Breves Noticias Taurinas

22 Feb

 

Resumen taurino de fin de semana

Hermoso y Roca Rey salen a hombros (video)

Por: Álvaro Borbolla | Foto: Juan Luis Noguez
Viernes, 19 de Febrero del 2016 | Querétaro, Qro.Ficha

Juriquilla, Qro.- Corrida extraordinaria. Lleno de “Agotado el boletaje” en noche agradable. Dos toros de Santa Bárbara (2o. y 5o.) para rejones, y cinco de San Pablo (el 7o. como regalo), desiguales en hechuras y presentación, manejables en su conjunto. Pesos: 495, 470, 497, 491, 490, 510 y 455 kilos. Ignacio Garibay (grana y oro): Oreja y palmas. El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza: Ovación y dos orejas. Andrés Roca Rey (lila y oro): Dos orejas, silencio y oreja en el de regalo. Incidencias: El subalterno Diego Bricio sufrió un puntazo en un muslo izquierdo al colocar un par de banderillas al 6o. Ingresó a la enfermería al finalizar la lidia para ser atendido de este percance de pronóstico leve.

 


 

 

Miguel León corta tres orejas en Sultepec

Por: Redacción | Foto: Archivo
Sábado, 20 de Febrero del 2016 | México, D.F.

Sultepec, Méx.- Corrida mixta de feria. Media entrada. Toros y novillos de Francisco Cordero, bueno en términos globales.

José Mauricio: Oreja y palmas.

El novillero Miguel Ángel León: Oreja y dos orejas.

 

 

Pablo y Mónica, a hombros en Orizaba

Por: Bernarda Muñoz | Foto: Ángel Sainos
Sábado, 20 de Febrero del 2016 | México, D.F.


Orizaba, Ver.- Plaza “La Concordia”: Tres cuartos de entrada. Un toro de Julio Delgado (1o.), uno de Bernaldo de Quirós (4o.) y dos de Puerta Grande (2o. y 5o.), así como dos novillos de Fernando de la Mora (3o. y 6o.), buenos en su conjunto.

Pablo Hermoso de Mendoza: Oreja y dos orejas y rabo.

Horacio Casas: Silencio tras aviso y oreja.

Mónica Serrano: Oreja y dos orejas.

Incidencias: Los Forcados Hidalguenses fueron muy ovacionados al pegar a los toros lidiados y, a la postre, dieron la vuelta al ruedo con Mónica. .

 

 

El Galo y Garza cortan oreja en Chichimila

Por: Redacción | Foto: Archivo
Lunes, 22 de Febrero del 2016 | México, D.F.

Chichimila, Yuc.- Entrada tres cuartos. Novillos de Eusebio Vásquez,manejables en términos globales.

Sergio Garza: Vuelta y oreja.

André Lagravere “El Galo”: Oreja y vuelta.

Incidencias: Un sobrero fue lidiado por el novillero yucateco Víctor Balán y fue aplaudido.

 

 

 

Triunfal tarde de Ixtapan del Oro

Por: Redacción | Foto: C. Arenas
Lunes, 22 de Febrero del 2016 | México, D.F.

Ixtapan de Oro, Méx.- Corrida de feria. Lleno. Toros de Celia Barbabosa, buenos, con arrastre lento al 1o. Un becerro de San Maximiano, de buen juego.

Paco Dóddoli: Dos orejas y rabo.

Jorge de Jesús “El Glison”: Silencio tras dos avisos.

Luis Gallardo: Dos orejas y rabo.

Cristóbal Arenas “El Maletilla”: Dos orejas simbólicas.

 

 

 

Todos salen a hombros en Nuevo Laredo

Por: Redacción | Foto: Prensa AM
Domingo, 21 de Febrero del 2016 | México, D.F.

Nuevo Laredo, Tamps.- Plaza “Lauro Luis Longoria”. Media entrada. Seis toros de Karla y Paco Santoyo, de muy buen juego.

Fermín Spinola: Silencio y dos orejas.

Pedro Gutiérrez “El Capea”: Dos orejas y oreja.

Arturo Macías: Palmas y dos orejas.

 

 

¡Viva la fiesta de los toros! (video)

Por: Felipe Aceves | Foto: Memo Sierra
Domingo, 21 de Febrero del 2016 | Guadalajara, Jal.

Ficha
Guadalajara, Jal.- Plaza “Nuevo Progreso”: Segunda corrida. Dos tercios de plaza, en tarde soleada. Siete toros de Jaral de Peñas (el 7o. como regalo), con edad, trapío, romana, calidad en su conjunto y que fueron aplaudidos, tanto de salida, como en el arrastre. Destacó el lidiado en tercer lugar que se le dio arrastre lento. Pesos: 520, 515, 1515, 545, 530 505 y 500 kilos. Ignacio Garibay (plomo y oro): Palmas, vuelta y palmas en el de regalo. Alejandro Talavante (turquesa y oro): Dos orejas y silencio. Andrés Roca Rey (grana y oro): Oreja y oreja, bronca al juez en ambas ocasiones al pedir la segunda. Incidencias: Por un error, el toro que debió salir tercero de la tarde se echó en segundo lugar y correspondió al peruano Andrés Roca Rey.

 

 

Los matices de la emoción (video)

Por: Jorge Raúl Nacif | Foto: Luis Felipe
Domingo, 21 de Febrero del 2016 | México, D.F.

Ficha
México, D.F.- Plaza México. Vigésima y última corrida de la Temporada Grande. Más de tres cuartos de entrada (unas 35 mil personas) en tarde espléndida. Dos toros de Los Encinos, desiguales en presentación y juego, de los que destacó el 4o. por su transmisión, premiado con arrastre lento. Y seis de Teófilo Gómez, parejos en hechuras, nobles, dóciles y flojos; el 5o. premiado con arrastre lento. Pesos: 522, 512, 515, 541, 504, 511, 522 y 549 kilos. Pablo Hermoso de Mendoza: Palmas y dos orejas y rabo con algunas protestas. Enrique Ponce (sangre de toros y oro): Palmas, vuelta y oreja en el que lidió por El Payo. Fermín Rivera (negro y oro): Oreja y palmas. Octavio García “El Payo” (lila y oro): Palmas en el único que mató. Incidencias: A mitad de la faena de El Payo delante del cuarto, se sintió mal y devolvió el estómago en el burladero de matadores. Dio muerte al toro y pasó a la enfermería para ser revisado de un cuadro agudo de deshidratación, algo similar a lo que le ocurrió en Guadalajara en octubre del año anterior, en que padecía una severa gastroenteritis.

 


 

 

Muere el apoderado José Manuel Espinosa

Por: Redacción | Foto: Landín-Miranda
Sábado, 20 de Febrero del 2016 | México, D.F.

El apoderado José Manuel Espinosa falleció en la madrugada de este sábado, aquejado de un coma diábetico que lo mantuvo internado en un hospital de la Ciudad de México desde hace varios días, y luego de que el 5 de febrero había acudido a presenciar la corrida de aniversario en la Plaza México, la última de cuantas tuvo oportunidad de acudir.

El nieto de Zenaido Espinosa, hermano del maestro Fermín, probó suerte como novillero y hasta llegó a torear en La México a mediados de los setentas. Una vez retirado se dedicó a apoderar toreros, siendo el primero su pariente, Fermín Espinosa “Armillita”, a comienzos de la década de los ochentas con el que comenzó una larga trayectoria como apoderado.

Más tarde se hizo con la carrera de Miguel Espinosa “Armillita Chico”, al que estuvo vinculado durante más de dos décadas, prácticamente hasta la despedida de éste en la Monumental de Aguascalientes, el 1 de mayo de 2005.

Asimismo, en el año de 1997 se hizo cargo de la carrera de Eulalio López “Zotoluco”, con el que estuvo trabajando durante 14 años. Y quizá con el maestro de Azcapotzalco consiguió uno de sus mayores logros: el planteamiento de que matara completa la camada de Miura en la temporada europea de 2002, que fue el punto de inflexión de la carrera de Zotoluco.

Desde que dejó de apoderar a Eulalio, en mayo de 2010, no volvió a hacerse cargo de los poderes de ningún torero. También fue empresario y gestor de distintas empresas, y representante de varios toreros extranjeros. Enviamos nuestros condolencias a su hijo, y al resto de su familia.

De acuerdo a lo que hemos podido saber su cuerpo no ha sido velado, de tal forma que será incinerado esta misma tarde de sábado en una funeraria de la zona centro de la Ciudad de México.

 


 

 

Muere el empresario Luis Fernando Peña

Por: Bernarda Muñoz | Foto: Archivo
Lunes, 22 de Febrero del 2016 | México, D.F.

El pasado jueves, alrededor de las 14:00 horas, falleció el que fuera empresario taurino Luis Fernando Peña a la edad 51 años. Perdió vida de un infarto fulminante mientras conducía su vehículo que cayó al canal de Anzalduas, de la ciudad de Reynosa, Tamaulipas.

Ayer mismo, el conocido y entusiasta empresario fue despedido con una vuelta al ruedo a la plaza de toros Reynosa. Deja a su esposa Erika y a sus dos hijas Erika y Lucía, y su hijo menor.

Nuestras más sinceras condolencias a sus familiares. Descanse en paz.

 


 

 

Tauromaquia: Jesús Córdoba y El Zapata

Por: Horacio Reiba | Opinión
Lunes, 22 de Febrero del 2016 | Puebla, Pue.

El minuto de silencio que seguramente se guardó ayer tras el último paseíllo de la temporada en la Monumental México suponía un crespón de duelo por la muerte de Jesús Córdoba Ramírez, gran torero y competente juez de plaza. Como habrá tenido que contarse para ello con la anuencia del gerente de la empresa, algo de incongruente, de francamente hipócrita, encierra ese hecho de homenajear a quien el propio mandamás del coso de Insurgentes echó del palco de la autoridad a mediados de la década del 90, medida profiláctica para allanar el camino a la llegada de jueces de pacotilla, complacientes hasta la abyección con una empresa necesitada de funcionarios lo suficientemente maleables como para ceder a la aprobación de encierros impresentables y la concesión de apéndices a pedido del empresario, que como se sabe ha incluido en su manual autorregulatorio la obligación de que el biombo arroje orejas como si fueran confeti, quién sabe si persuadido de que ese burdo triunfalismo atrae más gente a la taquilla, o con la perversa intención de acorrientar a tal grado la fiesta que la buena afición capitalina se fuera perdiendo y apartando del coso, desmoralizada con justa razón.

Maestro binacional

Si somos estrictos, Jesús Córdoba ha sido el torero nacido en EU más importante de la historia, pues, en efecto, vio la luz primera en Winfield, Kansas, un día de marzo de 1927, hijo de padres mexicanos que se ganaban allí la vida y, por lo tanto, representante neto de la migración de connacionales hacia el gran país del norte. Tuvieron sus progenitores el cuidado de poner a Jesús en contacto con nuestra cultura, para lo cual lo enviaron a estudiar a León, su ciudad de origen, de ahí que, en lo sucesivo, él mismo se considerara leonés y como tal quedase registrado en los anales de la fiesta.

Chucho Córdoba fue uno de los Tres Mosqueteros que hicieron memorable la temporada chica de 1948 en la Plaza México. Tríada perfectamente integrada en su diversidad, pues mientras Rafael Rodríguez, con su estoicismo y entrega, representaba el valor espartano, Manuel Capetillo era una explosión de sentimiento torero y Córdoba llamó la atención desde el principio por su elegante estilo y académica concepción de la lidia, propiciando de manera natural la clásica pugna entre el valor, el arte y el clasicismo. Curiosamente, aunque impresionó a la afición desde el debut (18-07-48) y no sólo mantuvo sino acrecentó su cartel hasta conquistar la Oreja de Plata, Jesús no llegó a cortar un solo apéndice en siete actuaciones. Que el estoque nunca sería su fuerte lo demuestra este otro dato: siendo de los diestros mexicanos más apreciados de su tiempo por el público de Madrid, tampoco llegó a tocar pelo en la capital de España, pese a sus siete paseíllos y ocho vueltas al ruedo en Las Ventas, desde su confirmación a manos de Pepín Martín Vázquez (21-05-52), con “Gestador” de Bohórquez y de testigo el cordobés Martorell), hasta su última salida ante la cátedra madrileña, coincidente con una de las reapariciones de Luis Miguel Dominguín, cuyo triunfo no opacó la excelente tarde del leonés, recordada por una suntuosa larga para rematar un gran quite y la doble vuelta al anillo tras despachar a sus dos ejemplares de Barcial (29-09-57). También gozó Córdoba de sólido prestigio en Sevilla, triunfador absoluto de la feria de abril de 1953 –desorejó a un miura y reincidió con un sobrero de Benítez Cubero, saliendo en hombros los días 24 y 25–, feria a la que no volvería, aunque sí a la de San Miguel, con corte de otra oreja a un torazo de Marceliano Rodríguez en su cuarta y última comparecencia en la Maestranza (28-09-54).

Maestro sin suerte

Como su posterior consuegro Rafael Rodríguez, Córdoba tuvo como guía en el arte a Fermín Espinosa “Armillita”, que le dio la alternativa en Celaya con un toro de Xajay (25-12-48) y se la confirmó en la Plaza México con “Zalamero” de La Punta (16-01-49); pero el despegue de Jesús como figura demoraría hasta 1951: empezó por cortarle las orejas a “Criticón” de La Laguna por un faenón (28-01-51), y cobraría enseguida su único rabo en la Monumental –de “Luminoso” de San Mateo, que le pegó su segunda cornada en Insurgentes, 04-02-51–; luego, el 4 de marzo, salió en hombros tras sumar tres apéndices de un lote bravísimo de Zotoluca –de “Cortijero”, su segundo, debieron darle el rabo, según consta en la filmación de aquella lujosa sonata izquierdista–; por último, le disputó a Arruza la Oreja de Oro desorejando a “Espinoso” de Xajay. En el siguiente invierno tuvo un fuerte diferendo con el Ciclón, por un quite, en Irapuato, y eso lo distanció de Alfonso Gaona, el empresario optometrista, que en lo sucesivo habría de marginarlo de muchas de sus temporadas. Fue entonces que el torero de León decidió jugarse la carta hispana, sin contar con que, a pesar de sus ya reseñadas victorias, los mexicanos nunca han sido tratados allá como los españoles en estas tierras de Malinches.

Duro castigo

No solamente la política taurina afectó la trayectoria del recién desaparecido leonés. A pesar de su probada maestría, los pitones de los toros lo hirieron con notable inoportunidad. Sólo en la México sufrió las cornadas de “Italiano” de Piedras Negras (06-02-49), “Luminoso” de San Mateo (04-02-51), “Cañonero” de La Laguna (07-12-52: en la cara), “Colmenareño” y “Gordito”, ambos de Cabrera (29-11-53 y 10-01-54), “Sedeño” de Rancho Seco (08-01-56) y “Monosabio” de Tequisquiapan (26-03-61); excesivo castigo, que incluyó además percances tan graves como el de Reynosa en 1965 –femoral seccionada por un burel de Golondrinas—y el sufrido en la semana grande de San Sebastián durante su última visita a España (agosto del 66).

Inconformista hasta el fin

Ese poco afortunado viaje a la península lo hizo un Jesús Córdoba ya veterano casi por necesidad, a fin de evadir el veto que pesaba sobre él como dirigente –con Luis Procuna– de la Unión de Matadores, opuesta a una emergente Asociación creada y manipulada por Ángel Vázquez, el promotor cubano que también borraría de los carteles de la México a José Huerta y Manolo Martínez en la segunda mitad de los años 60. Para entonces Jesús ya había toreado su última corrida en lnsurgentes –un duro encierro de Las Huertas, con asistencia del entonces presidente de la república Adolfo López Mateos, 10-02-63–, y se acercaba su silencioso adiós a la profesión, escrito en la placita jalisciense de Ciudad Guzmán (23-04-67), con reses de El Romeral y mano a mano con Joselito Huerta, otro torero fiel a la vieja Unión, vetado, como Jesús, por los mandamases de la fiesta en aquel momento.

Lo que nadie podrá borrar es que Jesús Córdoba triunfó con fuerza en los tres cosos más emblemáticos del orbe taurino –Madrid, Sevilla y México–, aunque en Insurgentes sólo partiera plaza en 27 ocasiones en las que, cornadas aparte, cortó 10 orejas y un rabo.

Fuerza, Zapata

A Uriel Moreno, la suerte acaba de jugarle otra mala pasada, esa cornada al banderillear al primero de Santa Fe del Campo en la nocturna del viernes 12 en Puebla. Es la tercera suya en El Relicario y, como las anteriores, se la pegó un toro íntegro y cinqueño, como corresponde a un torero que ha ido siempre con la verdad por delante. Porque Uriel no engaña a nadie, perfectamente definido su original estilo –variado, alegre, valeroso siempre–, sin eludir nunca hierros ni alternantes ni tirarle ventajas a nadie. Por eso, por arriesgar, una vez más, en un par de poder a poder, fue que “Príncipe”, con sus 560 kilos lanzados en tromba, lo prendió feamente y lo hirió de suma gravedad en la ingle y el bajo vientre, con evisceración de asas intestinales. La fuerte embestida del de Santa Fe del Campo consta en los videos, y de la agudeza de sus pitones no dejan ninguna duda las fotografías publicadas. De hecho, el impresionante percance y el mal fario que proyectó marcaron el resto de una corrida que ni Diego Silveti ni Hermoso de Mendoza ni el público de Puebla querrán recordar.

El torero de Apizaco ya se recupera, luego de superar la gravedad de los primeros días. La convalecencia será larga, pero por fortuna tenemos Zapata para rato. Con su bien definida personalidad, su sinceridad torera acostumbrada y sus probados arrestos de siempre.

 


 

 

Fermín Rivera es un torero honesto consigo mismo

20 de febrero de 2016/Suertematador.com

La asociación de Cronistas e Informadores Taurinos de Aguascalientes (CITA) la noche del pasado jueves 18 de febrero de 2016 dio continuidad a la serie de Charlas Taurinas mensuales que empezó apenas en enero pasado con la primera de ellas al tener como visitante distinguido al diestro aquicalidense Arturo Macías y ahora contó con la llegada desde San Luis Potosí del destacado espada Fermín Rivera, curiosamente a 58 años de que su abuelo del mismo nombre se despidiera de los ruedos en la Monumental Plaza México cortándole las orejas y el rabo al toro “Clavelito III” de la dehesa de Torrecilla.

El mismo jueves mencionado, antes de llegar al domicilio de CITA, el espada Fermín Rivera ya había toreado y matado un par de toros en la dehesa potosina de Gómez Valle, con lo que se reportó listo para hacerle frente al relevante compromiso que tiene este domingo 21 en la que será la vigésima y última corrida de la Temporada Grande Internacional 2015-2016 en la Monumental Plaza México al lado del valenciano Enrique Ponce, el queretano Octavio García “El Payo” y el rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza, con astados de Los Encinos y de los Sucesores de Teófilo Gómez.

Una gran entrada provocó la asistencia del diestro Fermín Rivera pues además de los integrantes y aficionados allegados de CITA se contó con la presencia de la Peña “Taurinas Hidrocálidas”, todos envueltos en la magia de un espectáculo tan singular como lo es la Fiesta de los Toros.

En poco más de tres horas de una interesante, aleccionadora y amena charla, Fermín habló de sus inicios como torero, de sus diez años como matador de toros, de lo difícil que le ha resultado ir haciéndose de un sitio dentro de la torería nacional, de la manera tan honesta y seria que tiene para ver la fiesta y su profesión, todo dentro de un marco disciplinario estricto tanto desde el punto de vista taurino como físico pues su entrenamiento, a diferencia de otros toreros, es a base de un programa bien establecido y que sigue al pie de la letra, aparte de su tauromaquia, a la que considera de mucha verdad y sobriedad al declarar que no es de los toreros que venden con una sonrisa al público algo que hizo en el ruedo y no lo merecía.

De igual manera platicó de su lado como criador de reses bravas, el que poco a poco lo ha ido introduciendo de manera fundamental y que ya está en la búsqueda de la crianza de un toro que tenga trasmisión en sus embestidas por medio del refresco que ya le ha dado a la dehesa que lleva su nombre con ganado de Bernaldo de Quirós y La Estancia, además de confesar que en ningún momento tiene pensado meterle sangre brava española.

También tocó el tema reglamentario de la fiesta considerando que actualmente en todas las plazas del país, ya sean de primera, de segunda o de tercera, se quiere llevar el mismo tipo de toro en cuanto a presencia de refiere, lo que no puede y no debe hacerse por las diferente condiciones que tiene cada coso y que al igual que en la Monumental Plaza México se haga en todas las demás plazas de primera categoría, que se aplique lo del registro obligatorio de edades del ganado ante las autoridades municipales, aunque resultaría muy complicado llevarlo a cabo.

Fermín Rivera es un torero que se siente en plena madurez, con diez años de alternativa y 27 de edad, por lo que está en el momento justo de buscar trascender en el extranjero, sobre todo en la Europa Taurina, a donde ya se planea buscar su confirmación de doctorado en el coso Monumental de Las Ventas de Madrid.

Finalmente, además de mencionar lo importantes que han sido su trayectoria sus amigos, asesores y apoderados, don Alberto Preciado Meléndez y Leopoldo Meléndez, el diestro de dinastía taurina hispano mexicana mencionó que cada corrida que torea es, en ese momento, la más importante de su carrera y que la del próximo en la Monumental Plaza México es en consecuencia la de mayor relevancia en su más que meritorio andar como diestro de alternativa.

Así que una vez cuajada la charla con Fermín Rivera firmó el libro de las visitas distinguidas a la asociación de Cronistas e Informadores Taurinos de Aguascalientes, se degustaron sabrosas viandas en honor al invitado y se tomaron las fotografías inherentes a la ocasión. ¡Enhorabuena y suerte matador!

 


 

 

 

 


 

 

Un recuerdo de la afición

 

Autor: José Antonio Luna, Fecha: 19/02/2016

Acabo de ver Joy. En esta película, Jennifer Lawrence, que también actuó en los Juegos del hambre, ahora, más logradita, más bella y con unas hechuras como para quitarle el hipo a cualquiera, representa el papel de “Joy Mangano”, una divorciada con dos hijos, que inventa un trapeador de pisos que se exprime en automático. Ella lucha con denuedo contra todo y contra todos intentando salir de una pobreza, en la que tiene que hacer magia para pagar las cuentas de la vida diaria, lo digo en sentido figurado, algo así, igual a cualquier mexicano de clase media que debe convertirse en David Copperfield, incluido el número de la desaparición cuando lo abruman los acreedores y, de todos modos, recibe el tremendo martillazo de la carencia, como en ese juego de feria, el de los cocodrilos que asoman la cabeza y que el espabilado mozalbete de turno le asesta un golpazo aplastante y suena la chicharra. En la cinta, “Joy” se afana sin descanso y no se detiene ante las trabas, el resto del argumento no lo relato, para no echarles a perder la función.
El domingo, la corrida de Barralva salió descastada y justa de presencia, aunque algunos cronistas, que han perdido el temple de tanto describir lo chico y joven, apuntaron que los merengues estaban bien presentados. Arturo Macías El Cejas, desperdició un toro demostrando que está muy puebleado. Aunque quiso no pudo olvidar el jolgorio, mal de muchos espadas nacionales que todo el año se la ven con novillitos en las ferias de provincia y les hacen faenas chungas. Claro que cuando llegan a la México deben librarla cómo sea y lo que sale a flote es lo que han venido realizando. En el momento que Macías quiso torear un poco serio, no conmovió a nadie y lo despidieron con enorme coro de silbidos. Ante esta disyuntiva existen dos caminos: el de siempre, es decir, seguir con las sardinas muy jóvenes y repartirla con queso sin acercarse ni de coña a la ciudad de México, o torear por lo menos lo cuatreño, ponerse adusto y hacer un nuevo intento.
Con la película fresca en la memoria, mientras Sergio Flores se partía la mandarina sobre la arena de la Plaza México, el que firma este artículo pensaba que al igual que “Joy”, el torero tlaxcalteca ha tenido que picar piedra para mantener a flote su carrera. Integrante de ese malogrado proyecto llamado Tauromagia, sin ser puntal del grupo como El Payo o Arturo Saldivar, es el único con posibilidades y talento verdaderos para convertirse en un diestro interesante. Entrega y voluntad hicieron que se quedara clavado como una vela ante los embates de sus dos enemigos, un par de faenas de mucha carga testicular le valieron para cortar una oreja en cada toro.
La ilusión que teníamos de ver a Roca Rey nos duró poco. Torero con vitola de gran figura, al primero lo toreó con quietud,  mucha clase y una pureza de estilo digna de Mozart, además de pasarse los pitacos rozándole la taleguilla. Luego, ante la falta de casta del sexto de Barralva, regaló el que venía en el séptimo cajón, pero de última hora, la empresa y la autoridad no permitieron lo que se entiende estaba acordado y no hubo obsequió. Los atropellos del doctor Herrerías junto con la tropa de bufones que manda la delegación, nos impidieron ver al gran torero contemporáneo.
Lo de la Plaza México es maquiavélico, nadie puede estar tan ensañado contra la afición. No es casualidad que cada festejo salgamos invocando a Judas Iscariote. Lo de llamar a una tarde de toros “corrida” es muy preciso, porque eso hacen, correr a los espectadores y cada domingo hay menos gente en los tendidos, hasta el día en que nos encontraremos con el consabido letrero: “Aquí se construye el centro comercial Galerías Intercojones…”
Eso sí, con una pequeña placa a un lado de la puerta principal que dirá: “Aquí estuvo la Plaza México, en la que se vivieron tardes de gloria del toreo… Un recuerdo de la afición que no la olvida”… y otro para la madre que parió a todos los dueños de la tauromaquia nacional, digo yo.

 


 

 

Rodrigo Porrúa y yo en una de las presentaciones de “El sueño de un Maletilla”

 


 

 

 


 

 

 

ENCUENTROS DE BENLLOCH: Ángel Peralta (2ª parte)

 

“Cuando se tiene un buen caballo, eres más valiente. A mejores caballos, más valor”

“La sabiduría del jinete debe conseguir que los caballos se acerquen al toro y el caballo debe dejarse llevar pero no dejarse coger, un caballo tonto o valiente/valiente no sirve. Tiene que tener un miedo capaz de ser dominado”
Por José Luis Benlloch

ENCUENTROS DE BENLLOCH: Ángel Peralta (1ª parte)

Dicen que nació con el alma de un centauro y él asegura que desde que viese la luz en su Puebla natal ha pasado más horas a caballo que a pie y que todas le parecen pocas… Sería difícil, seguramente imposible, encontrar un ruedo de España, Portugal, Francia o las repúblicas americanas donde se dan toros, incluso en Argelia y Marruecos me añade el protagonista, donde no hayan galopado sus caballos. Ni suceso en la marisma que no haya rimado con sus sentimientos. Ni hubo quien le ganase en su amor a los caballos, ni a los toros, ni nadie, añadiría yo, que alcanzase a ser don Ángel Peralta.

Hemos retomado la charla hablando del toro y defendiendo el toreo. “La vida del toro es consecuencia de su propia muerte. ¿Qué haríamos con los toros si no hubiesen corridas?…” es la pregunta final que ha dejado balanceándose de su única respuesta posible pero volvamos al rejoneador. Tras aquellos primeros escarceos en las placitas de su entorno sevillano, la primera actuación lejos de la tierra llega en San Sebastián, desde donde le llaman para sustituir al portugués Paquito Mascarenhas, entonces una especie de niño prodigio del rejoneo. El cartel, recuerda Ángel, era de matadores banderilleros, Pepe Bien­ve­ni­da, Antonio y Morenito de Talavera, y pasado el tiempo califica su actuación como buena. “Estuve más o menos bien para lo que era la época, para como se rejoneaba entonces. Diría que clavé las banderillas. Con el tiempo la gente fue conociendo más el rejoneo y exigiendo más, pero ese día lo resolví”. En cualquier caso estuvo lo suficientemente bien como para lanzar su carrera que sus ansias de progreso juveniles le hacían parecer que avanzaba despacio y que él achacaba a intereses de despacho. Lo cierto es que de primeras no le daban sitio en las capitales donde el poco rejoneo que se programaba, recuerda, lo acaparaba Camará para Álvaro Domecq. Y en esa tesitura acude a Manolo Belmonte, empresario de Sevilla y le pide toros.

-Me dijo que la única posibilidad era una nocturna para noveles. Acepté y me echaron un toro de Cobaleda que había estado de sobrero en la feria. Recuerdo que lo maté de una estocada desde el caballo. Aquello me dio nombre y me dio a conocer. Me valió muchos contratos, entre otros ese de San Sebastián.

El dinero y la fama de figura aún tardaron en llegar. Ángel sitúa el despegue económico en el año 1955 cuando viajó a América y comenzó a ganar casi lo que ganaban los toreros de la época.

-En Méjico, en Venezuela, Perú… gané dinero. Aquello era toda una aventura. No es lo mismo meter los caballos en un avión como hice la última vez que toreé allí, que aquellos primeros viajes en los que nos metíamos en un barco y tardábamos veintitantos días en llegar a puerto. Los animales no salían del cajón. Cuando llegábamos teníamos que tenerlos ocho o diez días de recuperación y puesta a punto. Muscularlos, relajarlos, confiarlos… llegaban muy mal.

Eran tiempos en los que compartía competencia con el mismo Álvaro Domecq padre, con Pepe Anastasio, Landete, Joaquín Pareja Obregón… y pocos más. Luego, casi con lo que podría considerarse una promoción posterior a la suya, vendría la época dorada de Los Cuatro Jinetes de la Apoteosis. La fórmula la ideó Ángel desde América, recuerda, que le propuso a Alvarito que en lugar de hacerse la guerra cada uno por un lado era mejor unirse. El lanzamiento fue en Sevilla. Canorea no acababa de ver una corrida con los cuatro, era algo sin precedentes e incluso en la misma feria de Sevilla sonaba arriesgado. Insistieron con mil argumentos, le garantizaron el lleno y le acabaron convenciendo. “Las entradas que falten las pagamos nosotros” fue la fórmula definitiva. “Y acabamos el papel”, recuerda satisfecho. A partir de ese día ya no hubo que convencer a nadie, comenzaron a llegar los contratos y diría que a despegar el rejoneo, que alcanzaría su mayoría de edad bajo la marca de Los Cuatro Jinetes de la Apoteosis y hasta se convirtió en salvación económica de muchas ferias.

-En Sevilla primero se celebró un viernes, luego la pusieron el sábado y siguió acabándose el papel y más tarde, en los tiempos de Chopera, la quiso quitar porque decía que tenía muchos compromisos de toreros y no había fechas y le convencimos para que la pusiese el domingo por la mañana, se dio fuera de abono y lo mismo, siguió agotándose el papel.

Con esos precedentes es lógico que aquella experiencia no sólo encuentre un lugar destacado en la memoria profesional del maestro sino que las valoraciones personales se entremezclen al máximo nivel.

-Yo no he conocido cuatro personas con más mala leche en la plaza, ni más sentido de la competencia. Ni por amigos ni por hermanos, no había consideración entre nosotros. Luego en la calle tampoco había cuatro personas más amigas. Hubo dos años que dirigía yo el grupo y la confianza fue total. Y un tiempo en que se encargó Álvaro y lo mismo. Nadie preguntaba por los toros ni por cuánto íbamos a ganar, nada, confianza absoluta, lo que se ganaba se repartía por igual. Pasados los años es una amistad que persiste.

Anteriormente, en esa tendencia innata para innovar, Ángel, al que los carteles entonces todavía le anunciaban como Don Ángel Peralta, -“eso era una iniciativa de los propios empresarios a los que tuve que convencer para que me retirasen el tratamiento”- había impuesto las actuaciones por collera con su hermano Rafael. Surgió en un festival en Madrid, homenaje a Vicente Pastor, para el que había tantos ofrecimientos que era imposible anunciar a todos. Ángel desatascó la situación y propuso que su hermano, que también se había ofrecido a torear, actuase en su mismo toro. Aceptaron y aquellos dos jinetes perfectamente compenetrados ejecutando espectacularmente suertes que tanto habían practicado juntos en el campo, tuvieron un gran triunfo. Tanto, que la fórmula se impuso durante muchos años y se trasladó a las corridas de rejones.

En una de aquellas temporadas de Los Cuatro Jinetes de la Apoteosis, concretamente el año 1971, cada uno del grupo toreó, recuerda Ángel, más de ciento quince corridas y él ciento veinticinco, la última de ellas como único rejoneador matando seis toros en Santa Cruz de Tenerife.

-¿Quién era el mejor de los cuatro?

-No se puede decir. Cada uno te­nía un estilo. Y cada uno tenía sus par­tidarios. Yo diría que el mejor de­pen­día de la suerte que teníamos cada tarde.

-Definámoslos.

-Rafael era más alegre que ninguno de nosotros. Comunicaba mucho con el público. Tenía un estilo propio. Alvarito fue un gran rejoneador, toreaba muy bien de frente, comenzó con los quiebros, pero Lupi y yo también éramos muy buenos. De verdad y todos distintos.

-¿Hace falta valor?

-Claro. El valor es una mezcla de aspiraciones y de seguridad en uno mismo, pero sobre todo es seguridad. El torero que es valiente es el que se sabe capaz de dominar al toro. El que parece medroso no quiere decir que necesariamente lo sea, seguramente es que no ha superado el miedo. Ese mismo, si adquiere seguridad recobrará o adquirirá valor. Con los rejoneadores pasa lo mismo. Cuando tienes un buen elemento, me refiero al caballo, eres más valiente. A mejores caballos, más valor. El valor está en la seguridad. Incluso con grandes caballos, si por ejemplo el piso está mal, si sabes que está resbaladizo, no tienes el mismo valor.

 

LAS GRANDES JOYAS

De todos los grandes caballos que pasaron por su cuadra, Ángel rescata para un hipotético cuadro de honor a Perlita, Mejicana y Calandria: “Yo mento a las hembras que para mí tienen preferencia. Siempre fui partidario del sexo femenino. A los cuadreros les tenía dada la orden de que les diesen el pienso a las yeguas antes que a los caballos. Era una forma de concienciarles de que había que darles un trato preferente en todo”. Y cuando le pido un nombre sobre todos se remonta al primero, a Favorito, que compró a un guarda por mil quinientas pesetas que había ahorrado poco a poco. Y cuando le recuerdo que me lo había definido como un caballo feo, cuando tan importante es la belleza en el rejoneo, lo defiende: “Era feo en la cuadra pero cuando se componía en la plaza era hermoso” y le añade nuevos méritos. “Gracias a él fui rejoneador. Con él llegué a rejonear sin cabezada. Luego dejé de hacerlo porque al quitarle la cabezada el caballo va todo largo, sin reunión. Y si no hay reunión con el caballo tampoco puede haberla con el toro al hacer las suertes. Entonces fue cuando se me ocurrió atarme las riendas a la cintura. De esa forma con el cuerpo me podía reunir con el caballo y ya era posible la reunión con el toro”.

-Eran los tiempos de las innovaciones que tanto te afearon algunos.

-Hice muchas cosas de aquellas para provocar pero pronto entendí que había que ser fiel a lo que nos habían dejado nuestros antepasados y lo que consideré menos adecuado, lo fui dejando atrás.

Al hilo de los grandes caballos de su carrera me recuerda a Brujo, que murió en la finca cuando ya había cumplido los treinta años. Tordo con el hierro de la casa, fue la estrella de su cuadra en los últimos años de su carrera y una vez retirado Ángel lo utilizó su hermano Rafael. Que igual lo utilizasen de salida, que para banderillas a una mano, a dos manos, para poner las cortas o para matar demuestra su tremenda categoría. Siempre se dijo que el mejor caballo era aquel que servía para todos los tercios. Ágil, flexible y artista, padreó durante varios años y muchos de sus hijos formaron parte de las mejores cuadras de los rejoneadores del momento.

-¿Tener caballos buenos de qué depende, de la cartera de cada cual, de la sabiduría, del trabajo…?

-De la sabiduría del jinete que debe conseguir que los caballos se acerquen al toro pero no se dejen coger. El caballo debe dejarse llevar pero, te insisto porque es muy importante, no dejarse coger, un caballo tonto o valiente/valiente no sirve. Tiene que tener un miedo capaz de ser dominado por él mismo. Sucede igual con los toreros.

-Se puede decir que hoy día cogen mucho a los caballos.

-Sí. El toro es menos agresivo que antes, se arregla mucho, el rejoneador arriesga más y de ahí viene el que te tropiecen mucho los caballos. El arte del rejonear es ponerse en el sitio.

-¿Cuál es el sitio?

-Aquel donde florece la moral. También sucede en el toreo a pie. Es ese sitio donde estando cerca del toro, éste se siente lejos y no te alcanza el caballo.

-Dices que se arreglan los toros más que antes.

-Y a mí me parece bien. El caballo no sabe si el toro está arreglado o no, por tanto que el toro vaya más en puntas o menos en puntas no da ni quita mérito. El rejoneo es someter al caballo a la voluntad del hombre delante de una fiera como es el toro, y se somete de la misma manera con el toro en puntas o con el toro arreglado. El mayor peligro de un toro en puntas no tiene sentido.

-Se dice que ahora se rejonea mejor que nunca, que se hace a caballo lo que no se hizo nunca.

-Yo creo que eso no es cierto. Quizás ahora se corra más de costado y se quiebra mucho a los toros pero en los tiempos de Los Cuatro Jinetes ya se hacía. Yo tenía un caballo, Mejanes, que era una maravilla galopando de costado.

-Los toros parecen más aplomados, quizás permitan hacerles más cosas.

-Seguro. Están más seleccionados. En aquellos primeros años para los rejones iban los que no quería nadie, los menos bonitos o los feos directamente. El día que corté las cuatro orejas y el rabo en Sevilla parece que se descubrió las bondades del encaste de Murube para el rejoneo. Son corpulentos, tienen un galope suave, tienen ritmo en las embestidas… y ahora todos piden murubes para el caballo.

-¿También los caballos están más seleccionados?

-También.

Defiende la bravura del toro de rejones, cualidad o mérito que tanto le niegan muchos aficionados. “Yo no quiero polemizar pero negarle la bravura a un toro de rejones supone ignorancia”, me dice, y avanza en su exposición argumentando que en la lidia ordinaria se hiere al toro pero se le quita la puya, en cambio el rejón se queda clavado y le tiene que seguir molestando necesariamente durante la lidia lo que supone un inconveniente que debe superar y que no tiene en la lidia a pie. Y ante el argumento de que el toro de rejones ataca más porque es menos castigado contraargumenta: “Sigue más al caballo porque mantiene más la ilusión de vencer. El caballo huye y ellos se vienen arriba. A pie, frente al picador, se les quita la ilusión de una victoria porque el caballo es una mole que no se mueve, eso es lo que pasa”.

FECHAS CON HISTORIA

En 1971 tuvo una actuación histórica en Sevilla, acaba de hacer referencia a ella, donde tras una faena memorable a un toro de Urquijo, fue premiado con un rabo. Era la primera vez que un rejoneador lograba semejante premio, que ya había alcanzado Joselito. Y la primera vez que puso en escena la suerte que él llama del caracoleo, que consiste en poner tres rosas al toro pero dentro de una misma arrancada porque es evidente que poner una rosa, irse del toro y volver para ponerle otra, no es lo mismo. En cierta ocasión el maestro, para evitar adulteraciones, me explicó que la suerte del caracoleo consiste en enroscarse la embestida del toro, en mantener su ilusión, que crea que puede alcanzar al caballo y no dejárselo alcanzar nunca. Todo ello en la misma embestida. Rotando alrededor de él, sin irse, hay que ponerle las tres rosas como sucedió aquel día entre el delirio general.

Fue tal la dimensión del triunfo sevillano que pasados los años el propio Ángel lo sitúa como uno de los tres momentos más emocionantes de su carrera junto a la concesión de las Espuelas de Oro en Wembley tras una exhibición ecuestre con el caballo Ruiseñor y la muerte de su padre, aquel labrador de La Puebla del Río que tenía para la labranza de sus tierras yuntas de bueyes y varias cangas de mulos y yeguas con los que el primogénito de la casa fue descubriendo una afición al caballo que había nacido con él. La noticia del fallecimiento le sorprendió momentos antes de hacer el paseíllo junto a su hermano Rafael en la plaza de Tomelloso, pese a lo cual decidieron actuar. Pidieron permiso para rejonear los tres primeros toros del festejo y salir a continuación hacia La Puebla para honrar al progenitor. Ángel cortó la oreja de su primero, en el que declinó dar la vuelta al ruedo, y por colleras los dos hermanos cortaron el rabo y abandonaron la plaza entre aclamaciones.

Otra de las facetas de Ángel Peralta ha sido su vocación docente. Muchos de los que quisieron abrirse paso en el rejoneo bebieron de las fuentes de la casa Peralta y contaron con su ayuda. El último caso ha sido la francesa Lea Vicens, una de las novedades más interesantes de la temporada que está comenzando. Cuando llegó al Rancho del Rocío queriendo ser rejoneadora, Ángel dice que no tenía mucha idea pero que le vio que tenía algo especial que le decidió a ayudarle. “Me dijeron que estaba loco pero yo le vi ese algo”, recuerda con tono orgulloso por su visión. La prueba consistió en darle un caballo medio, ni bueno ni malo, para ver cómo se desenvolvía y se desenvolvió bien, fue resolviendo los problemas que le presentaba.

-La prueba fue sin becerras, pero le vi ese algo que te digo y comenzó la formación. A Lea le pasó lo mismo que a mí, aprendió a montar a caballo al mismo tiempo que aprendía el caballo. Aprendían uno del otro.

Lea, me cuenta, cogió tres potros cerreros y ahora mismo dos de ellos son los mejores caballos que tiene.

-Desde el primer día comenzó a progresar y ahí la tienes, figura de esto. Tiene una gran habilidad con los caballos.

Le adivino cierta pasión paternal en los elogios, que no digo que no sean merecidos, pero esa pasión necesariamente debe brotar de un grado superior a lo profesional.

-A mí, como a todos los toreros, me hubiese gustado que un hijo siguiese mi profesión pero no fue posible. Fíjate la tradición de continuidad en las grandes familias portuguesas, todos los rejoneadores importantes han dado pie a dinastías que en algunos casos superan las tres generaciones. Y yo que he conseguido muchas cosas en la vida no tuve esa suerte, así que lo de Lea lo tomé como si fuese mi hija.

UN ADIÓS PENDIENTE

Seguimos destripando los momentos más espectaculares de la carrera de Ángel. El libro que editó con las ilustraciones de Capuletti a las que el centauro puso texto y se convirtió en una joya de coleccionista; el día que El Cordobés rejoneó con los dos hermanos en el festival de Medina de Rioseco. También me cuenta sus aventuras más románticas: “Que sepas que estuve en la cárcel por amor, por la relación con una mujer”, me dice, y me cuenta cómo fue la salida del trullo, donde le esperaba un grupo de caballistas para escoltarle, después de tres meses que incluyeron las navidades de aquel año. “No les dejaron acercarse a todos porque había estado de excepción que prohibía las reuniones numerosas y tuvieron que quedarse a distancia, pero sí me dejaron en la puerta mis caballos de rejonear que fue lo primero que me encontré al volver a la libertad”. Eran los tiempos en los que una mujer debía tener veinticinco años para poder irse con alguien sin permiso de su propio padre a riesgo de que te pudiesen denunciar como sucedió y a la protagonista de la historia le faltaba un año. La historia que mezcla huidas, conventos, visitas ocultas, cartas secretas y hasta la intervención de la Interpol, merecería por sí sola una novela de lo más romántica. Y finalmente me muestra la carta que El Melle, compañero de prisión, que en realidad se llamaba Alfonso Franco y se autoproclamaba “El pistolero más rápido de Sevilla”, mandó al mismísimo Franco sin mucho éxito por cierto -“Lo que cuenta es la intención”, apunta Ángel sonriente- ofreciéndose a cumplir condena por su amigo. “Si usted quiere me hago cargo de la condena de don Ángel”, se lee en la carta dirigida al general impertérrito que conserva cuidadosamente el maestro.

-Era buena gente El Melle. Le regalé un traje para que no pasase frío y cuando vi que no lo llevaba puesto le pregunté y me dijo que se lo había dado a un compañero que había salido de permiso y no tenía qué ponerse. Así era El Melle.

En la temporada de 1990 le partieron la pierna, en realidad la rodilla, los ligamentos, las costillas, la escápula, le afectó el pulmón… resbaló el caballo, Corinto se llamaba, le cayó encima y al levantarse le hizo el gran estropicio. Sucedió en La Zubia, pueblo de la provincia de Granada. Una vez recuperado siguió rejoneando soportando grandes dolores hasta que la prudencia y las recomendaciones médicas le forzaron a dejar de torear aunque nadie consiguió que dejase de montar a caballo. Llevaba cincuenta y cinco años de profesional y más de seis mil toros rejoneados. Para entonces ya era leyenda grande del toreo. Ahora sueña con poder estar en Las Ventas, a caballo naturalmente, con los Cuatro Jinetes de la Apoteosis, para confirmarle la alternativa a Lea Vicens, su penúltima aportación al rejoneo. “Espero que la salud me lo permita…”. La mente de don Ángel nunca ha dejado de ser joven ni mucho menos dejó de aspirar al éxito ni encontró límites ni temió a nada, así que doy por hecho que estará en Las Ventas.

Fotos: ARJONA

 


 

 

Un articulo importante de Agustín Díaz Yanes

Manolete y el callejero madrileño


Si Prieto y los exiliados españoles tan cruelmente perseguidos por Franco recibieron a Manolete como un torero de época, no entiendo que algunos historiadores o políticos quieran ensuciar su nombre. En estos términos puede resumirse el punto de vista del director de cine Agustín Díaz Yanes, un excelente aficionado, en un esclarecedor artículo publicado en la edición madrileña del diario “El País”. Se trata de un texto que a buen seguro recibirá la unánime opinión de aficionados y no aficionados, en la medida que desmonta un mito, como aquel otro que tanto desmintió “Camará” de la polémica por la bandera republicana en la plaza: nunca se ponía ninguna bandera. Pero repiten lo uno y lo otro, como si así lo fueran a convertir en verdadero.

Actualizado 22 febrero 2016

Agustín Díaz Yanes

Leídos los excelentes artículos de opinión publicados en este periódico sobre el posible cambio de nomenclatura de algunas calles y plazas de Madrid, y comprobando que en listado aparece el nombre del diestro Manuel Rodríguez Manolete, me gustaría hacer unas puntualizaciones al respecto sobre la significación del gran torero en la historia española.

Cuando Manolete llegó a México en el año 1945 para debutar en la plaza del Toreo, el líder socialista en el exilio Indalecio Prieto, junto con otros republicanos y socialistas ilustres, invitó al diestro cordobés a una comida para homenajearle. Manolete, a pesar de las advertencias en contra, asistió al banquete, y allí se fraguó una gran amistad entre el líder socialista y el torero. Amistad que Manolete selló con una foto suya cuya dedicatoria decía así: “De español a español, Manuel Rodríguez Manolete”. Recuerdo que estamos hablando del año 1945, y que el diestro cordobés tenía que volver a España. A la España de Franco.

Prieto exhibió hasta el día de su muerte esa foto en un lugar prominente de su despacho, junto a la de Pablo Iglesias —fundador de PSOE— y la de Pau Casals.

Si Prieto y los exiliados españoles tan cruelmente perseguidos por Franco, y con el dolor todavía muy presente de los fusilamientos de familiares, amigos y correligionarios, recibieron a Manolete como lo que era, un torero de época, ofreciéndole su cariño y admiración, no entiendo que determinadas personas, historiadores o políticos, quieran ensuciar el buen nombre del diestro, que además de ser un torero excepcional fue una persona de una valentía moral difícil de valorar —siendo benigno— para los que no vivieron esos años espeluznantes, o no han leído lo suficiente sobre la terrible violencia franquista. O si han leído, han leído mal. Me temo que a propósito.

Pero lo más preocupante es que el grupo socialista en el Ayuntamiento de Madrid, que apoya al actual equipo de gobierno, desconozca, o prefiera desconocer, la historia de uno de sus líderes más destacados y la de su propio partido, y mantenga un silencio cómplice y estúpido. Para refrescarles la memoria les recomiendo las memorias de Prieto, alguna de sus biografías (Valdivieso, Cabezas), además de algún que otro libro escrito por republicanos españoles exiliados en México (C. Martínez), o los comentarios sobre Manolete de Ramón Gaya, pintor, republicano y exiliado.

Por cierto, Indalecio Prieto fue ministro de Hacienda y de Obras Públicas durante la República, y ministro de Marina y Aire y de Defensa durante la Guerra Civil. Murió sin poder volver a España, en el año 1962. Supongo que estas credenciales antifranquistas serán suficiente aval para que nuestros regidores municipales dejen tranquilo a Manolete.

© Agustín Díaz Yanes, El País, 22 de febrero de 2016

 


 

 

La ilusionada reaparición de David Mora y Jiménez Fortes

El camino elegido


“Vuestra vida no rueda por un plano inclinado, y eso os hace grandes. En estos últimos días de invierno en los que empieza una nueva temporada, algunos retoman una vieja senda”. Escribe Gloria Sánchez-Grande reviviendo la reaparición que el pasado domingo protagonizaron David Mora y Jiménez Fortes en la plaza de Vista Alegre. Una tarde llena de esperanzas porque dos toreros muy hombres han retomado un camino auténtico, pese a todas las adversidades. Y la afición se puso a su lado.
Actualizado 22 febrero 2016

Gloria Sánchez-Grande

“Dos caminos se bifurcaban en un bosque amarillo, y apenado por no poder tomar los dos siendo un viajero solo, largo tiempo estuve de pie mirando uno de ellos tan lejos como pude, hasta donde se perdía en la espesura; […] dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo, yo tomé el menos transitado, y eso hizo toda la diferencia” (Robert Frost).

Hay caminos que marcan una vida. David Mora tomó una bifurcación inesperada en Las Ventas, el 20 de mayo de 2014, rumbo a la puerta de toriles. Casi dos años después, el 21 de febrero de 2016, cuando todos le daban por perdido en la espesura -incluso él mismo- reanudó el recorrido regreso. Y desembocó en el claro del toreo clásico, templado, honrado y valiente. Como un fiel escudero, su compañero de viaje, Jiménez Fortes, le siguió tanto en las sombras -llevándolo en brazos hasta la enfermería-, como en las luces, en su milagrosa reaparición en Vistalegre. Ambos eligieron el camino menos transitado y eso marcó toda la diferencia.

Tanta honestidad -la verdad de un hombre consciente de que debe seguir su destino hasta las últimas consecuencias- abruma y emociona, sobre todo en un mundo pusilánime que tiende a elegir el camino más llano. Se hace camino al andar, pero también al caer. Lo escribió Baroja: “Hay hombres para quienes la vida es de una facilidad extraordinaria. Son algo así como una esfera que rueda por un plano inclinado, sin tropiezo, sin dificultad alguna. ¿Es talento, es instinto o es suerte? Los propios interesados aseguran ser instinto o talento; sus enemigos dicen casualidad, suerte, y esto es más probable que lo otro, porque hay hombres excelentemente dispuestos para la vida, inteligentes, enérgicos, fuertes y que, sin embargo, no hacen más que detenerse y tropezar en todo. Un proverbio vasco dice: “El buen valor asusta a la mala suerte”. Y esto es verdad a veces…, cuando se tiene buena suerte”.

Buena suerte, pues, y bienvenidos de nuevo, Mora y Fortes, porque vuestra vida no rueda por un plano inclinado, y eso os hace grandes. En estos últimos días de invierno en los que empieza una nueva temporada, algunos retoman una vieja senda.

►Los escritos de Gloria Sánchez-Grande pueden leerse a través de nuestra sección “10 opiniones 10” en su blog “A contraquerencia”, que se localiza en la dirección electrónica:
http://contraquerencia.blogspot.com.es/

 


 

 

Anuncian a Hermoso de Mendoza en Hecelchakán

Por: Redacción
22 de febrero de 2016

El próximo sábado 12 de marzo en punto de las 5:00 de la tarde se llevará a cabo una corrida mixta de postín en la Plaza de Toros Portátil “La Ronda” de la localidad de Hecelchakán, Campeche.

En el cartel figuran los nombres de la primera figura mundial del rejoneo el español Pablo Hermoso de Mendoza, y a pie el matador tlaxcalteca José Luis Angelino, además de los Recortadores Españoles, quienes lidiarán dos toros de la ganadería tamaulipeca de Cuco Peña, para rejones y tres de la divisa hidrocálida de Manuel Espinosa.

Hermoso de Mendoza se presentará en Hecelchakán
Foto: Archivo

 


 

 

Toros
Morante de la Puebla, nazareno en la cofradía del Baratillo

Saldrá el Miércoles Santo en la popular y torera cofradía

Morante de la Puebla, en la Maestranza – ABC

ABC.ESMadrid – 22/02/2016 a las 17:37:54h. – Act. a las 17:37:59h.
Guardado en: Toros

Si la devoción mueve montañas y la religión morantista mueve a numerosos de fieles, Morante de la Puebla es un hombre y un torero de fe. Así, el genio sevillano saldrá de nazareno el Miércoles Santo en la popular cofradía del Baratillo.

Conocida como la de los toreros y con muchos detalles relacionados con la Fiesta de los toros, a ella han pertenecido diestros como Pepe-Hillo, quien regaló una efigie de San José en 1774 y que hoy es titular de la Hermandad.

Morante forma parte de la cofradía con más torería de Sevilla desde hace años, cuando visitó la capilla del Baratillo antes de torear.

 


 

 

POLÍTICA
Compromís lanza una campaña contra la celebración de festejos taurinos

Los nacionalistas reclaman el voto contra los «bous al carrer» en una consulta en la localidad valenciana de Xirivella

Imagen del cartel contra los festejos taurinos realizado por Compromís – ABC

ABC – @ABC_CValencianaValencia – 21/02/2016 a las 16:46:35h. – Act. a las 16:46:39h.
Guardado en: Comunidad Valenciana , Valencia

Compromís persite en su particular cruzada contra los festejos taurinos. En este ocasión, la formación nacionalista ha lanzado una campaña “de forma abierta por el no” en lo referente a los toros en el municipio valenciano de Xirivella bajo el lema de «¿Hay muchas maneras de divertirte, cuál es la tuya?». El plazo para hacer campaña en el proceso de participación ciudadana sobre este tema finalizó el pasado sábado.

En el proceso participativo, en el que se podrá votar durante del 22 al 26 y 28 de febrero en el Ayuntamiento y en el centro polivalente del Barrio de la Luz los días 26 y 28, la pregunta es ‘¿Quieres que haya festejos taurinos en Xirivella?’ y sólo admite dos respuestas ‘no’ o ‘sí’.

Para el portavoz de Compromís, Ricard Barberà, la campaña ha seguido la línea de trabajo llevada durante la legislatura pasada en la que se criticó “muy duramente” que el PP favoreciera el regreso de los toros después de casi dos décadas sin este tipo de festejos en Xirivella, ha señalado.

Barberà ha afirmado que “se quería incidir en el mensaje que hay muchas alternativas a la diversión, considerando que los festejos taurinos pudieron serlo para algunas personas, que no implican maltrato animal y que permiten avanzar en un modelo de ocio, cultural y festivo más integrador y respetuoso”.

Este mensaje se refleja claramente en el cartel preparado para la campaña donde se puede leer la pregunta ‘¿Quieres que haya festejos taurinos en Xirivella?’ y el lema ‘Hay muchas formas de divertirse, ¿cuál es la tuya?’.

Sobreimpreso en un inmenso ‘no’ negro se pueden leer diferentes alternativas, que van desde los fuegos artificiales, el truc o el juego de la fallera calavera, ‘cordàs’, música de todas las clases, payasos, futbolines o actividades deportivas.

La votación se efectuará los días 22, 23, 24, 25, 26 de febrero de 9.00 horas a 14.00 horas y de 17.30 a 19.00 horas y el domingo 28 de febrero de 2016, de 10.00 horas a 14.00 horas, y de 17.00 a 19.00 horas, en el Ayuntamiento de Xirivella.

El vecindario del Barrio de la Luz podrá ejercer su derecho en el voto en este proceso los días 22, 23, 24 y 25 de febrero de 2016 también en el Ayuntamiento de Xirivella.

Los días 26 y 28 de febrero, únicamente podrán ejercer su derecho en la mesa de participación que se habilitará en el Centro Polivalente del Barrio de la Luz, en idéntico horario que la mesa del Ayuntamiento.

 


 

 

OPINIÓN
Hermoso de Mendoza, o la reivindicación del más grande de todos los tiempos

Hermoso agarra los máximos trofeos en la Monumental de México EFE

Más allá de los números, de su inteligencia natural como hombre y como caballero, la cosa va de una revolución inimaginable hace 30 años, de la conquista de las tierras prohibidas, de ser Edmund Hillary en la soledad del Everest.

ZABALA DE LA SERNAMadrid@zabaladelaserna
22/02/2016 17:03

Otro hito se ha cumplido para Hermoso. Pablo I de Navarra cortó un rabo en el cierre de la Temporada Grande de la Monumental de México. No es que fuese nuevo para él tal conquista, pues ya es la cuarta vez que seduce al embudo de Insurgentes hasta la máxima gloria. Un cuarto de siglo después ha vuelto a hacer historia contra los vientos agoreros que anuncian su decadencia; 25 años en la cumbre pasan su factura, sería absurdo negarlo. Pero un respeto para el más grande de todos los tiempos del arte del rejoneo. Más allá de los números, de su inteligencia natural como hombre y como caballero, la cosa va de una revolución inimaginable hace 30 años, de la conquista de las tierras prohibidas, de ser Edmund Hillary en la soledad de la cima del Everest. Lo trataba de explicar torpemente en un artículo un día del otoño de 2009, más allá de la visible supresión de las colleras, el tirón taquillero -el último tacazo en La México- y la dignificación de los dineros, antes de que se venciese sobre nosotros toda esta avalancha de siete años: “El rejoneo siempre constituyó el espectáculo maldito entre los amantes del toreo. El día libre en las grandes ferias. De un tiempo a hoy, de antañazo al presente, la evolución ha sido de proporciones abisales. El último revolucionario nació en Navarra y habita entre nosotros: Pablo Hermoso de Mendoza. Resume Pablo I de Estella la historia y la sublima de terrenos y suertes. De temple. Pero Hermoso no habría sido posible sin los eslabones de la cadena que enaltecieron y consumaron el progreso que desencadenó al rejoneo de los grilletes de espectáculo menor hasta liberarlo en arte mayor”. Y aprovechaba la marea para exigir al Ministerio de Cultura la Medalla al mérito de Bellas Artes para Don Ángel Peralta y Pablo Hermoso de Mendoza, como una Medalla para el rejoneo. Para el Centauro de las Marismas llegó en 2013, para el Belmonte de Estella cuando 2015 se despedía con la tristeza del suicida.

Hoy, de la pechera de sus míticos caballos, Cagancho en la memoria, Danubio en el recuerdo, Chenel en la lejanía, Chicuelo en lontananza, Disparate en el presente como creador de la suerte de la hermosina, cuelga ya una nueva conquista de México; Pablo I de Navarra ha sido, y es, el mejor rejoneador de todos los tiempos. Otros recorrerán sus caminos, los ampliarán, ahondarán en ellos y superarán sus números (Ventura es el llamado, el elegido de los dioses, si es que su palmarés en Madrid y Sevilla no se ha desbordado ya ). Pero Hermoso, como Hillary, llegó primero.

 


 

 

OPINIÓN
Recuperando el tiempo perdido

Los jóvenes aficionados estaban ahí fuera, sólo había que ir en su busca. Los abonos destinados a los menores de 25 en Las Ventas se quedaban habitualmente colgados, huérfanos de dueño, desesperanzados. A alguien de Taurodelta se le ocurrió una supuesta simpleza: ¿y si desconocieran su existencia?

ZABALA DE LA SERNAMadrid
19/02/2016 14:10

Los jóvenes aficionados estaban ahí fuera, sólo había que ir en su busca. Los abonos destinados a los menores de 25 en Las Ventas se quedaban habitualmente colgados, huérfanos de dueño, desesperanzados. ¿Y cómo de pronto, tantos años después, el 2016 alumbra una multiplicación de los panes y los peces hasta quintuplicar los abonados? A alguien de Taurodelta se le ocurrió una supuesta simpleza: ¿y si desconocieran su existencia? Una campaña informativa contra la desinformación, la caña lanzada en las aguas de las asociaciones de jóvenes que tan bien se mueven, la visión de habitar espacios deshabitados -la grada del “6”, desde ahora Grada Joven-, precios que ofrecen una media de 1,7 euros por cada espectáculo de los 62 que se programan en la temporada venteña y… ¡voilà! De 108 a 530 chavales ha sido el crecimiento, como un estirón de pubertad y futuro. ¿Y saben qué? Que, según una encuesta de la agencia contratada para la campaña, más de un 90% de la savia nueva captada no sabía que existían abonos libres, abonos para menores de 25 -aquel invento de Luis Álvarez en los 80 del gran Manolo Chopera-, abonos para abonar la tierra yerma. Había vida ahí fuera, hay vida, ¡qué despiste de años!

Ese latido perdido como el tiempo también se había sentido en los veranos de Sevilla. Una ecuación de precios populares, horarios nocturnos a la sombra de la luna, lejos del calor africano, y las novilladas sin caballos se convirtieron en un canto de juventud, un éxito no cantado, un nota discordante en el pentagrama del pesimismo: la Maestranza como punto de encuentro. “Es que los jóvenes no van a los toros”, decían. Si es verdad que no van, salgan a por ellos, atráiganlos, empújenlos. Recuperen el tiempo perdido con urgencia. El reloj corre en nuestra contra, acelerado por décadas de dejación y dejadez.

 


 

 

Morenito y Fandiño presentan el próximo viernes su mano a mano del Domingo de Resurrección

22 de febrero de 2016 – Nota de prensa
El próximo viernes día 26 de febrero, a las 12:00 horas, se celebrará en la Sala Alcalá de la Plaza de Las Ventas la presentación de la corrida de Resurrección en un acto que contará con la presencia de Morenito de Aranda y de Iván Fandiño, así como el propietario de la ganadería Martín Lorca y del empresario de Las Ventas Manuel Martínez Erice.

 

 







 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: