Noticias Taurinas ANCTL

16 May

 

 

 

oscar dominguez una gran sorpresa

 

 


 

 

Resumen taurino del fin de semana

 

Diego Lecumberri sale a hombros en Tenabo

Por: Redacción | Foto: Archivo
Viernes, 13 de Mayo del 2016 | México, D.F.

diego lecumberri

Tenabo, Campeche.- Primera de feria. Entrada lleno. Tres toros de Quiriceo y uno de Raúl Cervantes (1o.), de regular juego en su conjunto.

El rejoneador Diego Lecumberri: Oreja y oreja.

Incidencias: Los Recortadores Españoles agradaron al público por sus estupendos suertes y dieron la vuelta al ruedoa al terminar cada actuación.

 

 

Oreja para Israel Téllez en Seybaplaya

Por: Bernarda Muñoz | Foto: Prensa IT
Sábado, 14 de Mayo del 2016 | México, D.F.

israel tellez

 

Seybaplaya, Campeche. 1a. corrida de feria. Entrada lleno. Toros de Tepetzala, regulares en juego.

El rejoneador Diego Lecumberri: Vuelta al ruedo en cada uno.

Israel Téllez: Oreja y vuelta al ruedo.

 

 

 

Triunfo de José Luis Angelino en Tenabo

Por: Redacción | Foto: Archivo
Sábado, 14 de Mayo del 2016 | México, D.F.

jose luis angelino

Tenabo, Cam.- Segunda corrida de feria. Lleno, en tarde calurosa. Cuatro toros de Quiriceo de buena presencia y juego desigual.

José Luis Angelino: Ovación tras fuerte petición y oreja.

David Martínez: Palmas en su lote.

 

 

 

La cara y la cruz, en Seybaplaya

Por: Bernarda Muñoz | Foto: Archivo
Domingo, 15 de Mayo del 2016 | México, D.F.

angelino jose luis

Seybaplaya, Cam.- Tercera corrida de feria. Entrada lleno. Toros de San Antonio Tepetzala, dos buenos y dos complicados.

José Luis Angelino: Dos orejas en el único que mató.

José Mauricio: Palmas y dos orejas.

Incidencias: Cuando clavaba en un par de banderillas en su segundo, José Luis Angelino fue herido en el muslo derecho y de inmediato fue llevado en ambulancia a un hospital de Campeche. Su astado fue estoqueado por el sobresaliente. José Mauricio no quiso salir en hombros por respecto a su compañero herido.

 

 

 

Dos orejas para Spínola en Tixcocob

Por: Redacción | Foto: Archivo
Lunes, 16 de Mayo del 2016 | México, D.F.

spinola

Tixcocob, Cam.- Primera corrida de feria. Entrada lleno. Toros de Vistahermosa, bien presentados y buenos en general.

Alejandro Martínez Vértiz: Oreja y vuelta.

Fermín Spínola: Ovación y dos orejas.

 

 

Cariñosa oreja para Hilda en su encerrona (video)

Por: Jorge Raúl Nacif | Enviado
Domingo, 15 de Mayo del 2016 | Tepozotlán, Méx.

hilda tenor

Tepozotlán, Méx.- Lienzo charro “División del Norte”. Casi lleno en tarde de clima cambiante. Seis toros de Brito, de escaso trapío (el 4o. fue protestado por chico por algunos aficionados), salvo el 6o., y descastados en líneas generales, con excepción del 2o. que se movió un poco más. No se anunciaron pesos. Hilda Tenorio (grana y oro), en solitario: Silencio, palmas, pitos tras dos avisos, palmas, oreja y palmas. Incidencias: Hilda se subió al caballo de picar en el 5o. y ejecutó bien la suerte de varas. Destacó en banderillas Fernando García hijo, que saludó una ovación. Los sobresalientes Jorge López y Pablo Samperio entregaron un reconocimiento a Hilda tras la muerte del 4o.

 

 


 

 

El Payo gana la “Zapatilla de Plata” en León

Por: Redacción | Foto: Archivo
Lunes, 16 de Mayo del 2016 | México, D.F.

payo

El matador Octavio García “El Payo” fue designado como triunfador de la pasada Feria de León, y el Centro Taurino de León lo designó como ganadero del prestigioso premio “Zapatilla de Plata” que se le entregará durante un evento que tendrá lugar en los próximos meses en el cortijo “Las Palomas”.

Este reconocimiento se debe a la brillante actuación del torero queretano en la corrida de feria que se llevó a cabo el sábado 30 de enero, con toros de la ganadería de Jaral de Peñas, al lado de Eulalio López “Zotoluco” y Alejandro Talavante.

Aunque el pasado martes 10 de mayo no pudo torear en Madrid debido a la lluvia que obligó a suspender el festejo en el que estaba anunciado, El Payo sigue en España a la espera de sumar algunas fechas en su temporada europea.

En la siguiente liga se puede ver la brillante actuación de El Payo en la Feria de León 2016:

Gran nivel de El Payo en León (video)

 

https://player.vimeo.com/video/153652331“>

 

 


 

 

Gerardo Adame tienta en Magdalena González

Publicado por Comunicado el 15/5/2016

Los matadores Paco Dóddoli, Jorge Adame, Gerardo Adame y el novillero Julio Ricaurte hacen labores de tienta, Gerardo se prepara para sus próximos compromisos que tiene en puerta los días 22 y 28 de mayo.

Se tentaron 2 vacas y un novillo del hierro de la casa; las vacas recibieron muy buena nota de tienta y resultando el novillo extraordinario.

El Matador hidrocálido Gerardo Adame se encuentra en preparación para el festival benéfico que toreará el 22 de mayo en la ciudad de Aguascalientes, en el Cortijo San Marcos; Y para la corrida charra que se efectuará el 28 de mayo en plaza de toros de Provincia Juriquilla.

 

 

 


 

Aprender a Morir

¡Pregúntenle al Pana!

Hernán González G

Las personas solemos morir mal, en México y el resto del mundo, ya por falta de conocimientos, ya por exceso de remordimientos, ya por inoportunos involucramientos, tanto de autoridades civiles, médicas y religiosas como de familiares aterrorizados y amigos bien intencionados. Es la costumbre que confunde durar con vivir y vida con signos vitales.

El hecho es que pretendiendo comprometerse y solidarizarse, casi todos se entrometen, opinan, determinan y deciden lo más conveniente, mientras la voluntad del paciente apenas es tomada en cuenta o de plano ignorada y lo que debiera ser una relación consciente y madura entre el enfermo y su entorno se vuelve innecesario e inhumano final. La lucha ancestral por una vida digna olvida que ésta incluye, inexcusablemente, una muerte digna.

Hoy que cinismo, hipocresía y un falso vitalismo permean como nunca en la sociedad, la consigna religiosa pretendidamente trascendental (lo permanente detrás de lo aparente) de que ningún ser humano tiene derecho a decidir sobre la vida o la muerte de otro ser humano apremia a una revisión sustentada y libre de imposiciones diversas. Engolados organismos y un coro mediático reiteran su lucha contra la enfermedad y la muerte y su defensa de la vida, en tanto ven como lo natural la ola de crímenes, con y sin sangre, que a diario se cometen en sus narices. Vaya un concepto tramposo de la vida, la dignidad y lo trascendente.

Me entero con tristeza de que un mexicano de oficio torero, en el otoño (64 años) de su accidentada carrera, llamado Rodolfo Rodríguez y apodado El Pana, que no es diminutivo sino apócope de panadero, pues lo fue en su adolescencia, resultó arrollado por un toro en la plaza de Ciudad Lerdo, Durango, lesionándose gravemente la médula espinal y quedando cuadripléjico o sin movilidad ni sensibilidad en tronco, brazos y piernas. Sin poder hablar, pues se le hizo una traqueotomía y tiene una sonda nasogástrica para alimentarlo, seguirá paralizado, pero consciente, a la espera de encarnizamientos terapéuticos que no redundarán en su recuperación física.

Ya tuvo un paro respiratorio y el miércoles pasado un paro cardiaco, pero consiguieron estabilizarlo para continuar en una Unidad de Cuidados Intensivos. Si tiene los ojos abiertos y puede mover párpados y cejas, ¿por qué no le preguntan si su deseo es continuar o terminar? Cualquier respuesta es su irrenunciable derecho a decidir. ¿O no?

aprenderamor@jornada.com.mx

 

 

¿La Fiesta en Paz?

Entre su vocación y la cerrazón, Hilda Tenorio protagoniza hoy una gesta histórica

Leonardo Páez

Foto

En una gesta sin precedente, la matadora Hilda Tenorio se encierra hoy a las 13 horas en la plaza de Tepotzotlán, estado de México, con seis toros de la ganadería de BritoFoto archivo
En general, a los seres humanos suele quedarnos poco claro el concepto de vocación y, más grave, nos rodeamos de presiones, dudas y prejuicios con respecto a una posible vocación propia, esa llamada interior antes que divina, que con frecuencia rebasa la aptitud y el gusto por determinada actividad para convertirse en la primera si no es que en la única posibilidad de darle sentido a la vida.

Para una mujer como Hilda Tenorio –Morelia, 11 de junio de 1986– la convicción de su vocación torera no es el problema, sino el ejercicio de la misma, ya que no obstante su inteligencia y valor, amplio repertorio, fuerza de carácter, disciplina, sacrificios, desafíos y entrenamiento diarios, lesiones y convalecencias más sus incuestionables triunfos en distintas plazas incluida la México, donde hace seis años recibió la alternativa, el sistema taurino mexicano sigue sin aprovecharla.

Casi obvio: si para los hombres metidos a toreros es endemoniadamente difícil sacar la cabeza en la profesión, para una mujer menudita, de apariencia frágil y rostro aniñado, parecería imposible… excepto para Tenorio, que hoy domingo a las 13 horas se encierra con seis toros de la ganadería de Brito en el lienzo charro División del Norte, de Tepotzotlán, estado de México. Se dice pronto, pero nadie en la historia de la tauromaquia lo había hecho.

“El sentido de esta encerrona sin antecedente –comienza Hilda– es múltiple. Por un lado, realizar un sueño que me acompañó desde mis inicios como niña torera y luego de novillera. Hoy por fin puedo hacerlo como matadora de toros no sólo como una satisfacción personal y un reto más en mi carrera, sino como una enérgica llamada de atención a un sistema taurino poco dispuesto a innovar no obstante la urgente necesidad de hacer más atractivo el espectáculo, y desde luego demostrar que mi condición de mujer no me impide ser torero y alternar con los varones en igualdad de circunstancias. Soy consciente de que es un gran compromiso y un gran reto, pero mi vida está habituada a superar retos físicos, profesionales y de género.

“Fue un éxito la propuesta que hicimos al público de que bautizara a los toros de mi encerrona. Hubo cerca de 900 respuestas y escogimos los nombres que más se repitieron y más sentido tenían para mí: Tenaz, Monarca, Único, Don Pepe, Fiesta Futura y Padres Benditos. Debo decir que, a diferencia de otros, siempre he contado con el respeto y apoyo de mis padres, un médico y un ama de casa que hace años se convirtieron en mis cómplices y a quienes les preocupa más que ande en carretera que verme en el ruedo.

“A los toros –agrega– procuro entenderlos, aprovecharlos, disfrutarlos y darles la lidia más adecuada. Algunos críticos dicen que poseo una tauromaquia fácil; la realidad es que esa facilidad sólo se logra con un entrenamiento cotidiano, un trabajo permanente, tanto físico como técnico, teorico-práctico, sicológico y alimentario. Sigo teniendo las mismas medidas de cuando tenía 15 años. No me acuerdo del pasado, es como si no existiera, siempre miro hacia adelante y trato de disfrutar cada día y de cada persona.

“Quiero que con mi desempeño de esta encerrona –remata quien además se recibió de abogada– la gente perciba mi afición y mi indoblegable voluntad de ser un torero importante, y desde luego que el medio taurino no me cierre las puertas antes de haberme visto. La técnica no inhibe la capacidad de emocionarse ni de emocionar.”

 

 


 

 

Especial: Un encuentro con la desesperanza

Por: Felipe Aceves | Foto: Berumen
Lunes, 16 de Mayo del 2016 | Guadalajara, Jal.

rodolfo pana

Visitar a Rodolfo Rodríguez no fue sencillo. La sala de terapia intensiva del Hospital Civil de Guadalajara no está para visitas sociales. Sí, conté con el apoyo del doctor Paco Preciado, director general del nosocomio; pero las medidas sanitarias son estrictas, y todos hemos de cumplirlas. Confieso que la incertidumbre me invadía; qué vería; cómo reaccionaría frente a los antecedentes que había recibido previamente a mi visita. Me ocupaban estos pensamientos, al tiempo que transitaba por un impecable pasillo.

Llegué a una salita para el aseo de brazos y me fue proporcionada una aséptica indumentaria que no alcanzaba a cubrir mis emociones. Ya estaba ahí… ¿Frente a Rodolfo o frente a El Pana? Intenté lo primero… y Rodolfo, con esa conocida sonrisa suya, casi siempre socarrona, me respondió con el pausado movimiento de sus labios. Está consciente. Totalmente lúcido. Mueve –sólo– su cabeza, y está al tanto de su condición.

La charla fue breve. No articula sonido alguno debido al tubo que insertado en su garganta, le auxilia para respirar. Un collarín sostiene su cabeza. Para que puedan ser percibidas sus palabras mueve sus labios con lentitud. Lo de rigor ¿Cómo estás? –”pues mira” dice con resignación. Tómatelo con calma, Dios es quien dice la última palabra. Asiente con la cabeza. Con los ojos cerrados. Una pausa que me parece eterna y… –”Jelipe, ya me quiero ir”. No sé qué me quiso decir, o, más bien, ¿acaso no quiero saber? “Mira torero, hoy van a hacerte unos estudios para determinar si es posible que puedas irte. Vamos a esperar a ver qué dicen los doctores”. Asintió de nuevo, me pareció que con aire de resignación.

Mi parálisis fue rota por la voz de los especialistas que realizarían el enésimo estudio. Caminé hacia atrás. Rodolfo no me siguió con la mirada. En ningún momento ha estado solo, me comparte el doctor Preciado. Sus hermanos, y varios amigos, se turnan para estar con él.

Otra visita fue permitida, la de Napoleón. Torero por convicción y compositor de profesión, que fue su compañero en algunas correrías. Llevaba consigo Napoleón el recuerdo de las inolvidables sesiones de ensayo en los Viveros. De aquellos pueblos donde coincidieron en algún cartel y de otras tantas aventuras taurinas de El Pana. El recuerdo de sus fraternas complicidades, seguramente le hizo más emotiva aún su visita. Y un hombre como José María, con la sensibilidad a flor de piel…

Enseguida conocí a cuatro hermanas, un hermano, una sobrina de Rodolfo y a la mujer del torero. Norteamericana, por cierto, madre de su hija.

La verdad es que fue muy gratificante convivir con esa familia, poseedora de una fortaleza ejemplar. Unida y al pie del cañón, siempre. Cercanos en las alegrías; en los fracasos; en los momentos en que su hermano lo permitió. Siempre en auxilio de ese hombre acosado por un persistente alcoholismo, al que, por fin había conseguido derrotar. Todos alrededor de la señora Alicia, la anciana madre del torero, que todo el tiempo reza por la salud de su “churumbel”, como cariñosamente le bautizó. Sus hijos le tienen al tanto de la gravedad del caso (como si pudiera ocultársele algo a una madre).

Hombre. Hubo los momentos de buen humor. Es imposible reprimirlos cuando, como en la biblia “más de un par de toreros (Alfonso Hernández –convertido en incondicional escudero transitorio– y Napoleón) se reúnen, en nombre de lo que sea”; brota el optimismo por la vida. Por esa vida que –son conscientes– puede ser tan efímera como hoy lo pude comprobar.

Hoy estuve con Rodolfo Rodríguez, creador –y criador– de El Pana. Para Rodolfo no existe ya un futuro. Una institución añeja como el Hospital Civil de Guadalajara (cuya fundación data del 3 de mayo de 1793), quien ha mantenido intacta su vocación de estar siempre dispuesta en la enfermedad de la población, económicamente más desprotegida. Esta Institución amada profundamente por el norte occidente del país ha puesto los recursos médicos de vanguardia que se ponen al servicio de todos, ahora también para El Pana.

¿Qué sigue? Tanto empeño, tanto amor… tanta ciencia, no bastaron. Para Rodolfo y para El Pana, no hay remedio. Uno, jamás, en la persistente lucha por la posibilidad de salvar su vida, no podrá ya disponer de su cuerpo. La gravedad de su lesión y el resultado de los exámenes constantemente realizados, así lo confirman.

A El Pana, no lo veremos más en un ruedo. Los dioses del toreo, como de vez en vez, han reclamado y cobrado de nuevo su cuota. Esos pagos que evitan que perdamos la conciencia de lo que puede acontecer en esta lucha ancestral de vida entre el ser mítico encarnado en el toro de lidia y la fragilidad del hombre que lo enfrenta.

Las muestras de solidaridad, de parte de las figuras del toreo de ambos lados del atlántico, de múltiples empresarios taurinos, de varios ganaderos, muchos aficionados, y también artistas, son incontables y valiosas Mas la prudencia se ha hecho presente bajo la guía de la familia del torero. Si, como todos deseamos Dios extiende la vida de Rodolfo Rodríguez, las necesidades serán económicamente muy demandantes.

Mientras escribo estas líneas, y ante la imposibilidad de visitar al torero, las peñas taurinas de Guadalajara están a las puertas del Hospital Civil, Juan I. Menchaca, unidas en oración. Confían en un milagro.

 

 


 

 

Hace 39 años se doctoró Enrique Fraga

Por: Redacción
15 de mayo de 2016

El día de hoy domingo se cumplen 39 años de la ceremonia de alternativa del matador de toros michoacano Enrique Fraga.

El diestro Enrique Fraga quien nació en Morelia, recibió la borla de matador de toros el 15 de mayo de 1977 en la Plaza de Toros Mérida de manos de Jesús Solorzano, ante el testimonio de Rafael Gil “Rafaelillo”, y los rejoneadores don Pedro Louceiro, y Jorge Hernández Andrés, con el toro que llevó por nombre “Contador” de Santo Domingo.

Ceremonia de alternativa de Enrique Fraga
Foto: Archivo
Publicado por PeninsulaTaurina.com en 10:50

 

 


 

 

Recuerden hoy 23 Hrs desde

 

 


 

 

La revolera

Dos hermanos y un “tío”

Por Paco Mora
Más artículos de este autor

El mexicano Luis David Adame ha hecho honor a la estirpe de toreros valientes fundada por su hermano Joselito y Juan de Castilla ha estado valiente, decidido y sin acusar el peso de la responsabilidad que se le ha venido encima.
El titular de este billete resume lo ocurrido esta tarde en la novillada de Las Ventas. El mexicano Luis David Adame ha hecho honor a la estirpe de toreros valientes fundada por su hermano Joselito, e incluso se ha introducido con cierta autoridad por los difíciles vericuetos del buen gusto y el temple. Con la pantorrilla izquierda atravesada por una puñalada de su primer toro, ha aguantando a pie firme el dolor sin un gesto y sin rebajar su ambición de triunfo, y después de dar la vuelta al ruedo con la oreja en la mano ha pasado por su pie a la enfermería. No ha pensado ni un instante en trabajarse el cuento de la lástima. Sólo su hermano mayor y el pequeño, en el tendido, parecían acusar el dolor de la herida del Adame que, vestido de luces, ha demostrado hoy en el ruedo madrileño que de verdad quiere ser torero.

Pero el hecho heroico de la tarde lo ha protagonizado “un tío” de una pieza; el colombiano Juan de Castilla. No tiene las hechuras de Gallito ni el arte de Paula pero tiene cuajo para parar un tren. Quedarse solo en el ruedo de Las Ventas en pleno San Isidro y a plaza llena con cuatro galafates –una auténtica corrida de toros de El Montecillo- y no afligirse, tiene mucho mérito y no está al alcance de todos los españoles como el NODO. Valiente, decidido y sin acusar el peso de la responsabilidad que se le ha venido encima, Juan de Castilla se ha ganado esta tarde el título de Don Juan de Colombia. Al menos para mí. Se ha marchado por su pie y con una oreja en el esportón que debieron ser dos.

Sí, ya sé que no es un torero espigado ni flexible ni le duele la cara de ser guapo, pero se me antoja, después de su gesta de esta tarde, que algún tipo de peso de la cintura para abajo le ha impedido crecer más.

 

 

 

Impacto de Luis David Adame y valor y entrega de Juan de Castilla en Madrid

El colombiano, oreja, solventó con nota la papeleta de quedarse como único espada tras los percances de Filiberto y Adame, que paseó un trofeo de ley
Por Íñigo Crespo
Más artículos de este autor

PARTE FACULTATIVO DE FILIBERTO

PARTE FACULTATIVO DE LUIS DAVID ADAME

FOTOS DE JULIÁN LÓPEZ DEL FESTEJO

LA OPINIÓN DE PACO MORA: Dos hermanos y un “tío”


Fotos: JULIÁN LÓPEZ

El primero fue un novillo manso, huidizo y descompuesto en sus embestidas. Filiberto anduvo por encima del animal en una faena de buena quietud y carácter. Labor impetuosa, en la que el torero le ganó la partida al utrero desde su mismo inicio. Ese arranque de faena, muy firme y sin enmendarse, resultó a la postre lo mejor del trasteo. Falló al matar y en una de las entradas se produjo un corte en la mano izquierda, sangrando abundantemente. Fue atendido en la enfermería y no pudo salir a matar a su segundo.

Juan de Castilla saludó una fuerte ovación tras lidiar al segundo, un novillo con movilidad pero descompuesto y exigente. La faena del colombiano tuvo gobierno, firmeza y mando por ambas manos. Labor plena de autoridad, en la que supo dar respuesta a las exigencias del animal. Destacó especialmente en dos tandas por el pitón derecho. Se escapó de la cornada en una voltereta. Mató de una muy buena estocada y se palpó la unanimidad en el veredicto del público.

Una oreja de ley cortó Luis David Adame del novillo de su presentación en Madrid. Animal con movilidad y transmisión, falto de entrega pero válido para el triunfo si se apostaba como lo hizo su matador. Adame se mostró muy compacto desde el primer momento: se fue a portagayola y realizó después un gran quite por chicuelinas de manos bajas en las que toreó muy despacio. Ese detalle, el de la despaciosidad, fue la virtud principal de la faena. Brindó a sus hermanos, presentes en una contrabarrera. Trasteo de mucho temple y con una serie por el pitón derecho extraordinaria, de trazo largo y por abajo. Enfibrado el torero. Mediada la faena resultó prendido, sufriendo una cornada en el gemelo de la pierna izquierda. No se miró, siguió toreando y abrochó su quehacer con manoletinas, un pinchazo y una gran estocada. Además, revistió todo con una solemnidad sorprendente en un torero tan joven. No se descompuso en ningún momento. Impacto de Luis David Adame en Las Ventas, que pasó por su propio pie a la enfermería y no podrá salir a matar a su segundo oponente.

El cuarto fue un capítulo deslucido. El novillo resultó desrazado y no sirvió ni para torear ni para jugarse el tipo. Juan de Castilla no tuvo ninguna opción. Cumplió el colombiano, que fue silenciado tras volver a manejar la espada con contundencia.

Valiente y emotiva fue la faena de Juan de Castilla al quinto, un novillo encastado y con movilidad con el que se mostró muy sincero el torero. Quitó por chicuelinas primero y realizó después una faena de máxima entrega en la que supo atemperar la abundante raza que exhibió el utrero de Paco Medina. Se puso muy de verdad con él, bajándole la mano y sin dejarse nada atrás. Mató de una estocada y dio una vuelta al ruedo tras aviso y fuerte petición.

Juan de Castilla cortó una oreja del sexto tras un ejercicio de valentía y de corazón frente a un novillo muy descompuesto, que tuvo apenas una tanda y media de movilidad, pero al que luego supo ganarle la partida a base de ímpetu y sinceridad. El trofeo fue un premio como reconocimiento al esfuerzo desempeñado toda la tarde. Supo resolver el colombiano la papeleta que le cupo en suerte, que no fue nada fácil. Mató, una vez más, con seguridad, como a todos sus novillos.

Madrid, lunes 16 de mayo de 2016. Undécima de San Isidro. Novillos de El Montecillo. Bien presentados pero desiguales de hechuras. Faltos de entrega y clase en general, aunque con emotividad. El más encastado, el 5º; y el más deslucido, el 4º. Muy manso el 1º. Filiberto, palmas tras dos avisos de camino a la enfermería en el único que mató; Juan de Castilla, ovación con saludos, silencio, vuelta al ruedo tras aviso y fuerte petición en el que mató por Filiberto y oreja en el que mató por Luis David Adame; y Luis David Adame, que se presentaba en Madrid, oreja en el único que mató. Entrada: Tres cuartos. Se desmonteraron Miguel Martín y Alberto Zayas tras parear al 3º. Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de José Gómez Ortega “Gallito”, en el 96º aniversario de su mortal cogida en Talavera de la Reina.

PARTE FACULTATIVO DE FILIBERTO.- “Heridas en dorso de mano izquierda, con sección completa aparato extensor 2º dedo, y sección extensor común 3º dedo. Herida inciso-contusa en región cubital mano izquierda. Pronóstico menos grave, que le impide continuar la lidia”. El novillero pasó al hospital San Francisco de Asís con cargo a la Fraternidad.

PARTE FACULTATIVO DE LUIS DAVID ADAME.- “Heridas por asta de toro en cara anterior pierna izquierda de 30 cm., que produce destrozos en músculo tibial anterior alcanzando borde anterior de meseta tibial externa, y otra de 25 cm. en cara externa de la misma pierna, que produce destrozos en músculos peroneos y alcanza cabeza de peroné, contusionando nervio ciático poplíteo externo. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros, pasando al Hospital San Francisco de Asís con cargo a la Fraternidad. Pronóstico: Grave que le impide continuar la lidia”.

 

 

La Revolera

Los juampedros cantan la gallina

Por Paco Mora
Más artículos de este autor

Miren ustedes, señores míos, cualquier toro por pequeño y manso que sea se puede llevar por delante a un torero, pero también es cierto que con toros sin bravura, fiereza y fuerza, el toreo degenera en una pantomima con lentejuelas y medias de colores.
La fijeza es cosa de lechuzas y mochuelos y la nobleza virtud de condes, duques y marqueses. Y los juampedros de eta tarde sólo tenían esas dos condiciones. Sosería, vulgaridad y aburrimiento era lo único que sugerían sus embestidas y así ni Talavante ni Roca Rey ni Gallito y Belmonte que resucitaran. A ver si vamos a echar de menos los dos “venaos” de Núñez del Cuvillo y Mayalde de anteayer, pensará el paciente lector… Pues sí, aquellos dos toros tenían la condición esencial que debe tener el toro bravo para serlo: casta, mala casta en ocasiones pero casta al fin y al cabo, que traducida en fiereza, fuerza y acometividad puso a prueba a dos toreros -Talavante y Roca Rey- que les pudieron y se jugaron con ellos la safena y la femoral, enardeciendo y poniendo en pie al público de Las Ventas.

Los juampedros han dado un sainete que no merecía el público que acudió ilusionado al reclamo de las hazañas que protagonizaron hace dos días el extremeño y el peruano. Hoy sí se ha enfadado el público madrileño. Y con razón. Con esa monjil bondad de los toros jerezanos el toreo se convierte en un quiero y no puedo más parecido a un ensayo del Bolshoi que a una corrida de toros. Y el toreo es un espectáculo artístico que se basa en la emoción que produce en los tendidos la victoria de la inteligencia del hombre frente a la acometividad de la fiera. ¿Pero dónde estaba hoy la fiera? En la arena de Las Ventas por supuesto que no.

Un día, en el callejón de la Monumental de Barcelona -se celebraba el histórico festival de la riada- le pregunté a Domingo Ortega qué era para él torear y me respondió: “Torear es básicamente poder con los toros”. Pero cuando los toros salen “podios” como esta tarde en Las Ventas, el toreo brilla por su ausencia. De esta realidad no parecen acabar de darse cuenta los hombres del negocio de los toros. Y posiblemente cuando le quieran poner remedio ya será tarde. Miren ustedes, señores míos, cualquier toro por pequeño y manso que sea se puede llevar por delante a un torero, pero también es cierto que con toros sin bravura, fiereza y fuerza, el toreo degenera en una pantomima con lentejuelas y medias de colores.

 

 

Tiene días…

Por Juan Belmonte
Más artículos de este autor

No pude ver la corrida del triunfo de Roca rey en Madrid y claro, rápidamente empiezo a documentarme en los periódicos, webs y demás informaciones . Lo primero que leo son titulares de éxito…

Joselete era un personaje típico de Sevilla, rulaba por los tabancos, bares y demás rincones formando parte del paisaje. Un día le regalaron un reloj dorado y allá que fue presumiendo en los garitos habituales. Uno le dijo…”Joselete eso no es de oro ni ná…” pero al día siguiente otro parroquiano le comentó: “vaya reloj de oro que llevas”, y así se repitieron las opiniones hasta que uno le preguntó: ¿Joselete ese reloj es de oro? y con desinterés contestó…..”tiene días”.

Como Joselete estoy yo. No pude ver la corrida del triunfo de Roca rey en Madrid y claro, rápidamente empiezo a documentarme en los periódicos, webs y demás informaciones . Lo primero que leo son titulares de éxito. ”Roca Rey se consagra en Madrid”, “Roca Rey a Golpe cantado”… Ante ello pienso que me he perdido una gran corrida o al menos una gran actuación de uno de los toreros que más nos esperanza. Pero cuando leo El País mi gran amigo Antonio Lorca me pone a cavilar: “Desvergonzada Puerta Grande”, “Espantoso simulacro de toros y toreros” me quedo perplejo, como Joselete y ahora que voy camino de Osuna a cubrir la Feria seguro que habrá alguno que me pregunte: ¿qué tal estuvo Roca Rey y la corrida de ayer? Tendré que decirles: TIENE DÍAS.

 

 


 

El Palco

La gran verdad del Toreo

Por Rafael Comino Delgado
Más artículos de este autor

Mientras haya un toro bravo y hombres como Talavante y Roca Rey, ni todos los antitaurinos del mundo, ni todos los políticos antituarinos, ni nadie podrá abolir esta Fiesta tan grande y tan de verdad, como no hay otra

Ayer día 13 de mayo dos hombres, aunque tal vez podríamos decir, por edad, un hombre y un niño, cruzaron la línea roja, tras la cual la vida corre muchísimo peligro. Quiero decir que se jugaron la vida sin trampa ni cartón. Naturalmente me refiero a Alejandro Talavante y Andrés Roca Rey.

Talavante ya es un hombre hecho y derecho, figura del toreo consagrada y rico. Andrés es prácticamente un niño (no ha cumplido los veinte años) y acaba de llegar al Toreo, pero en la plaza se comporta como un hombre y como una gran figura. Tiene toreo y agallas para disputar a quien haga falta uno de los puestos más destacados del escalafón.

Alejandro cortó una oreja a un toro que tuvo movilidad, peligro y transmisión. Un toro muy difícil al que plantó cara jugándosela de verdad y logró sacar de donde aparentemente no había. Si Talavante, después de probarlo por ambos pitones se va por la espada y lo mata , hasta hubiera sido aplaudido, porque se veía que no había posibilidad de faena lucida, pero apostó , cruzó la raya, expuso una barbaridad y al final le obligó a pasar a regañadientes unas cuantas veces; suficientes para cortarle una oreja, a mi parecer de mucho peso.

El sexto toro, del Conde Mayalde, desde el principio demostró claramente que no tenia clase alguna, la cabeza por las nubes, y peligro por ambos lados. Roca Rey también decidió cruzar la raya y vaya si la cruzó. Hasta meter el corazón en un puño a las 24.000 personas que llenaban la Monumental de las Ventas, más los millones que veían la corrida por Canal +. Parecía imposible que el toro pasara, pero fue obligado a pasar, gracias a la muleta y al corazón del torero. Varias veces estuvo prácticamente cogido, especialmente al pasárselo por la espalda. La plaza entró en ebullición y era un manicomio. Se rindió al peruano y le pidió las dos orejas con muchísima fuerza, por lo que el presidente, que se lo pensó demasiado, no tuvo más remedio que sacar los dos pañuelos. No es que se las diera, es que eran suyas.

Alejandro y Andrés demostraron, una vez más, la gran verdad del Toreo. Dos hombres se jugaron la vida porque así lo decidieron.

Eso no se hace por dinero; lo que ayer hicieron Alejandro y Andrés en las Ventas, se hace porque se lleva dentro un profundo sentimiento torero (más fuerte e intenso que el instinto de conservación del ser humano), una pasión de artista, un deseo irrefrenable de expresar ante un toro su arte, su verdad. Esos hombre pudieron expresar ayer su pasión ante miles de personas, y para ello decidieron libremente y conscientemente jugarse la vida y ganaron, pero hubo muchas posibilidades de que salieran en una ambulancia, o peor.

Qué ahora vengan los antitaurinos, con su falso y enfermizo animalismo, con su mentira, con su misantropía y digan que “eso es maltratar a un animal”; animal que está diseñado para pelear, para atacar y cuyo deseo es coger al hombre. Pero el hombre torero esquiva con arte y con mucho corazón sus embestidas, creando así una obra de arte que supera a todo lo conocido, que emociona hasta límites insospechados, porque todo lo que allí ocurre es verdad; el hombre se juega la vida de verdad, porque él quiere hacerlo, porque es capaz de hacerlo, solo por el deseo de expresar su sentimiento torero.

¡Antitaurinos del mundo!: Si Vds. no son capaces de sentir, si les falta sensibilidad para comprender este excelso arte, déjennos vivir, dejen de decirnos lo que debemos hacer, dejen de querer programar nuestras vidas, dejen ya, de una vez para siempre, de creerse los dueños de nuestras voluntades y sentimientos, dejen ya de molestar a quien piensa diferente. Y entérense de una vez que: ¡mientras haya un toro bravo y hombres como Talavante y Roca Rey, ni todos los antitaurinos del mundo, ni todos los políticos antituarinos, ni nadie podrá abolir esta Fiesta tan grande y tan de verdad, como no hay otra! .

 


 

Juan Pedro Domecq descubre su tercer azulejo como triunfador de San Isidro

El criador ha destapado en la plaza de toros de Las Ventas el premio que acredita a su ganadería como la «más completa en presentación y bravura»

 

15 de mayo de 2016. 18:47h

La Razón.

Juan Pedro Domecq descubre el azulejo de su ganadería en la plaza de toros de Las Ventas

La Comunidad de Madrid ha reconocido esta mañana a la ganadería de Juan Pedro Domecq como la «más completa en presentación y bravura» de la Feria de San Isidro 2015, con un mosaico en el Patio de Arrastre de la Plaza de Toros de Las Ventas, que se ha descubierto esta mañana.

En el acto han estado presentes el ganadero Juan Pedro Domecq, el director gerente del Centro de Asuntos Taurinos, Manuel Ángel Fernández Mateo, miembros del consejo de administración del Centro y del jurado calificador, integrado por distintas personalidades del mundo taurino.

Con este reconocimiento, el nombre de la ganadería sevillana ocupa ya dos lugares entre los veinte cuyos hierros y divisas destacan en los muros del Patio de Arrastre, donde se ubican los azulejos de las ganaderías premiadas en las ferias de San Isidro desde 1981.

La corrida premiada fue lidiada el 29 de mayo del año pasado por Finito de Córdoba, Alejandro Talavante y Daniel Luque. Según el jurado calificador, el encierro estuvo muy bien presentado, con seis toros bravos y con gran profundidad y embestidas largas. Destacaron los lidiados en segundo, tercero y quinto lugar, que fueron ovacionados en el arrastre.

Juan Pedro Domecq ha reconocido sentirse «tremendamente dichoso» por recibir un galardón que ha considerado como «el premio de los premios en el patio de la bravura de la mejor plaza del mundo», y que falla cada año la Comunidad de Madrid.

«Este es un reconocimiento a mis antepasados, a mi abuelo, el creador de un encaste sin el cual no se entendería la tauromaquia moderna, a mi padre, un auténtico visionario y el artífice de que hoy día los toros de Juan Pedro Domecq tengan la importancia que tienen, a mi hermano Fernando, mi ángel de la guarda y al que echo muchísimo de menos», reconocía un emocionado Juan Pedro Domecq.

El ganadero ha dedicado el premio a su madre, Teresa Morenés, Condesa de Asalto, presente también en el acto, «porque sin ella el proyecto Juan Pedro Domecq no hubiera sido posible», y también a su mujer y sus hijas «por comprender mi pasión y estar a mi lado en los momentos de sufrimiento y desdicha», ha señalado. Domecq ha cerrado su intervención con un mensaje a la familia taurina:

«Los toros son los que une a todos los españoles; todos debemos ser caballeros y damas del toreo», para concluir el acto a grito de «viva España, viva el Rey y viva la tauromaquia».

Ganadería triunfadora

Esta ganadería, con divisa encarnada y blanca, y cuyos toros pastan principalmente en la finca ‘Lo Álvaro’, en Castillejo de las Guardas (Sevilla), tiene sus orígenes en 1763, cuando Gregorio Vázquez lidia, en la Real Maestranza de Sevilla, los días 22 y 23 de abril. En 1780, tras su muerte, se hace cargo de la ganadería su hijo Vicente José Vázquez que, eliminando todo lo anterior, forma la ganadería con reses del Marqués de Casa Ulloa, Bécquer, Cabrera y Vistahermosa.

A su muerte, la ganadería fue adquirida, en 1830, por Fernando VII. Posteriormente, durante la regencia de la Reina María Cristina, se vendió a los Duques de Osuna y Veragua, quedando en 1849 como único propietario el Duque de Veragua, Pedro Alcántara Colón, y, a la muerte de éste en 1866, su hijo Cristóbal Colón de la Cerda. En 1910, pasó a su hijo Cristóbal Colón y Aguilera, quien, en 1927, la vendió a Manuel Martín Alonso.

En 1930, Juan Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio se hace con ella y la incrementa con dos lotes de eralas y cuatro sementales del Conde de la Corte. Desde 1937, se anuncia como Hijos de don Juan Pedro Domecq, estando bajo la dirección de Juan Pedro Domecq y Díez, que la aumenta con reses de la ganadería de Ramón Mora Figueroa, procedente de Francisco Correa y García Pedrajas, a las que había añadido sementales del Conde de la Corte y Gamero Cívico. Domecq, además, vende todo lo puro de Veragua y la mayor parte del cruce Veragua-Conde de la Corte, de la que sólo quedan algunas vacas excepcionales. En 1939, se adquieren más hembras del Conde de la Corte.

En 1975, la ganadería es heredada por su esposa e hijos, pasando el hierro original y una parte de las reses a Juan Pedro Domecq Solís, en 1978.

 


 

 

El hombre que susurraba a los toros

José Muñoz es el mayoral de Cuvillo y el protagonista silencioso de una fábula que unió a Talavante con ‘Tramposo’

RUBÉN AMÓN
Madrid 16 MAY 2016 – 11:49 CDT

No estaba escrito que Alejandro Talavante y Tramposo fueran a reunirse en Las Ventas el pasado viernes. No estaba escrito siquiera en las notas manuscritas de José Muñoz, mayoral de Núñez del Cuvillo y custodio del viaje que las reses del hierro gaditano emprendieron a Madrid después de cuatro años, algunos meses y unas horas. Las 12 horas de camión que resistieron los toros, acaso contrariados por el contraste de la vida en libertad y la reclusión claustrofóbica de un vehículo pesado que desprendía el olor del queroseno como si fuera un mal presagio o un veneno.

Allí estaba con los toros José Muñoz. Porque siempre ha estado con ellos. Cuando nacen. Cuando los destetan. Cuando los hierran. Cuando los hacen correr. Cuando se permite incluso pasear entre ellos. A caballo. Y a veces, a pie, concediéndose José una suerte de superstición franciscana. Y hablando con el hermano toro, no exactamente con palabras, sino con interjecciones y onomatopeyas. Para hacerse comprender mejor.

Y para tranquilizarlos cuando el camionazo viaja de Vejer de la Frontera (Cádiz) hasta Madrid, sorprendiendo a los demás conductores —Transporte de animales vivos— e ignorando estos que los cuvillos le han quitado el sueño a tres toreros. Y a José también, tanto que le preocupa al mayoral que sus criaturas —suyas son— se demuestren fieras y bravas en Las Ventas.

No ha viajado Tramposo. Lo ha descartado el ganadero. Demasiado basto quizá, desprovisto de la armonía que busca la casa en la extrapolación taurina del canon de Polícleto. Cuello largo, finos de cabos, sienes estrechas, guapura, mucha guapura.

Y guapo no es Tramposo, aunque el color de su capa haya desconcertado tanto como un mirlo blanco y un cisne negro. Jabonero, es jabonero. Jabonero sucio, una contradicción terminológica que los aficionados asumen sin grandes reflexiones para reconocer el color amarillento claro de Tramposo. Que han ido a buscarlo de vuelta con el camión porque los veterinarios descartaron la mitad de las reses que escogieron Núñez del Cuvillo y su mayoral. Les faltaban trapío, decían, aunque no es la primera vez —ni la última será— que los expertos incurren en la arbitrariedad y desquician a José. Que se había traído lo mejor. Y que se había dejado a Tramposo porque el toro no tenía nota ni hechuras de embestir. Ni tampoco grandes cualidades. Se las encontró Talavante desde el descaro, el arrojo y la temeridad, hecho un tío.

Puede que haya decidido cortarle la cabeza. Inmortalizar a Tramposo con los honores de trofeo de guerra. Colocarle un cartelillo que recuerda la proeza. Y evocarlo cada vez que se cruce con la testa del toro en su finca de Extremadura. Temblará Talavante al verlo, como tiembla José cuando sus fieras expiran en sus últimas embestidas.

Estas cosas no las entienden los antitaurinos. No comprenden que José susurre a sus toros. Que los cuide en la vida y los aplauda en la muerte. Que los acompañe en todos los rituales. También en el sorteo, cuando las cuadrillas enlotan los animales —tres papeletas y dos toros en cada una de ellas— y echan la suerte en la oscuridad de un sombrero. Le contarán los hombres de plata a Talavante en el hotel que le ha tocado el jabonero. Y se lo explicarán de la manera más edulcorada y eufemística. Y le dirán que Tramposo es un toro guapo.

 

 


 

 

Carlos Abella desentraña en un libro al torero Luis Miguel Dominguín

El autor destaca la sugerente y atractiva personalidad del protagonista

EFE
Madrid 13 MAY 2016 – 00:30 CDT

El legendario Luis Miguel Dominguín es un personaje ajustado a la semblanza de la España en que vivió por su sugerente y atractiva personalidad dentro y fuera de los ruedos, un hombre de éxito, que sedujo y se dejó seducir por las celebridades de su época, y que supo convertir la antipatía y provocación en uno de sus principales atractivos.

Tal se desprende del relato de su vida, escrita por Carlos Abella bajo el título de ‘Luis Miguel Dominguín, a corazón abierto’, presentado en la plaza de toros de Las Ventas, un libro que concluye que el protagonista hizo siempre ‘lo que le dio la real gana’, privilegio solo al alcance de quien además de esa libertad tiene ‘el criterio y el carácter para buscar siempre un objetivo’.

Dice Abella que Luis Miguel fue capaz de fascinar a hombres y mujeres, a políticos de derechas y de izquierdas, ‘sólo porque en contra de la imagen que él mismo cultivó, su bando estuvo siempre en el corazón y en la inteligencia’.

‘Fue un gran tipo humano’, recalca el autor, que durante un año compartió con él ‘su memoria, sus casas, sus secretos, sus manías y su último escepticismo’. Y en ese tiempo Abella creyó encontrar en sus silencios ‘mucha incredulidad, una cierta melancolía y mucha ironía inteligente’.

Del ingenio de Luis Miguel sobresale una frase, cuando afirma que ‘en España no se puede hablar bien de los vivos ni mal de los muertos’; otra, consecuencia de su sinceridad, al confesar que ‘si yo fuera envidioso no tendría perdón de Dios’; y otra irónica que refleja su anticlericalismo, al preguntarse ‘cómo no voy a ir al cielo, si mi mujer se llama Rosario, mi finca La Virgen y mi perro Santo’.

Por haber sido el número uno de un tiempo en los ruedos, autoproclamándose el mejor de los toreros al levantar el dedo índice en la monumental madrileña el 17 de mayo de 1949, y por tantos éxitos que tuvo también en la vida social, codeándose con los más grandes, -y son ejemplos muy claros la amistad con Pablo Picasso o Ava Gardner-, su figura despertaba tanta admiración como envidia.

Por eso, dice Abella, fue el más impopular de los populares. ‘Porque tampoco se permitió la menor concesión externa a la debilidad’. Y hasta qué extremo, ‘por soberbia no dio un paso atrás, ni cuando el toro de la vida le embistió con certera acometida’.

El acto de la presentación del libro, celebrado en la sala Antonio Bienvenida de Las Ventas, lo abrió Manuel Ángel Fernández, sucesor de Carlos Abella en el cargo de director-gerente del Centro de Asuntos Taurinos de la CAM (Comunidad de Madrid). Actuó como moderador el escritor y antropólogo francés Francois Zumbiehl, que homenajeó a Luis Miguel Dominguín ensalzando ‘su compleja, profunda y completa personalidad en el aspecto artístico y humano’.

Y dos toreros ya veteranos y retirados, más jóvenes que el protagonista, que tuvieron la suerte de alcanzar su influjo. José Antonio Campuzano, apadrinado por Luis Miguel en su alternativa en Sevilla y la confirmación en Madrid, dudaba si ensalzarle más por lo que consiguió en los ruedos que en la calle. ‘Este llenazo hoy aquí, con el papel acabado, es propio del maestro’, dijo Campuzano.

Sebastián Palomo Linares reflexionó sobre un expresivo Luis Miguel, que, según él, ‘fue grande, muy grande por las cosas que dijo; y aún así, ahora en el recuerdo vale más por las cosas que calló’.

El corolario lo puso Abella al destacar que ‘conocer a Luis Miguel ha sido uno de los mayores privilegios de mi vida. Él me dejó entrar en su memoria y en su corazón’.

 


 

 

OPINIÓN

Je suis taurino

El problema no son los toros, sino la deriva aséptica de una sociedad que reniega de la muerte

RUBÉN AMÓN
12 MAY 2016 – 07:47 CDT

No dispongo de grandes argumentos racionales para defender la corrida de toros. Ni me gusta demasiado recurrir a ellos, sobre todo porque las razones económicas y las medioambientales, abrumadoras en ambos casos, aportan un exceso prosaísmo a este misterio eucarístico y pagano que José Tomás, por ejemplo, nos hizo experimentar hace unos días en Jerez de la Frontera. Se nos apareció el maestro, créanme.

Los toros no tienen explicación. Ni la necesitan, mucho menos para dejarse conmover por la doctrina flower power de una sociedad infantil y aséptica que abjura de la muerte y que reniega de cualquier expresión estética capaz de exponerla o dramatizarla.

El rito de la corrida representa un ejemplo absoluto en la dialéctica extrema de Eros y Tánatos. La creatividad proviene de la muerte. De asomarse a ella. Y de mecerla, como hizo José Tomás, ya digo, en Jerez, sublimando por naturales una experiencia catártica, colectiva, que hizo a los espectadores trascender, cuando no levitar.

No vamos a una plaza para gozar con la hemorragia del uro ni para jactarnos de la crueldad. Los toros son un espectáculo sangriento y cruento, pero la propia coreografía de la muerte predispone a emociones descomunales. Casi todas propiciadas desde la liturgia y desde la estética en la comunión del ritual mediterráneo.

Que los toros sean “incomprensibles” representa su mayor virtud. Y que pretendan abolirse desde la moral hipócrita heredada de Walt Disney contradice la devoción que los aficionados tenemos al toro en esa dimensión totémica y propiciatoria.

La corrida no es anacrónica, sino atemporal. Y la tauromaquia carece de ideología, pero semejante evidencia no le ha prevenido de exponerse a los vaivenes del interés político. Para defenderla, como hace el PP en su noción patriótico-identitaria. Y para atacarla, como sucede ahora desde los presupuestos neofranciscanos de la progresía.

Me acuerdo de los lagrimones que nos hizo verter el león Cecil cuando fue cazado en Zimbabue, pero no me consta que esta sociedad del peluche y la mascota haya reaccionado con idéntica militancia a las fosas comunes del dictador Mugabe. Humanizamos a los animales y deshumanizamos a los hombres.

El problema no son los toros. El problema consiste en los hábitos e hipocresías de una cultura inodora, incolora e insipida que recela de cualquier expresión irracional e instintiva y hasta dionisiaca. Tanta corrección, tanto prohibicionismo y tanta mojigatería va a terminar por obligarnos a los aficionados a exiliarnos en Francia.

Je suis taurino.

 

 








 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: