BREVES NOTICIAS TAURINAS 14 DE SEPTIEMBRE 2015

14 Sep

 

MEXICO LINDO Y TAURINOMEXICO LINDO Y TAURINO

 

 

 

 

 

LA FIESTA ESTA VIVA 00LOGO

Recta final del programa taurino de la feria

OSCAR FERNÁNDEZ SÁNCHEZ

13 Sep 2015 22:02:09

La lluvia se hizo presente la tarde sabatina e impidió la celebración del único festejo novilleril programado en el serial taurino 2015 por parte de la empresa “Zacatecas, Tierra de Toros”.

El Juez de plaza Manuel Esparza consultó a los novilleros anunciados y dadas las condiciones del ruedo debido a la lluvia autorizó la suspensión del festejo ante el desencanto de los 4 novilleros.

Me han preguntado sobre la posibilidad de efectuar la novillada antes del domingo 27 en que se anuncia la llamada corrida del Gobernador y será la empresa taurina quien diga la última palabra.

Estas líneas las escribo a mediodía del domingo 13, ha seguido el chipi-chipi, la mañana es fría y nublada y ojalá que la lluvia cese y se pueda celebrar el tercer festejo de la feria.

Lo que sigue
Pasado mañana, miércoles 16 en la fecha más tradicional de la fiesta brava en la capital del estado se lidiará la corrida de “Pozo Hondo”, la dehesa zacatecana que sido premiada en los dos últimos años por haber enviado el mejor toro.

En el cartel aparecen los nombres del sevillano Pepe Moral quien hace su presentación en la capital zacatecana al lado de Arturo Saldívar y Diego Silveti en un cartel que promete mucho.

El sábado 19 un festival de la escuela de arte y cultura del estado de Zacatecas con la participación del rejoneador Manuel Rivera y a pie Raudel García, Ángel Escobedo, Jorge Landeros, Edgar Salazar y Pablo Vázquez con “erales” de diversas ganaderías.

Y el domingo 20 el cierre del serial taurino con la segunda actuación de Arturo Macías y de Octavio García el Payo al igual que Pepe Moral con los toros zacatecanos de “Boquilla del Carmen “

Condolencia
Causó profunda tristeza entre el medio taurino zacatecano el deceso de Pedro Vega Rábago quien durante muchos años fue el Juez de Callejón en la Monumental zacatecana.

Pedro sufrió un infarto la mañana del jueves 10 unas horas después que había estado presente en el arribo de los toros que se lidiaron ayer.

¡Descanse en Paz!

cronista43@msn.com

 


 

 

Zacatecas, Zac., domingo 13 de septiembre de 2015

Comunicado de Prensa

Se presentó el libro “Detrás del Valor y el Arte. Técnicas de Lidia y Ganadería” de Francisco Miguel Aguirre

· Pancho Miguel: “Es la experiencia del contacto con los protagonistas de la fiesta”
· Descripción total de la bravura del toro

Zacatecas, Zac.- Esta tarde se presentó el libro “Detrás del Valor y el Arte. Técnicas de Lidia y Ganadería” de Francisco Miguel Aguirre, dentro de las actividades del Programa Cultural Taurino que se llevan a la par con las corridas de toros de la Feria Nacional de Zacatecas 2015.

Pancho Miguel, como es llamado en los círculos taurinos el autor del libro, dice de su propio texto: “Es la experiencia del contacto con los protagonistas de la fiesta”. Y afirma que, “el toro embiste a lo que cree que son depredadores y por lo tanto se mueve. El movimiento es una consecuencia”.

En la presentación estuvieron, el profesor Ricardo Torres y el matado Manolo Mejía, quienes tuvieron palabras de halago para el escritor y el texto.

Ricardo Torres hizo alusión a la obra como, “un tratado breve, pero el más importante para identificar la bravura con todas sus características”.

Por su parte, el matador Manolo Mejía, realizó una apología de las relaciones de matadores importantes con sus faenas y los toros de lidia, para contextualizar el entorno del escrito.

Como ya es costumbre, en este Programa Cultural, se le entrego al autor una estatuilla de una cabeza de toro estilizada por parte de la empresa Zacatecas Tierra de Toros y en voz de Manuel Fernando Sescosse Varela tuvo palabras elocuentes para el invitado. También estuvo presente Juan Enríquez Rivera dando una medalla de la Virgen del Patrocinio, réplica del escapulario de plata, a los otros dos ponentes.

monumentaldezacatecas.com
-)— Zacatecas, Tierra de Toros —(-

 


 

 

 


 

 

LUIS RAMON CARAZO,OPINION,OPINION TAURINA

Ocho con Ocho: El presente del pasado Por Luis Ramón Carazo

14 SEPTIEMBRE, 2015

Ésta semana me encuentro fuera del país en un lugar ajeno a la fiesta de los toros y en el cual estoy dando punto y final a la lectura de un libro muy bien documentado y escrito con la pasión que nace de la afición y conocimiento del desarrollo histórico de la ganadería de Piedras Negras desde el siglo XVI, propiedad de conquistadores, religiosos y finalmente desde el siglo XVIII hasta la fecha, de la familia González.

El autor del bien estructurado documento, es el ganadero de toros de lidia Carlos Castañeda, quién ha realizado una investigación extensa del transcurrir del tiempo y que por su título atará cabos de lo que se trata: Piedras Negras: Sitio, Vida Y Memoria.

Curiosamente y ahora que el gobierno del estado de Coahuila ha rechazado al toreo, es importante recordar que un buen número de los pioneros que llegaron a aquellas tierras fueron de origen tlaxcalteca y entonces en gran medida son herederos de la historia de una de las ganaderías más emblemáticas del mundo taurino y que hoy está a cargo de uno de los sucesores de los fundadores, Marco Antonio González en Tetla, Tlaxcala.

A principios de la década de 1870 José María González Pavón, decidió con gran afición, la aventura de criar toros de lidia cuando a partir de 1867 se suspendieron las celebraciones de festejos en el Distrito Federal, la supresión del veto duraría hasta 1886.

Es importante que los aficionados a los toros se nutran de argumentos que nos proporciona la lectura de un exhaustivo escrito que es abundante en anécdotas y crónicas de cada época de México y que va dando idea de la pervivencia del ayer en el hoy. Por ejemplo casi siempre que se habla del encaste de la ganadería del Marqués del Saltillo se piensa en San Mateo pues bien es necesario no olvidar a Tepeyehualco y a Piedras Negras.

En el libro Carlos relata como en principio viajó en 1895 el caporal de la ganadería de Piedras Negras, para adquirir toros de Saltillo aunque por el tema de las negociaciones se decantó por toros de Murube y es a partir de 1908 que la ganadería del Marqués del Saltillo vino a México por la recomendación del torero andaluz Antonio Fuentes.

Iniciando el siglo XX vinieron a México por costumbre los toreros españoles como lo hacen ahora, para partir el queso y es por ello que las temporadas grandes mexicanas se celebran desde entonces desde el fin de la temporada española en octubre y hasta su reinicio entre marzo y abril, habida cuenta que en aquellos albores del siglo era el barco el que traía a toreros y toros como los de Ibarra, Saltillo, Veragua, Pablo Romero y Miura.

Algunas de los encierros hacían campo en Piedras Negras al trasladarlas por tren desde Veracruz o en ranchos capitalinos ubicados en Ixtapalapa e incluso lo que hoy en día es la Hacienda de los Morales en la zona residencial de Polanco, por aquellos años de principio de siglo XX una serie de haciendas y rancherías.

Con el transcurrir de los siglos Piedras Negras se fue consolidando como una de las ganaderías de toros de lidia más importantes del mundo, con el sello de buscar la acometividad y la codicia en las embestidas a veces rayando en el peligro extremo, como fue el caso del toro Timbalero lidiado con gran brillantes en 1982 por el extinto torero poderoso Mariano Ramos, una faena inolvidable en el coso capitalino a punto de celebrar sus 70 años de inaugurada.

Hoy en día los herederos preservan los conceptos familiares de tantos siglos y la narración de Carlos va en ese sentido, aclara, puntualiza, chanela.

Me parece que si usted quiere adentrarse a fondo en la historia de los González; una casa ganadera de las llamadas fundacionales junto de las familias Llaguno, Madrazo y Barbabosa de la crianza de toros de lidia en México, es muy recomendable acuda a la obra muy bien documentada del ganadero y ahora también escritor, Carlos Castañeda Gómez del Campo.

Enhorabuena por su dedicación para reconstruir el camino trazado en tiempo, lugar y personajes de una divisa histórica que nos lleva a los recuerdos y nos deja en el pensamiento la voluntad inquebrantable y el amor por la crianza de los toros de lidia de la familia González.

 


 

 

Musical de Joselito Adame y Hechizero

 

 

 


 

 

 


 

 

¿La Fiesta en Paz? Tonta versión sobre El Pana

image

– Por fin, Tlaxcala se sacude al Cecetla

– Tonta versión sobre El Pana

– Lo que le faltó a Coahuila… y al resto

Por Leonardo Páez.

Finalmente el gobierno del estado de Tlaxcala dio por concluida la dsafortunada concesión de la feria taurina al Cecetla (Centro de Capacitación para Empresarios Taurinos de Lento Aprendizaje, antes Plaza México), luego de años de imponer su sobado esquema capitalino de “ases” importados sin mayor capacidad de convocatoria y novillones a modo, en detrimento del urgente relevo generacional torero, pisoteando de paso una añeja tradición tlaxcalteca que no merecía ese trato. Pero no hay mal que dure cien años.

La nueva empresa, Casa Toreros, encabezada por Pablo Moreno y Juan Pablo Corona, presentó el pasado viernes los carteles de la feria taurina Tlaxcala 2015 que anuncia cuatro corridas y una novillada en la bella Plaza Jorge El Ranchero Aguilar. Se trata de un serial bien intencionado, con más variedad y menos coloniaje que el Cecetla, y que incluso “se atreve” a anunciar a diestro de Apizaco, Rodolfo Rodríguez El Pana, triunfador en cosos europeos en fechas recientes.

El sábado 24 de octubre, arranca con un interesante cartel: concurso de ganaderías tlaxcaltecas y la participación de los jóvenes diestros Angelino de Arriaga, Ernesto Javier Calita, Gerardo Adame, Oliver Godoy, Ricardo Frausto y Antonio Lomelín.

El sábado 31, toros de Rancho Seco para el rejoneador Horacio Casas, Rodolfo Rodríguez El Pana, el español Iván Fandiño, que este año hizo una gris temporada en su tierra y al que también incluye la feria de Pachuca, y el poco aprovechado tlaxcalteca Sergio Flores. El lunes 2 de noviembre, reses de Reyes Huerta para Octavio García El Payo, Diego Silveti y el extraordinario diestro peruano Andrés Roca Rey.

El sábado 7, el prometedor novillero tlaxcalteca Gerardo Rivera lidia tres toros de Magdalena González y tres de Cuatro Caminos. ¿Por qué no remataron ese cartel con los triunfadores mexicanos en España, Leo Valadez y David Adame, o con Nicolás Gutiérrez y José María Pastor? Era la oportunidad de darle a la tradición taurina de la capital tlaxcalteca un cartel novilleril de categoría, en contraste con las incorregibles limosnas cecétlicas.

El prietito en el arroz es el sábado 14 de noviembre, con un encuentro francamente ocioso: el rejoneador Emiliano Gamero y los forcados de Mazatlán, ambos garantía de espectáculo donde se presenten, y un innecesario mano a mano entre Eulalio López Zotoluco –afanosa figura sin necesidad de ser destronada– y Joselito Adame, figura en cierne –aún no se ha hecho del público mexicano–, con tres toros de Montecristo y tres de Puerta Grande. En todo caso ese mano a mano con Joselito era obligado con Sergio Flores, Saldívar o Sánchez, pero… Todos los festejos iniciarán a las 16:30 horas.

A estas alturas de la confusión taurina mexicana todavía hay especialistas que repiten el tonto argumento de que El Pana fue desperdiciado por las empresas “porque se fue de la boca con las figuras”. La realidad es que los promotores de los años 80, como los actuales, optaron por el camino fácil del figurismo comodón y el mangoneo, sin preocuparse de estimular a figuras en potencia y a toreros con verdadero imán de taquilla. Así que ya lo saben, jóvenes espadas: aunque lleven gente a la plaza, no se vayan de la boca con las figuras porque los vetan la tauromafia y sus voceros.

A propósito de las empresas taurinas, en Coahuila, como en el resto de los estados, faltó imaginación, sensibilidad y un taurinismo realista que se olvidara de importaciones sin criterio y promoviera nuevos nombres de aquí frente al toro hecho y derecho. No lograron concebir al Coliseo del Centenario, de Torreón, ni a la plaza Fermín Espinosa Armillita, de Saltillo, como escenarios regionales con proyección nacional, novedosos, competitivos y diferentes al modelo de la Plaza México, sino que optaron por copiar los criterios antojadizos de ésta, sin intención de diferenciar su propuesta ni de ge- nerar noticias y opiniones relevantes a todo el país, a partir de la regularidad, originalidad y competitividad de su oferta de espectáculo.

Tampoco entendieron la necesidad de reforzar su imagen y posicionamiento taurino mediante convocatorias a concursos estatales y aun nacionales de pintura y escultura, diseño gráfico de carteles, música, fotografía, video, poesía, cuento, novela y tesis profesionales sobre la fiesta de los toros. Concursos concebidos como factores de promoción, involucramiento de la gente, creación de expectativas e imagen de la fiesta hacia la sociedad, no a la inversa como hasta ahora, en torno al Coliseo del Centenario y a la plaza Fermín Espinosa Armillita, con una oferta taurina que con mercadotecnia y espíritu de servicio apostara por el toro y por los nuestros, fuese menos colonizada –Ponce, Hermoso y El Juli como el horizonte taurino de México–, y contribuyera al reforzamiento de La Laguna y de Saltillo como originales polos de desarrollo taurino. No supieron blindar su negocio.

Publicado en La Jornada.

 


 

 

 


 

 

Opinión: Competencia inexistente

image
Cagancho en la guerra. Otra epoca del toreo donde las figuras verdaderamente rivalizaban.

Por Jesús Zárate.

Hay algo que ha perdido la fiesta de los toros y que cada vez se echa más de menos: la competencia.

Justo cuando el año taurino entra en su última etapa en Europa y los toreros han comparecido en plazas como Sevilla, Madrid, Valencia, Pamplona y Bilbao, ha quedado de manifiesto que las grandes figuras viven en la comodidad de no meterse con nadie y dejando la combatividad de lado.

Desconozco si se trata de un acuerdo expreso o de una situación tácita, producto de vivir en una zona de confort, pero las figuras se han apoderado de las grandes ferias, de las corridas de pueblo, suman fechas al por mayor, pero no se pisan los talones.

Es obvio que están de acuerdo en todo, en las ganaderías que deben exigir, alternar solo con los de su alcurnia, los que saben que no los van a rebasar, saben lo que van a cobrar; en resumen, dirigen el rumbo de la fiesta con la complacencia de ganaderos y empresarios.

Los toreros, llámense El Juli, Morante, Enrique Ponce, José Mari Manzanares, Morante de la Puebla y José Tomás están enfocados en hacer dinero de la manera más sencilla. Para fuera el discurso es que están unidos en defensa de la tauromaquia, en los hechos imponen condiciones que privan a los aficionados de una competencia real. Tienen repartido todo el pastel, lo que menos importa es que no salga por la puerta grande un día y otro colega lo haga otro día, el amor propio ya no existe.

Hace varios decenios existían festejos como los de la Oreja de Oro, Estoque de Oro, y otros que coronaban a los triunfadores de una feria o temporada, ahora a nadie le interesa enfrentarse con sus similares.

¿Qué necesidad, si se pueden poner de acuerdo y repartirse las comodidades?

Uno de los grandes pendientes para revitalizar la fiesta de los toros es devolver el componente de la rivalidad en el ruedo. Mientras sigan en esa comodidad es muy probable que sigamos en el letargo.

El ejemplo más claro es que ya no importa ser triunfador en Las Ventas, eso no hace ninguna diferencia, los contratos se ganan bajo el agua. Por el bien de la fiesta, los empresarios tendrían que imponer mecanismos que obliguen a una competencia que por ahora resulta inexistente.

jesus.zarate@milenio.com

 


 

 


 

 

La Revolera

Esto no puede seguir así

Por Paco Mora

Hay que recuperar la autenticidad de la Fiesta, a través del toro bravo y encastado de verdad, que hará del toreo el espectáculo recio y viril que fue en sus principios, aunque se torne prohibitivo para alfeñiques y artistillas de pitiminí.
Si los ganaderos y las figuras no se ponen de acuerdo en refrescar la sangre del toro de lidia para que la Fiesta recupere la emoción que transmite a los tendidos el toro bravo, encastado, con duración y fuerza, esto se va al carajo. Ya sabemos que ese tipo de toro significa un peligro mayor que el bobalicón cogido con alfileres, que si tropieza con la raya de un lapicero rueda por la arena, pero: ¿Quién ha dicho que el toreo debe ser un ejercicio delicado, suave y sin riesgo? Para eso ya está el ballet, que a la belleza de la danza suma la armonía de la buena música.

Tal y como está la Fiesta, si exceptuamos Madrid, Pamplona y Bilbao (este año con reparos) y alguna sorpresa puntual más, los ganaderos “comerciales” y los toreros que consumen sus productos, van a dejar sin trabajo a los “antitaurinos” profesionales que se mueven de aquí para allá tratando de hacerle la puñeta a la Fiesta de los Toros. La decepción y el aburrimiento que inunda una tarde tras otra los tendidos de esas plazas de Dios hacen más daño al toreo que todas las manifestaciones, escritos y programas televisivos que tratan de acabar con él. La borrega boba con cuernos es la auténtica enfermedad del multisecular arte de lidiar toros bravos.

A la Fiesta sólo la puede salvar el toro bravo con fiereza y fuerza capaz de aguantar dos puyazos sin desparramarse panza abajo en la arena. La Fiesta es mucho más que un modo de enriquecerse unos cuantos toreros, un puñado de ganaderos y unos pocos empresarios. Es sobre todo riqueza cultural de todos los españoles. Ya sabemos que algunos se negarían a torear los toros de las características arriba indicadas. Pues bien; que no toreen. Se hacen los carteles con esa multitud de toreros que se ven negros para vestirse de luces seis u ocho tardes al año, y de entre ellos surgirán las nuevas figuras forjadas con el toro-toro. Y eso que saldrán ganando los espectadores, que son al fin y al acabo quienes pagan las misas.

Hay que recuperar la autenticidad de la Fiesta, a través del toro bravo y encastado de verdad, que hará del toreo el espectáculo recio y viril que fue en sus principios, aunque se torne prohibitivo para alfeñiques y artistillas de pitiminí. O bicicleta o mierda. Pero esto no puede seguir así.

 


 

 

 


 

 

La revolera

La feria de López Simón

Por Paco Mora

Si triunfar es electrizar los tendidos, quien lo ha conseguido en Albacete es López Simón. ¿Estamos en presencia de un nuevo fenómeno del toreo? De seguir como hasta ahora, seguro que sí. El latigazo de emoción que trasmite a los tendidos su manera de torear es algo que se produce muy de tarde en tarde.
Si hemos de juzgar por los trofeos, el triunfador de la primera parte de la Feria de Albacete ha sido el mexicano Joselito Adame. Es el único que ha salido en hombros por la puerta grande. No obstante el torero que ha dejado huella en la afición albaceteña y cuyo nombre va de boca en boca en la capital manchega es el del madrileño Alberto López Simón, al que el segundo toro del lote de Alcurrucén que le tocó en suerte lo metió en la cama con una grave cornada, después de cortarle una oreja (con general petición de la segunda que el presidente desatendió) al primero.

Si triunfar es electrizar los tendidos, quien lo consiguió fue López Simón. ¿Estamos en presencia de un nuevo fenómeno del toreo? De seguir como hasta ahora, seguro que sí. El latigazo de emoción que trasmite a los tendidos su manera de torear es algo que se produce muy de tarde en tarde y los toreros que logran esa comunicación con los públicos se convierten en muy poco tiempo en ídolos de multitudes.

No está siendo la de Albacete una buena feria de toros. Lo mejor que ha salido hasta hoy por la puerta de chiqueros ha sido la novillada de “El Cortijillo” y Hermanos Lozano con “Chalán” como principal referente, todo un toro al que Filiberto, novillero de Calasparra afincado en Albacete, lo ha toreado por ambos lados muy encajado y solvente en seis magníficas series, en las que el animal se desplazaba queriéndose comer la muleta, pero la tizona de Filiberto no viajó con premura y no hubo premio. Ha habido otros cuatro más en la novillada, que de haber caído en manos de toreros más puestos y con mayor acierto con la espada se hubieran ido al desolladero sin orejas.

Nota bene.- He visto un vídeo del toro “Hechicero” que indultó Adame en Guadalajara. Un toro de Fuente Ymbro. Sólo por verlo embestir se podría pagar la entrada. Era un espectáculo.

 


 

 

 


 

 

ARTÍCULO de C.R.V.

 

‘La muerte del humanismo’

14/09/2015 15:41

La muerte del humanismo I MUNDOTORO

C.R.V. > Madrid

Como en tantas cuestiones, el mundo del toro es el banco de pruebas de situaciones sociales que se debatirán en un futuro cercano. Y el debate que nos ocupa es el del animalismo y sus pretensiones sociales, ideológicas, políticas y económicas. Un debate que, en el fondo, está poniendo fin al logro más social y sensible del ser humano, el humanismo, para ser relevado por el denominado ‘animalismo’. Recordaremos que el humanismo es la corriente filosófica avalada por la ciencia y hasta por las religiones, que sitúan al ser humano como centro de todas las vidas, animando al desarrollo de su inteligencia, sensibilidad y creatividad. ¿Qué es el animalismo? Es una corriente que niega al antropocentrismo para igualar al ser humano con todas las especies de seres vivos. Igualar significa hacerlos iguales de derechos (no en deberes) y lograr su inserción social a todos los efectos.
Si alguien ve exagerada esta afirmación, me basta con recordar que se manifestó más gente a las puertas de la enfermera contaminada de ébola pidiendo que no se sacrificara a su perro, que amparando a la mujer que se había contagiado y cuya vida corría peligro. Ahí están las imágenes, que no mienten. O basta con recordar que asociaciones animalistas se congratularon públicamente con el dictador y asesino de masas, el presidente de Zimbabue, Mugabe, cuando anunció medidas protectoras para sus leones, tras la noticia de caza y muerte del famoso Cecil. Esos son datos objetivos de las reacciones de los colectivos animalistas, cuya capacidad de movilización se dirige sólo a la defensa de cualquier animal, menos del animal humano. Ésta es una realidad incuestionable. El afecto al animal es una cosa, su cuidado es una cosa, y la extrapolación de ese sentimiento hacia la igualdad, es otra. Coincidir con alguien antiguo como Esopo en el buen trato a un perro no tiene nada que ver con igualar en derechos a mi perro.
¿De donde parte el animalismo? Es un movimiento de ciudad, muy conservador, alentado desde las leyes por personajes históricos que negaron el humanismo y a los derechos de los seres humanos. Todo el mundo cita una y otra vez la primera ley avanzada de defensa de los animales, promulgada en París antes de la Revolución por el General Grammont. La cita a esta ley obvia dos cosas. Una, que en la capital francesa había un parque de perros de alta sociedad de unas 3000 cabezas (el general tenía más de una veintena), y que la ley se basó en su bienestar. Otra, que, en esos días, el citado promulgador pertenecía una sociedad y a un gobierno absolutista que sacaba la caballería a las calles para sofocar a golpe de sable y bayoneta las protestas de ciudadanos sin trabajo, sin pan y sin derechos. Situación extrema que desembocó, pocos años después, en la Revolución Francesa. Esto no es demagogia, son datos históricos.
Una revolución, considerada madre de todas las libertades europeas y atlánticas en las que se hizo proclama del humanismo con la primera declaración de derechos de los hombres y las mujeres. Un paso social y humano del pueblo. Las siguientes leyes o propuestas legales hacia el bienestar animal se asignan a personajes del mismo perfil: de clase alta privilegiada y apegados al poder absoluto o no democrático, nulo apego a los derechos de los hombres y hasta protagonistas de infamias contra la humanidad, léase Hitler o Stalin. Les guste o no a los animalistas activistas, estos dos personajes promovieron las leyes de bienestar animal más “avanzadas” de la historia. Recordemos que Hitler prohibía fumar delante de su perra. No es demagogia, son datos objetivos.
¿Estamos equiparando sensibilidad hacia los animales con personajes convictos de crímenes contra la humanidad? En absoluto. Estamos alertando con datos históricos que los radicalismos que extrapolan el llamado buen trato al animal hasta su igualdad con la raza humana, cometen una perversión histórica que nace y se fomenta desde y por sujetos que negaron el principio humanista de igualdad de derechos del ser humano. Estamos diciendo que el animalismo militante es una deformación de la natural bondad del humanismo, que no necesita ley para bien tratar a animal cualquiera, una negación de la evolución de Darwin y la negación acientífica de la superioridad intelectual y moral del animal humano sobre otras especies.
Es decir, estamos ante un radicalismo que quiebra la evolución social, que niega la filosofía, la ciencia y la evolución del ser humano de los últimos 500 años. Y esa quiebra significa romper el equilibrio natural de la humanidad. Para que los animalistas comprendan, romper el equilibrio evolutivo de la Tierra. El animalismo extremo que vivimos hoy en las ciudades europeas, es una misantropía radical, casi una especie de ejercicio de autoexculpación del mal humano por ser mal humano, un infantilismo mental, que como todo infantilismo, suele ser objeto de manipulación fácil y devenir en un extremismo. De hecho, ya es un extremismo. Romper un mitin de forma violenta o atacar a un político o a gente aficionada a los toros, son actos que, no por ser consentidos, dejan de ser delitos.
Hace apenas cuatro décadas, ¿dónde estaba la mascota? Sólo en las ciudades y sólo con la gente de clase media alta. Era un signo distintivo de clase y un ‘síntoma’ diferenciador de una mejor moral, de una superioridad ética, el hecho de tener una mascota y tratarla como a ‘uno de los nuestros’. Es decir, fue una práctica de una clase social nada de izquierdas, nada obrera. Esta significación de una mejor ética a través de una mascota y su trato humano (somos mejores humanos si tenemos una mascota a la que tratamos como a un ser humano), se ha extendido a todas las clases sociales del mundo occidental, de tal forma que el índice de natalidad es 75 veces superior al indice de nacimientos de humanos. Hay familias que hacen el mismo esfuerzo económico para convivir con un perro como lo hacen con un hijo.
Una natalidad, no obstante, controlada. ¿Por quién? Por las transnacionales del gran negocio en que se ha convertido la mascota, sobre el que no voy a incidir porque ya hemos publicado tantos datos que están a disposición de quien quiera en este medio. Por las grandes multinacionales del negocio mas floreciente de los últimos 20 año, a decir de los economistas, capaces de encauzar y derivar el mensaje del buen trato al animal (humanismo) hacia la necesidad de la igualdad de la mascota con el ser humano (animalismo). Hacer a un animal un igual en derechos a un humano. Derechos significa inversión para recursos: alimentación, medicinas, ocio… Todo lo que consuma un ser humano.
Tampoco vamos a tratar aquí asuntos de maltrato animal con la mascota, como la castración o vaciado de hembras (en la Tierra, más animales castrados que enteros de algunas razas u especies). Un maltrato que se obvia en función del bienestar animal, castrar para que la mascota sea mas feliz, pero que, como todo este asunto, significa la desnaturalización y la quiebra de lo que ha sostenido al planeta Tierra: el equilibrio. Y el equilibrio ecológico. Los animalistas se han equiparado falsariamente a los ecologistas. Pero no son lo mismo. No sólo no son lo mismo, sino que son extremos opuestos.
Ecología no es igualdad por razón de especie. Al revés. Una y otra vez las asociaciones animalismas y las transnacionales del negocio, han tratado y logrado fundir ecologista y animalismo. Esta fusión trabajada, elaborada comunicativa y publicitariamente, es la que ha generado una corriente de adeptos en la sociedad. Pero un ecologista lucha por un equilibrio sostenido del planeta, dando a cada especie su función natural, en donde depredador y presa son exactamente igual de necesarios. El animalista prohibe al depredador. Por cierto, nada más ejemplificador del equilibrio ecológico que una dehesa de bravo. Esta usurpación de lo ecológico por sus “enemigos” más evidentes, el radicalismo animalista, es la derrota de un trabajo arduo de décadas por parte de científicos y seres humanos que han dedicado su tiempo y talento en hacer de la Tierra un planeta duradero. Equlibrado.
Los ecologistas son contrarios a este animalismo que quiebra el concepto de equilibrio y evolución. La ecología nació en la naturaleza y trató de introducirla en la conciencia de la ciudad. Pero no alteró el orden de las especies. La ecología trata de un equilibrio natural en el planeta para que, en definitiva, el hombre siga subsistiendo y evolucionando cuidando ese equilibrio natural. Ecología es primar al hombre, responsabilizar al ser humano del cuidado natural de las especies. Es un humanismo de máxima evolución ética, moral y práctica.
Ecología no significa una superpoblación agresiva de palomas en la ciudad, no significa que sea inmoral atacar una invasión de medusas en una playa, una plaga de langostas, o que sea éticamente reprobable el consumo de moluscos. No. Su consumo no, su desarrollo en equilibrio, la no alteración de los ecosistemas, sí. El animalismo militante tiene un efecto devastador en la ecología, además de haberse convertido ya en un arma de uso político. De uso en votos. Y de uso violento, pues, amparado por la supuesta sensibilidad hacia el animal, el hombre animalista puede ser violento con otro ser humano.
Nos enfrentamos a un problema superior al del toro. El toro es un banco de pruebas que se instala en una cuestión grave: si animal es igual a humano, ecologistas, científicos, humanistas y economistas se interrogan sobre cuál ha de ser el reparto de recursos que este planeta tiene. Ese reparto de recursos que, en nombre de una moral superior, hace que se inviertan miles de millones de euros en mascotas y su bienestar humano, mientras hay espacios geopolíticos en este planeta en donde el animal humano no tiene agua para su sed.
Sólo un dato: los españoles hemos donado para la lucha contra el ébola apenas 300.000 euros. Los españoles hemos gastado 65 millones de euros en arena para caca de gato mascota. ¿Esto es demagogia? No. Son datos de reparto de recursos que a nadie escandalizan. Son datos que certifican el desinterés por el cuidado del equilibrio (una epidemia y su solución) frente a un desequilibrio (la cría del gato mascota en una casa de ciudad)
Cuestión que, por supuesto, no se plantea como debate moral, el debate humano y lógico del justo reparto de lo que producimos, del justo reparto de nuestros recursos como seres humanos. No interesa este debate porque afecta a la linea de flotación de un negocio. Es más rentable la caca del gato en una casa de ciudad que los miles de seres humanos muertos por ébola. Y no es demagogia, es cierto. Tan cierto como que las cifras de inversión en uno u otro caso son las que se han anotado. Cuestión de la que ya nadie duda, pero que se silencia porque hay dinero y votos en juego. Lo que consistía en un humanismo cultural del ser humano, lo que debería ser transmisible, educacional, metido en el día a día de la tolerancia y respeto a todas las especies, se ha convertido un extremismo histérico y radical, una pseudo-cultura que prohibiría, por ejemplo, no sólo el toreo, sino el uso de animales para fines experimentales que solucionen enfermedades y sufrimientos al ser humano.
Esta pseudocultura que el político trata de rentabilizar en votos de forma irresponsable, consiste en la autoexculpación de las perversiones propias. Por ejemplo: el medio más usado por animalistas y veganos es internet, que consume ya el 10% de toda la energía del planeta y está acelerando el cambio climático. Se autoexculpan del debate entre fármacos curativos y experimentación con animales. Se autoexculpan del fin de la dehesa y su ecosistema frente al fin de la tauromaquia. Se autoexculpan de millones de castraciones de mascotas frente al supuesto bienestar de los animales. Se autoexculpan de la desnutrición y hambre en el planeta frente a la derivación de recursos hacia los animales.
Son inocentes confesos del final de la evolución del ser humano, de la evolución de Darwin, de la ciencia y de los derechos intrínsecos al ser humano, que han de ser compartidos a partes iguales con los animales. Se han autoexculpado de idear y de obligar a la sociedad y al político a someterse a una crisis ética que pone el principio del fin a un equilibrio que el talento del ser humano, el del humanismo, el del ecologismo, habían logrado introducir con tanto esfuerzo dentro la mente del ser humano. El animalismo extremo que vivimos estos días es, sin demagogias, el principio del fin de la biodiversidad. De la ecología y del equilibrio natural del este planeta.


 

 

 


 

 

DECLARACIONES ‘López Simón recibirá hoy el alta’
‘Parece mentira que camine como si no tuviera nada’

13/09/2015 11:39 | Maribel Pérez
El diestro madrileño abandonará este domingo la Clínica Santa Cristina de Albacete, tras la grave cornada que le diseccionó la femoral el jueves: ‘Es increíble, está para reaparecer ya’, dice su apoderado Julián Guerra.
Opinión. Icono para noticias, texto previo. ‘El objetivo es Nimes y Murcia’

 


 

MÉXICO Bravo

http://www.proyecto40.com/videoteca/cultura/mexico-bravo/2015-09-07-23-00/mexico-bravo/

 

http://cdnapi.kaltura.com/index.php/extwidget/preview/partner_id/461031/uiconf_id/25082212/entry_id/0_wdbrpa7f/embed/dynamic

 


 

 

Tauromaquia: De “Melena” a “Hechizero”

Por: Horacio Reiba | Opinión
Lunes, 14 de Septiembre del 2015 | México, D.F.

El 22 de agosto de 1971 –un sábado—Curro Rivera indultaba en Antequera, Málaga, a un ejemplar del Marqués de Domecq, el número 48, negro con bragas y “Melena” de nombre. Era la primera vez que un mexicano conseguía el perdón para la vida de un toro en España. Rivera ya le había cortado el rabo a su primero, y una vez retirado de la escena “Melena” tras una demostración de bravura y nobleza inagotables, del destazadero le trajeron dos orejas, un rabo y una pata, que paseó entre el delirio de un público legítimamente arrebatado.

Se les había atravesado el chilango a dos buenos toreros andaluces, Julio Vega “Marismeño” y José Luis Galloso, que esa tarde no pasaron de cobrar cada cual una oreja. Recuerdo haber oído referir al propio Curro que fue con aquel toro ideal del Marqués que dibujara por primera en España su circurret –ese redondo de 180 grados dejando deslizar la muleta por alto como remate para ligarlo sin la menor enmienda a varios de idéntico trazo, al que luego le pusieron allá el nombre de algún espada local–; y hablaba del delirio que se formó en el tendido como respuesta, mismo que se repetiría puntualmente en Madrid al año siguiente, el día de las cuatro orejas suyas y el rabo a Palomo Linares con caramelos astados de don Atanasio (22.05.72). Desde aquella tarde antequerana, ningún mexicano había vuelto a indultar en plazas españolas.

El difícil año de Joselito Adame

Como es de sobra sabido, la temporada europea del hidrocálido ha sido todo menos fácil. Preterido sin mayores explicaciones por las empresas luego de sus convincentes éxitos de Sevilla y Madrid, herido en Soria cuando al fin encontró un resquicio para manifestarse—y lo hizo de manera cumbre aquella tarde–, y refugiado en cosos franceses ante la falta de oportunidad en las ferias españolas, aprovechó el respiro agosteño para abrir la puerta grande en Málaga y, tras triunfar en sus contadas apariciones en plazas menores, se estrelló en Bilbao con un lote imposible de El Puerto de San Lorenzo, mientras un nutrido grupo de toreros de más cortos alcances se le iban por delante, aprovechando fechas y carteles donde mejor habría lucido el nombre del torero de Aguascalientes.

Esa rabia contenida la habíamos visto traducida en ciertas prisas y notorio desorden muletero durante las últimas apariciones de José, tanto en Bayona como en Albacete. Y conste que en el coso galo había cobrado el único apéndice arrancado a un destartalado y cornalón encierro de Garcigrande –alternando con Fandiño y Castella, que al contrario de otras “figuras” aceptó anunciarse al lado del hidrocálido–, y en la apertura de la feria castellana, organizada por Manuel Caballero, inequívoco mexicanófilo, salió en hombros tras desorejar a dos buenos mozos de La Quinta, luego que el agresivo abreplaza desmontara e hiriera gravemente al picador Marcial Rodríguez, de la cuadrilla de Eugenio de Mora (08.09.15).

“Hechicero”, el toro del reencuentro

El pasado viernes se anunció en la Guadalajara española, enclavada en la Alcarria y cuya feria, si bien modesta, resulta siempre interesante, este insólito cartel: Pablo Hermoso de Mendoza, El Fandi y Joselito Adame, éstos dos con cuatro de Fuente Ymbro. El navarro no tuvo su tarde y el granadino, muy puesto y bullendo al máximo, se alzó con tres fáciles apéndices. Joselito, que había cortado una oreja del tercero, aguardaba con impaciencia la salida del último, “Hechicero” de nombre y con 474 kilos (tampoco “Melena” habrá llegado a la media tonelada: en peso para embestir, pues).

Y el negro meano de Ricardo Gallardo a nadie defraudó. Y menos que a nadie al matador en turno, valeroso como siempre en los lances de recibo y en quites, y atento a cuidar la lidia de un toro cuyas fijeza y acompasado galope mucho prometían. Lo que siguió fue una obra mayor. Sin duda, la mejor faena de Adame en plazas españolas y una de las mejores de su vida. Y tal vez la más pulcra e inspirada de todas.

Una pureza de forma que no escondió al Adame personal y encastado de siempre, pues el inicio y el final –otorgado ya el indulto– los planteó de hinojos, pero para torear de verdad, con pulso preciso y cadencioso trazo. El resto, un recital de toreo en redondo por ambos pitones, en series generosas por cantidad y contenido, de un temple inmaculado y con derroche de sobria imaginación tanto en los inicios como en los remates: ora la doble capeína de ajuste máximo para empezar, ora el trincherilla zurdo o el saboreado pase de pecho para cerrar tanda, unas veces cargando la suerte y otras a pies juntos.

Si con la derecha se despatarraba para alargar y redondear los pases sin solución de continuidad, con la izquierda primó una naturalidad suprema y, en la apoteósica serie final, un toreo frontal tan deslizado y sutil que conforme se sucedían los pases derivó en toreo de perfil tan caricioso como ceñido. En todo momento se dieron la mano la inspiración y la técnica más depurada. Por algo, el cronista de Aplausos Íñigo Crespo enfatiza la “gran dimensión del torero mexicano” como clave para “lograr el perdón del bravo y enclasado toro de Ricardo Gallardo”. Y José Miguel Arruego, en el portal Mundotoro, encabeza su crónica señalando que “Adame hechiza Guadalajara: faenón e indulto y a hombros con El Fandi”. Le trajeron las orejas y el rabo y, antes de la salida por la puerta grande, los paseó entre un enjambre de chiquillos, se diría que igualmente hechizados por la mágica conjunción toro-torero.

Habrá que ver ahora si el empresariado reacciona en consecuencia, o puede más el celo de las “figuras” por seguir confinando a Joselito Adame a escasos carteles con predominio de segundones. Y no hablo solo de España, ya ven que en la México no hubo un pitón para él la temporada última, pese a que en la anterior había sumado, en cuatro tardes, ocho orejas. Una marca que ya quisieran para sí los consentidos que vienen a hacer la América, imponiendo condiciones impunemente.

A propósito de niños

Durante la semana circuló un video que recoge momentos de la exhibición de los alumnos de la Escuela Taurina de Salamanca en el coso de El Plantío. Niños y niñas toreando varios becerros con singular desenvoltura. Pero lo que conmocionó a cuantos asistieron o han visto la filmación fue la rotunda demostración de toreo auténtico y personalísimo de un chico de siete años, Marco Pérez, cuyo arte, intuición y expresividad en el manejo de capa y muleta, ante un tierno castañito de notable condición, son verdaderamente asombrosos. Si no lo ha visto, no se lo pierda.

Zacatecas y su doble feria

Lo que tenemos en puerta huele ya a temporada grande. Por lo pronto, la feria zacatecana se desarrolla tanto dentro como fuera de la plaza, pues si en el pétreo coso de la hermosa ciudad minera se anuncian carteles harto prometedores, la paralela feria taurino-cultural que los acompaña, preparada minuciosa y equilibradamente por Juan Antonio de Labra, es de auténtico lujo.

Vean si no: tras el pregón inicial, encomendado a la sapiencia de Luis Niño de Rivera, que mereció elogios unánimes, se instaló la hermosa exposición fotográfica del zacatecano Manolo Briones, seguida de un coloquio entre jóvenes toreros en el que intervinieron y discutieron sobre diversos e interesantes conceptos El Payo –triunfador de la feria de 2014–, Juan Pablo Sánchez, Arturo Saldívar y Emiliano Gamero, a lo cual han seguido las presentaciones de varios libros: el que Beto Murrieta dedica al arte pictórico de Pancho Flores, uno sobre torerillos de la legua (“Re-cuentos de la tropa”, su título, escrito por Gustavo Novoa El Vidrios), “Detrás del valor y el arte, Técnicas de lidia y ganadería”, del criador de reses bravas Francisco Miguel Aguirre, “Piedras Negras: sitio, vida y memoria”, de Carlos Castañeda, que cerrará el ciclo, y “Vida y lidia del toro bravo”, de José Carlos Arévalo, que presentamos a mediodía de este miércoles 16 de septiembre el propio escritor madrileño, el ganadero Manuel Sescosse y este columnista.

Agregue usted la exposición de sendos vestidos de torear de Manolete y Manolo Martínez, una plática de Juan Antonio Hernández sobre la contrastante economía del campo bravo mexicano, y la conferencia motivacional “Luces y sombras”, a cargo del gran César Rincón, que viaja desde España exclusivamente para ser homenajeado en la corrida del día 16, víspera de su intervención estelar como conferencista.

Además, van a circular, tanto en el coso zacatecano como en los distintos sedes de los mencionados actos culturales, los siete números de La Gacetilla Taurina, una breve pero muy sustanciosa revista de distribución gratuita, distinta de las publicaciones similares que solemos encontrar en la México y otros cosos los días de corrida. Una idea de Juan Antonio de Labra, director de dicha revista y responsable de la organización global de este ciclo taurino-cultural, ejemplar por su redondez, variedad y calidad de contenidos e invitados.

 


 

 

 


 

 

Ahora que, al fin, Madrid le rinde homenaje

Gregorio Sánchez, la histórica tarde de los seis toros y las siete orejas, en cinco cuartos de hora


68 minutos necesitó tan sólo Gregorio Sánchez para la lidia y muerte de los seis toros de Barcial en la histórica corrida del Montepío de Toreros de 1960. Se le concedieron 7 orejas y los aficionados lo sacaron a hombros por la puerta grande. De aquella tarde “Barico” realizó una estadística incontestable: 102 lances, 150 pases de muleta, 2 pinchazos, 1 media estocada, 5 estocadas y 4 descabellos. “Pero su mayor triunfo fue el estar en todo momento en su sitio, el dirigir desde el ruedo la lidia con incomparable maestría”, según el cronista de ABC. Ahora, después de tanta renuencia demostrada por el equipo anterior, el nuevo Centro de Asuntos Taurinos de Madrid le rendirá el homenaje que merece con un azulejo conmemorativo de su paso por Las Ventas y por el toreo.
Actualizado 13 septiembre 2015

Redacción. Servicio de Documentación

“A las siete y media de la tarde iba Gregorio Sánchez, calle de Alcalá arriba, llevado en volandas por una nutrida legión de enfervorecidos seguidores, que lo paseaban orgullosos como un símbolo de la honradez y el pundonor profesionales, invisibles triunfadores en la corrida del Montepío de Toreros”. Así encabezaba Andrés Travesí su crónica en ABC.

Para a continuación especificar la dimensión del triunfo: “Mereció triunfar Gregorio Sánchez. Y triunfó. Cortó siete orejas. Siete orejas en una tarde. Quizá no haya precedentes. Pero su mayor triunfo fue el estar en todo momento en su sitio, el dirigir desde el ruedo la lidia con incomparable maestría”.
Los accidentados prolegómenos

Aquellas semanas de junio habían resultado muy movidas para la terna anunciada en la Corrida del Montepío de Toreros. El primero en caer fue Fermín Murillo, herido de gravedad en la plaza de Zaragoza, durante una corrida de Beneficencia en la que se había encerrado con seis toros de Galache; el percance sobrevino en el 4º de la tarde. Esto ocurría el 5 de junio.

Para el jueves anterior a la corrida del Montepío, –que aquel año coincidía con la festividad del Corpus–, Antonio Bienvenida se anunció en Las Ventas para la lidia y muerte de 12 toros, en sesiones de tarde y noche. Pero sólo pudo llegar al 9º, físicamente agotado y con una lesión. Según narraba el semanario El Ruedo, “el doctor Giménez Guinea le asistió de agarrotamiento de los músculos de las piernas. Se le puso una inyección y se le dieron masajes en busca de un rápido restablecimiento; pero en vista del estado del diestro, pasados los diez minutos que se habían fijado, el doctor Giménez Guinea le prohibió su nueva salida al ruedo. Bienvenida no se hallaba en condiciones de continuar y hubiera sido temeraria su actuación en la Plaza para dar remate a la corrida”.

De esta forma se quedó sólo en el cartel Gregorio Sánchez, por entonces presidente del Montepío de Torero. “Afrontó la prueba matar él solo los seis toros adquridos con tiempo en la ganadería de don Jesús Sánchez Cobaleda. Ha logrado con esta decisión, como torero y como hombre de corazón, un rotundo triunfo, que merece también un rotundo y sincero aplauso y que ha tenido un eco amplísimo de simpatía en la opinión”, según rezaba en el editorial de aquella semana en “El Ruedo”.

Para Gregorio Sánchez era, además de un reto, una auténtica reivindicación. Después de consumar su gesta, le contaba a Santiago Córdoba sus sentimientos de antes y después: “Estaba disgustado, muy disgustado, por la injusticia manifiesta que cometieron conmigo al prescindir de mi nombre en San Isidro. Estuve a punto de irme a pique. Madrid es el todo para los toreros. El que tiene suerte aquí, torea el resto de la temporada. Quien sale mal, se busca la ruina. Que es lo que estuvieron apunto de buscarme a mí. No sé por qué se portaron así, tan malamente, conmigo. Yo siempre quedé bien y siempre estuve a disposición de la Empresa. Pero, gracias a Dios, me rehice en esta corrida benéfica, en la, que ni mis subalternos ni yo percibimos ni un solo céntimo. Cobró el ganadero. Y cobraron el piso de la plaza”.

Aunque los tendidos no se llenaron, para el Montepío quedó un beneficio limpio de un millón de las antiguas pesetas, una cantidad nada despreciable. Si hacemos una traslación aproximada de lo que supondría en este 2015 aquella cantidad, nos situaríamos en 25 millones de pesetas, en torno a los 170.000 euros [1].
Una corrida del todo singular:
Así lo contó El Ruedo

El torero toledano necesitó, según midió con su reloj “Barico”, 68 minutos exactos, desde que apareció por la puerta de chiqueros el primero de la tarde hasta que las mulillas arrastraron al sexto. Seis toros en algo menos cinco cuartos de hora, para además cortar siete orejas. Un record nunca luego superado.

Precisamente el relato que construyó “Barico” –Benjamin Bentura Sariñera, en la vida civil– para el semanario “El Ruedo” no sólo constituye una forma muy original de describir lo ocurrido en el ruedo, sino que además aporta con enorme minuciosidad todos los datos. Vale la pena traer a colación el contenido de aquella crónica, que el autor dividió en tres partes que subtituló: “Lo sucedido”, “El ganado” y “Corrida sin par”.

LO SUCEDIDO

No se llenó la Plaza de Toros de las Ventns en esta calurosísima0 tarde del 19 de junio. Organizado el festejo, en provecho de la Asociación Benéfica de Auxilios. Mutuos de Toreros, con seis reses de “Barcial” para Antonio Bienvenida y Gregorio Sánchez, -mano a mano, fué necesario, por la fuerza mayor de una lesión importante, prescindir del concurso del primero. Por ello, Gregorio Sánchez, actual presidente de la Asociacón fue el único matador en este festejo. Y ocurrieron cosas fuera de lo corriente, como verá el lector.

Gregorio Sánchez hizo el paseó seguido de dos sobresalientes. El torero de Santa Olalla cortó las dos orejas del primero, una del segundo, una del tercero, dos del cuarto y una del sexto. El peor toro de los seis, o el menos bueno, para ser más exactos, fue el quinto.

La lidia de los toros cuarto y quinto se llevó a término en ocho y nueve minutos, respectivamente, Desde la salida del primer toro al arrastre del sexto transcurrieron sesenta y ocho minutos.

El tercer toro se cayó una vez, e! segundo volteó a Sánchez al rematar una serie de verónicas, el cuarto desarmó una vez al matador y el sexto derribó en una ocasión. Y no hubo en toda la corrida más caídas, volteretas, desarmes o costaladas. Gregorio Sánchez lanceó de salida, sin dar tiempo a los peones a intervenir, a los cuatro primeros toros.

El espada de esta memorable corrida brindó la muerte de! primero. a la presidencia; la del tercero, a los subalternos actuantes con él en el festejo: la del cuarto, al público y la del sexto, a Vicente Pastor.

Después de arrastrado el tercero, los banderilleros llevaron a hombros a Gregorio Sánchez; se unieron al grupo los picadores, y todos juntos acabaron aquel triunfal desfile. Después de la lidia del cuarto acompañó al matador en la vuelta al ruedo el mayoral de la ganadería. Arrastrado el sexto, Gregorio Sánchez fue despojado a la fuerza de alamares, machos y caireles, paseado a hombros en la vuelta al ruedo y sacado así por la puerta grande. En el quinto no dio la vuelta, pero tuvo que salir al tercio.

Al primer toro le dio Sánchez veintidós lances con el capote; al segundo, catorce; al tercero, dieciocho; al cuarto, veinte; al quinto, trece, y al sexto, quince. Total, ciento dos. Con la muleta dio al primero veinticinco pases; al segando, treinta; al tercero, veintiuno; al cuarto, veintitrés; al quinto, veinticuatro, y al sexto, veintisiete. Total, ciento cincuenta.

Mató al primero de una estocada; al segundo, de un pinchazo, una estocada y el descabello al primer intento; al tercero, de una estocada y el descabello al primer golpe; al cuarto, de un pinchazo, una estocada y el descabello al primer intento; al quinto, de una estocada, y al sexto, de media y el descabello al primer golpe. Total, dos pinchazos, media estocada, cinco estocadas y cuatro descabellos.

EL GANADO

Las reses, de don Jesús Sánchez Cobalada, aceptablemente presentadas, dieron en bruto los pesos siguientes: 465, 467, 476. 485, 512 y 506 kilos.

El primero tomó regularmente la primera vara, recargó en la segunda; llegó dócil y bravo al último tercio; el segundo salió venciéndose bastante por el lado derecho, recargó muchísimo en el primer puyazo, tomó bien el segundo y punteó durante la faena de muleta; el tercero, muy abierto de cuerna, tomó bien la primera vara, se dolió al castigo en la segunda y fue blando y de cortas embestidas para los toreros; el cuarto se portó mal en el primer encuentro con el picador de turno, bien en el segundo, regular en el tercero y fue muy dócil y manejable; el quinto frenaba y punteaba de salida, y si bien recargó en una vara, no embistió franco, y el sexto recargó y derribó en una vara, cumplió en otra y llegó suave a la muleta. En conjunto, el lote de toros fué bueno.
Gregorio Sánchez, visto por Antonio Casero (El Ruedo)

 

CORRIDA SIN PAR

Yo me posesiono de esta tribuna taurina y digo:

Usted y yo estuvimos en los toros y no volveremos a ver corrida como esta del 19 de junio ni triunfo como el de Gregorio Sánchez. Y a quien no estuvo en los toros el domingo no le digo nada; bastante tiene; con su disgusto y su remordimiento.

Dicho esto, a usted, si estuvo en los toros, sólo me resta felicitarle; pero si se quedó en casa y no asistió a la corrida, le diré algo de lo visto por mí en esta monumental corrida de toros. Parte nada más; todo, no; a contarlo todo no alcanzo. En fin… Pongo en obra mi deseo de informar a usted; pero antes de hacerlo he de decirle algo importante. Esto: desde el domingo último, los aficionados madrileños se dividen en dos clases: los del 19 de junio de 1960, y la masa. Yo soy de los del 19 de junio, y puedo presumir. Sigo:

Gregorio Sánchez toreó con el capote bien, muy bien, inmejorablemente. Toreó el toledano cargando la suerte, recreándose, superándose en cada lance; toreó como sólo pueden hacerlo los toreros buenos cuando tienen empeño en convencerse ellos mismos de la aútenticidad de sus méritos. El lector me entiende; el lector, Gregorio Sánchez y cuantos toreros sienten la propia estimación artística. Para torear bien por verónica es preciso asentar firmemente los pies en toda su extensión en la arena, adelantar la pierna contraria, acompasar el ritmo del movimiento del capote al de la embestida de la res… En fin, Gregorio Sánchez toreó perfecta, gallarda y finamente por verónicas y derrochando valor por chicuelinas. El capote del toledano mereció Ios honores del romance y las delicias de la seguidilla gitana. El capote de Gregorio Sánchez pidió y logró un puesto privilegiado entre los primeros del toreo de nuestro tiempo.

En las faenas con la franela, el torero castellano vivió en el mundo aparte de los buenos muleteros auténticamente valerosos. Empleó una y otra mano con soltura, justeza y garbo; dio pases de pecho, en redondo, por bajo, naturales, trincherazos, cambiados por bajo y muletazos por alto de gran belleza, y salió de un peligroso momento en el sexto con un farolillo obligado, oportuno y gracioso. Como estoqueador, ya se ha hecho el resumen de su labor, resumen harto significativo.

Y…, ahí queda eso, amigos.
El torero, el maestro, el azulejo

Gregorio Lozano Sánchez nació en Santa Olalla (Toledo) el 8 de mayo de 1930. Cuando protagonizó esta Corrida del Montepío tenía, pues, 30 años casi recién cumplidos. Después del duro aprendizaje de las capeas castellanas, el 15 de octubre de 1952 hizo su primer paseíllo acompañado por los del castoreño; fue en la plaza de Guadalajara, acompañado por Manuel Sevilla y Morenito de Córdoba, con novillos de Luciano Cobaleda. En agosto de 1953 acudió a la madrileña plaza de Carabanchel y un año después, el 8 de agosto de 1954, hizo su debut en Las Ventas, con Luis Díaz y José Rivas, ante novillos de Ignacio Rodríguez Santana.

Adquirió el grado de matador de toros el 1 de abril de 1956 en el ruedo de la Maestranza sevillana, de manos de Antonio Bienvenida y en presencia de Joselito Huerta, con toros de Joaquín Buendía. Tres meses después –un 14 de junio—confirmó el doctorado en Madrid, de manos de Cesar Girón y con Alfonso Merino como testigo. Los toros pertenecían a la ganadería de don Antonio Pérez. Aquel invierno, el 2 de diciembre, refrendó su nuevo grado en la Monumental de México, de manos de Manuel Capetillo y con Humberto Moro como tercer espada, ante toros de La Laguna. En el escaso periodo de ocho meses cumplió, pues, con los tres compromisos.

Fruto de este tirón inicial, durante las emporadas de 1957 y 1958 encabezó el escalafón superior, contabilizando en ambas ocasiones un total de 87 festejos. Se retiró del toreo activo en Madrid, el 30 de septiembre de 1973.

En la plaza de toros de Las Ventas hizo el paseíllo como matador de toros en 50 ocasiones, cortando un total de 39 orejas y salió a hombros por la Puerta Grande en nueve ocasiones como matador y una como novillero, lo que le hace ser el cuarto torero en lograr este hito, superado solamente por Santiago Martín “El Viti”, Paco Camino y Antonio Bienvenida.

En el año de su adiós a los ruedos se le concedió la Gran Cruz de Beneficencia, por su desinteresada participación en numerosas ocasiones en festejos benéficos y por sus gestiones en pro del Montepío de Toreros.

Desde su retirada y hasta que le llegó el momento de la jubilación en 2011, ha sido director artístico de la Escuela de Tauromaquia de Madrid, en una de las etapas más brillantes del Centro que lleva el de nombre de Marcial Lalanda.

Distintas organizaciones de aficionados han reclamado en los años pasados que Gregorio Sánchez contara con un azulejo conmemorativo en la plaza de Las Ventas, junto a los demás toreros con historia. Por recelos poco comprensibles de quienes en ese tiempo gobernaban el Centro de Asuntos Taurinos, no quisieron atender estas peticiones. Ha tenido que ser ahora, cuando la nueva presidenta de la Comunidad ha hecho “tabla rasa” con los componentes del CAT, cuando una de sus primeras decisiones ha sido, justamente, llevar a cabo la colocación de este azulejo, para el que el torero toledano tantas méritos ha reunido dentro y fuera de los ruedos.
____________________

[1] No resulta posible estimar la cantidad exacta, dado que la serie histórica de la inflación en España se inicia en 1965, esto es: cinco años después de haberse celebrado esta corrida.

 


 

 

 


 

 

De la “manifa” a la Plaza

manifa 3

La manifestación, la manifa o la mani, como quieran llamarla, a favor de la fiesta de los toros que esta mañana se ha celebrado en Valladolid ha sido de lo más gratificante. Debo confesar que, dadas las precarias condiciones de la convocatoria –tres veinteañeros se liaron la manta a la cabeza, sin presupuesto ni apenas apoyos–, no me hacía demasiadas ilusiones con la respuesta y temí que la concentración no pasara de una algarada desordenada y en tono menor. Pues, no. A medida que se acercaban las doce del mediodía, la plaza de Zorrilla –la de la ciudad, no el coso taurino—se iba colmando de gentes llegadas por las arterias que la abocan y la marea humana se extendía como mancha de aceite, hasta que la Policía Municipal dio orden de iniciar la marcha hacia la plaza de toros. No sé bien la longitud del trayecto –¿uno y medio, quizás dos kilómetros?—pero cuantas más veces volvía la vista atrás más difícil se me hacía ver el asfalto de la calzada, al punto de que hubimos de invadir las vías laterales. No recuerdo haber asistido a otra manifestación multitudinaria más que en la que se organizó –también en Valladolid– para clamar al cielo por el asesinato de Miguel Ángel Blanco, el crimen más execrable que se ha producido en este país a lo largo de un siglo. Quiero proclamar que, en esta segunda ocasión, me emocionó –aunque a otro nivel– la respuesta de los vallisoletanos y de las gentes que acudieron desde localidades limítrofes, especialmente de Tordesillas, aprovechando la ocasión para reivindicar su Toro de la Vega. Quede constancia que ese no era el principal lema de la convocatoria, sino el de alzar la voz contra la intolerancia, la zafiedad y el insulto permanente de la pléyade antitaurina que nos asola y la contra contumaz de una buena parte de nuestra clase política y, por ende, el socavamiento de un bien cultural inmaterial, así reconocido por la legislación vigente.

No voy a entrar en la estúpida guerra de las cifras –tan habitual y tan chistosa en este tipo de concentraciones–, pero sí haré una comparanza, tomando datos oficiales, recogidos de la página digital de El Norte de Castilla. Estos son los titulares que apoyan la información gráfica: Uno, “Cuatro mil personas se manifiestan en Madrid contra el Toro de la Vega” y otro: “Entre cinco y ocho mil personas se manifiestan a favor de los toros”, ésta última información, matizada así: “alrededor de cinco mil personas, según la agencia de noticias local, y ocho mil, según fuentes de la policía local citadas por Europa Press”. Bueno, pues saquen las conclusiones oportunas. Ustedes mismos.

La diferencia principal, entre ambas concentraciones es que la primera estaba perfectamente diseñada, alimentada y financiada, trayendo cómodamente transportados, alimentados y sufragados a los antis desde los cuatro puntos cardinales de la geografía peninsular, y esta otra es obra de un grupo de chavales, a los que apoyamos como buenamente pudimos desde las redes sociales. Por cierto, como la cobardía del anonimato se ve ampara por twitter, un tipejo desahogado y desalmado, probablemente revolcado en su propia mezquindad, se ha permitido increpar mi apoyo a la manifa con un salivazo, típico del sujeto que no puede digerir su propio fracaso en el entorno social o profesional en que se desenvuelve. Un pobre hombre, sin duda. Lo cito –y soy consciente de que no debiera—porque estoy convencido de que le haré un poquito feliz, que falta le hace.

En resumen, la mañana taurina de Valladolid es de las que confortan, de las que te suben la adrenalina, aunque no sea más que un chispazo. La grande, la traca, la manifestación importante, debe ser la de Madrid, que según tengo entendido ya se está organizando por personal cualificado. Ya ven, en una capital de provincia, cuatro gatos han logrado una concentración impresionante, inesperadamente multitudinaria. Tomen nota.

De la colosal manifa, y después del manifiesto improvisado de Victorino Martín, casi sin tiempo para comer nos fuimos otra vez a la plaza de toros, donde El Cid, Manuel Escribano y Joselillo se batieron el cobre con una correosa corrida del célebre ganadero, el que marca sus toros cárdenos con la “A” coronada de Albaserrada. Correosa solo en su primera mitad, donde los Manueles sevillanos las pasaron canutas con los primeros ejemplares de su lote. Fueron estos toros los típicos victorinos rebañones, solo aptos para lidiar sobre las piernas y siempre ojo avizor. Solventaron la papeleta con dignidad, y punto. Joselillo, en cambio, se esforzó en una pelea con el tercer toro, en el que en pocas ocasiones ganó a los puntos, pero como colocó una estocada eficaz, cobrada a toma y daca, el público solicitó y obtuvo para el valeroso paisano el premio de la oreja.

La segunda parte de la corrida tuvo una partitura bien distinta. El cuarto de la tarde, de nombre Muchovino y el único cinqueño enchiquerado, fue toro para emborracharse toreo. El Cid lanceó de capa con galanura, picó bien Juan Bernal y se lució con los palos Curro Robles. A la muleta llegó con largo y humillado viaje, haciendo el avión, sobre todo por el pitón izquierdo. Manuel Jesús El Cid lo toreó a placer en las primeras series, bordando especialmente una de naturales, rematada con profundos y cadenciosos pases de pecho. Bajó un pelín el tono de la faena en su fase final, cuando el torero quiso adornarse con afarolados y molinetes, en un toro que agradecía más la muleta arrastras y el trazo suave. Menos mal que la media estocada en la cruz tuvo fulminantes efectos y el público pidió de forma mayoritaria las dos orejas del bravo, noble y encastado victorino, que mereció algo más que la rotunda ovación en el arrastre. El Cid tomó los trofeos y se aferró a ellos exultante, como a unos clavos ardientes que tanta falta le hacen para retomar su condición de figura del toreo.

El quinto toro también fue encastado y noble. Escribano, que banderilleó con soltura al primero de su lote, volvió a lucirse con los palos en éste, incluso trazó algunos muletazos estimables, sobre todo por el pitón derecho; pero el toro no tenía ni tanta nobleza, ni tanto fondo como el anterior. A ambos los mató sin grandes apuros y el público de Valladolid le despidió con cariñosas palmas.

Finalizó la corrida con un cardenito que salió al ruedo haciendo mucho ruido y acabó apagándose lentamente, agarrado al piso, como dicen en México. También se agarró al piso José Miguel Pérez, Joselillo, pero para desafiar en las distancias cortas la cuerna veleta del animal. Nada que hacer, salvo matarlo con decisión. Y eso fue lo que hizo Joselillo, enterrando el acero hasta las cintas al primer viaje. Nueva pañolada y oreja al canto. Puerta grande, pues, acompañando a El Cid.

La jornada hubiera sido completa, redonda, si los tendidos de la Plaza hubieran registrado un llenazo. No fue así, ni mucho menos. Media entrada escasa.

La fiesta de los toros no se retroalimenta solo con manifas –que son muy necesarias en este momento—, ni con manifiestos, proclamas y alegatos enardecidos –que también son de agradecer–. Hay que pasar después por taquilla. Y esa ya es otra historia.

 


 Toros
Diego Ventura con el primer rabo cortado por un rejoneador en AlbaceteLUIS VIZCAÍNO
ENTREVISTA

Diego Ventura: ‘Lo que hacen los políticos con los toros es de muy poca vergüenza?

JUAN DIEGO MADUEÑO Madrid 27
El rejoneador de La Puebla del Río se convirtió este domingo en el primer caballero en cortar un rabo en la plaza de Albacete, otro hito más dentro la mejor temporada de su carrera, como él mismo reconoce, después de haber vuelto a abrir la Puerta Grande de Las Ventas y la del Príncipe de Sevilla.

JUAN DIEGO MADUEÑOMadrid

Actualizado:14/09/2015 19:34 horas

Diego Ventura es el rejoneador de la nada, la revolución en un mundo de caballeros; un portugués con acento de Sevilla, cuajado a la orilla del Guadalquivir. El torero a caballo de los imposibles, de las 22 puertas grandes: 10 en la Maestranza y 12 en Las Ventas. Vive a lomos de un Sueño, cambiando las tardes por hitos. El último, ser el primer rejoneador en cortar un rabo en la plaza de toros de Albacete. Ocurrió este domingo. Ventura es el centauro total.

¿Cómo se siente tras lo conseguido este domingo, ser el primer rejoneador en cortar un rabo en la historia de la plaza de toros de Albacete?

La verdad que feliz. Dos actuaciones redondas. La del rabo fue desde el principio hasta final como uno sueña. Despacio, con gusto. No fue el toro fácil, al contrario, exigente. A la hora del embroque venía cruzado y a los caballos les dificultaba la ejecución.

Un triunfo rotundo, más allá de ese hecho.

Totalmente, sí. Fueron, como he dicho, dos actuaciones redondas. El público no se aburrió nunca y yo estuve entregado durante toda la tarde. Arriesgué mucho en todo momento y los caballos estuvieron a un nivel increíble. Todos felices.

Albacete es sólo el último triunfo de una temporada enorme.

Es mi mejor temporada hasta el momento. Torear menos, como ya le dije a mi apoderado a principio de temporada, es lo mejor para salir motivado, con ganas, todos los días. Estoy en un momento muy feliz y me entrego al máximo y los caballos están también al máximo nivel. He tenido tardes muy importantes en Nimes, Albacete, Sevilla y Madrid, con triunfos muy rotundos.

Y como siempre Sevilla y Madrid, donde va a resultar raro el día en el que no pase nada.

He tenido la suerte y el privilegio de conseguir muchas puertas grandes pero es algo muy díficil de conseguir, no nos podemos olvidar de ello. Ningún rejoneador lo ha conseguido. No quiero decir que sean mejores ni peores, han pasado genios del toreo a caballo y es difícil. He tenido suerte de que me embistan los toros, de que venga todo rodado y que además sea en días especiales.He tenido esa suerte.

Entre Las Ventas y la Maestranza suma 22 salidas a hombros: 10 Puertas del Príncipe y 12 Puertas Grandes. ¿No le dan vértigo estos números?

No, no, para nada. Me da una satisfacción increíble. Es un orgullo sentirse querido en esas plazas. Hacer el paseíllo allí es complicado pero me siento muy arropado. Siempre me han exigido mucho pero al final se han terminado entregando.

Cómo ha conseguido esa regularidad en plazas tan difíciles.

Con afición y con las ganas de estar ahí, de querer innovar, darle algo especial a la afición. Querer motivar a la gente con algo. Entrenar tantas horas todos los días, sacrificarte. Luego salen llegan los resultados. Tienes que tener un don y una serie de cosas para llegar a ser figura, claro, pero dentro de eso es complicado aguantar tanto sacrificio.

¿Imaginó alguna vez alcanzar algo así?

Jamás me imaginé esto. Siempre luchaba por estar arriba, ser figura; una cosa es eso y otra es conseguir todo lo conseguido. Hay muchos hitos en mi carrera, Albacete es lo última. En Lisboa, por ejemplo, soy el único rejoneador que ha dado tres vueltas al ruedo en un único toro. En madrid me han pedido el rabo con mucha fuerza… Son cosas que ni siquiera soñé.

¿Es este su año más importante?

Sí, claro. Logicamente. Es lo que siempre quise. El estar ahí en ese nivel, buscar todos los días algo diferente.

¿Con qué tarde se queda?

Hombre no me puedo quedar con ninguna. Son muchas actuaciones redondas. Por ejemplo en Nimes, que corté cuatro orejas y rabo también y cuajé un toro muy a gusto. En la tarde de Madrid las dos orejas fueron lo de menos porque mi actuación con el primer toro fue de esas que uno tiene en la cabeza. Y lo más reciente en Cuenca, Badajoz, Albacete… no puedo elegir.

¿Echa de menos algo en su cuadra? ¿Cree que le falta algo?

Siempre… Soy muy obsesivo y siempre pienso en mejorar. La cuadra tiene que mejorar y yo tengo que mejorar muchísimo, encontrar caballos mejores que los que tengo y es difícil. La equitación cada vez avanza más y se puede mejorar. Tengo un par de caballos de mi hierro y creo que van a ser los que van a dar ese paso adelante el próximo año.

Lo de ‘Sueño’ este año ha sido una revolución.

Sí, sí. Sueño es cría mía, he toreado con sus padres, es fruto de una selección de varios años. Siempre he buscado sacar caballos de ese tipo, como Pegaso y Sueño… Caballos figurones. Te sientes satisfecho como ganadero. Y como digo, tengo algún caballo de esa reata de Sueño que puede llegar.

Participó en la entrada de los toros en Segorbe, la primera vez que lo hizo alguien que no era del pueblo. ¿Qué sensaciones tuvo?

Es diferente al ruedo, claro. Es una cosa muy especial y bonita: un encierro a caballo por las calles. No lo puede hacer cualquiera, son trece jinetes del pueblo y este año se cumplía el 10 aniversario del reconocimiento como Interés Turístico Internacional de esta fiesta. Ellos decidieron que le hacía mucha ilusión que fuera el pregonero y estoy encantado de haber participado. La sensación me encantó.

Este año se ha podido ver las caras con Hermoso de Mendoza muy pocas veces. ¿Qué se debe dar para que se repita más a menudo este cartel?

Nos hemos visto en el ruedo en siete ocasiones, todas ellas en carteles de terna. La tarde más importante fue el día de Córdoba y también hubo otras en plazas menores como Plasencia. Son pocas veces. Desgraciadamente, no toreamos más. Me da pena por el aficionado al que le gustaría vernos juntos pero tampoco pasa nada. Mi carrera está en el punto más alto de la cima y todo lo que he conseguido hace que me sienta feliz. Compito con todos los compañeros y disfruto haciendo el paseíllo con cualquiera.

Esa situación marca un contraste claro con otras tardes en las que sí ha compartido paseíllo con matadores de toros como El Juli o Perera. ¿Qué aliciente tiene para usted este tipo de festejos?

Este año que he toreado más a menudo con ellos desde que lo hice con Julián en Lisboa, que fue un acontecimiento. Pensaba que no iba a haber mucha competencia, que a lo mejor la gente se podría aburrir. Y al final no: Juli salió al máximo nivel y yo salí a competir también. La gente se lo pasó genial y disfrutó, fue una noche increíble. En Málaga igual, y aunque a Juli no le sirvieron los toros, Perera estuvo tremendo. Está siendo especial. Hay que salir a darlo todo como si estuviera compitiendo con los rivales del rejoneo o ellos con las figuras del toreo. Además, hay gente a la que le gusta este tipo de corridas porque disfrutan de las dos cosas, como algunos aficionados al toreo a pie que no aguantan una corrida de rejones entera pero sí dos toros míos o de Pablo. Así ven la dos vertientes.

¿Qué piensa de los ataques antitaurinos?

Creo que (suspira) son una falta respeto y de clase. Entiendo que no guste, claro, pero que nos respeten como nosotros a ellos. El toreo no implica sólo lo que ocurre en el ruedo, es algo más, una industria que da de comer a miles de personas, no es un capricho. Si nos metemos con los toros también habría que hacerlo con los corderos que matan o el marisco que se cuece vivo, por ejemplo. Lo que es una barbaridad son las cosas que se dicen del toreo y que no se hable nada del resto. Es injusto que se metan con los toros, somos uno de los sectores que más impuestos paga y nos tienen abandonados. Es de poca vergüenza lo que están haciendo políticamente con los toros. Hunden a España en vez de sacarla adelante.

¿Le queda algo por cumplir?

Sí, me quedan muchas cosas. Hay muchas que se pueden conseguir todavía. Muchos sueños que tengo en la cabeza como por ejemplo crear una escuela de rejoneo para los chavales o dar un paso más en la categoría del rejoneo y modificar el reglamento para que todos maten corridas de toros después de tomar la alternativa. Me gustaría ir cambiando eso.

 


 

 

MADRID
Aguirre: «No me extrañaría que Carmena acabara prohibiendo los toros»
S. L. @MADRID_ABC / MADRID
Día 14/09/2015 – 16.49h

Aludió a que la alcaldesa podría preguntar a los ciudadanos a traves de la web municipal que arranca este martes

ABC
La portavoz municipal popular, hoy, en rueda de prensa

La portavoz del Grupo Municipal Popular, Esperanza Aguirre, ha declarado este lunes en rueda de prensa que no le «extrañaría» que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, acabara prohibiendo las corridas de toros «dentro de nada».

Después de lanzar que la primera edil podría preguntar a los madrileños sobre la continuidad de la fiesta -este martes se pone en marcha la web de consultas ciudadanas, vinculantes para el Gobierno municipal-, la popular ha añadido que no le extrañaría que acabara por prohibirla. «No me extrañaría que los prohibieran dentro de nada», ha señalado.

Aguirre, gran aficionada al mundo de los toros, ha destacado, por otro lado, que el Toro de la Vega «no tiene nada que ver con el arte de la tauromaquia». «Pregúnteme por la fiesta, por la tauromaquia, por aquello que han ensalzado Picasso o Vargas Llosa», le ha dicho a un periodista, tras no hacer declaraciones sobre el Toro de la Vega por ser algo que no conoce y de lo que no tiene opinión.

 


 

 

TOROS
Antitaurinos: ¿quién los financia?
R. PÉREZ /A. G. ABAD /F. CARRASCO   ABC_CULTURA

/ MADRID/ BARCELONA/ SEVILLA

Día 13/09/2015 – 02.21h

EFE
Manifestación ante la plaza de toros de Valladolid, el pasado miércoles

Un tal Ximi firmaba en Twitter: «¡Queremos que Fran Rivera acaba en la nevera! #DepósitoDeCadáveres». Es «tocapelotas suicida y de Lleida». La gravísima cornada a Paquirri el pasado agosto en Huesca incendió de comentarios antitaurinos la red social, donde los animalistas –muchos desde cuentas anónimas– deseaban la muerte al torero herido. Como luego sucedería con otros, caso de Jiménez Fortes, corneado en el cuello. También hubo críticas a esos atroces comentarios. Tuiteó @_Marinis_: «Desear la muertea Rivera y defender los derechos de los animales es repugnante». Aficionados como @jvegavara escribieron: «La @policia debería estar entrando en el TT Fran Rivera y tomar nota de los delitos de injurias, penados en el art 209 y 210 del Cod. Penal».

Los antitaurinos funcionan como un lobby. Pero ¿quién los financia? «La sospecha de que estas acciones cuentan con respaldo financiero llegado de otros países quedaron confirmadas cuando se reveló que el activismo antitaurino en Cataluña contaba con el apoyo de la fundación FFW, con sede en Suiza», contaba la plataforma Economía del Toro, dirigida por el profesor universitario Diego de la Cruz. El Observatorio de las Culturas Taurinas que dirige André Viard refuerzas estas informaciones, «elaborando diferentes estudios que subrayan los cientos de millones de euros que maneja el lobby animalista a nivel global». La citada plataforma accedió a la memoria financiera de CAS International, «una organización con sede en Holanda que consigna miles de euros a todo tipo de ataques contra el Arte y la Cultura Taurina».

«Desde 1993, esta organización holandesa financia acciones contra la Tauromaquia. Cuentan con 14.000 socios en la actualidad y su presidencia la ostenta Patricia Gómez. La entidad tiene tres empleados a tiempo completo. En 2013, CAS International reunió a más de cien entidades antitaurinas en Bogotá para celebrar una cumbre global y coordinar nuevas estrategias de ataque contra la Fiesta. El «Plan 2009-2023» de la organización tiene como objetivo «abolir la Tauromaquia y similares actividades culturales». En el año 2013, CAS International contó con unos ingresos de 245.000 euros y financió actividades antitaurinas por valor de 228.000 euros. Asumiendo una cifra similar para los últimos cinco años, hablaríamos de 1,14 millones de euros inyectados en países taurinos para atentar contra nuestra Fiesta», recoge Economía del Toro. Aportan más datos: «Cada año, CAS International invierte 25.000 euros en eventos o actos antitaurinos, así como 4.000 euros en manifestaciones o 60.000 euros en campañas de comunicación contra los toros. La contabilidad de CAS International se reparte en tres entidades financieras: Triodos Bank, ING Direct y KBC; las dos primeras operan en España».

Volviendo al pasado verano, en medio de los ataques a la Fiesta de la izquierda radical, algún político hizo comentarios poco presentables. «No os preocupéis por Fran Rivera, no le duele, es cultura y tradición», escribió Julián Moreno Vera, concejal de Participa Sevilla. No pocos pidieron la dimisión del concejal «rojo, verde, morado, multicolor, anticapitalista y de Podemos». Acabó pidiendo disculpas. El abogado Joaquín Moeckel fue uno de los que le respondió: «Lo que es cultura y tradición es vivir de la política sin dar un palo al agua».

El letrado se ha puesto al frente de la denuncia de Morante de la Puebla al antitaurino Petrus Johannes Martinus –Peter Janssen en los carteles– por un presunto delito de injurias y calumnias, al llamarle «asesino» el pasado mes en la plaza de toros de Palma de Mallorca. El holandés Peter Janssen es ya un «viejo conocido» entre los profesionales del toro, el más famoso de los antis, pues ha saltado en varias plazas. Ayer sábado, precisamente, Moeckel acudió a la corrida celebrada en Don Benito (Badajoz), donde tiene fijado su domicilio Janssen, quien «no se ha vuelto a tirar a un ruedo desde que se le ha interpuesto la demanda». En la localidad el abogado comprobó que la dirección facilitada por el activista antitaurino «no se corresponde, ya que en la misma vive un matrimonio de ancianos». Moeckel recuerda que el 5 de septiembre en Ronda, «José Antonio Morante demostró que las cosas se pueden hablar sin tener que pintarse como los indios, tirarse al suelo o saltar a una plaza».

En Cataluña, los movimientos antitaurinos comenzaron a organizarse tras la declaración de Barcelona como ciudad antitaurina en 2004, una iniciativa de Esquerra Republicana (ERC). En 2006 irrumpe con fuerza la plataforma PROU! (¡Basta!), organización liderada por el argentino Leonardo Anselmi (que también asesora a políticos), pero con un respaldo social en entredicho y una financiación nunca desvelada. PROU! presentó ante la Cámara catalana una Iniciativa Legislativa Popular, que avalada por 180.000 firmas determinó la prohibición de las corridas de toros aprobada en julio de 2010. También se movilizó todas las tardes de toros en la Monumental de Barcelona, insultando a los aficionados que acudían a la plaza.

Leonardo Anselmi, nacido en Rosario (Argentina) y residente en Barcelona, señala en su currículum que es «gerente de proyectos en la rama de la biotecnología», y sin que haya constancia de que haya ocupado puesto de trabajo alguno, se puso al frente también de otras asociaciones como la Animalista Libera!, la plataforma Stop Our Shame, Estrategia Animalista, BarcelonaMata, Gatera JA!, Ramblas Éticas. Fuera de Cataluña ha participado y asesorado a entidades como Galicia Mellor Sen Touradas, la Bullfighting Free Europe, entre otras.

Salvo el anterior estudio citado anteriormente por La Economía del toro, nunca ha existido un mínimo de transparencia sobre el dinero que en el caso de PROU! necesitó, tanto para poner en marcha la infraestructura para la recogida de firmas, para lo que nombró a más de ochocientos fedatarios «profesionales», como para llevar a cabo todas las manifestaciones de acoso a los aficionados.

De cualquier forma, la actividad antitaurina estuvo siempre muy vinculada a la estrategia política de las formaciones que al final votaron en el Parlamento catalán la abolición de las corridas de toros, pues a Anselmi también se le reconoció como asesor de varios políticos y de algunos municipios. Esta actividad paralela con la política le llevó a manifestar en mas de una ocasión que su iniciativa solo incluía la prohibición de las corridas de toros, pues abolir los populares correbous hubiera significado perder el apoyo de la sociedad.

Esta hipocresía de ir contra los festejos mayores y mantener los del toro en la calle, fue compartida por la Cámara autonómica. Algunas fuentes señalan a Anselmi, un hombre que se mueve perfectamente entre determinados círculos políticos, como el auténtico cerebro de la oleada antitaurina que se vive en la actualidad.

 


 

 

CYL / TRIBUNA ABIERTA
Carta de un antitaurino en defensa del Toro de la Vega
JOSÉ MARÍA NIETO
Día 14/09/2015 – 11.26h
Los dragones de la dinastía Trastámara que adornan las bóvedas de la iglesia del Monasterio de Santa Clara deberían ser los animales más famosos de Tordesillas. Sin embargo, no son esos símbolos feroces del poder de los reyes medievales los que han hecho mundialmente conocida a la villa del Tratado, sino el toro alanceado en septiembre a orillas del Duero. A propósito de los dragones, hoy los partidos que se alternan en el gobierno tienen mucho más poder que los Trastámara y no necesitan dragones amenazadores que los representen. El poder político ordena nuestras vidas con prohibiciones y obligaciones, pero los dientes, las garras y el fuego están implícitos en cada prohibición. Prohibir es asegurar que la desobediencia conlleva daño. Por ejemplo, Pedro Sánchez ha anunciado solemnemente su voluntad de prohibir el Toro de la Vega en cuanto llegue al poder. Una vez prohibido, las multas y la cárcel esperarán al que ensarte a otro astado.

Sánchez no intenta persuadir a los vecinos de Tordesillas para que renuncien al festejo y es una pena porque hay argumentos de sobra. Argumentar, intentar convencer a nuestros semejantes con razones y no con amenazas nos diferencia de las bestias. Además siempre cabe la posibilidad de que en ese ejercicio dialéctico sea uno mismo el que cambie de opinión. Llevo toda la vida discutiendo con amigos taurinos sobre los toros en general y sobre el Toro de la Vega en particular. Cada mes de septiembre dibujo una viñeta sobre lo absurdo que me parece este ritual extemporáneo y sangriento, porque el humor gráfico es una herramienta estupenda para proponer reflexiones intelectuales y morales. Y así habría seguido toda la vida, con la esperanza de ir persuadiendo poco a poco a los forofos del torneo de lo caduco de esta tradición, o tal vez hasta el día en que me convenciesen de su valor simbólico y estético.

Pero últimamente ha ido ganando agresividad un grupo pintoresco de extremistas: el Partido Contra el Maltrato Animal, los «animalistas», como los llaman los partidarios de acuchillar toros por hablar de la dignidad de los cuadrúpedos, equivalente, según ellos, a la del ser humano. En mi opinión esta humanización del toro no es diferente a la que hacen los taurinos cuando confieren virtudes humanas como la bravura o la nobleza a un herbívoro que, perdónenme, es un animal especialmente estúpido, cuyo comportamiento no es más interesante que el de las aves o los peces.

Es curioso que ni a taurinos ni a antitaurinos interese la dignidad del ciudadano corneado por el rumiante. En los pueblos de Valladolid, por ejemplo, si un toro destripa a alguien en un encierro pero se da el caso de que la víctima es del pueblo de al lado no se suspenden las fiestas. Como ven no hace falta ser animalista para cuestionarse estos rituales atávicos. Pero los insultos y las prohibiciones hacen imposible cualquier discusión civilizada. Ya no tengo ganas de dibujar viñetas de toros porque entiendo que hay un bien superior a proteger, y es la libertad. Me gustaría que el torneo se fuese agostando y desapareciese como lo hará la tauromaquia en general: porque no irá nadie a ver esos espectáculos. No soy quién para imponer a los 40.000 asistentes al torneo mis criterios morales, del mismo modo que Pedro Sánchez no debería ser quién para negarme el derecho a intentar persuadir cada año a esas personas del sinsentido de reunirse para ver cómo se acuchilla a un animal, ni su derecho de intentar convencerme a mí de la belleza de una liturgia de vida y muerte de quinientos años.

Qué peligrosos son los toros. Y qué peligrosos son los dragones.

 


Actualidad
Móstoles (Madrid)

Foto: Raúl Luengo

El presidente, David Luguillano, Silveti y David Galván suspenden en Móstoles porque “los toros eran demasiado grandes”

El Ayuntamiento lamenta profundamente la situación ocurrida y anuncia que emprenderá las acciones legales pertinentes para que la empresa adjudicataria Spain Bulls Productions se haga responsable del incumplimiento del contrato de forma unilateral.
Por Redacción
lunes 14 de septiembre del 2015, 16:04h

Nota de prensa del consistorio (la corrida era de la ganadería de Emilio Artalejo, procedencia Murube):

Domingo 13 de septiembre,

Se comunica que por decisión del Presidente de la corrida de toros, en este caso una competencia delegada en un experto en asuntos taurinos del Cuerpo de Policía Nacional dependiente del Ministerio del Interior, programada para esta tarde en la Plaza de Toros de Móstoles se suspende el evento taurino debido a que los toros han sido desechados por el Presidente y por los toreros al ser considerados en sus propias palabras “demasiado grandes para torearlos”.

Inmediatamente el Ayuntamiento ha emitido un comunicado y ha explicado en la misma Plaza de Toros las circunstancias ajenas al propio ayuntamiento y ha procedido a reembolsar el importe de las entradas a todas aquellas personas que las habían adquirido previamente.

Desde la Federación de Peñas de Móstoles el Presidente David Zamorano ha afirmado que muestran su total indignación desde la Federación de Peñas y por ende de la ciudadanía de Móstoles por la actitud tomada por los toreros de la corrida programada para esta tarde domingo 13 de septiembre ya que considera que negándose a torear argumentando que los toros son demasiado grandes entienden que “no están desarrollando su profesión de toreros ya que se ríen del público y de la fiesta”.

El Presidente de las Peñas agradece al Ayuntamiento de Móstoles y su gobierno municipal por la ayuda prestada y hacer todo lo posible para que la corrida tuviera lugar, por su sensibilidad con las peñas y con la fiesta y muestran su total rechazo a que nadie pueda reírse de la ciudad de Móstoles.

El Ayuntamiento de Móstoles lamenta profundamente la situación ocurrida y anuncia que emprenderá las acciones legales pertinentes para que la empresa adjudicataria Spain Bulls Productions se haga responsable del incumplimiento del contrato de forma unilateral.

 


 

 

INFO CNOG 55 Ganadería Sustentable

 


 

Conozca la ganadería campechana de Guayabé

Por: Redacción
12 de septiembre de 2015

La ganadería de Guayabé se fundó en el año de 1960 por doña Luisa Obregón Saldaña, en el rancho ex Hacienda de San Juan Pan de Arriba, enclavado en el municipio de San Diego de la Unión, Guanajuato, con vacas y sementales de Santacilia.

Doña Luisa Obregón Saldaña la conservó hasta 1995, año en que la vendió a los empresarios y aficionados taurinos yucatecos Pedro Rosado Reyes, y Dr. Tomás Díaz Echeverría, quienes la trasladaron al rancho Yakatel, en el municipio de Hopelchén, Campeche, conservando el nombre de la dehesa, hierro y divisa en colores oro, blanco y plomo.

Con un gran esfuerzo enfrenta las condiciones que se presentan para la cría de ganado de lidia en esta región, que es una tierra abundante y generosa, pero donde el termómetro registra altas temperaturas y la humedad es muy alta, favoreciendo el habitad de garrapatas o moscos que transmiten enfermedades muy agresivas para el ganado.

Sin embargo con esfuerzo y compromiso se trabaja para lograr un toro con recorrido, que transmita al tendido, luciendo su excelente presentación en los ruedos de la República Mexicana.

Vacada de Guayabé en el rancho Yakatel
Foto: Archivo

 


 

Sendas vueltas para Ayala y Hernández en Tetiz
Por: Redacción
14 de septiembre de 2015

El rejoneador Cuauhtémoc Ayala y el novillero Hernández Medina dieron sendas vueltas al ruedo cada uno en la novillada mixta que se realizó ayer domingo en la Plaza de Toros de Tetiz, Yucatán.

Con un cuarto de entrada en los tendidos se lidiaron dos astados a la usanza portuguesa de la ganadería de Santa María, disparejos en presencia y bravos en general.

El rejoneador Cuauhtémoc Ayala, vuelta.

Hernández Medina, vuelta.

Incidencias: Antes del festejo cayó una fuerte lluvia que dejó en malas condiciones el ruedo, aún así ambos toreros decidieron actuar por respeto al público que ya se encontraba en la plaza.

Hernández Medina toreando al natural
Foto: Eduardo Puerto

 


 

“El Galo” se fue de vacío en su debut en Guadalajara
Por: Redacción
13 de septiembre de 2015

El novillero yucateco André Lagravere “El Galo” se fue con las manos vacías mientras que su compañero de cartel el sevillano Rafael Serna cortó una oreja y resultó el triunfador de la 5a. novillada de la temporada que se realizó la tarde de hoy domingo en la Plaza de Toros Nuevo Progreso de la localidad de Guadalajara, Jalisco.

Con regular entrada se lidiaron cinco novillos de Cuatro Caminos y uno de San Francisco de Asís (6o.), bien presentados y de juego desigual.

Ángel Espinosa “Platerito”, silencio tras dos avisos y ovación.

André Lagravere “El Galo”, al tercio y silencio.

Rafael Serna, oreja y silencio.

Incidencias: “Platerito” fue cogido en el muslo derecho al entrar a matar a su segundo astado recibiendo un puntazo de 3 centímetros.

El novillero André Lagravere “El Galo”
Foto: Archivo

 





 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: