Breves Noticias Taurinas

26 Abr

 

 

Jornada Taurina

Publicado por Bernarda Muñoz el 25/4/2016

[Bernarda Muñoz]

Martes 26:

Enrique FragaAguascalientes, Aguascalientes: 6ª de feria. Corrida de la “Oreja de Oro”.

Toros de Enrique Fraga para

Víctor Mora, Juan Luis Silis, Luis Conrado, Gerardo Adame, Antonio Romero, Alejandro López y Brandon Campos.

 

 

 

 

Viernes 29:

FERNANDO DE LA MORA DIVISA AMARILLO Y BLANCO aSAN ISIDRO DIVISA AZUL REY,AMARILLO Y ROJO aAguascalientes, Aguascalientes: 7ª corrida de feria.

Toros de Fernando de la Mora y San Isidro para el rejoneador

Pablo Hermoso de Mendoza y a pie, Octavio García El Payo y Diego Sánchez.

 

 

 

 

BEGOÑA DIVISA ROJO, AMARILLO Y NARANJA aCiudad Juárez, Chihuahua:. Plaza Alberto Balderas. 2ª corrida de la temporada.

Toros de Begoña para

Rodolfo Rodríguez El Pana, Alejandro Talavante y Fermín Espinosa Armillita IV.

 

 

 

 

Sábado 30:

FERNANDO DE LA MORA DIVISA AMARILLO Y BLANCO aAguascalientes, Aguascalientes. 8ª corrida de feria.

Toros de Fernando de la Mora para

Ignacio Garibay, José Mari Manzanares y Fermín Espinosa Armillita IV.

 

 

 

 

FERNANDO DE LA MORA DIVISA AMARILLO Y BLANCO aLOS EBANOS DIVISA VERDE aPuebla, Puebla: (2ª corrida de feria).

Toros de Fernando de la Mora y Los Ébanos para el rejoneador

Pablo Hermoso de Mendoza y a pie, Federico Pizarro y Arturo Saldívar.

 

 

 

 

SAN MARCOS DIVISA AZUL REY,BLANCO Y AMARILLO aTepatitlán, Jalisco:

Toros de San Marcos para el rejoneador

Emiliano Gamero. Los Forcados de Mazatlán y a pie, Fabián Barba y la alternativa de Camilo Pinilla.

 

 

 

 

LA ESTANCIA BLANCO,AZUL REY Y ROSA aCancún, Quinta Roo. Corrida nocturna.

Toros de La Estancia para el mano a mano de

Eulalio López Zotoluco que se despide de esta plaza y Diego Silveti.

 

 

 

 

Domingo 1° de mayo

BEGOÑA DIVISA ROJO, AMARILLO Y NARANJA aAguascalientes, Aguascalientes. 9ª corrida de feria.

Toros de Begoña para

Arturo Macías, Alejandro Talavante y Joselito Adame.

 

 

 

 

FERNANDO DE LA MORA DIVISA AMARILLO Y BLANCO aMONTECRISTO DIVISA OBISPO,VERDE Y OROZacatecas, Zacatecas.

Toros de Fernando de la Mora y Montecristo para el rejoneador

Pablo Hermoso de Mendoza y a pie Andrés Roca Rey y la alternativa Luis Miguel Cuéllar.

 

 

 

 

GUANAMÉ DIVISA ROJO, ROJO Y ROJO aCiudad Lerdo, Durango. Festejo mixto.

Toros de Guanamé para

Rodolfo Rodríguez “El Pana” y el novillero Jesús Sotomayor.

 

 

 

 

CORONEO DIVISA OBISPO Y OROQuerétaro, Querétaro. Plaza “Santa María” festival taurino del día del trabajo con entrada gratuita.

Astados de Coroneo para el aficionado práctico

Pedro Haces Jr., los rejoneadores Rodrigo Santos y Jorge Hernández Gárate, Los Forcados Queretanos y de Juriquilla, así como los matadores Leonardo Benítez, Alfredo Gutiérrez, Cristian Aparicio y Luis Manuel Pérez El Canelo.

 

 


 

Jornada Taurina en España, Francia, Portugal y Perú

30/04/2016 Dos Hermanas (Sevilla) España –

Toros de Torrehandilla y Torreherberos para

Antonio Nazaré

 

 

30/04/2016 Palavas (Hérault) Francia –

Toros de Robert Margé para

Juan Bautista

 

 

30/04/2016 Estremoz (Évora) Portugal –

Toros de Hdros. de Sommer D\’Andrade para

Luis Rouxinol, João Moura Caetano, Marcos Tenorio Bastinhas
30/04/2016 Trujillo (Cáceres) España –

Toros de Los Espartales y Luis Algarra Polera para

Diego Ventura, Miguel Ángel Perera, Cayetano

 

 

30/04/2016 Campanario (Badajoz) España –

Toros de Hdros. de Bernardino Píriz Carvallo para

Rui Fernandes, Leonardo Hernández, Andrés Romero

 

 

01/05/2016 Real Maestranza de Caballería de Sevilla (Sevilla) España –

Novillos de El Parralejo para

Álvaro Lorenzo, Ginés Marín, Pablo Aguado

 

 

01/05/2016 Palavas (Hérault) Francia –

Toros de por designar para

Andy Cartagena

 

 

01/05/2016 Aire Sur L`Adour (Landes) Francia –

Novillos de Saltillo y Valdellán para

Miguel Ángel Silva, Manolo Vanegas, Tibo García

 

 

01/05/2016 Vila Franca de Xira (Lisboa) Portugal –

Toros de Fernando Pereira Palha (Herdeiros de María do Carmo Palha), Canas Vigouroux, David Ribeiro Telles, João Branco Nuncio, Toros de Sobral (antes Hdras. de Bohórquez) y Antonio Patricio Silva para

Antonio Ribeiro Telles (I), Manuel Ribeiro Telles Bastos, Francisco Palha

 

 

01/05/2016 Chumpi (Parinacochas) Perú –

Toros de San Pedro y Salamanca para

Emilio Laserna, Andrés Palacios, Rafael Orellana, Morenito de Canta

 

 

01/05/2016 Las Ventas (Madrid) España –

Novillos de Conde de Mayalde para

Miguel Ángel Silva, Clemente, Álvaro García

 

 

01/05/2016 Cuba (Beja) Portugal –

Toros de Jaime Herculano y Hdros. de Alberto Cunhal Patricio para

João Moura, Tomás Soudo, Miguel Moura
02/05/2016 Las Ventas (Madrid) España –

Toros de Ganadería del Tajo y Ganadería La Reina para

Miguel Abellán, Iván Vicente, Juan del Álamo

 

02/05/2016 Colmenar de Oreja (Madrid) España –

Novillos de por designar para

Juan Miguel

 

02/05/2016 Las Matas (Madrid) España –

Novillos de Alcurrucén para

Álvaro Lorenzo, Varea, Alejandro Conquero

 

 


 

Resumen de la Corrida de Feria en Aguascalientes

 

Aguascalientes, Ags.- Plaza Monumental. Quinta corrida de feria. Lleno de “Agotado el boletaje” en tarde calurosa y con algunas ráfagas de viento. Cinco toros de Los Encinos y uno de Montecristo (5o., sobrero sustituto de uno devuelto porque fue protestado), correctos de presentación y de poco juego en su conjunto. Pesos: 482, 508, 508, 488, 481 y 498 kilos. Julián López “El Juli” (verde olivo y oro): Palmas, silencio y silencio. Joselito Adame (azul noche y oro): Oreja con protestas, silencio y oreja. Incidencias: Destacaron en banderillas Héctor Rojas y Heiddegger Chávez, quienes saludaron al parear al 4o. El aspirante a banderillero Daniel Uribe se tiró como espontáneo otra vez, como lo hiciera en la Plaza México, para exigir una oportunidad de ser examinado.

 

 


 

 

Reseña de los toros de La Estancia para Cancún

Por: Redacción
25 de abril de 2016

La empresa de la Plaza de Toros Cancún, a través de un comunicado de prensa, da a conocer la reseña de los cuatro toros de la ganadería guanajuatense de La Estancia, propiedad de don Alejando Martínez Vértis que serán lidiados y estoqueados este sábado 30 de abril en punto de las 20:00 horas en el Coso de la Avenida Bonampak de esa ciudad quintanarroense por los matadores Eulalio López “El Zotoluco”, y Diego Silveti, que sostendrán un mano a mano.

Los astados que lucirán los colores de su divisa en blanco, azul rey y rosa, tienen las siguientes características:

No. 2, “Vencedor”, con 490 kilos.

No. 12, “Lebrijano”, con 540 kilos.

No. 13, “Vencido”, con 480 kilos.

No. 20, “Anda Solo”, con 535 kilos.

No. 2, “Vencedor”, con 490 kilos de La Estancia

Foto: Empresa PTC
Publicado por PeninsulaTaurina.com en 21:32

 

 


 

 

Buenos días !

 

 

 


 

 

Opinión

Maestro…

El Zotoluco

Los mexicanos estamos ávidos de historias de éxito. Éstas no son las últimas líneas que escribiré acerca de esta figura del toreo llamada Eulalio López El Zotoluco, ya que su campaña de despedida apenas ha comenzado y serán muchas las tardes dignas de narrar.

La primera gran cita dentro de esta emotiva y bien planeada campaña de despedida fue Aguascalientes. En el marco de la Feria Nacional de San Marcos, la empresa de Espectáculos Taurinos de México programó un serial de nivel máximo con todas las figuras nacionales e internacionales del escalafón taurino, con el fin de ofrecer al aficionado de toda la República y allende el mar, una gran oferta de calidad y cantidad para disfrutar de esta maravillosa pasión y tradición que es la fiesta de los toros.

El 24 de abril de 2016 quedará en la historia de la Plaza de Toros Monumental de Aguascalientes como la fecha en la que la primera figura del toreo nacional de los últimos 25 años dijo adiós. Esa tarde El Zotoluco se despidió de una afición y un escenario que le ha dado mucho en su carrera, tanto triunfos memorables como cornadas y tardes donde la suerte le dio la espalda.

No me cansaré de decir o escribir que Eulalio López es una historia de la que los mexicanos debemos estar orgullosos. De cuna humilde, pero de voluntad guerrera, El Zotoluco se trazó hace más de 30 años el objetivo de convertirse en figura del toreo. Con el ejemplo de su señor padre, en cuanto a la dedicación y trabajo para conseguir sus metas, este hombre adoptó como modus vivendi los principios fundamentales de la tauromaquia: pasión, disciplina y valor.

Dos toros de la ganadería de Teófilo Gómez le esperaban en Aguas para poner broche de oro en esta plaza a una trayectoria impecable. Salió el primero de la tarde y la gente comenzó a disfrutar de la cátedra y maestría de un hombre maduro como persona y como artista. Satisfecho y orgulloso de su legado, El Zotoluco se dejó llevar por su sentir, encontró las cualidades del toro e identificó los defectos, para con su amplio conocimiento e intuición bordar una faena llena de sapiencia y placer por crear el máximo arte que se puede experimentar en esta tierra, el toreo. La vida, el destino o la justicia divina —como quiera usted llamarle— permitió a este gran torero brillar en su máxima expresión en una plaza de toros muy especial tanto para él como para todo el medio taurino.

Los feriantes asistieron al coso monumental a disfrutar de la última tarde de este gran torero. Las cosas se dieron bien, el toro requería tiempos y formas muy complejas que sólo un maestro sabe poner en práctica. El Zotoluco no apresuró ni un segundo ningún matiz de su faena, hizo todo con suavidad, gustándose y disfrutando cada minuto del homenaje que la vida misma le brindaba al permitirle torear un toro de su íntimo amigo Don Teófilo, en la forma que él mismo soñaba. Con el sentimiento a flor de piel, los asistentes (profesionales del toreo y público feriante) disfrutaron del magisterio de un hombre que hizo de su pasión su vida, y de su vida un ejemplo.

Muletazos suaves, largos y lentos marcaron el inicio de una tarde inolvidable para los que tuvimos la dicha de estar ahí. Un cielo azul, un clima perfecto y un ambiente inmejorable para decir adiós y muchas gracias a un hombre triunfador. La magia del toreo invadió de sentimiento la tarde.

A su primero lo pinchó y todo quedó en una salida al tercio. Ante su segundo estuvo igualmente en maestro. La emoción inundó las pupilas de muchos de los ahí presentes. Una faena estructurada y de impecables formas; otra vez la espada, pinchazo antes de un estoconazo. Una tarde de cuatro orejas quedó en una tarde que supera la estadística. La entrega del público con gritos de “¡Torero! ¡Torero!”, tras la vuelta al ruedo con una oreja, fue el marco perfecto para un adiós entre dos sentimientos: el de la gente buena y el del torero entregado.

La campaña de despedida apenas comienza y el cúmulo de emociones será inmenso para el entorno cercano al maestro Zotoluco. Como aficionado es algo obligado estar en cualquier plaza en la que el torero de Azcapotzalco diga adiós. Es un privilegio poder asistir a una corrida de toros donde El Zotoluco haga el paseíllo, un hombre que supo callar bocas con sus actuaciones en el ruedo y con su integridad. No satisfecho de lo logrado dentro de su profesión, El Zotoluco es ejemplo de cómo dar de regreso a la sociedad lo que la vida le ha destinado (que no regalado). Junto con su esposa encabeza la Fundación Zotoluco, digno proyecto al que hay que apoyar y del que debemos tomar nota todos los mexicanos.

Enhorabuena maestro, ahora que esta campaña de despedida está en proceso, le valoramos no sólo su tauromaquia, sino que le admiramos como mexicano, ya que como es bien sabido, usted llevó el nombre de este país muy en alto. Le deseo que desde hoy a la fecha de su despedida en la Plaza México, disfrute al igual que disfrutaremos los aficionados. Inolvidable adiós de El Zotoluco en Aguascalientes.

Twitter: @rafaelcue

 

 


 

 

Desde el barrio: Pan, con chocolate, y toros

Por: Paco Aguado | Opinión
Martes, 26 de Abril del 2016 | Madrid, España

Somos varias generaciones de españoles, y de mexicanos, las que nos hemos criado viendo toros en directo por televisión. En abierto, claro. Y no por eso, como asegura tanto trastornado animalista, nos hemos convertido en sicópatas ni en asesinos en serie, sino que seguimos siendo ciudadanos responsables… y agredidos.

Es más, a este lado del Atlántico, muchos de los que veíamos las numerosas corridas de toros que emitía Televisión Española hemos sido precisamente los que hemos contribuido a consolidar pacíficamente esta democracia que ahora ponen en duda quienes han nacido sin conocer otro estado de cosas que el de la libertad.

Decía el gran director de cine Pablo Berger, el mismo que se atrevió, tal y como están las cosas, a versionar el cuento de Blancanieves por el lado taurino, que él no podía considerarse aficionado a los toros pero sí que se tomaba la tauromaquia con naturalidad, sin ningún rechazo intelectual, por aquello de que desde niño había visto toros por la televisión, justo a esa hora de la tarde cuando la vuelta del colegio tenía la recompensa materna de un trozo de pan y una onza de chocolate como merienda.

Pero desde que son otros los que piensan por los demás, desde que la moral la imponen supuestos progresistas que ocultan su totalitarismo tras coletas y gafas de pasta, desde que los propios padres no son dueños de la educación de sus hijos, ningún niño merienda con toros en la pantalla, sino con agresivos ninjas y engendros del manga o estúpidos dibujos animados de animalitos.

Aquella imagen hogareña de un niño viendo toros en la televisión, sentado cómodamente junto al abuelo, o escuchando de fondo la voz de Matías Prats, de Gordillo o de Fernández Román mientras hacía los deberes, se ha quedado sólo para los guiones del “Cuéntame”.

Porque esa de los toros en televisión era otra España, un país azotado por otras crisis pero más abierto e ilusionado, y más culto por menos digitalizado, en el que había fachas y rojos pero no fascistas morales como estos jóvenes cachorros del “buenismo” revanchista que han emprendido la cruzada contra el toreo, una persecución sólo al nivel de los nazis contra los judíos.

Sólo así se entiende que, como la propia matadora confesó hace unos días en los I Encuentros Malagueños de Cultura Taurina, un compañero de clase, apenas entrado en la edad adolescente, llamara asesino repetidamente al hijo de Cristina Sánchez en las propias aulas del colegio.

Qué no habrá escuchado ese chavalito en casa, y en los medios de comunicación, y en las redes sociales, para insultar así, tan gravemente, a un compañero por el sólo hecho de que su madre, que debía ser un ejemplo de la tan pregonada y buscada igualdad de sexos, se haya dedicado durante años a jugarse la vida ante las astas de los toros.

Pero así están las cosas. El agresivo y peligroso mensaje antitaurino va calando entre los más jóvenes desde la más tierna infancia, desde las mismas aulas escolares, donde ya hasta algunos de estos falsos progres metidos a maestros, sin respetar la libertad de elección ni la legalidad vigente, y además sin venir a cuento, se dedican a lanzar diatribas antitaurinas para calar las tiernas mentes de los niños.

Y que conste que estas no son situaciones aisladas, sino que, sin que aún se hayan empezado a hacer las pertinentes y obligadas denuncias que merecen, casos así están generalizándose más de lo deseable en esta España desnortada, marcando ya el intolerable nivel al que están llegando estas campañas de difamación contra la tauromaquia.

Así que, más allá de atender a otros de los muchos frentes que tiene abiertos el toreo, habría que ir pensando en contraatacar precisamente por esa vía, la de la infancia, que es por donde más amenazado está el futuro de la cultura taurina por una mera cuestión generacional, en tanto que esos niños manipulados por el sermón animalista que pagan las multinacionales serán futuros votantes contra ella.

Estos nuevos nazis saben perfectamente lo que buscan con ello, y por eso mismo es muy importante que evitemos, a cualquier precio, que se impongan las prohibiciones de acceso de menores a las plazas, del mismo modo que todas las instituciones taurinas deberían emprender una serie de actos enfocados a contrarrestar en lo posible tanta mala educación como se imparte a los más jóvenes.

No se trata tanto de poner dinero -no se asusten, empresarios- sino de aportar ideas y de hacer activismo con inteligencia. Por ejemplo, como ha pasado en ese colegio de Zaragoza que ha metido carretones en las clases de educación física, para facilitar que los chavales puedan elegir por sí mismo entre tantas opciones culturales y morales.

Se trata de organizar excursiones escolares a las ganaderías de bravo, de explicar la fiesta de los toros con sencillez a los chavales y de volver a las emisiones de corridas en abierto y demostrar que no tienen por qué estar fuera de la franja del horario infantil. Se trata también de dedicarse a los niños desde las escuelas taurinas y desde las asociaciones de aficionados prácticos, que bien pueden incluir un programa de actividades extraescolares para, sin pretensión de que se hagan toreros, o sí, enseñar el toreo a los críos mientras juegan al toro, esa clásica escena infantil que, como tantas otras, ha desaparecido de unas calles tomadas por bicicletas y perritos meones.

Hay que exigir, pues, que los padres puedan ejercer el sagrado derecho de educar a sus hijos como estimen más conveniente, y dejar que los niños se acerquen a la tauromaquia como lo que es: una incomparable escuela de vida, una intensa e inigualable lección de todos esos valores que el capitalismo global y la manipulación de mentes de la era digital quiere que desaparezcan en busca de mayores beneficios.

 


 

 

Video del programa de ayer, desde la Feria de San Marcos


ACTO Nuevo ‘mano a mano’ de Cajasol

‘El toro y la televisión’, por Víctor Mendes y Pedro Ruiz

26/04/2016 11:08

Víctor Mendes y Pedro Ruiz, mano a mano I TOROMEDIA
MUNDOTORO > Madrid
Víctor Mendes y Pedro Ruiz son los dos protagonistas del próximo ‘mano a mano’ de la Fundación Cajasol, que se celebra este martes 26 de abril a las 20.30 horas. El torero y el presentador, periodista y humorista abordarán el tema de ‘El toro y la televisión’. El encuentro se producirá en la sede de la Fundación Cajasol.

Este ‘mano a mano’ será el número 37 de una larga lista de encuentros en los que diferentes protagonistas del mundo del toro y otras sectores de la sociedad han venido indagando en las conexiones culturales y sociales de la Fiesta de los toros. Como en anteriores ocasiones, el acto será presentado por el periodista y director de Toromedia, José Enrique Moreno.

 


 

 

Toledo – Estilo

Nieves Herrero presenta en Talavera su libro «Como si no hubiera mañana»

Este miércoles lo presentará en la plaza de toros de Toledo y el sábado en Mocejón

Nieves Herrero con Jaime Ramos en Talavera – ABC

ABC – @abc_toledoToledo – 26/04/2016 a las 21:19:16h. – Act. a las 21:19:22h.

El alcalde de Talavera, Jaime Ramos, ha asistido este lunes por la tarde a la presentación y firma de ejemplares del libro «Como si no hubiera un mañana» de la periodista y escritora Nieves Herrero, que ha tenido lugar en la carpa municipal de la Feria del Libro en los Jardines del Prado.

Ramos ha agradecido a Nieves Herrero su presencia en la Feria del Libro de Talavera y le he hecho entrega de un ramo de flores y un bastón de cerámica como recuerdo de su estancia en Talavera.

«Como si no hubiera un mañana» narra la historia de la pasión entre la actriz Ava Gardner y el torero Luis Miguel Dominguín.

 


 

 

El toro mítico llega a Las Ventas

25 de abril de 2016 – Aula Cultural

La exposición ‘Tauromaquias Universales’, de André Viard, ha llegado a Madrid con piezas tan formidables como el ‘toro mítico’ de la imagen sobre el ruedo de Las Ventas. El montaje ha comenzado a realizarse esta misma mañana en la ‘Sala Bienvenida’, para que todo esté a punto el 28 de abril, día en que se inaugura. ‘Tauromaquias Universales’ es una exposición itinerante que ha recorrido España y Francia con un gran éxito de público, mostrando la relación entre el hombre y el toro desde el Paleolítico hasta nuestros días. La exposición estará abierta a todo el público desde el 28 de abril hasta el 8 de mayo.

Un apasionante recorrido por la historia de las tauromaquias mediterráneas, desde la Prehistoria hasta la actualidad.

Un voyage passionnant dans l’histoire des tauromachies méditerranéennes, de la Préhistoire jusqu’à nos jours.

Más información en http://tauromaquiasuniversales.com/

 

 


 

 

 

 

Un factor a contemplar en el futuro pliego de arrendamiento
Aunque ha perdido el 25 % de sus abonos, Madrid mantiene una posición de liderazgo

Como consecuencia de la crisis general, desde 2011 a la actualidad la plaza de toros de Madrid ha perdido en torno a un 25% de sus abonos convencionales –esto es: los que no están bonificados–. Pero pese a esta reducción, sigue estando en cabeza del conjunto de las plazas españolas. Y lo más importante: aún en etapas de dificultades como la actual, sobre la base de las actividades taurinas los negocios de la Comunidad de Madrid se benefician de no menos de 244 millones de euros, que sin toros se esfumarían. Se trata de realidades complejas que, junto a las propiamente taurinas de organización, debieran contemplarse en el futuro pliego de adjudicación de la plaza de Las Ventas.

Actualizado 26 abril 2016
Redacción. Servicio de Documentación

Durante el último lustro la plaza de toros de Las Ventas ha perdido un 25% de su número de abonados, pasando los 17.684 de 2011 –el número máximo posible según el pliego de condiciones– a un total de 13.175 de cara al próximo San Isidro. Pese a esta importante caída, conviene advertir que la Plaza de Las Ventas es de las que mejor ha soportado la crisis. Sin ir más lejos, en Sevilla se han perdido por encima del 50% de los abonos en el mismo periodo 2016-2011.

La actual cifra de abonados representa el 55,36% del aforo total. Sin embargo, con la figura implantada hace unos años del abono flexible, en el que el abonado puede dejar de comprar hasta un máximo de 7 localidades, esta cifra será luego ligeramente variable según los días.

Pero a la dimensión de este abono convencional deben unirse los 2.040 abonos especiales para mayores de 65 años –una clientela extremadamente fiel– y los 530 que estén año han suscrito los menores de 25 años, que este año ha crecido de manera sensible. En ambos caos se trata de abonos a precios muy económicos.

Con lo cual, si se contabilizan todas las fórmulas de abono para el próximo San Isidro el número del aforo cubierto con el que cuenta la empresa será de 15.745 localidades, lo que supone un 66,16% del toros. De esta forma y quizá salvo la singular feria de San Fermín, el ciclo isidril será un año más el que mayor tirón tenga entre los aficionados, pese a su largo duración de 31 festejos.

Aun siendo datos a la baja, se equivocarían los detractores de la Tauromaquia si enarbolan la bandera de la decadencia. Esta tendencia a la baja se debe a otras cusas, no precisamente a la pérdida de afición. Esencialmente, a la crisis económica.

En efecto, todo lleva a pensar que una de las partidas que más viene afectando a la paulatina reducción del número de abonados e instituciones radica en la reducción del número de empresas que han dejado de adquirir abonos localidades para sus atenciones locales. Sin embargo frente a esta realidad negativa, cabría contraponer otra positiva: el abonado individual sigue siendo fiel a Las Ventas en una alta medida durante los espectáculos de abono –San Isidro y Otoño–, aunque luego emigre en el resto de la temporada.

Como consecuencia de esta realidad, ya en el último pliego de adjudicación la Comunidad de Madrid rebajó de manera apreciable el canon que debe pagar el arrendatario, pasando de 5.175.000 euros a los 2.300.000 euros del último concurso. Pero pese a esta rebaja, para la Comunidad la explotación del coso de la calle de Alcalá sigue siendo una actividad positiva para sus arcas, que le permite no solo mantener una partida para ayudas públicas a actividades culturales-taurinas –que este año ha reducido a instancias de la Oposición– y aún queda un remanente apreciable que la autonomía dedica a otras partidas.

Si se tiene en cuenta el incremento de la volatilidad en el número de abonados y se contempla además la realidad de lo que supone para los empresarios la explotación de la plaza fuera de los abonos, resulta de toda evidencia que en el pliego de condiciones para un nuevo concurso de arrendamiento, a partir de 2017, deberá contemplar estas realidades.

Y no se trata de solicitar dineros púbicos, como sería de toda justicia, especialmente para la actividades taurinas fuera de la capital, aunque haya quienes nos nieguen “el pan y la sal” por sus prejuicios ideológicos; se trata de adaptar las condiciones del concurso a la realidad actual de la economía taurina. Que se cuide de manera muy especial a la plaza de Madrid constituye hoy un factor de capital importancia para la generalidad de la Tauromaquia, pero también para la economía de la Comunidad. No puede olvidarse que de acuerdo con estudios tan solventes como los realizados por el profesor Juan Medina, sin los festejos taurinos la actividades económica de Madrid perdería la nada despreciable cantidad de 244 millones de euros.

 


 

 

 

500 años de Tauromaquia en México

VII. Moctezuma y Atahualpa en la Corte de las Españas


La presencia americana en el desarrollo de los torneos y demás justas caballerescas, logró enriquecer aquella imponente puesta en escena que, como se descubre, ya no era privativa de los nobles hispanos. También los novohispanos, y del virreinato del Perú tuvieron aquí una participación y un protagonismo que, a los ojos del monarca Felipe II termina por ser profundamente celebrado. En una nueva entrega de su ensayo “500 años de Tauromaquia en México”, el historiador José F. Coello Ugalde documenta una noticia poco conocida descubre que ambas expresiones, se complementaron en perfecta armonía y equilibrio.
Actualizado 24 abril 2016

José Francisco Coello Ugalde, historiador
VI. Aproximación a la persona y hechos de Juan Suárez de Peralta

V. Lindo hombre de a caballo…

IV.Tratados y Tauromaquias entre México y España en el siglo XVI

III. Temas de nuestros días que garanticen el futuro de este espectáculo
El sucedido que viene a continuación es, a mi parecer, una auténtica joya. Y lo sustento luego de haber revisado diversas fuentes, sin encontrar siquiera alguna insinuación, por sesgada que esta fuera de un acontecimiento que se relaciona con la visita de importantes personajes americanos a la corte de Felipe II en 1572. Revisadas las obras de Nicolás Rangel, José de Jesús Núñez y Domínguez, José Álvarez del Villar, Heriberto Lanfranchi, Benjamín Flores Hernández, Ángel López Cantos, e incluso la del propio José María de Cossío entre otras más,[2] ninguna menciona lo que a continuación podrán leer.

Gran alfombra, de Bujara o de Flandes, cubre toda la anchurosa estancia. Entre los bufetillos, los contadores, los sillones, las silletas de caderas, hay mullidos almadraques de seda en los que se sientan las damas. Sus basquiñas y sus justillos, rojos, azules, amarillos, violetas, verdes, tienen un grato resalte en la penumbra, brillan sus guarniciones de oro, albean sus encajes. Los caballeros van y vienen por la estancia; están de pie ante las damas, sonríen y dicen cosas agradables. La conversación tiene un rumor cálido. La tarde unta sus tenues luces en los cristales de los balcones, y a través de ellos deja ver sus celajes, de un femenino tornasol de rosa. Entran en la cuerda doncellas y pajes; presentan ante las damas y los señores, poniendo la rodilla en tierra, anchas bandejas de plata cincelada, en las que hay frágil repostería conventual, confituras gloriosas o finas copas, en las que muestran sus colores la aloja, el rosoli y la clarea. Se ven las manos blancas y delicadas que, con leve ademán, alzan los sutiles cristales, en los que se posan con delicia las bocas, o levantan los quebradizos hojaldes, los encanelados, gaznates y los canutillos de suplicaciones con que se entretiene el refresco.

Después de hablar de unos brocados, de unos tabíes, de unas capicholas, de unos jametes y de unos terciopelos de tres altos, que le llegaron en el último galeón al mercader Lesama, se pondera mucho el sermón que Fray Alonso de Alcalá oró en San Francisco, con gran despejo y elegancia, y se dice luego de una monja iluminada y extática, que cuando está en oración dizque se eleva ocho palmos sobre el suelo. Después pasa gentilmente la plática a comentar la lucida fiesta, en que los principales señores de la ciudad hicieron escaramuzas, jugaron alcancías, pandorgas y estafermos, arrojaron bohordos y corrieron la sortija en la Plaza Mayor, rigiendo sus corceles con gran destreza y donaire.

Ya que viene la conversación a este punto, dice el fastuoso minero don Gil Dorantes de Almanza, he de leeros en esta tarde la carta que me ha mandado desde Madrid mi primo el conde. Con esta carta yo me he puesto vano al saber lo bien que lo han hecho mis paisanos en la Corte de las Españas. Aquí está la carta. Después de la cruz y del cordial tratamiento que me da mi primo el conde, me dice que recibió el chocolate que le envié para los padres jerónimos, y que él se dejó, claro, unos olorosos tablillones; que su hija, doña Sol, ha entrado monja en las Descalzas Reales; y que con el padre jesuita Pedro Sánchez, que manda a estas Indias a fundar colegios el padre Francisco de Borja, que en el siglo se llamó el marqués de Bombay, que con ese padre me remite una arqueta con reliquias y un libro famoso que anda allá de mano en mano, y que se rotula Vida del Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, y a seguida me dice que en Madrid no se habla de otra cosa sino de lo muy jinetes que son los de México, con motivo de la brillante fiesta con que obsequiaron al rey nuestro señor don Felipe II el día de su santo, el 23 de enero de este año de gracia de 1572, varios caballeros mexicanos y peruanos, que se encuentran en la Corte[3] negociando varios asuntos, y que allí todo el mundo se hace lenguas ponderando su agilidad y maestría, porque son los de esta tierra los mejores hombres de a caballo que han visto. Oigan lo que a ese respecto dice la carta que me ha mandado mi primo el conde:

“La plaza que está delante de Palacio se atajó con tablados, señalados a los Consejos y a los grandes y otras personas, dejando un gran cuadro para la fiesta, muy bien aderezado el suelo y tenía dos puertas, la una junto a San Gil y la otra arrimada al muro fronterizo de las caballerizas, y toda la gente, procuró ir muy temprano, porque se creía que había de haber gran apretura, por tenerse concedido gran opinión de que había de ser muy buena fiesta.

“Sus Majestades el rey y la reina, nuestro señores, se pusieron en la reja grande que está sobre la segunda puerta de Palacio, donde estuvieron la serenísima princesa de Portugal y los príncipes de Bohemia y las damas en sus lugares, y todo lo demás de Palacio y de la plaza lleno de gente esperando los jugadores, los cuales, casi a las cuatro de la tarde, llegaron con gran música de trompetas y atabales y menestrales, y vinieron hechos dos alas, cada una de veinte caballeros y cada ala dividida en cuatro cuadrillas. Entraron todos con sus lanzas y adargas. Los de la una ala eran veinte caballeros de la Nueva España, y los de la otra eran veinte caballeros del Perú.

“Los del Perú venían vestidos a modo de indios de cierta provincia que hay en aquel reino, con camisetas de terciopelo amarillo y mantas de raso amarillo con ciertas bordaduras muy anchas de plata, que casi tomaban todos los campos, y en las cabezas los tocados que suelen traer aquellos indios, que son como albaneses, de terciopelo negro, y una media luna y una saeta de chapería de plata muy grandes, sobre los capeletes y muchas plumas en ellos. Delante de los pechos traían una plancha de plata bruñida y en los brazos brazaletes de la misma plata, y sus máscaras, hechas al natural, como de indios, con sus perlas o piedras en las barbas y gregüescos de terciopelo amarillo y borceguíes colorados con lazos grandes, todos de una misma hechura.

“Los de Nueva España también venían vestidos al modo de aquella provincia, con camisetas de raso encarnado y mantas de terciopelo verde aforrado en raso blanco. Las camisetas venían guarnecidas con ciertos bastones y follajes romanos, hechos de chapería de plata, con sus largos de la mesma chapería, que los tomaban todos. Las mantas también estaban guarnecidas con otra chapería de plata, que tomaban desde los codos hasta los hombros, donde se ponían muy grandes plumajes y lo mesmo en las cabezas. Traían todos caballeras de una mesma manera y máscaras con sus esmeraldas en las barbas, y gregüescos de terciopelo verde y los borceguíes como los del otro puesto.

“Ninguno de todos cuarenta obo que no llevase cuatro o cinco caballos, con muy buenos jaeces, y los más comprados de nuevo para la fiesta. En medio destas dos alas de los cuarenta caballeros venían unas andas, en que se traían dos hombres muy ricamente vestidos, a modo de indios, que representaban a Moctezuma, rey de México y Nueva España, y Atahualpa, rey del Perú. Traían las andas ciertos indios y alrededor dellas venían ciento y veinte indios a pie, la mitad vestidos al modo de México, con flechas y saetas en las manos y la otra mitad del Perú, con sus máscaras y plumas, tan al natural los unos y los otros, que quien conoce los que allá viven afirmara ser estos dellos. Todos venían gritando como suelen hacer los indios en sus regocijos.

“Con esta orden parecieron estos dos reyes ante Su Majestad; diciéndose que habían sabido el próspero nacimiento del príncipe don Fernando, nuestro señor, y que venían de sus tierras con aquellos sus vasallos a regocijar tan buena nueva. Su Majestad los mandó subir a un tablado que estaba hecho para aquel efecto, donde estuvieron con sus sombras de plumaje y sus mascadores grandes, en la forma que solían andar los que representaban, y habiéndolos puesto en su tablado, los cuarenta caballeros, habiendo hecho su acatamiento, se volvieron a salir por la mesma puerta de hacia San Gil, por donde habían entrado.

“Fuéronse los cuarenta caballeros por detrás de los tablados hasta la otra parte que esta junto al muro frontero de las caballerizas, y de allí, con toda su música delante, hicieron su entrada de juego de cañas, tan concertadamente y tan como hombres de a caballo, que pocas se han visto en este reino más dignas de ser vistas, porque todos los caballos que llevaban eran escogidos y ellos muy usados en aquel ejercicio.

“Después corrieron de dos en dos por toda la plaza, hasta que se les cansaron los caballos y se tornaron a salir por la mesma puerta y tomaron otros, y con sus adargas y varas tornaron a entrar, también corriendo, hasta que vinieron a quedar en los puestos donde habían de jugar.

“Comenzaron, desde luego, el juego, el cual duró tres cuartos de hora, con grandísimo concierto y orden, porque los cinco que salían cada vez no volvían a donde salieron, sino al lugar más bajo en aquella hilera, y en partiendo ellos se llegaban otros cinco a ocupar aquel puesto de donde habían de partir, y los contrarios nunca partían de su puesto hasta que los que venían habían desembarazado y tenían vueltos los rostros de los caballos para retirarse, y desta manera nunca obo desconcierto, ni caballos rezagados, y fue mucho no haber algún caballo desbocado que no parase hasta meterse por el puesto contrario, y aunque traían determinación y alientos para jugar una hora entera, como lo suelen hacer en las Indias, pareciéndole a Su Majestad que los caballeros andaban muy cansados, mandó que los menestrales los despartiesen, y ansí se salieron todos en buen orden, sin turbar los puestos, ni aun sin dejar los compañeros, y tomando otros caballos frescos, con sus lanzas y adargas, volvieron a entrar al galope por la puerta y comenzaron entre sí una escaramuza cuan bien ordenada se puede imaginar y tan semejante a la verdadera, que no faltaba sino alancearse. En la cual se mostraron todos hombres muy diestros a caballo, porque, con andar tan mezclados que apenas se conocían, en un punto se tornaban a dividir los puestos, saliendo unos de otros como si nunca se obieran juntado, y desta manera duró buen rato la escaramuza, que a todos pareció cosa muy nueva y muy señalada.

“Sintiendo ya cansados los caballos, se volvieron a salir de la plaza, y tomando otros con varas en las manos, tornaron a entrar en ella y corrieron muchas carreras de dos en dos y de cinco en cinco, y después de veinte en veinte, lo cual duró hasta que les faltó la luz y entonces volvieron a tomar a sus reyes como los habían traído y haciendo acatamiento a Sus Majestades, se salieron de la plaza, y tomando hachas encendidas anduvieron de la mesma manera por las calles de Madrid, con gran regocijo y contento de los que no habían visto la fiesta.

“A su Majestad don Felipe II le pareció tan bien la fiesta, que les envió agradecer cuán bien lo habían hecho y la obligación que se quedaba de hacelles por ello merced; y en un billete que sobre ello escribió al presidente del Consejo de Indias, decía tres veces que la fiesta había sido muy buena, y es cosa bien de considerar que de solos los negociantes de aquellas provincias que aquí se hallaron, se haya podido ordenar una tan lucida y señalada fiesta, que no hay quien haya visto en Castilla otra más concertada: que cuanto a la riqueza bien se entenderá que tal fue pues se cree que les ha costado más de diez mil ducados”.

Aquí da fin a la carta de mi primo el conde, con la data de 12 de febrero de 1572. ¿No es esto para alegrarse y para que esté complacido nuestro orgullo? Sabemos bien que todo lo que se diga de nuestros paisanos en lo tocante a vaquear y al manejo del caballo, ninguna hipérbole es encomio, ninguna exageración arrojo. Así es que a mí no me extraña que hayan tenido tantos panegiristas como lenguas hay en la Corte.

Damas y caballeros van a decir ya con alborozo, comentando esa carta vivaz y colorida, encarecidos loores de los caballeros mexicanos que llevaron su destreza hípica y el esplendor de su lujo a la villa de Madrid; damas y caballeros van a decir esas cosas y otras más, cuando un criado, alzando la gran cortina de la puerta, anuncia solemne:

¿El señor inquisidor mayor!

Lo cual abrió un vasto y anhelante silencio en la tertulia.

La presente tradición, leyenda y sucedido del México Virreinal, posee una serie de matices, entre los que llaman la atención varios aspectos, a saber:

1.-¿Quiénes eran los dichos “caballeros mexicanos y peruanos”, y que asuntos los llevaron a la Corte en una ocasión tan especial y que coincide al celebrarse el día de su santo del monarca?

2.-Es curioso el hecho de que, justo en aquel año se expidió una real cédula, determinando la agrupación de los caballeros en cofradía,[4] bajo la advocación de algún santo, para celebrar justas, torneos y otros ejercicios militares, siendo los caballeros de dicha localidad los primeros que, en junta de 3 de agosto de 1573 acordaron la creación de la maestranza rondeña. ¿Tales señores convinieron o participaron en dicha creación, con el nombre de Cofradía del Espíritu Santo?

3.-¿Se trata de alguna posición específica de aquellos 40 caballeros para confirmarle al monarca su lealtad, pero también su desacuerdo en cuanto a no intervenir ni aceptar levantamientos como los ocurridos con los hermanos Ávila y Martín Cortés en 1566 o el muy desagradable de Lope de Aguirre, luego de sus iniciales declaraciones de rebeldía y/o de independencia, hecho ocurrido en los momentos de realizarse la búsqueda y conquista de el Dorado, que fue provincia y jurisdicción de la audiencia de Santo Domingo en 1542?

4.-¿Cómo se explica que esa presencia se justificara trayendo dos hombres muy ricamente vestidos, a modo de indios, que representaban a Moctezuma, rey de México y Nueva España, y Atahualpa, rey del Perú?

5.-¿Cómo entender esta fastuosa puesta en escena, donde además de los cuarenta nobles o miembros de la elite aquí citados, se sumaron al festejo otros 120 indios, lo que implica, en términos teatrales, una compañía de gran calado?

6.-No perdamos de vista que justo, en aquel año, arribó a la Nueva España la orden de los jesuitas.

7.-Algo que no puede escapar a todas estas observaciones, es el hecho de que para fecha tan temprana, esos caballeros deben haber tenido algún conocimiento de los primeros tratados de caballería, libros de ejercicios de la jineta, advertencias o preceptos para el uso del rejón, la lanza y la espada, entre otros. Esto nos permite suponer que conocieran la literatura que sobre los “libros de caballería” y todo su sentido de épica, misma que circulaba en diversas ediciones y que los estimulaba a seguir diversos modelos, como se estilaba en aquel siglo XVI.

8.-Y lo que puede ser el planteamiento más importante: este grupo compacto hace un viaje a España ocho años antes de la publicación del ya conocido Tratado de la Caballería, jineta y la brida… de Juan Suárez de Peralta,[5] personaje que habiendo vivido largo tiempo en Nueva España, aparece en la península en 1580 con su obra bajo el brazo, como compendio de sus experiencias acumuladas en este lado del mar. Es decir, tanto los nobles novohispanos como los del virreinato del Perú, ya cuentan con una sólida experiencia en el dominio del caballo y las dos sillas: jineta y brida, que ponen en práctica nada menos que frente al monarca en turno. De lo anterior puede deducirse que los americanos, al margen de conocer o no las reglas o tratados de caballería, demostraron sus capacidades como fruto de la acumulación de experiencias por estas tierras.

Por una parte, Miguel Luque Talaván,[6] en “La nobleza indiana de origen prehispánico” plantea la condición establecida a partir del linaje procedente de dos culturas indígenas, de las que derivaron ramas de poder como el establecido por Moctezuma y Atahualpa. Por otro, encuentro en una obra de Juan de Torres los siguientes versos:

Juego de Cañas nocturno en Madrid en 1572

Llegada que fue la noche
ante el palacio venían
numerosos caballeros
con libreas y divisas
y alumbre de muchas hachas
lanzas rompen y corrían
y después de haberlas roto
juegan a las alcancías.

Domingo treinta del mes
grandes torneos se hacían
y luego justa real
en las cuales mantenían
don Rodrigo de Mendoza
caballero de valía,
también don Diego de Acuña
que en la cámara servían
a su Real Majestad,
los cuales muy bien lo hacían.[7]

Los dos hombres muy ricamente vestidos, a modo de indios, que representaban a Moctezuma, rey de México y Nueva España, y Atahualpa, rey del Perú, ¿no serán acaso, tanto Rodrigo de Mendoza como Diego de Acuña?

Tómese en cuenta que el dicho Juego de Cañas ocurrió en otra fecha, pero sí en el mismo año, lo que indica la enorme posibilidad de que tal contingente de personajes referidos en este pasaje pudiesen haber protagonizado este otro festejo.

Poco, muy poco se ha encontrado al respecto, que no sean insinuaciones sobre aquella extraña pero colectiva presencia de personajes perfectamente ubicados en un rango social preeminente de uno y otro virreinato. Los intensos movimientos con trasfondo político derivaban en circunstancias tan específicas como la reseñada aquí por Artemio de Valle-Arizpe, por lo que, no es muy clara la fuente de donde toma estos datos y más aún, el motivo que orilló a los cuarenta personajes que, en acción conjunta se presentaron ante el monarca no sólo para realizar las muy armónicas escaramuzas. Sino para enterarnos a qué fueron en momento tan particular a Madrid, y realizar gestiones, además de “escaramuzas” muy en el estilo de lo que establecían los “Tratados de Caballería”, como el del Capitán Pedro de Aguilar que, casualmente circulaba ya en ese 1572, impreso salido de la casa de Hernando Díaz.[8]

Formuladas en principio esas preguntas, por ahora sin respuesta concreta, me parece que es momento de continuar, a reserva de que en su momento se cuente con elementos precisos, aclarando así la tan notable y curiosa anotación de nuestro autor.

Pues bien, fue luego de leer casualmente una obra de José Álvarez del Villar[9] como me enteré de la fuente, remitiendo al autor también de forma por demás vaga a las Crónicas de Amado Nervo.

Localizado el volumen XXV de sus Obras Completas, apareció la mencionada Crónica, bajo el título: UNA FIESTA DE CABALLEROS MEXICANOS,[10] la cual me parece digna de ser reproducida en su totalidad para darnos una idea cabal del asunto, y así terminar con este ir y venir de inconsistencias.

No, amigos míos, no vamos a hablar de una de esas fiestas de señorones americanos seudoeuropeizados que viven la mayor parte de su vida en los Parises, y en cuyos salones (le monde oú l´on s´ennuie), veinte o treinta snobs aburridos juegan al bridge… o hablan mal del dueño de la casa!

Se trata de una espléndida, de una suntuosísima fiesta organizada en Madrid por caballeros mexicanos y caballeros peruanos, en honor de los reyes de España.

De esta fiesta no ha hablado ningún diario de la Corte. Ningún Montecristo, ningún Madrizy, ningún Rubryck ha escrito melífluas crónicas, no obstante que lo visto ha superado en pompa y riqueza a cuanto suele hacerse.

No culpemos, sin embargo, a los suaves cronistas de salones. Por lo que ustedes llerán después, no estaban ellos en aptitud de reseñar la diversión…

Yo sí lo estoy, por dos razones: la primera, porque se efectuó al aire libre, en la calle de Bailén, donde se yergue, como ustedes saben, el Real Alcázar, y donde vive también este afable amigo de ustedes; la segunda, porque se me han dado todos los datos, los pormenores todos.

Si los periódicos nada mencionan, débese a que esta fiesta se celebró… hace ya algún tiempo, el día de San Ildefonso, Patrón de España y Santo del nombre del Rey, el 23 de Enero… del año de mil y quinientos y setenta y dos!

El rey de España se llamaba entonces Felipe II, y los caballeros mexicanos y peruanos que lo obsequiaron encontrábanse en la Corte negociando varios asuntos.

La relación de la fiesta se halla entre los papeles del Conde-Duque de Olivares, maltratados por el fuego; mas no tanto que no haya podido leerse lo que dicen. Estos papeles se encuentran en el precioso archivo de mi distinguido amigo el duque de Alba. Están en las “Relaciones de Ultramar” y acaso no sea inoportuno reproducir siquiera parte de lo que cuentan, por lo curioso y porque acercándonos a la celebración del centenario, viene a pelo toda conmemoración de nuestra bella historia, tratándose sobre todo de desfiles y cabalgatas, que pueden sugerir nuevas ideas a los organizadores nuestros.

Sólo, sí, con perdón del Conde-Duque, modernizaré la ortografía, para no hacer muy ardua la labor de las linotipias, máquinas ultramodernas, que no gustan de antiguallas tipográficas.

He aquí, pues, la relación, con su sabrosísimo estilo peculiar:

“La plaza que está delante de Palacio se atajó con tablados señalados a los consejos y grandes y otras personas, dejando un gran cuadro para las fiestas muy bien aderezado el suelo, y tenía dos puertas, la una junto a San Gil y la otra arrimada al muro fronterizo de las Caballerizas, y toda la gente procuró de ir muy temprano, porque se creía que había de haber gran apertura, por tenerse concedido gran opinión de que había de ser muy buena fiesta.

“Sus majestades el rey y la reina, nuestros señores, se pusieron en la reja grande que está sobre la segunda puerta de palacio, donde estuvieron la serenísima princesa de Portugal y los príncipes de Bohemia y las damas en sus lugares, y todo lo demás de palacio y de la plaza lleno de gente esperando los jugadores, los cuales casi a las cuatro de la tarde llegaron con gran música de trompetas y atabales y menestrales, y vinieron hechos dos alas, cada uno de veinte caballeros y cada ala dividida en cuatro cuadrillas. Entraron todos con sus lanzas y adargas. Los de la una ala eran veinte caballeros de la Nueva España, y los de la otra eran veinte caballeros del Perú.

“Los del Perú venían vestidos a modo de indios de cierta provincia que hay en aquel reino, con camisetas de terciopelo amarillo y mantas de raso amarillo, con ciertas bordaduras muy anchas de plata, que casi tomaban todos los campos, y en las cabezas los tocados que suelen traer aquellos indios, que son como albaneses, de terciopelo negro, y una medialuna y una saeta de chapería de plata muy grandes, sobre los capeletes, y muchas plumas en ellos. Delante de los pechos traían una plancha de plata bruñida, y en los brazos brazaletes de la misma plata, y sus máscaras, hechas al natural, como de indios, con sus perlas o piedras en las barbas y gregüescos de terciopelo amarillo y borceguíes colorados con lazos grandes, todos de una misma hechura.

“Los de Nueva España también venían vestidos al modo de aquella provincia, con camisetas de raso encarnado y mantas de terciopelo verde aforrado en raso blanco.[11] Las camisetas venían guarnecidas con ciertos bastones y follajes romanos, hechos de chapería de plata, con sus largos de la mesma chapería, que los tomaban todos. Las mantas también estaban guarnecidas con otra chapería de plata, que tomaban desde los codos hasta los hombros, y allí avi…,[12] donde se ponían muy grandes plumajes y lo mesmo en las cabezas. Traían todos c(abe)lleras[13] de una mesma manera y máscaras “con sus esmeraldas” en las barbas y gregüescos de terciopelo verde y los borceguíes como los de otro puesto.

“Ninguno de todos cuarenta ovo que no llevase cuatro o cinco caballos con muy buenos jaeses, y los más comprados de nuevo para la fiesta.

“En medio destas dos alas de los cuarenta caballeros venían unas andas, en que traían dos hombres muy ricamente vestidos a modo de indios, que representaban a Moctezuma, rey de México y Nueva España, y al Atabaliba, rey del Perú. Traían las andas ciertos indios, y alrededor dellas venían ciento y veinte indios a pie, la mitad vestidos al modo de México, con flechas y saetas en las manos, y la otra mitad del Perú, con sus máscaras y plumas, tan al natural los unos y los otros, que quien conocen los que allá viven, afirmara ser estos dellos. Todos venían gritando como suelen hacer los indios en sus regocijos.

“Con esta orden parecieron estos dos reyes ante Su Majestad, diciéndose que habían sabido el próspero nacimiento del príncipe don Fernando, nuestro señor, y que venían de sus tierras con aquellos sus vasallos a regocijar tan buena nueva. Su Majestad los mandó subir a un tablado que estaba hecho para aquel efecto, donde estuvieron con sus sombras de plumaje y sus mascadores grandes, en la forma que solían andar los que representaban, y habiéndolos puesto en sus tablado, los cuarenta caballeros, habiendo hecho su acatamiento, se volvieron a salir por la mesma puerta de hacia San Gil, por donde habían entrado.

“Fuéronse los cuarenta caballeros por detrás de los tablados hasta la otra parte que estaba junto al muro frontero de las caballerizas, y de allí, con toda su música delante, hicieron su entrada de juegos de cañas, tan concertadamente y tan como hombres de a caballo, que pocas se han visto en este Reino más dignas de ser vistas, porque todos los caballos que llevaban eran escogidos y ellos muy usados en aquel ejercicio.

“Después corrieron de dos en dos por toda la plaza, hasta que se les cansaron los caballos y se tornaron a salir por la mesma puerta y tomaron otros, y con sus adargas por la mesma puerta y tomaron otros, y con sus adargas y varas tornaron a entrar, también corriendo, hasta que vinieron a quedar en los puestos donde habían de jugar.

“Comenzaron, desde luego, el juego, el cual duró tres cuartos de hora, con grandísimo concierto y orden, porque los cinco que salían cada vez no volvían adonde salieron, sino al lugar más bajo en aquella hileras, y en partiendo ellos se llegaban otros cinco a ocupar aquel puesto de donde habían de partir, y los contrarios nunca partían de su puesto hasta que los que venían habiendo desembarazado y tenían vueltos los rostros de los caballos para retirarse, y desta manera nunca obo desconcierto ni caballos rezagados, y fue mucho no haber algún caballo desbocado que no parase hasta meterse por el puesto contrario, y aunque traían determinación y alientos para jugar una hora entera, como lo suelen hacer en las Indias, pareciéndole a Su Majestad que los caballos andaban muy cansados, mandó que los menestrales los despartiesen, y ansí se salieron todos en buen orden, sin turbar los puestos ni aun sin dejar los compañeros, y tomando otros caballos frescos, con sus lanzas y adargas, volvieron a entrar al galope por la puerta y comenzaron entre sí una escaramuza cuan bien ordenada se puede imaginar, y tan semejante a la verdadera, se puede imaginar, que no faltaba sino alancearse. En la cual se mostraron todos hombres muy diestros a caballo, porque con andar tan mezclados que apenas se conocían, en un punto se tornaban a dividir los puestos, saliendo unos de otros como si nunca se hobieran juntado, y desta manera duró buen rato la escaramuza, que a todos pareció cosa muy nueva y muy señalada.

“Sintiendo ya cansados los caballos, se volvieron a salir de la plaza, y tomando otros con varas en las manos, tornaron a entrar en ella y corrieron muchas carreras de dos en dos y de cinco en cinco, y después de veinte en veinte, lo cual duró hasta que les faltó la luz y entonces volvieron a tomar sus Reyes como los habían traído, y haciendo acatamiento a Sus Majestades, se salieron de la plaza, y tomando hachas, anduvieron de la mesma manera por las más calles de Madrid, con gran regocijo y contento de los que no habían visto la fiesta.

“A Su Majestad le pareció tan bien la fiesta, que les envió a agradecer cuán bien lo habían hecho y la obligación que se quedaba de hacelles por ello merced, y en un billete que sobre ello escribió al Presidente del Consejo de Indias, decía tres veces que la fiesta había sido muy buena, y es cosa bien de considerar que de solos los negociantes de aquellas provincias que aquí se hallaron, se haya podido ordenar una tan lucida y señalada fiesta, que no hay quien haya visto en Castilla otra más concertada: que cuanto a la riqueza bien se entenderá que tal fue, pues se cree que les ha costado más de diez mil ducados”.

¿Verdad que la relación no puede ser más fresca, ágil y vivaz?

¿No veis, merced a ella, las lucidas cabalgatas, como yo las veo desde mis balcones de la calle de Bailén… cerrando, por supuesto, los ojos?

Del relato se desprende que los mexicanos de hace trescientos treinta y ocho años eran ya de los mejores jinetes del mundo.

Sirva esto para que se huelgue, como es debido, el natural orgullo hereditario de nuestros charros de ahora, tan entusiastas devotos de Santiago como los españoles rancios que hicieron ese enorme poema de la Reconquista.

Uno y otro documento, tanto el de Artemio de Valle-Arizpe como el de Amado Nervo se complementan, lo cual nos permite observar una rica demostración de aquellos señores de la Nueva España y del virreinato del Perú, quienes, en compañía de otros tantos naturales de una y otra región, se desplazaron hasta Madrid para celebrar el onomástico de Su Majestad, el Rey Felipe II, así como “diciéndose que habían sabido el próspero nacimiento del príncipe don Fernando, nuestro señor, y que venían de sus tierras con aquellos sus vasallos a regocijar tan buena nueva”.[14]

Puesta en claro aquella cara voluntad de acudir por el sólo pretexto de celebrar no uno, sino dos acontecimientos, pero sin dejar de apuntarse el hecho de que también lo hicieron por motivo de que, estando ya en la Corte, aprovecharon para negociar varios asuntos, el presente caso va tomando mejor claridad, al margen de las diversas circunstancias planteadas bajo los ocho apartados que quedaron expuestos párrafos atrás.

Considero que con todo lo anterior, y en aras de cubrir las aristas más complicadas del presente caso, es pertinente entonces dar por terminado con el asunto, no sin antes referir que una vez más, la presencia americana en el desarrollo de los torneos y demás justas caballerescas, logró enriquecer aquella imponente puesta en escena que, como se descubre, ya no es privativa de los nobles hispanos. También los novohispanos, y del virreinato del Perú tuvieron aquí una participación y un protagonismo que, a los ojos del monarca en turno, Felipe II, termina por ser profundamente celebrado. Una noticia poco conocida descubre que ambas expresiones, se complementaron en perfecta armonía y equilibrio.

____________________________

[1] Artemio de Valle-Arizpe: Libro de estampas. México, Editorial Patria, S.A., 1959. 231 p. (Tradiciones, leyendas y sucedidos del México Virreinal, XIII)., p. 45-51.

[2] Véase bibliografía.

[3] Conviene apuntar que en 1561, Felipe II trasladó la Corte de la imperial Toledo a Madrid.

[4] Benjamín Flores Hernández: La Real Maestranza de Caballería de México: una institución frustrada. Universidad Autónoma de Aguascalientes / Departamento de Historia. XI Reunión de Historiadores Mexicanos, Estadounidenses y Canadienses. Mesa 2. Instituciones educativas y culturales. 2.5 Educación y cultura, siglos XVIII y XIX (no. 55). Monterrey, N. L., 3 de octubre de 2003. 13 p., p. 8. Véase ANEXOS.

[5] Juan Suárez de Peralta: Tractado de la Cavallería jineta y de la brida… op. Cit.

[6] Miguel Luque Talaván: Análisis histórico-jurídico de la nobleza indiana de origen prehispánico. Véase ANEXOS.

[7] El deporte en el siglo de oro. Antología (Realizada por José Hesse). Madrid, Taurus Ediciones, S.A., 1967. 180 p. (Temas de España, 58)., p. 135-136. El verso recogido proviene de la obra de Juan de Torres: Relación del nacimiento y cristianismo del serenísimo Príncipe don Fernando, Medina del Campo, 1572.

[8] José María de Cossío: Los toros. Tratado técnico e histórico. Madrid, Espasa-Calpe, S.A. 1974-1997. 12 v., T. I., p. 452.

[9] José Álvarez del Villar: HISTORIA DE LA CHARRERÍA. México, Imprenta Londres, 1941. 387 p. Ils., fots., p. 104.

[10] Amado Nervo: CRÓNICAS. Obras completas de (…) Volumen XXV. Texto al cuidado de Alfonso Reyes. Ilustraciones de Marco. Madrid, imprenta de Juan Pueyo, 1921. Ils., p. 104-111.

[11] Los tres colores nacionales de después…

[12] Quemado el papel.

[13] Idem.

[14] Teresa Ferrer Valls, “Las fiestas públicas en la monarquía de Felipe II y Felipe III”.

►Los escritos del historiador José Francisco Coello Ugalde pueden consultarse a través de su blogs “Aportaciones histórico taurinas mexicana”, en la dirección:
http://ahtm.wordpress.com/

 


 

SM

Ocho con Ocho – San Marcos

26 de abril de 2016/Luis Ramón Carazo

La feria de San Marcos en Aguascalientes año con año celebra su feria y conjuga a los toreros más importantes del planeta taurino, 14 festejos incluyendo una novillada en la plaza San Marcos que cumple 120 años de haber abierto sus puertas y que junto a La Monumental se convierte en el foco de atención de lo que ocurre tarde a tarde en su interior.

Hasta el día 25 de abril de 2016 fecha en la que se celebra al santo patrono de la ciudad, los resultados en el ruedo han sido magros según se dice en las crónicas locales y nacionales, él que se escribe se traslada hacia la bella ciudad el próximo fin de semana y espera, como todos los aficionados que haya un repunte en los resultados de las corridas.

Desde luego se apuntan triunfos de salida en hombros Saldívar y Joselito Adame, así como una faena de bella estructura a cargo de Morante de la Puebla, en la cual salió a flote la magia indiscutible del torero andaluz, El Payo ya puso su apodo en el marcador. El Zotoluco se despidió entre aroma de nostalgia.

Leo Valadez dio muestra en la novillada en la plaza de San Marcos que tiene espolones para gallo y que da pasos firmes para su alternativa.

Los toros han sido por lo general también de acuerdo a las crónicas, inclinados hacia la mansedumbre y eso no es sorpresa, hace mucho tiempo que algunos hemos afirmado que en búsqueda de la nobleza extrema, comportamiento light lo etiqueté hace mucho tiempo y no me arredró, es el grial de las ganaderías preferidas de las figuras.

Esperemos que en el trabajo a largo plazo, pues es mucho el tiempo para virar hacia la codicia y la emotividad en el matiz del comportamiento de los astados, preocupe a los criadores de toros de lidia y ese sea el eje rector de la selección ganadera, para bien de sus dehesas y al final del día para el futuro del comportamiento más emotivo de los astados.

Aguascalientes sigue creciendo; es decir, todo lo que se haga en el ruedo de La Monumental tiene una importancia capital para aumentar el prestigio y el caché de los toreros o, por el contrario, para condenarlos al ostracismo. De ahí que todos ellos se vistan de luces con el añadido de responsabilidad; las figuras, para mantener su cotización, y los modestos, con el objetivo de dar el salto definitivo y entrar en otras plazas.

Falta la mitad de la feria y seguramente los acontecimientos taurinos se irán hilvanando para regocijo de los que disfrutamos del arte efímero del toreo, por lo pronto, el 26 de abril festejo de oportunidad en el que se disputa la Oreja de Oro por quienes ansían labrarse un sitio para sus carreras, concepto distinto, pero que se vale al que originalmente guío a la creación de este trofeo que era para los toreros más importantes en el transcurrir de una temporada.

Esperemos pues al resultado final del serial, no adelantemos vísperas, ya lo iremos viendo y Dios Mediante, platicando.

 


 

 

 


Rafael Cortés Montalvo compartió un enlace.
El Siglo

·

TORREÓN, COAH.- Gran ambiente se ha generado entre los taurinos laguneros de cara a la presentación de Rodolfo Rodríguez ‘El Pana’, quien el domingo primero de mayo a las 17:00 horas actuará en la pla
elsiglodetorreon.com.mx|De LEYENDA / PROMESA / EL SIGLO DE TORREóN





 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: