Breves Noticias Taurinas

9 Mar

 

El día de ayer al inicio de la Junta mensual del  Consejo Directivo de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia y en presencia de Don José Miguel Llaguno Gurza hijo de nuestro amigo Don José Julian Llaguno I. quién falleció el pasado 26 de Febrero y a quién se le rindió un minuto de silencio en su memoria por los Directivos de esta Agrupación Ganadera, estuvieron en ese momento Don Manuel Sescosse, Don Ignacio Pliego E., Don José María Arturo Huerta O., Don José Manuel Fernández C., Don Carlos Castañeda G., Don Manuel Espinosa A. y Don Ian Espinosa.

IMG-20160309-WA0003

IMG-20160309-WA0002

IMG-20160309-WA0000

IMG-20160309-WA0001#1

 

 


 

 

cada miercoles un capitulo de….

 

VIDA Y LIDIA DEL TORO BRAVO

 

I QUIÉN ES EL TORO Y DONDE SE LE ENCUENTRA

 

La aparición de la bravura

 

El cristianismo y la caballería, durante la Edad Media, impusieron la transición del toro sagrado al toro lúdico. Sin llegar a perder del todo su ancestral condición misteriosa, el toro desacralizado es ya una singular pieza venatoria que permite convertir la lucha en juego coreografico y prologar el instantáneo momento del disparo. De ahí, la recomendación de su ejercicio hecha a los caballeros por Alfonso X, en su Ley de Las Partidas. Aunque la invención y práctica de un toreo primario, inicial, resulte mas factible en los juegos de a pie, ejecutados por los mozos en las calles de los pueblos en fiesta, o en los encierros, camino los toros del matadero. Es indudable que hubo un instante en que un mozo se paró, llama al toro, lo dejó llegar y cuando éste entró en su jurisdicción, lo quebró. Y parece cierto que ese instante, deslumbrante y mágico, en el que el hombre asume la violencia del toro y la bulla, marque el nacimiento del toreo. Pero no corresponde ahora hablar de la tauromaquia, sino del toro que la procuró. ¿Por qué pervivio el toro agresivo, luego derivado en bravo, en el campo peninsular y en el sur de Francia? ¿Por qué no murió como en el resto de Europa? ¿Por qué se perpetuó en lberoamérica? Por una sola razón, el hombre de este rincón europeo y de la América hispana lo preservó. En España coadyuvaron a ello una pobre demografía, su aislante y encrespada orografía, las glandes masas forestales e inhóspitas marismas que sirvieron a las toradas de tranquilo hábitat. Durante la Edad Media había muchas zonas de nadie en la alta Castilla y después en La Mancha y en Andalucía, donde el toro campó por su respeto en amplios latifundios, así como, inversamente, el temprano minifundio norteño lo expulsó a las riberas del bajo Ebro. Vivieron en agreste libertad las vacadas landesas de probable origen betizu, así como el toro camargues, al amparo de las deshabitadas marismas del Rodano. En Andalucía, donde se tiene noticia muy antigua de sus toradas, poco se sabe de su toro medieval. Pero sí está ampliamente documentada su vida por el historiador Antonio Luis López Martínez, desde los siglos XVII y XVIII, integrada en la agricultura como fuerza de trabajo, como fertilizador de la cosecha cereal y como producto alimentario. Es entonces cuando se produce la escisión entre el toro agresivo y el domesticado. Para aquel reserva el ganadero, tanto en Andalucía como en otras zonas, un cercado que denomina “El Toril”, reducto de machos bravíos, al que acuden comisionados de Maestranzas, Juntas de Hospitales y Municipios, para la reseña de animales idóneos, destinados a juegos varios, corridas o toros de calle. Poco después, a finales del XVIII o principios del XIX, cuando la cotización de la bravura supera a la de la carne, el ganadero separa al toro agresivo del manso y crea la ganadería exclusivamente dedicada al toro de lidia. Entonces, ya en tiempos ilustrados, científicos y técnicos, da comienzo el trabajo del ganadero en busca de transformar la agresividad innata del toro en la bravura más apropiada para el toreo. Pero de esta escisión ha de subrayarse que, al menos en el toro ibérico, el origen genético del bravo y el manso es el mismo. Hace años lo pude comprobar con mis propios ojos en una pequeña placita que había en la Feria del Campo de Madrid, donde ocasionalmente los ganaderos de manso tentaban vacas avileñas, cárdenas salmantinas y otras palurdas. Las que embestian, que no eran pocas, se toreaban y desechaban, y las mansas, las más propicias para un tranquilo pastoreo, se aprobaban como vacas de vientre. Este tentadero a la inversa, demostrativo de la poca o nula distancia genética entre el ganado manso y bravo de Iberia, también es el opuesto al que acometieron los hermanos Llaguno en Mexico, donde todo el bovino había llegado de España, para crear a principios del siglo XX su ganadería de bravo y un nuevo encaste, luego llamado San Mateo. Tentaron varias centenas de las llamadas “vacas del monte”, en principio vacas mansas, y aprobaron la treintena de ellas que embistió y dió origen, mediante la cruza con machos de puro linaje Saltillo, a un vertiginoso proceso de bravificación similar al acometido en España durante ciento cincuenta años por los ganaderos de bravo. Y aqui hago un inciso: recuerdo que Pepe Dominguín, el mejor conocedor del toro que he tratado, me dijo la siguiente sentencia: Saltillo padrea y Veragua madrea. El tema daría para largo pero éste no es el sitio y además no quiero perder el hilo de la narración. Sí procede relatar una anécdota. La viví en el campo bravo madrileño, concretamente en la ganadería galapagueña de Juan José Rueda, durante un tentadero. Antes de que comenzara, el matador invitado, César Jimenez, se dirigió a Juan José: “Ganadero, cuando estaba en los corrales he visto una cabestra que me ha llamado la atención. Por sus hechuras y, sobre todo por su manera de mirar, diría que es brava, que va a embestir. ¿Podría echármela, a ver qué pasa?”. Sonrió el ganadero: “Está bien, cuando termine el tentadero la probamos”. Primera sorpresa, la cabestra remató en los burladeros cuando la llamaron. Luego, nos parecieron normales sus probaturas, su poca fijeza ante el capote, pero si volvió grupas en su primer encuentro con el caballo, después se comportó en el segundo y último, no apretó pero sí se dejó pegar: más caballo, con una cabestra, sería haber tentado al diablo. “Va a servir”, exclamó ilusionado el torero. Desde luego Ie tapó el mundo con la muleta, a la que siguió con aspera incertidumbre, pero al poco llegó la segunda y gran sorpresa: fue creciendo su embestida y la faena se hizo larga e intensa, a base de muletazos carla vez más obligados a los que la vaca, ¿cabestra?, respondió con creciente bravura. ¿Provenía aquel sorprendente animal de un cruce con bravo? , Ie pregunté a Rueda. No lo sabía, no había nacido en su casa. Para mí fue la prueba de que en España el manso y el bravo tienen un mismo origen, que la agresividad del bovino ibérico es innata y que su bravura es un hecho cultural, lo que la acción del hombre ha introducido dentro del animal, una genial, intuitiva especulación genética, mas artística que científica, y quizá más sabia, porque no renuncia a la lógica del metodo empírico y respeta con humana paciencia los caprichos del azar.

bravura 30

 

 


 

 

 

Los toros de Los Encinos para este domingo en la Plaza de Toros “Nuevo Progreso”

 

 


 

 

 

Especial: Encerronas más representativas

Por: Francisco Coello Ugalde | Especial
Miércoles, 09 de Marzo del 2016 | México, D.F.

La actuación en solitario de un espada capaz de lidiar y estoquear seis o más toros, supone entender esa gesta como “encerrona”. A lo largo de los tiempos, nos hemos enterado de sinfín de casos como el que aquí se presenta. Imposible no olvidar las célebres actuaciones de José Gómez Ortega o Rodolfo Gaona que marcaron la destacada línea de poder que hasta hoy, a 100 años vista, parecen todavía meta inalcanzable.

Luego vinieron otros muchos casos, entre toreros españoles o nacionales, que los ha habido en número importante. Sin embargo, lo que hoy comparto con ustedes es esa búsqueda, la que se va hasta el siglo XIX mexicano y de la que surgirán verdaderas sorpresas.

No solo seis, sino hasta ocho, e incluso hasta 10 toros llegó a despachar Bernardo Gaviño incontables ocasiones. Por entonces, a este y otros personajes, se les consideraba como auténticos “Gladiadores”, término que fue acuñado con el propósito de utilizarlo debidamente en la labor publicitaria que quedaba plasmada en carteles anunciadores de la época, mismos que fueron elementos “mediáticos” de enorme valor, pues en ellos era posible conocer a detalle, el desarrollo de espectáculos alucinantes.

Por ejemplo, llama la atención el que dio a conocer un festejo celebrado en la Plaza Principal de toros de San Pablo el domingo 6 de octubre de 1844: siete toros de Atenco. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. La empresa, deseosa de contribuir por su parte a la satisfacción pública por el feliz enlace del Escmo. Sr. Presidente General Don Antonio López de Santa Anna con la Escma. Sra. Da. Dolores Tosta, ha dispuesto una sobresaliente corrida de toros.

Una marcha militar y una salva de artillería que hará un fortín puesto al intento, anunciarán la llegada de la Escma. Sra. Presidenta. Pasado el despejo del circo, se lidiarán tres toros, y en seguida el mismo fortín repetirá la salva, descubriéndose un grupo de la América sostenida por los antiguos aztecas.

Estos, en celebridad de su digna presidenta, lidiarán con un toro, que en aquel acto saldrá adornado de listones y bandas, banderillándolo y dándole muerte con una macana de fuego.

Seguirán otros cuatro toros de la misma raza, y por fin de función se iluminará el fortín y dos pirámides, en cuyos remates se verá el retrato de la Escma. Sra. Presidenta y vivas a sus Excelencias. Por lo que este cartel pasaría por ser el primero en México con un registro tan específico como el de una “encerrona” en cuanto tal.

El 30 de enero pero de 1853, Gaviño actuó en la plaza del “Paseo Nuevo” en la ciudad de México, estoqueando ocho toros de Atenco, y para el 24 de abril siguiente en el cartel se anunciaba “Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Nueve toros de Atenco. Función en celebridad del feliz arribo del Exmo. Sr. Presidente de la República, general D. Antonio López de Santa Anna”. No conforme, ocho días después, el 1° de mayo, el gaditano fue partícipe en la gesta de lidiar 10 toros, también de Atenco. Los datos que sobre actuaciones heroicas de ese tipo y que se encuentran en mi libro son frecuentes. Veamos.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 10 de enero de 1858. Ocho o diez toros de Atenco y El Cazadero. Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 10 de junio de 1860. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. 9 toros de Atenco y toro embolado de la misma raza.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 1 de mayo de 1853. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. 10 toros de Atenco. Toro embolado y fuegos de artificio.

Justo cuando Bernardo contaba con 64 años de edad, los mismos que ahora tiene Rodolfo Rodríguez “El Pana”, y cuya reciente “encerrona” en Texcoco es motivo la presente colaboración, debo recordar que en 1876, el de Puerto Real acumuló las siguientes actuaciones:

PLAZA DE TOROS DE TLALNEPANTLA, EDO. DE MÉXICO. Domingo 11 de junio. Toros de San Diego de los Padres. Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

De las páginas gloriosas en el libro de los recuerdos para San Diego de los Padres, aparecen los toros “Gendarme” y “Flecha”, lidiados en Tlalnepantla, al parecer el domingo 11 de junio de 1876, cuando visitaba nuestro país don Carlos VII de Borbón.

Clementina Díaz y de Ovando, en su libro Carlos VII EL PRIMER BORBÓN EN MÉXICO, relata el acontecimiento.

“El domingo 11 (de junio de 1876) don Carlos asistió en Tlalnepantla a una corrida de toros. Muy príncipe, pero llegó a su palco como cualquier plebeyo, entre pisotones y empujones. La gente de sol lo ovacionó a su manera gritándole indistintamente; ¡don Carlos! O ¡don Borbón! Los bichos resultaron bravos, un picador y un banderillero se lucieron, y “un chulillo hábil y valiente manejó la capa como el barón Gostkowski el claque”.

Don Carlos estuvo muy cordial con los que le ofrecieron la fiesta, llamó a su palco al banderillero y al picador (y como veremos después, al propio Gaviño), y los premió con esplendidez. El picador bien lo merecía ya que realizó toda una proeza, según reseñó La Revista Universal el 13 de junio:

“La hazaña del picador merece contarse: embistió el toro y resistió el de a caballo bravamente; ni él se cansaba de arremeter; ni el hombre de resistir; al fin, desmontándose hábilmente sin separar la pica de la testuz, el picador se deslizó del caballo, se precipitó entre las astas del toro, soltó la púa, se aferró con los brazos y las piernas de la cabeza del animal, y mantuvo todavía algunos minutos completamente dominado y sujeto contra el suelo por un asta. El de la hazaña fue objeto de grandes ovaciones: ¡si al menos el mérito de la lucha hubiera salvado al mísero animal!”

Pero faltaba que Enrique María de Borbón llamara a su palco a Bernardo Gaviño a quien regaló una petaquilla y le dijo: “Con estos toros no se echan de menos los de España”.

PLAZA DE TOROS DE TLALNEPANTLA, EDO. DE MÉXICO. Domingo 18 de junio. No se indica la procedencia de los toros. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. La noticia podemos confirmarla en El Monitor Republicano del mismo día.

PLAZA DE TOROS DE TLALNEPANTLA, EDO. DE MÉXICO. Domingo 22 de octubre. En El Monitor Republicano del 20 de octubre de 1876, p. 3 aparece la siguiente nota:

“El incansable Bernardo Gaviño ofrece, para el próximo domingo en Tlalnepantla, una gran corrida de toros. Aviso a los que gustan presenciar esos bárbaros espectáculos”.

PLAZA DE TOROS DE TLALNEPANTLA, EDO. DE MÉXICO. Domingo 29 de octubre. Grandiosa función. Arrogantes toros de San Diego Caspe. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. La función comenzará a las tres y tres cuartos en punto con tres arrogantes toros de muerte y uno de cola. Se dará fin con la chistosísima mojiganga de Aguadores y Galopinas, los que lidiarán un torete de la misma raza. La banda de Zapadores cubrirá los intermedios. (Nota aparecida en El Monitor Republicano, D.F., del 29 de octubre de 1976, p. 4).

De igual forma, no dudo que toreros como Pablo Mendoza, Lino Zamora, Abraham Parra “El Borrego” o Tomás y José María Hernández hayan conseguido otras tantas hazañas como las que eran cosa cotidiana para Gaviño. Lamentablemente los registros de estos “gladiadores” son mínimos debido a que la prensa de la época, sobre todo en la segunda mitad del siglo XIX tuvo un comportamiento irregular, marcado por las tendencias políticas e ideológicas de aquellos tiempos, aunada a un rechazo natural, lo que significaba esa reducida cobertura taurina, basada en notas brevísimas, las más de las veces cargadas de opiniones adversas, pero entendibles a la luz del cambio que se estaba dando en el país por aquel entonces.

En el caso de Ponciano Díaz, también es bueno apuntar algunas cosas que abonan el tema tratado el día de hoy. El de Atenco y su cuadrilla actuaron infinidad de ocasiones enfrentando a cinco, seis o más toros según la costumbre de aquellos tiempos, alternando dicha lidia -lo mismo que ocurrió con Gaviño- con esa presencia intermitente de jaripeo, coleo, mojigangas, toros embolados, fuegos de artificio y hasta el “loco” o payasos. De una tabla de actuaciones que he reunido a lo largo de poco más de 30 años, ahora puede saberse que Ponciano se presentó, por ejemplo la tarde del 7 de noviembre de 1886 en la plaza de toros de Tlalnepantla, donde lidió seis ejemplares de Santa Isabel, o que el 27 de mayo de 1888 también enfrentó otros seis, procedentes de la hacienda de Jalpa en la plaza de Bucareli.

O esas otras presentaciones en Pátzcuaro y Morelia entre el 16 y el 24 de septiembre de 1893, donde lidió ejemplares de Paramuén y La Huerta. Allí está el registro de una presentación más, ahora en Monterrey, la tarde del 24 de diciembre de aquel mismo año con seis de Atenco. Finalmente, la tarde del 18 de abril de 1897 en Bucareli, enfrentando seis de San Diego de los Padres, último registro con estas características, a dos años antes de su muerte, por cierto ocurrida un 15 de abril de 1899, con lo que para esa fecha muy próxima ya, se estarán conmemorando 117 años de su deceso.

Como se habrá podido comprobar, la historia es un recipiente inagotable de conocimiento, el cual nos ha permitido compartir datos, siempre tan interesantes para entender la manera en que se comportó la tauromaquia mexicana, la de hace poco más de siglo y medio. Gracias por su atención, y hasta la próxima.

Para mayor información, no dude usted en acudir a: APORTACIONES HISTÓRICO TAURINAS MEXICANAS (https://ahtm.wordpress.com/), donde encontrará más datos al respecto, y otra larga relación de asuntos que serán de su mayor interés.

 


 

 

 

Nevando en desde 1997 no se veían copos ahí

 

 


 

 

 

Así lució la Plaza de Toros Monumental Zacatecas con la segunda nevada del año. Foto: Miguel Antonio Díaz


Aquí pueden encontrar el programa anterior, video del 7 de marzo:

 

 


 

 

 

ACTUALIDAD Para la presente temporada

Cambios en la cuadrilla de Joselito Adame

09/03/2016 17:23

Joselito Adame estrena cuadrilla para la temporada I MUNDOTORO
MUNDOTORO > Madrid

El matador de toros mexicano Joselito Adame ha cerrado su cuadrilla que le acompañará durante la temporada europea. Los banderilleros serán Tomás López, Miguel Martín y Fernando Sánchez, mientras que a caballo partirán Héctor Vicente y Óscar Bernal. El mozo de espadas será Juan Diezma y el ayuda Ángel Gómez. Jacinto Salazar continúa como representante de Espectáculos Taurinos de México en el apoderamiento.

 

 


 

 

 

Cultura – Música

Andrés Calamaro: «La izquierda se pasa por el forro el prohibido prohibir»

El músico argentino acaba de publicar «Romaphonic Sessions», un disco de versiones propias y ajenas grabado con su pianista Germán Wiedemer

Andrés Calamaro – THOMAS CANET.

PABLO CARRERO – @abc_esMadrid – 09/03/2016 a las 07:58:56h. – Act. a las 16:46:46h.

Tiene un nuevo álbum, «Romaphonic Sessions», grabado únicamente con su voz y el piano de Germán Wiedemer, en el que combina material propio procedente del repertorio de Los Rodríguez y de sus discos en solitario con versiones de Carlos Gardel o Astor Piazzolla. El compositor, instrumentista y vocalista Andrés Calamaro se dispone a arrancar en unos días su nueva gira española.

—Acaba de sacar un nuevo disco, en cuyas notas se sugiere que surgió de forma particularmente espontánea, ¿hasta qué punto ha sido este disco una sorpresa para usted?

—Un disco no debería ser sorpresa. Una auténtica sorpresa sería robarle protagonismo a los políticos y futbolistas con música. Es alarmante que los funcionarios y los cocineros hayan robado protagonismo cultural a los guitarristas y los toreros. Estamos viviendo una revolución blanda pero invertida. De momento.

—No es precisamente una novedad que abunde en una tradición musical alejada del rock anglosajón, ¿cuánto rock hay en un disco como este?

—Nosotros, los dos músicos que participamos en este álbum, tenemos rock en la sangre. Ni más ni menos. Tampoco se crea usted que el rock me importa como asunto excluyente. Espero con mayor interés la próxima novela de Michel Houellebecq que el próximo disco de… Neil Young.

—¿Qué significado tiene haberlo asociado a la serie «Grabaciones Encontradas»?

—Se entiende por «Grabaciones Encontradas» un disco de archivo. Las Grabaciones Encontradas nunca prometen ser lo que no son. En este caso, un ensayo en el estudio, grabado informalmente en dos tardes de mayo del año pasado.

—La portada recuerda a los discos de Blue Note… ¿buscaba esa especie de «solemnidad» para presentar el disco?

—Sería insolente decir que las portadas de Blue Note son casi tan interesantes como los contenidos musicales del sello; además, no es del todo cierto. Pero si que fueron una «revolución» gráfica y estética. Nunca antes se había presentado el jazz en envoltorios tan atractivos. No me di cuenta de que la portada contagiaba al disco de cierta solemnidad y no crea que la idea me disgusta del todo.

—«Mi enfermedad» o «Paloma» resultan particularmente emotivas en este formato, pero supongo que habría ocurrido igual con muchas de las canciones de su repertorio, ¿por qué aparecen estas y no otras? ¿cómo hizo la selección de canciones para el álbum?

—Es verdad que buscamos otro registro para estas canciones, que son mucho más reconocibles en su estética eléctrica habitual. La selección responde a nuestras buenas intenciones de establecer un repertorio, ensayarlo y presentarlo en San Sebastián en julio pasado.

—¿Cómo se lleva con su repertorio? ¿Hay canciones que adora y otras que detesta? ¿Cambia eso de un día para otro?

—No crea que tengo una relación tan «íntima» con mi repertorio, apenas lo escucho. No encuentro un momento apropiado para sentarme a escuchar mis propios discos. Si casualmente ocurre que escucho algo, digamos, en la radio, puedo sorprenderme. Incluso gratamente.

—Y al abordar canciones ajenas, ¿cuál es su disposición? ¿cómo se combinan entusiasmo de fan y respeto?

—Siempre con respeto por la obra y por el canto mismo.

—¿Diferencia sus distintas facetas como compositor e intérprete o ambas forman parte de un todo?

—Ambas «especialidades» son fragmentos de un todo. Originalmente soy un aficionado al rock y las músicas de vanguardia. Pero no tenía intenciones de vivir con mis padres hasta los treinta años, no señor. Y estamos hablando de Argentina en el peor escenario para ganarse la vida como músico. Lo de soltar amarras es una cuestión cultural mas que económica. Saber vivir… No se puede hacer una tortilla sin huevos.

—Su carrera transcurre desde hace décadas sobre todo entre España y Argentina, ¿hasta qué punto su identidad, su carácter es de un sitio o de otro, o tal vez de los dos a la vez?

—Mi carrera se apoya principalmente en Hispanoamérica; en México tenemos un mundo por delante y en toda Sudamérica me aprecian mucho y con categoría de leyenda viviente, un estatus formidable que agradezco con humildad. A España le cuesta reconocer sus propios méritos a menos que seas cocinero (lo antes dicho), quizás responde a la extraña lógica de querer comer sin engordar. Curiosamente, me desentiendo de las cuestiones de Argentina cuando estoy en Madrid, no leo los periódicos de allí, ni me importa el fútbol argentino, ni echo de menos la comida vernácula (que encuentro en Madrid)… En cuanto a mi identidad, estoy aceptando que quizás nunca tenga un hogar estable donde rodearme de mis instrumentos, mis libros, mis cuadros y los discos. Ya son tantas mudanzas que estoy resignado a ser un espíritu sedentario en un cuerpo nómada.

—¿Qué rasgos de la cultura y el carácter de España le resultan más atractivos?

—Me gusta la vida que se vive aquí. Caminar por calles silenciosas bañadas por el sol de Madrid por la mañana, comprar el periódico y los buenos alimentos. Viajar en transporte público leyendo novelas francesas. Los toros y el flamenco. El flamenco y los toros. Sevilla y Barcelona. Aquí se puede disfrutar de las pequeñas grandes cosas, como un cigarro y una cerveza (dos costumbres que me son ajenas pero que forman el paisaje). Lo importante de sentarse en una terraza es que las posibilidades que te atraquen con violencia sean las mínimas. Podemos ir al futbol y el peligro de que te peguen los hooligans es estadísticamente bajo; el estallido musulmán no es inminente, el correo funciona, los trenes son rápidos y limpios. La gente es abierta, tolerante y muy amable; otra cosa es la vida virtual, aquello que «existe» únicamente en la red… o el caldo del puchero de los políticos. Pero en la superficie la vida es otra cosa. Y en el fondo, vamos viendo.

—Se ha declarado admirador de la fiesta de los toros, cuando parece que existe una fuerte corriente de oposición a la misma, ¿qué significa para usted una corrida de toros?

—Soy decididamente taurino, declarado admirador de la tauromaquia, los maestros, la liturgia y la cultura folclórica que la rodea. Además conozco el campo ganadero, soy amigo de toreros y los aficionados me ofrecen respeto. Las corrientes animalistas viven en una nube de pedos que se amplifica -por mil- en las invasivas redes sociales. Sin internet los animalistas no tendrían donde derramar su intolerancia ni sería (el abolicionismo) un buen caldo para el puchero de los políticos. La «izquierda entrecomillada» odia la tauromaquia y se pasa por el forro aquel principio idílico del «prohibido prohibir». La corriente abolicionista es inquisitorial y puritana. En los tendidos soy un aficionado inesperado.

—Igualmente admira el flamenco, pero supongo que el flamenco es para usted otra cosa que un género musical, ¿no es así?

—El flamenco es un genero musical muy serio, pero también es una cultura, un modo de vida, un tránsito en el tiempo, un estado de ánimo. El espíritu flamenco es bohemio, es el swing puro, es terriblemente musical, es trágico y alegre. Es un tesoro cultural extraordinario.

—Cuenta con buenos amigos entre los músicos españoles, ¿se siente parte de esa generación a la que pertenecen Jaime Urrutia, Bunbury o Loquillo?

—No hay muchas cosas más importantes que la amistad y el respeto. Pero con El Loco, Enrique y Jaime tengo más que amistad y respeto; compartimos convicciones de identidad cultural, musical, ética y, si me permite usted, también morales.

—¿Qué música escucha?

—Jazz grabado antes de 1960 (soy flexible con la fecha): John Coltrane, Miles Davis, Thelonious Monk, Charles Mingus, Sonny Rollins, Sun Ra, Cecil Taylor (etcétera)… Esa quinta. Es la música que se me hizo costumbre. Pero cualquier día me despierto escuchando Juan Moneo con el toque de Periquín.

—Intuyo que no era una de sus mayores influencias, pero ¿le causó algún impacto la muerte de Bowie? Los grandes héroes musicales de los 60 y 70 se hacen mayores y en muchos casos nos van dejando, ¿qué le sugiere esa progresiva desaparición de los músicos que hicieron que el rock fuera lo que fue o lo que es hoy?

—La progresiva desaparición de los músicos me parece una autentica mierda. Perdón por la expresión pero estoy totalmente en contra de la finitud de la vida.

—¿Echa de menos el espíritu que había en la música en tiempos quizá más ingenuos y más puros?

—Caramba, ¡no! Nunca fui demasiado puro porque a ser puro también se aprende con el tiempo. Nunca fui demasiado ingenuo tampoco. Tengo buenos recuerdos pero también buenos olvidos.

 

 


 

 

 

ENRIQUE PONCE VIVIR EN TORERO

 

 

 


 

 

 

Toros

La Fundación del Toro estudia acciones legales «inminentes» contra la prohibición en Baleares

Subrayan que la abolición de las corridas supondría «una flagrante ilegalidad»

Rivera Ordóñez, en Palma de Mallorca – ERNESTO AGUDO

ABC.ESMadrid – 09/03/2016 a las 15:00:51h. – Act. a las 17:39:51h.

La Fundación del Toro de Lidia estudia acciones legales inminentes contra la Proposición de Ley que pretende prohibir los toros en Baleares. Tras la presentación en la mesa del Parlamento balear el pasado 3 de marzo de una proposición de ley para la modificación de la Ley 1/1992, que regula el bienestar de los animales que viven en el entorno humano (apoyada por Podemos, Més por Mallorca, Més por Menorca y el Grupo Socialista), los servicios jurídicos de la Fundación del Toro de Lidia estudian posibles acciones judiciales contra lo que consideran “una flagrante ilegalidad”.

El bufete de abogados Cremades & Calvo-Sotelo subraya que, a diferencia de la Proposición No de Ley aprobada en febrero en el Parlamento balear, esta Proposición de Ley, en caso de ser aprobada, sí tendría efectos jurídicos y por lo tanto sería susceptible de recurso.

Los servicios jurídicos de la Fundación consideran que la prohibición de los espectáculos taurinos en Baleares “supondría un claro ataque al ordenamiento jurídico vigente, entre ellos la Ley 18/2013 que regula la Tauromaquia como Bien de Interés Cultural y varios artículos de la Constitución Española, entre ellos el 44, el 46 o el 149.1”.

Dado que esto supone “una evidente confrontación de competencias entre una norma autonómica y la legislación estatal”, y que “la competencia para la prohibición de espectáculos públicos no corresponde en ningún caso a las comunidades autónomas”, la Fundación del Toro de Lidia estudia iniciar acciones legales incluso antes de la tramitación parlamentaria de la Proposición de Ley mencionada.

Los servicios jurídicos de la Fundación recuerdan que “todos los representantes públicos están sometidos al imperio de la Ley, y su incumplimiento puede derivar en graves infracciones administrativas”.

 

 


 

 

 

OTICIAS Arnás y Mora hablan de periodismo y toros

‘Hubo tiempos en los que una gran crónica consagraba a un periodista’

09/03/2016 16:04

Protagonistas del Segundo mano a mano de 2016 I TOROMEDIA
MUNDOTORO > Madrid

El matador de toros Juan Mora y el periodista Federico Arnás han sido los grandes protagonistas del segundo Mano a Mano de la Fundación Cajasol de este año 2016, abordando el tema ‘El toro y la crítica taurina’. El acto fue presentado y conducido por el periodista y director de ‘Toromedia’, José Enrique Moreno.

Este ha sido el número 35 en la larga lista de los Mano a Mano de la Fundación Cajasol y demostró de nuevo que se puede hablar de toros desde muy diversas perspectivas. Este interesante encuentro ha servido para que el numeroso público que se da cita habitualmente en los Mano a Mano de Cajasol se acerque un poco más al mundo de la crítica taurina, además de otras facetas de la tauromaquia.

Los dos protagonistas, en un diálogo muy interesante y de gran altura intelectual, transmitieron todos los valores y aspectos positivos que tiene la tauromaquia y lo importante que esta ha sido en sus largas trayectorias.
Federico Arnás reconoció la importancia de la crítica taurina: ‘El periodismo taurino tiene cosas muy buenas de cara a desarrollar el oficio de periodista. Hay dos tipos de crónicas. Por un lado están las de las corridas de toros excepcionales y otras son las de las tardes donde no ha pasado nada y el escritor tiene que tirar de imaginación. Los mejores críticos son aquellos que, una vez pasado el tiempo, sus crónicas coinciden con la historia del toreo’.

El maestro Juan Mora ha sido objeto de numerosas críticas taurinas que guarda con cariño en su corazón: ‘Las crónicas y los comentarios me afectaban en mis inicios, pero ahora sé que tengo que tener fidelidad a lo que siento y por ello me quedo con lo que me llega al alma. Hubo tiempos en los que una gran crónica consagraba a un periodista’.

Los dos protagonistas consiguieron expresar de la manera más natural posible lo que el toreo es en sus vidas. Juan Mora, tremendamente profundo, habló a las claras de los sueños alcanzados: ‘Los toreros somos forjadores de sueños. El toreo es tan grande y tan misterioso porque no hay una explicación lógica. Lo que busco cada día como torero y como persona es la naturalidad. Lo natural es lo más cautivador’. El periodismo también construye sueños: ‘Los periodistas perseguimos igualmente un sueño, el de plasmar de una manera nítida todo esos pensamientos y conocimientos adquiridos’, explicaba Federico Arnás.

Si la naturalidad en el toreo es fundamental, el periodista Federico Arnás habló de la fragilidad como algo clave para la conexión entre torero y aficionado. ‘Es muy importante que el torero transmita un punto de fragilidad ante el toro. El que se sienta en el tendido delega en el que está vestido de luces lo que él haría como torero, pero no tiene valor para hacerlo. Cuando el aficionado está conforme con lo que ha hecho le aplaude y si no, le reprende’.
Los momentos que vive la fiesta son distintos de aquellos que el maestro Juan Mora disfrutaba en sus primeros años de sueños e interrogantes. ‘Escuchar hablar de toros en las tertulias taurinas me ayudó mucho. Ahora mismo no se habla de toros. El único sitio en el que se habla actualmente es en Twitter. De joven me alimentaba de la esperanza de y de la fe de que tenía condiciones para ser toreo’.

Todo llega cuando tiene que llegar, y en Madrid, en el año 2010, en ese natural interminable llegó ese momento. Juan Mora lo explica: ‘El toreo como el amor hay que esperarlo, la inspiración se presenta de improviso, pero cuando aparece todo fluye’.

El programa Tendido Cero, que conduce Federico Arnás en TVE, tiene 30 años de historia, siendo uno de los más antiguos de la televisión española. La vuelta, con normalidad, de los toros a la televisión pública es un deseo de muchos y el periodista quiso tranquilizar y aplaudir los pasos dados: ‘Vamos dando pasitos para que los toros tengan presencia en la televisión. Hay por contrato la obligación de dar dos corridas de toros al año en TVE. La audiencia nos respalda. Estamos consiguiendo introducir contenidos taurinos de las ferias más importantes en los informativos. Tenemos que gritar alto y claro que somos aficionados y que nos gustan los toros’, señala Arnás.

Los dos invitados, grandes comunicadores, consiguieron llegar al público y lograron que este 35º Mano a Mano de la Fundación Cajasol fuera una clase teórica que hizo las delicias de aficionados y curiosos que volvieron a llenar el salón de actos de la Sede de la Fundación Cajasol en la Plaza de San Francisco

 


 

 

 

 


 

 

 

La Revolera

Hombre bueno y político honesto

Por Paco Mora
Más artículos de este autor

Hablábamos de política pero sobre todo de toros, nunca renunció a su afección a la Fiesta, y hasta el fin de sus días ha sido un aficionado de calidad. Ojalá exista un sitio para el después de los hombres buenos y honrados, porque si lo hay seguro que él estará allí. Hasta siempre Toni.

Conocí a Antonio Asunción cuando sustituyó a Martínez Zato en la Dirección General de Prisiones, tiempos en los que yo andaba prisionero de la dirección de Interviú. Lo llamé para intentar que me permitiera hacerle una entrevista a Joselito, el “pequeño ruiseñor” de Beas de Segura radicado por amor en Utiel, que a la sazón andaba con las alas cortadas en la cárcel de Valencia. El “no” ya lo tenía. Nos citamos a almorzar en el restaurante La Cabaña de Madrid -ignoro si existe todavía- donde hacían unos arroces apoteósicos. En el aperitivo ya tenía el “sí” y allí nació una amistad que ha perdurado hasta su muerte. Cosa realmente fácil pues era un hombre educado, cordial y de una sencillez de trato fuera de todo protocolo. No iba de nada. Ni entonces ni cuando después lo nombró Felipe González, ministro del Interior, coincidiendo con el escándalo de aquel Roldán de infausto recuerdo.

Por cierto, que el día que decidió dimitir fui el primero en enterarme porque me llamó y me dijo: “Me voy porque yo no sirvo para que mi modesta biografía se mezcle con nombres que da vergüenza pronunciar”. Así era Antonio, Toni para sus amigos entre los cuales me consideré siempre, al margen de ideas y circunstancias personales. Un hombre bueno y un político honesto y consecuente con sus ideas. Abrió un camino que muy pocos han seguido, porque aquí todo el mundo aguanta carros y carretas para seguir en el momio.

La última vez que hablé con él fue el día de la reaparición de José Tomás en Valencia. Andaba aquellos días deshojando la margarita de afiliarse o no al Ciudadanos de Albert Rivera. Al final creo que declinó la gentileza y siguió al margen de la política activa. En nuestros frecuentes encuentros, casi siempre con manteles de por medio, hablábamos de política pero sobre todo de toros. Nunca renunció a su afección a la Fiesta, y hasta el fin de sus días ha sido un aficionado de calidad. Ojalá exista un sitio para el después de los hombres buenos y honrados, porque si lo hay seguro que él estará allí. Hasta siempre Toni.

 


 

 

 

Casa Toreros se hace cargo de la carrera de Rafael Serna

“Tengo mucha ilusión con este proyecto y espero no fallar”, declaró el sevillano en un concurrido acto

Por Carlos Crivell
Más artículos de este autor

La empresa mexicana Casa Toreros se hará cargo del apoderamiento del novillero sevillano Rafael Serna. Este miércoles se ha presentado en Sevilla este nuevo apoderamiento, según el cual Casa Toreros llevará los destinos de un novillero que cuenta con una salida por la Puerta del Príncipe de la Maestranza en 2014 cuando era novillero sin caballos, que debutó con picadores en Huelva el 3 de agosto de 2015 y que ha logrado llamar la atención en sus actuaciones en México en este invierno.

La presentación ha tenido lugar en la Lonja del Barranco y han asistido numerosos taurinos de Sevilla así como los medios de comunicación del mundo del toro También ocuparon lugar en la mesa el matador de toros Francisco Rivera Ordóñez, el novillero Rafael Serna y José María Almodóvar.

En el turno de intervenciones Pablo Moreno repasó la carrera de Casa Toreros desde que naciera hace ya casi cuatro años. Durante su breve intervención dijo que “estamos orgullosos de haber llevado la carrera de dos toreros como Joselito Adame y El Payo, dos máximas figuras del toreo en México, pero ahora nos toca apostar por Andrés Roca Rey y Rafael Serna”. Pablo Moreno también habló de su vinculación con Rafael Serna: “Lo conozco desde que era un niño, me une una vinculación muy especial con él, pero si no creyera ciegamente en él no apostaría de la manera que lo voy hacer”. El empresario dejó claro que José María Almodóvar seguirá en sus labores de apoderamiento. Por otro lado Juan Pablo Corona se mostró muy ilusionado con el proyecto: “Casa Toreros es la segunda empresa taurina de México y nos vamos a entregar en la carrera de Rafael”.

Por su parte, Rivera Ordóñez le dedicó estas palabras al joven novillero: “Voy a disfrutar de cada uno de tus triunfos como si fueran míos, Casa Toreros ha acertado plenamente con este apoderamiento”. José María Almodóvar, apoderado del sevillano dio las gracias a los empresarios de Sevilla y Huelva por su fe ciega en el novillero pero dejó claro que ya todo queda en manos del novillero.

Cerró el acto el principal protagonista, Rafael Serna, el cual se expresó de la siguiente manera: “Tengo mucha ilusión con este proyecto y espero no fallar. La primera cita es el 8 de mayo con la de Albarreal. Es un orgullo que una empresa de tanto nivel apueste por uno, les doy las gracias”.

 


 

 

 

Retwitteado por

| descarta investigar el caso Moreira ¿Te sorprende?

 


 

 

CINCOVILLAS

 

 


 

 

El Camino Hacia el Toreo en Tendido cero

 

 

 


 

 

Retwitteado por

Da clic en el link y aprende sobre la Ganadería en México.

 

 


 

 

 

Historia

Una Falla crítica con Joselito y Belmonte

Los toros estaban presentes en nuestra sociedad. El toreo era algo (y es) arraigado a la cultura española. La falla representaba a José y a Juan toreando caracoles como protesta por los toros a los que ambos se enfrentaban.
Por David Zamora
Más artículos de este autor
Miércoles 09 de marzo del 2016, 19:11h

Ahora que se acerca la Feria de Fallas de Valencia, recordemos un hecho que delata la gran relevancia que tenía la Fiesta en aquellos años, conocidos como “Edad de Oro” del toreo. El caso es que en 1.914 uno de los monumentos falleros que se levantaron en la ciudad tenía como protagonistas a las dos figuras del toreo del momento: los revolucionarios Joselito y Belmonte. Situada en la calle Montserrat y con su habitual carácter satírico, la falla representaba a José y Juan toreando caracoles como protesta por los toros a los que ambos se enfrentaban. Al fondo, se representa al que era empresario de la plaza, el señor Carballeda, contando los billetes ganados por semejante plantel. La foto la publicó el diario ABC el 21 de marzo de aquel año 14.

Sin adentrarnos demasiado en el análisis taurino, sí apuntar que Joselito ni mucho menos toreaba “caracoles”. Es decir, claramente siempre ha existido el debate sobre los toros que han toreado las figuras del toreo, pero Joselito no rehuía de ninguna ganadería. Más bien las pedía. Incluso, se encerraba una vez al año. Y no vayan a creer que con cualquier cosa, sino con toros de Veragua, Saltillo, Contreras, Martínez, Santa Coloma… ¡Eran otros tiempos! Esto da para un artículo aparte. Desde entonces han cambiado muchas cosas. Entre ellas la exigencia del aficionado, y aunque Joselito y Belmonte eran admirados, el aficionado aun no había perdido el norte de la Fiesta. Era la Fiesta de los toros. No de los toreros.

Pero volviendo al tema principal, lo verdaderamente importante es que los toros estaban presentes en nuestra sociedad. En este caso, fue una falla para reivindicar Toro a las figuras del toreo, como también fue el acercamiento de Juan Belmonte a destacados hombres de artes y letras. O el polifacético Ignacio Sánchez-Mejías: torero, escritor y miembro destacado de la Generación del 27, presidente del Real Betis Balompié, amigo de Rafael Alberti, quien para cumplir su sueño llegó a hacer el paseíllo en la cuadrilla de Ignacio. Los toreros gozaban de prestigio. No había complejos, sino todo lo contrario. El toreo era algo (y es) arraigado a la cultura española.

Por cierto, la falla de Joselito y Belmonte toreando caracoles ganó el tercer premio.

 


 

 

 

Actualidad

Campo Pequeno recibe el I Fórum Nacional de la Cultura Taurina en Portugal

El Fórum tiene como objetivo dar a los aficionados una comprensión más profunda de la cultura taurina en sus componentes históricos y técnicos.
Por Redacción
Miércoles 09 de marzo del 2016, 08:34h

En 2016 va a nacer el I Fórum Nacional de la Cultura Taurina, organizado por el Grupo Tauromáquico “Sector 1”, en los meses de marzo y abril, en la plaza de toros de Campo Pequeno.

Tras el éxito de ediciones anteriores del denominado “Curso de Formación Taurina para los Aficionados”, organizado en 2011 y 2012 por el prestigiado Club Taurino portugués “Grupo Tauromáquico ‘Sector 1’, Pro Toros de Muerte, que este año cumplirá 84 años, aparecerá en 2016 un gran avance con el nacimiento del I Fórum Nacional de la Cultura Taurina.

Con este paso, el G. T. ‘Sector 1’ tiene como objetivo crear un evento de referencia para la formación y el debate de los toros en Portugal.

El evento tendrá un carácter formativo, con la presencia de grandes nombres de la fiesta taurina y diversas personalidades de diferentes ámbitos de la cultura portuguesa que se ocuparán de los diferentes temas de la cultura taurina, entre conferencias y mesas redondas.

El Foro tendrá una duración de cinco sábados, distribuidos entre 12 de marzo y 16 de abril, y se realizará en la plaza de toros de Campo Pequeno, contando con el apoyo de la Administración de Campo Pequeno.

Se va a debatir, entre otros, la comunicación de los toros en el siglo XXI, la evolución del toreo a caballo, de los forcados, del toreo a pie, ademas del tema de los niños y la Tauromaquia, la história de los toros de Muerte em Portugal, el bien-estar animal en la tauromaquia, la influencia del toreo en las demás artes y el impacto económico de la tauromaquia.

El Fórum tiene como objetivo dar a los aficionados una comprensión más profunda de la cultura taurina en sus componentes históricos y técnicos, donde se hablará del mundo actual y los retos a los que se enfrenta esta expresión cultural en la actualidad.

 








 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: