Breves Noticias Taurinas

18 Abr

 

 

Resumen taurino del fin de semana

 

Emotivo concurso de recortes en AGS (video)

Por: Adrián Sánchez | Foto: Landín-Miranda
Viernes, 15 de Abril del 2016 | Aguascalientes, Ags.

Muy emotivo resultó el concurso de recortadores europeos celebrado esta noche en la plaza Monumental de Aguascalientes, en la que hubo una buena entrada para ver, por primera vez en México, un evento conformado exclusivamente por estos temerarios hombres.

Después de realizar diversas suertes, cargadas de destreza y hasta con un accidente incluido, el ganadero de concurso fue Daniel Alonso. El video de Charly Lara expresa mejor que las palabras de los acontecido en este primer festejo de la Feria de San Marcos 2016, que arrancó con esta modalidad de tauromaquia que está ganando terreno en el país.

La primera corrida de toros está programada este domingo 17 de abril, a partir de las 18:00 horas, con la presencia de Diego Urdiales, que debuta, Arturo Macías y Fermín Espinosa “Armillita IV”, quienes lidiarán toros de la ganadería guanajuatense de Bernaldo de Quirós.

 

 

Dos orejas para Rivera en Hecelchakán

Por: Bernarda Muñoz | Foto: Archivo
Sábado, 16 de Abril del 2016 | México, D.F.

 

Hecelchakán, Camp.- Primera corrida de feria. Entrada tres cuartos. Toros de Coyotepec, muy bien presentados, dos buenos y dos regulares.

Ignacio Garibay: Oreja y ovación.

Fermín Rivera: Ovación. y dos orejas.

 

 

Lomelín indulta en Lerdo y Mata hace historia

Por: Redacción | Foto: Archivo
Sábado, 16 de Abril del 2016 | México, D.F.

Ciudad Lerdo, Dgo.- Plaza de toros Alberto Balderas. Entrada lleno. Un novillo de De Santiago (1o.), un toro de Puerta Grande (2o.), uno de Refugio Peña (4o.) y dos de Marco Garfias (3o. y 5o.), de variado juego.

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza: Ovación y palmas.

Antonio Lomelín: Ovación y dos orejas y rabo simbólicas tras indulto.

Incidencias: El matador Jorge Mata lidió un novillo al inicio del festejo, de corto, y lo hizo con una prótesis dado que le fue amputada la pierna derecha hace un par de años.

 

 

 

Gamero pasea la única oreja en Puebla (video)

Por: Álvaro Sánchez | Foto: Ángel Sainos
Sábado, 16 de Abril del 2016 | Puebla, Pue.


Puebla, Pue.- Plaza “El Relicario”. Primera corrida de la Feria de Puebla. Un tercio de entrada, en noche agradable. Seis toros de San Marcos, bien presentados y entre los que destacaron por su juego los de rejones (1o. y 4o.). Pesos: 580, 585, 520, 508, 495 y 571 kilos.

El rejoneador Emiliano Gamero: Palmas tras aviso y oreja con algunas protestas.

Uriel Moreno “El Zapata” (burdeos y oro): Palmas en su lote.

Antonio García “El Chihuahua” (buganvilia y oro): Palmas en su lote.

Incidencias: Los Forcados de Puebla fueron ovacionados y se despidió el forcado Jorge Alarcón, que fue paseado en hombros por sus compañeros.

 

 

 

Spínola y El Zapata triunfan en Hecelchakán

Por: Bernarda Muñoz | Foto: Archivo
Domingo, 17 de Abril del 2016 | México, D.F.

 

Hecelchakán, Camp.- Segunda corrida de feria. Entrada lleno. Cuatro toros de Medina Ibarra, buenos en general, con arrastre lento al 4o.

Uriel Moreno “El Zapata”: Palmas y dos orejas.

Fermín Spínola, que sustituyó a Roca Rey: Silencio y dos orejas.

Incidencias: Los ganaderos Jorge Medina Rodríguez y Jorge Medina Ibarra dieron una vuelta a ruedo en compañía de Spínola.

 

 

 

Brilla Joselito Adame en Monterrey

Por: Redacción | Foto: Diego Estrada
Domingo, 17 de Abril del 2016 | México, D.F.

Monterrey, N. L.- Plaza Monumental “Lorenzo Garza”. Casi lleno, en tarde agradable. Seis toros de Los Encinos, buenos en su conjunto y bien presentados.

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza: Silencio tras aviso y palmas.

Juan Antonio Adame: Oreja y palmas.

Joselito Adame: Dos orejas y oreja.

Incidencias: Hermoso de Mendoza pasó a la enfermería por la molestia de una tendinitis en la zona del codo derecho, vieja lesión que le provocó dolores y fue infiltrado en la propia plaza.

 

 

Del entusiasmo al desencanto (video)

Por: Juan Antonio de Labra | Foto: Landín-Miranda
Domingo, 17 de Abril del 2016 | Aguascalientes, Ags.

Aguascalientes, Ags. Plaza Monumental. Primer festejo de la Feria de San Marcos.Un cuarto de entrada en tarde cálida, con intermitentes ráfagas de viento. Seis toros de Bernaldo de Quirós, desiguales en presentación, algunos muy justos, descastados en su conjunto. Pesos: 483, 488, 481, 506, 488 y 503 kilos.

Diego Urdiales (pizarra y oro): Silencio y silencio tras aviso.

Arturo Macías (sangre de toro y oro): Silencio tras aviso y silencio.

Fermín Espinosa “Armillita IV” (azul pavo y oro): Silencio en su lote.

Incidencias: Destacó en varas José Prado, que picó bien al 5o.

 

 

David Zambrano se lleva el trofeo “Toro Algodonero” en Lerdo

Publicado por Edher Vargas el 17/4/2016

La Plaza de Toros Alberto Balderas de Cd. Lerdo, Durango, se engalanó con el festival taurino de aficionados prácticos, a beneficio de Niños con Autismo.

Ante cerca de media entrada, se lidiaron astados de Progreso San Mateo.

Juan Antonio Hernández El Torero; Oreja.
Jesús Hernández; Vuelta al ruedo.
Pedro Pinsón; Oreja.
David González Zambrano; Oreja.

Detalles:

Los alternantes partieron plaza con un distintivo azul en pro de la lucha contra el autismo y una nariz azul.

Por medio de aplausos el lagunero David González Zambrano, se hizo acreedor al trofeo Toro Algodonero.

 

 


 

 

GANADEROS MEXICANOS CONVIVEN CON VICTORINO MARTÍN

Por Marysol Fragoso

IMG_1886 1

Foto: Luis Prado San Miguel
La misma noche que se gestó el indulto del toro “Cobradieszmos” de la ganadería de Victorino Martín en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, España, algunos ganaderos mexicanos del grupo perteneciente a las Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, que habían asistido a la Asamblea de la Unión de Criadores de Toros de España, cenó con Victorino Martín hijo.
La cena se transformó en una agradable y productiva tertulia en la cual, criadores del campo bravo de México como Manuel Sescosse, presidente de la ANCTL; vocales como José María Arturo Huerta y otros miembros como Miguel Barroso y Ramiro Alatorre, escucharon los conceptos de Victorino Martín García, quien en todo momento, reconoció el papel fundamental que su padre Victorino Martín Andrés tuvo en este triunfo, toda vez que fue quien apostó por el encaste Saltillo, Santa Coloma, cuando en España, casi nadie creía en él y estaba al borde de la desaparición.
A su vez, ellos intercambiaron experiencias en torno al encaste que predomina en México y se recordó la figura de José Chafick quien por donación de “los victorinos” introdujo esa sangre en México a mediados de los 90, siendo pionero en la importación del sangre española en esa década.
Tanto Victorino Martín como Manuel Sescosse coincidieron en que el indulto de “Cobradiezmos” es un triunfo mundial también para el encaste.
“El toro tuvo una gran estampa con belleza, armonía y en cuanto a su forma de embestir fue muy completo, lo hizo con bravura, siempre metiendo el morro, tuvo duración y transmisión”, señaló su criador quien por otra parte no perdió la objetividad al calificar la totalidad del resto del encierro: “me gustó mucho el segundo toro que lidió Morenito y el tercero, de Paco Ureña al que le cortó dos orejas pero también salió una alimaña. Quiero agradecer a Escribano haber estado a la altura de ´Cobradiezmos´”.
Consideró además que, “este triunfo es de gran trascendencia para la tauromaquia de este país y para la tauromaquia mundial porque es un legado histórico para la cultura del mundo”.
Respecto al hecho que el único toro que se ha indultado en Madrid en 1982 por Ortega Cano llamado “Belador”, haya sido de su ganadería apuntó: “lo importante es que se van subiendo escalones, se van pasando a otras buenas etapas, consiguiendo hitos y eso es lo que más ayuda. Te reafirma en el camino, te demuestra que vas en buena dirección. También sirve para seguir manteniendo el prestigio en primera línea”.
Afirmó que en breve, regresaría a México, ya que es un enamorado de este país y disfruta muchísimo de la compañía de los criadores de bravo mexicanos.

IMG_1881

 


 

 

Los toros de Enrique Fraga para la corrida de la Oreja de Oro el próximo martes 26 de abril.



 

 

 

Espacio de la Asociación Cultural y Universitaria Ubi Sunt?

¿Antitaurinos?… simplemente maleducados, ignorantes e intolerantes

El pasado jueves 14 de abril en la gaditana Casa de la Juventud, tuve el honor de presentar la intervención del  graduado en Historia Francisco Salvado Manzorro que, sobre el tema “De la Tauromaquia a caballo al toreo a pie: los toreros de Chiclana de la Frontera en los siglos XVIII y XIX”,  se integraba en el V Ciclo de Jóvenes Historiadores, organizado por la Asociación Cultural y Universitaria Ubi Sunt?, y con la tutela de la Concejalía de Juventud del Excmo. Ayuntamiento de Cádiz y la Universidad de Cádiz.

13012870_10206222443746673_261617547123000915_n
Aspecto del Salón de Actos de la Casa de la Juventud el pasado 14 de abril. En la mesa, de izq. a dcha. José Marchena y Francisco Salvado.

Se trataba de un estudio, en base a su Trabajo Fin de Grado, donde exponía una serie de hipótesis y datos sobre la evolución del toreo a caballo hacia el toreo a pie, desde el protagonismo de los toreros nacidos en Chiclana, y considerando diversos aspectos de carácter político, técnico y cultural. Lo que en un principio debía discurrir con la normalidad que todo tema científico expuesto a unos asistentes y en un audotorio público no fue así cuando un grupo de sujetos  intentaron convertir el acto -sin conseguirlo- en un lugar donde, en medio de acciones irracionales, intolerantes y tendenciosas, pretendieron imponer supuestos criterios antitaurinos (¿?), frente a un público que escuchaba educada y respetuosamente al conferenciante. A lo largo de su exposición dichos sujetos interrumpieron en distintas ocasiones, no respetando parte de lo que allí se planteaba, exigiendo utilizar otras expresiones, a su parecer, más adecuadas (¿?) y censurando que dicha conferencia se diera en un lugar público (¿?). Desde la dirección de la mesa, se les pidió amablemente que dejaran terminar al conferenciante y expusieran sus ideas al final de la intervención, pero siguieron interrumpiendo el acto, sin escuchar las indicaciones y mostrando una actitud insolente, despreciativa, intolerante y agresiva con los que allí nos encontrábamos.

A pesar de ello, a pesar de vivir momentos de cierta tensión, y a pesar de que el conferenciante tuvo que luchar contra gritos, falta de silencio y secuencias de tensión, consiguió terminar el acto, en medio de la aprobación y el reconocimiento del público asistente, y en medio de la frustración, violencia dialéctica y gestual y a mi parecer, ejerciendo el más espantoso ridículo, por parte de unos sujetos que, en ningún momento, aceptaron la libertad de expresión, la libertad de cátedra y los más mínimos principios del respeto, tolerancia y educación hacia el semejante -más cercano a los animales que supuestamente defendían-.

Tengo pues, que felicitar al conferenciante por su firmeza en ese primer paso de acercamiento al tema, porque, se quiera o no se quiera y al margen de posibles opiniones en contra o en favor, es legítimo, lícito y conveniente, estudiar, investigar, conocer y difundir el conocimiento de cualquier tema, sea el que sea, dentro del respeto y los límite de la ciencia y las hipótesis de investigación y de academia. Y además si antes de su conferencia pretendía seguir investigando en el asunto, después de esta va a seguir haciéndolo con más énfasis.

Felicitar también a Ubi Sunt?, porque siguen trabajando en pro de la historia, del saber, de conocer y conocernos un poco más y por ampliar la cultura, que es lo que nos aleja de las cavernas, la irracionalidad y la violencia, de cuya muestra vimos algunos botones en la conferencia del pasado 14 de abril.

Felicitar por último al equipo de gobierno municipal y a su concejala de Juventud María Romay y a todo su equipo técnico, porque dieron un ejercicio de tolerancia, respeto científico y libertad de pensamiento, y demostrando ser posible aceptar cualquier tema aunque teóricamente, no tuvieran una gran afinidad con el tema que se presentaba.

En cuanto a los sujetos que intentaron reventar la conferencia y fracasaron en su cometido, decir bien poco porque no se lo merecen y porque la ignorancia es el mejor premio y merecimiento a su actitud. Ya hace tiempo que vivimos en un régimen de libertad de expresión y de respeto, aunque dichos señores no deben conocer muy bien en qué consisten estas palabras. Si supuestamente su asistencia lo hicieron en calidad de “antitaurinos” les diré, y de esto creo entender algo quien lleva más de veinte años estudiándolo, que el término les viene grande. Llamar así a quienes actuaron de tal manera, sería grandemente injusto con una corriente de pensamiento que, casi desde el principio de la tauromaquia, intentaron argumentar, razonada y científicamente, sus propios criterios. Como comprenderá, meterlos en la misma buchaca de San Isidoro, Lope de Vega, Quevedo, la Reina Isabel la Católica, el padre Sarmiento, José Vargas Ponce, Jovellanos, Cadalso, Fernán Caballero, Moreno Espinosa, Álvarez Espino o José Sanz Pérez, como ejemplos de una casi interminable nómina de polemistas, doctos, científicos y razonados antitaurinos es, como poco, una broma.

Si pensaron que la conferencia del señor Salvado Manzorro hizo apología de la tauromaquia, estoy convencido que la actitud de los susodichos agitadores, errónea, agresiva e intolerante, pudo realmente ganar más adeptos al mundo de los toros que lo contrario. Pero desde luego, no creo que nadie de los allí presentes viera en estos sujetos representantes de nada ni de nadie. Más bien, paladines del despropósito, del surrealismo y de actitudes que si bien afortunadamente no suelen proliferar, nos recuerdan que no hay que bajar la guardia frente a los represores de la libertad de expresión y de la ciencia.  El gran escritor del 98 y pensador antitaurino Eugenio Noel, se llevó toda su vida dando charlas y conferencias por España, en medio de los incomprensivos e intolerantes taurófilos, que asistían a dichos actos para reventar su plática. El pasado 14 de abril sucedió lo mismo, pero cambiándose las tornas. Si don Eugenio hubiese levantado la cabeza el pasado jueves, y se hubiera acercado a la Casa de la Juventud, no me cabe duda que se hubiera situado en la mesa de conferenciantes, porque para nada se hubiera visto reflejado con aquellos sujetos. Porque Noel fue antitaurino, pero educado, docto y tolerante. A diferencia, los sujetos que fueron a la conferencia del señor Salvado Manzorro, no fueron antitaurinos…simplemente maleducados, ignorantes e intolerantes.

proxy

José Marchena Domínguez

Director General de Extensión Cultural y de Publicaciones de la Universidad de Cádiz

Profesor Titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Cádiz


 

tl5_bg-sticky_t5

La carne de toro de lidia, joya de nuestra gastronomía

El chef Mario Sandoval junto al CSIC muestra su potencial

 

http://www.telecinco.es/video/video-embed.html?contentId=MDSVID20160416_0056&width=300&height=169&showTitle=1&showSummary=1“>http://www.telecinco.es/video/video-embed.html?contentId=MDSVID20160416_0056&width=300&height=169&showTitle=1&showSummary=1

Corren en libertad por la dehesa, donde reciben una alimentación totalmente natural. “Leche de su madre, la hierba, heno y paja”, asegura el ganadero Victoriano del Río. Ingredientes de lujo que convierten al toro de lidia en una joya de la ganadería española. “Representa la sostenibilidad, la biodiversidad”, explica el presidente de la Unión de Criadores de Toro de Lidia.

 

 


 

Tauromaquia: “Cobradiezmos”, primicias

Por: Horacio Reiba | Opinión
Lunes, 18 de Abril del 2016 | Puebla, Pue.

Se llamaba “Cobradiezmos”. Se llamaba y se llama todavía, hermoso prodigio de la genética ganaderamente inducida, dentro de ese otro milagro de la naturaleza que es la especie toro de lidia. Nacido en diciembre de 2011 en la finca “Las tiesas de Santa María”, en Cáceres, y marcado con el número 37, el cárdeno nevado de Victorino Martín asomó por la puerta de toriles de la Maestranza en cuarto lugar el pasado miércoles 13. Muy reunido, engatillado de pitones y como construido para embestir, pocas veces se habrá visto a un toro arrastrar el belfo por la arena con mayor humillación y largueza, y perseguir los engaños con ritmo mejor marcado y sin un solo derrote de por medio.

Si algo tuvo en contra fue cierta tardanza para producir la primera embestida, a veces escarbando antes de darla. Tampoco estaba sobrado de poder –tomó, con prontitud y notable fijeza, dos varas de poco castigo–, pero todo lo compensó la clase que derrochaba al perseguir los engaños, su delicioso son y la crucial cualidad de ir a más conforme transcurría la faena. El mayor elogio que puede hacerse de Manuel Escribano, que cubrió los dos primeros tercios sin especial lucimiento, es que condujo sin desmayos aquel aluvión de entrega y temple bovinos, toreando cuanto hiciera falta para que las virtudes de “Cobradiezmos” salieran a flote. Todo lo hizo por abajo y con corrección, aunque no fuera hasta que se puso la muleta en la zurda que su faena alcanzó la hondura deseada. Tras el indulto, solicitado por toda la plaza en pie, paseó dos orejas simbólicas haciéndose acompañar por el mayoral y el ganadero Victorino Martín García.

Morante, arte mayor, apabullante Roca Rey

Como si el indulto y la apoteosis de “Cobradiezmos” hubiesen abierto una puerta secreta –por donde asimismo emergió triunfador un muy templado y valeroso Paco Ureña con las orejas del 3o., otro buen victorino–, llegaría, el viernes 15, la tarde cumbre de la feria sevillana. Núñez del Cuvillo envió la corrida más pareja y propicia de la serie, y si Morante, en su última oportunidad, bordó memorablemente al muy suave “Dudosito” –llega a matarlo bien y le hubieran pedido el rabo–, el temple envuelto en poderío y el sereno valor de Andrés Roca Rey produjeron asombro y le habrían abierto la Puerta del Príncipe si no pincha al mansurrón 6o., al que exprimió increíblemente luego de desorejar al noble tercero, “Encendido” de nombre y también de pelo, como los cuatro colorados de Cuvillo lidiados en hilera antes de que irrumpiera el primer negro, un mulato pendenciero y probón con el que El Juli estaba exponiendo a tope cuando “Comilón”, frenándose y derrotando al final de un derechazo, lo desequilibró por la axila y, volviéndose, le pegó una cornada limpia en el glúteo derecho. Mala suerte, que no oculta la lección de dignidad torera del madrileño, poco apreciada hasta que se produjo la cogida y Julián volvió a la cara del remiso para, con la sarga en su poderosa zurda, obligarlo a circular por donde no quería.

Lo de Morante es punto y aparte

Y, como todo lo que rebasa la norma para adentrarse en el misterio del arte, sería utópico intentar describirlo. Lo consignable es que, por diez minutos mágicos –lo que duró su sonata muleteril– el viento dejó de soplar y la banda irrumpió solemne en cuanto José Antonio inició su inspirada faena, citando con la muleta plegada para un cambiado de pecho. Dominio del tiempo, cadencia lentísima y temple impecable, pero asimismo gracia alada e inesperados golpes de originalidad –como el molinete belmontiano con que resolvió un desarme, tras recoger la muleta de debajo del belfo mismo de “Dudosito”, o el afarolado con que inició una tanda de naturales– nos transportaron a todos –presentes y televidentes– a ese limbo glorioso en el que transcurren los momentos antológicos de la fiesta. Una sinfonía inolvidable con un toro nobilísimo aunque tardo y escaso de fuerza. Lo hechizó y convirtió en ciego colaborador a fuerza de arte, despaciosidad, temple, sentimiento. Lo inasible, lo inexplicable que tiene el toreo en sus instantes de gloria. El regreso a la Tierra fue una estocada desprendida y la lenta agonía del jugoso melocotón de Cuvillo.

Puro éxtasis

Como lo fue también la actuación toda del limeño Roca Rey. No perdonó quite –en el primero de El Juli, sus ajustadísimas caleserinas en los medios encendieron la casta de Julián, que replicó por rabiosas chicuelinas a compás abierto– y tras sortear el ventarrón que, sin conseguirlo, quiso interrumpir su primera faena mientras obligaba con muleta mandona y lenta, la mano siempre baja, al algo remiso “Encendido”, antes de ceñir bernadinas y dejar una estocada caída, que redujo premios a una oreja, bien pudo cobrar las dos del sexto, cuya probonería y falta de clase fueron olímpicamente ignoradas por un torero absolutamente fiado al mando de su muleta y la impavidez de su elástica figura hasta reducirlo a una obediencia ovejuna, luego de un inicio a cara o cruz en los medios, con el animal terciándose y midiendo al torero, que se lo pasó varias veces por la espalda y por el costado en un alarde de quietud y mando impresionantes. Tanto dominó y exprimió a “Nenito” que el zaino, acobardado y vencido, en nada colaboró para la suerte suprema, dos pinchazos y un descabello, preludio de prolongada, unánime ovación. La respuesta de la revolución que ya está aquí al arte intemporal de Morante. Y a la casta y torería de El Juli, herido pero no vencido en esta fecha perdurable.

En el Baratillo, un público de contentillo

Hasta que los victorinos rompieron el hielo, la feria se había deslizado por la pendiente del tedio y la más descastada sosería. Y todo mediado por un público voluble y adicto a, por ejemplo, un Manzanares en horas bajas, que acelerado, ventajista, incapaz de redondear nada, desperdició varios toros de triunfo sin alterar por ello el fervor que se le tiene en Sevilla, ilustrado por el invariable acompañamiento musical de sus discontinuas faenas y las orejas de dos excelentes cuvillos el jueves 14. Una aberración esto de que sea el director de la banda quien decida a qué torero acompañar y en qué momento. Hay ahí un vacío reglamentario que, por pura dignidad y respeto a la Maestranza, debiera subsanarse.
Entre otras cosas por el agravio comparativo que establece con actuaciones de genuina valía que el público, sin música, contempla con soberana indiferencia. Lo que tampoco habla bien del cónclave sevillano, más bien pone supone un mentís a las muy ponderadas sensibilidad y sabiduría que se le atribuyen. Esa caprichosa adhesión la disfrutó también el torpón y tancredístico López Simón, en tanto sufrían la frialdad opuesta Talavante, Perera, El Juli y un entregadísimo José Garrido mientras arriesgaba a tope ante el genio del tercer cuvillo del jueves, que lo estuvo midiendo durante una faena de alto mérito –no podía ser plácida ni formalmente bella–, y lo cazó al fin en la suerte suprema, un palizón por fortuna sin herida.

De los que, como Garrido o Joselito Adame, se tuvieron que conformar con un solitario paseíllo, el único que cobró apéndices fue el murciano Paco Ureña, dos orejas algo exageradas para un triunfo toreramente logrado, con noble y encastado victorino. A Garrido por poco le tocan el tercer aviso luego de su cogida, David Mora dio una vuelta benévola, Urdiales chocó con la bronquedad de su lote de Jandilla –el peor encierro de 15- Luque se la jugó sin que le hicieran el menor caso y, en cambio, con los mediáticos del sábado todo fueron risueñas consideraciones, coronadas con la única Puerta del Príncipe de la feria, que se abrió para el siempre valeroso y carismático Juan José Padilla.

Total, empresa antojadiza, banda caprichosa y público de contentillo. Pero también toreo de cante grande y sensaciones inefables. Sevilla seguirá siendo Sevilla.

Incultura taurina

Otro agujero negro venía en ciertas crónicas y reseñas, más de las que cabría esperar de expertos en el tema, con el repertorio capotero de Roca Rey como piedra de toque. El peruano llevó a uno de sus toros al caballo toreando por tapatías sin que nadie identificara estos lances por su nombre, gentilicio aplicado a los paisanos de Pepe Ortiz, su lejano creador.

La cordobina que con frecuencia emplea el peruano, combinada a veces con tafalleras –también Morante quitó así–, rara vez es reseñada con su nombre original. Hubo quien la confundió con la tijerilla. Y cuando Andrés trazó nítidamente en los medios dos caleserinas apretadísimas, aguantando impávido la fuerte embestida del toro de El Juli, alguien habló de saltilleras, y otro colega se refirió a una mezcla de gaonera con caleserina, como si no fuera ésta, desde que el genio creador de Alfonso Ramírez le dio vida, un lance en dos fases, una para echarse en capote a la espalda al estilo garcista, la otra para volverlo al frente mediante airoso giro afarolado.

Ya con la muleta, el joven limeño cerró su último trasteo ligando a pases de costado varias chicharrinas –como las del Chicharrín Carbajal durante su estelar trasteo a “Palomito” de Tequisquiapan (Toreo, 20-12-53). Previamente, ornamentó sus faenas con versiones muy personales de la arrucina, la capetillina e incluso la fedayina, dada a conocer por Jesús Solórzano hijo durante su inmortal faena a “Fedayín” de Torrecilla (13-01-74).

 


 

 

EL SITIO DE MI RECREO

Toros y demagogia

 

José Antonio Trujillo

16 abril 201610:13

Los toros siempre escribieron la otra crónica de España. Exceden el papel de animales secundarios que algunos quieren concederle. El rito taurino expresa una forma de ser español. Esa manera de enfrentarse a la vida, no es entendida siempre y valorada en su justa medida. Los que llegan a adentrarse en su misterio, entienden los valores del toreo y se ven obligados a exaltarlos, como le ocurrió a artistas tan dispares como Picasso o García Lorca.

Torear es vivir sin red. Despreciar el camino seguro, perseguir la verdad, amar la vida. Para ser torero hay que ser especial. La mayoría de los mortales no tenemos los arrestos suficientes para ganarle con nuestra inteligencia la batalla a la brutalidad de una fiera como es el toro. El sacrificio del torero llama a los espíritus empeñados en las grandes conquistas para los hombres. Su ascesis sigue siendo necesaria en una sociedad frágil como la nuestra, adocenada y depilada, que se conforma con lo vulgar y lo sencillo. Someter a la fiera con la inteligencia y con el valor, con la pretensión de encontrar elementos artísticos en la lidia, para compartir con el público y transmitir una emoción sobrecogedora, es el fin ultimo del oficio del toreo. El rito taurino tiene que ver fundamentalmente con la verdad. Se apuesta el todo por la nada, intentando encontrar en ese sacrificio gratuito, la transcendencia de los valores que representa la forma torera de estar en la vida.

Los taurinos respetamos a todos los que no entienden nuestra pasión. Comprendemos que la verdad descarnada de este rito les pueda ser contradictoria. A lo largo de los siglos en España la crítica a los toros se ha ejercido con diferentes ropajes, desde el ilustrado en antaño al animalista de la actualidad. La misma nunca ha querido defender realmente a este tipo de animal tan particular e ibérico, su interés ha sido el de despreciar la forma taurina de ser español. Y ahí, siempre han encontrado la réplica. Muchos políticos de nuevo cuño, como la actual diputada provincial de Málaga Ahora, saben que con la crítica demagógica pueden alcanzar una notoriedad que no podrían tener de otra manera. Ha pedido esta semana que en un presupuesto de decenas de millones de euros, gastados fundamentalmente en los sueldos de los funcionarios, y los representantes electos y sus personas de confianza, los míseros miles de euros dedicados al mundo del toro se dediquen a políticas sociales. Su interés no es la defensa real del animal en concreto, sino los escasos minutos de gloria en los medios de comunicación que le concede su posición demagógica.

Los taurinos descubrimos antes a un demagogo que a un cojo.

 

 


 

 

 

INFO CNOG 25 aINFO CNOG 25 bINFO CNOG 25 c

 

 


 

 

FAMILIAS

Las cuentas claras

30 millones de euros: la verdadera razón del divorcio de El Cordobés

Manuel Benítez, Martina Fraysse y su hijo Manuel. GTRES

Manuel Benítez y Manuel Díaz se sometieron ayer en Córdoba a las pruebas de ADN

Martina Fraysse querría proteger el patrimonio de sus cinco hijos antes de que se sume un heredero más

  • MARÍA EUGENIA YAGÜE

16/04/2016 04:42

Este viernes, Manuel Benítez El Cordobés y Manuel Díaz, apodado también El Cordobés, se sometían en el Hospital Universitario de Córdoba a sendas pruebas de ADN. Los resultados demostrarán definitivamente si Manuel Díaz tiene razón al demandar al veterano torero para que reconozca que es su padre.

La extracción de sangre a cada uno de ellos se ha hecho con apenas dos horas y media de diferencia y en presencia judicial. Las conclusiones de estos análisis estarán listas dentro de una semana y serán determinantes en la vista que se celebrará el próximo 28 de abril en el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Córdoba, donde se trata la demanda de paternidad interpuesta por Manuel Díaz contra Benítez.

¿Es el final del penoso intento de un hijo por tener un padre con todas las de la ley ? ¿O es el principio del fin de uno de grandes mitos de la España del siglo XX?

A sus 80 años, Manuel Benítez se encuentra solo, con una esposa que le deja después de 52 años juntos, los cinco hijos del matrimonio tomando partido por la madre, y sin acceso a su gran fortuna.

La sentencia de ese juicio que Benítez ha intentando evitar durante años, puede ser también su liberación. El Cordobés parece haber aceptado, por fin, que no tiene más remedio que reconocer a ese hijo que se le parece como una gota de agua a otra, que tiene sus gestos y su talante, y que torea con la misma gracia y valentía que lo hacía su padre. Algo que no han conseguido los hijos nacidos dentro del matrimonio de Benítez con Martina Fraysse (71 años).

Son chicos bien parecidos, educados y con estudios, pero que no han destacado en nada importante. También es complicado ser hijo de un mito, pero todo el entorno de Manuel Benítez cuenta que al torero se le llenaban los ojos de orgullo viendo en televisión las lucidas faenas de su presunto hijo.

Manuel Díaz ha ofrecido públicamente acoger en su casa a ese padre que nunca le abrazó. Y quién sabe si el viejo matador de toros no acabará aceptando el único hogar donde podría tener la familia que le ha abandonado.

El Cordobés dejó el domicilio donde convivía con su esposa y sus cinco hijos, y pasó un mes acogido en la finca extremeña de un compadre. Hasta que hace unos días, regresó a Córdoba para empezar a vivir por su cuenta y en solitario.

Se dice que una mañana fue al banco a sacar dinero y se encontró con que sus cuentas estaban bloqueadas. Su esposa Martina quería blindar hasta el último céntimo que pudieran corresponderles a los dos hijos que Manuel habría tenido fuera del matrimonio, María Ángeles Benítez Raygon, que lleva sus apellidos desde hace años, y Manuel Díaz, a punto de ser reconocido como su hijo legal.

Parece que el desencadenante del conflicto familiar que puso fin al matrimonio del torero, ha sido el temor de Martina Fraysse a esos hijos nacidos de las antiguas relaciones de su marido.

Por otra parte, siente que debe proteger a una de sus hijas, Martina, que tendría algún problema de salud y necesita más que ningún hijo el cuidado de sus padres.

Martina Fraysse, la francesa que llamaban ‘la pantera’ por sus ojos verdes y la fiereza de su carácter, consiguió que El Cordobés pusiera a nombre de su esposa todo su patrimonio inmobiliario y sus empresas radicadas en Córdoba, valorado todo ello en cerca de 30 millones de euros.

En los registros mercantiles y de la propiedad, Fraysse figura como consejera, presidenta y secretaria de todo el entramado empresarial y económico generado por los éxitos de su marido. Ella tiene la llave de la economía doméstica, es ella quien dispone del presente y del futuro de todos los bienes.

Y parece que fue ella quien animó siempre a Manuel a que se negara a reconocer a más hijos de sus anteriores amoríos. Esta vez, el torero sabía que no podía evitar el juicio ni negar por más tiempo al hijo que espera su reconocimiento.

Y ante la posible debilidad sentimental de su marido, Martina ha querido proteger la fortuna de sus hijos a costa de romper a la familia.

 


 

Domingo Hernandez Castillo

hildaCon mucho cariño y respeto para Hílda Tenorio:¿por que dejó de gustar?.debe verse en vidéos y espejearse,ahora codillea con el capote y los toros repetidores la ponen en apuros(también con el capote se manda) y con al muleta está abusando del pico y no liga como antes,ahora da tres muletazos y se va;.la encerrona gran oportunidad para mostrarse,pero requiere mas que suerte,le deseo lo mejor,¡SINCERAMENTE! .

 


 

 

 

 


 

 

El palco

La honradez por bandera

Por Rafael Comino Delgado
Más artículos de este autor

Por ser como es, como torero y como persona, Padilla está donde está después de muchos sufrimientos y mucho esfuerzo. Acaba de abrir la Puerta del Príncipe y dentro de unas semanas irá a Madrid. Yo le pido a Dios que le ayude y pueda abrir también la puerta grande de Las Ventas.

Ha habido, hay y habrá toreros con gran honradez profesional, pero con más que Juan José Padilla no los encontraremos. Es un caso único, excepcional, de pundonor, de entrega, de ilusión, de honradez en la plaza, después de 22 años de alternativa.

Cuando Padilla se pone el vestido de torear se transforma en un héroe, un ciclón, que da en la plaza todo lo que humanamente se puede dar. Da lo mismo cómo sea el toro que tiene delante. Tiene su tauromaquia y la aplica según el caso, pudiéndose contar con los dedos de la mano, y sobran, las tardes que no sale triunfante.

Su toreo podrá gustar más o menos, pero él tiene sus seguidores, su público, al que jamás defrauda.

El que compra una entrada para ver al maestro Padilla sabe que le devolverá, en el ruedo, hasta el último céntimo y mucho más.

Pero no es sólo eso. Les recomiendo que le observen durante la corrida y comprobarán que, tanto si es director de lidia como si no lo es, está siempre pendiente de todos los detalles, de todos los compañeros, con su capote presto a hacer el quite oportuno para, en definitiva, ayudar a que todo transcurra normalmente.

Ahora acaba de abrir la Puerta del Príncipe, un sueño de todo el que se viste de torero, un logro que muchas figuras no han conseguido en toda su vida. Pudo salir por esa emblemática puerta en loor de multitudes, aclamado por la afición como un coloso, como un héroe; solo él sabrá lo que sintió en ese momento, pero su cara denotaba enorme emoción.

Me alegro mucho por ello, porque creo que se lo merece con creces; me alegro por todo lo bueno que le pase al maestro Padilla, porque es un hombre extraordinario y un gran torero.

Dentro de unas semanas irá a Madrid. Yo le pido a Dios que le ayude y pueda abrir también la puerta grande de Las Ventas. Con toda seguridad que por él no va a quedar; su entrega será total, como siempre, y como le ayuden los toros lo conseguirá.

Por ser como es, como torero y como persona, está donde está después de muchos sufrimientos y mucho esfuerzo.

Enhorabuena y suerte maestro.

 


 

 

La revolera

Regreso heroico de Castaño

Por Paco Mora
Más artículos de este autor

El personaje de la tarde ha sido el salmantino-leonés, que con su sobriedad característica ha afrontado el duro y difícil reto con la solvencia que tiene más que acreditada, pese a que su segundo ha sido uno de esos Miuras que piden el carné de identidad.

El público que despedía hoy la Feria de Abril de Sevilla, cerrada con los toros de Zahariche, ha recibido a Javier Castaño al finalizar el despeje de las cuadrillas con una ovación de gala en reconocimiento a la hombría que ha puesto de manifiesto reapareciendo, después de su grave enfermedad, con corrida de tanto compromiso. Con las visibles huellas de un intensivo tratamiento quimioterápico, Castaño ha vuelto a ser el valiente que siempre fue, demostrando que no comparecía en La Maestranza buscando alivios de ninguna clase. Es más, de haberle acompañado las posibilidades de su lote el éxito le habría sonreído. Así y todo ha resuelto la papeleta con una alta carga de dignidad y disposición.

De la labor de Rafaelillo y Escribano encontrarán ustedes cumplida información junto a este billete. Pero para mí, el personaje de la tarde ha sido el salmantino-leonés, que con su sobriedad característica ha afrontado el duro y difícil reto con la solvencia que tiene más que acreditada, pese a que su segundo ha sido uno de esos Miuras que piden el carné de identidad. Uno se pregunta una vez más, a la vista del gesto y actitud de este torero, de qué material estarán hechos los hombres que se visten de luces. Pese a la escasa colaboración y peligrosa condición de sus dos adversarios, Castaño se ha mantenido firme y con la cabeza clara, sin dejarse vencer por la dureza que para él suponía reaparecer ante un público como el de la plaza del Baratillo y en su Feria de Abril. De la pasta de este recio matador de toros debió estar hecho Rodrigo Díaz de Vivar “El Cid Campeador”. Que por cierto fue el primer caballero castellano que alanceó toros bravos. Bienvenido a la vida, que tú sólo concibes vestido de seda y oro, Javier. Que la suerte te acompañe.

 

 


 

 

La revolera

Padilla o la fe que mueve montañas

Por Paco Mora
Más artículos de este autor

La Puerta del Príncipe de Padilla es la demostración de que Dios escribe derecho en renglones torcidos. Tanto dolor, tanta amargura, tanta capacidad de sufrimiento y tanta hombría de bien no podían quedar sin premio. La desgracia de Zaragoza pudo ser la estación término de un torero valiente, entregado y batallador, pero un hombre es mucho más que la materia física de que está hecho. Y Padilla ha demostrado que su carga interior, su alma de torero y su cuajo de hombre, eran capaces de vencer todas las dificultades. De levantarse y seguir. Sencillamente seguir, algo que suena tan natural y resulta tan difícil para cualquier ser humano que no esté hecho de la pasta que está hecho el jerezano.

La estampa de Juan José Padilla con los brazos en alto y la vista levantada hacia el cielo dándole las gracias al de Allí Arriba era solo un destello de la carga interior que le ha dado fuerza para superar todo lo que aquella maldita cornada destrozó en su cuerpo. Merecía ese triunfo y El que Todo lo Puede ha hecho que de los dos toros de triunfo de Fuente Ymbro uno haya sido para él. Y Sevilla ha sabido recompensar, con la gloria de esa salida en hombros, tanto padecimiento y perseverancia en la persecución del éxito contra viento y marea, con casi todo en contra, solo contrarrestado por su gran fuerza interior.

La Virgen de Montetoro, patrona de Menorca, que lleva en el pecho, seguro que algo ha tenido que ver también en su alegría de hoy. La única virgen del mundo que tiene recostado a sus pies un toro bravo. Se la traje de la isla hace tres o cuatro años y sé que Padilla siempre se encomienda a Ella con devoción, porque no hay nada que reafirme más la fe que haber tenido la muerte tan cerca. Y la Virgen que hoy le ha ayudado a conseguir una de las ilusiones mayores de su vida es muy milagrera, porque ya me dirán los que me conocen si no es un milagro diario que la mujer que me regaló una medalla con su imagen, cuando ambos teníamos apenas veinte años, me siga soportando cuando estamos ya jugando el segundo tiempo de la prórroga del largo partido de nuestras vidas.

También Ricardo Gallardo merecía que al menos dos toros de los seis que ha lidiado hoy en Sevilla embistieran como lo han hecho. Uno, el sexto, es para mí uno de los más importantes del serial sevillano de este año. Claro que eso no entra dentro del terreno de los milagros sino de lo natural. Porque el porcentaje de toros bravos que echa a las plazas al cabo del año el señor de Fuente Ymbro es apabullante. Ahí están los premios que consigue en tantas ferias de España. El Fino no tuvo con qué y sin harina no se pede hacer pan, pero ha dejado destellos de su torería. Y El Fandi, al mejor de la tarde, no le cortó las dos orejas porque se le fue la mano con la tizona.

 

 


 

 

QUÉ DICE UNA IMAGEN Más de mil chinos en Madrid

‘El año del Toro’

18/04/2016 18:08

Así lucieron el tendido bajo del 1 I JULIÁN LÓPEZ
MUNDOTORO > Madrid
El tendido bajo del 1 de Las Ventas lució el pasado domingo de una forma diferente. Acostumbrados a ver la sombra con un aspecto desolador -las entradas más caras son las más difíciles de vender durante la temporada venteña-, más de mil chinos llenaron ese vacío habitual para dar un toque de color y alegría a los tendidos.

De un tiempo a esta parte, es habitual la presencia de ciudadanos orientales y de otras nacionalidades en los tendidos en los festejos dominicales. También era un tópico que los chinos se iban al tercer toro… en esta ocasión aguantaron todo el festejo.

 

 


 

 

Lágrimas incontenidas
Autor: José Antonio Luna, Fecha: 15/04/2016

Son muchas las claves, pero uno puede adivinarlo porque más allá de los conocimientos que se puedan tener o no, la emoción -de un modo espontáneo- corre muy hondo y se pierde en los adentros. A cada nueva escena sube el nivel de exaltación y entonces, lo que era un vacío en las entrañas se convierte en un nudo en el gaznate y luego, las lágrimas incontenidas resbalan mesuradas cuesta abajo. No se puede hacer nada al respecto, si acaso, fumar.
Manuel Escribano se fue a recibir frente a la puerta de chiqueros. En cuanto el toro acometió a la larga cambiada que develó el regalo que nos ofrecía el destino, nos enteramos de la bella lámina del cárdeno claro. Hondo, bajo de agujas, con mucha bola en el cuello, la vuelta de pitón necesaria para hacer patente su sangre Del Saltillo y la cara bonita que tienen los ejemplares de Victorino, un toro guapo. Escribano largó tela a verónicas inmensas  hasta rebasar el tercio, allí, recogió el horizonte en una media que guardó a la cintura. Después, la voluntad de embestir de “Cobradiezmos”, metiendo los riñones y ondeando el rabo, quedó manifiesta en dos arrancadas alegres al caballo. En la muleta, el gris -que así se ha puesto de moda nombrar a los toros de este pelaje- fue conmovedor. En cada embestida fundamentada en su celo conjugó junto a Escribano la firme intención estética, como si supiera que de esas cosas se trata la lidia y quisiera cooperar en la creación de una obra de arte inmensa.
Al mismo tiempo, como el matador lo toreo con lealtad, el animal ofreció a cambio una nobleza sublime. Su bravura no permitió que en ninguna invitación escatimara la embestida. Al final, una vez que le fue perdonada la vida, se marchó muy digno siguiendo de lejos a los cabestros, juntos pero no revueltos, que la casta es la casta.
Pasaporte privilegiado para ingresar al reino de la belleza, el toreo no es propiedad de los toreros, es un don que nos regalaron los dioses. Las faenas excelsas –y esta lo fue- no se hacen ni se producen, ni siquiera se bordan como se dice en el ambiente, sino que se crean en una trilogía y son el resultado de un encuentro entre tres voluntades, la del toro, la del torero y la del público que acompaña en coro y da fe. Dicen que Beethoven escribió: “Lo más bello que hay en el mundo es un rayo de sol atravesando la copa de un árbol”, pero, lo dicho y atribuido al romántico no es cierto. Todavía hay algo más hermoso y es la embestida bravísima y clara de un toro de hechuras armoniosas y bien toreado, que furioso y obsesivo persigue el trapo con los pitones y surca la arena con el morro largamente. Cuando eso sucede, es tan enorme la belleza que dan ganas de llorar.
La experiencia estética fincada en la verdad engrandece nuestra formación humana. Se es mejor persona cuando se ha admirado y sentido una gran faena. Es que en nuestro corazón se han batido en duelo oposiciones binarias: valor-miedo, belleza-atrocidad, verdad-mentira, honor-vileza, vida y muerte.
Uno va a los toros a emocionarse y en ese cúmulo de sentimientos volatizados, quizá, el que prevalece es el de la tristeza. Como aficionado, coleccionista voraz de recuerdos, nunca puedo evitar que junto al placer desbordado que provoca el dar con una pareja como “Cobradiezmos” y Manuel Escribano, tras la sorpresa de reconocer que ese es el momento tantas veces añorado y con el goce vibrante de admirar con inevitable asombro como un muletazo se enhila al otro espléndidos en el temple y la ligazón, en esos momentos me invade una tristeza muy dulce. El toreo es un arte fugaz y anacrónico, por ello, al placer del disfrute estético siempre lo acompaña una singular melancolía. Una añoranza sosegada, la que también nos deja el saber que la vida, a pesar de sus aflicciones y desencantos, vale mucho la pena. Bajo el polvo de los recuerdos, la memoria está llena de nostalgia, por eso, en la exaltación se llora.

 

 


 

 

Toreadores en pantalla

El Toro en México

Bardo de la Taurina

 No podemos o más bien no debemos, sustraernos a eso que nos mantuvo atentos los días pasados y que lo fue la Feria de Sevilla. Y nos debemos de detener en ella para que no sea tan solo pasado, sino que debe de ser recuerdo por haberse registrado dentro de ella pasajes de trascendencia dicotómica, unos excelsos, como los que brindó el adonis de Chiva Enrique Ponce, otros geniales como el muralismo de José Antonio Morante, algunos académicos y espartanos como los que aportó Julián López ‘Juli’, uno más enjundioso como el que protagonizó Roca Rey, ‘Cobradiezmos’ y su deudor Manuel Escribano y uno francamente ajeno a Sevilla que lo fue Juan José Padilla, más vayamos con lo que vamos a guardar en el álbum.

 

Abriendo con el capítulo de la maravillosa excelsitud que en el toreo se llama arte y que en Enrique Ponce viene además adosada con el asolerado aroma de su vid, lo que hará que en Sevilla se le catalogue como de cosecha superior, máxime que su encanto se dio después de que sabiamente encontró la fórmula del elixir, con la diferencia de que en el mundo de la perfumería lo más fino viene en frasquillos pequeños y Ponce lo presentó en el más bello de los alberos, que es la Real Maestranza de Caballería.

 

La feria desde un principio y sobre el escritorio fue diseñada para el de Puebla del Río, José Antonio Morante, torero que como mayor mérito, tiene el haber creado la estirpe ‘Morantista’, que esto es muchísimo decir y además goza de tintes de genialidad, así de claro, y quien no lo quiera entender, pues se indigestara al tener que recordar que Morante estuvo en Morante y eso es haber estado, en estado de gracia. El que tardó en llegar varios toros, pero como en el cuento, apareció la sortija y el sevillano se ciñó la corona real y fue llevado en volandas hasta sus aposentos, donde descanso de la ratificación monárquica.

 

Julián López ‘Juli’ dicho llanamente y pa’ que todo mundo lo entienda, estuvo como lo que es, un ‘perro de caza’ al que nada ni nadie se les escapa y como además es tan generoso y celoso, mostró las más filudas de las agallas, no exentas de brillo hermoso, y siempre poderoso como el que más, con un solo pecadillo, por un instante parpadeo y lo pago con una nalga trasquilada, lo que tomo como si fuera un pellizco y nada más, pues lo demás ya lo había rubricado a como se le dio la gana, toreando y no recurriendo a melodramas baratos.

 

¡Agárrenlo que anda suelto! es el inca Andrés Roca Rey, el que en su sangre, en su mente y en su corazón, trae hasta adentro tatuado el firme propósito de que esto del toreo no es pa’ todos y si exclusivamente para los elegidos, que como él, en el albero sevillano, con ambas telas demostró que está pa’ esa liga la que desde ¡ya! lo recibe con los aplausos del reconocimiento, pues lo que hizo, es precisamente lo que hay que hacer, ahora se tomará unos días de vacaciones en México, lo cual hará, haciendo adobes, sin importarle en donde ni con quien, pues este torerazo después de alternar con los monstruos ya anda más cómodo que un sultán en bata de seda por el jardín de los cerezos.

 

‘Cobradiezmos’ y/o Manuel Escribano, no diré por ser obvio a que nivel estuvo o a cual debió de haber estado, el modesto toreador ante el torazo de Victorino Martín, lo que si asentare, más que del orden taurómaco es del carrete de la fe, pues después de haber sacado el incienso y la mirra, ante el todo del toro, quedo convencido que la suerte o si existiera un ser supremo, no rondó en Sevilla esa tarde cayéndole el premio mayor a cualquiera de los dos Reyes Magos que estaban en el elenco, Ponce o Morante quienes habrían esculpido una obra de arte conjuntamente con ‘Cobradiezmos’ que en estos momentos estaría siendo perpetuada en oro macizo, en el mismo copete de la Torre de oro o hasta de la misma Giralda.

 

Padilla como buen pirata le birlo las peludas al que debía de poner orden y de refilón echó andar la sinfónica y armo un guateque que le alcanzó pa’ aflojarle las bisagras al Portón del Príncipe y por él se fue en volandas con esa estampa de bandera de la piratería en el más amplio de los sentidos y si hay que decir que su ‘Triunfo’ le va a valer pa’ sostenerse en la mar embravecida en la que por lógica más temprano que tarde va a sucumbir, pues las modas cómo llegan desaparecen y ésta, ya se alargó demasiado y que conste que su presencia en templos del arte como en el albero áureo, no es imputable al gladiador, pues como dicen en México, ‘No tiene la culpa el ‘jerezano’ si no quienes lo hacen compadre’.

 

 


 

ABC

Las mejores imágenes de las corridas de la Feria de Abril (Parte I)

Las grandes faenas de Morante o Ureña, el indulto del victorino «Cobradiezmos»… Todo eso y mucho más. Fotos: Serrano, Raúl Doblado y Agencias

 

 


 

 

Los lunes 11 p.m. en Proyecto40 con y

 


 

 

El Ing. Osvaldo Sánchez de la empresa Grupo Vi Os Comercial,  ofrece PASTA DE CARTAMO, adjunto la carta oferta.

Saludos cordiales.

image a001

 

PASTA DE CARTAMO[1]

 

 






 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: