BREVES NOTICIAS TAURINAS

12 Oct

 

 

140130_JaraldePenas161640_JoseJulianLlagunoMONTECRISTO DIVISA OBISPO,VERDE Y ORO

Gerardo Solís y Héctor Gabriel cortan oreja en Tlaxcala

016

+ Durante la semifinal de Descubriendo un Torero
BOLETIN.– Sábado 10 de octubre.- Tlaxcala, TLAXCALA. Los novilleros Gerardo Solís y Héctor Gabriel cortaron sendas orejas durante la novillada que se llevó a cabo en la plaza Jorga Aguilar “El Ranchero” en la capital de Tlaxcala.

075

216

El primero en entrar en acción fue Javier Castro ante un novillo de Cuatro Caminos que tuvo bravura y recorrido, ante el que estuvo solvente y estructuró una faena de calidad que malogró con el acero para ser ovacionado.

246

Gerardo Solís se enfrentó a un buen astado de Rancho Seco ante el que se mostró variado con capote y muleta. Logró conexión con el público en una labor con entrega que concluyó al primer viaje con el acero para cortar una oreja.

273Héctor Gabriel con un burel de Darío González que destacó por mostrar un buen pitón derecho, llevó a cabo la faena más redonda de la tarde. Ejecutó tandas de muletazos por ambos pitones y mató de estocada entera. Cortó una oreja y recibió petición nutrida para una segunda que el juez de plaza no concedió.

 

José María Hermosillo con un novillo de San Antonio de Padua 291que fue áspero y mirón, se empleó con firmeza. Logró buenos pasajes pero alargó la faena y al entrar a matar, el novillo tardó en caer. La gente se le enfrió y sólo lo ovacionaron.

 

Román Martínez ante un astado de De Haro que fue bravo y 343emotivo, le costó someterlo. Ejecutó numerosos muletazos y aunque destacó su entrega fueron pocos los que tuvieron calidad, pero, siempre destacó su hambre de triunfo. Despachó al tercer viaje con el acero. Se dio la vuelta al ruedo por su cuenta.

 

Jesús Sotomayor con un novillo de Montecristo que sobresalió 361por su claridad y nobleza al embestir, no conectó con el público, únicamente ejecutó pases aislados. Se dio la vuelta al ruedo por su cuenta.

 

Abrieron el festejo los Recortadores de España para dar una exhibición.
FOTOS: HUMBERT

FICHA DE FESTEJO
SÁBADO 10 DE OCTUBRE. PLAZA JORGE “RANCHERO” AGUILAR. TLAXCALA. Media entrada en tarde apacible.
SIETE NOVILLOS: EL ROCIO (recortadores de España, exhibición), CUATRO CAMINOS, RANCHO SECO, DARIO GONZALEZ, SAN ANTONIO DE PADUA, DE HARO Y MONTECRISTO, que cumplieron en presencia y dieron juego diverso, destacaron el de Rancho Seco y el de Montecristo por su buen juego.

JAVIER CASTRO:
Ovación

GERARDO SOLIS:
Oreja

HECTOR GABRIEL:
Oreja con petición

JOSE MARIA HERMOSILLO:
Ovación

ROMAN MARTINEZ:
Vuelta

JESUS SOTOMAYOR:
Vuelta

 

367412421

452471486

522524541

575630649

761834854904915

 


 

 

Javier Castro se impone en “Cinco Villas”
Por: Redacción | Foto: Tauroagencia
Sábado, 10 de Octubre del 2015 | México, D.F.

Santiago Cuautlalpan, Méx. Cortijo “Cinco Villas”. Lleno, en mediodía agradable Seis novillos de Caparica, muy bien presentados y de variado juego, entre los que destacaron 4o. y 6o.

Diego Emilio: Palmas y silencio tras dos avisos.

Alejandro Marcos: Palmas en su lote.

Javier Castro: Ovación y oreja.

Incidencias: Antes del festejo uno grupo de aficionados le entregaron un reconocimiento al empresario Luis Marco Sirvent por su labor en la Fiesta. Javier Castro se llevó el trofeo “Virgen del Pilar”, como triunfador del festejo. El ganadero Roberto Viezcas dio la vuelta con Castro tras la muerte del 6o.

 


 

 

Oreja para Flores en Pachuca; Macías, herido
Por: César Montes | Foto: Juan Manuel Cervantes
Domingo, 11 de Octubre del 2015 | Pachuca, Hgo.

Ficha
Pachuca, Hgo.- Segunda corrida de feria, a beneficio del DIF. Plaza “Vicente Segura”. Poco más de media entrada (unas 6 mil personas) en tarde agradable, con algunas ráfagas de viento. Seis toros de varias ganaderías, lidiados en el orden siguiente: Rancho Seco, Marco Garfias, Torreón de Cañas, Jaral de Peñas, La Soledad y Pepe Gafias, desiguales en presentación y que en general se dejaron, entre los que destacó el 4o., premiado con arrastre lento. Pesos: 480, 460, 520, 470, 475 y 478 kilos. Arturo Macías (agua marina y oro): Ovación tras aviso en el único que estoqueó. Arturo Saldívar (verde botella y oro): Silencio, ovación en el que mató por Macías y silencio. Sergio Flores (grana y oro): Oreja y silencio. Incidencias: Macías fue herido por su primero en la pantorrilla derecha, en los labores de su faena; le fue colocado un torniquete y terminó la lidia, para luego ser atendido en el enfermería de una herida de dos trayectorias en el tercio superior de la pantorrilla, una de 8 y otra de 10 centímetros. Fue operado en la Clínica Intermédica. Saldívar lidió al segundo de Macías, de tal forma que, para no empalmarse de forma consecutiva, estoqueó 2o., 4o. y 6o., mientras que Flores enfrentó 3o. y 5o. Actuaron en cuarto lugar los recortadores españoles, con un ejemplar de Pilar Labastida, dando una vuelta al ruedo. Destacó en varas Luis Miguel González, que fue muy ovacionado.

 


 

 

Plaza de toros Vicente Segura de

Pachuca, corrida del 11 de oct de 2015

 

 


 

 

 

recibe alta médica luego de la cornada de 2 trayec. ayer en Pachuca aquí parte médico

 


 

 

Tauromaquia: La dinastía de Los Capetillo
Por: Horacio Reiba | Opinión
Lunes, 12 de Octubre del 2015 | Puebla, Pue.

Que un padre torero otorgue la alternativa de matador a uno de sus hijos en presencia de otro era algo rigurosamente inédito y, no hace falta decirlo, muy difícil de realizar. Hasta que, con 54 años de edad, el primer día de 1981 y en la plaza El Paseo de San Luis Potosí, Manuel Capetillo Villaseñor cumplió ese propósito casi irreal, al entregar los trastos a su hijo Manolo ante Guillermo, hermano menor del catecúmeno.

Ese año, la insólita terna paternofilial hizo el paseíllo en varias plazas de provincia, usualmente abarrotadas. Sería el canto de cisne de aquel muletero tapatío al que una cabeza de El Redondel, el 6 de enero de 1957, oficiosamente consagró el mejor muletero del mundo, para exaltar su faenón a “Rasposo” de Torrecilla alternando con Antonio Ordóñez, que acababa de bordar, en feria Guadalupana reciente, su célebre y ya clásica faena al sanmateíno “Cascabel”.

Manuel Capetillo Villaseñor (Ixtlahuacán, Jalisco: 15-04-1926 / Chacala, Nayarit: 05-05-2009).

Nació en el seno de una familia acomodada de Guadalajara, y fue en la hacienda paterna donde desarrolló su gusto por la charrería y, paralelamente, el toreo. Aunque su revelación novilleril se debió a la profundidad y temple de sus quites y sus lances de capa, la fama mayor le estaba reservada como muletero de gran dimensión, expresada en la largura y lentitud de sus pases en redondo sobre ambas manos. Su irrupción fue fulgurante, como integrante de los Tres Mosqueteros que dieran celebridad a la temporada chica de 1948 en la México, al final de la cual tanto Capetillo como Córdoba y Rodríguez firmaron sus respectivas alternativas. Al no estar suficientemente preparados para dar ese paso, sufrieron duras cornadas nada más doctorarse; y fue Capeto, pese al rabo cortado a “Avellano” de San Mateo, el sexto en su confirmación capitalina de manos de El Soldado (23-01-49), el que más tardaría en consolidarse.

Tras una estancia de dos años en España –sin más registro notable que la oreja cortada a “Brillante”, de Antonio Pérez Tabernero, con el que Paco Muñoz le confirmara alternativa en Las Ventas (15-05-52), un rabo en Córdoba, en corrida benéfica organizada por Arruza pro monumento a Manolete (21-10-51), y par de cornadas en Albacete y La Línea– y un retorno sin mayor ruido, acabaría por convertirse en ídolo de la afición capitalina, al grado de sumar a lo largo de su trayectoria cuatro rabos en la México y otros tantos en El Toreo de Cuatro Caminos. Para compensar su elevada estatura, usaba muleta pequeña y toreaba con la mano muy baja, logrando lentificar las embestidas y la duración de los pases, que prolongaba en línea recta y luego curvaba con dramático y personal acento.

La clave de su impactante toreo en redondo se encierra en estas dos frases suyas: “ligar sin pasos entre los pases”… y “la hondura del toreo llega después del quinto muletazo”, en alusión a sus famosas tandas de 8 a 10 pases encadenados en redondo que, a veces sin necesidad de rematarlas, provocaban escenas de indescriptible emoción en los tendidos. Por el contrario, los aficionados y cronistas más puntillosos lo acusaron de recostarse demasiado al torear, rompiendo con el canon de una presunta verticalidad clásica, y de falta de variedad en sus faenas, reducidas a casi puro toreo en redondo. No obstante, creó la “capetillina”, muletazo vaciando la embestida por la espalda tras permanecer, sin girar, en el mismo terreno del último derechazo de la serie y cambiándose el engaño de mano para ligar el de pase de pecho.

A pesar de sus frecuentes e intrascendentes incursiones como cantante de ranchero y galán de cine de charros, hubo un tiempo, entre finales de los años 50 y la década siguiente, en que su cotización fue la más alta, y los capetillistas repetían con entusiasmo los nombres de “Fistol”, “Rasposo”, “Recluta”, “Romancero”, “Marquesito”, “Guapetón”, “Pingüino”, “Peluquero”, “Tabachín”, “Chulín”, “Sireno”, “Flor de Mayo” o “Arizeño”, en recuerdo de otros tantos faenones del tapatío. Como contrapunto está la más grave de sus cornadas, infligida por “Camisero” de La Laguna en la México (22-03-59), que le rozó el corazón, penetró la pleura y lo tuvo a las puertas de la muerte.

No fue afortunada su última y breve incursión por ruedos españoles, en 1963, marcada por un San Isidro adverso, si bien algo logró reponerse por agosto, con buenas faenas y corte de apéndices en San Sebastián, Bilbao y Almería. En cambio, en la república tenía por esas fechas el máximo cartel, rivalizando con nombres tan sonoros como los de Procuna, El Calesero, El Ranchero Aguilar, Juanito Silveti, Alfredo Leal, Humberto Moro y todos los ases hispanos que nos visitaban; había dejado atrás a sus colegas mosqueteros, que alcanzaron antes que él posiciones de avanzada pero duraron menos en el candelero. Aunque la leyenda le atribuye a Manolo Martínez el “haber retirado a Capetillo”, lo cierto es que el célebre mano a mano de ambos con dijes de Mimiahuápam en El Toreo (04-12-67) se saldó con sendos rabos para cada uno, y el prematuro adiós del tapatío (encerrona sin triunfo en La México, 26-02-68) más se debió a una iniciativa envenenada del empresario Ángel Vázquez –cubano y beisbolero por más señas– y tal vez a cansancio, que no a defección de Capeto ante el joven regiomontano, que de cualquier forma pintaba ya para mandón absoluto.

En realidad, a quien habría que reconocer como el adversario natural de Capetillo en el tiempo de su mayor auge es al poblano Joselito Huerta, temible rival a quien la administración capetillista siempre procuró eludir, sobre todo en la capital. Pero en su tierra tapatía, donde tuvo que alternar con el León de Tetela inclusive en manos a mano, fue Huerta quien con mayor regularidad ganó la partida. Un capítulo a menudo silenciado por la proverbial desmemoria taurina mexicana.

Manuel Capetillo reapareció por provincia en el otoño de 1969, ya sin el esplendor de sus mejores días, y a la capital sólo regresaría fugazmente, en 1976. A ese año corresponde su última y muy gris actuación en la México (07-04-76, por el Estoque de Oro). Y corresponden a 1981 sus últimas apariciones en traje de luces, al lado de sus dos chavales.

Manuel Capetillo de Flórez (Distrito Federal, 1956)

Debutó, junto con Guillermo, su hermano menor, en la temporada chica de 1977 –incluso indultó un novillo de Garfias en la México–, pero la alternativa no la tomó hasta el referido 1 de enero del 81, de manos de su padre y con Guillermo por testigo. A la inversa de ambos, lo ha marcado cierta indefinición estilística, marginándolo de los carteles. El resto lo ha hecho su dedicación –mal de familia– a inocuas actuaciones televisivas, en contraste con la reciedumbre de sus mejores faenas, entre ellas la que cuajó en Cuatro Caminos a un fuerte cinqueño de San Martín en el verano de 1996. En el Distrito Federal lo confirmó Mariano Ramos (10-07-83, con “Goloso”, de Reyes Huerta). Y no ha toreado en España.

Guillermo Capetillo de Flórez (Distrito Federal, 1958)

En rigor, el gran artista de la dinastía. A diferencia de su padre, cuenta con una figura armónica y tiende al toreo clásico, alcanzando instantes de suprema calidad en el trazo de la verónica –capote pequeño, limpio juego de brazos, ganado pasos entre lance y lance y meciendo la suerte con naturalidad y cadencia incomparables– y en faenas de gran contenido estético, que por desgracia no suele prodigar. Doctorado por Manolo Martínez en San Luis Potosí con José Mari Manzanares por testigo (20-11-77), su mayor logro lo alcanzaría en la Plaza México al inmortalizar al cárdeno “Gallero”, de Cerro Viejo (30-01-94), con el que bordó inolvidable faena, izquierdista y purísima en sus pasajes estelares. Además del rabo de “Gallero”, ha cortado otras cinco orejas y obtuvo la Oreja de Oro de 1994 en la capital, donde lo confirmó Rafael Gil “Rafaelillo” con el toro “Tejedor”, de De Santiago (09-10-83).

Una notoria falta de interés y, naturalmente de continuidad, lastró su trayectoria torera; y su mayor dedicación a galán de telenovelas le ganó la animadversión de los públicos en el momento crucial de su carrera. El año pasado la empresa anunció su despedida en La México (02-11-14), sólo para desmentirla sobre la marcha, en una muestra más de informalidad.

 


 

 

Fermín Rivera tienta en Valparaiso

Publicado por Comunicado el 10/10/2015

El matador potosino Fermin Rivera continúa con una ardua preparación de cara a su encerrona en San Luis Potosí y su participación en la Temporada Grande 2015-2016 de la Monumental Plaza de Toros México.

La mañana de este sábado el diestro realizó labores de tienta en la legendaria ganadería zacatecana de Valparaiso, bajo la escrupulosa mirada de su propietario don Ignacio Pliego.

Se tentaron 13 becerras de juego sobresaliente con las que Fermín volvió a demostrar el gran momento por el que atraviesa, lo que nos hace albergar esperanzas de triunfos grandes en los próximos compromisos.

Compartió el tentadero con el matador hidrocálido Fermín Espinoza “Armillita IV”, ambos diestros están anunciados en uno de los grandes carteles de la temporada grande de la plaza México, al lado de la gran figura del toreo Enrique Ponce quienes despacharan un encierro de la ganadería de Bernaldo de Quirós.

 


 

 

recibe alta médica, hoy mismo se traslada a Ags, reposará 15 días, reaparece el 1 nov Cd Hgo.

 


 

 

ha retwitteado

El futuro de la Fiesta. Jóvenes Ecologistas Taurinos.

Enlace permanente de imagen incrustada

 


 

 

Una vuelta al ruedo que nos impulsa a seguir en lo que más amamos! La fiesta brava! Enhorabuena a todo el equipo.

Enlace permanente de imagen incrustada

 


 

 

Listos para iniciar la semana con México Bravo, estaremos con ustedes 11 pm en

 


 

 

Después de una noche fría, tomando el sol de frente. Tercia de láminas …

Enlace permanente de imagen incrustada

 


 

 

Hace 60 años se doctoró Antonio del Olivar

Enlace permanente de imagen incrustada

 


 

 

 

Cuando se acumulan las dificultades y lo desconocido

El futuro para la Tauromaquia tiene dos caminos: comprometerse o dejarse ir a la deriva

Fragmento de “Tauromaquia”, aguafuerte de Juan Barjola
De aquí a que llegue la próxima primavera, la Tauromaquia, como España, tiene por delante un panorama en el que las sorpresas –buenas y malas– pueden esperarnos a la revuelta de cualquier esquina. No es momento ni lugar para entrar aquí en el debate de si lo que se avecina es o no “un cambio de ciclo”. Lo cierto es que así que pasen ocho meses estaremos en una situación diferente de la pasada. Y cuando se entra en estas etapas nuevas, ya dejó dicho Ortega y Gasset que el hombre estaba abocado a elegir en una disyuntiva: afrontar compromisos y deberes, o dejarse ir a la deriva de los acontecimientos. En esa disyuntiva se van a ver los profesionales de los distintos sectores taurinos, pero también los aficionados. Del acierto que pongan en su elección dependerá el futuro que nos espera.
Actualizado 11 octubre 2015

Antonio Petit Caro

Cuánto trabajo cuenta entender en muchas ocasiones a los protagonistas principales del mundo del toro. Tanto que a veces parece que defender a la Fiesta es una causa perdida. Andan de chapuza en chapuza en todo aquello que no sea estrictamente el espectáculo, aunque a veces también en lo que se refiere a los propios ruedos. Hablaron y hablaron de un gran acto reivindicativo y todavía estamos esperándolo. Anuncian, y por dos veces, la intención de crear una Fundación sobre la Tauromaquia, pero nadie –salvo los promotores– lanzan al menos una palabra de apoyo, o simplemente de bienvenida, a la iniciativa. Dice Morante que ha decidido ir por libre y negociar con la empresa de Sevilla, pero los colegas del solidario boicot nada tienen que opinar, aunque se les pregunte, como si el tema no les afectara. La alcaldesa de Madrid se revuelve contra la Escuela Taurina, y en frente encuentra un pobre reacción, salvo de los que forman parte de la propia Escuela y de los aficionados.

No deja de ser paradójico que se produzcan mayores y más firmes reacciones a favor de la Fiesta en los medios informativos y entre los aficionados que en el propio sector profesional, que anda ensimismado cada cual a lo suyo. Se entiende perfectamente que ante tantas pasividades, todos los intentos por buscar soluciones globales hayan concluido históricamente en un fiasco. En la temporada porque lo importante resulta estar únicamente a lo que ocurra en ese carrusel permanente de los ruedos; fuera de los meses de actividad, porque hay que pensar en América, aunque ya no sea lo que fue, o en cuestiones muy de orden menor salvo para el interesado, tal que los cambios de apoderamiento. Pero la realidad es que nunca queda tiempo libre para ocuparse de los problemas estructurales de la Tauromaquia, que son los graves y los que condicionan el futuro de todos.

En el toreo, como en cualquier otra actividad, moverse en el terreno de la chapuza y la improvisación siempre fue la peor de las estrategias posibles. Pero en esas están. Y hay cosas que causan hasta vergüenza ajena. Por ejemplo, lanzan la idea de la referida Fundación y luego se comprueba que se han tirado a la piscina sin contar con aspectos que son de primer año: ni han ido al Registro de Marcas para formalizar la propiedad del nombre, ni siquiera se han preocupado de asegurarse la titularidad de los correspondientes dominios de internet. Con lo cual quedan al albur de lo que un espabilado haga con ambas cuestiones, que todo por junto no cuesta arriba de 500 euros.

¿Ni una figura –de los ruedos, del campo o de las empresas– ha tenido tiempo de decir una palabra de apoyo para esa iniciativa de la Fundación? Pues no lo han tenido. Claro tampoco eso puede extrañar demasiado, cuando se comprueba que el propósito de crear tal institución no está entre las noticias que publican en sus respectivas web la Unión de Criadores o la Unión de Toreros [1]. Una cosa es que los directivos de ellas actúen en este caso a título personal –que bien parece un factor meramente estratégico, no una cuestión de fondo– y otra diferente que se ignore su actuación, cuando en cambio sí se preocupan de ofrecer noticias referidas a otros asociados, aunque sea sobre un irregular indulto en una plaza portátil.

En este panorama, que tiene su punto de kafkiano, resulta muy duro que pueda tener credibilidad, por ejemplo, la apuesta por un plan de comunicación, que es de las temáticas más repetidas, a lo mejor de modo simplemente mecánico, que manejan los profesionales. Se olvidan que esos dichosos planes, para tener algún sentido, primero deben que contar con algo sólido que comunicar. Hoy lo verdaderamente relevante en el fondo no es más que un elemento: recuperar la integridad de la Tauromaquia; el resto forma parte del paisaje general. Pero hablar de integridad resulta peliagudo, a lo que se ve.

Algunos se quejan, y razón no les falta, que la Fiesta no puede defenderse exclusivamente a base de recordar a Picasso, a García Lorca o a Ortega y Gasset. Nadie duda que todo ellos, los citados y otros muchos, conforman un sustrato cultural de primer orden. Pero es que ahora lo que se nos discute no es eso. Lo que hoy se pone en cuestión es la Tauromaquia misma y en toda su extensión, esa que la Ley define como “el conjunto de conocimientos y actividades artísticas, creativas y productivas, incluyendo la crianza y selección del toro de lidia, que confluyen en la corrida de toros moderna y el arte de lidiar, expresión relevante de la cultura tradicional del pueblo español. Por extensión, se entiende comprendida en el concepto de Tauromaquia toda manifestación artística y cultural vinculada a la misma”.

Materia de trabajo, pues, hay mucha. Pero tan alto grado de renuencia entre los sectores profesionales a la hora de meterle mano a semejante tarea, descorazona bastante. Y sin embargo, en el horizonte de seis u ocho meses tendremos que afrontar asuntos de gran trascendencia para el futuro.

Y así, por ejemplo, contemplemos el caso del pliego de adjudicación de la plaza de Madrid, que de alguna forma representa el listón que marcara, con todos los matices que se quieran, a los que vengan detrás. No se trata de propiciar que la plaza sea para éste o para aquel; lo relevante radica en que las condiciones que se especifiquen lo sean en beneficio de la Fiesta y en defensa y protección de los aficionados. Cabe preguntarse si resulta prudente dejar cuestión tan relevante al simple albur de lo que digan los políticos de turno, o si es momento de tratar de influir –que medios legítimos hay para ello– para que se trate de una propuesta regeneradora de la Tauromaquia y de sus verdaderos intereses.

Pero también ante de que llegue la próxima primavera comprobaremos que futuro le espera al entramado jurídico e institucional de lo taurino. ¿La Comisión de Asuntos Taurinos seguirá teniendo alguna vigencia?, ¿la Tauromaquia será apoyada para que alcance la meta de la Unesco como patrimonio cultural de la humanidad?, ¿podrá abordarse el ordenamiento normativo del espectáculo taurino?, ¿cabrá pensar en la posibilidad de una política fiscal más razonable?… No es cosa, desde luego, de meter a la Tauromaquia en la legítima lucha de los partidos por alcanzar el poder, que cada vez que la cuestión se politiza salimos peor parados que la anterior. Más: conviene evitar que otros nos meten en esa pugna partidaria. Pero todo ello no puede ser óbice para que permanezcamos indiferentes, sino que es hora, por ejemplo, de armarnos jurídicamente para evitar males mayores y así poder contar con instrumentos que defiendan los derechos que asisten a la Fiesta.

Y así que llegue la primavera también se sabrá si se pone fin al “pleito de Sevilla”, cuya importancia trasciende a lo que ocurra en la capital andaluza; conoceremos las líneas maestras de por dónde van a caminar las políticas de elaboración de los abonos, precios incluidos; tendremos constancia de cuál es el estado de cosas dentro de la propia Fiesta, asunto nada marginal… Novedades van a sobrar, desde luego. Y también frente a ellas, la Tauromaquia en su conjunto debiera encontrarse preparada para reaccionar en tiempo y forma.

Con toda razón cabe pensar que estos asuntos, como otros que pueden plantearse, corresponden primariamente a los profesionales de cada uno de los sectores taurinos. Es lo lógico y natural, porque al fin y al cabo son los primeros responsables del devenir de la Fiesta; sin embargo, no lo son en exclusividad: también los aficionados tienen algo que decir, sin que provoque desmayo el poco caso que se les hace. Aunque puedan considerarse los últimos románticos que quedan sobre el planeta, al menos tienen que hacer oír su voz.

A nadie se le oculta que para que esa voz sea tenida en cuenta “por quien corresponda” en cada caso, habrá que comenzar por alcanzar unos puntos comunes de confluencia, para que se pueda hablar de una defensa unitaria, una acción conjunta que en muchas ocasiones se echa en falta.

En último extremo, si los que están obligados a defender la Tauromaquia no lo hace, no hay por qué descartar que habría llegado la hora de llamar a la pacífica pero firme rebelión de los aficionados. Y en semejante empeño nos toca elegir qué papel queremos jugar, siguiendo la advertencia que en “La rebelión de las masas” nos dejó escrita Ortega y Gasset: “es indudable que la división más radical que cabe hacer de la humanidad es ésta, en dos clases de criaturas: las que se exigen mucho y acumulan sobre sí mismas dificultades y deberes, y las que no se exigen nada especial, sino que para ellas vivir es ser en cada instante lo que ya son, sin esfuerzo de perfección sobre sí mismas, boyas que van a la deriva”.

O asumimos compromisos y deberes, o nos convertimos en boyas que van a la deriva. En ese dilema debemos colocarnos los aficionados y los profesionales.

_______________________

[1] La Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (ANOET), cuyo representante es el tercer firmante de la propuesta de Fundación, tiene inactiva su antigua página web, según se comprueba en todos los buscadores. Bien parece que no tienen nada que comunicar pese a la hora tan compleja que vive Tauromaquia.

 


 

 

Regresa Mariano

OSCAR FERNÁNDEZ SÁNCHEZ

11 Oct 2015 21:15:03

El último sábado del presente mes viajará de Madrid a Zacatecas con escala en el DF el joven novillero Mariano Sescosse luego de haber concluido la campaña europea del 2015.

En charla telefónica en el programa radiofónico “Fiesta de Toros” trasmitido la noche del pasado jueves en Estereo Plata, Mariano hizo un recuento de lo hecho a lo largo del presente año.

“Ha sido un año difícil, he toreado en realidad muy poco, un par de festejos formales y dos festivales, en España el número de novilladas ha venido a la baja en el 2015 y por lo tanto los planes originales no se pudieron cumplir“, dijo Sescosse.

De cualquier manera hay excelente actitud y estado de ánimo del joven alumno de la escuela de Madrid que por cierto también fue afectada ya que la comunidad madrileña le retiró la subvención económica y lo cual ya provoca actos de protesta allá en la capital española.

A su regreso a tierra zacatecana, Mariano descansará unos días para acudir luego a las diversas dehesas de nuestra entidad y de otras partes del país para atender las invitaciones de los señores ganaderos.

Quizá la noticia más importante que dio Sescosse fue referente a que en marzo del 2016 pudiera iniciar la temporada novilleril en plazas mexicanas sin precisar fecha ni lugar, espera torear unos 20 festejos y con ello poder viajar luego a España en donde ya puede actuar en novilladas con picadores.

La semana pasada estuvo un par de días en Zacatecas el matador de toros en retiro Fabían Ruíz.

Espléndida oportunidad para que los numerosos amigos que tiene Fabían en tierra zacatecana le felicitaran y surgieran numerosos recuerdos de su estancia en Zacatecas.

cronista43@msn.com

 


 

 

Un héroe contemporáneo

Autor: José Antonio Luna, Fecha: 10/10/2015

La semana pasada, en clase estuvimos hablando de héroes. Desde los mitológicos hasta los que conviven con nosotros, es decir, los discretos que sin espada ni máscara rebasan con mucho lo que en la vida les corresponde dar y ofrecer. También, hablamos de los héroes de la historia, de la ciencia, la literatura, del cine.

Cada uno de los estudiantes inscritos en el curso pasó al frente a departir acerca de sus héroes. Como se pueden imaginar, a los jóvenes -hombres y mujeres, en nuestra lengua el género masculino es inclusivo- los tienen seducidos el Capitán América, Airon man, Jolk, Tor –me recreo en la suerte al escribir de modo españolizado los extranjerismos- y la Viuda Negra. También postularon a Malala Yousafzai. Desde luego, algunos trajeron a cuento a Federer, Vettel, a Cristiano Ronaldo que todavía se defiende. Vivimos otros tiempos, reflexioné, si no, estarían diciendo Urdiales, Rafaelillo, Robleño, López Simón, Ureña.
Lo mejor es que no faltaron los que en su breve lista incluyeron como héroes a la madre enferma que deja la cama para cumplir sus cuidados domésticos, a la hermana que no se compró un vestido porque necesitaba unos libros, al hermano que se fue a Corea porque aquí no tuvo la oportunidad de conseguir un empleo en el que le pagaran un sueldo digno. Y al padre -de este modelo hubo más- que se fleta en el trabajo y que molido vuelve a casa después de una jornada infame de once, doce o más horas. En cada ocasión que escuché a alguno de ellos contar esa versión del héroe contemporáneo, me vino a la cabeza la idea de lo propicio que sería plantarse frente al superior del padre del estudiante en cuestión, para hacer énfasis en que lo del lema gerencial de que: “…aquí tenemos hora de entrada, pero no de salida y además, no pagamos horas extra”, vaya y se lo aplique a su puta madre. Sin embargo, dada mi investidura docente, les juro que la propuesta me la tragué con todo y hueso.
Yo también tengo mis héroes, los cercanos que me dieron y me dan cobijo, amparo, educación, y por otra parte, los míticos. Ya habrán adivinado, mis héroes se visten de luces, lo que no significa que todos los que se ponen el traje de alamares lo sean, pero sí, algunos y con mucho. A ellos, los venero. Sus actos me mueven a imitarlos desde el papel que me ha correspondido desempeñar en la vida. Toreros de gran coraje y voluntad de acero que se imponen al dolor y luchan muleta en mano por conseguir su ideal.
Miren lo que es tener vergüenza torera: López Simón va a rematar la tanda con un pase de pecho, está en terreno comprometido y la cornada es de las que se cantan antes. Su primer toro en suerte, o sea, el segundo de la tarde de un encierro del Puerto de San Lorenzo, le quita los pies del suelo y le pega un cate en el muslo. Como ya se imaginaran el hombre se incorpora llevándose la mano a la herida. Con una mueca de dolor pide le devuelvan los trastos, continúa la lidia y por sus méritos corta una oreja. Eso en sí, ya es un acto de heroísmo.
Pero la cosa iba a mayores. Como era un mano a mano alternando con Diego Urdiales de primer espada, ante la cátedra de Madrid y en la Feria de Otoño, al herido se le estaba escapando la oportunidad de matar a sus dos toros restantes y conseguir un triunfo muy importante.
Así que el diestro entró a la enfermería con una cornada de doce centímetros en el muslo que le llega al pubis, por lo que los médicos se alistan para intervenirlo quirúrgicamente. Empieza el segundo acto, Alberto López Simón no permite que la oportunidad de cerrar su temporada de un modo brillante, terminé durmiendo el sueño de la anestesia. De pie, replica, discute, se niega a que lo desvistan. Doctor, espéreme tantito.
Nada más salgo, mató los dos merengues, abro la Puerta Grande, que me paseen a hombros y de inmediato, regreso a tenderme en la mesa del quirófano.
Sin el consentimiento del médico, el héroe sale de nuevo a la arena. Recibe de capa sin mucha movilidad, se nota su desventaja. Durante la faena de muleta, no enmienda, se mete en los terrenos del toro quedándose quieto, traga paquete gordo.
A partir de ese momento, los muletazos son lentísimos, las series se van enhilando y culmina con una estocada a recibir que, aunque delantera, ha sido ejecutada con todo rigor. El presidente le da una oreja, pero bien pudieron ser dos.
Al siguiente, apenas lo estaba lidiando con la del estaquillador cuando al toro se le parte la mano. No hay nada más que hacer ni para qué. La epopeya se ha cumplido. Después de un combate magnífico, el héroe regresa victorioso a la enfermería. Ahí queda su gesta, ha logrado izar su estandarte muy alto. Digno, feliz, dolorido, se ha batido a sangre y fuego por un sueño y ha ganado. Es el último de mis héroes, por ahora.

 


 

 

¿La Fiesta en Paz?

Continúa el bicentenario de la neodependencia de México

Juan Luis Silis, ¡qué buen torero!

Leonardo Páez
Los ingenuos son los alcahuetes de los ambiciosos, así que cuando la previsora empresa de la Plaza México –nada de Cecetla que hoy andamos como serios– encabezada por Rafael Herrerías, Juan Castañeda y la reciente incorporación de Pablo Álvarez Palillo (?) lanzó la convocatoria Haz tu temporada, en la que invitaba a los aficionados a armar los carteles del serial 2015-2016, nos entusiasmamos.

Sin embargo, tras dar a conocer el Ce…, digo la empresa, los diestros importados, los toreros nacionales seleccionados y las combinaciones que logró hacer, se tiene que convenir que no sólo celebrará su vigesimosegunda temporada grande y el 70 aniversario de la inauguración del coso, sino que proseguirá con la entusiasta celebración del bicentenario de la neodependencia de México, a la que todavía le quedan 85 años.

La sencilla mecánica, no dinámica, consistía en que cada quien armara 12 carteles con los toreros y ganaderías de su predilección y los enviara a la página de Facebook de la Plaza México. Los cinco carteles de mayor preferencia –¿entonces para qué 12?– entre los participantes serían anunciados en la presentación de la temporada grande 2015-16 –sin que a la postre informara cuáles fueron esos–; la empresa afirmó contar con la disponibilidad de contratación de todos los toreros de México y España –pero acabó contratando a los mismos de siempre– y se comprometió a cumplir con las bases de la convocatoria, faltaba más.

Innovadora como andaba, la empresa anunció que por primera vez daría a conocer los 20 carteles de que constará la temporada –publicados aquí en la entrega anterior– y, generosa como ha sido, decidió amontonar en tres jueves taurinos nocturnos a 18 coletas modestos o que sin serlo no quiso colocar en los carteles de tercia y un cuarto jueves con los triunfadores de los anteriores. En uno de esos festejos se disputará la Oreja de Oro a beneficio de la Asociación Nacional de Matadores de Toros y Novillos, Rejoneadores y Similares, que ya reanudó relaciones con la empresa, aunque no acaba de aceptar que en un cartel toreen dos extranjeros y un mexicano, no sólo por el desempleo creciente, sino porque aún lo impide el reglamento taurino del Distrito Federal, desde hace décadas poco más que decorativo.

Suman 16 los extranjeros contratados, si bien las únicas novedades son el español Manuel Escribano, ya con 11 años de matador, y el extraordinario peruano Andrés Roca Rey, que tomó la alternativa en septiembre pasado, y 17 las ganaderías anunciadas con repetición de algunas, por lo que ante el fervor internacionalista de la empresa y el arraigado ventajismo que caracteriza a las figuras importadas uno se pregunta si aquella convocatoria sirvió para algo más que dorarle la píldora a los ingenuos participantes, dadas las combinaciones de toros y toreros, sin que ninguna garantice entradas espectaculares pues la mayoría de los diestros no han logrado hacerse del público del DF.

Ese pequeño detalle al margen –imagine el lector a una empresa, incluso aérea, ofreciendo productos de relativa calidad, desconocidos o francamente malos como filosofía de servicio– no impide que recibamos con los brazos abiertos a novedades toreras como Hermoso, haciendo la América hace tres lustros, o a Ponce, con apenas 25 años de matador, o a José Tomás, Padilla, Paquirri y Puerto, con dos décadas de alternativa, o a Morante y al Juli, con 18 y 17 respectivamente, o a Castella y al Fandi, con 15. Esta falta de un oportuno relevo de toreros, según méritos y competitividad delante del toro no de su aproximación, es otro de los enemigos internos de una fiesta secuestrada por la tauromafia. Ya hablaremos de los coletas mexicanos incluidos, de sus merecimientos y del ganado.

Juan Luis Silis no pertenece a ninguna dinastía ni es compadre de potentados ni tampoco bien parecido, es nada más un torero de los pies a la cabeza, al corazón y a los cojones, lo que lo convierte en indeseable alternante de los que figuran. El hombre fue el triunfador de la feria de Pachuca en 2012, al año siguiente un toro de José Julián Llaguno le dio una cornada en el cuello que lo tuvo al borde de la muerte, le destrozó la arteria carótida y aún lo obliga a usar unas gafas especiales para proteger el ojo izquierdo, por lo que nadie imaginó que volvería a enfundarse en el traje de luces con renovada afición, cortando 11 orejas en ocho tardes a lo largo de 2014.

Pero no son las luces lo que caracterizan al empresariado taurino mexicano, tan acomplejado y extranjerizante como el resto de los países del continente donde se dan toros, así que el pasado domingo Silis enfrentó en Pachuca otra corrida de… José Julián Llaguno, uno de los hierros que los que figuran no ven ni en pintura. Recibió a su primero con cuatro verónicas de un temple que impactó de inmediato, realizó una sobria y enterada faena por ambos lados a un toro que había que aguantar y obligar mucho y culminó su labor con una estocada entera en todo lo alto. Como no es extranjero ni famoso, Juan Luis Silis sólo recibió una oreja por aquella inteligente y ejemplar obra torera.

El viernes pasado falleció el padre de Juan Luis, quien tanto lo apoyara a lo largo de su carrera. Desde aquí le envío un fuerte abrazo, seguro de que sabrá cómo honrar su memoria.

 


 

 

Presencia de los de La Joya para el mano a mano Joselito Adame y El Payo en La Santa María

12 de octubre de 2015/Emilio Méndez

La empresa que gestiona la plaza de toros Santa María de Querétaro que representa Pablo Álvarez “Palillo”, ha reseñado en el campo bravo tlaxcalteca una corrida con presencia y trapío de la ganadería de La Joya. Se trata de seis toros con encaste Parladé de diferentes pintas, con peso y seriedad, dignos para el mano a mano entre la figura de México Joselito Adame y el diestro queretano Octavio García “El Payo”. Abrirá el festejo el rejoneador sensación Alejandro Zendejas con un ejemplar de Julián Hamdan.

Los toros de la Joya que estarán llegando esta semana al coso de La Santa María, propiedad de Don José González Dorantes y don José Antonio González Esnaurrizar, y que portarán los colores, turquesa, amarillo y blanco en su divisa tienen las siguientes características:
No. 3 Negro

No. 8 Castaño

No. 12 Negro

No. 13 Negro bragado

No. 63 Negro

No. 120 Negro


Fotos: Emilio Méndez

 

 


Actualidad

Foto: Jóvenes UTYAC

Mensaje al sector taurino por su pasividad ante los ataques a la Fiesta: ¿A qué esperáis?

Miles de personas se pusieron en pie en Zaragoza al grito de “Libertad” como reacción al mensaje que mostró la UTYAC en la plaza de toros de La Misericordia. La actitud de los profesionales molesta mucho.

Por David Zamora

lunes 12 de octubre del 2015, 12:35h

La Unión de Taurinos y Aficionados de Cataluña echó ayer la pata pa´lante en la plaza de toros de Zaragoza, consiguiendo levantar a las miles de personas que asistieron al festejo. Cuando Morante, Urdiales y Talavante arrancaron a hacer el paseíllo, la afición catalana presente en la plaza de toros de La Misericordia desplegó la pancarta en la que con mucha razón decía a los toreros “¿A qué esperáis? Cataluña taurina con Baleares”. Y es que nadie entiende que los profesionales no estén haciendo absolutamente nada para defender la Fiesta. Sólo Morante, para defender su ego personal ante el antitaurino holandés Peter Janssen, ha emprendido acciones legales. La Fundación de Toro, nacida de la reunión en Sevilla en diciembre de 2014, resulta que empieza a dar alguna señal de vida ahora, 10 meses después y sin nada contundente de momento.

La actitud de los profesionales molesta y pone en tela de juicio hasta qué punto tienen interés por esto, y si realmente lo tienen y terminan haciendo algo, ¿no será demasiado tarde? Las elecciones del 20 de diciembre pueden ser claves. Urge, ya se sabe, pero : ¿hay tiempo?

 


 

 

ha retwitteado

 


 

 

La revolera

Un Organillero de lujo
Por Paco Mora

Un aficionado a mi lado exclamó: “¡Ay si le sale este toro al Fino en Madrid!”. Mi respuesta fue inmediata y me salió del alma: “Si tropieza El Fino con “Organillero” en Las Ventas viste a todo el escalafón de bombero”.
Y van… Es difícil llevar la cuenta de los toros y novillos de bandera lidiados esta temporada con el hierro de Fuente Ymbro. Un “Organillero” de lujo, serio, bien armado y con trapío, cayó el sábado pasado en manos de Finito de Córdoba en Montoro, y el Califa “in pectore” le armó un verdadero escándalo con pases de todas las marcas templados, aterciopelados y largos muy largos… interminables, desgranados con el arte y la sabiduría torera que pone en juego el de Arrecife de La Carlota cuando se encuentra a gusto con un toro.

El Fino le aguantó al de Ricardo Gallardo cinco o seis embestidas con la velocidad del AVE en la recta de Madrid a Ciudad Real, y enganchándolo del hocico con los vuelos de su milagrosa muleta le administró series de naturales y derechazos, abrochados con pases de pecho, sacándoselos por el hombro contrario, de gran estética y torería. Aquello fue la conjunción de un gran toro y un gran torero que el público jaleó en pie durante toda la faena. El indulto se hizo inevitable y el torero paseó las dos orejas y el rabo como símbolo de un triunfo grande.

¡Qué temporada ha echado el ganadero de “Los Romerales”! Indultos y vueltas al ruedo a varios toros y corridas y novilladas completas de bravura, casta y duración, han sido la tónica de 2015 para esa ganadería que atraviesa un momento cumbre. ¡Lo que se están perdiendo algunas figuras que todavía le hacen ascos a su trapío! Un aficionado a mi lado exclamó: “¡Ay si le sale este toro al Fino en Madrid!”. Mi respuesta fue inmediata y me salió del alma: “Si tropieza El Fino con “Organillero” en Las Ventas viste a todo el escalafón de bombero”. Y ustedes perdonen, pero es que lo de “Organillero” y El Fino en Montoro fue la Quinta Sinfonía de Beethoven con traje de luces.

 


 

 

TOROS
Cuando Curro Romero era fijo el 12 de octubre en la Maestranza

FERNANDO CARRASCOFERNAN_CARRASCO / SEVILLA
Día 12/10/2015 – 17.38h

El diestro de Camas ha sido el torero que más se ha anunciado en esta fecha en los últimos 25 años


Media verónica de Curro Romero en Sevilla

La temporada taurina en Sevilla concluye, habitualmente, el 12 de octubre, con la llamada corrida del Día de la Hispanidad que, como viene siendo tradicional, es a beneficio de la Cruz Roja de Sevilla.

La empresa Pagés, a diferencia de otras fechas emblemáticas en el coso del Baratillo que bien han desaparecido bien han sido suprimidas. Y como ejemplos más claros, la tarde del 15 de agosto y la del Corpus Christi.

Empero, el 12 de octubre tiene ese componente agridulce en Sevilla de ser el final de temporada pero a la par la ilusión por esperar a la temporada siguiente. Y como en otras, esta fecha ha servido para que por el albero de la plaza de toros hispalense pasen toreros que han dejado su impronta y han escrito páginas trascendentales.

En el último cuarto de siglo, la Maestranza ha visto de todo: carteles de relumbrón, figuras del toreo, combinaciones con diestros de los llamados «modestos», festejos mixtos, novilladas con picadores, corridas de rejones y hasta festivales.

El Faraón de Camas…
Una amalgama, en estos 25 años, en los que destaca un nombre por encima de los demás: Curro Romero. En los años 90, el Faraón de Camas se anunció en tan emblemática fecha hasta en cinco ocasiones: 1992 (festejo extraordinario que ponía el colofón a la Exposición Universal de 1992), 1993, 1995, 1996 y 1997. En todos ellos, compartiendo cartel con diestros como Enrique Ponce, Julio Aparicio, Espartaco, Emilio Muñoz, José Miguel Arroyo «Joselito», Jesulín de Ubrique y Rivera Ordóñez.

Y pudo haber sido hasta una sexta vez, ya que en 1999 también estuvo anunciado, junto a Emilio Muñoz y Rivera Ordóñez. Incluso llegaron a la plaza y pisaron el ruedo. Pero el mal estado del mismo tras las lluvias caídas obligó a suspender el festejo.

No es precisamente una fecha en la que Romero ha obtenido triunfos de importancia -extraordinaria la tarde del año 93, donde todavía se recuerda el toreo eterno con el capote y la muleta-, pero sí es verdad que ha servido para que dichos carteles supongan un gran atractivo para los aficionados.

En estos 25 años hay carteles dignos de ser mencionados. Abría el decenio el diestro de Cantillana Manuel Ruiz «Manili», quien ese 12 de octubre de 1990 actuaba en solitario, cortando tres orejas y saliendo a hombros por la Puerta del Príncipe.

Manili, Salvador Cortés y

Lama de Góngora

han actuado en solitario

en esta fecha

Otros dos diestros se han encerrado frente a seis toros y novillos en este cuarto de siglo: en 2007 Salvador Cortés (que tras Romero ha sido, con cuatro, el que más ha toreado esta fecha desde 1990), saliendo por la Puerta del Príncipe, y en 2014 Lama de Góngora, como novillero.
También hay que dejar constancia de la presencia de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos en el Palco Real el 12 de octubre de 1992, acompañado por los entonces S.A.R. el Príncipe Don Felipe y S.A.R. la Infanta Cristina. Y otra fecha para tener en el recuerdo: la de 2006, cuando se despidió el diestro sevillano Eduardo Dávila Miura.

Y escribiendo de despedidas, no podemos dejar en el olvido, aunque no entre en estos 25 años, la de Manolo Vázquez en 1983, donde el 12 de octubre alcanzó una de sus cotas más importantes. Eran otros tiempos, otros carteles. Otros toreros…

Nazaré, Miguel Á. Delgado y Esaú Fernández
Este 12 de octubre de 2015 la empresa Pagés ha organizado una corrida de toros en la que los tres diestros son sevillanos y se han ganado su inclusión. Abre terna el torero de Dos Hermanas Antonio Nazaré, quien en la pasada Feria de Abril dejó un muy buen sabor de boca. Por su parte, el ecijano Miguel Ángel Delgado ha destacado recientemente en Las Ventas madrileña mientras que el camero Esaú Fernández rozó el triunfo grande en el coso del Baratillo en la pasada Feria de San Miguel y solo la espada le impidió el corte de, al menos, dos orejas. Para ellos, un encierro de Las Ramblas. El festejo dará comienzo a las 17.30 horas.

 







 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: