Breves Noticias Taurinas

2 May

 

Reciban una recopilación de las noticias taurinas más relevantes del día.

 

 

Resumen taurino del fin de semana

 

Rotundo triunfo de Armillita IV en Juárez

Por: Manuel Ríos | Corresponsal
Viernes, 29 de Abril del 2016 | Ciudad Juárez, Chih.

Armillita IV

Ciudad Juárez, Chih.- Plaza “Alberto Balderas”. Alrededor de media entrada, en noche fresca, con un poco de viento. Seis toros de Begoña, bien presentados y de buen juego en líneas globales. Pesos: 480, 470, 505, 484, 480 y 500 kilos.

Rodolfo Rodríguez “El Pana” (ciruela y oro): Ovación y silencio tras aviso.

Alejandro Talavante (gris y plata): Oreja y ovación.

Fermín Espinosa “Armillita IV” (verde esperanza): Oreja y dos orejas.

Incidencias: Destacaron en banderillas Juan José Trujillo y Ángel González, en el 2o., así como el picador José Prado en el 3o..

 

 

La sentida hondura de El Payo (video)

Por: Juan Antonio de Labra | Foto: Landín-Miranda
Viernes, 29 de Abril del 2016 | Aguascalientes, Ags.

AApayo

Aguascalientes, Ags.- Plaza Monumental. Séptima corrida de feria. Tres cuartos de entrada, en tarde calurosa y con algunas ráfagas de viento. Dos toros de Fernando de la Mora (1o. y 4o., para rejones), de buena presencia y manejables. Cuatro de San Isidro, armoniosos de hechuras, dos buenos y dos manejables. Pesos: 504, 494, 491, 532, 490 y 505 kilos.

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza: Palmas en su lote.

Octavio García “El Payo” (lila y oro): Palmas y vuelta.

Diego Sánchez (negro y oro): Oreja y silencio.

 

 

Triunfal tarde de toros en Tepatitlán

Por: Bernarda Muñoz | Foto: Archivo
Sábado, 30 de Abril del 2016 | México, D.F.

aagameros

Tepatitlán, Jal.- Entrada media plaza. Toros de San Marcos, buenos en general, entre los que destacó el 6o., que fue indultado.

El rejoneador Emiliano Gamero: Dos orejas y vuelta tras fuerte petición.

Fabián Barba: Oreja y dos orejas.

Camilo Pinilla, que tomó la alternativa: Palmas y dos orejas y rabo simbólicos tras indulto.

 

 

Emotiva despedida de Zotoluco en Cancún

Por: Redacción | Foto: Arjona
Sábado, 30 de Abril del 2016 | México, D.F.

aazoto

Cancón, Q.R.- Corrida extraordinaria. Media entrada, en noche agradable. Cuatro toros de La Estancia, de buena presencia y juego.

Eulalio López “Zotoluco”: Silencio y dos orejas.

Diego Silveti: Oreja y ovación.

 

 

Joselito indulta un gran toro en Juriquilla (video)

Por: Redacción | Foto: Juan Noguez
Sábado, 30 de Abril del 2016 | México, D.F.

adame juriquilla

Querétaro, Qro.- Plaza “Provincia Juriquilla”. Lleno, en tarde agradable. Seis toros de Fernando de la Mora, manejables en su conjunto, entre los que destacó el 1o., que fue indultado.

Joselito Adame: Vuelta tras indulto y palmas.

Octavio García “El Payo”: Palmas en su lote.

Andrés Roca Rey: Ovación y oreja con petición de la segunda.

Incidencias: El toro indultado se llama “Fandango”, número 60 y con 536 kilos.

 

 

A hombros Pablo Hermoso de Mendoza en Puebla

Por: Álvaro Sánchez | Foto: Ángel Sainos
Sábado, 30 de Abril del 2016 | Puebla, Pue.

aahermoso

Puebla, Pue.- Segunda corrida de feria. Plaza “El Relicario”.casi lleno, en tarde agradable. Un toro de Garfias (1o., para recortadores), dos de Campo Hermoso (rejones), de buena presencia y juego, y cuatro de Los Ébanos, anovillados y desiguales en juego. El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza: Silencio tras aviso y dos orejas. Federico Pizarro (ostión y oro): Silencio tras dos avisos y oreja. Arturo Saldívar (azul marino y plata): Palmas en su lote. Incidencias: Los Recortadores Españoles realizaron sus diversas suertes ante el 1o. Destacó en banderillas el aspirante Juan Pablo Hernández. El festejo duró 3 horas y 20 minutos.

 

 

Leonardo Benítez pasea un rabo en Querétaro

Por: Redacción | Foto: Noguez
Domingo, 01 de Mayo del 2016 | México, D.F.

aaleonardo

Querétaro, Qro.- Festival del Día del Trabajo. Media plaza. Novillos de Coroneo, buenos en general, entre los que destacó el 5o., premiado con arrastre lento.

El aficionado práctico Pedro Haces hijo: Palmas.

El rejoneador Jorge Hernández Gárate: Oreja.

El rejoneador Horacio Casas: Oreja.

Leonardo Benítez: Dos orejas y rabo.

Alfredo Gutiérrez: Oreja.

Christian Aparicio: Silencio.

Luis Manuel Pérez “El Canelo”: Dos orejas.

Incidencias: Los Forcados de Querétaro y Juriquilla fueron muy ovacionados por estupendas pegas al primer intento.

 

 

Ocampo, Téllez y Adame triunfan en Cozumel

Por: Bernarda Muñoz | Foto: Prensa IT
Domingo, 01 de Mayo del 2016 | México, D.F.

aaocampo

Cozumel, Q. R. Corrida de feria. Entrada lleno. Toros bien presentados, cuatro de La Ceiba, buenos, y dos de Guadiana, complicados.

Alejandro Martínez Vértiz: Palmas.

Israel Téllez: Silencio y dos orejas y rabo en el de regalo.

Xavier Ocampo: Dos orejas.

César Montes: Palmas.

Antonio Romero: Oreja.

Gerardo Adame: Dos orejas y rabo.

Incidencias: El primero de Téllez se despitorró y el torero tuvo que abreviar.

 

 

Dos orejas para El Conde en Becal

Por: Redacción | Foto: Archivo
Domingo, 01 de Mayo del 2016 | México, D.F.

aaconde

Becal, Camp.- Entrada lleno. Cuatro toros de Santoyo, que cumplieron en general en cuanto a su comportamiento.

Alfredo Ríos “El Conde”: Dos orejas y palmas.

Fermín Spínola: Palmas y oreja.

 

 

El Pana sufre un delicado percance en Lerdo (video)

Por: Bernarda Muñoz | Foto: Coliseo Taurino
Domingo, 01 de Mayo del 2016 | México, D.F.

aapana

Ciudad Lerdo, Dgo.- Corrida mixta. Plaza “Alberto Balderas”. Tres cuartos de entrada en tarde calurosa. Un ejemplar de Suárez del Real (1o.) y cuatro de Guanamé, bien presentados y cumplieron bien.

Rodolfo Rodríguez “El Pana”: Oreja en el único que mató.

Jesús Sotomayor: Oreja, palmas en el que mató por El Pana y dos orejas en el que cerró plaza.

Incidencias: El matador Rodolfo Rodríguez “El Pana” en su segundo toro fue cogido aparatosamente, al inicio de capote, cayendo de fea manera y resultó conmocionado. Fue trasladado al Sanatorio Español de Torreón, Coahuila, para ser atendido, de acuerdo con el último reporte, de una severa lesión en las vértebras y hasta el momento se sabe que su estado es delicado. Los Recortadores Españoles fueron ovacionados. Sotomayor no quiso salir a hombros por respeto al matador El Pana.

 

 

Importante faena de Roca Rey en Zacatecas

Por: Natalia Pescador | Foto: NTR Toros
Domingo, 01 de Mayo del 2016 | Zacatecas, Zac.

aaroca

Zacatecas, Zac.- Plaza Monumental. Corrida extraordinaria. Dos toros de Los Encinos, para rejones, y de Montecristo, El Junco y La Playa, para la lidia a pie, así como uno de Rosas Viejas para los recortadores, de buena presencia y juego variado.

El rejoneador Emiliano Gamero: Ovación y vuelta.

Fermín Rivera (verde hoja seca y oro): Oreja y palmas.

Roca Rey (sangre de toro y oro): Palmas y oreja.

Luis Miguel Cuéllar (azul noche y oro), que tomó la alternativa: Palmas en su lote.

Incidencias: Cuéllar se doctoró delante del toro “Pardito”, número 52 y con 475 kilos. Ante la ausencia de Pablo Hermoso de Mendoza, anunciado originalmente, entraron al cartel Emiliano Gamero y Fermín Rivera.

Los Recortadores Españoles fueron ovacionados y, uno de ellos, Santiago Conde, sufrió una cornada en la cara interna del muslo derecho, con una trayectoria de entre 5 y 10 centímetros.

 

 

Gran tarde de toros en Aguascalientes (video)

Por: Felipe Aceves | Foto: Landín-Miranda
Domingo, 01 de Mayo del 2016 | Aguascalientes, Ags.

aatalavante

Aguascalientes, Ags.- Octava corrida de la Feria de San Marcos. Lleno absoluto, en tarde calurosa. Siete toros de Begoña, con edad y trapío, bravos en su conjunto, entre los que destacó el 2o., premiado con la vuelta al ruedo, así como el 6o., que recibió arrastre lento, y el 7o., lidiado como regalo. Pesos: 496, 511, 506, 490, 522, 515 y 518 kilos.

Arturo Macías (malva y oro): Oreja, ovación y silencio tras aviso en el de regalo.

Alejandro Talavante (frambuesa y oro): Dos orejas y ovación.

Joselito Adame (blanco y plata): Ovación y vuelta.

Incidencias: Saludaron en banderillas el español Juan José Trujillo y los mexicanos Gustavo Campos y Fernando García hijo.

 


 

El Pana, muy grave, tiene lesión cervical severa

Por: Bernarda Muñoz | Foto: Archivo
Lunes, 02 de Mayo del 2016 | México, D.F.

aaapana

Pasada la medianoche, en los primeros minutos de este lunes, el doctor Jorge Mario Galván comparte el parte médico de Rodolfo Rodríguez “El Pana”, que se encuentra grave y en terapia intensiva tras la fractura de tres vértebras y lesión raquimedular severa.

El texto dice lo siguiente:

“El matador Rodolfo Rodríguez `El Pana´ presenta lesión raquimedular cervical severa con fractura de tres cuerpos vertebrales, producto de contusión con hiperextensión cervical a la caída. Su estado actual es muy grave. Pasa a terapia intensiva”.

El torero está ingresado en el Sanatorio Español, de la ciudad de Torreón, Coahuila. Este serio percance se produjo cuando recibía de capote al segundo ejemplar de su lote.

 


 

La revolera, por Paco Mora

El Pana, especie protegida

Por Paco Mora
Más artículos de este autor

Si torea como me temo porque necesita ganar dinero, ya que los románticos como él no suelen cultivar la virtud del ahorro, deberían buscarle un acomodo que le dispensara de la obligación de jugarse la vida para poder vivirla.

“El Pana” está en coma inducido a consecuencia de una voltereta en Ciudad Lerdo que le dañó la columna vertebral y las cervicales. Esa es la noticia. Pero la consecuencia que habría que extraer de ese lamentable “accidente de trabajo” es que el veterano coletudo, el último torero “distinto” de México, con sus sesenta y muchos años y sus escasas facultades físicas hace tiempo que no debería vestirse de luces. No digo que la afición mexicana le declare monumento nacional o especie protegida, pero si torea como me temo porque necesita ganar dinero, ya que los románticos como él no suelen cultivar la virtud del ahorro, debería subvencionarlo o buscarle un acomodo que le dispensara de la obligación de jugarse la vida para poder vivirla.

Sólo he visto torear a El Pana en directo en un mano a mano con Morante de la Puebla en el Palacio de Vistalegre de Madrid y en una corrida de la Feria de Cuenca. Y la verdad es que en ambas ocasiones -y ya han pasado unos años- se le veía muy mermado de facultades, aunque adobó sus actuaciones con sus clásicas “genialidades”. En la de Madrid tanto Morante como El Pana llegaron tarde a la plaza y creo recordar que ambos hicieron el paseíllo fumándose un buen veguero y el mexicano con su sarape al hombro. A nadie decepcionó el espectáculo, y salvando la sideral distancia entre el de Apizaco y el de La Puebla aquello fue algo “sui generis” digno de ser visto.

Los mexicanos ya tuvieron un Silverio Pérez, aquel “gozo de las mujeres y tormento de los hombres”, que murió de viejo y ha pasado a la historia como el torero más artista del país de Moctezuma. Nunca perdió el gran Silverio su aureola de artista soberano. Ni siquiera aconsejando al público de la Plaza México “no me lo irriten”, cuando abroncaba a Manolete por llegar de la España de Franco. Que eso en México, país de acogida de los republicanos de la diáspora de la Guerra Civil española, tenía su aquel…

 


 

Leer una noticia

Espana y un cono

Por Carlos Ruiz Villasuso
Más artículos de este autor

Cómo se pueden prohibir las corridas, pero no la Tauromaquia. Eso es lo que dicen los políticos de izquierdas en Baleares. Los de la nueva izquierda y los de la mano que no sabe con cuál meneársela cuando tocan toros, el PSOE. Lo del PSOE es de esquizofrenia. Hablo de toros, que en lo demás no entro que el suelo resbala.

Me pregunto cómo se pueden prohibir las corridas de toros, pero no la Tauromaquia. Eso es lo que dicen los políticos de izquierdas en las Islas Baleares. Los de la nueva izquierda y los de la mano que no sabe con cuál meneársela cuando tocan toros, el PSOE. Lo del PSOE es de esquizofrenia. Hablo en el asunto de toros, que en lo demás pues no entro que el suelo resbala. En Leganés, apoya el alcalde, en la mayor parte de los sitios, pues le da la puntilla.

Un partido nacional, con vocación de defensa de la Constitución, no debería sumarse a esta moda de antitauromaquia que se ejerce mandando al carajo a la Carta Magna. Eso, que lo hagan esos partidos que creen que su capa hace mil sayos y que su nabo es el más duro, sirva este de consuelo cintura abajo en Colau o sólo como receta de comida vegana, que consuelo, obvio por extra tiempo, a Carmena no le es.

Los del PSOE no saben hacia qué sexo tirar. Ellos dicen ser constitucionalistas, pero son istas. Nada más. Especial/istas en ser reincidentes mandando a la mierda el mandato constitucional de favorecer, ayudar, fomentar la cultura, tal y como le exige Ley y texto primero. Yo puedo entender que un tipo como Arturo Más sea antitauromaquia porque es anti Constitución. Es decir, que a Don Sonrisa de Hiena Muerta le pega bien lo de enviar a los toros a la basura.

Pero a esos hombres y mujeres del PSOE que se les cae la baba hablando de defender la Constitución y la unidad de Espana (para ellos es sin eñe) pues no les da reparo que se les caiga la baba hablando de prohibir toros en su Espana. Un país muy triste y paracetamólico este del PSOE pues si la eñe quitas al nombre, la misma letra has de quitar, por paralelismo y equidad, al moño. Y al coño. Qué triste, joder, un coño sin eñe. Pero, para qué lo quieren completo si no la saben usar ni regalándoles el libro de instrucciones.

Que puede que exista, y si no existe el libro de instrucciones del coño, sin eñe, seguro lo publica en Madrid capital de Espana, sin eñe, doña, sin eñe, Carmena, en un libro de idioma español, sin eñe, donde el coño es cono y el segundo plato un nabo. Vegetariano. No crean que me he liado. Muy al contrario, tengo claro de lo que hablo, de lo que quieren estas ramas de las izquierdas respecto al toro. Claro que, cómo no va Carmena a querer a animalistas si va a sacar negocio con la caca de los perros. Ha puesto a la policía municipal a perseguir a una nueva delincuencia, la de las cacas de perros. Multando va y viene.

A las cacas no. No se multa a una mierda y menos si es de perro. Creo que también se le va a ocurrir multar a las palomas que en Madrid dejan cagado todo. Suelo, estatuas y bancos. Carmena es capaz de multar a las palomas si no son de la paz, que entonces el Iglesias se le enfada y la Colau puede expresarse en mastubaciones prosaicas como esa de prohibir pantallas en Barcelona para que la gente vea los partidos de fútbol de Espana, sin eñe, de la Eurocopa.

Qué tendrán contra la eñe estos seres bucólicos, inocuos, arcadianos, libélulas del bien, amapolas de campo, rosas asilvestradas de las cunetas de esta España, sin eñe. Porque, miren ustedes. Ya lo sé. Miren. Le quitan al coño la eñe y ¿qué nos queda? la palabra cono. Un cono. ¿Cilíndrico? Sí. Y puede que como consolador bajo falda. Eso va a ser. Porque por lo de los toros no es. ¿Es o no es que todo lo mueve el sexo? Cada día que pasa Colau es más igualita a Freud.

 


 

El Waterloo español & peruano.

El Toro en México

Por Bardo de la Taurina

 

Es muy probable que Julián López ‘El Juli’, esté pensando que una de las mayores equivocaciones que ha cometido en su vida, forrada con el consabido arrepentimiento, es haber venido a la Feria de Aguascalientes 2016, cuando además tuvo todo para zafarse de un compromiso que por principio de cuentas no debió de aceptar, por el hecho de solo venir por una sola corrida, máxime que a algunos toreros aztecas se les otorgaron varias tardes incomprensiblemente, claro, está la justificante que esos toreadores en remuneración económica a destajo reciben probablemente lo que el torero de Velilla de San Antonio le paga a su mozo de espadas cada tarde.

 

‘El Juli’ seguramente acepto venir a la feria San Marqueña haciéndose la ecuación de que se subiría a una aeronave a roncar y que vendría a despachar una corrida de la ganadería de los Encinos, que es de sus caballitos de ronroneo, en la que además de entrada ya traía incluido el socorrido toro de regalo camuflajeado que es la razón por la que se están dando carteles con dos espadas para que cada coletudo mate 2 toros (o lo que se le parezca) + 1, para desechar su comparecencia ‘El Juli’ además tenía la excusa de que todavía trae la nalga recién zurcida, pero queda claro que a Julián lo que le interesa es el parné, ¿o a poco vino por amor a Aguascalientes?

 

Y ya pa’ darle el cerrojazo me voy con un pensamiento o reflexión que no es de mi autoría, pero que por venir de un aficionado serio se le abre espacio aquí, además de que por referirse a la baraja mexicana puede resultar cuando menos digno de no dejarlo pasar y que más o menos gira en torno a ‘que para enfrentar, provocar o despeinar a las figuras españolas y al peruano se necesitaría de un cóctel’; que con los ingredientes de la percha de Arturo Saldívar, la enjundia de ‘Joselito’ Adame, el valor de Fabián Barba, el temple de Juan Pablo Sánchez, la profundidad de ‘El Payo’, la maestría del ‘Zotoluco’, los detalles de Sergio Flores, la influencia para conseguir corridas de ‘Armillita IV’, las relaciones publicas de Diego Silveti y el apoderado de José Mauricio se conseguiría un clon casi ideal…en fin, soñar no cuesta nada, y solo agrego de mi cosecha que una tercia y hasta un póker si se anda armando con cartas individuales, yo abro con un par sobre la mesa, ‘El Payo’ y Juan Pablo Sánchez… y bueno sería injusto olvidarnos de algún (os) coletas que se zumbaron el encierro de la Oreja de oro, del cual más allá del premiado, el Adame de la espigada percha, Gerardo, el triunfador de la tarde y de la feria lo es, el ganadero Don Enrique Fraga con sus toros ‘incomodos’ pa’ los acomodados.

 

Continuó el rosario de reveses con unos traicioneros de cuernos mochos que le voltearon la cara a Pablo Hermoso de Mendoza y otros desvalidos que le aguaron la tarde a José María Manzanares, quedaba Alejandro Talavante, en este Día del Trabajo, fecha en que paradójicamente se conmemora con holgazanería, pero no en la figura del extremeño, quien regaló una jornada laboral de alta productividad, pero como México es el país de la permanente inconformidad, no faltaron quienes dijeran que si lo fabricado por este Harry Potter de la taurina hubiera sido ante toros, toros, habría alcanzado pa’ enderezar la feria, a la que todavía le queda un tramo el próximo fin de semana, Miguel Ángel Perera, más las novedosas novedades de las premieres de Paco Ureña y de López Simón.

 

¡Ah! pero no se crea que estos tropiezos animaleros le hacen mella a la empresa, ¡no, no, no! ¡qué va! incluso le hacen un favor, pues el año que viene con el San Benito de que la Armada Española no funciono, prescindirán de ella ahorrándose carretonadas de eurodólares y por devaluados pesos mexicanos contrataran a más toreros nacionales.

 

Y toreros mexicanos recuerden que en este negocio llamado Fiesta Brava como en todo, rifa la ley de la oferta y la demanda, así que a meterle duro al acelerador, para llegado el momento de las contrataciones para el serial 2017 unirse para obligar a los promotores a elevar el arancel si es que los quieren contratar, ¿o a poco creen que van a dar la feria con puros lidiadores locales?…bueno eso pienso yo, aunque en esto, nada se puede descartar y tampoco hay que olvidar, que el olvido, aquí no es olvido.

 


 

REFLEXIONES TAURINAS

por Paco Terán

El Toro Ideal

IMG_20160429_122016_771

Fue algo sorprendente y digno de analizarse por su capital importancia. Es el caso del toro del que todos hablaban en todas partes.

Luego que terminó el homenaje al maestro REYNALDO TORRES en la Asociación de Matadores el pasado jueves 14, se formaron corrillos de aficionados que, degustando el vino que se ofreció, hablaban de lo que se tiene que hablar, de toros. Siendo yo uno de los anfitriones y debiendo saludar a los amigos que asistieron recorrí todos los grupos y, en todos, el tema común era el indulto que se había ganado el día anterior “Cobradiezmos” el toro de VICTORINO MARTÍN en Sevilla y toreado muy pobremente por MANUEL ESCRIBANO.

Una semana más tarde, durante la fastuosa entrega de premios “Minotauro” que la Peña 432 otorga a lo mejor de la temporada de la “México” pude platicar con varios prestigiosos ganaderos amigos míos. Otra vez “Cobradiezmos” era materia de reflexión infaltable.

Son varios los hilos de análisis que propone el caso del toro de VICTORINO, todos urgentes, todos vitales, todos apasionantes. Empecemos por el asunto de la bravura, que los otros los abordaremos otro día.

Alguna vez conté que en la segunda mitad de los noventas conocí y conviví un par de días con don VICTORINO MARTÍN en Aguascalientes. Había venido a dar una conferencia y, además de cenar con él y PEPE CHAFICK, me concedió una entrevista.

– ¿Cuál es el principal factor al que le atribuye el gran éxito de su ganadería y al que se debe que llegara a primer plano luego de que nadie creía en ella cuando la compró?

– Eso para mí no tiene duda. Yo desde el principio aposté por la bravura.

Ese es y debe ser el tema de hoy. Hoy que sabemos que si un calificativo define vergonzosamente la pasada temporada grande en la “México” es justo lo contrario: el descastamiento. Ese descastamiento que se repite en idéntica proporción y amenaza con marcar también la actual feria de San Marcos. Un defecto que avanza vorazmente por las plazas de todo el Planeta de los Toros.

El descastamiento es exactamente lo opuesto a lo que define a la fiesta brava. Y el gran secreto que la mantiene viva, que la ha hecho perdurar por siglos y que garantiza la emoción en las plazas, es la bravura en el toro. Ya de manera más simple no se puede decir. La bravura es el sentido de ser de este espectáculo y es lo único que puede asegurar y proteger su futuro.

Nadie puede poner en duda la bravura ejemplar que demostró “Cobradiezmos” persiguiendo la muleta. Una bravura vivaz y emotiva, bravura conmovedora que lograba el milagro de transmitír, de comunicar, de electrizar.

En Mexico tuvimos bravura de ese calibre y la hemos ido perdiendo año con año, lustro con lustro.

Ahí en el hotel Presidente Intercontinental, en los premios “Minotauro”, me confirmaba el ganadero de Los Encinos EDUARDO MARTÍNEZ URQUIDI que, rebajar la bravura es relativamente fácil y rápido; pero recobrar la bravura es algo muy complicado de lo que no se podrán obtener resultados en menos de QUINCE AÑOS.

Por eso la urgencia en que los ganaderos vuelvan pronto a lo esencial. Seguro estoy que en este país hay todavía veneros donde encontrar simiente brava.

Es verdad que con estos toros descastados a veces se pueden lograr algunas faenas triunfales. Pero son faenas de poca emoción, descafeinadas, olvidables. Y un espectáculo sin el picante de la emoción tarde o temprano será sustituible, intercambiable por otro que tenga más contenido.

Para terminar la entrevista con VICTORINO MARTÍN le pedí un mensaje final y me contestó:

– La simiente que tengo en mi ganadería, que es lo de Saltillo, la tienen también aquí en México. Aquí tienen un tesoro y deben preservarlo atendiendo en primer lugar la bravura. Los ganaderos mexicanos tienen la palabra.

Correo electrónico: teran.paco@gmail.com

 

 


 

 

Sociedad
DÍA DE LA MADRE
SOCIEDAD / DÍA DE LA MADRE

«Fui arrastrándome a la enfermería por miedo a lo que me iban a decir»

Mary Fortes, madre del torero Saúl Jiménez Fortes: Una madre contra el miedo

Fue novillera en la década de los 70 y ahora sufre y disfruta a través de la carrera de su hijo, Saúl Jiménez Fortes. El torero ha vuelto esta temporada tras recuperarse de dos cornadas gravísimas la pasada campaña. Una prueba de fuego al alcance de muy pocos

«Fui arrastrándome por las escaleras. Dejé el bolso tirado allí. No era capaz de llegar a la enfermería por miedo a lo que me iban a decir»

http://widget.smartycenter.com/webservice/embed/9888/1722058/498/332/0/1/0

Patricia Navarro. @PatriciNavarro Madrid.

Mary Fortes y su hijo Saúl en la Escuela Taurina de Madrid
Alberto R. Roldán

Hay cosas que están prohibidas. Son leyes no escritas. Sólo entendibles al corazón. Al que sufre en silencio. Por dentro. Medio ido. Bien lo sabe Mary. Mary Fortes en los carteles. En la década de los 70. Primero en la dureza de los paseíllos. Cuando mujer y toros era poco menos que un sacrilegio. Y ahora en la herida profunda que deja la estela de la sangre, la de su hijo. Cuando éste crece, vuela y decide seguir los pasos allá por donde los dejó su madre. Y ocurre, qué cosas, que de pronto hay pormenores, esos que residen en la rutina del día a día que comienzan a estar prohibidos en las tardes sagradas en las que Saúl se pone el vestido de torear. «El día que torea yo no puedo coser, no puedo sacar una aguja, me pasó un día de novillero, me supera, fue como un espasmo, me recordó al quirófano y nunca jamás. Ni una puntada. Prohibido». Convive con el miedo. Cara a cara. Y la realidad le ha obligado a hacerlo con el pánico. Pero le entiende. Lo suyo con la tauromaquia fue un flechazo. «En mi casa no había tradición, mi madre me mandó a comprar un día de niña y de pronto vi en la televisión que estaban dando una corrida de toros. Toreaba Manuel Benítez y la expectación era tremenda. Aquello me impactó de tal manera que ya no pude dejar de pensar en otra cosa». Era la España de la prohibición. «Una época muy dura. Me hicieron la vida imposible. Me ponían en el cartel y luego me quitaban porque no querían torear contigo ya fueran los toreros o el ganadero, era todo muy desagradable y al final me generó mucha frustración»… Una lesión precipitó la retirada cuando tenía fecha para la alternativa… Luego vino la maternidad. Verónica primero y Saúl después. El segundo de sus hijos seguiría los pasos y el foco de los desvelos. «Me siento muy orgullosa, aunque si se dedicara a otra cosa estaría más tranquila». Hace poco que Saúl, Jiménez Fortes en los carteles, ha reaparecido. Es la temporada de la vuelta. Más bien resurrección. La del renacer. Y los milagros se cuentan a pares. Lleva poco tiempo en la profesión. En comparación con otros un suspiro. Pero el toro le ha castigado fuerte, duro y con mucha crueldad en ocasiones. Más de veinte cornadas lleva en su cuerpo. Vive para contarlo. Pero de milagro. En el pasado San Isidro triunfó, pero el peaje llegó antes de acabar la tarde con una desgarradora cornada en el cuello cuya imagen no tardó en dar la vuelta al mundo. Su madre, cómo no, estaba en la plaza. «Estaba fastidiada de la rodilla y fui arrastrándome por las escaleras. Dejé el bolso tirado allí y me fui a la enfermería… Cuando la cornada es tan grave lo que quieres es un minuto… Y dos minutos… No quieres pensar en nada más. Si luego hay problemas, se solucionarán, pero necesitas que los minutos pasen y siga la vida. Los bajones vienen luego, pero la naturaleza da mucha fuerza y te quita muchos fantasmas», apunta Mary.

No suele faltar nunca a la cita. Ahí está cada tarde de toros. Discreta. Sola casi siempre. Apartada del mundanal ruido. Buscándose más allá de los miedos y de las miserias que arden en los entresijos de la profesión. «Yo jamás subo a la habitación a verle. No tengo ni una foto con mi hijo vestido de torero. Le veo si baja a tomar un café en ese momento. Y ahí soy feliz; es cuando más en paz estoy. Pero si no busco mis refugios, si estoy con profesionales que no me estén preguntando, estoy bien, pero no soy capaz de estar con amigos haciendo de anfitriona». Cada uno busca sus momentos, sus armas, su paz, también el torero: «Intento darme mi espacio y hacer lo que necesito en cada momento. Pero no me gusta ver el miedo que hago pasar a otra persona, en este caso mi madre, porque es como si se reflejara y me lo devuelve. Pero me gusta saber que está ahí».

Aquella tarde de San Isidro ocurrió el primer milagro y de esa desgarradora cornada en el cuello no le quedó más que la cicatriz y un buen puñado de imágenes para olvidar. Pero apenas intentaba dar carpetazo al asunto, a mediados de agosto, en la plaza salmantina de Vitigudino, se cebó la tragedia, con otra cornada espeluznante en el cuello. El pitón entró por la base del cuello hacia arriba dirección al cráneo. «Lo que pensé en aquel momento es que el milagro ya lo había quemado en Madrid», dice Saúl. «Yo salí corriendo y no era capaz de llegar a la enfermería. No era capaz, de verdad. Cuando iba a llegar, me volvía para atrás. No quería preguntar. Pensaba que cuando llegara me iban a dar una noticia que no quería escuchar», recuerda su madre.

De Vitigudino a Salamanca le llevan en ambulancia. El torero estaba consciente. «Como no podía hablar le daba a una enfermera con las manos los números del teléfono de mi madre para que hablara con ella y ponernos en contacto con otro médico. Entre ellos iban preguntándose cuánto quedaba, hablaban de por dónde íbamos. Pasábamos un pueblo, otro… ¿que en qué pensaba? En llegar», recuerda Saúl. En llegar vivo.


Saul Jimenez Fortes y su Madre Mary Fortes
Alberto R. Roldan
En el hospital de Salamanca le metieron en el escáner y se sucedió un rosario de malas noticias: «todo pintaba muy mal, nos dijeron que la intervención iba a ser muy larga porque había muchos daños. Y luego nos enteramos de que el primer milagro ocurrió allí porque al operarle tuvo una hemorragia. Si eso le ocurre en la ambulancia, mi hijo no está aquí hoy». La recuperación fue lenta y plagada de incertidumbre. «Le tuvieron primero en un coma inducido. Y nos dijeron que le iban a abrir una ventana a ver cómo reaccionaba, lo hicieron, fue bien y le contaron todo, pero Saúl se olvidó y ahí hubo un vacío que nos hizo daño a todos porque nos supimos cómo reaccionar. No sabíamos nada. Sí las lesiones pero no las secuelas. Él preguntaba y no sabíamos qué contestar», recuerda la madre. El proceso fue lento. «Durante un mes y medio me alimenté por una sonda gástrica», dice Saúl, «pero sí recuerdo que todos los días había un avance. Fue una etapa muy intensa». Con el tiempo, meses de recuperación, aquella cornada no le ha dejado ninguna secuela, come y habla con absoluta normalidad. Pero una cosa son las heridas y otra la recuperación del hombre. Volver a torear después de dos cornadas tan vandálicas. «He pensado mucho en este tiempo. En el límite de los milagros, en si no hay dos sin tres… En si esto había sido una advertencia o una prueba que tenía que superar. Y la realidad es que no hay conclusión, es la que tú quieras sacar. Yo no quería vivir resignado por miedo y hablar del torero en pasado. Y una vez que aceptas que no te vas a sentir satisfecho renuncias a tus miedos por una posible cornada y aceptas seguir toreando. Y sabes que si sigues toreando puede volver otra cornada», mantiene el torero.

¿Se logra que esas imágenes no se conviertan en traumas? «En la UCI –dice Saúl– sí me saltaban imágenes, creo que también por la propia medicación; luego se van superando las cosas. Se van pasando etapas. La primera vez que te vuelves a poner delante de un toro te cuesta pensar que vaya a ir a la muleta, a pesar de que tú tengas que aparentar seguridad… Cuando toreé en Fitero por ejemplo, mi pensamiento fue saber dónde estaba el hospital más cercano… Son cosas que se van superando…». «A mí me ha pasado factura con el tiempo. Cuando Saúl se fue para Sevilla y yo para casa es cuando de pronto no podía dormir, se me agarraron los nervios al estómago y tuve que pedir ayuda. Para mí fue necesario, no podía con todo aquello que había pasado», dice Mary. Y lo afirma a pocos días de que Jiménez Fortes vuelva a hacer el paseíllo en Madrid. El próximo viernes 6 de mayo en la primera corrida de la Feria de San Isidro. Comienza de nuevo la locura. «Yo le entiendo. Es el alimento del alma», afirma su madre. La madre torera, que volverá a sentarse en el tendido. «¿Que cómo celebraría un triunfo en Madrid? –dice Saúl–. No lo puedo contar, pero te enterarás por los periódicos», dice el torero mientras se ríe. Estaremos atentos. Se abre el telón de nuevo.

El segundo milagro a los tres meses
Apenas salía de la cornada de San Isidro, cuando llegó la de Vitigudino en agosto. También en el cuello y con tremebundas noticias durante las primeras horas. Hubo que esperar meses hasta restablecerse el torero. Después vino la recuperación del hombre. «He pensado mucho en si fue un aviso o algo por lo que tenía que pasar», admite Saúl plenamente recuperado.

 


 

 


 

 

La ausencia de Pablo Hermoso de Mendoza

OSCAR FERNÁNDEZ SÁNCHEZ

1 May 2016 22:53:56

Como un cubetazo de agua fría se recibió la noticia acerca de la ausencia de Pablo Hermoso de Mendoza en el cartel de ayer en la monumental zacatecana.

En lo personal me sorprendió ya que la noche sabatina recibí el reporte desde Puebla que señalaba el triunfo del rejoneador navarro al cortar dos orejas.

En dicha información no se hizo mención a algún percance sufrido por Pablo quien camino a Zacatecas decidió hacer una escala en Querétaro y poder ser atendido en una unidad médica porque el dolor en su pierna era muy fuerte.

El médico ordenó reposo absoluto y de esta manera se procedió a comunicar la noticia a la empresa Zacatecas, Tierra de Toros quien se vio en aprietos para poder dar la corrida y cuya crónica la podrán leer en esta edición de Imagen.

Luego de la corrida de ayer se abre un compás de espera en la actividad en nuestra plaza que pudiera reanudarse hasta el mes de agosto con festejos novilleriles previo a la Feria de septiembre.

Acorde al calendario del mes patrio y tomando en cuenta que tendremos nuevo gobernador a partir del lunes 12 de septiembre es probable que en la feria del presente año solo tengamos unos 5 festejos.

Murió Enrique Hernández

En la década de los 70, José Antonio Enríquez me presentó al cronista taurino Enrique Hernández Flores quien llegó a ser apoderado del matador Marcos Ortega.

Siempre existió una respetuosa y amigable relación y todavía hace unos tres años tuve la oportunidad de saludarlo vía telefónica.

La noche del pasado viernes falleció Don Enrique y a través de estas líneas expreso mi condolencia a su familia y en especial a su hijo Enrique quien le siguió sus pasos en la crónica taurina.

¡Hasta el próximo lunes!

cronista43@msn.com

 


 

 

500 años de Tauromaquia en México (IX)

La consolidación de la ganadería brava

Una ilustración que data del siglo XVI

Para 1524 se encontraban establecidos algunos factores con objeto de llevar a cabo el proceso de la agricultura y el de la crianza de ganados, mayores y menores; entre otros, Hernán Cortés tuvo una particular importancia, con sus trabajos en el valle de Toluca. Al albur de esta dinámica se desarrolla la cabaña de bravo, en paralelo con la paulatina implantación de la fiesta de toros, primero en el ámbito caballeresco, luego abierto a todo el pueblo. A la consolidación de la ganadería de lidia dedica esta entrega el historiador José F. Coello Ugalde, en su historia sobre los 500 años de la Tauromaquia en México.
Actualizado 2 mayo 2016

José Francisco Coello Ugalde, historiador

Luego de la conquista, ha dicho Fernando Benítez: “Tenochtitlán no murió de muerte natural sino violentamente, por la espada, único final digno de una ciudad guerrera”,[1] por lo que para 1524 se encontraban establecidos algunos factores con objeto de llevar a cabo el proceso de la agricultura y el de la crianza de ganados, mayores y menores. Así se cuenta con bestias de carga y de leche (bestias de carga y arrastre: caballo, mula y buey; de carne y de leche: vacas, cerdos, ovejas y cabras. Por otro lado de gallinas y pavos de castilla sin contar otras especies de menor importancia), cosas tan provechosas como necesarias a la vida.

Si bien los españoles debían alimentarse -entre otros- con carnes y sus derivados, en un principio solo pudieron contar con la de puerco traída desde las Antillas. Para 1523 fue prohibida bajo pena de muerte la venta de ganado a la Nueva España, de tal forma que el Rey intervino dos años después intercediendo a favor de ese inminente crecimiento comercial, permitiendo que pronto llegaran de la Habana o de Santo Domingo ganados que dieron pie a un crecimiento y a un auge sin precedentes.

En 1526 Hernán Cortés, como ya se sabe, revela un quehacer que lo coloca como uno de los primeros ganaderos de la Nueva España, actividad que se desarrolló en el valle de Toluca. En una carta del 16 de septiembre de aquel año Hernán se dirigió a su padre Martín Cortés haciendo mención de sus posesiones en Nueva España y muy en especial “Matlazingo, donde tengo mis ganados de vacas, ovejas y cerdos…”

Lo anterior, permite advertir que por 1521, Gregorio de Villalobos, otro de los integrantes de aquel grupo de conquistadores, realizaba actividades de introducción de ganados mayores por los rumbos del actual estado de Tabasco. La movilización de aquellas primeras puntas de vacas o toros pudieron ser el detonante de una pretendida reproducción que bien pudo solventar las necesidades de consumo entre los españoles mismos, con el consiguiente control que habría en su manutención y matanza respectivas. Lo anterior, debido expresamente a la limitación que por esos primeros años representaba el hecho de que el ganado se dispersara o no se contase con el control que luego, los hacendados aplicarían sujetos a la legislación del caso.

Con respecto a aquella integración, se encuentra el planteamiento en el que el demógrafo norteamericano Woodrow W. Borah calificó al periodo comprendido entre 1540 y 1650 aproximadamente como como “el siglo de la depresión”,[2] aunque conviene matizar dicha afirmación, cuando Enrique Florescano y Margarita Menegus afirman que

Las nuevas investigaciones nos llevan a recordar la tesis de Woodrow Borah, quien calificó al siglo XVII como el de la gran depresión, aun cuando ahora advertimos que ese siglo se acorta considerablemente. Por otra parte, también se acepta hoy que tal depresión económica se resintió con mayor fuerza en la metrópoli, mientras que en la Nueva España se consolidó la economía interna. La hacienda rural surgió entonces y se afirmó en diversas partes del territorio. Lo mismo ocurrió con otros sectores de la economía abocados a satisfacer la demanda de insumos para la minería y el abastecimiento de las ciudades y villas. Esto quiere decir que el desarrollo de la economía interna en el siglo XVII sirvió de antesala al crecimiento del XVIII.[3]

El estudio de Borah publicado por primera vez en México en 1975, ha perdido vigencia, entre otras cosas, por la necesidad de dar una mejor visión de aquella “integración”, como lo apuntan Andrés Lira y Luis Muro, de la siguiente manera:

“Hacia 1576 se inició la gran epidemia, que se propagó con fuerza hasta 1579, y quizá hasta 1581. Se dice que produjo una mortandad de más de dos millones de indios. La fuerza de trabajo para minas y empresas de españoles escaseó entonces, y las autoridades se vieron obligadas a tomar medidas para racionar la mano de obra y evitar el abuso brutal de los indígenas sobrevivientes.

Por otra parte, la población mestiza había aumentado a tal grado que iba imponiendo un trato político y social que no se había previsto. Mestizos, mulatos, negros libres y esclavos huidos, al lado de criollos y españoles sin lugar fijo en la sociedad concebida como una organización de pueblos de indios y ciudades y lugares de españoles, alteraron el orden ideado por las autoridades españolas, en cuyo pensamiento sólo cabía una sociedad compuesta por “dos repúblicas, la de indios y la de españoles”.[4]

En 1551 el virrey don Luis de Velasco ordenó se dieran festejos taurinos. Nos cuenta Juan Suárez de Peralta que don Luis de Velasco, el segundo virrey de la Nueva España entre otras cosas se aficionó a la caza de volatería. Pero también, don Luis era “muy lindo hombre de a caballo”, jugaba a las cañas, con que honraba la ciudad, que yo conocí caballeros andar, cuando sabían que el virrey había de jugar las cañas, echando mil terceros para que los metiesen en el regocijo; y el que entraba, le parecía tener un hábito en los pechos según quedaba honrado (…) Hacían de estas fiestas [concretamente en el bosque de Chapultepec] de ochenta de a caballo, ya digo, de lo mejor de la tierra, diez en cada cuadrilla. Jaeces y bozales de plata no hay en el mundo como allí hay otro día.[5]

Estos entretenimientos caballerescos de la primera etapa del toreo en México, representan una viva expresión que pronto se aclimató entre los naturales de estas tierras e incluso, ellos mismos fueron dándole un sentido más americano al quehacer taurino que iba permeando en el gusto que no sólo fue privativo de los señores. También los mestizos, pero sobre todo los indígenas lo hicieron suyo como parte de un proceso de actividades campiranas a las que quedaron inscritos.

El torneo y la fiesta caballeresca primero se los apropiaron conquistadores y después señores de rancio abolengo. Personajes de otra escala social, españoles nacidos en América, mestizos, criollos o indios, estaban limitados a participar en la fiesta taurina novohispana; pero ellos también deseaban intervenir. Esas primeras manifestaciones estuvieron abanderadas por la rebeldía. Dicha experiencia tomará forma durante buena parte del siglo XVI, pero alcanzará su dimensión profesional durante el XVIII.

El padre Motolinía señala que “ya muchos indios usaran caballos y sugiere al rey que no se les diese licencia para tener animales de silla sino a los principales señores, porque si se hacen los indios a los caballos, muchos se van haciendo jinetes, y querranse igualar por tiempo a los españoles”.

Lo anterior no fue impedimento para que naturales y criollos saciaran su curiosidad. Así enfrentaron la hostilidad básicamente en las ciudades, pero en el campo aprendieron a esquivar por parte del ganado vacuno embestidas de todo tipo, obteniendo con tal experiencia, la posibilidad de una preparación que se depuró al cabo de los años. Esto debe haber ocurrido gracias a que comenzó a darse un inusual crecimiento del ganado vacuno en gran parte de nuestro territorio, el cual necesitaba del control no sólo del propietario, sino de sus empleados, entre los cuales había gente de a pie y de a caballo. Muchos de ellos eran indígenas.

Es entonces el valle de Toluca uno de los primeros sitios donde se aprovechan las excelentes condiciones de tierras para la siembra y mejor espacio para pastoreo de ganado mayor y menor. Cortés decide instalarse de forma provisional en Coyoacán mientras la ciudad de México-Tenochtitlán es modificada sustancialmente a un nuevo entorno, bajo concepciones renacentistas. Al poco tiempo, Cortés decide salir hacia el valle de Toluca en compañía del señor de Jalatlaco Quitziltzil, su aliado; y ello ocurre aproximadamente entre 1523 y 1524, antes de su viaje infructuoso a las Hibueras (1524-1526). En esa ocasión, Cortés introdujo desde muy temprana fecha ganado porcino (entre 1521 y 1522) y poco más tarde, hacia 1525 y 1528, en compañía de Juan Gutiérrez Altamirano establecieron ganado mayor, tan luego pudo levantarse la prohibición del tránsito de animales de las Antillas, apoyados por cédula real.[6] Es en 1528[7] cuando se hace notoria la presencia de ganado vacuno en la región del valle de Toluca, por lo que para 1531, “el tributo que los indios de la localidad de Toluca y de sujeto Atenco daban al marqués del Valle de Oaxaca ya incluía el mantenimiento de sus “hatos de vacas”.[8]

Es importante destacar la apreciación que en su momento dejó marcada el padre jesuita José de Acosta, en el sentido de las diferencias encontradas en los tipos de ganados que se establecieron en la Nueva España:

De tres maneras hallo animales en Indias: unos que han sido llevados por españoles; otros que aunque no han sido llevados por españoles, los hay en Indias de la misma especie que en Europa; otros que son animales propios de Indias y se hallan en España.[9]

El ganado caballar se reprodujo tanto, que dio origen a grandes manadas de caballos salvajes, que se tornaron por naturaleza, cerreros, montaraces y mostrencos. Lo mismo ocurrió con los toros salvajes que los hubo en grandes cantidades en diversas regiones de la Nueva España. Por otro lado, es un hecho que:

Los primeros toros (no bravos entonces), llegaron a México en 1521 en un lote de becerros transportados a Veracruz, desde Santo Domingo. Cuatro años más tarde llegaron otras remesas de ganado de diversas especies y en 1540 la introducción se hizo en gran escala y así fueron poblados de ganado Texas, Arizona y Nuevo México, por el norte de la Nueva España, donde ya había ganado desde hacía 20 años.

Los primeros toros bravos [si es que así se les puede calificar] llegaron a México entre 1540 y 1544, fray Marcos de Niza y fray Junípero Serra llevaron más tarde al noroeste de México la especie llamada cornilarga, formada por ejemplares fuertes, fieros y semisalvajes. Las reses bravas se establecieron primero en la región que es hoy de San Nicolás Parangueo (Guanajuato y Michoacán).[10]

_________________

[1] Fernando Benítez: La ruta de Cortés. México, Cultura-SEP, 1983. 308 p. Ils. (Lecturas mexicanas, 7), p. 288.

[2] Woodrow, W. Borah: El siglo de la depresión en la Nueva España. México, ERA, 1982. 100 p. (Problemas de México).
El autor apoya su tesis en las actividades de la economía durante la colonia para conocer los comportamientos demográficos que se dieron en forma agresiva a causa de nuevas enfermedades, la desintegración de la economía nativa y las malas condiciones de vida que siguieron a la conquista. Este fenómeno tuvo su momento más crítico desde 1540 y hasta mediados del siglo XVII, mostrando bajos índices de población, entre los indígenas y los españoles (hacia 1650 se estiman 125,000 blancos en Nueva España y unos 12,000 indígenas). La población indígena alcanzó una etapa de estabilidad, luego de los efectos señalados, a mediados del siglo XVIII “aunque siempre a un ritmo menor que el aumento de las mezclas de sangre y de los no indígenas”.
Es interesante observar una de las gráficas (AHT24RF541, véase anexo número cinco) donde vemos valores de cabezas de ganado mayor y menor muy disparados contra un decremento sustancial de los indígenas y blancos, lo cual originó, por otro lado, un estado de cosas donde dichos ganados mostraron no solo sobrepoblación sino que el hábitat se vulneró y se desquició lo cual no permite un aumento de la producción, pues los costos se abatieron tremendamente.
Esta tesis ha perdido fuerza frente a otros argumentos, como por ejemplo los que plantea la sola trashumancia habida en buena parte del territorio novohispano, o aquel otro que propone Pedro Romero de Solís en su trabajo denominado “Cultura bovina y consumo de carne en los orígenes de la América Latina” (véase bibliografía). Pero también se ha desdibujado por motivo de que el autor nunca consideró que habiendo una crisis demográfica de las dimensiones analizadas en su estudio, estas nunca iban a permitir que la economía creciera. Por supuesto que la economía colonial creció desde finales del siglo XVI, se desarrolló durante todo el siglo XVII y se consolidó, en consecuencia hasta que operaron abiertamente las reformas borbónicas.

[3] Enrique Florescano y Margarita Menegus: “La época de las reformas borbónicas y el crecimiento económico (1750-1808)” (p. 363-430). En HISTORIA general de MÉXICO. Versión 2000. México, El Colegio de México, Centro de Estudios Históricos, 2000. 1104 p. Ils., maps., p. 365-6.

[4] Andrés Lira y Luis Muro: “El siglo de la integración” (p. 307-362). En HISTORIA general de MÉXICO. Versión 2000. México, El Colegio de México, Centro de Estudios Históricos, 2000. 1104 p. Ils., maps., p. 311. Además, véanse las páginas 316 y 317 del mismo texto que abordan el tema de “La población”.

[5] Juan Suárez de Peralta: Tratado del descubrimiento de las Indias (Noticias históricas de Nueva España). Compuesto en 1589 por don (…) vecino y natural de México. Nota preliminar de Federico Gómez de Orozco. México, Secretaría de Educación Pública, 1949. 246 p., facs. (Testimonios mexicanos. Historiadores, 3), p. 100.

[6] Cedulario de la Nobilísima Ciudad que puso en orden el licenciado José Barrio Lorenzot, abogado de la real audiencia y contador de propios y rentas de México, 1768. Real Cédula del 24 de noviembre de 1525.
La crianza del ganado implicaba un intercambio comercial muy importante, por lo que, para medir su expansión y sus excesos, se hizo expedir una cédula rubricada por
EL REY
Nuestros gobernadores e oficiales y otras justicias de las islas españolas, san Juan de Cuba, e Santiago, por parte de los procuradores de la Nueva España fue (h)echa relación que algunas veses, quieren sacar ganados, cavallos e lleguas e vacas, puercos e ovejas e otros ganados para la dicha tierra. Como no se podía hacer tal cosa, El Rey dice que: “Me fue suplicado, y pedido, por merced que no les pusieren impedimento en el sacar de los dichos ganados e cavallos, e yeguas para la dicha Nueva España, o como la mi merced fuese: Por ende yo voi mando, que agora de aqui adelante debeis e concintais vacas de esas dichas a cualesquier personas, para la dicha Nueva España, los cavallos, e yeguas, e puercos, e vacas, e ovejas e otros ganados que quisieren e por bien tuvieren, libre y desembargada… Se firmó en Toledo a 24 de noviembre de 1525.

[7] Justo el 19 de noviembre de 1528 el territorio conocido como Atenco, o la Purísima Concepción de Atenco, alcanza designación de encomienda.

[8] Albores: Tules y sirenas…, op. cit., p. 154.

[9] Diego López Rosado: Historia y pensamiento económico de México. Agricultura y ganadería. Propiedad de la tierra. México, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Históricas, 1968. (Textos Universitarios)., p. 49-52.

[10] Op. Cit.

►Los escritos del historiador José Francisco Coello Ugalde pueden consultarse a través de su blogs “Aportaciones histórico taurinas mexicana”, en la dirección:
http://ahtm.wordpress.com/

 


 

El CSI de los pitones de toros

 

Visitamos el único laboratorio de la Policía Nacional homologado en España para analizar las astas de los toros, que tiene que cumplir escrupulosamente con el reglamento, y evitar así posible fraudes, por ejemplo, con el “afeitado” de pitones.

 






 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: