Breves Noticias Taurinas

20 Abr

 

 

I QUIÉN ES EL TORO y DONDE SE LE ENCUENTRA

El tentadero, eje y motor de la ganadería

 

Continuación

tetar a

I                                                                                 Movilidad

Apreciación positiva: actividad constante, galope con recorrido, ritmo, agilidad y velocidad.

Valoración: poca, bastante, mucha.

Indicadores positivos: tiempo galopando a lo largo de la lidia –

promedio de trancos por paso de capote y muleta -número de capotazos y muletazos.

Apreciación negativa: falta de movilidad, escasez, torpeza y pesadez de movimientos.

Valoración: mucha falta de movilidad bastante poca movilidad, poca falta de movilidad

Indicadores negativos: se desplaza con dificultad -tiempo durante el que está parado a lo largo de la lidia (sin estar fijado por los lidiadores) -tiempo durante el que anda o trota a lo largo de la lidia.

Mis observaciones: la movilidad es una virtud de la bravura, pero no siempre definitoria de la misma No es lo mismo Ia movilidad del que huye que la del que embiste. Pienso que se la debe evaluar a partir del toro yo parado, cuando inician su fijación los lidiadores, aunque antes el toro haya suministrado datos: emplazamiento en los medios (lo que indica inicial temor o reserva), veloz barbeo de tablas (que indica un inicial rechazo a la lucha), remate pronto y humillado en los burladeros (conducta del bravo), regreso contrario a los cites (que indica inicial renuencia), vuelta natural al engaño (que indica celo, inicial bravura). Todos ellos son datos provisionales que el toro confirmará o corregirá a lo largo de su lidia.

Tampoco es lo mismo la movilidad fuera de las suertes que la movilidad dentro de ellas.

La primera delata viveza, pero también puede indicar mansurronería: búsqueda de terrenos defensivos, libres de lidiadores, donde refugiarse. La segunda, esa con lo que los indicadores positivos de la tabla miden el promedio de trancos por lance de capote o pase de muleta, me parece fundamental. Señala una movilidad que exige bravura, o seo, empeño del bravo, celo en la persecución del estímulo que lo ha citado, absoluta entrega a la embestida. Sin embargo, evaluar su número de embestidas es algo que debe hacerse según sea el toreo que se le ha impuesto. No es lo mismo el toreo por fuera, que lo hace pasar sin obligarlo, que el toreo conjuntado, que lo rompe y obliga. De ahí que el número de capotazos y muletazos tampoco sea determinante. Hay capotazos que rompen, violentan, disuaden la embestida y también hay muletazos que cortan el viaje y que, interruptos -por esconder el diestro el engaño entre pase y pase-, terminan por parar y “aburrir” al toro o a la vaca. Y por el contrario, hay un toreo que estimula las embestidas.

 

tetar c

Acometividad                                                                               II

Apreciación positiva: arrancarse con prontitud, decisión, vehemencia y galope.

Valoración: poco acometividad, bastante, mucha.

Indicadores positivos: Se Arranca desde lejos – Se emplea –

Número de veces que remota en tablas –

Numero de arrancadas durante la lidia. –Tiempo promedio que tarda en arrancarse desde que se le cita (prontitud).

Apreciación negativa: dudo, lentitud y desgana en la arrancada

Valoración: mucha indecisión -Bastante -Poca Indicadores negativos: Barbea –Sin rematar en tablas -Salta la barrera 0 busca salida -Huye de los engaños -Número de veces que escarba -Número de veces que calamochea.

Mis observaciones: No puede hacerse una interpretación literal de estos comportamientos. Por ejemplo, entre los indicadores positivos, un toro puede arrancarse de lejos al caballo y al llegar a la reunión no pelear incluso huir repetidas veces en la misma tesitura. Su acometida a distancia indica bravura y su rehusar la pelea, mansedumbre. EI toro se definirá en los dos siguientes tercios, en un sentido u otro, mas habitualmente en el negativo. EI número de arrancadas durante la lidia puede depender de él o de sus lidiadores. Y si ciertamente tarda poco en arrancarse evidencia prontitud, que es una cualidad de la bravura, pero una cualidad insuficiente si no lo refrenda después una embestida larga y encelada. Por el contrario, un toro tardo, luego puede embestir muy bien. En definitiva, ser bravo.

tetar b

III                                                                                  Fijeza

Apreciación positiva: Persistencia de la atención visual y auditiva durante toda la lidia, orientándose hacia los estímulos que recibe.

Valoración: Un poco de fijeza -Bastante -Mucha.

Indicadores positivos: Número de veces que va a donde lo llaman -Tiempo promedio en que mira con atención a los engaños y lidiadores (de a pie y a caballo) -Se cuadra ante el engaño (capote, caballo, banderillero, muleta).

Apreciación negativa: No presta atención y mira a todas partes.

Valoración: Mucha distracción – Bastante -Poca.

 Indicadores negativos: Desparrama la vista –

Número de veces que no va donde lo llaman –

Número de veces que se sale suelto –

Número de veces que escarba.-

Número de veces que calamochea.

Mis observaciones: La fijeza es una virtud cardinal de la bravura, un carácter. La fijeza delata disponibilidad, decisión: es la valentía del toro. La fijeza suele desembocar en una embestida recta, franca. En el toro parado se manifiesta en que no dimite del terreno donde el lidiador le ha planteado el combate sin perderlo nunca de vista, y en movimiento, en que su celo le impide desviarse de la ruta que le marca el engaño que lo reta. La fijeza suele ser sinónimo de nobleza, un carácter al que esta tabla da un tratamiento aporte: punto n° VII.

tetar d

Embestida al caballo con clase                                         IV

Apreciación positiva: Embiste al caballo humillando y empujando con fuerza.

Valoración: Poca clase -Bastante -Mucha.

Indicadores positivos: Empuja sin recular, por derecho -Levanta el tercio posterior al empujar –

Tiempo durante el que mete lo cabeza bajo la duración de los puyazos –

Tiempo que mete los riñones bajo la duración de los puyazos –

Número de entradas al caballo -Numero de puyazos -Romanea.

Apreciación negativa: embiste al caballo con la cabeza alta, sin empujar y saliendo suelto.

Valoración: Mucha falta de clase -Bastante falta -Un poco de clase.

Indicadores negativos: No acude en línea recta -Se quiere quitar la vara -Se duele, no se emplea, cocea -Número de veces que mueve la cabeza -Recula y recarga –

Número de veces que se sale suelto sobre el total de entradas -Hay que ponerlo en suerte o ayudarlo cargando con el caballo.

Mis observaciones: En la suerte de varas, el toro expresa una gran variedad de matices que anuncian lo que será su comportamiento durante el resto de la lidia a no ser que lo corrija el lidiador. Cuando se arranca de largo al caballo anuncia bravura. Puede ir con la cabeza descolgada, lo que expresa clase en la embestida, pero también puede hacerlo con la cara alta o a media altura, pues lo citan desde arriba; lo decisivo será cómo meta la cara en la reunión. Si es bajo el estribo, indica bravura; si es con la cara alta, poco empeño, futuras embestidas cortas; si empuja sobre un solo pitón, tendencia a apretar por ese pitón a los engaños; si bascula en su pelea del pecho a la grupa, falta de fijeza; si le castigan mucho, posible desparrame de la vista en los cites; si calamochea y hace ruido en los estribos, nula entrega, futura sustitución de la embestida por el derrote; si huye y luego recarga, previsible acometividad intermitente; si es reacio a cuadrarse ante el cite y luego tan sólo se deja pegar, falta de celo en la embestida Pero si romanea empujando con el tercio delantero, bravura honda, y sólo levantara el posterior cuando el encuentro venga precedido por una largo embestida.

La potencia y la doma del actual caballo de picar, mas su inexpugnable peto, subrayan la presente bravura del toro que, sin el estímulo de hacer carne en su oponente, sigue empleándose en su empeño. Pero otras veces, la superioridad del picador en el ejercicio de esta suerte le permite, sin mucho riesgo, taparle la salida, dificultar el quite.

La suerte de varas se suele ver bien en las plazas de importancia, con buenas cuadras de caballos y buenos picadores. Se practica en dos varas, lo que permite una apreciación suficiente del comportamiento del toro. En los tentaderos, donde las puyas son menos ofensivas y el toro es más fuerte -se encuentra en su territorio y no lo ha debilitado el viaje a la plaza-, el tercio de varas consta de más puyazos. Un equilibrio similar se establece en la tienta de vacas, en la cual se dan más varas ejecutadas con una puya muy fina que provoca poco sangría

La actual reducción del número de varas, en la plaza de toros, no se debe a la debilidad del animal, como suele pensarse, sino a la capacidad ofensiva de la puya actual, más pequeña que la antigua, pero afilada con rayo láser al vacío y tan demoledora o más que la llamada “leona” usada en México: lo testimonia el análisis post-mortem, en el que los puyazos presentan la misma o mayor dimensión.

La ofensividad penetrante de la puya es el mayor desequilibrio que hoy presenta la suerte de varas. Incluso cuando el montado “perdona” al toro con dos cortos picotazos, de hecho en ellos la puya ha introducido las “cuerdas” (una forma de decir que la puya ha entrada totalmente) hasta la cruceta (tope de la puya), y a la postre se comprueba que ese toro, apenas picado, sangra en abundancia y la hemorragia le llega hasta la pezuña antes de que la lidia haya pasado al segundo tercio. Tal consecuencia impide que la suerte de varas sea ya un evaluador riguroso de la bravura, pues lo que el torero no sabe, ni tampoco el aficionado, aunque el ganadero lo sospecha, es que la producción de cortisol que potencia la presión sanguínea apenas llega a los neurotransmisores que envían flujos grasos y ácidos a los vasos sanguíneos de los músculos. A los que deberían cargar automáticamente de fuerza y energía. Se produce entonces un sorprendente cambio en el toro: el desestimiento instantáneo de su hasta ese momento comportamiento de bravo, una total renuncia, lo que los aficionados llaman “rajarse” -síntoma más frecuente desde el uso de la nueva puya-, y de la cual culpan al toro que les acaba de revelar que no era verdaderamente bravo. Aunque si lo era, pero su flujo sanguíneo se había quedado medio vacío. Obviamente, los buenos toreros no permiten picar mucho, porque dos puyazos medio señalados de hoy equivalen a tres o cuatro de ayer. La prueba de las varas debe atemperar la bravura, no anular la motricidad. Su posterior y despacioso acoplamiento al toreo ha de ser obra de la mayor virtud del torero: el temple.

En la tienta, tanto de la hembra como del macho, sí se mantiene el equilibrio de la suerte, pues en el campo manda el ganadero, no así en la lidia practicada en las plazas de toros. Sometida a un reglamento obsoleto redactado con buena voluntad por burócratas sin conocimiento de la lidia. Pero en la tienta hay algunos ganaderos que se autoengañan con el uso de puyas que son verdaderos alfileres, apenas sangran a la vaca y permiten que se crezcan sin motivo. Los hay demasiado precavidos en la tienta de machos y pican al toro menos de lo debido, temerosos de que éste muera tras su lidia. EI ganadero más riguroso que yo he conocido, en este aspecto, es Fernando Domecq, que exige a las vacas -utreras y a veces hasta cuatreñas- una larga duración en la muleta, tras una suerte de varas con mucho castigo, en la que sangran de verdad.

La suerte de varas, pletórico choque de titanes y sutil calibre de las diferentes formas de bravura, debe equilibrar la puya con la entrega hay ofrecida por el toro, que se presta más al castigo. Los caballos, domados, fuertes y toreros, están bien. Quizá debiera imponerse definitivamente el peto de borra, donde el toro engancha más.

(Continuará)

 


 

La revolera

Una ruina con culpables

La llave de la continuidad de una Feria de Sevilla con categoría, como la de este año, o volver a los carteles con toreros y ganaderías de menor nivel, la tienen esos pétreos Maestrantes que aplican a la Maestranza aquel axioma de “a la vieja y al bancal, lo que se les pueda sacar”.
Se veía venir. El afán recaudatorio de los Maestrantes y el de Hacienda puede dar al traste con la Feria de Abril de Sevilla, porque entre ambos conceptos se llevan casi la mitad de lo que se recauda en cada corrida. Si a esa parte del león se añaden los gastos generales que suponen poner en pie un espectáculo taurino de primer orden, el costo de los toros y los sueldos de los toreros, así como el “tifus” que debe llevar consigo un acontecimiento social como la citada Feria, es fácil entender que la mayoría de las tardes de toros resulten ruinosas según declaraciones de Ramón Valencia. Y eso que, como él mismo ha dicho, parece que los toreros “se han mostrado comprensivos”, porque conocen la realidad en la que se mueve la empresa que gerencia.

Moraleja: La llave de la continuidad de una Feria con categoría, como la de este año, o volver a los carteles con toreros y ganaderías de menor nivel, la tienen esos pétreos Maestrantes que aplican a la Maestranza aquel axioma de “a la vieja y al bancal, lo que se les pueda sacar”. O los dueños y señores de la plaza de La Maestranza salen de su interesado inmovilismo y se ponen en línea con las demás plazas de primera categoría de España, conformándose con cobrar un canon que posibilite el funcionamiento de la Catedral del Toreo, o ésta perderá su condición de plaza señera de la Fiesta de los toros. O los Maestrantes abandonan su concepto medievalista de propiedad, aceptando que nadie puede trabajar “gratis et amore” para que ellos sigan presumiendo a costa de la ruina de los demás, o la Feria de Abril de Sevilla, e incluso la temporada, se irán la carajo. Así, como suena.

José Gómez “Gallito” ya vio claro hace más de un siglo el peligro que encerraba dejar el toreo de la flor de Andalucía en manos de tan nobilísimos señorones. Al cabo de tanto tiempo, y en clara época de crisis económica, la avaricia de la propiedad de la plaza continúa sin permitir una adecuada política de precios de las localidades y el abono sigue estancado e incluso va a menos. Repito; si La Maestranza muere, no habrá que echar mano de Sherlock Holmes para saber quiénes son los culpables.

 


 

 

“Algunas tardes hubiera sido más rentable la suspensión”, confiesa

Ramón Valencia: “Sevilla en estos momentos no puede soportar esta Feria”

“Será preciso estudiar qué hacer en el futuro porque así es insostenible. Parece como si ya apenas quedaran aficionados”, reconoce el empresario de la Maestranza tras hacer el balance económico del ciclo de Abril
Por Carlos Crivell
Más artículos de este autor

Mientras hay una mayoritaria opinión que ha destacado el buen nivel de la pasada Feria de Sevilla, que incluso ha tenido detalles de acontecimiento histórico, la empresa Pagés no está satisfecha con los resultados económicos del ciclo. Así lo ha expresado el empresario Ramón Valencia a algunos periodistas.

Cuando la empresa Pagés anunció los carteles, en los que se incluían a todos los matadores que habían estado ausentes de Sevilla en las dos últimas temporadas, era previsible que se produjera un notable incremento del número de abonados. Ramón Valencia llegó a decir en algunos círculos que incluso 4.000 abonados no serían suficientes para equilibrar los presupuestos de la que consideró como “la Feria más cara de la historia de la plaza de Sevilla”.

El número de abonados apenas se ha incrementado en 170, de forma que al final se han abonado 2.335 localidades de la plaza. De ahí el descontento del empresario, que ha manifestado que “Sevilla en estos momentos no puede soportar esta Feria”. Y añade más Valencia: “Será preciso estudiar qué hacer en el futuro porque así es insostenible. Parece como si ya apenas quedaran aficionados”.

Del total de ingresos de la empresa, el 21% se destina a pagar impuestos, mientras que el 22% (hay quien lo sitúa en el 25%) es para pagar la renta a la propiedad. Valencia ha recordado que en otras plazas no hay que pagar esas cantidades, “de forma que las empresas tienen mayores márgenes de ganancias”. Incluso ha llegado a decir que “algunas tardes hubiera sido más rentable la suspensión que la celebración de las corridas”.

No tiene la empresa ninguna queja contra los toreros, “a los que estamos agradecidos porque ya conocen nuestras dificultades y se muestran comprensivos. No tienen ninguna culpa en que el balance final sea deficitario”. No da cifras, “porque todavía quedan cosas por cerrar”, pero el disgusto es más que evidente, mientras que recibe, con cara de resignación, felicitaciones por el resultado artístico del ciclo.

De cara al futuro, todo esto puede repercutir en esta misma temporada. Las mismas novilladas sin caballos de julio, que suelen registrar excelentes entradas y cuyos precios son muy asequibles, también son deficitarias. La empresa no sabe si merece la pena poner precios tan bajos para esos festejos de noveles, “ya que sólo abrir la plaza es muy costoso”.

 


 

 

 

NOTICIAS Roca Rey aterrizó esta madrugada

Objetivo: México

20/04/2016 17:56
El espada actuará ahora en ferias de renombre en México

Roca Rey y su cuadrilla, a México I PRENSA ROCA REY
MUNDOTORO > Madrid
Andrés Roca Rey ya se encuentra en México, donde ha aterrizado esta madrugada tras un vuelo transoceánico procedente de Madrid. En el país azteca, Roca Rey hará el paseíllo cinco tardes en los próximos días. Tras su exitoso paso por la Feria de Abril de Sevilla, el espada actuará ahora en ferias de renombre en México, antes de retornar para continuar con su esperada e ilusionante temporada española.

El primero de los compromisos de Roca Rey será este mismo viernes día 22 en Aguascalientes, donde lidiará una corrida con el hierro de Mimiahuapam en una terna que completan Juan Pablo Sánchez y Silveti. Al día siguiente, 23 de Abril, el limeño hará el paseíllo en el Palacio del Arte de Morelia junto a Pablo Hermoso de Mendoza y Diego Silveti. Andrés Roca Rey finaliza su intenso fin de semana el domingo 24 de abril en Pachuca para estoquear un encierro de Torreón de Cañas también junto a Hermoso de Mendoza, completando en esta ocasión el cartel el espada hidrocálido Joselito Adame.

Andrés Roca Rey culminará su breve pero intenso periplo en México los días 30 de Abril y 1 de Mayo, siendo Juriquilla y Zacatecas los escenarios donde el peruano ponga fin a este maratón de festejos. El día 30 se lidiarán toros de Fernando de la Mora para Joselito Adame, El Payo y el propio Roca Rey, mientras que el día 1 de Mayo serán reses de Fernando de la Mora para rejones y de Montecristo para lidia a pie, en un cartel conformado por el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y los matadores Andrés Roca Rey y Luis Miguel Cuéllar, que tomará la alternativa.

La ilusión y las ganas de Roca Rey por agradar de nuevo al público mexicano son enormes, así como la expectación generada entre los aficionados que desean verle nuevamente en los ruedos del país azteca.

 


 

 

Intensivo entrenamiento para novillada en Cinco Villas

Publicado por Redacción el 19/4/2016

Fueron tres fines de semana (viernes a domingo), en los que Cinco Villas, junto con los diestros Jesús de Alba (español) y Arturo Velázquez Talín, hicieronun esfuerzo conjunto para preparar un entrenamiento intensivo, en donde participaron los integrantes del 3er. cartel de la serie de ‘Novilladas Sin Caballos’ que se presentará en el albero mexiquense.

Se elaboró un exigente y estricto programa de preparación física y técnica en cada uno de los espadas.

La empresa Cinco Villas les ha dado oportunidad de entrenar con ganado de diversas ganaderías, con la intención de que los maestros ayuden a los alumnos a pulir aspectos varios con la firme intensión que los jóvenes lleguen lo mejor preparados.

Para este tercer festejo que se llevará a cabo este sábado 23 de abril se anuncia en cartel a José Mari Mendoza, originario de la Ciudad de México, al michoacano Tato Loaiza, a José Gerardo Cruz de San Luis Potosí, a Jorge Esparza de Aguascalientes, todos ellos novilleros sin picadores; Y debutan Sebastián Ibelles del Estado de México y Joel Castañeda de Aguascalientes, para lidiar ejemplares de San Maximiano, casa ganadera ubicada en el rancho La Hierbabuena en Lagunillas, Michoacán, propiedad de Rodolfo Chávez Ponce de León.

La novillada dará inicio a partir de las 11 de la mañana. Los boletos gratuitos están disponibles en la Asociación Nacional de Matadores (Atlanta 133), en Cinco Villas (Santiago Cuatlalpan, Texcoco, Estado de México), y a través del link: http://www.cincovillas.org/?espresso_events=tercera-novi

Socialmente responsable Cinco Villas, solicita a los aficionados productos no perecederos que son entregados a la Casa Hogar La Divina Providencia que dirige la madre Inés Valdivia.

 


Opinión


Sensibilidad, no sensiblería

Lo importante ahora, para los “sensibleros” es acabar con las corridas de toros. Ya no importa que haya niños que se mueren de hambre, miseria en los cinturones de las ciudades algunas, violencia intrafamiliar…
Por Luis Alfonso García Carmona
Más artículos de este autor
Miércoles 20 de abril de 2016, 17:06h

A propósito de los proyectos de ley que en forma intermitente presentan los enemigos de la Fiesta para tratar de imponer al resto de los mortales sus particulares criterios sobre el arte milenario de la Tauromaquia, vale la pena recordar estas reflexiones.

De todos los argumentos que se esgrimen en contra de la Tauromaquia, el único que tiene validez es, sin lugar a dudas, el de la sensibilidad. Si a alguien en particular, le pesa más el sentimiento de compasión hacia los animales que el gusto por la estética o la pasión que despierta el espectáculo taurino, es perfectamente comprensible.

Pero de allí a pretender que su sensibilidad se imponga a la de los demás, hay un trecho muy largo. Ya se convertiría en intolerancia. Yo puedo sentirme incómodo en una pelea de boxeo, en la que dos seres humanos tratan de matarse a golpes ( y a veces lo consiguen), pero ello no me habilita para imponer mi criterio al resto de congéneres pidiendo que sea abolido el boxeo. Mi sensibilidad, mi opinión, mi criterio, llega hasta donde empiezan los derechos de los demás.

Y es que, en nombre de mi sensibilidad, no puedo conculcar derechos tan sagrados como el de la libertad. Es preciso garantizar a todo el mundo su derecho al libre albedrío, a tomar autónomamente la decisión de si concurre o no a un espectáculo que le apasiona .

Ahora la propia sensibilidad se ha convertido en sensiblería. Ya no importa que haya niños que se mueren de hambre, padres de familia sin empleo, miseria en los cinturones de las ciudades, violencia intrafamiliar, abusos sexuales de menores, homicidas a sueldo, corrupción política, desplazados por la violencia. No. Lo importante ahora, para los “sensibleros” es acabar con las corridas de toros. Como si con ello se remediaran de un tajo los problemas de esta sociedad agobiada por la miseria , la violencia y la injusticia social.

Basta ya de hipocresía. La compasión es un sentimiento digno de encomio, pero no es, ni mucho menos, un argumento para prohibir las corridas de toros.

 


 

Historia: En recuerdo de Cantinflas

Por: Francisco Coello Ugalde | Foto: INAH
Miércoles, 20 de Abril del 2016 | México, D.F.

Hacer reír, “tiene su chiste”. Hacerlo en los términos en que Mario Moreno Reyes (1911-1993) lo logró al cabo de tantos años de constante presencia en diversos foros, permitió que este personaje se convirtiera en “ídolo” de varias generaciones. Querido, mimado por el pueblo, pues fue del seno popular de donde hizo surgir aquella lánguida figura, desaliñada que nos recuerda, en principio al primer José Vasconcelos, mejor conocido como el Negrito poeta, aquel personaje ubicado en el siglo XVIII. O don Catrín de la Fachenda, y más aún el famoso Periquillo Sarniento, ambos creación del célebre José Joaquín Fernández de Lizardi, al comenzar el siglo XIX mexicano. Este Cantinflas, según lo perfiló mi recordado amigo Jesús Flores y Escalante en su Morralla del Caló Mexicano:

Cantinflas. [Es el] Peladito popular de los suburbios del Distrito Federal, inventado por Mario Moreno Reyes. Su figura hoy día es conocida mundialmente. Proviene de la forma coloquial y del caló de los años veinte, época en que el medio de la carpa y el teatro de revista manejaban abiertamente estas yuxtaposiciones: “pulque-inflas”, de pulque, bebida mexicana, e inflar (ver), que significa tomar, beber o echarse un pulque. Tal vez de una composición similar, se formó la voz “cantinflas” que caracterizó a Mario Moreno, utilizando las palabras “cantina” e “inflas” (pág. 39).

Pero Cantinflas no iba solo. Su mejor puesta en escena era el cantinflismo o cantinflear (y vuelvo al “diccionario” que Flores y Escalante nos legara desde 1994): Manera de ser de las personas que no expresan nada al tratar de dialogar con alguien. A los discursos políticos se les atribuye un gran cantinflismo en virtud a lo enredoso y demagógico.

Y ese personaje se inmiscuyó en los toros, y hasta en el cine. Allí está por ejemplo “Águila o sol”…, y desde luego “Ni sangre ni arena”, largometraje que tiene entres varias escenas geniales, aquella donde Cantinflas bajó el velo espiritual de charlot, o lo que es lo mismo, Charles Chaplin, llega de este sobresalto, pasando por aquella machincuepa hasta ocupar un lugar de privilegio en las barreras de la plaza –luego de “arreglárselas” a su manera, desde donde sin más, discurre con tal desparpajo que pareciera estar viendo, como los demás un festejo que este “peladito” solo imaginaba a las afueras del coso, pues le negaban la entrada. Ni sangre ni arena, es esa “farsa cómica” medio en serio, medio en broma en que la célebre novela de Blasco Ibáñez solo fue una especie de telón de fondo y donde Jaime Salvador, el argumentista dio el toque muy a la mexicana; muy en el estilo y en el arte a lo Cantinflas.

Hoy recordamos a Cantinflas, además, con esta imagen –misma que adorna el presente texto-, recogida en otra de sus célebres representaciones, la de La vuelta al mundo en 80 días, alternando entre otros, con el mismísimo Luis Miguel Dominguín. He aquí esta figura, más cercana a un adefesio que a un torero, imagen que el irrepetible Francis Bacon habría logrado como uno más de su Study for Bullfight, serie de 1969, pues ya Rufino Tamayo lo supo recrear casi en cubismo, como también lo consiguió Diego Rivera, sólo que en un enorme mural que hoy remata la marquesina del célebre teatro Insurgentes.

Cantinflas tal como el propio Cantinflas se imaginaba vestido de torero, con un traje de alquiler, más grande de lo normal, es decir que al verle de cuerpo entero, aquello era simplemente decepción. No para Cantinflas que se sentía soñado en aquella emblemática plaza de Chinchón. Y esa montera, también fuera de época, y los bigotillos -¡madre mía!-, los bigotillos del “peladito” representado en quien sin manejar el albur de los bajos fondos, supo “torear” ese “retruécano” de palabras, donde el doble sentido no necesariamente lo aterrizó en sentidos verbales de orden sexual. No. Lo que supo hacer Mario Moreno “Cantinflas”, fue un gracioso instrumento de lenguaje del que construyó frases inigualables, como esta:

“Conjugar el verbo llover: yo me mojo. Tú te mojas. Él se empapa. Nosotros nos empapamos. Ellos chorrean. Ustedes se inundan… ¡Oiga usté. Qué aguacerote! Yo traigo gabardina. Pero ustedes, ¡se van a ahogar!”

Desde luego, no podría despedirme esta ocasión, sin pedir al propio Cantinflas su definición de Tauromaquia: Hela aquí:

“…La tauromaquia, joven –como dijo Armillita cuando inventó la ley de la relatividá-, es, por ejemplo, supongando, y, claro, desde luego, puestos en el caso el arte que empezó comenzando con don Cúchares y llegó hasta nuestros días en la actualidá con la Cintrón convertida en una Cucharita… Por eso, verbi gratia, hay cosa que ni qué. De ahí se desprende que hay que veroniquiar en tres tiempos. A saber: el tiempo de aguas, el tiempo es dinero y el “Tiempo” de Martín Luis Guzmán… O más claro: se agarra el capote, y se le hace primer para acá… luego así… y otra vez como endenantes, y ya está”. Abur.

 





 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: