Alcurrucén fue un desfile de mansos de distinto tipo y condición, una variada gama de pigmentos que destiñen la casta del toro bravo, convirtiéndole en una muralla difícilmente franqueable para quienes pretendan crear con semejante materia viva el arte dinámico del toreo. Y permítanme que traiga de nuevo a colación el hincapié pertinaz que tantas veces he esgrimido y preconizado como peana primordial donde asentar la valoración de cuanto sucede en el ruedo: al torero siempre hay que juzgarlo, para bien o para mal, en función del toro que tiene delante. Este es el fundamento que debe prevalecer en la sanción de todo aficionado que de tal se precie. Se recalca, por tanto, en este elemental silogismo, desde el convencimiento de que la cuestión, expuesta, más que de principio, es de principios.

Ayer, en efecto, fueron saliendo al ruedo de Las Ventas los toros de encaste Núñez –con la oportuna y casi testimonial remezcla de torrestrellas, y juampedros de los hermanos Sampedro—que los hermanos Lozano han transformado en una creación propia de la zootecnia española del toro de lidia. Toros bajos de agujas, ampulosos de carnes y morrillo, ensillados de lomo, cuerna arremangada o cornidelantera y estrechos de sienes. Toros que, a juzgar por otras comparecencias de reciente recuerdo, se mostraban parcos de movimientos y remisos a aceptar la pelea en sus primeras escaramuzas por el ruedo, pero que paulatinamente iban calentando motores tirando del depósito de combustible de su casta brava, cuyo fondo era bien generoso. Es el toro elaborado en su día por Manuel Rincón, partiendo de refinados parladés, que posteriormente recriaron los hermanos Núñez, consiguiendo una de las ganaderías más prestigiosas de España, por su bravura y nobleza, los toros del berreíto característico que proporcionaron triunfos clamorosos a las principales figuras el toreo de varias generaciones del siglo XX.

Con esa masa, cocieron los Lozano su prolífica ganadería en el horno de Alcurrucén, con Pablo como hornero mayor. Una ganadería que se ha ido desdoblando en tres hierros diferentes, para mayor gloria de sus propietarios.

Por tal motivo, la doble presencia del hierro matriz en esta feria de San Isidro no puede extrañar a nadie. Hay material de sobra en los campos de Córdoba, Cáceres, Badajoz y Toledo para surtir ciclos taurinos de todo tipo y condición, incluso los que juegan en la Champion League del toreo, con Madrid a la cabeza.

Por presentación, ningún problema. Toros en tipo, trapío asegurado. Por comportamiento… ahí está el bendito misterio del ganado bravo. Ayer, en Las Ventas, los alcurrucenes protagonizaron un extraño oxímoron taurino: pincharon en hueso.

Por tanto, resuelvo que aquél grito, ¡pum, petardo!, ensayado por un grupito que se asienta en el tendido y actúa como el diestro poco avezado que trae hecha la faena a la Plaza, no debió estar dirigido a un torero en cuestión, sino al ganadero que envió a Madrid un lote de toros malo de solemnidad, desabrido carácter y repulsivo comportamiento; pero como es proverbial en este país, en casos como éste, el ganadero se va de rositas. Toda la carga negativa del público es para los toreros, o para el presidente, o para los veterinarios, o para Perico el de los Palotes.

Ni El Juli, ni Castella, ni mucho menos el joven José Garrido, pudieron sacar mejor partido a tan abrumadora carga de descastamiento. Salían los toros abantos, correteando distraídos por el ruedo y todos –toreros incluidos—pensábamos que había que esperar, que esto de Núñez es así, que después sacan a relucir su fondo de bravura, casta, poder y nobleza y proporcionaban triunfos de clamor. No en el caso de la corrida de ayer. Tras la abantez consuetudinaria apuntada, los toros se topaban con el caballo y salían rebotados hacia predios más tranquilos de la Plaza. Parecía que se venían arriba en banderillas y después echaban el freno, se agarraban al piso como se agarran al paladar las almendras garrapiñadas de Villafrechós. Ahora, díganme: ¿Qué se puede ofrecer con semejante material bovino? Pues una lidia a la antigua, sobre las piernas y matarlos guapamente por arriba, dirán los aficionados más conspicuos, los que se pasaron toda la tarde recriminando a los del chispeante, en algunos casos de forma grosera. Pero, no se engañen: si tal acaso ocurriera, la bronca hubiera sido general y estentórea.

El primero de la corrida, un toro cuajado, gordo y bajo, que sentó de culo al caballo de picar de un topetazo para salir de naja en los subsiguientes encuentros, solo permitió al confirmante José Garrido dibujar unos delantales en el quite y un comienzo de faena esperanzador, con el toro aceptando el reto del torero arrodillado en los medios. Fue un espejismo. Aquellas embestidas de corto recorrido, parándose el toro a mitad del muletazo hicieron imposible el sueño de triunfo que traía este joven matador, en su primera comparecencia en la Feria. El aguerrido Garrido salió a jugarse la vida en el último de la corrida, un toro lavado de cara y escurrido, que curiosamente apenas encontró rechazo en el tendido. Y fue tela de malo, también de mediano viaje, protestón y esaborío, con el que el muchacho atropelló la razón de forma incomprensible –las ganas están reñidas con las prisas, y la temeridad inconsciente habita en el absurdo–, en un extraño quite con el que pretendió rizar el rizo: faroles de rodillas empalmados con caleserinas también genuflexo. O sea, opositar a un horripilante desenlace, sin garantía para obtener éxito alguno. Un despropósito. Habrá que ser indulgente con Garrido, en aras al momento en que se produjo, y habrá que valorar su enorme disposición ante aquél cornúpeta, que se le quiso llevar por delante en varias ocasiones, durante la imposible faena de muleta. Habrá, por tanto, que esperar a una más asequible y nueva oportunidad.

Al Juli y a Castella les mantuvieron a raya una parte del público durante sus dos actuaciones. Más a aquél que a éste, pero el incordio a ambos fue notable. Lo cierto es que El Juli trató de exprimir las pocas embestidas que le ofrecieron aquellos ejemplares de Alcurrucén, parados, remolones y sin clase. Faenas de constancia y probaturas, sin volver la cara en ningún momento, que solo obtuvieron repulsas y dicterios, mezclados con alguna contrarréplica de los aficionados más competentes y comprensivos. Castella realizó una inteligente faena al único toro de los Lozano que se desplazó en pos de la muleta, solo a ratos, los que aparecían tras las pausas y los tiempos que le dio el torero para que recuperara energía. Fue lo más notable de la tarde, pero acogido con una desconsideración impropia de tan asolerado escenario. Castella trazó los únicos naturales limpios y los pases en redondo más ligados que se vieron en la tarde, algo que también intentó en el quinto, pero este pájaro fue un manso que tiraba gañafones al diestro y al siniestro que se pudiera delante.

Para que se hagan una idea de cómo discurrió la tarde de toros de ayer en Madrid, uno de los momentos más celebrados por el público lo protagonizó un inoportuno voceras, cuando recriminó a Sebastián el esfuerzo que realizaba con el deslucido segundo toro de su lote y la respuesta ingeniosa y potente que recibió de otro espectador: ¡por qué no te callas! La risotada fue general, Castella hizo un gesto de aprobación con el pulgar hacia arriba y don Juan Carlos –autor de la célebre frase en un contexto bien diferente, pero con otro voceras irrespetuoso por destinatario— esbozó una larga y significativa sonrisa.

Ahora bien, dicho todo esto, hay que consignar que buena parte del público comprendió el esfuerzo de los toreros, despidiéndoles con abundantes aplausos y que en esto del toro conviene hacer un ejercicio de prudencia y medir los calificativos, evitando generalizar sobre las ganaderías. La de ayer, fue mala de solemnidad, sin paliativos; pero los Lozano vuelven con sus toros el martes, en uno de los carteles estrella de la Feria. Siempre sostuve la creencia de que los toros tienen días, como el reloj del chiste. Ayer no fue el de Alcurrucén; pero igual a este segundo lote le da por embestir y…

 

Madrid, Plaza de Las Ventas. Feria de San Isidro. Decimocuarta de abono. Ganadería: Alcurrucén: Corrida excelentemente presentada, salvo el sexto, de muy escaso trapío. Toros muy en tipo del encaste Rincón-Núñez, esto es, bajos de cruz, y bien armados con cornamentas engatilladas, pero en conjunto mansos, descastados y de nulo juego, salvo el tercero, que embistió a ráfagas. Salieron abantos al ruedo, no permitiendo el toreo de capa, y sueltos del caballo de picar, testimoniando su absoluta falta de casta brava. Llegaron al último tercio parados y renuentes, la mayoría con media arrancada. Espadas: Julián López, El Juli (de verde botella y oro), media trasera y una rociada de descabellos (Aviso y pitos) y estoconazo (Silencio), Sebastián Castella (de azul noche y oro), pinchazo y estocada trasera y desprendida (Aviso y aplausos) y estocada( Silencio) y José Garrido, que confirmaba alternativa (de espuma de mar y plata), estocada desprendida (Aviso y aplausos) y dos pinchazos y estocada (Aviso y silencio). Entrada: Casi lleno. Cuadrillas: Antonio Chacón colocó un arriesgado par de banderillas. Incidencias: Tarde calurosa. Asistió el Rey emérito don Juan Carlos, acompañado de la Infanta Elena y la hija de esta, a quienes brindó José Garrido la faena del sexto toro. Juli y Castella, también brindaron al monarca.


 

La Revolera

El favorito de la reina

Por Paco Mora
Más artículos de este autor

Paco Ureña se lo ha ganado a pulso con su valor, entrega, espíritu de sacrificio y con un detalle muy a tener en cuenta; que les baja la mano a los toros con un temple y una despaciosidad que en ocasiones sus muletazos tienen vocación de eternidad.
Si aceptamos que Las Ventas es la plaza reina del toreo, desde hoy tenemos que convenir en que el lorquino Paco Ureña es decididamente “El Favorito de La Reina”. Se lo ha ganado a pulso con su valor, su entrega, su espíritu de sacrificio y con un detalle muy a tener en cuenta; que les baja la mano a los toros con la muleta con un temple y una despaciosidad de tal modo que en ocasiones sus muletazos tienen vocación de eternidad. Y eso ni está al alcance de todos los que se visten de luces ni se vende en El Corte Inglés.

Con esas condiciones que atesora el lorquino, el público madrileño rompe en atronadores olés y se rompe las manos aplaudiéndolo. Y esta tarde no ha sido la excepción, porque el torero ha montado una “parranda” de categoría en los dos de su lote, y si no ha salido en hombros por la Puerta Grande ha sido por el deficiente manejo de la tizona. Vaya en su descargo que hoy ha salido al ruedo venteño mermado de facultades, a causa de una cornada de la que no se ha dejado intervenir en toda la semana para no perderse la corrida de hoy, segunda de su San Isidro 2016.

El Cid, que ha sido también “torero de Madrid”, no ha tenido material idóneo para el lucimiento aunque ha resuelto la tarde con profesionalidad y empeño. Fortes ha demostrado una vez más que eso de que a los toreros se les va el valor por la sangre de las heridas es un cuento chino en lo que a él respecta. Los toros de Las Ramblas salvo el primero, mansito, cegato y pavisoso, y el tercero, que ha salido al ruedo imitando al Cojo Manteca célebre de las manifestaciones de los años setenta, han cumplido como buenos. Tal que el de doña Clotilde Calvo y el de Julio de la Puerta. Más el primero que el segundo.

 


 

 

 

Programa de mano del 24 de mayo, 18ª de abono

23 de mayo de 2016 – Previo festejos

Toros de ALCURRUCÉN para DIEGO URDIALES, DAVID MORA y ROCA REY.
Martes, 24 de mayo, 7 de la tarde. 18ª de abono.

El madrileño David Mora vuelve a Las Ventas dos años después de haber sufrido una gravísima cogida en esta Plaza el 20 de mayo de 2014. Aquella cogida de su primer toro de El Ventorrillo le mantuvo alejado de los ruedos más de veinte meses y truncó una carrera en ascenso evidente, corroborada por importantísimas actuaciones en Madrid.
Abre cartel el riojano Diego Urdiales, una semana después de su primera comparecencia en el abono, en un festejo de enorme expectación que se vio frustrada por el juego de los toros de Fuente Ymbro. Completa el cartel el peruano Andrés Roca Rey, uno de los triunfadores de este ciclo 2016, que salió por la Puerta Grande el día de su confirmación, el pasado 13 de mayo.
Los toros pertenecen a la ganadería de Alcurrucén, de origen Carlos Núñez.

Ilustración de portada:
Marina Pemán. Concurso de carteles Taurodelta 2016.

 

Diego Urdiales

Nació en
Arnedo (La Rioja), el 31 de mayo de 1975.
Debut con picadores
Arnedo (La Rioja), el 21 de marzo de 1992.
Alternativa:
Dax (Francia), el 15 de agosto de 1999.
Confirmación:
8 de julio de 2001
Estadísticas 2015
Hizo el paseíllo en 21 ocasiones. Cortó 11 orejas.

Reseña

18/5/2016 Talavante corta una oreja en su despedida de la Feria
2/10/2015 Tercera Puerta Grande de 2015 para López Simón
4/6/2015 Escribano corta una oreja al mejor de la corrida de Adolfo Martín
28/5/2015 Tarde sin historia; el banderillero Domingo Valencia, herido
21/5/2015 Oreja para Castella con un excepcional sobrero de El Torero
5/10/2014 Orejas para Urdiales y Serafín Marín
3/6/2014 Segunda Puerta Grande de Perera en San Isidro
2/5/2014 Vuelta al ruedo para Urdiales en una tarde a la contra
8/6/2013 Tarde anodina para el cierre de los festejos a pie
9/5/2013 La corrida de Pereda no dio opciones en el inicio de la feria
24/3/2013 Vuelta al ruedo para Antonio Nazaré
8/6/2012 Oreja para la interesante tarde de Alberto Aguilar
21/5/2012 Una oreja para Morenito de Aranda
7/6/2011 Tejela pierde los trofeos por la espada
26/5/2011 Sólo saludos para Morenito de Aranda
3/10/2010 Buena imagen de Alberto Aguilar en su confirmación
31/5/2010 Anodino comienzo del Aniversario
13/5/2010 La corrida de Parladé desluce la octava de feria y la alternativa de Mas
2/5/2010 Vuelta al ruedo para Sergio Aguilar
4/10/2009 Vuelta al ruedo para la seria actuación de Urdiales
30/5/2009 Flojo fin de feria
24/5/2009 Urdiales destaca al natural
2/5/2009 Orejas para Urdiales y Bolivar; el rejoneador San José, herido
4/10/2008 Oreja para Urdiales en una buena corrida de Victorino
30/5/2008 Oreja para “El Fundi”, gran faena de Talavante y buena tarde de Urdiales
13/5/2008 Diego Urdiales corta una oreja

 

Diego Urdiales Hernández gozó de buen cartel como novillero ya que después de un duro peregrinar en el escalafón menor, en la temporada 1998 se hizo con el prestigioso “Zapato de Oro” de Arnedo. Esta circunstancia le reportó ambiente de cara a su alternativa, que recibió en la ciudad francesa de Dax de manos de Paco Ojeda, que se ciñó la taleguilla por única vez esa temporada para doctorar al riojano, en presencia “El Cordobés”. El toro de la ceremonia se llamó “Amoscado” y lució el hierro de Diego Puerta. Ese mismo año salió triunfador de la Feria de San Mateo de Logroño y, años después, le cupo el honor de pasear la primera oreja del nuevo coso de La Ribera.
Sin embargo, la andadura de Urdiales no ha sido fácil y tras los éxitos iniciales en su zona de influencia y una confirmación sin éxito en Madrid con una corrida de Javier Guardiola, quedó relegado a la zona baja del escalafón. En 2007 indultó al toro “Molinito” de Victorino Martín en Logroño y al año siguiente realizó una faena de gran calado a un toro de Carmen Segovia en San Isidro.
En 2014 toreó tres tarde en esta plaza y cortó una oreja a un ejemplar de Adolfo Martín en la feria de Otoño. Pero antes, dio un recital de buen toreo en Mont-de-Marsan y en Dax, de donde salió en hombros, obtuvo dos trofeos en Logroño y uno en Zaragoza.
La pasada temporada supuso la consagración de Urdiales como artista entre los buenos aficionados y además llegaron los triunfos que tanto le hacían falta. Y fue nada menos que en las corridas generales de Bilbao, donde salió en hombros con tres orejas de un lote de Alcurrucén. Luego triunfo en Logroño por partida doble y despidió el año en Zaragoza cortando un trofeo.
Toreó en Madrid el pasado 18 de mayo.

 

 

David Mora

Nació en
Madrid, el 5 de febrero de 1981.
Debut con picadores
Móstoles (Madrid), el 14 de septiembre de 2001
Alternativa:
Borox (Toledo), el 31 de agosto de 2006.
Confirmación:
El 9 de mayo de 2009.
Estadísticas 2015
No toreó

Reseña

20/5/2014 Suspendido el festejo por las cogidas de los tres matadores
9/5/2014 El valor de Silveti y el oficio de Luque en un flojo arranque ganadero
8/6/2013 Tarde anodina para el cierre de los festejos a pie
21/5/2013 Vuelta al ruedo para David Mora
10/5/2013 Nazaré cerca de puntuar en una tarde difícil
6/10/2012 Iván Fandiño corta una oreja en una tarde interesante
5/6/2012 David Mora abre la Puerta Grande en la primera de Arte y Cultura
11/5/2012 Sólo una estocada de Uceda Leal
1/4/2012 Fandiño aprovecha las únicas embestidas de la tarde
1/10/2011 Fandiño corta una oreja; los toreros se imponen a una floja corrida
15/8/2011 David Mora cuaja una gran tarde y corta una oreja que sabe a poco
19/6/2011 Una oreja para David Mora en la primera tras las ferias
1/6/2011 David Mora sobresale entre el vendaval y el mal juego de los toros
23/5/2010 Ovación para López Chaves en una gran corrida de Celestino Cuadri
1/5/2010 Meritoria oreja para Iván Fandiño
14/6/2009 Vueltas al ruedo para Sergio Aguilar y David Mora
9/5/2009 Oreja para “El Capea”; Abellán, herido
24/5/2006 Vuelta al ruedo con fuerza de Talavante
1/5/2006 Presentación sin suerte de “Currito” y David Esteve

 

Con un aprendizaje a la antigua usanza, David Mora se sirvió de las capeas para adquirir los conocimientos necesarios delante del toro y no fue hasta los veinte años cuando debutó con los del castoreño en Móstoles, para lidiar utreros de Felipe Navas junto a Juan de la Reina y Juan de la Vega.
Se presentó en Las Ventas el 14 de septiembre de 2003 lidiando un encierro de Alejandro Vázquez y su buena actuación se tradujo en varios paseíllos en esta plaza, aunque las oportunidades en otros cosos de relevancia fueron contadas.
En la localidad toledana de Borox tomó la alternativa el 31 de agosto de 2006 al cederle Enrique Ponce la lidia y muerte de “Peludo”, de Alcurrucén, en presencia de Sebastián Castella. En 2009 confirmó la alternativa en Madrid y cortó una oreja a un toro de Miura en Bayona. Al año siguiente obtuvo dos orejas de un toro de Escolar en Vic Fezensac y otra en Pamplona de un astado de Dolores Aguirre. En 2011 protagonizó una campaña espectacular.
Tan fulgurante ascensión arrancó en San Isidro, donde sin cortar orejas dio un toque de atención que le sirvió para hacer de nuevo el paseíllo el 19 de junio, donde cortó un trofeo de un ejemplar de Martín Lorca al que hay que sumar el obtenido el siguiente 15 de agosto, de un astado de Montalvo. En 2012 cosechó éxitos en casi todas las plazas en las que estuvo anunciado, sobre todo en Madrid, donde salió a hombros el 5 de junio, con toros de Valdefresno. También cortó una oreja en la feria de Sevilla y seis en su encerrona en solitario en Aranjuez, en corrida a beneficio del banderillero Vicente Yangüez El Chano.
El 20 de mayo de 2014, al recibir a su primer ejemplar de El Ventorrillo, sufrió una gravísima cogida en Madrid, en una corrida en la que alternaba con Antonio Nazaré y Fortes y que hubo de suspenderse tras la muerte del segundo por estar los tres matadores heridos. Esa tremenda cogida le ha mantenido alejado de los ruedos durante casi dos años. Reapareció en Vistalegre el pasado 21 de febrero, en mano a mano con Fortes y salió por la Puerta Grande tras desorejar a su primero de Parladé. Hoy vuelve a Las Ventas.

 

 

Roca Rey

Nació en
Lima (Perú), el 21 de octubre de 1996
Debut con picadores
Captieux (Francia), el 1 de junio de 2014
Alternativa:
Nimes (Francia), el 19 de septiembre de 2015
Confirmación:
13 de mayo de 2016
Estadísticas 2015
Toreó 26 novilladas y 11 corridas de toros. Cortó 73 orejas y un rabo.

Andrés Roca Rey hizo su presentación en público en Acho el 4 de noviembre de 2007 en la Feria del Señor de Los Milagros y toreó en México por primera vez en el coso de Juriquilla, en 2008. Dos años más tarde debutó en Venezuela y en Ecuador y en 2011 vino a España para inscribirse en la Escuela de Tauromaquia de Badajoz.
En 2013, ya de la mano del maestro José Antonio Campuzano cuajó su primera gran temporada. El primer éxito llegó en el Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo, donde cortó dos orejas antes de debutar vestido de luces en Arnedo en la disputa del Zapato de Plata. Fue triunfador del bolsín de Ledesma, segundo clasificado en el certamen de Canal Sur y ganador del ciclo de novilladas sin picadores de Bayona. Tras salir en hombros en las Fallas de Valencia y de cortar los máximos trofeos en Huelva, debutó con picadores el 1 de junio de 2014 en la localidad francesa de Captieux, cortando tres apéndices a una novillada de El Tajo y La Reina. Después de pegar otro aldabonazo en Béziers, el 29 de septiembre llegó uno de sus mayores éxitos al abrir la puerta grande del coso de Arnedo con dos orejas.
Se presentó en Las Ventas el 19 de abril de 2015 y logró salir a hombros tras protagonizar una gran actuación. Además cortó dos trofeos en Sevilla y en Bilbao, llevando a cabo una gran campaña como novillero antes de tomar la alternativa el siguiente 19 de septiembre en Nimes con un cartel de lujo siendo Enrique Ponce el testigo y el francés Juan Bautista el testigo. Se lidiaron toros de Victoriano del Río y el toricantano logró dos trofeos. Antes de viajar a America, donde ha firmado una arrolladora campaña, obtuvo otro importante éxito en Logroño.
Abró la Puerta Grande en su confirmación el pasado 13 de mayo.

 


 

Alcurrucén    

Propietario
Alcurrucén S.L.
Representante
Don Pablo Lozano Martín.
Divisa
Azul celeste y negra.
Señal
Hendido en ambas.
Fincas
Ejido Grande, Navalmoral de la Mata y La Mudiona, Alcollarín (Cáceres); La Cristina, Olivenza (Badajoz); El Cortijillo, Urda (Toledo).
Antecedentes
La formó don Juan Sánchez Tabernero con reses de don Lorenzo Rodríguez, de quien la adquirió don Francisco Ramírez Bernaldo de Quirós en 1950. En 1953 se anuncia a nombre de sus herederos y en 1957 fue adjudicado por herencia uno de los lotes a su hija Isabel. En 1967 fue adquirida por los Sres. Hermanos Lozano que la anunciaron a nombre de “La Jarilla” variando el hierro, siendo aumentada con reses de doña Eusebia Galache. En 1982 se eliminó todo lo anterior, formándola con hembras y sementales de herederos de don Carlos Núñez anunciándola a nombre de “Alcurrucén”.
Procedencia
Carlos Núñez.
Antigüedad
18 de junio de 1989.
Estadísticas
Durante la pasada temporada lidió en 27 festejos 116 reses a las que cortaron 69 orejas y 3 rabos. Dos toros, lidiados por Juan José Padilla en Villamayor de Santiago (Cuenca) y por El Fandi en Úbeda (Jaén), fueron indultados. Lidió en Las Ventas el 27 de mayo una corrida en la que Sebastián Castella cortó dos orejas a Jabatillo, premiado con la vuelta al ruedo y distinguido como el mejor toro de la Feria de San Isidro.

Árbol genealógico

 

El encaste

ENCASTE NÚÑEZ

Se denominan reses de encaste “núñez” a las que proceden de la ganadería formada a partir de 1938 por Carlos Nuñez Manso, con origen en la ganadería de Parladé, por vía de la de Manuel Rincón. En 1941 se añadieron reses de Mora Figueroa (García Pedrajas – Conde de la Corte), también pura de Parladé. Ese mismo año se aportó una segunda sangre procedente de la ganadería del Marqués de Villabrágima, antigua del marqués de Villamarta.
La de Carlos Núñez ha sido proveedora de reses para un buen número de ganaderías españolas por la bravura y calidad de sus productos. A partir de los años cuarenta del pasado siglo comenzó el éxito de los “núñez” y todas las figuras del toreo los demandaron.
Es éste un toro de personalidad y características contrastadas. Si bien es cierto que se pueden leer en sus hechuras las procedencias diferentes de Villamarta y de Parladé – Rincón, también lo es que ésta es una cuestión sólo apta para entendidos.
El toro de procedencia Parladé es más bajo, menos levantado del suelo y menos “montado” que el de Villamarta. Es más badanudo, hondo y cuajado. Es estrecho de sienes, bien conformado de cuerna y acapachado a veces.
El toro con predominio de la sangre Villamarta e más montado y engallado de salida, menos hondo, más fino, astiblanco, astifino y de cornamenta “tocada” a veces. Las pintas del toro de Villamarta va de los colorados, castaños, listones, chorreados a los negros, girones, calceteros…. Las de los de Parladé son menos variadas.
El comportamiento del toro de Núñez mezcla la nobleza del toro parladeño y la casta del de Villamarta. Es un toro que embiste al galope, con largo recorrido y que tranquea con fijeza, permitiendo el toreo ligado y sometido por abajo. De este tipo de toro aprecian los matadores especialmente su entrega y fijeza en la muleta. El “núñez” ideal es un ejemplar de poco peso, caja regular y fino de hechuras.

UCTL, Un siglo de toros
Departamento de Comunicación de Taurodelta

 


 

 

Declaraciones de la decimoctava de San Isidro

Alejandro Marcos

‘Un poco aturdido pero estoy bien. Por el pitón izquierdo ha tenido más recorrido y creo que ha sido un novillo importante para Madrid. Espero estar mejor en el otro. Estamos en Madrid y la actitud no puede faltar aunque tengamos todos los defectos del mundo como novillero’.

‘Era distraído y a la gente no le ha llegado. Cuando la gente no entra es difícil remontar. No ha habido conexión por unas cosas u otras pero había que dar la cara. Ahora estoy mejor pero cuando he entrado a la enfermería veía una neblina pero ya estoy bien’.

 

Joaquín Galdós

‘El novillo no se salía de las telas y sobre todo tenía ese defecto de la vista que era muy molesto. Perdía fijeza y era incómodo. De lejos venía muy abierto. Le he cogido la altura bien para empujar hacia el final pero no ha querido. Así, aquí en Madrid es muy difícil’.

‘Esto de procedencia El Pilar le tengo fe hasta que me quedo solo con él. He tratado darle las ventajas pero imposible. Es una pena… un novillo tan grande, con tres años y con 600 kilos es muy difícil. Ha habido un momento en que la plaza se ha aburrido, el toro también… y así en esta plaza no se puede’.

 

Juan de Castilla

‘El novillo tenía trasmisión porque se venía de largo, pero cuando le ligabas ya se empezaba a quedar corto. Tenía menos muletazo por el izquierdo. La segunda tanda pensaba que iba a ser a más pero seguí en la misma línea y no fue así’.

‘Quiero que se demuestre actitud, aunque no es suficiente. He estado de la forma más digna que he podido. Por lo menos que la gente vea que quiero, hay que intentarlo todo. No me puedo ir de Madrid sin que digan que me ha faltado algo por hacer’.

 

Declaraciones de la 18ª de la Feria de San Isidro.
Rediseñado por Beatriz Agudo para Taurocom, S.L.
Diseño original: HTML5 UP

 


 

El Círculo Joselito Adame entrega sus premios

Por: Redacción | Foto: Diego Estrada
Lunes, 23 de Mayo del 2016 | México, D.F.

Los galardonados, de la temporada 2015, fueron:

Carlos Ochoa. Triunfador de novillero sin picadores de la temporada en plazas de la Comunidad de Madrid.

Andrés Roca Rey. Trofeo al novillero triunfador de la temporada de Las Ventas.

Luis David Adame. Triunfador de novilladas con picadores de la Comunidad de Madrid.

Alejandro Adame. Revelación de becerristas con más de 40 festejos toreados.

El Círculo Taurino “Joselito Adame” impulsa la carrera de los nuevos valores de la tauromaquia, tratando de que estos premios sean un aliciente en su profesión.

 


 

VICENTE ÁNGEL PÉREZ – CORAZÓN DE LEÓN

Toros y toros

Vicente Ángel Pérez
«A los toros y a los toreros de verdad que tienen en Castilla y León su vida no los va a derrotar ni un decreto ley ni una panda de los autodenominados animalistas»

– 22/05/2016 a las 19:14:01h. – Act. a las 19:17:07H.

Como si no hubiera mayores males por este solar patrio gobernado «en funciones», los medios de comunicación (tertulianos al frente) dicen que la ciudadanía vive en un sinvivir por mor de una bandera y de un toro. ¡Ay, aquellas canciones de antaño, la de la « banderita tú eres roja, banderita tú eres gualda», o la del «toro enamorado de la luna, que abandona por la noche la maná»! Ni Manolo Escobar sería capaz de componer en estos momentos una de sus patrióticas coplas con esa bandera y ese toro que hoy copan la actualidad informativa española…

La bandera o banderita en cuestión, la que tiene en vilo a políticos, periodistas y, al parecer, a la ciudadanía, es un paño que exhiben algunos catalanes para diferenciarse del resto de sus paisanos españoles. Y el problema es que pretenden enarbolarla hoy en un partido de fútbol denominado Copa del Rey. Pues allá ellos y que gane el mejor, pues no es éste un asunto para tratarlo en esta columnita de ABC-Castilla y León. Doctores tiene la Iglesia y ABC para dictar doctrina.

Banderita aparte, el toro de la actualidad mediática, sí toca de lleno a estas tierras de Castilla, cuna no sólo de legendarias ganaderías, sino, sobre todo, de toreros que han alcanzado las mayores cumbres de la tauromaquia (así, cabe recordar a El Viti, a Roberto Domínguez, a Julio Robles…). Y León, ahí sigue, pese a las adversidades, manteniendo la primera plaza de toros del noroeste español (Astorga), criando diestros como Julio Norte o los hermanos Damián y Javier Castaño, e incluso creando una ganadería de toros bravos, por nombre Valdellán. A los toros y a los toreros de verdad que tienen en Castilla y León su vida no los va a derrotar ni un decreto ley ni una panda de los autodenominados animalistas, ésos que ahora celebran como un triunfo que la Junta de Castilla y León haya puesto límites al ya tristemente afamado «Toro de la Vega» de Tordesillas.

Hay ignorantes que desconocen que Franco prohibió tal «fiesta», que fue recuperada con la llegada de la democracia y apoyada por los gobiernos socialistas de la época en la comunidad de Castilla y León.

Y los hay, no menos ignorantes, que comparan la «Fiesta Nacional» con lo que, bajo el escudo de la tradición, se perpetra en Tordesillas, ciudad que bien merece ser reconocida por su historia y por sus gentes, más que por su afán por lancear un toro. Y sí, en este caso la Junta de Castilla y León ha estado acertada. No es una victoria de los animalistas (ésos que, por lo general, aman más a los animales que al prójimo), sino de quienes admiran al toro bravo que se enfrenta cada tarde a un torero en un escenario en el que se mezclan el valor, el miedo y el arte. Hay toros y toros, sí.

 


 

 

CRÓNICA

Los toros contados a una niña de 14 años por su papá torero

 

 

El torero Joselito y su hija antitaurina ANTONIO HEREDIA

 

El día en que su hija adolescente se declaró antitaurina, el maestro le mostró el toreo desde otro punto de vista

“Cuando dejas de torear te invade un vacío tremendo, no eres nadie”

PACO REGO@PacoRego
17/05/2016 07:52

El tiempo ha pasado y el recuerdo de aquel perro callejero que a su paso, camino del ruedo, yacía moribundo sobre el asfalto de la carretera aún le retuerce el gesto. Iba camino de la plaza de San Sebastián de los Reyes, a las afueras de Madrid, dispuesto otra vez a jugársela en la arena. Pero aquella tarde, a un palmo de un astado negro de unos 500 kilos, el cerebro y la muñeca de los triunfos le fallaron. “Fue de los peores momentos, no di pie con bola…”. Ni su padre lo entendía. “‘¿Qué te pasa, José?’, no paraba de decirme al oído. Y yo que no podía sacarme de la cabeza al pobre animal…”. Es Joselito, José Miguel Arroyo, el último matador romántico.

Nos recibe sin espada ni capote, a pecho descubierto, en una impresionante sala de trofeos de su casa. Levantada a un lado de una finca hecha a medida de su particular mundo. Prado del Arca, le puso él. Aunque viendo lo que allí hay, bien podría llamarse el arca de Joselito. A él le hace gracia. Y entre cerdos, caballos, perros y terneros, toros y conejos, gallinas y pájaros, el torero se reafirma: “Soy animalista”. Y lo lleva por derecho, a todas partes, a quienes él no conoce y detestan el espectáculo y a quienes él más quiere y no comulgan con la llamada Fiesta. “Necesito transmitirlo, me hace falta”, confiesa. Y de esa necesidad nace Los toros explicados a mi hija.

Alba, la mayor de dos hermanas, adolescente antitaurina, fue esta vez la fuente de inspiración del padre torero, aunque ya retirado. Él quiere pensar que lo de su hija -14 años cumplidos, cerca de los 15- es resultado de la edad.

-¡Tiene narices la cosa! No es que se me haya declarado antitaurina radical, pero le anda cerca. Habiendo nacido donde ha nacido, hija como es de un torero, todo lo que disfruta en esta vida se lo debe precisamente a eso que ahora rechaza.

Va para 13 años que Joselito dejó a un lado el traje de luces y algunas sombras de aquellos días. Las que le dejaron sobre todo el abandono de su madre cuando él tenía tres años, la muerte de su padre a los 12, la escuela que no terminó y un barrio, el de La Guindalera, donde chicos como él iban de chulos de barrio a lo Tony Manero, caminando de puntillas, y se metían en el cuerpo más cocaína y hachís que garbanzos.

-Si no hubiera sido torero, habría sido atracador. O habría muerto por sobredosis.

-¿Se lo contó a su hija, Alba?

-Nunca le he escondido nada. No podría… –

La hija de un torero rechaza los toros y su padre le escribe un libro. ¿Cómo hizo para convencerla?

El maestro hace un silencio corto. Levanta la cabeza como mirando al tendido en la plaza y tira de capote.

-No, yo no quiero convencer a nadie. Cuento la verdad de lo que hay, lo que siento y conozco. Luego que tome su camino cada cual.

-¿Y qué camino tomó su hija?

-Alba me ha visto sufrir y curarme de las suficientes cornadas como para saber bien de qué va esto. Y lo más seguro es que su rechazo se deba únicamente a su edad, como también me pasó a mí. Bastaba que a mi padre le gustaran los toros para que yo no quisiera ir a verlos… Me toca mucho la moral y me da tanto que pensar…

El torero se retiró de los ruedos en 2003. “Me falló la bragueta”, dice. KIKE PARA

La faena con el capote de Joselito se hace un tanto larga para el periodista. Y eso que al maestro le precede la fama de directo, de hombre que no sabe conjugar ambigüedades.

-¿Cómo ha conseguido convencer a una adolescente a la que no le gustaban nada los toros?

-Intentando ponerme en su lugar.

Ocurrió en un viaje a Istres, una ciudad al sur de Francia donde el matador, hace dos años, volvió al ruedo. Alba no quería ir y “se pasó el camino de ida refunfuñando y con el morro torcido en el asiento trasero del coche”, recuerda Joselito. “Aquel día creí adivinar a qué se debía su recelo… Aunque era muy pequeña (12 años), tenía muy claro que el toreo da gloria pero también sinsabores y dolor”.

-¿Y qué pasó?

-Luego llegaría, digamos, el momento clave, cuando ella tomó conciencia clara de lo que yo le he querido transmitir.

Joselito enciende un cigarrillo, lo hace de vez en cuando, le relaja. Deja el sofá y se acerca a una foto de Alba montando a caballo. Dice que a la niña rebelde se le da bien la doma. Nos muestra sus premios, colocados junto a decenas de trofeos del torero -recuerdos de tardes de gloria por todas las plazas- ordenados en un expositor de madera tallada. “Te haces adicto al riesgo. Y cuando dejas de torear te invade un vacío tremendo, no eres nadie”, reconoce él con la penúltima calada. Cuesta entender las razones por las que el matador, exquisito con la muleta y hábil en la suerte suprema, decidió cortarse la coleta tan pronto (37 años): “Me falló la bragueta”, dice mucho del matador animalista.

Volvemos a su Alba y a ese momento en que la adolescente cambia el paso y se acerca al padre.

-La llevé a una novillada en Batán, a la escuela de tauromaquia donde yo aprendí. Los chicos que toreaban eran más o menos de su edad. Creo que eso ayudó mucho. De hecho, Alba se lo pasó muy bien. Aquel día también se estaban manifestando allí mismo porque los políticos habían decidido retirar la ayuda económica a la escuela. Y quienes protestaban eran chicos y chicas de la edad de mi hija. Y eso le tocó la fibra igual que la novillada. Ya no era yo, su padre, en la plaza delante de un toro. Ahora eran adolescentes entregados, en directo, echándole valor y arte.

-¿Conclusión?

Es algo generacional, si los jóvenes ven a los de su edad torear acaban entendiendo mejor. Si sólo ven y escuchan a mayores fanáticos que intentan humanizar a los animales, progres falsos de ciudad, filósofos raritos y juntaletras, esos que han montado toda esta historia, entonces los chicos se harán otra idea.

-O sea, ha conseguido que su hija haya dejado de ser antitaurina.

-No, yo jamás he querido convencerla de nada. La libertad de pensamiento y obra por encima de todo. Es lo que pienso. Lo que sí he hecho ha sido ponerle delante una realidad tal cual es, ya sea la de los toros u otra, y es ella la que por sí misma tiene que decidir. Y sí, creo que ha cambiado aquel criterio suyo, al menos ya no es tan antitaurina.

Cultura entre toros, filosofía y literatura

No va con él el discurso de un torero al uso. A Joselito le interesa Carlo Magno, lee a García Márquez, a Vargas Llosa, a Marguerite Yourcenar y hasta se atreve con la filosofía. “Nietzsche me ha dejado impactado, vaya tormento el suyo”, reconoce. Antes que el filósofo alemán leyó Cien años de soledad, la novela, según él, que le aficionó a los libros.

Tenía 18 años y ya apuntaba a estrella del toreo. “Una tarde le brindé un toro [a García Márquez], cenamos y poco más. No guardo más recuerdos”. Sí de otro Nobel, Mario Vargas Llosa, del que se ha leído casi todos sus libros. “Le pedí un autógrafo, era la primera vez que lo hacía”. Y la última. “Soy muy tímido”. Un bicho raro en ese mundo que no rezaba antes de las corridas -ni siquiera hizo la primera comunión por pura rebeldía- ni brindaba el toro a ningún rey.

Aquel Joselito pobre y abandonado en la infancia, el macarrilla de barrio que quería trabajar en la Casa de la Moneda “para llevarme el dinero a casa”, hoy tiene 47 años, esposa y dos hijas, y un arca llena de animales y trofeos. ¿Los ha contado? “Nunca”, dice. ¿Qué ha aprendido de los éxitos? “Nada, el éxito no me ha enseñado nada. Es el fracaso el que te enseña a ser mejor”. “Decían que era poco menos que el rey del toreo. Y entonces me vine abajo, en realidad no había aprendido nada. Y me fui. Y aquí estoy hoy con mis animales. Habrá quien diga que mi relación con ellos es de explotador… Pero a los cochinos de la nave, por ejemplo, les pongo aire acondicionado en verano y calefacción en invierno, algo que yo pocas veces hago en mi casa, porque del primero no tengo y porque, como es tan grande, cuesta un huevo calentarla y tengo que medir el gasto. En ese sentido, los cochinos viven mejor que yo… Y aun así tuve que hacer un curso de bienestar animal, qué te parece. Sonaba muy bonito todo pero yo ya hacía eso y más”, cuenta el torero que un día quiso ser veterinario.

A Joselito hay que llevarlo al centro del ruedo, allí donde él se crecía o se hundía delante de la bestia. Le planto otra verdad: más de 100.000 personas (exactamente 105.961 al cierre de este reportaje) ya se han sumado a la campaña La tortura no es cultura en la plataforma Change.org. Y el Consejo Independiente de la Protección a la Infancia (que, siguiendo lo acordado por la ONU, insta a los gobiernos a “proteger a la infancia de la violencia física y mental de la tauromaquia”), mantiene su rechazo a la transmisión de toros en horario infantil.

Y el maestro, como bravo que es, se arranca al oírlo. “Me preocupa mucho más el maltrato al ser humano…”, argumenta. “Podemos ver en los telediarios a gente que es decapitada, asesinada, violada… Y no veo manifestaciones en la calle, eso me duele, me provoca un dolor enorme”. A él, que tantas veces ha mirado a los ojos del toro y se ha empapado con su sangre, le ha tocado explicarle a su hija que no ha visto dolor en la cara del animal. Porque el toro, dice, nace y vive para entregarse en la plaza, como el gladiador. “Es mucho mejor que muera en el ruedo, en el calor de la batalla, a la luz del sol y no en la oscuridad de un chiquero. Será más crudo pero es más respetuoso con el animal”, remata Joselito. Y Alba, su hija antitaurina, al parecer lo ha entendido.

“Los toros explicados a mi hija” (Ed. Espasa), escrito por el torero José Miguel Arroyo ‘Joselito’, sale a la venta el martes 17 de mayo

 


 

 

 

 

El Ponce en Madrid, ¡Torerazo!

 

El Toro en México

 

Por Bardo de la Taurina

 

 

 

Que envidiosamente se han portado en México, el propio torero de Chiva Valencia, Enrique Ponce, los apoderados, el casi padre, tutor y hombre de confianza sobre todo pa’ escogerle los toros a lidiar Juan Ruiz Palomares y el no menos cercano, suegro y negociador de los honorarios y alternantes Victoriano Valencia, los ganaderos nacionales que han vendido lo invendible pa’ que el figurón salga del paso, vacacione y defraude casi rutinariamente y desde luego los empresarios y operadores de esto que en México es un negocio llamado: Fiesta Brava.

 

 

 

Mas aquí cabe un inciso y es que no se puede dejar o más bien no se debe dejar de  soslayar que en tierras aztecas, este señorón a quien por acá se le conoce como ‘Su Majestad’, ‘El Maestro’, ‘El Divo de Chiva’ o ‘El Chulo que castiga’ lo mismo es  idolatrado públicamente, reconocido, sin ser reconocido por otros y rechazado por algunos, como resultado de varios aspectos entre ellos que le achacan y no sin razón que torea animalejos, que es un guapo, que tiene en su finca de Jaén a una Paloma que es un monumento a la belleza, que sus detractores ni en el más guajiro de sus sueños, imaginan tener aunque sea en la fantasía algo así, pa’ una noche de verano.

 

 

 

Y todo esto se desprende a raíz de las cátedras que dictó el catedrático mayor del conclave venteño Don Alfonso Enrique Ponce Martínez el torero maduro, asolerado, poderoso, artista, clásico y poncista número uno sobre el globo terráqueo y las galaxias solares  el que el reciente jueves 19 del mes mariano no solo se revaloro frente a la afición conocedora, inquebrantable y totalitaria del Madrid taurino, con el que andaba si no divorciado, sí un tanto distanciado, como en todos los matrimonios suele suceder, sobre todo cuando no se complace lo mismo entre las sábanas de seda, que con las sedas de los avíos.

 

 

 

Y ya que he usado la palabra seda, debo decir que para la ocasión el personaje volvió a vestir con el terno de las grandes tardes con el que oficia la liturgia en las ceremonias de mayor calado, el ropaje del rey está compuesto por entalladísima y finísima seda teñida en tonalidad rubí sobre la que le han bordado una obra de orfebrería con floreados y hojas valencianas en hilos de oro y plata que pa’ esa tarde le quedo que ni pintada, tan es así que en elegancia se dio un quien vive con la sobriedad del elegante vestir del Rey Emérito Don Juan Carlos al que hay que decir brindo como lo mandan los cánones de las buenas maneras, renglón éste que en lo taurómaco parece ser fue escrito por el propio Ponce.

 

 

 

A estas alturas el mundo se sigue preguntando ¿Pero que hizo este privilegiado? Pues ni más ni menos que torear, lidiar, mandar, impactar de valor y en pocas palabras catequizar a la plaza más importante del mundo a cuyo mérito se suma, se reconoce, se admira el hecho de que todo ello fue realizado ante unos imponentes bureles, uno de El Puerto de San Lorenzo y otro descomunal de carnes y arboladas asesinas de Valdefresno, no requirió de que le obsequiaran los aretes peludos, ni que lo pasearan en volandas, porque   lo suyo esa tarde inolvidable ya lo describieron los versos dorados del inconmensurable Antonio Machado;

 

 

 

Extracto de Proverbios y cantares (XXIX) / Caminante no hay camino

 

 

 

Caminante, son tus huellas

 

el camino y nada más;

 

Caminante, no hay camino,

 

se hace camino al andar.

 

Al andar se hace el camino,

 

y al volver la vista atrás

 

se ve la senda que nunca

 

se ha de volver a pisar.

 

Caminante no hay camino

 

sino estelas en la mar.

 

 

 

Y  como empezamos con un reclamo que también es un cuestionamiento Don Enrique ¿Qué México no merece verlo algún día dictar catedra como muchas veces lo ha hecho? Nada más que requerimos lo haga frente a Toros, Toros. Lo que hasta ahora, nos ha negado con alguna excepcioncilla de rigor.

 

 

 

 


 

TOROS / TOROS

Diego Urdiales: «El respeto del público es mi mayor preocupación»

El riojano habla para LA RAZÓN 24 horas antes de su último compromiso en este San Isidro

23 de mayo de 2016. 19:24h Jesús Rubio.

Diego Urdiales: «El respeto del público es mi mayor preocupación»

El diestro riojano Diego Urdiales
Efe

En su decimosexta temporada –año 2015–, Diego Urdiales encontró el éxito abrumador, la bonanza del toreo, el sentido de esta profesión. El de Arnedo cosechó el triunfo absoluto en una plaza de pocos. Consiguió abrir la puerta grande de Bilbao. Bordó una faena de las que pasan a los anales de la tauromaquia automáticamente y que el aficionado recuerda con el tiempo. Urdiales se encontró consigo mismo, con su afición y con su toreo. Firmó una faena que supuso un punto de inflexión en su trayectoria. Los teléfonos empezaron a sonar, aquí y fuera de nuestras fronteras. Está bien mirar atrás, recordar el pasado, pero también hay que tener los pies sobre la tierra, vivir el presente y eso es lo que a Diego le preocupa ahora. Mañana regresa por segunda vez a Las Ventas, capital del toreo, tras una tarde la semana pasada con pocos matices que destacar. Diego Urdiales tiene la última baza en este San Isidro de ratificar ante Madrid, que lo que ocurrió en Bilbao no fue casualidad, que dentro de su persona se encuentra ese torero puro, serio, con temple y verdad. Urdiales habla con LA RAZÓN a pocas horas de su compromiso.

-El pasado miércoles se vistió de luces aquí en Madrid. ¿Cómo se sintió?

–Hubo momentos muy buenos con el primer toro. Fue una tarde complicada, difícil. Las circunstancias muchas veces en Madrid se ponen así, te dan la espalda. Me quedo con los momentos buenos, creo que los hubo, aunque obviamente no son los que uno quiere.

-¿Momentos más para uno mismo que para la afición?

-Así es. La afición lo que quiere es que uno triunfe y que todo salga redondo. Son muchas las circunstancias que hacen que las cosas no salgan como uno quiere.

-Es un torero que ha sabido convencer a la afición de Madrid. ¿Le pesa la responsabilidad?

– Es un orgullo que la gente tenga ganas de verme torear y también es una satisfacción sentir que tu toreo cala de una manera especial. Es una responsabilidad muy grande, y más, cuando las cosas van yendo bien, uno triunfa y se va colocando en un sitio cada vez mas importante. La responsabilidad y la exigencia es cada vez mayor.

-¿Qué es lo que más le preocupa ante una tarde como la de mañana en Madrid?

– Lo que más me preocupa sin lugar a dudas es el respeto del público. Eso es lo que me hace ser el torero que quiero ser. Más allá, el viento también me preocupa. Un inconveniente muy grande que nos complica mucho la vida a los toreros.

-Una semana después vuelve al coso venteño, ¿siente mayor peso que en su anterior compromiso?

– No. Creo que los nervios no son buenos para nada. Soy consciente de la responsabilidad que implica estar en Madrid y vivir una tarde tan importante. No es una preparación de hoy para mañana, esto conlleva mucho tiempo, tanto mental como físicamente.

–De cara a estos dos compromisos, ¿cómo ha sido su preparación?

– Igual que siempre, aunque quizá, este año ha variado un poquito. He toreado más en América que en otras temporadas y por lo tanto no me he preparado tanto en el campo como en años anteriores. Mentalmente he intentado ahondar en mi toreo, que realmente es lo que me preocupa. Buscar un toreo cada vez mejor. Esto conlleva unos riesgos que soy plenamente consciente de asumirlos.

-Durante estos cinco días, ¿se ha detenido a pensar, a analizar las faenas y a reconocer los errores que pudo tener la pasada tarde?

– Uno siempre piensa las cosas; es lógico. Pero bueno, lo hecho, hecho está. En el toreo, unos días las cosas salen y otros días no, por eso es tan bonito y tan grandioso. No es una carrera matemática; es una cuestión de sensaciones, de sentimientos y muchas veces uno no puede elegir el estado anímico en el que quiere estar.

– Tras el comportamiento adverso de los toros de Alcurrucén del pasado viernes, ¿le preocupa la situación respecto a la ganadería?

–Mañana es otra corrida y hay otros seis toros. No se sabe nunca donde está el toro que te va a permitir sentir el toreo y expresarte. Cada animal y cada tarde es diferente. Uno nunca pierde la esperanza. El toreo es difícil también por esta cuestión.

– ¿Confía en que salga otro «Favorito» (toro de Alcurrucén al que Diego Urdiales le cortó las dos orejas en Bilbao)?

– Uno quiere y siempre piensa que puede saltar un toro importante, pero bueno, no hay que ir con nada preconcebido. Cada toro es diferente y tiene sus matices. Hay que ir sobre la marcha; no es cuestión de comparar.

–¿Sigue siendo fiel a su concepto del toreo? ¿Cómo ha evolucionado?

– Soy fiel a mi concepto totalmente. No quiero cambiar. Yo intento evolucionar cada día pero en base a como yo entiendo que es y debe ser el toreo. Porque como en la vida y en cualquier profesión, el que cree que lo sabe todo, está totalmente equivocado. Cada día se pueden aprender cosas nuevas y mejorar otras, pero siempre dentro de lo que uno siente. Si yo cambiase y realizase un toreo que no siento, sería traicionarme a mí mismo; una puñalada que llevaría dentro y no me haría sentir feliz.

 

 







 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: