BREVES NOTICIAS TAURINAS

15 Oct

 

cáncer-de-mama-y-moño-rosa

 

173608_LasHuertasSAN ANTONIO DE TRIANA DIVISA MORADO Y BLANCO a180809_chinampas (2)

 

 

Samperio autorizado a apadrinar a Jaime Martínez en Pachuca

Publicado por Luis Hernández el 14/10/2015

[Luis Hernández] La empresa de Pachuca no tendrá problemas para cerrar la Feria de San Francisco de acuerdo a los planes trazados toda vez que la Asociación Nacional de Matadores ha dado su anuencia para que Pablo Samperio conceda la alternativa al español Jaime Martínez el próximo domingo 25 de octubre en la monumental plaza “Vicente Segura”.

Julio Uribe Curn recibió la autorización del presidente ejecutivo de los toreros, Paco Dóddoli, para que se lleve a efecto la ceremonia que de acuerdo a los estatutos requiere de un padrino que haya confirmado en la plaza México, de lo que carece el hidalguense Samperio.

Sin embargo, ha pesado la seriedad y profesionalismo de la empresa Pasión Ganadera que ha lo largo de cinco años ha levantado la fiesta en una plaza en la que a duras penas se daban festejos en torno al 4 de octubre, día del santo patrono en la que se finca el ferial.

Uribe Curn, hijo del empresario, es parte importante para que se sigan dando festejos en Pachuca y en gran número. A la feria octubruna le restan tres fechas: “Zotoluco”, el español Iván Fandiño y Joselito Adame con toros de Torreón de Cañas, previa actuación del rejoneador Sebastián Torre el próximo domingo 18.

Y para el 25 del mes actual: Pablo Samperio, Antonio Lomelín y Jaime Martínez con toros de los herederos de Don Felipe González, previamente el rejoneador Leonardo Zataraín y Los Forcados Hidalguenses.
El festejo que quedaba pendiente de anunciar se dará este sábado: Gerardo Rivera, Antonio Mendoza y Emiliano Villafuerte “El Moso” con novillos de El Batán.

 


 

Novillos de El Batán para Pachuca (fotos)
Por: Redacción | Foto: Pasión Ganadera
Jueves, 15 de Octubre del 2015 | México, D.F.

La empresa Pasión Ganadera, que gestiona la plaza “Vicente Segura” de Pachuca, nos ofrece las fotos de los novillos de la ganadería de El Batan que se lidiarán este sábado en el marco de la novillada de la Feria de San Francisco, cuarto festejo del serial.

Las características de los ejemplares criados por el matador Gabino Aguilar y su familia son las siguientes:

No. 23, “Forjador”, negro entrepelado, bragado corrido.

No. 23 bis, “Barranqueño”, cárdeno bragado.

No. 88, “Buen Amigo”, cárdeno oscuro, bragado.

No. 97, “Amigo”, cárdeno oscuro, bragado.

No. 99, “Acocote”, negro bragado, meano.

No. 90, “Viajero”, cárdeno, bragado corrido.

Como se sabe, en el cartel figuran los nombres de Antonio Medoza, Gerardo Rivera y Emiliano Villafuerte “El Moso”

 

No. 23 bis Barranqueño cardeno bragado

23 b

 

No. 23 Forjador negro entrepelado, bragado corrido

23

 

No. 88 Buen Amigo cardeno obscuro bragado

88

 

No. 97 Amigo cardeno obscuro bragado

97

 

No. 99 Acocote negro bragado meano

99

 

No. 90 Viajero cardeno bragado corrido

90

 


 

Amplían información de eventos en Tlaxcala
Por: Álvaro Sánchez | Corresponsal
Jueves, 15 de Octubre del 2015 | Tlaxcala, Tlax

A los festejos anunciados en su oportunidad que conforman la parte taurina de la Feria de Tlaxcala, hoy se anunciaron otros que vienen a darle mayor atractivo a la tradicional celebración.

En primer término se anunció una tertulia taurina, que tendrá lugar el viernes 30 de octubre a las 16:00 horas en el Teatro Xicoténcatl de la capital tlaxcalteca, con el tema: “El Misticismo en la Tauromaquia” a cargo del matador Rodolfo Rodríguez “El Pana”, llevando como moderador a Ranulfo Rojas Bretón, presbítero y aficionado.

Por otro lado, Leonor Zúñiga Quintana informó del evento denominado “Moda, Toro y Vino” que se llevará a cabo el mismo día 30 a las 19: horas en la plaza Jorge “El Ranchero” Aguilar, que será algo original y ligado a la Fiesta Brava.

La idea es presentar una pasarela de Moda Textil Taurina que comprende tres colecciones, A “Portagayola”, con vestidos cortos; la segunda “Pasión en Oro”, casual para caballero y lencería, para terminar con “Sol y Sombra”, que comprende diseños de alta costura para dama y caballero, distribuidos en los tres tercios de la lidia.

Amenizará dicho evento la Banda de Música del Estado que interpretará pasodobles, alternando con bailaoras de flamenco; el acceso será exclusivamente mediante invitación para 300 personas, que podrán degustar bocadillos y vino mientras se desarrolla la pasarela.

También fue presentado el calendario que tientas en su LII edición, a realizarse en el Lienzo Charro “Adolfo López Mateos” a partir de las 15:00 horas. Los días y ganaderías son:

Día 3.- San Antonio Tepetzala

Día 4.- Atlanga y García Méndez.

Día 5.- José María González y El Cuate González.

Día 6.- La Gasca.

Día 10.- Reyes Huerta y José María Arturo Huerta.

Día 11.- Felipe González y Rancho Seco.

Día 12.- De Haro y Tenexac.

Día 13.- Piedras Negras.

Día 20.- Zacatepec.

Raúl Aldúcin a nombre de Casa Toreros informó que los toros para la corrida del 24 procederán de Tepetzala, La Soledad, Rancho Seco, Magdalena González, De Haro y Los González.

De igual manera se dio a conocer que habrá tres premios disputándose esa tarde, al mejor toro, al mejor puyazo y al torero triunfador del festejo.

Presidieron la conferencia de prensa Luis Mariano Andalco, Director del ITDT; Ranulfo Rojas Bretón, Raúl Aldúcin, Leonor Zúñiga Quintana y Eduardo Nava, en representación del Gobierno Municipal

 


 

Si se dan 9 condiciones necesarias

Llenar las plazas es fácil, si se sabe cómo


Iván Fandiño puso Las Ventas hasta la bandera (Juan Pelegrín/Las Ventas)
“La experiencia más reciente de la corrida inaugural de la temporada taurina en Madrid supone una demostración práctica de que llenar la plazas es posible, incluso en las fechas menos propicias, siempre que se aplique una serie de principios de gestión, principios muy elementales que llevan empleándose con éxito en muchos sectores económicos desde tiempo inmemorial”. En estos términos se expresa Javier Bustamante en su blogs en la página de Toro Cultura, en el que traza un recorrido –que concreta en nueve condiciones– de cómo llenar una plaza es posible, si se sabe trabajar para ello.
Actualizado
Javier Bustamante, Toro Cultura
La prestigiosa empresa Google, a través de su filial Google Books, ha llegado a la conclusión de que en el mundo hay en la actualidad 129.864.880 libros publicados, de los cuales, según una aproximación realizada por diversas librerías, el 30% serían de “autoayuda”

De ser ciertas ambas valoraciones, en los fondos editoriales del mundo se recogerían nada menos que 39 millones de títulos dedicados a “conseguir cosas tales como la actualización de las potencialidades humanas (psicológicas y espirituales)”

Cierto es que el género literario de la “autoayuda” aporta ideas y principios de actuación y pensamiento, si bien los propios autores reconocen a menudo que lo fundamental para que tenga un valor práctico es creer lo que se lee y, especialmente, dar el paso de aplicarlo.

A los organizadores de funciones de toros les está ocurriendo algo parecido. Aseguran conocer las claves del éxito empresarial, algunos en base a varias generaciones practicando, si bien parece que no tienen la suficiente confianza o determinación para jugarlas con éxito.

Dígale usted a un empresario medio que tiene que aplicar la imaginación para componer carteles y le responderá: “Sí, pero aquí sólo llenan las figuras”

Dígale que el espectáculo recurrente ha hastiado ya al público y le responderá: “Sí, pero es que la afición es la que es”

Dígale lo que quiera decirle, que él tendrá en su pensamiento la siguiente idea: “Ya, pero la cosa está muy mal por la crisis”, y una fracción de segundo después estará soñando en alguna subvención que jamás llegará.

En síntesis: el estamento organizador de espectáculos taurinos vive instalado en la depresión y, lo que es aún más grave, también en la resignación.

La experiencia más reciente de la corrida inaugural de la temporada taurina en Madrid supone una demostración práctica de que llenar la plazas es posible, incluso en las fechas menos propicias, siempre que se aplique una serie de principios de gestión, principios muy elementales que llevan empleándose con éxito en muchos sectores económicos desde tiempo inmemorial.

Primero: Son precisos toros.

Aunque parezca una evidencia lo primero necesario para llenar los tendidos son toros. Lo que el maestro Joaquín Vidal describió como “el milagro español”, esto es, “las corridas de toros sin toros”, ya no funciona. La afición sabe de encastes aborricados y de líneas aborregadas del mismo modo que reconoce el abolengo de los hierros que conservan intacta la sangre brava y detecta el perfil soberbio y punzante del toro íntegro.

El “producto cárnico” tuvo su predicamento durante los años en los que ir a la feria era un acto social arraigado en las costumbres de los españoles, si bien la realidad socioeconómica ha variado lo suficiente como para que sea precisa la comparecencia sobre la arena de algo más que media tonelada de carne bovina desnaturalizada.

Los términos Partido de Resina (antes Pablo Romero), Adolfo Martín, Cebada Gago, José Escolar, Victorino Martín y Palha no dejan indiferente a ningún espectador, antes al contrario, las retinas de los aficionados reviven sus enhiestos perfiles, sus capas por lo general cárdenas, su tranco decidido y su atávica tendencia a embestir humillando.

El aficionado sabe que cuando esa ralea pisa en albero lo hace para vender cara su casta brava y recrear en breves instantes toda la esencia de su indómita estirpe.

Segundo: Son necesarios toreros, o al menos uno.

Asumir en octubre un reto como éste y prepararse pacientemente en el campo, modelando el cuerpo y el espíritu para culminar semejante gesta no es envite que acepte cualquiera.

Para llenar plazas son precisos hombres curtidos, las más de las veces renegridos por el sol, capaces, que derrochen torería y le digan al toro ¡je!, y el toro se venga encelado en los percales, recrecido en su encastada nobleza, y ya está su lidiador dándole fiesta. Que le marquen la distancia y el trazo templado a su furibunda embestida. Hombres que no se arredren, que carguen la suerte y que, cuando la faena ya está concluida, pues el toro ha agotado ya su torrente de bravura, le citen con decisión, dando el pecho y hundan el acero en el hoyo de las agujas.

Hombres que ejerzan con rigor el sacerdocio secular de encarar al dios tauro y desafiarlo hasta vencerle. Hombres capaces de transitar cada atardecer por el estrecho lindero de la tragedia, y de salir victoriosos para celebrar, una vez más, el discurso alegre de la vida ganada.

Hombres, en definitiva, ambiciosos, que sientan pasión por el arte que desgranan cada tarde sobre el albero de los cosos del mundo.

Tercero: Conviene apelar a la épica.

La Tauromaquia no es un mero espectáculo, más al contrario, es un espectáculo sin igual en el que se vive y se muere de verdad. El toro es el único animal con el privilegio de matar al hombre como designio natural. El hombre desafía a la bestia despidiéndose cada tarde de su vida, para poder escribir así una página más de la heroica historia del toreo.

Un acontecimiento épico debe venderse como tal, con toda su crudeza, pleno de autenticidad, y el espectador debe sentir una emoción indescriptible desde que suenan los timbales hasta que el tiro de mulillas cascabelea en el arrastre.

Iván Fandiño hizo uso de este valor al declarar en las fechas anteriores a su gesta frases como “La entrega del cuerpo se parece al dolor. Algo se quebranta en el alma cuando surgen tantos sentimientos” o “Para mí la libertad no es acomodamiento, sino un acto de rebeldía del día a día” e incluso “Tengo un compromiso con la historia, y si he de morir lo haré libre” La afición lo entendió, se entregó y llenó el coso de Las Ventas.

Cuarto: Resulta imprescindible emplear la comunicación y la imagen.

Las empresas que comercializan productos o servicios saben que la imagen es tan importante como la materialidad de lo que se vende. Indudablemente hay que ser, pero también es necesario parecer. Por esta razón las compañías más prestigiosas destinan a crear una imagen atractiva porcentajes de su facturación que alcanzan el treinta y hasta el cuarenta.

Una feria media de una ciudad media apenas si invierte en la impresión de los carteles, en la inserción de anuncios, las más de las veces desafortunados, en la prensa local y, si el ayuntamiento lo permite, gran aparato megafónico adosado a unidades móviles en la mañana anterior al festejo.

La presencia de las ferias en las redes sociales es aún insuficiente y los mensajes que se envían son seriados y tópicos, hasta el punto de generar más rechazo que adhesión. Emitir información trivial no asegura el éxito comercial. Repetir un modelo caduco jamás ofrecerá un resultado diferente al que se produce contumaz cada verano en multitud de pueblos y ciudades del orbe taurino.

La encerrona del pasado día 29 en Las Ventas fue un claro ejemplo de que hay otros modos que aventuran otros resultados.

Iván Fandiño está forjando su leyenda de acuerdo con su voluntad y su concepto de la vida y del toreo. Él sabe lo que quiere y lo dice. Él escoge a sus exégetas y son ellos los que van torneando el perfil anguloso del valeroso matador vizcaíno. Sus mensajes son claros, diferenciadores y perfectamente dosificados, empleando además en cada caso el medio más conveniente. Iván Fandiño ha logrado superar la “normalidad” para convertirse en un torero diferente, con señas de identidad claras y un discurso coherente y emocionante.

Los días posteriores al evento multitud de personas ajenas por completo a la Tauromaquia sabían que se había llenado la plaza, que los toros eran temibles y que el torero no había podido triunfar. Claro síntoma de que la gesta del matador había trascendido del ámbito meramente taurino para transformarse en un acontecimiento social.

Quinto: Es necesario internacionalizar el espectáculo.

La movilidad de la población y el gusto por conocer otras culturas facilita la incorporación a los tendidos a personas de orígenes muy diversos. La Tauromaquia y el toro son los motivos que más se identifican en el exterior con España y ofrecen un potencial asombroso a quien decida capitalizarlos.

En la corrida inaugural de la temporada 2015 en Las Ventas había público local, por supuesto, pero también se hacía notar la presencia de aficionados de fuera de Madrid y de fuera de España.

Los criterios de selección del cliente en la comercialización de espectáculos taurinos no pueden ser meramente locales, muy al contrario, el mercado de referencia debe ampliarse y considerarse al mundo como ámbito de trabajo. Para lograrlo cada corrida debe ser un evento único y distinto.

Sexto: Es preciso preparar el evento con antelación.

El cargo en taquilla de las plazas importantes se aproxima al millón de euros. Cualquier empresa del mundo prestaría atención máxima a un pedido de esa magnitud, especialmente si el beneficio puede ser del treinta, cuarenta e incluso el cincuenta por ciento de la facturación.

Sus empleados viajarían hasta lo más recóndito del planeta, se reunirían con el cliente cuantas veces fuera necesario, se ocuparían en conocer sus expectativas, configurarían una oferta plenamente convincente, tratarían de superar a la competencia, negociarían precios, cerrarían plazos, estipularían garantías, agasajarían al cliente y, además, se comprometerían a mantener impoluto el producto durante uno o más años.

Afortunadamente existen algunos empresarios que trabajan con intensidad y velan por todos los detalles. Sin embargo todavía subsiste la figura del que busca el tacazo fácil. El empresario taurino que llega la víspera de comenzar la feria, come y bebe bien, pronuncia palabras de encomio a las autoridades locales, rara vez concede una entrevista a la prensa y se oculta de los aficionados, que son los que pagan, no vaya a ser que malinterpreten los nuevos precios.

Una vez finalizado el serial hace balance de sus resultados, paga si puede sus deudas, maldice a la lluvia o cualquiera otra circunstancia que haya mermado la taquilla y toma la maleta hasta la plaza siguiente.

El torero que lo es, se entrena desde que es un niño para ser figura, renunciando a su juventud, cincela su cuerpo y su espíritu para las privaciones y el sufrimiento. Asume el riesgo supremo de perder la vida, entrega su talento en cada embroque, ofrece ventajas al toro y juega a toma y daca en la suerte suprema. Todas las tardes, todas las temporadas, y aún cuando ya se ha cortado la coleta, sueña íntimamente con la faena perfecta y torea de salón cada vez que tiene un trapo en las manos.

El ganadero vocacional selecciona sangres en el laboratorio de la tienta, cría con mimo al toro durante cinco años, mantiene a su prole, asume riesgos y mermas, negocia precios y lotes, que no siempre se respetan, y hasta que no ha rodado el último toro no tiene el espíritu en paz.

El espectáculo del pasado día 29 contó con un torero que quiere ser eterno y seis ganaderos que entienden que la crianza del toro no es un privilegio, sino la alta responsabilidad de mejorar cada día la gloriosa especie del toro bravo.

Séptimo: Ayuda vender las entradas con suficiente anticipación.

Los carteles rematados a última hora, con baile de corrales y súbitas indisposiciones de las figuras, son moneda corriente en las ferias sin sustancia, y conducen, como no puede ser de otro modo, a la ruina económica y al desprestigio del espectáculo.

El compromiso del pasado día 29 de marzo fue anunciado con antelación, publicitado como gran evento meses antes de su celebración, sin complejos ni ambages, la taquilla virtual funcionó y la afición tenía su boleto en el bolsillo días antes de que los alguaciles despejaran el ruedo, pues desde días antes se hablaba de lleno histórico en la plaza.

Octavo: Es necesario asegurar la dignidad del espectáculo.

Según un aserto del maestro Joaquín Vidal “El toreo es grandeza”

Afirmación irónica cuando el festejo se celebra en un lugar recóndito de nombre desconocido y en él interviene el novel lidiador Angelito, auxiliado por Juvenal, apoderado por Posibles, quien a su vez pretende coyunta con Esperanza Carcajosa, también conocida por “Sperance´s Sensitive”

Una corrida de éxito es un absoluto derroche de recursos. Es el acto final en el que convergen cinco años de crianza del toro y muchos más de aprendizaje y anhelo del torero. Es un rito iniciático y culminante a la vez. Es un momento de fiesta y como tal los actuantes se engalanan de sedas y oros. Destellos de lujo en chaquetillas y taleguillas confeccionadas para la ocasión. Cabellos brillantes, milimétricamente ordenados, avíos pulcros, esportones lustrosos, monteras tersas, corbatines y fajas armónicos.

El paseíllo es solemne, según jerarquías, con paso breve y mirada perdida en la aventura que se avecina. La lidia ordenada, con roles definidos y absolutamente respetuosa con lo que preceptúan los cánones centenarios de la lidia.

El día de la encerrona el público masculino asistió vestido de padrino de tan singular ceremonia y las mujeres enseñoreaban su figura vestidas de seda oliendo a perfume caro, derrochando sus mejores sonrisas.

Alguaciles y mulilleros estrenaban atuendo, investidos de la solemnidad que la ocasión requería y hasta los monosabios lucían el porte propio de las grandes fechas.

Una corrida así es el espectáculo más digno que pueda celebrarse, pues actuantes y espectadores comparten el sentimiento de grandeza, de la secular grandeza del toreo.

Noveno: Es definitivo recuperar el orgullo de ser aficionado.

La presión social que ejercen colectivos antitaurinos financiados por multinacionales con ambiciosos objetivos económicos está surtiendo su efecto. A fecha de hoy son muchas las poblaciones en las que declararse admirador de la Tauromaquia es un baldón e incluso una carga profesional. En algunos casos equivale a asumir la marginalidad propia de quien se instala en un modelo caduco y condenado por la vanguardia imperante.

Estos grupos minoritarios pero perfectamente organizados, están ganando la opinión pública y se ha instalado en el imaginario colectivo la idea de que el toro produce lástima; la idea de que el torero es un torturador; la idea de que los ganaderos son señoritos decimonónicos; y la idea de que el espectador acude a la plaza al conjuro de la sangre derramada.

Es evidente que nada de lo anterior es cierto, si bien el las disciplinas sociales, como la política y la administración local, no importa tanto lo que sea, como lo que la gente crea que es.

La pugna por invertir el movimiento del péndulo es ardua y larga, si bien es esencial conseguir difundir la cultura y los valores de la Tauromaquia urbi et orbe. Como dijo Morante de La Puebla “La fiesta no necesita defensa, necesita difusión”

El aficionado a los toros debe saber que forma parte de un colectivo cultural específico y que como tal tiene derecho a manifestarse, a disfrutar de su pasión, a ser protegido por los poderes públicos e, incluso, a defenderse de las agresiones y amenazas.

El aficionado a los toros es un ser con una sensibilidad especial, capaz de apreciar en pequeños matices la catadura del toro, y en las prestaciones de la labor del diestro destellos de una técnica compleja y centenaria que por instantes se convierte en un arte sublime.

El aficionado al toreo es un ser eminentemente culto, tanto como la fiesta que admira y vivencia, puesto que es consecuencia de un extraño refinamiento, que hace posible vencer a un fuerza desatada con un leve giro de muñeca.

El aficionado a los toros en el mayor admirador de la estirpe del toro de lidia y el mejor garante su supervivencia. En cada entrada que paga está financiando el pasto que come, la finca en que vive, la sanidad de que disfruta y la libertad sin igual en que el toro de lidia inscribe su gozosa vida.

El aficionado a los toros debe vivir orgulloso por contribuir a la recreación de un rito secular que no tiene parangón en el mundo, a la supervivencia de una estirpe animal tan seductora como improbable, y a la perpetuación de una de las manifestaciones culturales de mayor calado emocional que han alumbrado los siglos.


 

Existen métodos y conocimientos para trabajar con garantías

Estrategias de éxito para el negocio taurino: siete errores y siete soluciones


Dentro de los informes que elaboran los expertos de “Toro Cultura”, conocedores del mundo taurino pero también del marketing, se acaba de publicar un análisis de particular interés sobre las estrategias de éxito para el negocio taurino, para salvar sus errores y potenciar sus soluciones. Según estiman, las actividades taurinas como cualquier otra está sometida al imperativo del mercado, sólo si es correctamente gestionada podrá desarrollarse y atisbar un futuro cierto y hasta esplendoroso; sin embargo, la realidad actual es desfavorable, pues las empresas insisten en errores que se hace necesario subsanar.
Actualizado
Redacción
La Tauromaquia es un rito ancestral que ha evolucionado y sobrevive a causa de su arraigo en los corazones de los aficionados y por el enorme montante económico que genera año tras año en todo el mundo.

Su valor emocional es inmenso, lo que constituye su fundamento y la principal oportunidad para su desarrollo, si bien ha de ser correctamente administrado para evitar que se convierta en un mero acto de voluntarismo efímero y estéril.

Como cualquier otra actividad está sometida al imperativo del mercado, y sólo si es correctamente gestionada podrá desarrollarse y atisbar un futuro cierto y hasta esplendoroso. Sin embargo la realidad actual es muy desfavorable, pues las empresas organizadoras de funciones de toros cometen de forma contumaz siete errores de gestión que deben atajarse de la manera más inmediata posible:

Uno – El cliente es ignorado.

Dos – No existe autocrítica, innovación ni perfeccionamiento.

Tres – La oferta taurina es corta y redundante.

Cuatro – La imagen de marca se ha desnaturalizado hasta hacerla grotesca.

Cinco – Se considera que todos los clientes son iguales.

Seis – Se aspira a beneficios inmediatos sin inversiones.

Siete – Se convive con la depresión de modo natural.

Atendiendo al principio darwiniano de que “no sobrevive el más fuerte, si no el que mejor se adapta a su entorno” habrá que admitir que la fortaleza del toreo no es suficiente en un escenario como el actual, complejo y amenazante, y habrá de activarse la línea de la adaptación para que este rito ancestral tenga un horizonte más despejado.

Resulta significativo como todos los sectores de actividad que son hoy punteros han fundamentado su éxito en una gestión moderna y evolutiva, aplicando siete principios muy claros que hasta la fecha ha ignorado el sector taurino. Parece evidente que el margen de mejora es inmenso, si bien es preciso actuar con rigor y concepto estratégico.

Más allá de los tópicos que se repiten sistemáticamente en todos los foros y que, a fuerza de ser repetidos, acaban desgastando al propio negocio, los agentes económicos de la Tauromaquia debe implementar estas siete estrategias competitivas que salvaguarden su esencia y materialicen su valor de manera inteligente.

Uno: El cliente como referente básico: Escuchar y satisfacer a quien paga.

No se conoce ningún negocio de éxito, excepción hecha de los monopolios, en los que el cliente no constituya la piedra angular de la actividad.

El principal mal que aqueja a la Tauromaquia en el momento presente es la profunda brecha que existe entre los que pagan y los que cobran.

El concepto de “enfoque al cliente”, acuñado hace más de medio siglo, propone que la esencia de cualquier actividad económica es satisfacer los deseos cliente de manera rentable, lo que supone conocer sus anhelos y configurar productos o servicios capaces de satisfacerlos. La esencia es, por tanto, crear valor para el cliente y quedarse con una parte razonable.

El negocio taurino vive ajeno a este principio, y la oferta se construye en base a las necesidades y expectativas de la organización y sus proveedores, que son toreros y ganaderos. Justo lo contrario de lo que debe hacerse. El grado de endogamia que se observa en el orbe taurino es tal que se confunden los intereses, puesto que el empresario es a su vez apoderado de los toreros que coloca, y tiene importantes intereses en ganaderías que se anuncian en sus carteles. La consecuencia es tan lógica como letal: no hay competencia real, se ofrece al público un producto que no le interesa y que es siempre el mismo, carente de emoción, estanco y devaluado, alejado del rito pasional de honda raigambre cultural que debe ser el toreo.

Dos: Pasión por mejorar: Innovación en la oferta y en la gestión.

La Tauromaquia es producto de una refinada evolución que comienza en el albor de los tiempos, hace al menos 20.000 años, como atestiguan la espléndidas pinturas rupestres de Villars en Francia. En estos más de 200 siglos el hombre ha ido desarrollando una técnica admirable y ha ido moldeando el rito hasta convertirlo también en espectáculo, en un grandioso espectáculo que se encuentra estancado, puesto que las fuerzas vivas del negocio ven en cualquier innovación una amenaza intolerable hacia sus sustanciales intereses.

La bronca acometida del toro medieval se ha convertido en armoniosa embestida, el esparto se ha transformado en seda y el sacrificio en un arte sin igual en el mundo. Sin embargo esto ya no es suficiente en 2015. La actual configuración debe evolucionar y conectar con los nuevos usos sociales, es necesario replantear el todo y las partes. Hay mucho bueno en la lidia contemporánea y no debe perderse la esencia del toreo, más bien hay que volver a su esencia eterna.

Tres: El producto aumentado: La diversificación.

En torno a cada lance de capa, muletazo o estocada se despliegan multitud de actividades complementarias que el mundo del toro no ha sabido poner en valor. La pintura, la escultura, la música, la arquitectura taurina, la literatura, el lenguaje, el cine, la fotografía, la iconografía, la gastronomía, la moda, el diseño, la práctica del toreo aficionado, el toreo de salón, la gimnasia taurina, el turismo y el estilo de vida propio de la Tauromaquia recrean un universo mágico e irrepetible, que alimenta la pasión por la lidia y genera un hondo bienestar en los aficionados.

Desarrollar estos argumentos debe ser rentable en sí mismo y además convertir a una jornada de toros en una experiencia única, con entidad propia que facilita la plena satisfacción del cliente.

Cuatro: Lo que la gente cree es vital: La imagen de marca.

La mente humana se activa por marcadores somáticos. Ante una decisión el 90% de la información que se procesa es información aprendida anteriormente, y sólo el 10% es información nueva. Las decisiones se alimentan de prejuicios.

La imagen es el conjunto de creencias, reales o no, que el entorno tiene de una empresa, marca, producto o acontecimiento cultural. La realidad de la Tauromaquia actual es, en materia de imagen, absolutamente desafortunada, además de irreal. Una buena parte de la población considera al torero una actividad abyecta, trasnochada, propia de gente adinerada y casposa, inhumana y atentatoria contra los derechos de los animales.

Cambiar este prejuicio va a costar tiempo y esfuerzo, si bien es imprescindible, no sólo para atraer más público a la plaza, si no para generar memes que modifiquen los estados de opinión, permitan comprender adecuadamente la realidad del toreo y faciliten la obtención de adhesiones en todos los estratos sociales.

Los medios que existen en 2015 para crear y fortalecer la imagen son muchos y sugerentes, si bien es preciso emplearlos de forma adecuada y sistemática, con fines claros y mensajes coherentes.

Cinco: La complejidad y diversidad del cliente: La segmentación.

El mercado del negocio taurino es amplio y plural. Sería un grave error considerar que todos los potenciales clientes de las actividades taurinas tienen los mismos gustos, necesidades y criterios. Las empresas de sectores competitivos llevan más de un siglo practicando la segmentación, esto es, la división de la demanda en grupos más pequeños que sean internamente homogéneos y diferentes de los otros grupos.

Parece muy evidente que los muchachos de dieciocho a veinticinco años no desean lo mismo ni se impulsan por los mismos resortes que las señoras de más de sesenta. La segmentación consiste en detectar los diversos segmentos, caracterizarlos y aproximarse a los más interesantes con propuestas concretas y específicas que les aporten satisfacción.

Según una encuesta reciente sólo en España hay diecisiete millones de personas que tienen alguno o mucho interés por el toreo. Un mercado de estas dimensiones convenientemente gestionado ofrece un universo de posibilidades amplio y plural.

Seis: La rentabilidad sostenida: La fidelización.

La actividad taurina convencional es plenamente estacional. En una capital española de tipo medio los festejos se desarrollan de forma ininterrumpida en cuatro o cinco días, para caer en la más absoluta inacción durante los otros tres cientos sesenta.

Este modelo de negocio es poco sostenible y enormemente vulnerable a las crisis económicas. La asistencia a los espectáculos es excepcional y prescindible, sin que se integre suficientemente en el estilo de vida de las personas.

Por esta razón es preciso ampliar las actividades taurinas, distribuirlas adecuadamente en el tiempo, hasta generar hábitos y convertir el hecho taurino en una experiencia plural y multisensorial. La diversificación que se propone en el punto tercero es la mejor herramienta para conseguir la fidelización de los clientes.

Siete: El optimismo como motor de progreso: El estado de ánimo importa, y mucho.

Los estudios científicos de instituciones tan prestigiosas como Harvard University demuestran que existe una clara correlación entre el optimismo, la salud y el éxito.

Algunos estamentos de la fiesta han declarado sin rubor que la fiesta está en “quiebra” o que organizar espectáculos taurinos es “la mejor manera de arruinarse”

Es obvio que ningún empresario desarrolla una actividad con la certeza de la pérdida, de modo que habrá de relativizarse esta batería de quejas sin matiz.

El universo taurino debe encarar el futuro con buen ánimo, sabedor de que depende de sus fuerzas y sus aciertos, y de que lo que no se haga hoy es perder oportunidades que tal vez no vuelvan a presentarse.

El mundo del toro debe ser consciente de que disfruta de un espectáculo único en el mundo, rito secular, modelado con la sangre y la vida de miles de hombres valerosos, perfeccionado a lo largo de los siglos, pleno de valores universales, que debe ser rentable económica y socialmente.

Saber que se va a ganar facilita el éxito. Saber que se va a perder asegura el fracaso.

Cómo actuar para lograr el perfeccionamiento

La puesta en marcha de estas siete líneas estratégicas es responsabilidad en primera instancia de los empresarios taurinos, por su especial protagonismo en la gestación del producto taurino y en su función de vender el producto final, y en segunda de todos los demás estamentos de la fiesta, como son ganaderos, matadores, subalternos, agrupaciones de aficionados e incluso prensa especializada.

En Francia ya se han dado pasos decisivos y acertados para poner en valor la Tauromaquia y perpetuarla, defendiéndola de los furibundos ataques de los prohibicionistas y de los terroristas animalistas.

El enfoque unitario del Observatorio Taurino, las Ciudades Taurinas y los Profesionales Taurinos discurre por caminos paralelos a la presente propuesta, pues no está orientada a una mejor gestión del espectáculo taurino, sino a una defensa y protección de la Tauromaquia y del derecho a disfrutar del arte de torear. Sin embargo su sistema de financiación debe servirnos una vez más de ejemplo y materia de reflexión. Cada entrada vendida en el país vecino rentará medio euro para que el consorcio actúe, y los emolumentos de los profesionales rendirán un uno por ciento para la causa. La tríada renuncia a subvenciones públicas. Tal vez ese paso sea el más complicado en un mundo acostumbrado a seguir siempre por el camino más fácil y más rápido.

La evolución es posible. Existe método y conocimiento para trabajar con garantías de éxito. El tránsito es más necesario cada momento que pasa y el sector taurino debe ponerse al nivel de los demás sectores de actividad, sin complejos y sin reservas.

 


 

La Pincelada del Director

La gran Zaragoza se reactiva
Por José Luis Benlloch

Zaragoza vuelve a ser lo que fue y nunca debió dejar de ser. Si en algún momento languideció y se puso en peligro, hay que reconocer que el rescate avanza en la buena dirección y en ese sentido hay que persistir.

”Locos -y peligrosos- por la visibilidad” (13/10/2016)

Arrancó la feria de El Pilar. Hay ilusión. Se mantiene el buen rumbo y una velocidad de rescate óptima, la que se inició el año pasado que le debe afianzar en su sitio de feria indispensable. La fórmula está clara. Carteles de nivel, figuras, novedades, promoción y defensa de su personalidad, que en el toro como en la vida cada uno debe ser cada uno y felizmente Zaragoza no es Valencia ni Sevilla ni Madrid… Así que ¡Viva la diversidad! que tan de moda está. Es plaza de toro serio por naturaleza, no en balde sucede cuando el verano se pierde camino de la próxima temporada y los toros ya miran de otra manera y sus tendidos mezclan con buena proporción a los amantes del rigor y a la afición que acude a celebrar la fiesta. Por detalles así cuanto sucede en El Pilar son palabras mayores. Historia grande del toreo. Pasado y presente. Jácena sobre la que se sujetaban las grandes temporadas y/o sobre la que desde siempre comenzaron a edificarse las siguientes. Desde aquel Joselito sevillano que llegadas estas fechas, cuando el cierzo era otro enemigo con el que lidiar, mataba seis toros de un tacazo, hasta el Joselito madrileño que llegó a hacer otro tanto con el cierzo vencido por la cubierta, el invento, a la cubierta me refiero, que cambió el sentir de la plaza y la puso en el camino del futuro. Era así incluso desde antes de aquel José y también después del otro, ahí están los triunfos gloriosos, también dolorosos, y recientes de Ponce, de Morante, Juli y de tantos otros. Por todo ello es sabido que en la historia de todos los grandes del toreo aparece Zaragoza envuelta en laureles como símbolo de su grandeza y si no aparece, es que no han sido tan grandes.

Poco ha cambiado. Mucho de lo que suceda este Pilar comenzará a contar para las próximas Fallas y para Abril y por San Isidro… así hasta octubre y de nuevo vuelta a empezar. Por eso a la vera de la Patrona, la torería hace el último esfuerzo, por eso quien no tiene fuelle se queda en casa y por eso mismo el que puede, a los buenos aficionados me refiero, no se lo pierde. Pero la historia, ni siquiera el presente, por brillante que sea, es estación término. El camino no acaba aquí, hay que ganarse el futuro porque existe y porque en la sociedad que viene, por mucha traba que nos ponga por delante alguna minoría, hay espacio para la tauromaquia y para ferias como la de El Pilar, sólo es cuestión de defenderlo.

Un arma clave para ello es tener conciencia de la realidad e inquietud de futuro en la gestión y también en la forma de vivir y defender el toreo. Y aquí la hay. Ahí están las combinaciones de este año como prueba y la cartelería que tanto revuelo ha levantado y que sin ser lo sustancial para ganarse la pervivencia es una clara declaración de intenciones y la respuesta del público que se adivina masiva. Por todo ello Zaragoza vuelve a ser lo que fue y nunca debió dejar de ser. Si en algún momento languideció y se puso en peligro, hay que reconocer que el rescate avanza en la buena dirección y en ese sentido hay que persistir.

El pasado domingo se levantó el telón, papel acabado, primer alegrón por tanto, algo que no sucedía desde el año 2000 curiosamente con el mismo empresario. Tras la faena cuentan que mágica, de Talavante para abrir boca y hasta ese mano a mano tan novedoso, del mismo Talavante y López Simón, en la novedad siempre hay interés, el toreo estará pendiente de Zaragoza.

 


 

CARTELES Casa Toreros dará tres eventos de nivel

Cambio de fecha y cartel en Tijuana

15/10/2015 09:00

Nuevo duelo ‘Adame-Payo’ y debut de Silveti y Roca Rey

Monumental de Las Playas I ANGÉLICA ESPINOSA-
MUNDOTORO > Madrid
La empresa Casa Toreros ha programado tres festejos de nivel para la Monumental ‘Las Playas’ de Tijuana (Estado de Baja California, México). Los festejos se celebrarán los días 8 y 21 de noviembre y el más lejano el 10 de abril de 2016. Entre los anunciados, Adame y El Payo en mano a mano, las presentaciones de Silveti y Roca Rey o la presencia ya en 2016 de Hermoso.
El festejo del día 8 de noviembre estaba inicialmente previsto el día anterior, 7. Pero la empresa ha tenido en cuenta que ese día hay programada otra corrida de toros en Mexicali y ha optado por trasladar al día siguiente el festejo. Por tener otro compromiso en su agenda, no podrá hacer el paseíllo Arturo Macías y su vacante será cubierta por Fermín Espinosa Armillita. Las combinaciones quedan así:
S. 8 Nov: Silveti, (pres), Armillita (pres) y Andrés Roca Rey (pres) (Pozo Hondo)
S.21: Joselito Adame y El Payo, mano a mano (Santa Fe del Campo)
D.10 Abr: Hermoso de Mendoza, Zotoluco y José Mauricio.

 


 

EDITORIAL Del 15 de octubre

Qué, Quién, Por Qué

15/10/2015 12:51


MUNDOTORO > Madrid

Cualquier acto de comunicación comienza por aclarar o definir qué se quiere comunicar y a quién se quiere comunicar. Luego, tomar las riendas de esa comunicación. Es decir, ser los protagonistas de nuestra propia comunicación: que nuestra imagen no sea comunicada por otros. El problema de la mala imagen social del toreo no se debe tanto a un déficit interno de comunicación (algo subsanable en corto tiempo) sino porque, desde hace décadas, nuestra imagen ha sido comunicada negativamente por quienes tienen como finalidad nuestra desaparición.

Desde los años setenta hay un especial interés (desvelaremos por parte de quién) en comunicar una imagen cruel y bárbara de la Tauromaquia. Para centrar este problema, hemos de concretar QUÉ han comunicado de nosotros, QUIÉNES lo han comunicado. Y POR QUÉ lo han comunicado, qué interés hay detrás de esa comunicación.

¿Qué imagen han comunicado sobre nosotros? Que somos ‘el paradigma del maltrato animal’, ‘gentes incultas, insensibles, inmorales’ y ‘continuadoras de ideologías conservadoras o fascistas’.

¿Quién ha comunicado esa pésima imagen de la Tauromaquia? Primero, asociaciones internacionales del bienestar animal (tipo PETA) (utilización de animales sin sufrimiento para mejorar nuestro bienestar), luego asociaciones animalistas (igualdad de derechos entre animales y hombres) nacionales. Más tarde, la ideología vegana (una actitud ética caracterizada por el rechazo a la explotación de animales como mercancía, útiles o productos de consumo) y varios partidos políticos.

¿Por qué han comunicado eso? Buscando un objetivo que mezcla el rédito económico (un negocio de grandes proporciones) y el rédito político.
Este es el esquema esencial de la estructura desde la que se ha logrado satanizar socialmente al toreo. De tal forma ha sido así, que, hoy por hoy, no nos es posible ya revitalizar socialmente a la Tauromaquia comunicando conceptos como ‘arte’, ‘tradición’, ‘valores’… Cuando una mayoría de la sociedad ha sido bombardeada por tierra, mar y aire desde colegios hasta universidades, pasando por los medios de comunicación, con el mensaje de que somos ‘gentes crueles hacia el animal’, no podemos tratar de revertir un lavado de cerebro de casi cinco décadas, con cuestiones que exigen trabajo a ese mismo cerebro dañado.

Esta es una máxima de la comunicación invariable en el tiempo, y en ella coincidimos con expertos de la talla de Wilbur Schramm, John Dewey, Habermas, Umberto Eco o Armand Mattelar, quien lo resumió en esta frase: ‘No se puede sembrar trigo sobre una espiga de trigo porque sembrar semilla sobre grano es tirar semilla y grano’. ‘Arte’, ‘tradición’, ‘valor’, ‘hombría’, ‘pureza’, ‘verdad’… Todos son conceptos que exigen una especial sensibilidad, y por lo tanto un trabajo de inteligencia emocional para nada básico e inasumible para quiénes ya han decidido que el toreo es una práctica cruel, inmoral y maltratadora de animales.

Estos valores son parte de los grandes activos del toreo que debemos comunicar. En el contexto actual, sin embargo, resultan insuficientes. Nos guste o no, han sido derrotados en esta primera batalla de cinco décadas. Hemos analizado a fondo las tres patas de la comunicación falsaria sobre la Tauromaquia y concluimos que el gran éxito de esta comunicación negativa contra el toreo ha sido la apertura social de un debate sobre el animal y su maltrato. Estas son sus conclusiones:

Una. Que la moral correcta y la ética superior más sensible de un ser humano coincide con las premisas animalistas, veganas y de bienestar animal. De tal forma que los preceptos ‘animalistas’ son superiores ya a los presupuestos ‘humanistas’.
Dos. Quienes han ideado esta comunicación han sido capaces de equiparar los conceptos de ‘ecologismo’, ‘medio ambiente’ y ‘equilibrio ecológico’ con los preceptos ‘animalistas’. Es decir, nos han robado nuestros argumentos para hacerlos suyos, siendo ‘ecologismo’ y ‘animalismo’ dos conceptos absolutamente contrapuestos. Hoy un niño cree errónea y manipuladamente que acunar a un gato o no comer pollo es una acción de bondad humana idéntica a trabajar por la vida de los delfines en el Estrecho.
Tres. ¿Cómo han sido capaces de ese logro? Sobre todo porque, en los últimos diez años, el grado de desculturización o de incultura, o de mala información, de información interesada o pervertida, ha sido tan grande que el mensaje anti-tauromaquia ha calado hasta hacerse una moda. Más que una moda, hoy se equipara ser un buen ser humano con abrazar preceptos animalistas. Las webs y sus trabajos organizados de tribu, la nueva política, los nacionalismos y sus intereses, la estructura violenta de activistas y el desamparo legal han acelerado esta derrota social de la comunicación de la Tauromaquia.

¿Cuál es, pues, la mejor y más práctica comunicación actual para la Tauromaquia? Mundotoro propone y pone en práctica la siguiente:

QUÉ
La Tauromaquia es la actividad más natural, de mayor obligación ecológica y del mejor trato a los animales de cuantas se practican.
La Tauromaquia propone un debate dirigido a la mayoría ‘no activa’ o no atrincherada en un lado u otro, para demostrar que el maltrato animal viene justo del lado de quienes nos acusan: el maltrato es su gran negocio, el de bienestaristas, animalistas, veganistas y grupos subvencionados políticamente que han consentido que el animal sea el objeto de uso de consumo más rentable de Occidente. Lo demuestra el hecho de que existan leyes de consumo animal destinadas a fortalecer el negocio.

QUIÉNES
Para lanzar este mensaje, se necesita de orden, estructura, y planes detallados que impliquen de forma organizada a aficionados, públicos, profesionales, medios de comunicación especializados y medios generalistas (con inversiones y compra de espacios en estos). Se necesita saber qué decir y decir sólo eso. Insistir estructural y metódicamante, con paciencia, en estos dos mensajes clave. Huir del frentismo defensivo. Focalizar la idea de maltrato, engaño, perversión, en quienes nos han dañado tanto, provocando el gran debate moral. Es decir, ser capaces de darle vuelta al calcetín, enseñar qué hay debajo de la alfombra. Animalismo, bienestarismo, veganismo, mascotas, negocio, política… tienen hilos de conexiones evidentes y todos participan del maltrato animal. Porque son su negocio, de dinero o de votos. La tauromaquia ha sido un elemento publicitario de manejo de sensibilidades con intereses económicos y políticos.

POR QUÉ

¿Quiénes deben lanzar este mensaje? La Tauromaquia necesita de personas comunicadoras, hombres y mujeres que salgan en los medios, que sean identificados con ella. No es posible comunicar sin referentes de voces, sin rostros ni personalidades atractivos y talentosos. En comunicación es tan importante lo que se dice como quién lo dice.

Quienes pongan voz y rostro al mensaje tienen la ardua tarea de demostrar a la sociedad que no son, que no somos, los radicales maltratadores, los restos de la caverna fascista, los incultos, el lobby taurino, etcétera. Esta comunicación, y así ha de manifestarse desde el minuto uno, no parte del taurinismo inmovilista o de una clase social española determinada o de unos personajes determinados ya conocidos en el guión anterior.

Quienes pongan rostro y voz han de demostrar a la sociedad que forman parte de un segmento social transversal en edad, en ideología política y en sexo. De un conjunto de ciudadano tolerante, comprometido socialmente, moderno y sensible con los tiempos, las gentes y las tierras de España. Por eso los líderes no pueden ser los de siempre. En la foto no pueden salir los que ya estuvieron en anteriores intentonas, los ya conocidos por décadas. El por qué, nuestro por qué, nuestra modernidad, nuestra vigencia, nuestros derechos, han de tener unos rostros y voces creíbles para la sociedad.

Primera entrega del ciclo ‘Tauromaquia y buen trato animal’


 

 

TOROS

La escuela taurina pide «seguir haciendo ruido» ante el anuncio de su cierre

La Razón. Madrid. 15/10/2015

El torero José Luis Bote, director de la Escuela Taurina de Madrid, anima a los aficionados a la tauromaquia a movilizarse frente a la «cornada…
Firma para apoyar a la escuela taurina

 


Actualidad

El Puerto (Cádiz)

Se creará una mesa para que los aficionados tengan palabra en la redacción del pliego

El Puerto necesita una empresa gestora que de verdad trabaje por la fiesta de los toros en la ciudad, que en su momento gozó de mucho auge y el las últimas temporadas ha dejado mucho que desear.

Por David Zamora

jueves 15 de octubre del 2015, 14:28h

Encuentro en El Puerto de Santa María (Cádiz) entre la directiva de la Federación de Peñas Taurinas con su presidente, Rafael Gómez Ojeda, a la cabeza, el alcalde, David de la Encina y el concejal de la Plaza de Toros, Ángel Quintana, con el fin de crear la “Mesa de la Plaza Real de Toros”, que estaría integrada por representantes de todos los sectores del mundo taurino de El Puerto. La intención es que entre todos redacten el próximo pliego para concursar por la plaza, que si todo sigue su cauce saldría para la temporada de 2017.

Pero puede que el concurso tenga que anticiparse a 2016, ya que según informa Andaluciainformacion.es la UTE concesionaria Equiltauro-Tomás Entero puede disolverse. En declaraciones que recoge este mismo diario, el concejal de la Plaza de Toros ha manifestado que “queremos estudiar el delicado escenario en el que se encuentra y sobre todo las posibles consecuencias que puede tener para la ciudad que en un momento dado la UTE puede llegar a desaparecer. No es algo que nosotros digamos sino que ya hubo declaraciones de la propia empresa. La situación es delicada pero vamos a abordarla a través de nuestros inspectores para tener las armas suficientes para asegurar la temporada taurina 2016”.

No obstante, la federación ha mostrado su preocupación por la continuidad de la empresa concesionaria, que ni mucho menos satisface los deseos de la afición portuense.

Buenas noticias si se crea esa mesa de trabajo con los aficionados porque El Puerto necesita una empresa gestora que de verdad trabaje por la fiesta de los toros en la ciudad, que en su momento gozó de mucho auge y el las últimas temporadas ha dejado mucho que desear.

 


 

ha retwitteado

Listos los carteles de Calaveras!

 





 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: