Breves Noticias Taurinas

29 Feb

 

 

Angelino y Rivera, a hombros en Apizaco (fotos)

Por: Álvaro Sánchez | Foto: Ángel Sainos
Sábado, 27 de Febrero del 2016 | Apizaco, Tlax.

 

Apizaco, Tlax.- Corrida mixta. Tres cuartos de entrada, en tarde agradable. Seis toros de Rancho Seco, bien presentados y de juego variado, entre los que destacó el 6o., premiado con arrastre lento.

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza: Silencio y Palmas.

José Luis Angelino: Dos orejas y vuelta.

El novillero Gerardo Rivera, que sustituía a El Payo: Oreja con división y dos orejas.

Incidencias: Al final, Angelino y Rivera fueron paseados a hombros.

 


 

 

Exitosa tarde de toros en Xalostoc (fotos)

Por: Redacción | Foto: Checo Hidalgo
Domingo, 28 de Febrero del 2016 | México, D.F.

Exitosa y triunfal resultó la corrida extraordinaria que tuvo verificativo este domingo en la localidad de San Pedro Xalostoc, Estado de México, pues Pablo Hermoso de Mendoza cosechó un rabo y salió a hombros junto a Federico Pizarro y el toricantano Juan Islas.

El resultado completo:

San Pedro Xalosrtoc, Méx.- Media entrada, en tarde agradable. Dos toros de Cerro Viejo, para rejones, y seis de Maravillas, bien presentados y de juego variado.

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza: Oreja y dos orejas y rabo.

Federico Pizarro: Oreja y oreja.

Luis Gallardo: Palmas en su lote.

Juan Rodolfo Islas, que tomó la alternativa: Oreja y oreja.

 


 

 

Emiliano Gamero no se baja de su macho

Por: Juan Antonio de Labra | Foto: Juanelo Cervantes
Domingo, 28 de Febrero del 2016 | Pachuca, Hgo.

Ficha
Pachuca, Hgo.- Plaza “Vicente Segura”. Corrida a beneficio del “Comedor Santa María”. Alrededor de un tercio de entrada, en tarde nublada. Toros de varias ganaderías, en este orden: Santa Fe del Campo, Torreón de Cañas, Venadero, Xajay, Los Encinos, Marrón y La Joya (7o., lidiado como regalo), disparejos en presentación y de juego variado, entre los que destacó el 1o. por su calidad, premiado con arrastre lento, y el 5o. El rejoneador Emiliano Gamero: Dos orejas. Arturo Macías(blanco y oro): Silencio tras dos avisos. Iván Fandiño (azul celeste y oro): Oreja con algunas protestas. Arturo Saldívar (azul marino y plata): Ovación y ovación en el de regalo. Sergio Flores(grana y oro): Oreja. Juan Pablo Llaguno (azul marino y plata): Palmas. Los Forcados Hidalguenses fueron muy ovacionados al momento de la pega, que se consumó al segundo intento. En el primero, resultó conmocionado el forcado Ornedo del Villar, que fue atendido en la enfermería de la plaza, y queda pendiente de estudios neurológicos en el hospital, pues se convulsionó tras el duro golpe recibido en la cabeza. Gamero dio la vuelta al ruedo con Bosco Gutiérrez Cortina, sobrino del ganadero de Santa Fe del Campo, con el forcado Diego Amador,que realizó la pega. Al finalizar el paseíllo fueron entregados una reconocimientos a los ganaderos y a los toreros por parte de los directivos del patronato del Comedor Santa María, A.C.

 


 

 

Rivera pasea la única oreja en GDL (video)

Por: Felipe Aceves | Foto: Memo Sierra
Domingo, 28 de Febrero del 2016 | Guadalajara, Jal.

Ficha
Guadalajara, Jal.- Plaza “Nuevo Progreso”. Media entrada, en tarde clara. Tres toros de Begoña y tres de San Miguel de Mimiahuápam, con mucho trapío, pero que no se prestaron al lucimiento. Todos atacaron pronto y fuerte a los montados. Pesos: 515, 520, 525, 505, 490 y 500 kilos. Diego Urdiales (azul rey y oro): Silencio y pitos. Fermín Rivera (olivo y oro): Ovación y oreja. Joselito Adame (catafalco y oro): Silencio y pitos. Incidencias. Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del ganadero don José Julián Llaguno. El picador Isabel Prado fue ovacionado y consignamos un gran quite de Héctor García a éste picador a raiz del tumbo, ambos hechos en el cierra plaza.

 

 

 


 

 

Arrancan con éxito las tertulias de los forcados

Por: Redacción | Foto: Lily Carmona
Lunes, 29 de Febrero del 2016 | México, D.F.

El jueves pasado arrancaron las tertulias que periódicamente estarán organizando los Forcados Mexicanos, con su cabo Tonatiuh Lailson, en las cuales darán espacio a diversos personajes de la Fiesta para tratar una serie de temas que sean del interés del público asistente.

IMG_6940

Así, ante una gran entrada en el auditorio “Silverio Pérez” de la Asociación Nacional de Matadores, en esta capital, fue el ganadero Jorge de Haro el primer invitado a estas tertulias y brindó una amena charla acerca de la crianza del ganado bravo en nuestro país.

IMG_6928

El evento contó también con flamenco en vivo, así como vino y bocadillos. Entre los asistentes se contó con la presencia de monseñor Onésimo Cépeda, obispo emérito de Ecatepec.

IMG_6974

Los forcados están preparando ya la segunda tertulia en esta iniciativa para promover la tauromaquia y pronto darán a conocer tanto la fecha como los invitados. La próxima actuación del grupo será el sábado 19 de marzo en la plaza “Conchita Cintrón”, del Centro Caballar “Los Azulejos”.

IMG_6964IMG_6949IMG_6969

 


 

 

 

Buen día, los esperamos 11 p.m. en

 

 


 

 

 

Roca Rey

Juan García de Quevedo

29 Feb. 2016

Para mi querido hijo Luis

Antes que nada felicitar a MURAL por poner en primera plana a ese torero que es Andrés Roca Rey. Será criticado por algunos pero Roca Rey es un torero que hará época, uno de esos que nacen de vez en vez. Si los toros se lo permiten marcará la historia del toreo y seguramente mandará en la fiesta de aquí y de allá. En España, México y Francia será el personaje fundamental en carteles y ferias. No torea como nadie, torea sencillamente como lo siente y lo piensa. Roca Rey tiene ese poder, esa capacidad de poner de pie a los aficionados con una tanda de naturales o con cinco minutos de estar con el toro. Transmite como pocos en la historia del toreo porque logra pasarse al toro tan cerca y templado que ese aire trágico y estético comunica todo lo que el toreo puede comunicar. Está sobrado de valor y quiere triunfar siempre y en todas las plazas. Es de esos toreros que hay que seguir dónde toree porque siempre busca el triunfo y sale a hombros, porque el triunfo es su única comida y bebida. Vive para los toros y hace que la fiesta brava regrese a su origen: la tragedia resuelta en arte. Toda comparación es odiosa, por eso escribo que es un torero incomparable.

Con su presencia llena la arena, es decir, parece torero y luego, frente al toro, es torero. Logra un encantamiento y una unanimidad poco frecuente. Con sus argumentos taurinos convence y vence. Felicito a MURAL porque no se equivocó al poner en portada a un torero que hará época.

Hace tiempo que no gozaba tanto en una plaza de toros como aquel domingo porque hubo toros y toreros. El ganadero debe sentirse muy orgulloso de la corrida que mandó. ¡Toros con cara de toros! Uno excepcional, el de Talavante, que mereció arrastre lento. A su primer toro, Roca Rey se lo inventó pero el toro-toro y el peligro que significa hizo que el grito de “torero, torero” apareciera en los tendidos con gran fuerza. Un vecino de asiento me dijo: “Con Roca Rey todos desaparecen por más bien que estén”. El señor Juez de plaza vio otra corrida y francamente no se entiende su comportamiento ni el del señor Asesor, pero Roca Rey es de esos toreros donde los trofeos son lo de menos.

La vida de las figuras del toreo es de disciplina, rigor, pensar en el toro día a día, no permitirse el lujo de engolfarse -parrandas y mujeres les sobran y medirse o negarse cuesta sin duda un infinito trabajo-, y luego cuidar ese duende misterioso que Dios o el azar les puso en el pecho. Una vida de sacrificios interminables, no perder el piso ante los halagos desmedidos (quizá como el mío) y salir tarde a tarde a no dejarse ganar los aplausos. No basta asustar al miedo con ese valor temerario sino estar consciente que la muerte, cuando se pisan ciertos terrenos y más de forma estatuaria, siempre está presente porque el toro-toro la representa a plenitud.

Algo difícil en la vida de las figuras es que no se triunfa una vez y para siempre, se triunfa siempre y ese ritmo sólo lo pueden seguir los elegidos. Seguramente una de las profesiones más difíciles que existen porque los que salen a triunfar o morir deben tener en la cabeza miedos, incertidumbres, un millón de fantasmas que hay que vencer desde el momento en que se viste de torero, se cruza la puerta de cuadrillas y se parte plaza. Entonces ese mundo interior debe desaparecer para que comience la magia y el misterio del toreo.

Jaral de Peñas mandó una corrida extraordinaria por la presencia y belleza de los toros y no olvidemos que sin ganaderos de toros bravos no hay toreros. La fiesta atraviesa momentos difíciles porque la “fácil progresía” es poco tolerante y nada liberal. Si no les gustan los toros nadie les obliga a ir, pero que permitan que los aficionados, que somos muchos, estemos tranquilos gozando lo que nos enseñaron nuestros padres a entender y por lo tanto a admirar y querer. No olvidemos que los toros son cultura. No me cabría la lista de grandes intelectuales, escritores, poetas, pintores que aman la fiesta, hoy por cierto reconocida como patrimonio cultural de España.

opinion@mural.com

 


 

 

 

BIBLIOFILOS.jpg_large

 


 

 

Tauromaquia: De la regiomontana a la poncina

Por: Horacio Reiba | Opinión
Lunes, 29 de Febrero del 2016 | Puebla, Pue.

Enrique Ponce me produce una ambigua admiración muy parecida a la que alguna vez sentí por Eloy Cavazos. Tan distintos como son entre sí, los une su extraordinaria habilidad para apoderarse de los públicos –de ciertos públicos—hasta conseguir que les profesen ese tipo especial de idolatría que, en sus momentos culminantes, se aparta por completo de lo taurino para invadir el terreno de las alucinaciones colectivas. Mientras otros toreros –digamos, un Fermín Rivera—pueden estar haciendo el toreo más genuino y puro sin apenas conmover a los espectadores, Eloy y Enrique han sabido enloquecer a sus partidarios con sólo desplegar el capote, lanzar la montera al aire o hacer una caravana versallesca el valenciano, o arrojar la muleta a la arena y una pícara sonrisa al tendido el de Monterrey. Ante el toro serán lo que hayan sido, pero para su público, verlos equivale a sentir y palpar la gloria. Que lo de menos sea su toreo demuestra el extraordinario poder de la imaginación cuando la atrapa el carisma de quienes lo poseen. Con toda la demagogia y prosopopeya con que suelen revestirlo para mejor impresionar.

Remembranza cavacista

Los años de mayor esplendor de Eloy Cavazos —décadas del 70 al 90 del siglo pasado—, no coincidieron de manera clara con la decadencia de la afición capitalina, por lo que su relación con la Plaza México tuvo sus más y sus menos –de cortar ocho orejas y dos rabos en diciembre de 1971 a su desairadísima encerrona de “despedida” en el 85–. Pero si la gran cazuela supo enseñarle las uñas y repudiar la versión más chabacana de su toreo, es indudable que Eloy, dueño de una sólida tauromaquia y una fulmínea espada, desataba con suma facilidad el entusiasmo de los públicos más diversos, y tuvo un arrastre legendario dentro y fuera del país. Y que tanto la México como El Toreo fueron escenario de tardes apoteósicas suyas, como demuestran los ocho rabos cobrados en Insurgentes, más otros dos en Cuatro Caminos, a lo largo de su dilatada trayectoria, marcada por una regularidad en el triunfo que no admite parangón.

Su faena tipo

El caso es que El pequeño gigante no requería de mucho para alborotar a los públicos, indultar aquí y allá reses de bravura e integridad más que dudosas y, a base de molinetes, veloces tandas derechistas a pies juntos y estocadas a toma y daca, incrementar su impresionante cosecha de apéndices auriculares y caudales, que cuantitativamente debe ser la más impresionante de la historia del toreo. Y todo en perfecta comunión con el público, que, durante sus muchas faenas de triunfo, aguardaba con ansia el momento estelar de la regiomontana, cuando encunado ante el animal, pendulaba la muleta a uno y otro lado por detrás de su cuerpecillo ligero y garboso, con el astado exprimido ya y listo para una más de sus infalibles estocadas, una vez que Eloy, con el público rendido y en éxtasis, hubiese arrojado el engaño a la arena, desafiado a cuerpo limpio a la pasmada res y cambiado el ayudado por la espada de verdad para culminar su obra. Y para que esa faena clon de todas las tardes fuese premiada con los apéndices del caso, que siempre se le hacían pocos a la embriagada multitud.

El perfume de la elegancia

Lo que conocemos como elegancia en las personas o bien es natural y espontánea, o bien afectada y artificiosa. La de esta última especie, en los toros y en la vida, orientada a encandilar antes que a convencer, deriva con facilidad hacia lo almibarado y cursi. Enrique Ponce lleva más de cinco lustros puliendo esta clase de estilismo de pasarela como vehículo y apoyadura de lo que aquí he llamado toreografía, hasta dar forma a su peculiar modo de ser y hacer, personal y taurino. Claro que, tipo inteligente y observador, sabe dosificarla de acuerdo con las inclinaciones de cada público.

Tal vez en ningún lado, amanerar esa empalagosa gestualidad hasta la exageración le haya rendido mejores frutos que en la Plaza México, cuya fibra sensiblera aprendió a conocer y manipular a fondo a lo largo de casi medio centenar de tardes, bastantes más que ningún otro español y que muchas figuras mexicanas en la historia del coso. Ha cultivado así a esa legión de partidarios que, cada vez que ven su nombre en los carteles, acuden en tropel al coso sin otra intención que celebrar cuanto el ídolo proponga, logre o simplemente insinúe, en espera del momento estelar de la poncina, esa gimnástica sucesión de pases que acuclillado –ventajista pero elegante—reserva el valenciano para el final de sus interminables faenas al post toro de lidia mexicano. Lo admirable es que esa entrega incondicional es algo de lo que ningún antecesor de Ponce en las preferencias de nuestro público hubiera podido ufanarse. Incluidos los grandes ídolos del pasado, sabedores de que la entrega de la afición estaba sujeta a lo que le hicieran al toro, sin las garantías de incondicionalidad de que disfruta el valenciano, encantado de aprovechar la acriticidad ingenua que caracteriza a sus actuales y cuantiosos adoradores en la capital azteca.

Esto se puso de manifiesto una vez más –y quizá con más fuerza que nunca—en el festejo de cierre de la temporada 2015-2016. El azar de la indisposición de uno de sus alternantes le ofreció tres oportunidades de disfrutar del fervor de una plaza entregada de antemano. Siendo objetivos, Enrique estuvo lejos de redondear alguna faena relevante y, sin embargo, la plaza se caía con cada lance, cada muletazo del divo, no importando que los astados de Teófilo Gómez pasaran apuros para completar sus borregunas embestidas tras la imperiosa muleta del valenciano, presto a completarlas con raudos zaragateos sin dejar de componer la figura. De sus tres faenas, apenas le pudimos apreciar una tanda realmente completa y limpia de cinco pases naturales, a prudente distancia de los pitacos, eso sí, con el cierraplaza que El Payo no pudo matar. Lo demás, es decir, el grueso de sus tres laberínticos trasteos, no pasó de la reiterada práctica del derechazo de la patineta –Páez dixit–, ostensiblemente zapatillero, generoso de pico, alejado de los pitones pero buscando la tabla del cuello y el abrazo a los cuartos traseros con su acostumbrada habilidad.

Molinetes y cambios de mano con caderazo, pases de pecho de ampulosa composición pero irremediablemente periféricos, dosantinas de parecida contextura, todo provocaba explosiones de júbilo, cataratas de aclamaciones, gritos de ¡torero! que, enardecidos hasta el paroxismo con la poncina, parecían no tener fin. Incluso estocadas traseras, caídas o tendenciosas eran ovacionadas con delirio, aunque su escasa efectividad terminó por restarle trofeos, reducidos éstos a la solitaria oreja del cierraplaza “Pariente”.

Daba igual, al final los entusiastas se lo llevaron en hombros por la Puerta del Encierro al lado de Hermoso de Mendoza, que a su vez había paseado un rabo tan inconsecuente como protestado, pese a que, guardadas las proporciones, también goza en la México de los favores de abundante parroquia predispuesta al triunfalismo y la ciega idolatría. Además, el navarro sí había alcanzado momentos realmente cumbres, a lomos, sobre todo, de esa delicia equina de pelo azafranado que atiende por “Dalí”, aunque antes, a su azabache banderillero lo haya enfrontilado y atropellado a placer el bravo “Tejocote”.

Hipótesis míticas

Desde que existe el toreo, los espectadores –que no el aficionado curtido y cabal– son susceptibles de dejarse impresionar y atraer por lidiadores capaces de representar ante sus ojos alguna narrativa de fácil asimilación. En el caso de Eloy Cavazos, el papel entrañable que lo acercaba a la gente era el de niño travieso, con sus ecos de doméstica familiaridad en demanda de simpatía y protección. Una especie de Pulgarcito, risueño retador de gigantes astados. Más relacionada con otros cuentos de hadas, la figura y la gestualidad toreográfica de Enrique Ponce parecen remitir al mito del Príncipe azul, especialmente sensible al público femenino; pero al combinar su impostada gentileza con la reciedumbre del toreo –más supuesta que real hoy día–, el apuesto salvador de doncellas, encarnado por el ya maduro torero de Chiva, ha evidenciado igual capacidad para impactar al público masculino, cuyo pueril alborozo seguramente responde a la sensación de que dicho personaje lo representa y duplica en el ruedo.

Como es natural, para que tales relatos concluyan en final feliz se requieren públicos de mentalidad formada en los edulcorados melodramas de la Casa Disney.

Colofón

Lo que está claro es que, por una o por otra causa, la Fiesta nunca deja de sorprendernos. Y que, a veces, hasta los toreros más alejados de nuestro gusto y conceptos ofrecen motivos para la reflexión en torno al tema taurino. Que, como lo sabe o intuye cualquier mente despierta, no sólo piensa, trata y habla de cuernos y monteras.

 


 

 

 

¿La Fiesta en Paz?

Adiós a José Julián Llaguno, señor del campo bravo mexicano

Leonardo Páez
Luego del éxtasis colectivo de positivistas y villamelones con los caballitos y las ponzadas –punzada de falsa estética– en la última corrida de la temporada como grande 2015-16 en la Plaza México con todo y bravuras virtuales, histrionismo, premiaciones de carnavales, suertes a larga distancia y salida a hombros de los dos solos hacia la gloria de la intrascendencia, mientras algunos comprobábamos que si España nos trajo la fiesta a España le devolvemos lo que de ella va quedando con todo y sus máximas figuras, mejor recordar a un escrupuloso criador de reses bravas, referente de una ideología ganadera a punto de desaparecer en nuestro país, como tantas otras cosas.

Varias ocasiones pude platicar con don José Julián Llaguno Ibargüengoitia –Ciudad de México, 1925-2016–, fallecido el pasado viernes luego de dedicar su fructífera existencia a preservar la bravura con edad y trapío de los toros de su casa ganadera, no apta para exquisitos sino para toreros muy toreros, tan encastados como poderosos, como por ejemplo Joselito Huerta, Mariano Ramos o Juan Luis Silis, quien luego de haber estado al borde de la muerte por la cornada que en octubre de 2013 en la plaza de Pachuca le infiriera el toro Peletero, precisamente del hierro de José Julián Llaguno, el año pasado en esa misma plaza les diera tremendo baño al Pana y a Juan José Padilla al torear soberbiamente a otro toro de… ¡José Julián Llaguno!, que los Ponces y los Julis aquí sólo aceptan de la Mora y Teofilitos.

Usted está fuera de cacho, me decía cierta vez don José Julián, cuando fungió como presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, porque más que hablar de crisis debemos reconocer que la fiesta tiene altas y bajas, etapas distintas que ha vivido el toreo desde sus inicios. Hoy se dan mucho más festejos y la gente no deja de estar metida en esto. La bravura no se ha quedado en ningún lado, la tienen los toros en proporciones distintas. Hay años en que las camadas salen mejor y en otros menos buenas, pero ahora al toro se le exige mucho recorrido. Yo veo que los toros son bravos o no, que salen buenos o no, pero en todo el mundo, porque la bravura no se hace en troquel y nunca ha habido sólo toros de bandera, es más, estos suelen ser verdadera excepción.

“Mire –explicaba generoso y conciliador–, el toro puede ser bravo con estilo o manso con estilo, bravo difícil o manso imposible, y la característica del toro de lidia mexicano, sea bravo o manso, ha sido su docilidad y su temple al embestir, el toro bravo es extraordinario e incluso al toro manso se le puede hacer faena, pero va a depender de la capacidad del torero.

“En plazas serias –abundaba don José Julián con el temperamento que imprimía a sus reses– se sigue exigiendo el toro con cuatro años cumplidos no sólo como mera costumbre, sino porque es cuando el toro tiene la plenitud de la edad y la madurez de sus facultades, que pueden ser excelentes, buenas, regulares o malas, pues una cosa es la edad y otra la casta y aquella no determina esta. A mí siempre me ha gustado el toro bien presentado, con edad y trapío, para que la fiesta siga teniendo seriedad. Desde luego puede haber toros de tres años con trapío, así como hay muchachotes crecidos, pero el comportamiento nunca va a ser el mismo entre un adulto y un joven…” Con un abrazo al ganadero José Miguel Llaguno Gurza y la continuidad de ese gran ejemplo.

 


 

 

 

Heridas de la carne, la voluntad y el espíritu

Autor: José Antonio Luna, Fecha: 26/02/2016

Estos últimos días he recuperado la admiración y el respeto que toda mi vida había sentido por los toreros, valoraciones entrañables que guardo desde niño y que los mata novillos conrniprecarios se han empeñado en destrozar con la saña y el entusiasmo, que los cazadores de focas aplican al momento de apalear al infortunado mamífero marino que no alcance las aguas. El recuperar mis sentimientos de consideración ha sido un bálsamo en los tiempos tan vulgares que vivimos, épocas de resistir con dos cojones y cara de hombre en esta sociedad sin héroes, tan necesitada de quijotes y atiborrada de sancho panzas e hijos de puta, es decir, tipos que en deshonestidad, ordinariez, imprudencia y arbitrariedad se han superado varios grados, obteniendo el honoris causa como proles de la reina del burdel.
La cosa empieza con un video que publicaron en Sabios del Toreo.com, la página que tiene a bien divulgar mis ocurrencias. En las imágenes un torero, no sé si aficionado practicante o en su tiempo, candidato a profesional, a sus ochenta y siete años le pega unos muletazos a una vaquilla. Roberto Avelar López -pariente de los herederos de Rafael Sánchez  Pipo, el apoderado del Cordobés-  se echó al agua y con mucha dignidad ha pasado varias veces a la vaquita.  Lo que me hace recordar una mañana luminosa en la ganadería de Tenexac, en que Jorge Riveroll, matador en retiro, al ver las excelentes cualidades de la vaca que tentaban, también, con más de ochenta años de ver salir el sol,  pidió las tres y se fajó a naturales. Eso, si me permiten, son hazañas que no voy explicar, pero ya se imaginarán la arreglada de asunto en que puede terminar el atrevimiento, si en cualquiera de los dos casos la erala los llega a coger, por lo menos, les deja los huesos hechos un polvorón.
La otra es la dignidad con la que Uriel Moreno El Zapata se recupera del tremendo tabaco que le pegó un toro de Santa Fe del Campo. Dos trayectorias, una de treinta y otra de veinte centímetros. “Medio metro de cornada”, insistía el diestro postrado sin quejarse. “¡No tocó la arteria iliaca, ni el hígado, ni los riñones ni los intestinos!”, me repetía asombrado el matador a las pocas horas de haber sido operado. Abdomen, tórax e ingle cosidas como si tuvieran largas cremalleras son los recuerdos que le quedarán para siempre, además, ¡claro!, el ojal enorme en la parte interior de la pierna que fue el lugar por donde entro el pitón. Asombro, sí, pero no miedo ni quejidos.
Y la última. Vamos a Vistalegre. Por la puerta de cuadrillas aparecen los dos espadas, David Mora y Jiménez Fortes, el público conmovido se pone de pie para brindar una larga ovación, el reconocimiento al espíritu imbatible de dos hombres que han revivido. Por su empeño y fortaleza, los invita a saludar en el tercio, la escena es de una sensibilidad profunda. Es que David Mora recibió una de las cornadas más espeluznantes en la historia del toreo. Era el veinte de mayo del año 2014, en las Ventas, se fue a recibir a portagayola al primero del Ventorrillo. El toro lo coge y se ensaña con él y después de seis derrotes golpeando violentamente su cuerpo, lo deja tan malherido que la recuperación ha sido muy dolorosa, larga y complicada, tanto que se pensó que nunca volvería a los ruedos. Mora en su reaparición, desde la adusta solera de las primeras verónicas, toreó entregado, con serenidad, buen gusto y parsimonia como no lo había hecho nunca.
Por su parte, Jiménez Fortes que enhiló dos gravísimos cates en el cuello, uno se la pegaron en Madrid y el otro, a los tres meses en Vitugudino. En este revivir en el frío invierno de Vistalegre, ha dejado en claro que quedan muchas agallas para aguantar verónicas y gaoneras, recibir de muleta con el cartucho de pescado y torear encajado. Metido en los terrenos del toro ha destruido el mito que pregona lo de que “el valor se escapa por los agujeros de las cornadas”.
Han regresado Mora y Jiménez Fortes, restañadas las heridas de la carne, de la voluntad y del espíritu son dos héroes revividos que han desparramando dignidad al andar por el ruedo.
Los que he nombrado, entre todos y cada uno, desde el sitio humilde o sobresaliente que les ha correspondido en la existencia, nos han dado una lección de grandeza. El espíritu humano, la vida y el toreo son asuntos fascinantes. En el ruedo, el honor, la admiración y el respeto son para los que saben reclamarlo. A veces, entre los escombros que han quedado, renace este pintoresco mundo en el que algunos hombres, fieles a sí mismos, como si nada, nos enseñan que al destino hay que plantarle cara con la dignidad y el coraje de un soldado espartano.

 


 

 

 

Niega juez amparo a Armando Gudiana en Saltillo


Guadiana: Una lucha sin fin

De SOL y SOMBRA.

Armando Guadiana empresario taurino de Saltillo vio nuevamente frustrados sus intentos de realizar corridas de toros en esa ciudad, al serles negados por parte de las autoridades federales los amparos, interpuestos para realizar festejos en esa ciudad.

Según medios locales, el empresario taurino en fechas pasadas había realizado el anuncio con bombo y platillo de que el juez segundo federal con sede en Saltillo, le había notificado la suspensión momentánea de la ley.

Sin embargo, explican que el lugar donde se iban a llevar a cabo las corridas, no está registrado con el giro necesario para que se lleven a cabo corridas de toros, por lo tanto podría haber consecuencias fiscales para la empresa y sus contratistas.

Twitter @Twittaurino

 


 

 

COMUNICADO 26 febrero

 


 

 

La Ceiba enviará su primera corrida a La Mérida

Por: Mauricio Perera
28 de febrero de 2016

La ganadería yucateca de La Ceiba propiedad de don Fernando Páramo Camarena, enviará su primera corrida de toros a la Plaza Mérida, el próximo domingo 6 de marzo en el marco del cuarto festejo de la temporada taurina 2015-2016.

La divisa en colores albero, blanco y ocre, debutó en la Plaza Mérida el 19 de mayo de 2012 en el I Festival Internacional de Las Luces estando acartelados Manolo Arruza, Freddy Villafuerte (Perú), Luis Fernando Sánchez, Otto Rodríguez (Venezuela), Alfonso de Lima (Perú), Federico Pizarro, y el entonces novillero Michelito Lagravere, quienes lidiaron cinco novillos de La Ceiba, y dos de San Salvador.

La ganadería de La Ceiba enviará sus primeros toros a la Plaza Mérida, el próximo domingo 6 de marzo en la corrida mixta que encabeza el mejor rejoneador del mundo Pablo Hermoso de Mendoza, quien compartirá cartel con los matadores mexicanos Antonio García “El Chihuahua”, y Arturo Saldívar, quienes lidiarán dos toros de Los Encinos, para rejones y cuatro del hierro yucateco de La Ceiba.

El escrupuloso ganadero ha seleccionado para este importante compromiso un lote de toros con edad, peso y trapío, todos cinqueños, en espera de pelear como auténticos guerreros en el ruedo del coso meridano y poner en alto la divisa de esta casa ganadera.

La ganadería de La Ceiba fue fundada en el año 2005 por don Fernando Páramo, en el rancho Santa Rita enclavado en el municipio de Calotmul, Yucatán, con 120 vacas y 5 sementales de Carranco.

Los toros de La Ceiba que serán enviados a La Mérida
Foto: Mauricio Perera

 


 

 

 

Aprendiendo a morir – Clip

 

 


 

 

 

Los valores del toreo, en el spot de la feria de Fallas

Este lunes arranca la venta de entradas sueltas

La empresa Simón Casas ha lanzado el video promocional de la feria de Fallas 2016. Siguiendo el hilo reivindicativo de la campaña misteriosa de publicidad llevada a cabo en los principales periódicos de la Comunidad Valenciana, en el video, se ven reflejados los valores de aquellas personas que de una forma u otra deciden dedicar su vida a la Tauromaquia.

El lunes 29 de febrero, a las 10:00 horas, las taquillas de la plaza de toros de Valencia abrirán sus ventanillas para comenzar la venta de localidades sueltas para la feria de Fallas.

Las entradas se podrán adquirir a través de la amplia red de puntos de venta que la empresa ha dispuesto a tal efecto:

-Por teléfono, se podrán reservar y comprar entradas en el 902 10 77 77, recibiéndolas el aficionado cómodamente en su domicilio a través de SEUR.

-Por internet, en la web de la plaza de toros de Valencia: http://www.torosvalencia.com

 

La empresa Simón Casas Productions lanza el video promocional de la feria de Fallas 2016. Siguiendo el hilo reivindicativo de la campaña misteriosa, en el video, se ven reflejados los valores de aquellas personas que de una forma u otra deciden dedicar su vida a la Tauromaquia.

 


 

 

Castella, Mora y López Simón, cartel para la Beneficencia

José Antonio Martínez Uranga confirma la terna de toreros que harán el paseíllo en una de las fechas más emblemáticas de la temporada en Madrid
Por Redacción APLAUSOS
Más artículos de este autor

Sebastián Castella, David Mora y Alberto López Simón son los tres toreros que harán el paseíllo en la Corrida de Beneficencia de Madrid, una de las fechas y corridas más emblemáticas de la temporada. El empresario José Antonio Martínez Uranga confirmó el cartel en el programa Los Toros de la Cadena Ser que dirige nuestro compañero Manolo Molés.

En el festejo, que se celebrará el miércoles 1 de junio, se contará con toros de Victoriano del Río. De este modo, la empresa Taudelta cuenta para la Beneficencia con los dos triunfadores de la última temporada en Las Ventas -Castella y López Simón- y tiene un gesto con David Mora tras el grave percance que sufrió en esta plaza durante el San Isidro de 2014.

 


 

 

OPINIÓN Artículo de C.R.V.

Óscar a la Tauromaquia

29/02/2016 16:33
El Renacido es, un drama hermoso muy paralelo al drama bello de la tauromaquia

Ojala este hombre pueda un día hacer la gran película aún inexistente sobre la Tauromaquia

El Renacido, del mexicano Iñarritu I MUNDOTORO

C.R.V. > Madrid

Una película del mexicano Iñaurritu, que trata de la relación de la naturaleza con el hombre, ha sacudido mentes, taquillas y premios. Una película valiente y comprometida socialmente, reveladora, humana y de una narrativa pausadamente descarnada que denuncia el abuso sexual a menores por parte curas en EEUU, han sido los ganadores de los premios de la industria de Hollywood. Los Óscar. No dejan de asombrarme estos yanquis.

El Renacido es brutal. Bella, hermosa, dura, cruelmente natural. La naturaleza y el hombre frente a frente. Una pintura móvil en un lienzo de nieve, montañas, ríos y bosques, para plasmar el precio de lo ecológico, costoso en carne y sangre. Nos sincera con la realidad de que todo equilibrio entre lo que fue primero y lo que fue después: lo natural y lo civilizado, es lo ecológicamente cierto. La ecología no tiene moral ni ética. Es. La sangre de un oso y la de un ser humano se nos muestra tan iguales, que verterla no es crimen. Es legítimo y natural que el oso desgarre al hombre, y lo es a la inversa; que el hombre mate al oso.

Siento un asombro con tinta de envidia roja al comprobar que la Industria de USA es capaz de aupar al arte comprometido. Eso por un lado. Pero me asombra aún más la capacidad de narrar, muy propia de un latino, lo que de natural tiene la naturaleza: desde el bello paisaje que esconde trampas de muerte, hasta la relación animal/hombre en su sentido mas natural. Ojala este hombre pueda un día hacer la gran película aún inexistente sobre la Tauromaquia. El Renacido es, un drama hermoso muy paralelo al drama bello de la tauromaquia, otra naturaleza en la que la sangre del animal y la del humano no entienden de reproches éticos o morales. El hombre no coloniza al animal. El hombre no civiliza al animal. El hombre no domestica al animal.

Cuando el humano europeo portador de pólvora, tortura a un humano indígena, si nos llega el vómito ético. Es una violencia colonizadora, antinatural y opresiva, desnaturalizada. No busca supervivencia alguna sino la supremacía jerárquica de la sangre de un europeo frente a la sangre de un indio. Una cuestión que Iñaurritu muestra de forma natural, no la esconde. Porque no podemos esconder que la historia reiterada del ser humano ha sido esa: matar a otro ser humano para afirmar la jerarquía de una sangre sobre la otra.

Estas dos realidades muestra la película: lo natural de la violencia del ser humano con otro ser humano (éticamente reprobable) , y lo natural de la relación animal/hombre ( torero/toro) que excluye cualquier lectura ética. Dos mensajes en las antípodas de lo que la nueva politicoética hispana trata de meter en el ADN de los españolitos. La promesa de un paraíso de paredes recién encaladas, que nos llegará después de relacionarnos humanamente con el animal y abrazar humanamente al animal humano que nos quiere matar. Léase cualquier tipo de terrorismo, sobre todo el islamista.

Iglesias, Sánchez y demás “underarm hair to power” nos están vendiendo una cultura inmaculada, una sociedad traslucida, ovejil, de rima perfecta. Les aconsejo que vean la película. A ellos. Y a todos los que hoy manejan, hablan, compran, venden y fabrican arte en España. Cultura. Porque si este país tiene en lo expuesto en ARCO (miles de metros cuadrados de ocurrencias, imbecilidades espacioformales, alegorías sobre lo fatuo, creaciones del ahora por el ahora, genialidades de cartón piedra y muestras de decorativismo de gusto alienígena) nuestro arte actual, nuestro talento cultural, estamos jodidos.

Estamos tan jodidos porque ese mundo del Arte Contemporáneo expuesto en ARCO, elitista y asexuado, desapasionado y encalado, ocurrente y guay, ese arte sin osos, sin pólvora, sin huesos rotos, sin valles que enamoran y nieve que mata, ese arte al margen del arte del ser humano, sólo va a luchar por la reducción del IVA. A ellos. Y se lo van a reducir. A la Tauromaquia no. No somos arte contemporáneo.

Estoy convencido de que es al revés. Por muchas razones. ¿Una? Pues que sólo un gilipollas o ignorante trata de ubicarse como lo más actual, usando un un término acuñado en 1789, durante la Revolución Francesa: Contemporáneo. Arte Contemporáneo. Pues no ha llovido. Cuando se acuñó ese término por ahí andaban gentecillas que iban a pisar ARCO por los cojones. Lavosier, Danton, Franklin, Edward Jenner, Galvani, Cavendish, Buffon, Kant, Adam Smith, Mozart, Beethoven, Voltaire, Goethe, Schiller, Newton, Fragonard, Chardin, Goya, Marqués de Sade, … ah.. Y Pepe Hillo, Pedro Romero… todos ellos, Renacidos.

 


 

 

CARTELES Este es el aspecto de la feria a día de hoy

Así está San Isidro

28/02/2016 13:13
Así está San Isidro a día de hoy

Taurodelta continúa avanzando en la confección de la feria

Plaza de toros de Las Ventas I MUNDOTORO

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO/MARIBEL PÉREZ > Madrid
La empresa Taurodelta continúa avanzando en la confección de la próxima Feria de San Isidro de Madrid. Después de cerrar al grueso de figuras, los gestores de la Monumental venteña se afanan en rematar el resto de combinaciones que darán forma al mes de toros en el coso madrileño y en las que contarán con matadores como Jiménez Fortes, Iván Vicente, Juan Bautista, Javier Jiménez, Fernando Robleño, Paco Ureña, Alberto Aguilar, Javier Castaño o Gonzalo Caballero, entre otros.
Además, a las confirmaciones que parecen fijas podrían unirse otras como las de Francisco José Espada o Jesús Duque. La gran ausencia sería la de Morante de la Puebla, una baja motivada por la propiedad del coso, al no aceptar rebajar la curvatura del ruedo, una cuestión que si acometió la Maestranza de Sevilla.
Como informó mundotoro, el abono arranca el viernes arranca el viernes 6 de mayo y se extiende hasta el domingo 5 de junio. 24 corridas de toros, cuatro festejos de rejones y tres novilladas picadas conformarán un serial cuya estructura, con los lógicos cambios que se produzcan a la hora de rematar las combinaciones, puesto que NO SE TRATA DE CARTELES OFICIALES, tendrían un aspecto parecido al siguiente:
– Enrique Ponce, Daniel Luque y Román (conf.) (El Puerto)

– Sebastián Castella, Alejandro Talavante, Roca Rey (conf.) (Cuvillo)

– El Juli, Sebastián Castella y José Garrido (conf.) (Alcurrucén)

– Diego Urdiales, Alejandro Talavante y Miguel Ángel Perera (Fuente Ymbro)

– El Juli, Miguel Ángel Perera y López Simón (Jandilla)

– El Fandi, José Mª Manzanares y López Simón (El Pilar)

– Manuel Escribano, Iván Fandiño y otro (El Torero)

– Juan José Padilla, Iván Fandiño y José Garrido (Parladé)

– Diego Urdiales, David Mora, Roca Rey (Alcurrucén)

– Sebastián Castella, David Mora y López Simón (Victoriano del Rio)

– Alejandro Talavante, Roca Rey y Posada de Maravillas (conf.) (Juan Pedro Domecq)

– Morenito de Aranda, Juan del Alamo y otro (Montealto)

– Morenito de Aranda y dos más (Montecillo)

– El Cid, Sebastián Castella y Manuel Escribano (Adolfo Martín)

– Manuel Escribano, Juan del Alamo y Juan Leal (conf.) (Pedraza de Yeltes)

– Rafaelillo y dos más (Miura)

– Sanchez Vara, José Carlos Venegas (Moreno Silva)

NOVILLADAS
La idea es celebrarlas los tres primeros lunes de la feria (9, 16 y 23 de mayo) y contar tanto en estos espectáculos como en las novilladas precedentes con los jóvenes de la parte alta del escalafón (Varea, Álvaro Lorenzo, Ginés Marín…) que se presentarían en Las Ventas antes de recibir el doctorado, además de otros que dejaron buen sabor de boca el pasado año, caso Alejandro Marcos, triunfador del Zapato de Oro de Arnedo, o Filiberto, por ejemplo.

REJONES
Las cuatro corridas de rejones irían colocadas en principio los sábados 14, 21 y 28 de mayo y 4 de junio. Aunque los carteles se cerrarán una vez rematadas las combinaciones de a pie, la intención es contar con todos los rejoneadores de la parte alta del escalafón (Hermoso, Ventura, Leonardo, Cartagena, Moura hijo, Galán… además de Lea Vicens, que confirmaría su alternativa). Las combinaciones variarán de concretarse o no la posibilidad de que Diego Ventura, triunfador de los últimos años, lidie seis toros en solitario.

 


 

 

Manuel Benitez ‘El Cordobés’, Toreros Para La Historia

 


 

 

NOTICIAS Moeckel: ‘Debemos alzar la voz’

La ‘tolerancia’
de los ‘antis’

29/02/2016 18:02

Pintadas en Badajoz I PRENSA MOECKEL

MUNDOTORO > Madrid

El letrado Joaquín Moeckel, defensor activo de la Tauromaquia, impartió una conferencia en Córdoba en una nueva sesión de ‘Los Jueves Taurinos‘ el pasado jueves 25 de febrero y al día siguiente aparecieron varias pintadas contra su persona y los toros en Badajoz. El mensaje que lanzó en Córdoba fue claro: ‘Pasar de la indignación a la acción. Debemos alzar la voz sin complejos‘.

Joaquín Moeckel en la conferencia de Córdoba | PUERTA DE LOS CALIFAS

 

 


 

 

 

CASTELLÓN Al salir suelto del peto el tercero

Espectacular voltereta a un monosabio

28/02/2016 18:43

Se fue por su propio pie a la enfermería

http://hls0.80160-od0.dna.qbrick.com/80160-od0/_definst_/ncode/2016-02-28/smil:Castellon_20160228_Monosabio_ipad_eaa18cbe/playlist.m3u8

Vídeo del percance a un monosabio I JET

ENRIQUE TORRALBA > Castellón

El monosabio Julio Saura Jorge resultó volteado durante el tercio de varas del tercer novillo de Fuente Ymbro en la encerrona en solitario de Varea en Castellón. El percance se produjo cuando el animal salió suelto del peto, momento en que arrolló al joven, que sufrió una espectacular voltereta y fue zarandeado por el astado durante unos instantes. El monosabio se fue por su propio pie a la enfermería, donde comprobraron que afortunadamente no fue herido.

 


 

 

Toros

Manzanares: «Grandes deportistas internacionales ven al torero como a un héroe»

Después de un 2015 de luto, vestido de negro en homenaje a su padre, «reaparece» de color y oro el viernes en Castellón con el deseo de «recuperar la normalidad emocional tras un año durísimo»

José María Manzanares, durante la entrevista – ABC

ROSARIO PÉREZ – CharoABCTorosEl Cabaco (Salamanca) – 28/02/2016 a las 12:50:25h. – Act. a las 19:11:40h.

Habla incluso la palabra muda. Su mirada revela el genésis del dolor pasado, de la paz presente. Atrás queda un año de lágrimas brunas, de azabache luto, de cuerdas negras en los violines. Los acordes del Morricone más triste, de «La Misión» más dura de su vida, silban las notas de la superación, la suite orquestal de una fe que nunca abandona. José María Manzanares es un hombre de credos y principios, de los valores heredados del padre que habita en su sangre. No hay despertar en el que no lo recuerde, pensamientos en los que no siga perenne. Al descubierto quedan, en su primera entrevista de la temporada, en su refugio de la sierra de Francia, bajo un cielo salmantino que pincela castaños y robles de tono ocre. Al calor de la chimenea, con un paisaje de fondo que es una auténtica reserva natural, nos asomamos al paisaje del alma, la de un torero que vive en calma con el mundo y en constante inquietud consigo mismo.

–¿Cuál es su mayor desafío en 2016?

–Para mí lo más importante es estar feliz delante del toro. A pesar de todo lo que me ha pasado, de la pérdida de mi padre, intento volver a mi estado anímico de antes, a lo que yo sentía, a lo que él me transmitía.

«Después de un año de negro y muy duro, vuelvo a mis granas y mis azules, al oro»

–¿Las emociones dominan a la acción?

–Siempre. Puedes intentar luchar contra tu estado anímico, pero es inútil, porque al final lo que expresas delante del toro es lo que sientes por dentro. Soy una persona muy sensible y me cuesta, pero tengo ganas de que vuelva todo a la normalidad emocional.

–Decidió rendirle homenaje vestido de luto en cada paseíllo. ¿Llegó a sentirse preso en ese terno negro?

–Fue durísimo. Quise hacerlo en homenaje y por respeto. Creo que es lo mínimo que se merece, pero en cada feria a la que iba me seguían dando el pésame.

–¿El color es un puente hacia la luz?

–Vuelvo a mis colores, a mis azules, al grana, al oro. Creo que sentiré algo diferente en Castellón cuando me ponga de color y me vea otra vez de oro. El recuerdo de mi padre está en mí, pero es un paso.

«Un amigo psiquiatra me ha ayudado a entenderme mejor y a controlar mis obsesiones»

Manzanares conversa con despaciosidad, con la profundidad que nace de la amargura, de la controversia caravaggesca del claroscuro, de un vacío tan lleno, de la memoria de quien fue, es y seguirá siendo su faro y guía.

–¿Ha dialogado con su yo más hondo en esta etapa?

–Muchísimo. Me hago muchas preguntas, intento darles respuesta y sobrellevar ese sentimiento lo mejor posible, dejando que la tristeza pase.

–¿Es importante la fe?

–Lo que más, sobre todo en uno mismo. El que se conoce a sí mismo ya tiene mucho avanzado. Cuando toreo, intento estar bien técnicamente, pero hago lo que siento, siendo transparente, sin poder ocultar mi estado emocional. Los míos saben cómo estoy.

«A Paulo Coelho y Fabian Cancellara les gustan los toros. A Lewis Hamilton y Nico Rosberg no, pero los respetan»

–¿Alguien le conoce mejor que usted?

–Taurinamente, mi padre; personalmente, mi mujer.

–Por todo lo que cuenta, ¿no necesitan los toreros un psicólogo?

–Mi compadre, el padrino de mi niña, es psiquiatra. Se llama Indalecio y he hablado mucho con él de todo esto. A veces los toreros nos volvemos locos pensando millones de cosas, tenemos mucha presión, muchos miedos. El toreo no es como otras bellas artes. Nosotros para inspirarnos debemos superar muchas cosas: los miedos, la presión, hasta el tiempo… Es una superación continua. Y a la vez tienes que ser capaz de que no te intimide esa exposición al público al crear una obra en el momento. Todo lo que ocurre delante del toro es pura verdad, y lograr esa estabilidad mental es difícil y precioso a la vez. Los toreros somos, al menos en mi caso, personas obsesivas, perfeccionistas. Indalecio me ha ayudado a entenderme y a controlar esas obsesiones. Soy perfeccionista y nunca me quedo realmente satisfecho del todo. Así se crece, pero a veces me gustaría disfrutar más.

–¿A qué se teme más: al fracaso, a la cornada, a despedirse de los hijos?

–Los niños influyen mucho. Cuando estás lejos, se les echa de menos. Delante del toro luego olvidas todo, pero en los momentos previos de ferias importantes me vienen al pensamiento mis niños, las preocupaciones por si me pasa algo. Ellos te dan amor, te hacen feliz, pero luego es duro dejarlos. Ahora realmente entiendo a mi padre cuando tenía que dejarnos para torear y viajar.

«Cuesta mucho dejar a los niños cuando vas a torear. Ahora entiendo realmente a mi padre cuando nos dejaba para viajar y torear»

Viaja a sus principios, a la cinta que grabó su maestro cuando él tenía 11 años. «Era una faena a una becerra ensabanada de Garzón. Se la ponía siempre. Dice que ahí vio todas las cualidades que yo tenía para ser torero, dice que me vio facilidad y valor natural». Todo el tiempo es presente ahora. Todo es silencio después, un silencio desgarrador y roto por el lenguaje bravo y estremecedor de los toros de la ganadería de sus apoderados, la casa Matilla, «una familia extraordinaria y con la que estoy fenomenal». «Cada año tenemos que aguantar el rumor y el invento ese de que rompemos», comenta. Y regresa de nuevo a la niñez y a la actualidad al compás del ladrido de la juguetona «Piccolina»: «No sé bien cómo sería yo si mi hijo José Mari quisiera torear», señala sonriente mientras cuenta que su pequeña Julieta siente fascinación por sus faenas.

–¿Cómo se templa ante las aviesas embestidas de los antitaurinos?

–Me da mucha pena, pereza y rabia. No conozco a nadie que haya sido aficionado y se haya vuelto anti. De hecho, conozco a antitaurinos que ahora son supertaurinos. Se habla de que nos gusta maltratar al toro, y eso no es así. Cada una de las cosas que se hacen durante la lidia tiene un porqué, ya sea para ver las condiciones del toro, para medir su bravura, su nobleza… El problema lo tienen ellos, que tienen la mente cerrada y no se preocupan de realmente conocerlo. Si lo hicieran, se darían cuenta de que no hay nadie en el mundo que ame más los toros. Más allá de que si desaparece el toreo desaparece el toro bravo, lo que hay que explicar es el porqué de cada tercio. Cada uno es básico para que la raza de un animal único exista.

«¿Cuántas veces los partidos políticos han cambiado de idea para ganar votos? Estamos hartos»

–¿Le preocupan los sartenazos y los vaivenes políticos?

–Claro que sí, porque se juega con las personas. ¿Cuántas veces los partidos han cambiado de idea por conseguir más votos? Estamos hartos, pero no solo en el mundo del toro. No conozco ningún partido político que realmente tenga unos principios y los siga hasta el final, pase lo que pase. Hablo en general, pero con el toro sucede lo mismo: nos usan para ganar votos o no perderlos.

–Ya sabe, «si no le gustan mis principios tengo otros…» ¿El toreo va mejor que la política?

–En el toreo al menos hay respeto, que es lo que en la política no abunda. Te podrá gustar más o menos un compañero, podrás tener diferencias, pero ante todo lo respetas, que es lo que me ha enseñado mi padre desde pequeñito.

–Ha sido imagen de grandes firmas a nivel internacional y se ha relacionado con personalidades de todos los ámbitos. ¿Cómo nos ven al otro lado?

–Como algo increíble, impresionante. Les produce muchísimo respeto. Ninguno me ha hablado de maltrato. A lo mejor me han hablado de si les puede dar pena, que es diferente. Sienten enorme admiración por nuestra capacidad para ponernos delante de un toro. He conocido a gente fuera de España, en Estados Unidos o Italia, por ejemplo, a la que he tenido la oportunidad de invitar luego a los toros y queda maravillada. Me hablan mucho de la energía que se respira en la plaza. A nosotros se nos olvida porque estamos acostumbrados y nos volvemos más fríos. Ellos me hablan mucho de lo que se transmite, de lo que ellos pueden sentir, y salen maravillados, encantados, pero sobre todo lo que más noto es la admiración y el respeto. Lo ven como una heroicidad. Muchos creen que el vestido lleva una protección; cuando les cuentas que no, se asombran y exclaman un «¡oohh!»

«Muchos creen que el vestido lleva una protección; cuando les cuentas que no, se asombran mucho»

–¿Qué personalidades le han sorprendido y se han sorprendido más?

-Los fotógrafos Peter Lindbergh y Mario Testino, el escritor Paulo Coelho… A Coelho le gustan los toros; en la distancia algunos se preocupan y lo siguen, les gustan las sensaciones. A Nico Rosberg, corredor de Fórmula 1, no le gustan, pero lo respeta a muerte. Y a Lewis Hamilton igual, no le gustan, pero lo respeta. Coincido con ellos en la gala de la alta relojería de Ginebra y me lo dicen. A Fabian Cancellara, campeón de ciclismo, le gustan mucho y le parece algo con una fuerza brutal, increíble.

–Dependiendo de la profesión, ¿el enfoque es distinto?

–Grandes deportistas internacionales se fijan en la capacidad de sufrimiento, de sacrificio, de autosuperación, nos ven como héroes. A los diseñadores de Dolce & Gabbana y a Riccardo Tisci, el de Givenchy, les encantan. Ellos se fijan más en la parte estética, unos en lo folclórico y otros en lo trágico. Los escritores y los músicos me hablan desde un punto de vista más interior, más sentimiental y espiritual. Es curioso que dependiendo de la profesión que tengan te enfocan el toreo desde diferentes ángulos. También me he encontrado con políticos fuera de España y les encantan los toros. Unos lo dicen abiertamente, pero otros no. Es una pena que la gente tenga miedo, porque realmente se está privando de la libertad de expresión, de la libertad de elegir y de la diversidad de opiniones y gustos del ser humano. Unos se sienten cohibidos; otros sí tienen la personalidad suficiente: «Soy taurino y orgulloso de serlo».

«Hemos hecho cosas por Europa y Estados Unidos. Me gustaría acercar el mundo del toro a Asia»

–¿Seguirá siendo imagen de marcas?

–Sí, siempre que se fijen en mí porque soy torero y me lo permita mi tiempo. Toda mi preparación es única y exclusivamente para torear. Hemos hecho cosas por Europa y en Estados Unidos, y me gustaría hacer algo por Asia. Sé que tienen interés en conocer nuestro mundo y podría encajar. Siempre que pueda llevar el toreo más allá de las fronteras que ahora mismo existen y se haga con el máximo respeto, aportaré mi granito de arena. Es esencial que conozcan fuera cómo viven el toro y el torero.

Vivir por lo que vale la pena morir, morir por lo que vale la pena vivir. Todo el tiempo es ya soledad, «lo que peor llevo, pero también lo mejor porque el toro exige total concentración y cualquier distracción puede ser fatal». Una soledad que lleva la melodía de su amigo Alejandro Sanz –la admiración es mutua entre ambos–. Una soledad que ahonda en el yo más íntimo del hombre y el torero. Paz y libertad para aquellos que se conquistan a sí mismos.


Madrid, Sevilla y los jóvenes

–¿Qué le parece la nueva hornada de toreros?

–He toreado mucho con ellos y también lo haré esta temporada. Me encantan David Galván y Alberto López Simón. A Roca Rey no le he visto en directo, aunque tiene condiciones increíbles. Estoy feliz de que haya gente joven que ilusione y que la afición demanda. Hacía falta, son muchos años viendo las mismas caras.

–¿Le alegra la vuelta de sus compañeros a la Maestranza?

–Mucho. Sevilla lo necesitaba. Te gustarán más o te gustarán menos, pero cualquier feria importante necesita que la élite esté en su plaza.

–Después de ser el primero en dar un paso al frente para torear en Sevilla, ¿le molesta que el protagonista sea Morante?

–Para nada. Yo a José Antonio lo quiero muchísimo. No soy envidioso ni me molesta. Al revés, me alegro de sus cinco tardes.

–A Madrid irá usted una con López Simón, autor del triplete de Puertas Grandes.

–Me encanta Madrid y no quiero que se diga que la huyo. Me hace mucha ilusión torear con Alberto en una de sus plazas, con David (El Fandi) y la ganadería de El Pilar, de embestidas muy especiales.

 


 
Opinión


Perera con un Cuvillo en Almería – Foto: Asociación Toreo en Red Hondo

Explicación frente a los ataques y tópicos de cierta afición

A ti, querido “Baja tú y Te Pones”, porque seguiré defendiendo una Tauromaquia que hoy por hoy creo que está abocada al fracaso como tal, que va directa a convertirse en mero espectáculo, con un toro cada vez más mermado.
Por José Vega
Más artículos de este autor
Lunes 29 de febrero del 2016, 20:16h

Ante los continuos “ataques” de cierto sector de aficionados repletos de tópicos tras las críticas a corridas donde el trapío del toro ha brillado por su ausencia y sobre el toreo, cada vez más vulgar, al hilo y con menos canon de la historia, me veo (y no tenía por qué), en la obligación de salir en defensa de los aficionados que consideramos que la Tauromaquia es otra.

1. En cuanto a trapío. No exijo el toro grande, con kilos, aunque lo admito si esa es su conformación ósea y lo permite. Exijo un toro con trapío y con las hechuras propias de su encaste, pero con cara, las defensas íntegras, fuerte y rematado. No porque sea una plaza de segunda se puede admitir el toro con defensas cortas, sin remate ni la integridad y conformación que la seriedad de la Tauromaquia requiere.

2. Otro tópico, cutre donde los haya que utilizan los “taurinos” para atacar. “No os gusta porque es Domecq”. Falso. Jamás he “odiado” el encaste Parladé, es más, he visto grandísimos toros, muchos, de ese encaste. Aunque sí he de decir que también he visto muchos que representan todo lo contrario de lo que debe ser un toro de lidia para mí (y de los otros encastes también, por qué no). Lo que sí repruebo es la forma con que ciertos ganaderos de ese encaste han seleccionado hacia la nobleza, exigidos tal vez por las figuras y la nueva forma de concebir el toreo: la de muchos pases, muchísimos, da igual la composición y cargar la suerte.

Dentro de este punto cabría decir que la proliferación, casi llegando al total, del encaste Domecq en los festejos, en las ferias, hace que defienda a capa y espada los demás encastes y quiera ver a esos que llaman “maestros” si de verdad están capacitados para serlo, sabiendo solventar los problemas y las embestidas de estos encastes. Pero la defensa de esas sangres, no quiere decir que sea un ataque y derribo de la sangre Domecq, pero sí una demanda para que abran cuotas en las ferias.

3. El toreo. Otro tópico de los taurinos es comparar diestros con otros. Yo critico que hoy día se toree al hilo, de perfil, escondiendo la pierna y así, olvidándose de cargar la suerte. Por eso es un toreo que no me transmite, que deja de interesarme y como tal, lo critico y lo digo. Es más, no entiendo como “reputados” profesionales como toreros, periodistas, ganaderos… jalean y exaltan esta forma de torear, cuando ellos mismos saben que no es la correcta, que la Tauromaquia es mucho más difícil. Sí difícil, porque otra cosa que critico es que ante el toro cada vez más noble y el toreo cada vez más en redondo y sin ceñimiento, la sensación que se transmite es de facilidad, y eso es lo peor que le puede pasar a nuestra Fiesta.
Seguiré defendiendo una Tauromaquia que hoy por hoy creo que está abocada al fracaso como tal, que va directa a convertirse en mero espectáculo dejando atrás el “misterio”, con un toro cada vez más mermado tanto físicamente como en bravura.

Y los tópicos de los taurinos, pues es una consecuencia más de la decadencia, ser “Taurino” es mucho más que ser un fanático de toreros y ciertas ganaderías, eso es menudencia.

A ti, querido “Baja tú y Te Pones”.

 


 

 

Luto en el mundo taurino; fallece José Julián Llaguno

JAIME SOLO 26 Feb 2016 20:44:53

SU ÚLTIMA VUELTA AL RUEDO EN VIDA fue el domingo 20 de abril del 2014 en Jerez. (Cortesía)
En la madrugada del viernes 26 de febrero, dejó de existir el distinguido ganadero zacatecano don José Julián Llaguno a la edad de 90 años, el deceso ocurrió en su domicilio de la capital mexicana.

José Julián fue un enamorado y respetuoso de la fiesta más hermosa del mundo, la fiesta brava.

Heredó de su padre, además de las tierras y su parte de ganado, la casta, la afición, el cariño, la entrega y los conocimientos para criar toros.

Muchas fueron las tardes de gloria que compartió don José Julián junto con las máximas figuras del toreo como: Joselito Huerta, Alfonso Ramírez El Calesero, Humberto Moro, Manolo Martínez, Curro Rivera, Mariano Ramos, entre otros.

José Julián Llaguno fundó su propio hierro, que lleva su nombre, en 1956, tras la muerte de su padre.

Dedicado a él durante seis décadas, Llaguno convirtió a su ganadería en una de las más emblemáticas del país. Los mejores momentos de la divisa fueron los años sesenta y setenta. Su hijo José Miguel Llaguno será el continuador de su tarea.

Sus restos fueron llevados al Panteón Francés de San Joaquín, en la Ciudad de México. Enviamos un sentido pésame a su hijo el ganadero José Miguel Llaguno Gurza y a todos sus familiares.

Descanse en paz, José Julian Llaguno Ibarguengoitia.

Lo recuerdan en redes sociales
Figuras de la actualidad en la tauromaquia como Arturo Macías y Federico Pizarro se despidieron del ganadero zacatecano mediante las redes sociales.

“Muy dolido por el fallecimiento de un gran ganadero y gran amigo: don José Julián Llaguno! Su gran alegría siempre será su legado”, escribió El Cejas en su cuenta de Twitter, mientras que Pizarro compartió una foto dando la vuelta al ruedo y escribió: “Bello recuerdo de un grande de la ganadería mexicana, en paz descanse don José Julián Llaguno!”.

jaime.solo@imagenzac.mx

 


 

 

 

Toros

Miguel Ángel Perera se cala la montera; la tremenda cicatriz de Salamanca recorre su abdomen.JOSÉ AYMÁ

 

TOROS

La resurrección de Miguel Ángel Perera

ZABALA DE LA SERNA / JOSÉ AYMÁ Madrid5
El 15 de septiembre de 2015 un toro le destrozó las entrañas en Salamanca. Ahora regresa de entre la muerte y las sombras para reaparecer en Olivenza.«Las cornadas no son medallas», declara a EL MUNDO el matador renacido.

ZABALA DE LA SERNA / JOSÉ AYMÁMadrid

@zabaladelaserna
28/02/2016 03:17

Lo atrapó como un grizzly y cuando lo soltó le había reventado las entrañas. No se arrastró ni trató de huir como Di Caprio en la película de Iñárritu. Ni tiempo tuvo. La bestia perdonó la crucifixión contra los maderos de la barrera y lo sacó fuera del circo. Perera se moría sin ver la muerte. Exhalaba por las tripas. El verano coleaba en Salamanca con un viento infernal para ser septiembre.

Entre sombras vuelve el torero del invierno interminable. Se asoma al espejo que le devuelve las huellas del toro. Un costurón de caballo sube desde el pubis como una carretera de grava por el abdomen. El zurcido esconde el diabólico eslalon del cuerno, una daga ciega que atravesó la pared muscular y asustó a las iliacas, la externa y la interna, descubrió músculos insondables (psoas), esquivó el uréter, contusionó la vejiga, pasó por el recto y las groseras arterias hemorroidales. Una sangría incontenida entre nombres extraños del retroperitoneo, el drenaje de Prenrosa y fondo de Saco de Douglas. Y milagrosamente ningún órgano vital reventó en el impacto, como si un misil hubiera atravesado una multitudinaria manifestación sin causar muertos.

Miguel Ángel Perera despertó en la UCI como una marioneta desmadejada, enredado en los hilos del destino. Sondas en cada uno de los agujeros del cuerpo, los drenajes como escape de la podredumbre, los ojos angustiados clavados en el techo. Perera lo recuerda todo como trauma de guerra y maldice las cornadas como rara avis en un hábitat de presunción: “No son medallas, las asumo como parte del toreo, pero no son medallas. Ojalá no hubiera tenido ninguna en 12 años de alternativa”. La sufrida en el otoño de 2008 en Madrid trepa por su pierna como una enredadera venenosa y se asoma por la cresta de su cadera derecha como otra muesca infausta. Culebrean las cicatrices como memoria de la carne.

Hugh Glass (Di Caprio otra vez, Iñárritu de nuevo) encuentra a rastras el río Misuri para saciar la sed del resucitado. Bebe con ansia desesperada y el agua helada se le escapa por la herida mal zurcida del cuello, traqueotomía de un zarpazo. A Perera la comida líquida, la dieta blanda, purés y papillas, se le atascaba por los recodos en escuadra del laberinto desordenado de sus intestinos en lugar de fugarse por el ventanal gore de su abdomen. Un vómito de cinco meses, una saca de kilos perdidos, el cuerpo de Cristo por castigo. El alimento espiritual de su hija recental y su mujer funcionaron como motor. Para cuando quiso volver a sentirse el torero fuerte y poderoso que es, la fuerza y el poder se habían fugado por los boquetes. “Trataba de andar, intentaba correr, pero estaba completamente desfondado. Me quemaba el amor propio, el espíritu competitivo, el ánimo de luchador. No alcanzaba ni la mitad del nivel que tenía en los ejercicios habituales con mi preparador físico. Sicológicamente me hundía. Ni masa muscular, ni fuerza, ni… No era yo”.

Otoño de 2008. Monumental de Las Ventas, 3 de octubre. Miguel Ángel Perera se anuncia con seis toros para coronar una temporada descomunal, 40 salidas a hombros consecutivas le avalaban en el año de su vida. El viento lo emboscó ya entonces. Como en Salamanca. Otra cornada brutal -recuerdo el horror de los tendidos, el revuelo de capotes, las gentes brotando del callejón en catarata, el torero hecho un ovillo en el ruedo, en posición fetal, como cuando nacemos, como cuando morimos, la sangre oscura, el torniquete intenso-, una gloria épica y otro invierno dantesco aquél de siete años atrás. La pesadilla repetida, los fantasmas recurrentes, las noches de insomnio. Sólo que la situación ha cambiado: Perera no viene de su temporada más redonda y las empresas, como la afición voraz, prefiere los juguetes nuevos a los juguetes (aparentemente) rotos. La implacable memoria de los peces para quien en 2014 se erigía en triunfador absoluto de San Isidro. Miguel Ángel no se queja pero mastica las ideas y las palabras: “Son 12 años de alternativa, cinco Puertas Grandes en Madrid, una categoría y una rectitud en el toreo de la que pocos pueden presumir, como de mi honestidad, lealtad y compromiso con la profesión”. Fuera de Castellón y Valencia, una sola tarde en Sevilla, otra en Málaga, su tierra extremeña acunará su renacimiento en el capazo de Olivenza, el inminente 5 de marzo.

Del tronco de Perera nacen raíces de encina. Las tormentas son para los juncos o los yunques; las encinas se tronchan Quizá por eso sea más yunque, por no doblegarse nunca, por la receta que se aplica: “Sacrificio, entrenamiento, paciencia y memoria ante la adversidad. Nada nuevo que no conozcamos ya. Nada nuevo que no conozcamos ya. Es ingrato y duro. Somos rectos en nuestras negociaciones, pero no complicados”. Desde hace una década ligó su carrera a Fernando Cepeda, como un hermanamiento de sangre. De ahí el plural que usa el matador. Doblarán presencia en el Foro por mayo. Lo que no es poco para viejos gallos de pelea acotumbrados a remontar. Vienen los jóvenes valores emergentes de la torería andante -López Simón, Roca Rey o Garrido- con el estandarte de la novedad, traen el viento de cola, los méritos contraídos, el ambiente de fiesta.

Entre sombras vuelve el torero del invierno interminable. Se asoma al espejo que le devuelve las huellas del toro. «Si cruzo esta noche, si amanece / píntame la vida / porque nunca es el mismo / el resucitado».

 


 

 

Anuncian el cartel para el 6 de marzo en Mérida

Por: Redacción
26 de febrero de 2016

El próximo domingo 6 de marzo en punto de las 5:00 de la tarde se llevará a cabo la cuarta corrida de la temporada 2015-2016 en la Plaza de Toros Mérida, de la capital yucateca.

En el cartel mixto figuran los nombres del rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza, y a pie los matadores mexicanos Antonio García “El Chihuahua”, y Arturo Saldívar, quienes lidiarán dos toros de Los Encinos, para rejones, y cuatro del hierro yucateco de La Ceiba.

El cartel para el 6 de marzo en la Plaza Mérida
Foto: Empresa Tauroarte

 






 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: