Noticias Taurinas ANCTL

20 May

 

 

Chafik y su apuesta por el refresco de San Martín con semen de la ganadería española de Victorino Martín

TEXTO: MARYSOL FRAGOSO SOSA
FOTOS DE CAMPO: LUIS FRAGOSO SOSA
FOTO DE CHAFIK: TOMADA DE INTERNET

El indulto del toro “Cobradiezmos” de Victorino Martín en Sevilla durante la feria abrileña, ha traído a la palestra la figura del fallecido ganadero y apoderado José Chafik Hamdan Amad, quien en 1991, refrescó la ganadería mexicana de San Martín con semen que el propio Victorino le donó. Esta presencia latente de Chafik se refuerza recientemente en Madrid con la lidia de dos toros durante la actual feria de San Isidro, procedentes de la dehesa que él formó en España.

CHAFIK3En la actualidad, las ganaderías formadas por Chafik y el que fuera su socio, Marcelino Miaja, pertenecen a otros criadores. Sin embargo, hoy recordamos, la entrevista realizada por esta periodista en Tequisquiapan, Querétaro a Chafik Hamdan, cuando los primeros hijos –tres machos y cuatro hembras- de los sementales “Buena Cara” y “Matador” habían dado notas de tienta sobresalientes.

Además en ese entonces, estaba cerca la lidia en El Toreo de Cuatro Caminos del toro herrado con número 1205 y que fue llamado precisamente “Victorino”; fruto de la inseminación de una vaca de San Martín con el semen de Victorino.

En la amplia sala de una hermosa construcción donde Marcelino Miaja y José Chafik, expresaban siempre el orgullo que les daba las cúpulas de ladrillo rojo que coronaban esta casa; éste último, sonriente y dispuesto, provisto de su inseparable poncho, nos recordó sus inicios como criador de toros de lidia, cuando en 1966, ambos la adquirieron del famoso picador de toros Juan Aguirre, llamado popularmente, “Conejo Chico”, quien había sido el picador oficial de la casa zacatecana de Don Antonio Llaguno y que la había fundado en 1932.

san martin gPara Chafik, en esos momentos, se requería un refresco de sangre brava para la cabaña mexicana, ya que desde los albores del siglo XX, cuando habían llegado a este país vacas y toros de la sangre de Saltillo, no se había refrescado nada.

Ese era su reto y ambos lo asumían con claridad en una ruta bien trazada, ya que por otra parte en 1996 y 1997, importarían de España vacas y sementales procedentes de la vacada de Moreno de la Cova, cuyo antecesor Félix Moreno Ardanuy, compró toda la ganadería a la familia de Don Antonio Rueda de Quintanilla Marqués del Saltillo.

san martin cAl mismo tiempo trajo José Chafik a México, un lote de origen de la ganadería del Conde de Santa Coloma, procedencia Saltillo e Ibarra, a través de las dehesas de: la familia Buendía, de Paco Camino, de Graciliano Pérez Tabernero, así como de Coquilla procedente de la familia Sánchez Fabrés.

-¿Qué buscaron al traer a México sangre de toros españoles de Victorino Martín?

-Nos dimos cuenta que había pasado más de 90 años sin que se refrescara la sangre de la ganadería mexicana y por eso, si conseguíamos refrescarla con sementales de los “saltillos españoles” de Victorino Martín, sería una gran aportación para los toros de aquí. La obra maravillosa de la familia Llaguno requiere de una continuidad y ésta se logrará a través del refresco. Nosotros quisimos abrirnos y no tener la mentalidad de que no necesitamos nada de nadie.
-Empezamos conversaciones y trabajos en 1986; buscamos a Victorino Martín porque él tiene lo mejor de Saltillo y Santa Coloma. Había que intentar ligarlo con lo que tenemos aquí sin que se produjera un choque. De lo que ya nació en suelo mexicano este año acabamos de tentar tres machos y cuatro hembras que han conservado la calidad, clase y recorrido del toro mexicano pero con la ventaja de una mayor bravura y fijeza. Además hemos ganado en trapío y ofensividad en los pitones. Eso es parte de lo que se está perdiendo en la mayoría de las ganaderías mexicanas.

-¿Qué tan difícil fue traer esta simiente a México?

san martin h-Mucho porque había muchas pegas. Tuvimos que echarle muchos pantalones pero, sí ya entonces sabíamos que valía la pena, ahora que vemos en el tentadero los resultados, acabamos convencidos de que hicimos lo correcto. Por otra parte, estamos muy agradecidos con Victorino Martín y su familia porque nos regaló el semen de sus toros. No hubo venta, sólo el interés genético e histórico y también el cariño que tiene a su sangre brava. Es la primera vez que Victorino cede semen de sus toros y lo hizo de manera absolutamente desinteresada.

-¿Qué camino siguieron para conseguir los productos que ya estamos viendo?

– Las ganaderías San Martín y sus hermanas La Gloria y El Olivo están formadas por núcleos importantes de lo que vendieron Los Llaguno y en cada una hemos abiertos líneas con diversos sementales. Además de “Matador” y “Buena Cara” de Victorino, ya tenemos crías del toro “Marquito” de Ana Romero que indultó Ortega Cano en 1994. Pesamos que por esto nuestro ganado no ha tenido una baja importante. Por fortuna nos dimos cuenta a tiempo de los fallos. De lo que sí estábamos seguros es que si no hacíamos un intento, no duraríamos mucho.

-¿Cuál ha sido el resultado hasta el momento?

san martin f-De los animales tentados y de algunos que han salido a alguna plaza, ninguno ha dejado de tener fijeza; no se han refugiado en tablas; han tenido muy buena nota para los caballos y mucho mejor para con los toreros. Más del 50 por ciento han tenido nota muy alta. En cuanto al estilo se ha conservado los caracteres del toro mexicano y se acrecentó la fijeza y la bravura. En cuanto al tipo físico se tiene más poder y fuerza. Este refresco ha dado más vigor.

-¿En cuánto a trapío?

san martin i-El trapío aumentó, especialmente los ejemplares que proceden del semental “Buen Cara”, pero lo más destacado es el vigor que muestran los toros tanto los que están en las ganaderías de México como los que tenemos en la ganadería en España.

– Nos encontramos en el último tercio del año 1994… ¿cuándo empezarán a lidiar con la ganadería San Martín de España?

-La Unión de Criadores de Toros de Lidia en España nos ha comunicado que podremos lidiar novillos el año entrante, es decir, en 1995. Irán a festejos sin picar y son de lo que compramos a Palomo Linares, Joaquín Buendía y Paco Camino y tienen el hierro de origen. Más adelante lo haremos con nuestra primera camada de la cual tenemos 45 machos y 52 hembras.
Cabe recordar que el 26 de febrero de 2009, José Chafik fue galardonado tras conocer que la Asociación El Toro de Madrid, le hizo merecedor al trofeo del mejor toro lidiado durante la temporada 2008, de la Monumental Plaza de Las Ventas de Madrid. Se trató del toro “Coquito”, de la que fuera su ganadería española San Martín, que le correspondió al torero colombiano, Luis Bolívar, durante su comparecencia en la Feria de San Isidro. Toro que fue ovacionado por su ejemplar casta y bravura, e inobjetable clase, calidad y recorrido.
La última pregunta de la entrevista señalada fue:

-¿Cuáles son la expectativas en México, luego de éste refresco con semen de Victorino Martín?

san martin b-Las mejores. Hemos recobrado la identidad de los toros de aquí. Los toreros nos están pidiendo encierros para lidiarlos en plazas de provincia. Pero el verdadero éxito del ingreso de este semen de Victorino en México ha sido la prevención en lugar de la cura.
Ni Marcelino Miaja, ni José Chafik están entre nosotros. Fallecieron respectivamente en 2012 y 2014. El actual propietario de la ganadería San Martín en México es el empresario y ganadero Alberto Bailleres González. Los propietarios de San Martín en España son los señores Alberto y Amadeo Hornos Valiente. El hierro de La Gloria fue dado de baja. El hierro de El Olivo fue adquirido en 2005 por Julián Hamdan, sobrino de Chafik Hamdan Amad, quien con pie de simiente de San Martín fundó la dehesa que lleva el nombre de este joven criador de toros de lidia.

 


 

 

REFLEXIONES TAURINAS

por Paco Terán

 

LA CINTURA DE GIRÓN

 

Ampliaremos lo que la semana pasada dejamos incompleto; es decir, nuestra percepción de por qué MANUEL ESCRIBANO, sin torear nada mal para los usos y costumbres españoles, hizo una faena más bien pobre al toro de D. VICTORINO MARTÍN “Cobradiezmos” que fue indultado en la feria de Sevilla de este año.

Habíamos dicho que “ESCRIBANO…(dio) un exceso de pasos rápidos y nerviosos para reponer el terreno entre un pase y otro… (ejecutando) muletazos acortados, cercenados”.

En efecto, “Cobradiezmos” era bravísimo y se revolvía en un palmo teniendo el diestro que reponer gran cantidad de terreno para no echárselo encima. Pero ¿por qué revolvía en un palmo y seguía embistiendo? Porque el toro tenía un recorrido mucho más largo que el que estaba aprovechando su lidiador.

Entiendo por supuesto que el brazo de los hombres no es de caucho y no puede extenderse más allá de ciertos límites. Lo digo porque más de uno me dirá que ESCRIBANO remataba el pase hasta lo que lo largo de su brazo le permitía y que, como no es elástico, no podía extenderlo más ni hacer el muletazo más largo.

No, no podía extender más el brazo pero SÍ el pase. ¿Cómo? Usando una extensión natural que tienen los toreros en este caso: el juego de la CINTURA. Usando el giro de cintura se hace el toreo circular y más largo que no hizo ESCRIBANO y que exigía “Cobradiezmos”.

CIRCURRETRecordemos que el ejercicio taurino ha sufrido varios niveles de evolución en la historia y, desde que se inventó el toreo a pie hasta la generación de D. RODOLFO GAONA, JOSÉ GÓMEZ “GALLITO” y JUAN BELMONTE en la segunda década del siglo pasado, se toreaba con pases en líneas rectas, de expulsión. Luego, gracias a la selección ganadera, el toro fue modificando su conducta, con mayor fijeza, definición, recorrido y nobleza; de modo que en la generación siguiente hubo toreros como MANUEL JIMÉNEZ “CHICUELO”, MARCIAL LALANDA y en México CARMELO PÉREZ que con ese nuevo toro pudieron iniciar el toreo en redondo, hacia adentro. No el que expulsaba al toro del terreno del torero sino el que procuraba llevarlo al terreno de su espalda.

Ese toreo en redondo llegó a su culminación con el genial espada venezolano CÉSAR GIRÓN cuando cierra los 360 grados en el pase de vuelta entera, que en Venezuela llaman “La Girondina” y al que conocemos universalmente por “La Bilbaína” puesto que el maestro caraqueño dio a conocer ese muletazo en la capital de Vizcaya.

Con esos antecedentes histórico-técnicos y visto con ojos de aficionado mexicano creo que para aprovechar la proverbial dimensión que “Cobradiezmos” ofrecía en su embestida el torero debió primero girar la cintura hacia atrás todo lo que fuera necesario y, después, alargar el brazo y rematar la suerte. En eso consiste la perfección del toreo en redondo que logró GIRÓN y que luego llevaron a la excelsitud toreros como MANOLO MARTÍNEZ (ver su faena a “Gotita de Miel”) y CURRO RIVERA (quien aportó una variación de “La Bilbaína” rematando el pase por alto “El Circurret”) o, en la actualidad, diestros como ENRIQUE PONCE, por ejemplo.

Cesar_Giron_DiazNo digo que ESCRIBANO tuviera que hacer el pase de vuelta entera necesariamente, pero sí prolongar la curva. Claro que, para hacer el toreo de tendencia circular, se necesitan dos cosas: un toro de gran recorrido y buen estilo y, también, mucho MANDO en la muleta del diestro. Si el torero no MANDA no puede llevar al toro lo suficientemente hacia atrás y alargar la suerte. En consecuencia, si no hay mando, el torero se echa al astado encima y, para no ser alcanzado, ha de reponer su posición en exceso y con prontitud.

Nunca agradeceremos suficientemente la magistral contribución de esa figura portentosa del toreo que nació en Caracas y se llamó CÉSAR GIRÓN.

Correo electrónico: teran.paco@gmail.com

 

 


 

Anecdotario de Giraldés: Pepe Luis, el arte

Por: Giraldés | Opinión
Viernes, 20 de Mayo del 2016 | Tijuana, B.C.

No creo que exista un aficionado que no sepa quien fue Pepe Luis Vázquez. El finísimo torero del sevillano barrio de San Bernardo, que nació a finales del año 1921. Después de actuar en novilladas sin caballos en algunas plazas de Andalucía, se presentó en Sevilla el 7 de agosto de 1937, en un festejo nocturno, cuando aún le faltaban cuatro meses para cumplir 16 años.

El público que acudió aquella noche a La Maestranza quedó impresionado, tanto por la calidad torera de Pepe Luis, como por su asombrosa capacidad para resolver los problemas de la lidia…(en aquellos años no se conocía la “bravura estándar” de la actualidad).

La empresa taurina formada por Eduardo Pagés había encargado el manejo de las novilladas a Manuel Belmonte, matador de toros retirado y medio hermano del coloso Juan Belmonte. Después de la revelación de Pepe Luis, el empresario consideró necesario llevar muy despacio a ese niño prodigio del toreo.

“Debe seguir actuando en festejos sin caballos”, le comentó Manuel Belmonte al padre de Pepe Luis, “para que poco a poco se vaya cuajando y desarrolle las cualidades que tiene. Si un torero promete tanto, no puede uno ni equivocarse, ni precipitarse”.

A principios de 1938, Pepe Luis y su padre volvieron a visitar a Manuel Belmonte para pedir una oportunidad en una novillada con caballos, pero Belmonte se negó argumentando, y con insistencia, que era necesario llevar despacio a Pepe Luis. Quedaron por fin en que actuaría en una novillada sin caballos el día 29 de mayo.

Pepe Luis le hizo un comentario a Belmonte: “Sabemos que proyecta usted dar una novillada con picadores el día 5 de junio y quiero pedirle un favor: no cierre usted el cartel, sin verme antes en la nocturna”. Y se lo dijo con una pasmosa seguridad de quien conoce sus capacidades.

Cómo estaría de bien aquel niño rubio de San Bernardo en la novillada sin caballos, que aquel 5 de junio de 1938 debutó con picadores en La Maestranza, llevando como alternantes a Manuel Rodríguez “Manolete” y a Manuel Calderón.

 


 

 

Casa Toreros edita su anuario 2015

Por: Redacción | Foto: Portada Anuario
Viernes, 20 de Mayo del 2016 | México, D.F.

Casa Toreros nos ofrece un resumen de actividades en su Anuario Taurino 2015 en el que se puede apreciar que durante el año anterior, la empresa tapatía celebró un total de 37 festejos, de los cuales 30 fueron corridas de toros, cinco novilladas, un festival y una tienta pública en distintas plazas de México.

En todos estos festejos actuaron un total de 40 matadores de toros, 19 novilleros, cinco rejoneadores y cinco grupos de forcados. Lidiaron 245 toros y 30 novillos de un total de 50 ganaderías. Y la asistencia de público está calculada en 160 mil personas. Al respecto de los triunfos, se cortaron 128 orejas, un rabo, y se indultó un toro.

En cuanto al despliegue mediático, Casa Toreros organizó 20 conferencias de prensa para dar a conocer los carteles de las ferias y otros aspectos relacionados con la gestión de los toreros que apoderaba en 2015.

De este grupo de espadas, contaban con Joselito Adame, Octavio García “El Payo”, la rejoneadora Mónica Serrano, así como el novillero Antonio Mendoza, al que dieron la alternativa. También se sumó a la lista Andrés Roca Rey, el joven matador peruano al que la empresa representa en América, en ese co-apoderamiento con la Empresa Pagés, que gestiona La Maestranza de Sevilla.

Las plazas en las que dieron toros son las siguientes: Durango, Ameca, Saltillo, Villa de Álvarez, Autlán de la Grana, Jalostotitlán, Tlaquepaque, Morelia (Monumental y Palacio del Arte), Tijuana, San Miguel el Alto, Tlaxcala, Mérida (Coliseo Yucatán).
Este anuario tiene como objetivo ser distribuido entre los amigos y patrocinadores de la empresa con la finalidad de dar a conocer sus logros del año 2015.

 


 

 

“El Pana” es un torero antañón y vigente

19 de mayo de 2016/Adiel Armando Bolio

Quienes hemos crecido y vivido dentro de la Fiesta de los Toros desde mediados de la década de los años sesenta, del siglo pasado, y guiado en lo personal por el intenso e inmenso conocimiento de la misma que mi añorado padre me legó, don Addiel Bolio, he tenido la inapreciable e invaluable oportunidad de conocer y platicar con diestros de leyenda, desde el más grande y hasta el más humilde, como don Lorenzo Garza, el inigualable Silverio Pérez, el esteta Luis Castro “El Soldado”, el sin par Luis Procuna, el “torero cuña” Paco Gorráez, el gran David Liceaga, el elegante Jesús Solórzano Dávalos, el artista y poeta Alfonso Ramírez “El Calesero”, los valientes hermanos Luis y Félix Briones, el místico José “El Negro” Muñoz, su hermano y gran amigo don Jesús “El Ciego” Muñoz, el inolvidable Francisco Gómez “El Zángano”, los legendarios “Mosqueteros” Manuel Capetillo, Rafael Rodríguez y Jesús Córdoba, además de los maestros Alfredo Leal, Jaime Rangel, Gabino Aguilar y Joselito Huerta.

Ello sin descontar a ganaderos de alcurnia y subalternos de abolengo, es decir, todo ese acervo que de ellos he abrevado y que gracias a ese conocimiento se puede entender la imagen de un torero que nació fuera época como lo es el afamado “Brujo de Apizaco”, el insustituible Rodolfo Rodríguez “El Pana”, quien actualmente vive los momentos más difíciles de su vida, ese mismo que admite que el mejor día de su vida fue cuando decidió ser torero pero que a la vez maldice pues al haber nacido en México y mostrar “patas para gallo” hubo quienes se las cortaron, tal y como se lo confesó en una gran entrevista de televisión en España al periodista Jesús Quintero.

“El Pana”, como el propiamente lo apunta, es un emisario del pasado que ha vivido fuera de tiempo pues su lugar estaba en la época dorada del toreo, es decir, en los años 30 y 40 del siglo XX.

Y es que debido a esa magia fue que a mí me embrujó, sin conocerlo físicamente, ya que gracias a la emotiva, cultural, poética y profesional narración radiofónica que mi padre, Addiel Bolio, hiciera de la tarde del debut de “El Pana” en la Monumental Plaza México, aquel domingo 6 de agosto de 1978, vestido de azul celeste y plata, alternando en festejo de selección, de esos para deshacerse de compromisos, con Jesús Triguero “Tabaco”, Héctor de Alba “Pinturero”, Longinos Mendoza, Juan Pablo Martínez y Gabriel de la Cruz, cortándole una oreja al astado llamado “Reyezuelo” de la dehesa de Santa María de Guadalupe, fue que me provocó interés por verlo, le pregunté a mi padre cómo era y la manera en que me lo describió reforzó aún más mi deseo y ansiedad por verlo, saber más de él y al domingo siguiente, el 13 de agosto de 1978, la de su repetición, ya en tercia, yendo con Pedro Torres y Félix Briones -hijo- para lidiar ejemplares de San Cristóbal de la Trampa, fue que tanto mi hermano Miguel Ángel como quien esto escribe no dejamos de ir a la Monumental Plaza México cada domingo de corrida, de novillada y de festival taurino, todo motivado por la esencia torera de Rodolfo Rodríguez “El Pana”, un diestro de leyenda.

De verdad que debemos considerarnos privilegiados de haber sido testigos presenciales del surgimiento de “El Pana” y de su longeva carrera de más de 40 años como torero, de dar fiel testimonio de las 29 tardes que protagonizó en la Monumental Plaza México, once como novillero en 1978 en las que logró cortar hasta siete orejas e indultar en la inolvidable tarde del domingo 10 de diciembre al gran astado llamado “Cariñoso” de la ganadería de Begoña y vistiendo en tal ocasión de rosa con bordado en pasamanería en blanco. Y las otras 18 apariciones en el coso de Insurgentes partiendo de la de su alternativa el domingo 18 de marzo de 1979 cuando se la concedió Mariano Ramos ante la presencia de Curro Leal y estando también en el cartel el rejoneador Gastón Santos, a quien por cierto “El Pana” le brindó el toro de su doctorado, de nombre “Mexicano” de la divisa de Campo Alegre y hasta su paseíllo más reciente, el del domingo 26 de 2014 cuando alternó con el sevillano José Antonio “Morante de la Puebla” y Joselito Adame en la lidia de ganado de Villa Carmela, pasando por aquellas dos tardes en las apasionó al público de la Monumental Plaza México, la del domingo 29 de octubre de 1995 cuando le cortó una oreja a “Chocolatero” de la finca de El Sauz y la del 7 de enero de 2007 cuando con los toros “Rey Mago” y “Conquistador” de la dehesa de Garfias logró cortar dos orejas, haciendo así a un lado su deseo de retiro de los ruedos para resucitar a los 55 años de edad y así continuar en una fase de esplendor en su carrera que lo llevó a España y Francia, donde se le ha valorado y reconocido de verdad.

Rodolfo Rodríguez “El Pana” es un ser humano como cualquier otro, con sus virtudes y defectos pero siempre ha sido fiel a sus ideales pues así como se le reprimió su derecho de expresión cuando expuso su rechazo a los ensayos nucleares en Francia también tuvo que luchar contra toreros que le taparon la entrada a las temporadas y ferias importantes.

“El Pana” es un espada con 20 cornadas en el cuerpo, dos de ellas de femoral, y dos fracturas de clavícula, mismas de las que decía que donde terminaba la cicatriz de una cornada empezaba la otra. Para él el triunfo y el fracaso son efímeros, pasajeros, subjetivos, que cada día había que superarse a sí mismo. Su concepto del toreo bueno lo comparaba con un orgasmo, un éxtasis, un auto abandono, que es el espíritu el que torea.

“El Brujo de Apizaco”, con tal de buscar la oportunidad, se le tiró de espontáneo a figuras como Manolo Martínez, Jesús Solórzano, Antonio Lomelín y al sevillano Paco Camino, a éste último en el coso “Santa María” de la ciudad de Querétaro y donde se proyectó aún más fue cuando en la Monumental Plaza México se le tiró, en su tiempo novilleril, a José Antonio Ramírez “El Capitán” cuando éste indultó al gran astado “Pelotero” de la ganadería de San Martín aquel domingo 9 de octubre de 1977.

Es sin duda, Rodolfo Rodríguez “El Pana”, el último romántico de la Fiesta Brava y con él se cerrará uno de los capítulos más inolvidables en la historia del toreo mundial pues la trascendencia que él quería tener la logró ya siendo un matador de toros veterano físicamente pero con un corazón y un alma torera que ahí queda como ejemplo para muchas generaciones. Y como le gritara en la Monumental Plaza México aquella aficionada, su eterna seguidora y defensora, Doña Nieves: “Aaaarrrriiibaaaa El Pana”.

 


 

La revolera

Tarde gris marengo

Por Paco Mora
Más artículos de este autor

Todos tenemos nuestra parte alícuota de culpa de que el espectáculo taurómaco esté deviniendo en algo triste, aburrido y anodino, carente de la emoción que es la levadura que hace subir la Fiesta.
La tarde ha sido gris marengo de medio luto. El aburrimiento fue la nota dominante, y sin embargo el público de Las Ventas ha aguantado sin estallar en la indignación de otras ocasiones. Lo que uno ya no sabe si eso es bueno o es malo. Bueno porque confirmaría que no hay espectador más civilizado que el de los toros, y malo porque podría ser que la gente pensara que esto ya no tiene remedio y ha decidido que no vale la pena ni enfadarse. No sé, no se…

Hay que reconocer que del aburrimiento que se repite cada tarde -salvo momentos estelares muy puntuales- en este San Isidro de 2016 no son culpables los toreros, que lo intentan todas las tardes y con todos los toros, ni el público pagano que está acudiendo a las taquillas con asiduidad digna de mejor causa. Todos tenemos nuestra parte alícuota de culpa de que el espectáculo taurómaco esté deviniendo en algo triste, aburrido y anodino, carente de la emoción que es la levadura que hace subir la Fiesta.

Los medios de información porque han insistido año tras año, calificando como inofensivo al toro bonito con los kilos que caben en la osamenta propia de su encaste, y al final han conseguido que los ganaderos claudiquen optando por el “burro grande, ande o no ande”. Y así hemos llegado al toro exagerado de cornamenta, lámina caballuna, con cerca de seiscientos kilos y muchas veces sobrepasándolos. Toros que no aguantan dos encuentros con los caballos y se entregan antes de que se les pueda hilvanar la faena al uso de los cincuenta o sesenta muletazos a los que el público de hoy está acostumbrado. Mea culpa por la parte que me toque como periodista, aunque nunca entré en ese club.

La autoridad gubernativa y los veterinarios salvan su compromiso por las mañanas en los corrales, a base del caballo con cuernos cargado de arrobas, y así evitan que los “tocapelotas” de turno les monten la parrala por la tarde, cuando ven asomar por la puerta de chiqueros un toro compensado de peso y de bonita lámina. Y mientras, la Fiesta se desagua poco a poco porque con amigos como los partidarios del mastodonte con cuernos al toreo no le hacen falta enemigos. Lo dicho; ¡el toreo necesita su Concilio Vaticano Segundo, si queremos evitar que acabe como el rosario de la aurora!

 

 

 

PERÚ

(Foto: @magalyzapata)

Acho despide a Renatto Motta

Familiares, compañeros y amigos portan a hombros el féretro del novillero fallecido en Maico

Por Redacción APLAUSOS
Más artículos de este autor

El novillero Renatto Motta ha sido despedido este mediodía en la plaza de toros de Acho por sus compañeros, amigos y familiares. El joven espada, fallecido tras la cornada sufrida el pasado martes en Maico (Perú), ha recibido el correspondiente homenaje póstumo por parte del mundo del toro.

El bicentenario coso limeño, donde comenzó su carrera de niño Renatto Motta, le ha visto dar su última vuelta al ruedo a hombros de sus compañeros, que portaron su féretro consternados por tan triste desenlace. D.E.P.

 

 


 

 

Programa de mano del 21 de mayo, 15ª de abono

20 de mayo de 2016 – Previo festejos

Toros de EL CAPEA/CARMEN LORENZO/SAN PELAYO para SERGIO GALÁN, DIEGO VENTURA y Leonardo HERNÁNDEZ.
Sábado, 21 de mayo, 7 de la tarde. 15ª de abono.

La gran actuación del rejoneador Diego Ventura el pasado 7 de mayo ha sido valorada por la crítica taurina especializada como la mejor de cuantas ha inmortalizado en esta plaza, en la que ostenta el record de salidas a hombros: 12 en total. Sin embargo, se tuvo que conformar con pasear un trofeo al fallar con el rejón de muerte. Pero hoy dispone de otra gran ocasión para seguir haciendo historia, al igual que sus compañeros de terna, Sergio Galán y Leonardo Hernández, quienes abrieron la Puerta Grande de Madrid en 2015, con tres y cinco orejas, respectivamente.
Los toros elegidos para la ocasión llevan los hierros de El Capea, Carmen Lorenzo y San Pelayo, todos de encaste Murube-Urquijo.

Ilustración de portada:
José María de la Rosa, “Sombra roja”. Concurso de carteles Taurodelta 2016.

 

Sergio Galán

 

Nació en
Madrid, el 23 de agosto de 1980.
Debut en público:
Los Hinojosos (Cuenca), el 17 de agosto de 1997.
Alternativa:

Presentación en Las Ventas: El
2 de junio de 2001.
Estadísticas 2015
Hizo el paseíllo en 22 ocasiones. Cortó 41 orejas y 2 rabos.

Reseña

6/6/2015 Sergio Galán roza su segunda puerta grande
16/5/2015 La terna a hombros. Diego Ventura, primera faena de dos orejas
31/5/2014 Sergio Galán por la Puerta Grande con tres orejas
12/5/2012 Cartagena y Galán por la Puerta Grande
28/5/2011 Leonardo Hernández por la Puerta Grande con tres orejas
30/5/2010 Puerta Grande con cuatro orejas para Diego Ventura
6/6/2009 Andy Cartagena abrió la Puerta Grande
7/6/2008 Otra Puerta Grande para Diego Ventura

Natural de Madrid, a Sergio Galán Izquierdo se le considera conquense de adopción. Debutó en público el 17 de agosto de 1997 en Los Hinojosos (Cuenca). Actuó por primera vez al año siguiente en Portugal y Francia, y esa temporada cumplió su sueño de alternar mano a mano con João Moura. Fue en La Guardia (Toledo) el 27 de septiembre. Enseguida se reveló como una de las figuras ecuestres más relevantes.
El 17 de mayo del 2003 comenzó su idilio con Madrid saliendo en hombros al cortar dos orejas de un toro de Fermín Bohórquez y el 10 de octubre paseó otra en Otoño. El 22 de mayo de 2004 volvió a descerrajar la Puerta Grande paseando dos trofeos de toros de Julio de la Puerta. En 2005 salió en hombros en Madrid por tercera vez en su carrera el 27 de mayo cortando dos orejas de astados de Luis Terrón.
Regresó el 19 de mayo de 2007 a Madrid tras un año de ausencia y cortó una oreja a su segundo de Pallarés, y dió una vuelta al ruedo en su primero de Benítez Cubero. El 7 de junio de 2008 cortó un trofeo de un toro de Los Espartales y en 2009 paseó otra de un toro de Luis Terrón. Mismo idilio mantiene con Pamplona logrando en 2010 abrir por octava vez consecutiva la Puerta Grande. Ese año volvió a puntuar en Madrid paseando una oreja de un toro de Los Espartales el 30 de mayo. En la temporada de 2012, salió en hombros de esta plaza el 12 de mayo al desorejar a un ejemplar de Luis Terrón.
En 2014 cruzó la puerta grande de Las Ventas tras cortar tres orejas de un encierro de Fermín Bohórquez, proclamándose triunfador de la feria. La pasada temporada volvió a salir a hombros de Las Ventas después de cortar una oreja a cada uno de sus toros de Carmen Lorenzo. Ha comenzado 2016 cortando una oreja en la pasada feria de Sevilla.

 

 

Diego Ventura

Nació en
Lisboa (Portugal), el 4 de noviembre de 1982.
Debut con público
Churriana (Málaga), el 21 de febrero de 1998.
Alternativa:
Utiel (Valencia), el 13 de septiembre de 1998.
Confirmación
3 de junio de 2000.
Estadísticas 2015
Hizo el paseíllo en 46 ocasiones. Cortó 96 orejas y 7 rabos.

Reseña

7/5/2016 Puerta Grande para Cartagena; Ventura se la cierra con el rejón de muerte
16/5/2015 La terna a hombros. Diego Ventura, primera faena de dos orejas
24/5/2014 Oreja para Cartagena y Ventura
17/5/2014 Oreja para Diego Ventura y Leonardo Hernández
9/6/2013 Diego Ventura, a un rejón de la 12ª Puerta Grande
11/5/2013 Undécima Puerta Grande para Diego Ventura
26/5/2012 Diego Ventura por la Puerta Grande
12/6/2011 Puerta Grande para Diego Ventura y una oreja para Montes en el cierre del Aniversario
21/5/2011 Diego Ventura corta una oreja en cada toro y abre la Puerta Grande
6/6/2010 Ventura pierde la Puerta Grande; oreja para Andy Cartagena
30/5/2010 Puerta Grande con cuatro orejas para Diego Ventura
22/5/2010 Diego Ventura y Leonardo Hernández por la Puerta Grande
7/6/2008 Otra Puerta Grande para Diego Ventura
1/6/2008 Cuatro orejas para Diego Ventura; una para Bohórquez
25/5/2007 Ventura cruza por segunda vez en hombros la Puerta Grande; oreja para Cartagena
19/5/2007 Ventura en hombros; Galán, una oreja
27/5/2006 Oreja para Cartagena y Ventura

Diego Antonio Espíritu Santo Ventura, hijo del también rejoneador portugués João Ventura, ha pasado en pocas temporadas a convertirse en auténtica e importantísima figura del rejoneo. Nacido en Portugal y con ascendencia lusitana, siempre vivió en Andalucía, por lo que viste el traje campero y no usa la vestimenta a la federica. Toreó por primera vez en público en Churriana (Málaga) en 1998. Ese año se doctoró el 13 de septiembre en Utiel (Valencia), siendo su padre el padrino y Francisco Benito y Sergio Galán los testigos. Lidió reses de El Campillo.
Actuó por primera vez en Madrid el 3 de junio de 2000 ante toros de Fermín Bohórquez junto a Luis Domecq, Antonio Domecq y Martín González Porras. En Madrid salió en hombros consecutivamente el 19 y 25 de mayo de 2007, lográndolo también el 1 y el 7 de junio de 2008, tras cortar cuatro y tres orejas, respectivamente.
Logró la novena puerta grande de su carrera en Madrid, el 12 de junio de 2011 cortando cuatro orejas las dos tardes que se anunció. El 26 de mayo de 2012 consiguió su undécima puerta grande. Un año después volvió a salir en hombros a la calle de Alcalá, el 11 de mayo. En 2014 triunfó en Valencia, Castellón, Sevilla (3 orejas y Puerta del Príncipe). Cortó una oreja en Madrid y siguió triunfando en cosos como Nimes, Santander, Dax, Valladolid, Albacete, entre otras.
En 2015 cortó 3 orejas el 19 de abril en Sevilla. El 16 de mayo consiguió su décima puerta grande en Las Ventas, tras cortar las dos orejas a un toro de Carmen Lorenzo. Triunfó en Nimes, Córdoba, Santander, o Albacete, donde fue el primer rejoneador que cortó un rabo en esa plaza. Fue declarado por el jurado Taurodelta triunfador de la Feria de San Isidro en 2015. Ha comenzado la temporada 2016 triunfando en Arles. El fallo con el rejón de muerte le ha privado de abrir la Puerta del Príncipe en la Maestranza sevillana.
Toreó en Las Ventas el pasado 7 de mayo.

 

 

Leonardo Hernández

Nació en
Badajoz, el 11 de septiembre de 1987.
Debut en público
Huéneja (Granada), el 1 de mayo de 2004.
Alternativa:
Córdoba, el 28 de mayo de 2006.
Confirmación:
4 de junio de 2006.
Estadísticas 2015
Hizo el paseíllo en 36 ocasiones. Cortó 81 orejas y 4 rabos.

Reseña

23/5/2015 Leonardo Hernández, segunda Puerta Grande consecutiva
16/5/2015 La terna a hombros. Diego Ventura, primera faena de dos orejas
17/5/2014 Oreja para Diego Ventura y Leonardo Hernández
2/6/2013 Martín Burgos corta una oreja
11/5/2013 Undécima Puerta Grande para Diego Ventura
12/5/2012 Cartagena y Galán por la Puerta Grande
5/6/2011 Oreja para Pablo Hermoso antes de la tormenta
28/5/2011 Leonardo Hernández por la Puerta Grande con tres orejas
30/5/2010 Puerta Grande con cuatro orejas para Diego Ventura
22/5/2010 Diego Ventura y Leonardo Hernández por la Puerta Grande
12/5/2010 Leonardo Hernández con tres orejas por la Puerta Grande
31/5/2009 Oreja para Leonardo Hernández
24/5/2008 Oreja para Leonardo Hernández y Álvaro Montes
9/6/2007 Leonardo Hernández por la Puerta Grande
4/6/2006 Pablo Hermoso corta cuatro orejas: Moura y Hernández, una.

 

Leonardo Hernández Narváez es hijo del rejoneador cordobés del mismo nombre. Desde pequeño vivió el mundo del caballo gracias a su progenitor. Debutó en público en mayo de 2004 y sólo dos años después se doctoró. Su padre le dio la alternativa el 28 de mayo en Córdoba, con Hermoso de Mendoza como testigo, cediéndole la lidia y muerte del toro “Cirilo” de Flores Tassara. Cortó una oreja.
Confirmó la alternativa el 4 de junio del mismo año con Hermoso de Mendoza como padrino y João Moura hijo, de testigo. El toro “Oído”, de Fidel San Román le sirvió para cortar una oreja. El 7 de agosto de 2007 sufrió en Íscar un fuerte impacto con un rejón que le hizo perder parte de la visión del ojo derecho. El 30 de mayo de 2009 cortó dos orejas a un toro de Benítez Cubero en Sevilla.
En Las Ventas abrió la Puerta Grande el 9 de junio de 2007 y el 24 de mayo de 2008 estuvo a punto de abrirla de nuevo. El 31 de mayo de 2009 paseó una oreja de un toro de Flores Tassara. La temporada 2010 se anunció tres tardes en Madrid saliendo en hombros dos tardes consecutivas, el 12 y el 22 de mayo, cortando dos orejas de un toro de Luis Terrón y de otro de Flores Tassara.
En 2013 le costó entrar en las principales ferias y tuvo que emigrar a México donde logró triunfos importantes. Su mejor tarde en España fue en la Feria de Logroño en la que cortó tres orejas a un encierro de Luis Terrón. La pasada temporada fue sin lugar a dudas la más importante para el extremeño, cortó 5 orejas en dos tardes en la pasada Feria de San Isidro, además triunfó en Castellón, Santander, Pontevedra, Puerto de Santa María y Málaga, entre otras. Ha comenzado 2016 cortando una oreja en la pasada feria de Castellón. En Sevilla escuchó una ovación.

 

El Capea  

Propietario
D. Pedro Gutiérrez Moya.
Representante
D. Pedro Gutiérrez Moya.
Divisa
Blanca, grana y amarilla.
Señal
Muesca por debajo en ambas.
Fincas
Espino Rapado, San Pelayo de Guareña (Salamanca).
Antecedentes
Procede de la que adquirió en 1885 don Carlos Conradi de don Rafael Laffite, de la que una de las dos ramas en que se dividió fue en ese mismo año para don Francisco Gallardo. En 1890 la adquiere don José Moreno Santamaría, y por fallecimiento de éste en 1910, se dividió, siendo una parte para su hermano don Anastasio y otra para sus sobrinos don Francisco y don Justo José Moreno Santamaría. En 1923 se aumentó con un lote de vacas oriundas de Campos Varela, siendo dividida en 1948 entre don José y don Francisco. Por fallecimiento de don José la heredó su hija doña Pilar Rufino Martín. En 1983 fue vendida a don José Romero Pérez, que eliminó todo lo anterior formándola con 133 vacas, 36 machos y 5 sementales adquiridos a don Antonio Ordóñez (antes Urquijo) en marzo de 1984, siendo éste el origen actual de la ganadería. En 1987 fue adquirida por don Pedro Gutiérrez Moya, anunciándola a nombre de sus hijos. Desde 2013 se anuncia a nombre de El Capea.
Procedencia
Murube – Urquijo.
Antigüedad
11 de julio de 1875.
Estadísticas
La pasada temporada lidió 46 reses en 17 festejos. Se cortaron 30 orejas. Dos toros lidiados en San Cristóbal (Táchira, Venezuela) y Utiel (Valencia) fueron premiados con vuelta al ruedo en el arrastre.

 

Árbol genealógico

 

El encaste

ENCASTE MURUBE-URQUIJO

Se denominan “murubes” a las reses que proceden en línea directa de la ganadería que tuvo Dolores Monge, viuda de Murube y sus hijos Joaquín y Faustino desde 1851, de sangre directa de la raíz Vistahermosa.
La sangre original de este encaste tuvo dos aportaciones distintas: una minoritaria de la rama “lesaqueña” (toros de Manuel Suárez Cordero, ganadería “pre – saltillo”) y otra mayoritaria de la rama “saavedreña”, al añadirse 309 cabezas de esta procedencia en 1863.
Doña Dolores Monge falleció en 1884 y se dividió la ganadería en dos partes, una de las cuales permanece en la familia bajo la dirección de su hijo D. Joaquín, siendo vendida la otra a D. Eduardo Ybarra, quien le encargó la dirección de la misma a D. Faustino Murube, hermano de D. Joaquín.
La denominación “murube” no hace justicia a la labor fundamental de un gran ganadero, Antonio Urquijo (1946), vacada que dio origen a otras muchas. En este sentido y a partir de esa variante, sería razonable hablar de encaste “murube / Urquijo”. La familia Urquijo había comenzado su andadura en 1917 anunciándose la vacada a nombre de Carmen de Federico (esposa de Juan Manuel Urquijo).
Esta sangre da origen a la ganadería (y posterior encaste) de Juan Contreras. La de Murube-Urquijo fue una vacada en la que opinó y escrutó el futuro del toro bravo Joselito el Gallo en sus visitas al cortijo de Juan Gómez. Hoy siguen fieles a esta sangre ganaderos tan prestigiosos como Fermín Bohórquez, Luis Albarrán, José Murube, José Manuel Sánchez y Pedro Gutiérrez Moya, entre otros.
El murube se ha caracterizado por ser un animal grande o de caja generosa, largo, badanudo y descolgado, de testuz acarnerada y rizada, chato y enmorrillado; acapachado de cuerna, de mazorca gruesa y pitón nada astifino. Un tipo de toro excelente en este encaste es el bajo de agujas.
Este toro tiene la gran virtud de su forma de galopar, tranqueando muy descolgado y en rectitud. Un toro de “buen son” y con “calidad” en la jerga taurina. Es sin duda el encaste preferido por los rejoneadores, en esta auténtica edad de oro del rejoneo que vivimos hoy.

Taurodelta
Departamento de Comunicación de Taurodelta

 


 

 

Declaraciones de la decimoquinta de San Isidro

 

El Juli

‘No tenía ritmo en la embestida el segundo. No tenía nada. Yo he estado firme. Le dejé la muleta para que rompiera, pero no ha tenido ritmo. Con el descabello entraba, pero no conseguía darle’.
‘Del cuarto no sé qué decirte, la verdad…’.

 

 

Sebastián Castella

‘El tercero tuvo la lidia adecuada, justa. El toro quería irse y le hemos hecho las cosas biren. Yo le veía dos naturales. Luego se rajó. Ha sido una faena larga, pero mejor una faena larga que una que no llegue nunca. El público tiene razón, pero cuando se descoloca el toro yo me quedo en la pala del pitón. Yo me cruzo, pero es el toro’.

‘Era o dosificarlo y no darle ninguno o darle esa tanda. Pensé que iba a moverse, pero ni eso. Por mucho que le haga yo, es un animal y no tenía la suficiente raza para seguir’.

 

 

José Garrido

‘El primero llevaba la mirada perdida y le costaba repetir. Cuando no se mueve el toro es difícil hacer una faena ligada y con ritmo. Luego no tenía emoción, porque se paraba, no estaba conmigo. No era difícil para estar con él, pero sí para expresar con él. El inicio de rodillas es porque tengo que darlo todo de mi parte’.

‘He intentado estar sereno y seguro, apostando por la verdad. Pero los toros muy parados y deslucidos para lo que pide esta plaza. Por mí no ha quedado; cuando sale así solo queda afrontarlo. Lo que yo tenía lo he puesto’.

 

Declaraciones de la 15ª de la Feria de San Isidro.
Rediseñado por Beatriz Agudo para Taurocom, S.L.
Diseño original: HTML5 UP

 


 

 

ANDRÉS CALAMARO

El reich animalista

Andrés Calamaro

«La tauromaquia no es maltrato de animales, ni asesinato, ni tortura. La tauromaquia es compás, es valor y es respeto por el medio ambiente y por el toro. Es ecológica y sostiene una tradición ganadera ejemplar. Es cultura benigna, porque es la costumbre de las letras de Lorca, de la tinta china de Picasso, de los libros de Hemingway»

ANDRÉS CALAMARO – 23/04/2016 a las 19:07:20h. – Act. a las 19:07:21h.

ES complicado entender por qué tanta gente odia (literalmente) a los aficionados taurinos, toreros, banderilleros y otras profesiones relacionadas con el mundo del toro. Yo no creo que responda a cuestiones humanitarias, porque un buen número de estos individuos se permiten pensamientos sanguinarios: odiar y -como quien no quiere la cosa- andar pregonando que aficionados y toreros merecemos todo tipo de castigo divino, incluso cierta clase de empalamiento horrible.

Supongo que no desean a los cocineros una muerte terrible, hervidos en agua caliente o calcinados sus cuerpos a la parrilla ni al calor de los fogones; y este no es un detalle menor, porque España y el mundo están sembrados de restaurantes donde se guardan refrigerados -para ser espléndidamente comidos- un importante número de restos de animales mamíferos y pescados. Sin embargo la gastronomía, que involucra permanentes escenas de matanza y descuartizamiento, está muy bien vista. El auge de su prestigio incluso deja en evidencia una cierta pereza (u holganza) intelectual interesante.

 

El Reich animalista se considera además a sí mismo el protagonista permanente de una buena acción solidaria
Andrés Calamaro

 

Habitamos en un mundo que da la espalda a la lectura en beneficio de la televisión. Un mundo que ignora la pintura y la escultura en favor de los deportes televisados o el consumo frívolo; que olvida la ópera y el teatro, pero vive absorto ante una pequeña pantalla portátil (entre otros muchos ejemplos diarios de lo que es la vida moderna). Es un mundo que fácilmente se entrega a una corrección política entre comillas y para haraganes; que puede permitirse el «factor desprecio», el odio inquisitorial, una tormenta de opiniones irresponsables y reaccionarias, de deseos imperdonables. También se permiten mirar a otro lado mientras el mundo se desangra en una desigualdad inestable, que mata de hambre en las guerras o en las paupérrimas barcas del exilio forzado: se permiten demasiado y, al mismo tiempo, demasiado poco.

Creo no equivocarme si considero que este fenómeno no es más que ignorancia desatada, incluso en ámbitos universitarios afines a la intolerante abolición. El Reich animalista se considera además a sí mismo el protagonista permanente de una buena acción solidaria, curiosamente humanista o rabiosamente animal. Sin embargo, desnuda un bestialismo intolerante, una profunda pereza intelectual y un peligroso desapego por la sensibilidad correcta, por la vida satisfactoria y la natural tolerancia que impone la convivencia. Exhibe un desorden de valores altamente temerario, o francamente ridículo.

Es frecuente invocar la excusa de la legalidad moral de la matanza alimentaria apelando a que «sirve para alimentarse». Servidor duda que las langostas (cocidas vivas en agua hervida), el caviar o el faisán -o mismamente los vacunos sacrificados- estén alimentando a un mundo hambriento. Desde hace siglos la mayoría se malalimenta con productos no cárnicos, digamos arroz acompañado por ocasionales pedacitos de pescado, chorizo o una carne barata. Proteínas, las justas. La justificación alimenticia de la masacre de las carnes ofende a la razón. En Argentina la ingesta de carne es un ritual de amistad, celebración familiar y festín para el paladar; no se trata de alimentarse ni paliar el hambre. Otra mala broma de las juventudes animalistas adoctrinadas en Facebook: una familia media malamente puede pagar un asado (barbacoa fetén) por mes, la carne es un lujo. Descartemos esta lobotomía portátil que justifica la escabechina que pone en funcionamiento la industria cárnica y marítima. Los restaurantes de tres estrellas Michelin parecen no importar un pepino a los muy humanitarios enemigos sanguinarios de las corridas de toros. Creo que estos detractores de los toros, tan llenos de razones como de equivocaciones, responden a una pereza intelectual aguda, agresiva y terminal: no leen libros (aunque existe el caso de universitarios ensoberbecidos de lecturas académicas que nunca se equivocan). Mayormente, mis justicieros viven embutidos en sus teléfonos galácticos y difícilmente leen a diario el periódico -o periódicamente el diario- para formarse una conciencia mínimamente aceptable; y no es que me crea a rajatabla todo lo que leo, más bien se trata de entrenamientos de gimnasia mental para poder opinar con algún fundamento, incluso leyendo entre líneas editoriales.

La tauromaquia no es maltrato de animales, ni asesinato, ni tortura. La tauromaquia es compás, es valor y es respeto por el medio ambiente y por el toro. Es ecológica y sostiene una tradición ganadera ejemplar. Es cultura benigna, porque es la costumbre de las letras de Lorca, de la tinta china de Picasso, de los libros de Hemingway, del texto imperdible de José Bergamín, de la historia contada por Belmonte y Chávez Nogales; es la tauromaquia de Dalí y de aquellos que aman al toro en la plaza, embistiendo con peligro en cada galope. Es arte que ofrece la vida. Es música, color y valor.

 

Mientras la humanidad acorrala el hábitat de los animales silvestres construyendo ciudades, caminos, y fomentando cambios climáticos, la tauromaquia protege la ecología sostenible del campo bravo
Andrés Calamaro

Valores, buenas tradiciones. Es pueblo y campo, es ciudad y es algarabía, es encierros y novilladas, es ilusión de niños toreros. Da sentido a la vida de los aficionados y a la vida del toro, el más amado de los animales (con permiso de las mascotas que esperan castradas que les permitan orinar mientras mendigan la atención de los dueños que, a falta de un amor mejor, se retratan con el perro para mostrar la foto en san Valentín). El móvil es el mejor amigo del hombre, el perro es un animal doméstico, que vive castrado sin conocer jamás la vida silvestre. El toro es el animal mitológico que representa la leyenda.

Mientras la humanidad acorrala el hábitat de los animales silvestres construyendo ciudades, caminos, y fomentando cambios climáticos, la tauromaquia protege la ecología sostenible del campo bravo y salva la existencia de la raza y su bravura. Pero la inquisitorial animalista no entiende ni quiere entender que no hay razón alguna que convalide la violación de los derechos humanos. Las juventudes animalistas (no hay edad para celebrar la intolerancia ni la ingesta inapropiada de información demagógica) están en su punto más alarmante de frivolidad y holgazanería. Y el juego político, que ofrece a diario un lamentable espectáculo, menosprecia con demagogia la cuestión para rascar unos votos. No llueve a gusto de todos. Pero no se puede parar la lluvia y prohibirla resulta una necedad imperdonable, que no se justifica con desinformación rampante, con desprecio por la voluntad de las gentes y su derecho a la libertad, ni para engordar el caldo de puchero de la clase política que atropella flagrante el espíritu del pueblo. ¡Para variar!

 


Opinión


Celestinos

A Celestina poco le importaba ser apaleada si con ello llenaba la bolsa. Un ser amoral capaz de todo por unas monedas. Idéntico comportamiento tuvo ayer la Junta de Castilla y León al prohibir la muerte del Toro de La Vega.
Por Alejandro Lerena
Más artículos de este autor
Viernes 20 de mayo de 2016, 11:47h

Fernando Rojas situó “La Celestina” en un ciudad española a finales del siglo XV. El insigne bachiller omite el nombre pero perfectamente puede ser Valladolid, Salamanca, León, Burgos, o Tordesillas. Celestina, otros de nuestros tesoros literarios, es una puta vieja, una alcahueta, una correveidile. Un ser amoral capaz de todo por unas monedas. Poco le importaba ser apaleada si con ello llenaba la bolsa. Idéntico comportamiento tuvo ayer la Junta de Castilla y León al prohibir la muerte del Toro de La Vega. Todo o casi todo vale por unos cuantos votos, los maravedies de nuestro siglo.

Celestina vive en los bajos fondos. Juan Goytisolo se la imagina morisca. Yo también. Hija o nieta de moros convertidos, no podía presumir de limpieza de sangre, de honor. Celestina vive, o sobrevive, de regalar oídos. Traiciona a unos y a otros. Engaña a todos con un único fin, su propio beneficio. Tras leer el decreto aprobado por la Junta de Castilla y León, afirmo que los actuales dirigentes de dicha Comunidad son dignos herederos de Celestina.

Me atrevo a calificarlos de correveidiles que venden su alma al diablo y a Dios al mismo tiempo. Hay que defender la Constitución. Ellos los primeros. Hay que salvaguardar la Cultura. Por supuesto. Hay que proteger nuestras tradiciones. También. Prohibimos la muerte del Toro de la Vega en público. Sin duda. Cinismo en estado puro. No podemos olvidar que lo que han prohibido es la muerte del toro en público. Concluido el festejo el animal será conducido a un matadero donde será sacrificado.

El Toro de la Vega, que por cierto también intentó prohibir Franco aunque fracasó, es un torneo de origen medieval. Un gran desconocido cuya imagen ha sido manipulada en los últimos años por diferentes asociaciones animalistas. Hace dos años, en plena feria de San Mateo en Logroño, tuve ocasión de compartir mesa y mantel en la Peña XXI con un matrimonio de Tordesillas. Acabamos hablando del famoso festejo porpular. La pareja nos explicó a los allí presentes su concepto del mismo, su razón de ser. ¿Han leído en algún medio de comunicación que el Toro de la Vega puede ser indultado? Ellos, los vecinos de Tordesillas, quienes han conservado esta fiesta popular, son la única voz autorizada en este tema. Es ellos, y sólo a ellos, a quienes corresponde cambiar, modificar, o abolir SU TORO DE LA VEGA. La cultura popular es del pueblo.

Celestina intenta conciliar la candidez de Melibea, la fogosidad de Calixto, o los bajos instintos de Sempronio o Areusa. La Junta de Castilla y León quiere congratularse con unos y con otros, animalistas y vecinos de Tordesillas. Celestina corrompe a Parmenio. La Junta de Castilla y León menosprecia la cultura popular. Acabaran mal. La vieja alcahueta FUE asesinada a manos de Parmenio y Sempronio. Los políticos pagaran sus pecados en la urna, o tal vez no, el Reich Animalista controla los medios y la incultura reina. Siempre nos quedará Fuenteovejuna, todos a una.

 

 


 

 

Ahora se cumplen 25 años y aún sigue en el recuerdo

Cesar Rincón, la feria de San Isidro que en 48 horas lo puso en primera figura

Le bastaron 48 horas, las que ocupaban el 21 y el 22 de mayo de 1991. Primero con una corrida de Baltasar Ibán, al día siguiente una de Murteira Grave. Y en las dos ocasiones le esperaba la Puerta Grande de Madrid. Pero aquello no resultó fruto de la casualidad. Ya lo había dejado claro ante toros de Cuadri en abril del 91, aunque la tarde no resultara redonda. Y por detrás quedaban unos años de mucha lucha, de mucha fe en su vocación taurina. Por eso cuando llegó la ocasión rompió con tanta fuerza. Por eso y porque supo arriesgar: a otros después de haber cortado dos orejas en Madrid, les costaba más volver con una sustitución al día siguiente, no fuera a ser que devolviera los trofeos. Uno de los grandes toreros que ha dado América apostó y ganó.
Actualizado 18 mayo 2016
Carmen de la Mata Arcos

Este mes de mayo se cumple un cuarto de siglo de aquel San Isidro protagonizado enteramente por un torero que, en apenas quince días, se convirtió en máxima figura. La apoteosis de César Rincón[1] en Las Ventas significó el triunfo de un estilo y de una interpretación del toreo plenamente clásica que, de esta forma, regresó al primer plano de la actualidad [2].

Hasta el momento que César Rincón atravesó la Puerta Grande de Madrid en la anochecida del 21 de mayo de 1991, su carrera había sido tremendamente dura y difícil, inclusive su contratación para el ciclo madrileño había sido cuestionada. El diestro, nacido en la capital de Colombia, había dejado grata impresión en el coso venteño tras lidiar acertadamente el lote de toros de Celestino Cuadri que le correspondió el domingo 28 de abril.

La primera puerta grande

El cartel previsto para el martes 21 de mayo no llamaba especialmente la atención entre el gran público, aunque para el aficionado sí que contaba con notas de interés. Se trataba de una terna de espadas totalmente internacional, pues junto a César Rincón figuraban Curro Vázquez y Miguel Espinosa “Armillita”. Las reses enchiqueradas llevaban el hierro de Baltasar Ibán, que a esas alturas ya tenía en su haber dos premios de los que cada año otorga la Comunidad de Madrid al mejor encierro del serial isidril. En su caso, fueron los correspondientes a 1986 y 1987, gracias a sendas corridas que propiciaron, respectivamente, las salidas a hombros de Ortega Cano y Víctor Mendes. Hasta ese 12º festejo del abono, tan sólo se había cortado una oreja, la que obtuvo Juan Mora de un ejemplar de Cebada Gago.

César Rincón, que vestía un traje verde manzana y oro, ya demostró ante su primer antagonista la decisión y la mentalización con la que afrontaba el compromiso, si bien en esta ocasión marró con la espada y todo quedó en una fuerte ovación. El sexto astado de la tarde, “Santanerito”, no exhibió demasiadas cualidades positivas durante los primeros tercios de la lidia. El toro presentaba una embestida bronca y áspera, además de una más que evidente mansedumbre. Por ello, César Rincón intentó con buen criterio en el saludo capotero templarlo y empujarlo hacia delante, primando la eficacia por encima de un mayor lucimiento. Una vez tomó muleta y estoque, el diestro colombiano se dobló por bajo con el de Baltasar Ibán, detalle fundamental que ayudó a que “Santanerito” mejorara, en parte, su condición. El pase de pecho con el que abrochó esos muletazos iniciales, resultó magnífico. Los terrenos, las distancias y la perfecta colocación del torero fueron claves a la hora de que el burel optara por perseguir el engaño y olvidara su propósito de huida.

Rincón derrochó valor y conocimientos en una faena que tuvo, entre otras muchas virtudes, las de la emoción y la verdad más absoluta. Por uno y otro pitón, el planteamiento del matador era el mismo, franela plana adelantada y máxima ligazón entre los pases que conformaban la serie. El riesgo asumido era enorme pero era la única fórmula para extraerle al cornúpeta lo que de positivo llevara dentro. Idéntica entrega que el trasteo de muleta tuvo la ejecución de la suerte suprema, citando a recibir y aguantando, sin mover un ápice las zapatillas, la acometida del animal. Fulminado por la soberbia estocada, el ejemplar de Baltasar Ibán se derrumbó a los pocos segundos. El público solicitó con vehemencia los trofeos para el colombiano, petición que fue atendida por el palco presidencial. Su triunfo alcanzó mayor magnitud al estar presentes las cámaras de TVE. En ese momento, comenzaba a hacerse realidad el sueño que César Rincón había tenido desde pequeño, conquistar la plaza de Las Ventas.

La sustitución de Fernando Lozano

La vacante que dejaba al día siguiente Fernando Lozano –herido grave unas fechas antes en ese mismo ruedo por un toro de Atanasio Fernández– fue ofrecida por la empresa de Madrid al diestro bogotano, que tras valorar dicha propuesta junto a su apoderado, Luis Álvarez, la aceptó. Con el cartel de “no hay billetes” colocado en los exteriores del coso, Ruiz Miguel, “Espartaco” y César Rincón pisaron la arena de la monumental madrileña la tarde del miércoles 22 de mayo. La materia prima estuvo compuesta por cinco astados de la ganadería de Joaquín Murteira Grave y uno más de la de Alcurrucén. El primero del lote del colombiano, que eligió para la corrida un terno rosa palo y oro, fue una res con movilidad pero también con dificultades, que exigía al espada que se pusiera delante utilizar con inteligencia todos los resortes técnicos para, de este modo, y sobre el sólido basamento del valor, construir la faena. Así lo llevó a cabo Rincón, que acabó por desengañar al toro, tragándose entonces varias tandas de muletazos. El deficiente manejo de los aceros, imposibilitó la conquista de una más que probable oreja aunque la afición venteña supo calibrar el mérito de su labor.

El sexto cornúpeta de la función tampoco hacía albergar muchas esperanzas, observado su comportamiento ante los caballos de picar. De cualquier forma, Rincón se sacó a “Alentejo”, nombre del burel del hierro portugués, al platillo de la plaza y ahí comenzó a desgranar su faena. Ésta contó, en esencia, con los mismos parámetros que la del día anterior, pañosa adelantada, cite cruzado y dando el pecho y gran ligazón entre los pases. Ante tanta autenticidad del torero, el animal respondió, ipso facto, entregándose a la tela roja que lo conducía con mano firme.

La labor fue aún más perfecta que la firmada frente al ejemplar de Baltasar Ibán, pues a todo lo dicho se sumó el temple y la suavidad que imprimió a la mayoría de los pases. Derechazos y naturales hondos, profundos, rematados con pases de pecho de pitón a rabo, intercalando también algunos trincherazos sublimes. La monumental de Las Ventas estaba, nuevamente, a los pies del torero nacido en Bogotá. La hazaña volvía a repetirse 24 horas después. Intentó, en vano, estoquear a “Alentejo” recibiendo pero ante la negativa del toro de Murteira le endosó un magnífico volapié. El diestro paseó por dos veces el ruedo con los apéndices en la mano, abriendo por segundo día consecutivo la Puerta Grande del coso madrileño. Por fin, toda la lucha y el sacrificio durante tantos años había encontrado recompensa, César Rincón salía lanzado del San Isidro de 1991.

________________________

[1] Julio Cesar Rincón Ramírez (Santafé de Bogotá, 1965) se inició muy joven en el oficio taurino. A España viajó por primera vez en 1981 para dar sus primeros pasos. La plaza de Bogotá fue escenario de su debut vestido de luces en 1980, una tarde que compartió con Maribel Atienzar. Un año después, el 8 de diciembre de 1982 tomó la alternativa en su ciudad natal, de manos de Antoñete y con José María Manzanares de testigo y toros de Vistahermosa. Tras confirmar en la Monumental de México (1983), en Las Ventas se presentó como matador de toros el 2 de septiembre de 1984, con Manili y Pepe Luis Vargas, ante toros de Lamamié de Clairac. Sin demasiadas oportunidades entre medias, volvió a Madrid en abril de 1991, para lidiar una corrida de Cuadri con Raúl Zorita y Enrique Ponce. El buen ambiente que dejó aquel día, le permitió entrar en los San Isidros de ese año, que fueron el escenario de su explosión como torero con sus dos primeras salidas por la Puerta Grande. Catapultado a todas las ferias como nueva figura, se mantuvo siempre en primera línea, hasta que en 199 tuvo que retirarse a raíz de una enfermedad contraída a raíz de una muy grave cornada sufrida en la plaza de Cali. Reapareció en plenitud de forma y de triunfos en la temporada de 2003, retirándose definitivamente en febrero de 2008 en la Monumental mexicana.

[2] Como sabe, en esta misma temporada de 1991 Cesar Rincón salió dos veces más por la Puerta Grande de Las Ventas. Una el 6 de junio, en la corrida de la Beneficencia, en la que mano a mano con Ortega Cano lidió una corrida de Samuel Flores. Meses después, el 1 de octubre, durante el abono de Otoño, volvió a cortarle las orejas a un toro de Sepúlveda; se acartelaba ese día con José María Manzanares y David Luguillano, que confirmaba su alternativa. Con posterioridad, en 1995 y en 2005 volvió a recibir estos honores.

BIBLIOGRAFÍA.
Cossío, José María de: “Los Toros. Inventario biográfico”. Tomo 18. Editorial Espasa Calpe. Madrid, 2007.
Cossío, José Maria de: “Los Toros. Crónicas. 1981-2007”. Tomo 30. Editorial Espasa Calpe. Madrid, 2007.
Rincón, César: “De Madrid al Cielo”. Autobiografía con Javier Villán. Colección “La Tauromaquia”, nº 45. Espasa Calpe. Madrid, 1992.

HEMEROGRAFÍA.
Ruiz, Alberto: “Hitos de Las Ventas: El memorable año 91 de César Rincón”. Colección “75 aniversario”, nº 23. Revista 6 Toros 6, nº 633, 15-08-2006.
“Especial San Isidro. 1947-1997”. 6 Toros 6. Mayo 1997.

PÁGINAS WEB.
www.elpais.com
www.hemeroteca.abc.es

© Carmen de la Mata Arcos/2016

 


 

 

MAR DE FONDO

¿Acaso no matan a los caballos?

TEODORO LEÓN GROSS      @teoleongross

20/05/2016 10:31

El balance del Rocío, más allá de otras estadísticas que nutren la complacencia del éxito popular, incluye trece caballos muertos, tres mulos ahogados, cuatro maltratados, varios abandonos y doscientos animales atendidos. No son accidentes. Tal vez haya quien menosprecie esos datos aferrándose al consuelo bobo de la estadística: trece caballos de veinte mil son el 0,06%. Claro que eso sería como aceptar que es irrelevante que seiscientas personas se envenenen por salmonelosis al no ser más que el 0,06% del millón de romeros. Los números, como las palabras, engañan.El Rocío no es una fiesta bárbara con los animales. No se puede confundir a los romeros con los lanceros en extinción de Tordesillas, o con quienes los cubren de dardos en Coria o de fuego en Medinacelli, o sacrificaban ardillas y palomas en el apedreamiento de Judas. Pero en el Rocío, sin ser una fiesta bárbara, hay bárbaros; y las fotografías de Pacma de remolques con caballos muertos, aunque provoquen una impresión falsa, retratan una realidad: hay animales maltratados. Gautier, que en su estupendo Viaje por España describe cómo se despachaban caballos despanzurrados en los toros (hasta 96 cuenta en tres corridas de Málaga), escribió que «una de las glorias de la civilización será haber mejorado la suerte de los animales». De Kant a Gandhi, de Schopenhauer a Orwell, es una idea recurrente: el trato a los animales retrata el nivel de progreso de una sociedad.El animalismo Disney puede provocar análisis naif. Ya se sabe que Hitler amaba a su perro y sufría al ver meter una langosta en la cazuela, tanto que el Reich dictó leyes para prohibir cocerlas vivas mientras llevaba con naturalidad a los judíos a los hornos. El debate de los toros suele mostrar las contradicciones de quienes equiparan animales y seres humanos; una idea de auténticos bárbaros. Conviene huir del infantilismo inmoral. El ser humano usa a los animales, claro; pero, eso sí, hay que resistirse al peaje del maltrato. En el Rocío, casi todo el sufrimiento procede de las empresas que alquilan animales viejos, enfermos o dañados. Eso debe cambiar. En lo peor del camino no cabe aceptar -como en la mítica novela de Horace McCoy llevada al cine por Sydney Pollack- que maten a los caballos, ni siquiera al 0,06%.

 


 

TOROS

FERIA DE SAN ISIDRO

De carteles de «No hay billetes», mucha nobleza y una decepción sonada

Rostros conocidos en el tendido para presenciar el primer paseíllo de El Juli en este San Isidro

 

20 de mayo de 2016. 23:39h

Ismael del Prado. Madrid.

El Rey emérito Juan Carlos I y la Infanta Elena observan como su nieta y su hija, respectivamente, Victoria Federica, intenta coger la montera que le lanzó José Garrido quien la brindó su segundo toro
Efe/JuanJo Martín

 

Ya saben… Tarde de expectación, pues eso, decepción al canto. Y de las gordas. La primera visita de Julián López “El Juli” no remendó una semana en la que salvo la novillada del lunes y el magisterio de Enrique Ponce, ayer, todas las tardes se ha remado a contracorriente. Pese a ello, su Majestad, el Rey Emérito, Juan Carlos I, volvió a tirar de afición y su serpenteante cohorte de “cochazos” de alta gama y lunas ahumadas se plantó de nuevo en el patio de arrastre, donde le recibió esta vez el empresario Manuel Martínez Erice, al alimón también apoderado de Sebastián Castella. Lo escoltaron, como hace justo una semana, su hija la Infanta Elena y su nieta Victoria Federica, en la que se despierta una ilusionante afición por el toreo. Hasta se aferró a la montera de José Garrido, tras el brindis del extremeño en el sexto. Toda para ella. Bendito interés. Y que dure.
La nobleza, muy presente en El Cónclave este mayo, también contó con otro visitante de postín en el coso neomudéjar de la calle Alcalá. Carlos Fitz-James Stuart, flamante Duque de Alba, se dejó ver por las inmediaciones de Las Ventas. Un poco más allá la perenne Marquesa de Vega de Anzo, junto a su familia. También repitió Adolfo Suárez Yllana, después de hacer su estreno en esta Feria de San Isidro la tarde anterior. Otro habitual con pedigrí como Pío García Escudero ocupó su habitual localidad de abono. La modelo y presentadora Raquel Revuelta quiso acompañar a Raúl Gracia “El Tato”, apoderado del confirmante José Garrido.
Por su parte, el mundo del toro habló valenciano con la presencia del maestro Vicente Ruiz “El Soro” y el joven diestro Jesús Duque. Una leyenda en Las Ventas como el colombiano César Rincón y el madrileño Matías Tejela también estuvieron en el tendido, mientras que Adolfo Martín apostó por su localidad habitual en la grada del “8” para presenciar un paseíllo que colgó en taquilla el cuarto lleno de “No hay billetes” de esta isidrada. De tópico a tópico. Los toros, que no interesan, ya saben…

 

 







 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: