Breves Noticias Taurinas

27 Abr

 

Reciban una recopilación de las noticias taurinas más relevantes del día.

 

I QUlÉN ES EL TORO y DONDE SE LE ENCUENTRA

El tentadero, eje y motor de la ganadería

Continuación

 

Embestida a los engaños, con clase                   V

Apreciación positiva: Embiste a los engaños metiendo la cabeza y los riñones, con ritmo y rematando la suerte. Valoración: Un poco de clase – Bastante -Mucha. Indicadores positivos: Descuelga la cabeza y planeo -Obedece a los toques -Se arranca de lejos y en rectitud -Tiempo durante el que mete la cabeza en rectitud a lo largo de la lidia -Tiempo en que mete los riñones a lo largo de la lidia.

 

Apreciación negativa: Embiste a los engaños con la cabeza alta, sin ritmo, frenándose, saliendo suelto y sin rematar la suerte. Valoración: Mucha falta de clase –Bastante falta de clase -Poca falta de clase. Indicadores negativos: Se cierne por algún pitón -Puntea o derrota -Embiste cara arriba -Acorta la embestida -Numero de veces que se frena -Número de veces que sale suelto -Número de veces que echa las manos por delante.

 

Mis observaciones: La clase es la bravura atemperada por el valor, el cual depara serenidad al toro que la posee. Si descuelga la cara, muestra una disposición inicial a la embestida, y si después planea, confirma dicha disposición. Cuando obedece a los toques evidencia una total ausencia de temor, máximo signo de bravura, uno total respuesta a los estímulos provocados por el engaño. EI tiempo que meta el toro la cabeza (colocarla a la altura propuesta por el engaño) depende tanto de su bravura como de las órdenes del lidiador. Finalmente, el bravo embiste con todo su cuerpo. En cuanto a los indicadores negativos de la clase, concluyamos que cernirse por un pitón no tiene por qué significar merma de bravura, sino una tendencia -vicio- habitual del toro en el campo. EI punteo es un esbozo de derrote, y éste una sustitución de la embestida por el hachazo; en consecuencia, arrepentimiento (miedo), falta de bravura y clase en un toro con genio. Acortar la embestida entraña ese mismo arrepentimiento, en un toro algo menos falto de bravura y con algo más de clase. EI número de veces que salga suelto o que se frene evalúa su condición mansurrona o la maestría y mando de su lidiador: Finalmente, muchos toros bravos echan las manos por delante -frenarse, no darse a la embestida-, de salida, cuando todavía no saben embestir.

 

Si lo hacen más adelante son mansurrones, y si lo hacen siempre, mansos de solemnidad. Todos los defectos aquí señalados son defensivos, indican falta de bravura en mayor o menor grado. Curiosamente, cuando estas actitudes defensivas se manifiestan con violencia son muy valoradas por las aficionados, gracias a la emoción producida por el peligro que entrañan. A ese manso de genio defensivo e indomeñable lo aplauden en el arrastre. Así suele ser llamado “toro-torista”.

tienta68

 

 

Fiereza                                                                            VI

tienta69Apreciación positiva: Agresividad, combatividad y codicia durante toda la lidia. Valoración: Poco fiereza -Bastante – Mucha indicadores positivos: Remata en los burladeros al salir -Boca cerrada durante la lidia -Muestra codicia -Número de veces que va donde lo IIaman.

 

Apreciación negativa: Falta de combatividad agresividad y codicia. Valoración: Mucha docilidad -Bastante -Poco. Indicadores negativos: Olisquea el suelo -No remata en tablas -Tardea -Número de veces que no acude a los cites (auditivos y visuales) -Número de veces que se duele -Número de veces que sale suelto.

 

Mis observaciones: Este punto está mal expuesto. La fiereza es un carácter independiente de la bravura. Hay una fiereza ofensiva (bravura encastada) y hay una fiereza defensiva (mansedumbre con genio). Y presenta una peculiar ambigüedad: la fiereza ofensiva del bravo termina por templarse, porque se deja torear; mientras que la fiereza defensiva del manso permanece inalterable, porque no se deja torear. Por otra parte, la fiereza puede ser de origen genético o de manejo (consecuencia del saneamiento, la nutrición y el ejercicio). Los indicadores negativos aplicados en esta tabla a la fiereza se refieren más a la mansedumbre, tanto del soso como del fiero, así como entre los positivos es improcedente anotar como dato el mantener la boca cerrada durante la lidia algo relacionado con la capacidad pulmonar del bovino y no con su fiereza (el manso pastueño la tiene cerrada siempre por falta de entrega a la lidia), y tampoco procede destacar el número de veces que un toro bravo va donde lo llaman, pues tanto va el fiero como el que no lo es.

 

La fiereza es un carácter si tiene un origen genético, o una condición si proviene de un buen manejo. Actualmente, que los toros sangran mucho en el caballo y son toreados a pie con un trazo muy largo, obligado, humillado y en redondo, la bravura se atempera en demasía y solo resulta convincente si el diestro torea muy bien, u obligando mucho al toro y entregándose él muy de verdad. Me temo que al ganadero le sea difícil buscar la fiereza genéticamente, pues no va aparejada a la bravura, que es lo que busca su método selectivo. Puede desechar, eso sí, la vaca bravo sin fuerza.

 

VII                                                                          Nobleza

tienta70Apreciación positiva: Nobleza: Claridad, franqueza y predictibilidad en la embestida. Valoración: Poco nobleza – Bastante – Mucha. Indicadores positivos: Número de veces que embiste en rectitud y humillando (mete bien la cabeza) -Numero de embestidas .planeando. -Porcentaje por cada pitón con rectitud y humillación – Obedece a los toques.

 

Apreciación negativa: Sentido: No obedece al engaño, brusquedad, impredictibilidad y mal genio. Valoración: Mucho sentido – Bastante -Poco. Indicadores negativos: Se para en la suerte (mira, mide) -Se frena en banderillas -Se vuelve sin recorrido (repone) -Número de veces que busca a los lidiadores -Número de veces que se cuela

 

Mis observaciones: La nobleza deriva de la fijeza; y la fijeza, de la bravura. Si matizamos más, la nobleza es una fijeza atemperada, o la fijeza de un toro con menos vigor; de modo que la nobleza también está condicionada por la fiereza o por la fuerza Podríamos convenir que la nobleza es fijeza con clase. Y además, fijeza y fiereza bien picadas y toreadas. La oposición nobleza-sentido está bien planteada, porque la nobleza pertenece al imperio de la bravura y el sentido, al de la mansedumbre. La bravura es disponibilidad entrega sin fisuras a la embestida; el sentido es temeroso, renuente a ella. La bravura se manifiesta en movimiento, el sentido se para. La bravura es acción; el sentido, reflexión. La bravura es valentía; el sentido, cobardía. EI toro que piensa es manso, el toro que responde automáticamente al estímulo del cite es bravo. Con matices, con aparente contradicción, pues hay toros tardos que cuando embisten lo hacen con profundidad con celo. A veces, el toro bravo se asemeja a la psique humana. De ahí que el aficionado le otorgue adjetivaciones únicamente propias de su especie, como la de nobleza. Antes, el toro mansurrón era menos noble, porque incluso el más pronto se vencía antes del embroque (encuentro), buscaba al torero desde el primer momento; ahora puede medirlo antes de acudir al cite, puede desparramar la vista, pero suele ser franco (noble) en el embroque; su sentido es mas tardío, se manifiesta en el centro de la suerte, cuando se frena o repone. Pero también puede ser que hoy se le toree mejor, se le cite con más exactitud técnica: la nobleza podría ser la fijeza bien lidiada, un valor intrínseco al toro u otorgado por el picador y el lidiador.

Sin embargo, la nobleza, que a la postre es una propiedad de la bravura, esta hoy desprestigiada, pues deviene en docilidad. La misma palabra entrega, aunque se aplique a la embestida, se asume con reticencia, del mismo modo que complace el verbo reflexivo emplearse, porque suena más activo, más combativo, menos dócil. No tiene en cuenta, este enjuiciamiento actual del toro, a la lidia, que es un factor exógeno pero determinante de la nobleza, a veces de la fiereza, pero nunca de la fijeza, un carácter intrínseco de la bravura.

 

Fuerza                                                                          VIII

tienta71Apreciación positiva: Vigor, robustez y resistencia durante toda la lidia, antes de la estocada. Valoración: Poca fuerza – Bastante -Mucha. Indicadores positivos: Boca cerrada -No se cae –Desequilibra y mueve el caballo de picar -Levanta o coloca al caballo contra las tablas –Derriba al caballo -Numero de puyazos.

 

Apreciación negativa: Cansancio, agotamiento y blandura. Valoración: Mucha debilidad – Bastante -Poco. Indicadores negativos: Dobla las manos de salida –Arrastra las extremidades posteriores -Dobla las manos a la salida de la suerte de varas –Boca abierta (respira con dificultad) -Se para -Tiempo que tarda en levantarse -Número de veces que dobla las manos.

 

Mis observaciones: La fuerza es una condición, no un carácter y no va aparejada a la bravura. Pero es su cimiento, su soporte. A veces un toro no puede manifestar toda su bravura por falta de fuerza.

 

La fuerza del toro se capta en su conjunto, globalmente. Pero debe analizarse por partes. Una cosa es la fuerza muscular que reside en el cuello; y otra es la fuerza o debilidad de patas, muchas veces motivada por la mala interrelación del peso del toro y las pezuñas, engarzadas por tendones interdigitales de dureza insuficiente para soportar el peso con que artificialmente se haya cargado al animal. Una cosa es la fuerza muscular del toro antes de la lidia, y otra es la falta de oxigenación de la sangre, la que aumenta la energía muscular durante su pelea, si el toro no tiene una capacidad pulmonar suficiente. Una cosa es el toro blando de remos y otra el toro que los dobla por exceso de bravura, de entrega a un engaño ofrecido por bajo al inicio de la lidia. Y una cosa es caerse por los cuartos traseros y otra hacerlo por celo, humillando con el tercio delantero. La falta de fuerza también provoca el derrote del bravo, o su embestida corta, o con la cara alta, o falta de ritmo, porque no tiene vigor para embestir. Muchas veces, el toro abre la boca y respira agitadamente, no par falta de fuerza sino por exceso de entrega a la lidia. En ocasiones, un toro fuerte se cae por emplearse excesivamente contra un cite mal conducido, mediante un tirón sin temple. Y si tarda en levantarse, puede ser por falta de fuerza, o de raza, o por estar surcado, impedido de encontrar el apoyo de sus extremidades para levantarse. En varas, un toro vigoroso puede no derribar, si el picador ha hecho el embroque como mandan los cánones. Por el contrario si podrá derribar el toro que ha embestido al pecho del caballo, no pudiendo este defenderse más que con sus patas traseras. Finalmente, el toro que se cae y se levanta al instante podrá tener un defecto de motricidad pero no es flojo.

 

Los indicadores de esta tabla, tanto positivos como negativos, son pertinentes. Pero sería erróneo interpretarlos literalmente, hay que tener en cuenta la causa que los produce y el contexto (buena/ mala lidia) donde se manifiestan.

 

Lo dicho, la fuerza es el soporte indispensable de la bravura Con ella, el toro lleva al límite la manifestación de absolutamente todas sus virtudes…pero también todos sus defectos.

 

IX                                                                  Transmisión

tienta72Apreciación positiva: Viveza y ánimo que provocan emoción en el público. Valoración: Poca transmisión –Bastante -Mucha. Indicadores positivos: Repite las embestidas -Atención y silencio en el público -Codicia y viveza.

 

Apreciación negativa: Sosería y falta de ánimo que provocan aburrimiento en el público. Valoración: Mucha falta de transmisión -Bastante -Poca Indicadores negativos: Sensación en el evaluador o en el público de falta de peligro -Falta de atención en el público -Sosería en las embestidas -Número de caídas.

 

Mis observaciones: Es cierto que la transmisión tiene dos polos, el emisor y el receptor. Según esta página de la tabla, el toro y el público. Pero en el toreo son tres. Y el ausente de este binomio, el torero, resulta que es decisivo. EI toro en soledad apenas transmite. Pero emociona cuando su presencia supone el peligro de un hombre, también allí presente, frente a él y retándolo. Y como el toreo es asumir y resolver toda la violencia desplegada por el toro en cada embestida, la transmisión de peligro (bravura fija, mansurronería violenta. etc.) depende tanto de la embestida del toro como del toreo realizado por el lidiador.

 

En ocasiones, un toro poco ofensivo provoca mucho emoción por la manera autentica en que ha sido toreado; y muchas veces, un toro importante, con trapío y vigor, no transmite porque el torero lo ha toreado desde su coso. Uno de los graves problemas de la lidia es el aburrimiento provocado por el general promedio de toros medios (ni muy bravos ni muy mansos, ni muy fuertes ni muy flojos) a los que el diestro torea con aparente limpieza y real precaución técnica, como si fueran barrabases. Conclusión general: la transmisión puede ser imputable al toro, al torero y, a veces, al público, que no se entera. Conclusión bravía: el toro transmite cuando embiste con celo, la cara humillada, queriendo atrapar el engaño por abajo y, por supuesto, repitiendo la embestida.

 

Crecerse                                                                           X

tienta73Apreciación positiva: Crecerse: Aumenta la acometividad y pujanza cuando es castigado. Valoración: Crecerse un poco -Bastante -Mucho. Indicadores positivos: Numero de entradas al caballo -Valoración de la distancia al ponerlo en suerte para varas (mayor distancia en las ultimas varas) -Acude con alegría a banderillas -Repetición de las embestidas -Resistencia a claudicar aun después de la estocada sin buscar terrenos de alivio.

 

Apreciación negativa: Decrecerse: Disminuye la acometividad y pujanza cuando es castigado. Valoración: Decrecer mucho -Bastante -Poco. Indicadores negativos: Número de veces que se duele -Número de veces que se sale suelto -Huye –Manifiesta querencia (tablas, toriles, donde no haya nadie) -Se echa -Se raja.

 

Mis observaciones: En términos generales, los indicadores positivos y negativos describen bien el crecerse de un toro bravo y el decrecerse de un manso. Pero no todos los indicadores son exactos. Por ejemplo, embestir a distancia es signo de bravura, siempre que el toro pelee después en el caballo. Por otra parte, cada toro bravo tiene su distancia –largo, media o corta-, y una no determina la bravura más que otra. Hay toros que piden ser citados en corto para embestir con celo y profundidad a los engaños o para empeñarse romaneando con el caballo. EI número de entradas al picador tampoco es determinante, suele ponerse más veces en suerte al toro bravucón que ha rehusado el castigo de la vara y menos al toro bravo que se emplea y se rompe en uno o dos encuentros. La bravura, cuya máxima expresión es la de crecerse al castigo, se manifiesta siempre con rigor en la suerte, dentro de la suerte. Por ejemplo, cuando acomete con más intensidad al engaño después de haber sido obligado a un toreo más hondo, más ofensivo. Y en el caballo, al recibir el castigo. Ejemplo: el foro “Jarabito”, de Zalduendo, lidiado por Emilio Muñoz en la Feria de Sevilla. Cumplió en la primera vara, pero en la segunda, cuando el picador metió las cuerdas y sintió el castigo, se creció y aplasto al caballo contra las tablas. La intensidad de su entrega, empleándose bajo el estribo, tuvo esa misma codicia durante la memorable faena del trianero. Finalmente, hay que admitir que la bravura no siempre es exacta. Un toro puede expresar timidez al principio y después emplearse. O puede haber protagonizado una lidia bravísima y luego, tras la estocada, ir a morir a tablas. ¿Hay que devaluar su condición de bravo porque ceda cuando todo ha terminado o no hay que considerar esa última flaqueza? ¿O es que no hay también toros mansurrones que han ido a morir a los medios? La verdad es que pocos, pero los hay.

 

La virtud de esta tabla estriba en que sintetiza mediante observaciones muy escuetas comportamientos muy complejos. De ahí mis comentarios, que no pretenden enmendar su validez sino señalar la complejidad de la bravura. Dice el tópico que no hay un toro igual a otro. Y es cierto. Pero tampoco los iguala la bravura. Esta cumple con unas coordenadas generales, pero la manera de cumplirlas es distinta, por lo que cada toro tiene de diferente y porque también es diferente el torero que lo lidia.

 tienta75

Para el aficionado reciente es muy útil su lectura. Lo introduce en el alma compleja del bravo a través de log signos externos de comunicación, geométricos, que establece con el hombre durante su lucha. La lidia es un método cinético de conocimiento que permite descubrir el alma heroica del toro bravo.

 

Aunque más prolija resulta la ficha del ganadero, que evalúa inicialmente la morfología de la res y, acto seguido los comportamientos del animal, de un modo progresivo, según aparecen los del toro durante su lidia en la plaza, o los de la vaca en la placita de tienta. A continuación, la ficha del ganadero de Jandilla, Borja Domecq, la más completa que yo conozco:

tienta76

EI interés de esta ficha, tanto en la parte que afecta al fenotipo como al comportamiento de la res, durante su tienta en el campo o lidia en la plaza, no solo radica en que desglosa minuciosamente al animal sino en su posterior utilidad genética. Su tabulación en la base de datos, establecida por el programa informático de la ganadería, permite un análisis comparado de los elementos comunes que identifican a cada reata y, además, comprueba los caracteres heredados, de mayor o menor transmisión entre padres e hijos u otros parientes: genéticos saltos atrás, derivas al alza o a la baja, reaparición de caracteres perdidos. Estas variables son, por tanto, valiosas a la hora de configurar futuros lotes de empadre.

 


 

 

ARTÍCULO de CRV

‘No son los toros’

27/04/2016 21:01

El animalismo es ya, hoy, una revolución realmente revolucionaria para implantarse, no en el mundo externo, sino en las almas y en la carne de los seres humanos

En la estabilidad de un nuevo orden social está la posibilidad de sostener el negocio: 1.800.000.000 millones de euros facturados en 2011 por siete empresas de la mascota

El ser humano ya no será el líder de raza o especie, sino uno más que deberá convivir como igual con el animal de diseño: la mascota

Cartel que anuncia Madrid Capital Animal I MUNDOTORO

CRV > Madrid

La nueva Constitución será global. Y no será para el ciudadano sino para éste y un nuevo ser de necesidades humanas llamado mascota: el animal que el hombre lleva diseñando desde hace muchas décadas. El nuevo orden social occidental repartirá sus recursos económicos y productivos entre estas dos especies: la humana y la mascota, a partes iguales. Porque en las ciudades que diseñó la raza humana para convivir, ya habrá mas habitantes mascotas que humanos. Si hoy una ciudad tipo Gijón tiene ya más nuevas mascotas en hogares por año que nacimiento de seres humanos, el futuro queda avanzado.

Será un futuro al que sólo le falte, para ser un cómic futurista de especies animales, un escenario andromorfo como el de Blade Runner, alguien que lo filme hoy para que sea verdad mañana. Verdad que no cierto, porque esto ya lo es. Sólo nos falta permiso de la naturaleza para la cruza de especies. Y eso se podría lograr con inversión en genética reproductiva. ¿Fantasías? Eso dijeron del submarino de Julio Verne y de la sociedad de epsilones de Aldous Huxley en ‘Un Mundo Feliz” o el mundo al revés de El Planeta de los Simios.

Madrid Capital Animal, proyecto realizado por una secta (de sectarismo contra el ser humano y su ideología no política llamada humanismo) y desarrollado con fondos públicos del Ayuntamiento, no es una acción contra el toreo o la Tauromaquia. Esa es la cortina de humo, la anécdota, el mensaje de titulares para la prensa. El animalismo es ya, hoy, una revolución realmente revolucionaria para implantarse, no en el mundo externo, sino en las almas y en la carne de los seres humanos. En su sociedad actual, que deberá ser modificada y cambiada hacia una nueva relación ser humano/ser mascota. Una revolución económica social estable, un nuevo orden occidental.

Miremos la historia. Viviendo como vivió en un período revolucionario, el marqués de Sade hizo uso con gran naturalidad de esta teoría de las revoluciones con el fin de racionalizar su ideología. Robespierre había logrado la forma más superficial de revolución: la política. Yendo un poco más lejos, Babeuf había intentado la revolución económica. Las personas que gobiernan el Mundo feliz pueden no ser cuerdas (en lo que podríamos llamar el sentido absoluto de la palabra), pero no son locos de atar, y su meta no es la anarquía, sino la estabilidad social. Porque en la estabilidad de un nuevo orden social está la posibilidad de sostener el negocio: 1.800.000.000 millones de euros facturados en 2011 por siete empresas transnacionales de la mascota.

No se trata del toreo o de la tauromaquia o de la caza del zorro o del hígado de la oca. Todas estas cuestiones son las cortinas humo usadas para adormecer como enmariguanados las sensibilidades del ser humano. Que éste no se cuenta de que está apoyando la estabilidad de una nueva sociedad en donde el ser humano ya no será el líder de raza o especie, sino uno más que deberá convivir como igual con el animal de diseño: la mascota. Una nueva especie que ni es gato, ni es perro, ni es loro, ni es pez de colores. Todos ellos son mascotas.

Se trata de obtener estabilidad en un nuevo orden social en donde el mercado millonario no sufra riesgos por la inteligencia del humanismo. Aquellos que nos declaró como seres humanos consientes del arte, de la creatividad, de la evolución científica, del buen uso de la naturaleza, de la necesidad de compartir con otro ser humano aquello que tenemos, de investigar sobre nuestras enfermedades, de crear hospitales, de fomentar la cultura, de hacer necesidad saber leer y saber escribir para decirnos todos los días que pertenecemos a una raza y a una especie única: somos los únicos seres vivos conscientes de que se nos acabará la vida.

Ese sensiblería dirigida a esta nueva sociedad futura, consciente de que su nueva especie de diseño, la mascota, jamás podría ser dotada de ser consciente de su propia muerte, ha diseñado para la mente humana la idea de pérdida vital cuando acontece la muerte de su mascota. Ha sustituido ya la no conciencia de un gato por su propia muerte, por la consciencia en su amo de que su mascota morirá un día. Como muere un ser humano. Y entonces ha de compartir con nosotros recursos, bienestar, cuidados, alimentación, vestidos, medicinas, ocio, educación. Y leyes. No son los toros lo que está en peligro.

 

 


 

 

Es hora de asumir la apuesta (video)

Por: Juan Antonio de Labra | Foto: Landín-Miranda
Martes, 26 de Abril del 2016 | Aguascalientes, Ags.

Aguascalientes, Ags.- Plaza Monumental. Sexta corrida de la Feria de San Marcos. Menos de un tercio de entrada en tarde nublada y calurosa, con algunas ráfagas de viento. Toros de Enrique Fraga, desiguales en hechuras, manejables en su conjunto, de los que destacaron 1o., 3o., y 7o. Pesos: 518, 485, 478, 534, 481, 521 y 527 kilos.

Víctor Mora (azul marino y plata): Ovación.

Juan Luis Silis (lila y oro): Silencio.

Antonio Romero (sangre de toro y oro): Silencio.

Gerardo Adame (negro y azabache): Oreja.

Luis Conrado (rosa y oro): Ovación tras petición.

Alejandro López (caña y oro): Silencio.

Brandon Campos (azul pavo y oro): Palmas.

Incidencias: Destacó en varasJosé Isabel Prado, que picó al 7o. con eficacia. En banderillas estuvieron muy centradosVillalobos y Alejandro Prado, así como el aspirante Aldo Navarro. Juan Ramón Saldaña lució en la brega. Al final del festejo, los directivos de la Asociación Nacional de Matadores, entregaron la Oreja de Oro a Gerardo Adame.

 

 


 

Historia: El primer bibliófilo taurino en México

Por: Francisco Coello | Foto: Archivo
Miércoles, 27 de Abril del 2016 | México, D.F.

Para quienes nos consideramos “bibliófilos”, la presencia de Eleuterio Martínez es particularmente especial, pues fue quizá el primero en organizar una biblioteca temática dedicada a los toros. Nació en Monterrey, Nuevo León. Cursó sus primeros estudios en el Colegio de San Juan Nepomuceno de Saltillo.

Años más tarde, se dirigió a la Universidad de Michigan, donde obtuvo el título de Ingeniero Civil. Representó a la República Mexicana en el Congreso Mundial del Petróleo, en Tulsa, Oklahoma en 1930. Para 1960, se integró a la Dirección General de Catastro e Impuesto Predial del Departamento del Distrito Federal. Se sabe que dio rienda suelta a su afición por los toros en un festejo celebrado el 25 de abril de 1915 en la plaza de San Marcos, alternando entre otros con el mismísimo Pancho Villa.

Poco a poco, comenzó a coleccionar libros e impresos taurinos hasta reunir alrededor de 5000 títulos. Formó parte de la Unión de Bibliófilos Taurinos de España, quedando como “asociado” con el número 81 en tan reconocida organización que se fundó en Madrid hacia 1954.

Desde el Conde de la Cortina, pasando por colecciones como las de Joaquín García Icazbalceta. Genaro Estrada, Artemio de Valle-Arizpe, Alfonso Méndez Plancarte, Alfonso Reyes, José de Jesús Núñez y Domínguez y otros reconocidos intelectuales, no se tenía certeza de que en las mismas hubiese más que algún puñado de libros dedicados a los toros. Sin embargo, la paciente labor de Eleuterio Martínez llevó a ordenar la que puede considerarse como primera colección de libros taurinos en nuestro país.

A su muerte pasó a manos del también ingeniero José Lorenzo Zakany. Hoy día, se encuentra en la biblioteca “Salvador García Bolio”, ubicada en el Centro Cultural Tres Marías” (Morelia, Michoacán), y donde sin la decidida intervención del Dr. Marco Antonio Ramírez que la rescató, habría quedado fragmentada o dispersa.

Para lograr el monumental propósito que se fijó quien también se firmaba como Emeterio Zetina Rul (anagrama de Eleuterio Martínez), tuvo a bien publicar siete volúmenes, cada uno de los cuales incluyó 500 fichas. Dejó preparados otros dos, y con estos también deben sumarse algunos trabajos mecanuscritos, así como colaboraciones, donde bajo otro seudónimo, Mateo Ruiz, aparecieron en revistas como En Guardia (1955) o Imagen, de 1960 respectivamente.

En muebles de madera estilo neobarroco, fue colocando sus libros en forma exageradamente ordenada, con lo que se reflejaba el celo y esmero dedicados a tan paciente empeño. Es de agradecer aquella labor, la que confiere un afecto muy especial que si bien puede llegar al extremo de la cosificación. O aún más, al urraquismo tal cual lo sugería nuestro entrañable Carlos Pellicer, quien afirmaba que para entender el urraquismo basta con observar a las urracas que forman sus nidos de basura.

Pero este no fue el caso. Aquí se reunieron a lo largo de muchos años, un conjunto de obras difíciles de adquirir, ya fuese por precio o porque sus ediciones o tirajes las llevaron a convertirlas en “objetos del deseo”. Incluso porque alguno de los volúmenes llevase la firma o autógrafo del autor o de otros personajes; por su antigüedad, o por la imprenta en que vieron la luz. En fin que son muchos los factores que influyen a la hora de adquirir la pieza, al punto de que conviene poner en práctica un principio elemental recomendado desde 1920 por el reconocido bibliógrafo don Juan B. Iguiniz.

Decálogo del bibliófilo

I. Sé cauto en la elección de tus libros y no emplees tu dinero en la adquisición de obras mediocres y mucho menos nocivas, porque la vida es corta aun para hojear parte de los libros buenos.

II. Ten presente que el valor de una biblioteca no consiste en el número, sino en la calidad de sus obras y que el problema más difícil que tiene que resolver el bibliófilo es el formarse una biblioteca selecta con el menor número de libros posibles.

III. No te fíes en tus adquisiciones únicamente de catálogos y boletines de libreros; guíate por las opiniones de críticos serios, y mejor aún por los consejos de eruditos y especialistas.

IV. No vistas un libro de un peso con pasta de diez, y viceversa, ni lo entregues en mano de cualquier artesano, porque una mala encuadernación hace rebajar y hasta perder el mérito al libro más valioso.

V. No estampes tu sello o firma en las hojas de tus libros; la mejor marca de propiedad es el ex-libris, que en vez de afearlos los adorna.

VI. No guardes tus libros en cómodas o estantes cerrados, porque el aire les es necesario para su conservación, y procura tenerlos al cubierto del sol, del polvo, de la humedad y de los animales, y lejos del agua, del fuego, de la tinta y de toda suciedad.

VII. Trata los libros con el cuidado que exige todo objeto precioso y delicado; no mutiles ninguna de sus partes; abre sus pliegos con una plegadera y no con otros objetos; no coloques sobre ellos, cuando estén abiertos, otros libros; no los emplees en usos ajenos a su objetos, y menos los profanes sentándote sobre ellos.

VIII. Úsalos con toda delicadeza y respeto, anótalos con discreción; jamás los tomes con las manos sucias; no te mojes los dedos para voltear las hojas; no introduzcas entre ellas lápices u otros objetos, ni dobles sus esquinas a guisa de señales.

IX. Sé tu propio bibliotecario y haz por tu mano el catálogo de tus libros, lo que te dará mejor conocimiento de ellos y te facilitará notablemente su consulta.

X. No pongas tus libros en manos de enfermos, porque son transmisores de enfermedades contagiosas, ni tampoco los prestes, porque si acaso vuelven a tu poder será maltratados o estropeados.

Vaya pues este recuerdo a la memoria de Eleuterio Martínez.

 


 

La Revolera

Vocación de eternidad

Por Paco Mora
Más artículos de este autor

Odian los toros porque son consustanciales a la cultura española. Son activistas que han aprendido que con la constancia de la gota de agua, capaz de horadar la roca, se consiguen los mismos resultados que con el enfrentamiento a cara de perro. Y a menor costo.
Esos “alienígenas” que atacan a la Fiesta desde todos los ángulos posibles, no están afectados de “pereza intelectual aguda” como ha dicho Calamaro. ¡Qué va!, saben muy bien lo que quieren y están dispuestos a esperar todo lo necesario para conseguirlo. Ellos tienen su plan, paciencia y sobrada “agresividad”, eso sí, para ejecutarlo si no les hacemos frente con una actividad permanente y decidida los aficionados y todos los que se mueven alrededor del hecho taurino. En realidad aspiran a acabar con España y todas sus señas de identidad y para lograrlo tienen vocación de eternidad.

Odian a España y todo lo que histórica y racialmente significa. Empezaron sustituyendo el nombre de España por “este país”. Nos acostumbraron a escribir “América Latina” en vez de “Hispanoamérica”. Nos fueron machacando con la idea de que en la Guerra Civil los malos fueron los que lucharon “junto a los militares, la Iglesia y el capital” contra “el pueblo”. Lo que no nos decían es que aquella República estuvo dominada por Stalin que colocó en los puestos clave del Gobierno, del Ejército y de la Cultura comisarios políticos que lo dirigían todo con mano de hierro.

Ya en los años cincuenta, el marxismo-leninismo adoptó la estrategia de camuflarse en el tejido social de la nación. Los premios literarios siempre los ganaba un escritor de izquierdas, aunque fuera camuflado de católico contestatario. Los de periodismo eran para periodistas rigurosamente marxistas, a veces con la etiqueta de derechistas redimidos. En los periódicos teníamos comisarios políticos disfrazados de sindicalistas, que mandaban en las redacciones como una dirección paralela a la de la empresa. Después salieron con lo de la “memoria histórica” sólo para los de un lado, los asesinados por el otro bando no cuentan. Se trataba de ganar en la paz, con otras armas, una causa que perdieron en la guerra.

El plan tiene raíces profundas. Odian los toros porque son consustanciales a la cultura española. Ahora mismo, si alguno de ellos me lee me estará odiando por escribir el nombre de España. Así es que querido Calamaro de perezosos intelectuales nada. Son activistas que han aprendido que con la constancia de la gota de agua, capaz de horadar la roca, se consiguen los mismos resultados que con el enfrentamiento a cara de perro. Y a menor costo.

 


 

ESCALAFÓN Los líderes se mantienen

Así está el ránking del toreo

26/04/2016 20:07
MUNDOTORO > Madrid

Consulta el escalafón íntegro, aquí

 


 

DEMANDA DE PATERNIDAD CONTRA MANUEL BENÍTEZ

Manuel Díaz : “La verdad es hija del tiempo”

El torero habla por primera vez tras conocerse que las pruebas de ADN determinan que Manuel Benítez es su padre

EL PAÍS
Madrid 27 ABR 2016 – 09:37 CDT

Manuel Díaz, El Cordobés. CORDON PRESS

Solo 24 horas después de que Manuel Díaz tuviera en su poder las pruebas de ADN practicadas por orden judicial el pasado día 15 en un hospital de Córboba, y cuyo resultado han determinado que Manuel Benítez es su padre, el joven torero se ha manifestado en su cuenta de Twitter: “La verdad es hija del tiempo. Mantén la esperanza y todo acabará volviendo a su orden…”. Una breve declaración previa al juicio que este jueves se celebrará. Así terminará una reclamación que desde hace décadas viene luchando Manuel Díaz, de 47 años.

La relación entre ambos es inexistente pero Manuel Díaz ha utilizado en las últimas semanas las redes sociales para lanzar un duro mensaje a su padre: “A veces los genes te juegan una mala pasada y quien no quieres que se parezca a ti, se parece más que los que quieren parecerse. Cosas de la vida. El tiempo pone a cada uno en su sitio. Yo estoy en el mío. ¿Y tú ?”. un texto que acompañó con dos fotos en blanco y negro que muestran el parecido entre ambos toreros. “Soy un hombre de paz”, aseguró. “No puedo odiar a quien no he amado, y por quien solo siento respeto y admiración, pero este es el momento de conseguir el logro más importante y real de mi vida”, añadió el torero cuando decidió presentar el pasado febrero la demanda de paternidad.

A la espera del juicio, ayer se confirmaba que el histórico diestro es el progenitor del matador al 99,9%, el máximo resultado previsto en las pruebas a partir de los análisis de sangre practicados a ambas partes. Estas mismas pruebas también las tiene Manuel Benítez que, sin embargo, de momento guarda silencio.

A partir de ahora, ambos quedan unidos por los derechos y obligaciones que supone la paternidad, incluyendo las legítimas aspiraciones sobre el patrimonio de Manuel Benítez. No obstante, Fernando Osuna, abogado de Manuel Díaz, ha afirmado que este no se ha planteado aún estas circunstancias. Ni siquiera si quiere cambiarse los apellidos, una opción posible a partir de que se dictamine sentencia y el torero quede inscrito en el Registro Civil como hijo de El Cordobés.

Manuel Díaz comenzó los trámites para que fuera reconocido como hijo de El Cordobés el pasado noviembre. Había intentado durante mucho tiempo un acercamiento amistoso, pero se ha encontrado con el continuo rechazo del veterano diestro, a quien el torero afirma que le debe su pasión por la tauromaquia.

El padre de Manuel Díaz conoció a su madre en una casa donde se fue a trabajar con 16 años en Madrid. Tiempo después, la joven se quedó embarazada, pero El Cordobés siempre se negó a reconocer que era el padre. Ahora, 47 años después, los tribunales han cerrado este capítulo y se pueden abrir los siguientes, que incluyen los derechos del recién reconocido hijo por su parte de los bienes de la familia.

 

 


 

Vídeos

Desafíos de Aire Sur l´Adour: llegan los novillos de Saltillo-Valdellán

Este domingo, 1 de mayo. Lidiarán Miguel Ángel Silva, Manolo Vanegas y Tibo García.
Por Redacción
Miércoles 27 de abril de 2016, 15:55h

 

 


 

 

En la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

Una exposición para desmitificar los valores taurinos de la obra de Goya


Organizada por la Calcografía Nacional, en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, se presenta hasta el próximo día 25 de mayo una exposición titulada “Otras tauromaquias. En el 200 aniversario de la Tauromaquia de Goya”, en la que se hace una interpretación desmitificadora de los valores objetivos sobre la Tauromaquia que contiene la obra del genial pintor aragonés. Sin embargo, otros estudios, como los realizados por el profesor francés Ozvan Bottois, ofrecen una visión completamente diferente.
Actualizado 27 abril 2016

Redacción

En una crónica bien armada, recuerda Miguel Mirón, director del periódico cultural “Ritmos21.com”, como en 1816 “Francisco de Goya presentó al mundo entero su serie La Tauromaquia. Para algunos, era una defensa de una de las tradiciones culturales con más arraigo en nuestro país; para otros autores, simplemente buscaba ilustrar algunos pasajes de la Carta histórica sobre el origen y progreso de las corridas de toros en España, que Nicolás Fernández de Moratín dedicó a Ramón Pignatelli en 1777”.

Ahora, una exposición trata de hacer una reinterpretación diferente la famosa serie taurina. Bajo otra perspectiva trata de retratar a Goya como un artista antitaurino, que quiso mostrar la dureza y la crueldad de una tradición. Como escribe Mirón, en el 200 aniversario de la Tauromaquia de Goya, quiere dar a entender que la obra del pintor español “no sólo no hay un canto a esta tradición de tortura tan presente en la Europa de aquel entonces, sino una mirada llena de dolor y espanto ante lo que no deja de ser un acto alejado de todo tipo de valores posibles de convivencia y construcción de una sociedad”.

La Calcografía Nacional de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid es la sede que acogerá este muestra hasta el próximo 25 de mayo. Según Juan Bordes, académico de la Calcografía Nacional, la exposición quiere “descargar a Goya de ser el gran defensor de la tauromaquia” y lamenta “la utilización que se ha hecho de su obra”[1].

En los 200 años del lanzamiento de la serie, la exposición recoge tanto grabados originales de Goya junto a otras obras antitaurinas de artistas contemporáneos como El Roto, Forges o Marina Vargas. Una veintena de artistas que defienden que el mensaje que el pintor español quiso transmitir con su serie no es otra que la crudeza y la tortura de este arte.

La muestra deja constancia de su actitud reivindicativa, puesto que considera que en la actualidad “no tiene cabida una actividad en que se base en la contemplación deleitosa de la tortura y muerte de un ser vivo sintiente como es un toro, o como cualquier otro ser humano o no humano”, afirma el comisario Rafael Doctor.

Como bien escribe el director de Ritmos21.com, recogiendo palabras del comisario de la muestra, “el objetivo no es más que destruir aquellos argumentos que mantienen los defensores de la tauromaquia, en un momento “en el que más del 80% de la población del país se opone a lo que por otra parte ha sido declarado como bien de interés cultural”.

En el fondo, la exposición quiere desmontar el “abuso constante” de una iconografía que solo ha sido leída desde un posicionamiento” que quiere apoyarse en artistas de tal magnitud para defender sus posiciones[2].

El problema de la interpretación

Sin embargo un experto francés en historia del Arte y estudioso de la Tauromaquia, Ozvan Bottois –Doctor en Historia del Arte (Université de Bourgogue) y miembro del CREC (Centre de Recherche sur l´Espagne Contemporaine) de l´Université Paris III Sorbonne Nouvelle–, tiene publicado un estudio titulado “La Tauromaquia de Goya a la luz de su contexto: el problema de la interpretación”, en el ofrece una visión más objetiva y fundada.

Considera el profesor Bottois, que el análisis del sentido de la Tauromaquia de Goya alimenta un debate complejo, basado en diversas interpretaciones vinculadas tanto al contexto personal, como artístico o político, en el que el artista realizó su serie. A través de un breve recorrido historiográfico, este trabajo recuerda las grandes aportaciones sobre la interpretación de la Tauromaquia, confrontándolas con las imágenes de la serie. A raíz de dicho recorrido, sepropone, a modo de interrogación, una nueva interpretación de los grabados taurinos puestos a la venta por el artista. Esta hipótesis, basada principalmente en los ensayos Política y toros, de R. Pérez de Ayala, y Ritos y juegos del toro, de A. Álvarez de Miranda, plantea la posibilidad de relacionar la Tauromaquia con dos elementos de su contexto histórico: el nacimiento del toreo moderno —y lo que éste supone— y la experiencia liberal de la Constitución de Cádiz.

Escribe Bottois que en este conviene “subrayar la importancia que tiene la Tauromaquia de Goya en la representación de los toros. Fue quien abrió el paso a una representación marcada por la tragedia, por el drama, superando así la mera representación de una corrida de toros. El artista plasmó la esencia de la esta de los toros, poniendo de relieve su fuerza simbólica, su dimensión universal”.

“Es aquí –señala el profesor Bottois– donde se inicia la modernidad de la representación artística de los toros. Modernidad que también se manfiesta en la conciencia que tuvo Goya del cambio fundamental e histórico que conocieron la corrida y el conjunto de la sociedad española de su época; cambio que él no dudó en plasmar”.

El trabajo del profesor francés, forma parte de las ponencias que se presentaron en 2011 en el Congreso Internacional “Goya y su contexto”, cuyo texto íntegro se pueden leer en la Revista Signa 21, que puede consultarse en la dirección electrónica http://ifc.dpz.es/recursos/publicaciones/33/35/10bottois.pdf

Por su valor documental, reproducimos en el archivo adjunto el texto íntegro de esta ponencia.

[1] Esta teoría nace –si seguimos los estudios del profesor Bottois– a raíz de un artículo publicado en 1961 por Nigel Glendinning. En este trabajo, “el autor consideraba la Tauromaquia de Goya como una posible crítica a la fiesta. La violencia de las imágenes y la aparente falta de coherencia histórica en la articulación de la serie o en algunas imágenes, son algunos de los elementos que llamaron la atención de Glendinning en ese sentido. Esta hipótesis fue en parte discutida por Álvaro Martínez-Novillo. Apoyándose en la prensa de la época, demostró, por ejemplo, que algunas de las prácticas a las que se refería el pintor aragonés en su serie estaban históricamente atestiguadas y no eran una invención suya, lo que hubiera podido dar un sentido grotesco a las imágenes”.

 

 







 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: