BREVES NOTICIAS TAURINAS 13 DE JULIO 2015

13 Jul

DESCUBRIENDO

 

EFEMÉRIDES TAURINAS

13 DE JULIO

 

1874Nace en Monterrey el picador Francisco Olvera Berrinches.

1915Muere el banderillero Refugio Rodarte.

1924Muere en México el banderillero Antonio Rojas Llaverito.

1927Nace en Chihuahua el matador de toros Ramón Ortega.

1930Heriberto Garcia  HERIBERTO GARCIA   debuta en Francia toreando en Burdeos toros de Alves do Rio y alterna con Manuel Jiménez Chicuelo y Jose Garcia Maera II.

1930Alfonso Alvirez   Alfonso+Alvirez+(El+Tarzan)   debuta como novillero en El Toreo de México y mata ganado de Atenco  234213_Atenco    con Jesús Roberto Hernández  Rubito y Gabino Garcia.

1935Muere en Pamplona el ingeniero mexicano Gonzalo Bustunduy a consecuencia de cornada recibida en el encierro dos días antes.

1941Felix Guzmán tiene gran triunfo en El Toreo de México con el novillo Chiquitín de Caltengo y es paseado en hombros por los tendidos cuando alterna con Juan y Pepe Vela.

1942Nace en México el periodista taurino Alfredo Florez.

1952Paco Honrubia se presenta en la Plaza México matando novillos de  145010_Zacatepec   Zacatepec y alterna con Alfredo Leal    ALFREDO LEAL a     y con el cubano Jose Sánchez Pepillo.

1952Jorge Aguilar  jorge ranchero   El Ranchero confirma su alternativa en Madrid de manos de Manolo Navarro con Luis Briones y Jaime Malaver como testigos con el toro Caramelo de Aleas.

1955-El novillero Alejandro Fullon Cabrera muere en el matadero municipal de Aguascalientes víctima de una cornada en el cuello al tratar de torear.

1958Gabriel España debuta en El Toreo de Cuatro Caminos matando novillos de Atlanga   231631_Atlanga   y alterna con Raúl Garcia y Tomas Abaroa.

1958-El novillero Rodolfo Palafox debuta en Francia toreando en Lunel con Ángel Agudo El Greco, Julián Michel y Gilbert Mistral.

1966Muere en San Luis Potosí el picador Humberto San Vicente.

1973Nace en Querétaro el matador de toros Pepe Díaz.

1975Nace en la ciudad de México el matador de toros Christian Aparicio.Christian_Aparicio

1984-El Dr. Alfonso Topete Duran se hace cargo de los servicios medico taurinos en Guadalajara.

1997Jeronimo Ramírez de Arellano debuta en la Plaza México, alterna con Cesar Castañeda y Julián López El Juli y mata novillos de De Santiago.205549_DeSantiago

 



 

 

LUIS RAMON CARAZO,NOVILLADAS,OPINION,PLAZA MÉXICO

OCHO CON OCHO: FORMA Y FONDO POR LUIS RAMÓN CARAZO

7 JULIO, 2015 DEJA UN COMENTARIO

La anécdota de la carencia de tracción animal en el arrastre.

Para defender al toreo es importante primero se respete por parte de los profesionales, para acabar de una vez por todas con las continuas discusiones a las que se presta cuando vemos encierros en México y en España que dejan la impresión de ser por debajo de los mínimos aceptables, los colegas españoles duros se centraron en acres críticas por ejemplo a algunos ejemplares lidiados en Alicante y los no tan duros también lo hicieron dando un toque de atención para que la forma no fastidie el fondo.

Lo que menos necesitamos los taurinos en éste momento es estar divididos ante los embates de quienes quieren prohibir la entrada de los menores a las plazas de toros o cerrarlas; así como disminuir las pocas prestaciones que otorgan a una tradición tan arraigada en algunos países manteniendo escuelas taurinas para la tauromaquia que políticamente ya muchas personas la consideran incorrecta, pues las estadísticas (que entiendo que son como los bikinis que muestran mucho pero al final ocultan lo importante) no nos son favorables, somos una minoría los que queremos la continuidad del toreo y me remito como ejemplo a que las televisoras abiertas la tienen vedada y las de paga muy restringida, al igual que un sinfín de marcas que no invierten en publicidad ligada a la tauromaquia por temor a las represalias de sus consumidores.

Por eso pugnamos por la dignidad de la forma para cuidar el fondo de lo que representa que un torero extraiga del peligro arte efímero. Si ya muchos ganaderos decidieron que va por delante la extrema nobleza en lugar de equilibrarla con acometividad y codicia, estamos entrampados en un dilema por qué estamos trastocando los valores fundamentales de la fiesta y eso es jugar con fuego, la fiesta light no es brava, no nos hagamos patos y llamémosla por su nombre para ser claros y no caer en confusiones.

Como dice el refrán pongamos orden en casa antes de hacerlo afuera, los novillos del domingo pasado en La México pasaron por los kilos pero el trapío fue deficiente y lo saben los ganaderos que seguramente no se habrán ido del todo satisfechos como tampoco salió el público con la anécdota de la carencia de tracción animal en el arrastre y las protestas al ver una camioneta hacer la función de las mulas o de los caballos como desde hace algunos años se acostumbra en La México.

Seguramente para todo habrá una explicación como que los novilleros están muy poco toreados y no hay por qué exponerlos a novillos bien presentados o al accidente que no permitió que llegaran las cabalgaduras a tiempo para el arrastre en la novillada del domingo pasado, pero la molestia de los que acudieron ¿Quién la compensa? No todos estarán de acuerdo con los dos argumentos de explicación esgrimidos y las entradas reflejarán el grado de interés por los festejos novilleriles futuros, con base en toreros con mucha actitud pero poco bagaje.

Si no cuidamos las formas, se destruirá el fondo, la esencia de lo que queremos preservar para futuras generaciones y más vale que lo tomemos en cuenta y se actúe en consecuencia para que después no nos lamentemos de haber sido tibios en exigir seriedad, esa será la única fórmula que nos sirva para blindarnos de los ataques de los no taurinos, si no ejecutamos de acuerdo a ese principio, el pronóstico en un lapso de unos pocos años, se ve funesto. Luego no nos demos por sorprendidos, digo.


 

 

ALBERTO BAILLÉRES,ARTE Y CULTURA,BULLFIGHTS,CORRIDAS DE TOROS,CULTURA,ESPECTACULOS,LUIS RAMON CARAZO,MORANTE DE LA PUEBLA,NOTICIAS,OPINION,TEMAS TAURINOS,TOROS Y TOREROS,UNCATEGORIZED

OCHO CON OCHO – GENIO Y FIGURA POR LUIS RAMÓN CARAZO.

2 JULIO, 2015 DEJA UN COMENTARIO

Mi entrañable amigo está viviendo la temporada taurina europea a tope, cuando de cuando nos comunicamos va y viene entre un festejo y otro, lo cual me da mucho gusto por qué si bien en su juventud primera ya lo hizo en México, ahora en su madurez seguramente lo está paladeando con la diferencia de ser parte más ejecutiva del viaje, del que captará detalles que tal vez en su primera experiencia le fueran diferentes, sin embargo las palizas de la carretera para los trashumantes del toreo son parte intrínseca de la jornada y seguramente a su regreso requerirá de uno o varios masajes para recuperarse.

Está viviendo tardes como la del 23 de junio de 2015 en Alicante, cuando en el cartel actuaron Morante, El Juli y Talavante para lidiar toros de Daniel Ruiz, del cual los dos segundos merecidamente salieron a hombros, mientras Morante salió entre aplausos por los detalles de capote y muleta sin redondear con la suerte suprema y sobre todo por la chispa del torero andaluz que manguera en mano antes de lidiar a su segundo toro de su lote, se puso a regar el ruedo en un detalle curioso, como los que le caracterizan al torero de la Puebla.

En el Levante se inspira para hacer cosas diferentes como que alguna vez en 2014 él mismo apuntilló a la res que había lidiado y las fotografías circularon por la red ampliamente así como también ahora lo hace su menda con manguera en la mano, regando un chorro grande de agua para asentar lo que a todas luces le molestó en el primero de su lote, la arena suelta.

Antes en 2012 le había lanzado unas gafas al presidente para que apreciara mejor su labor en el ruedo.

Ahora bien en 2015 después de regar con el cuarto de la tarde salió con gran inspiración capotera y luego unos trazos con la derecha imborrables que lo reconciliaron tanto con el público en la plaza como los que vimos por televisión la corrida, los detalles lo hacen distinto y aunque no es rotundo como El Juli y Talavante compañeros de cartel que abandonaron la plaza en hombros, si tiene la onza de lo imprevisto y quererlo cambiar a estas alturas, es imposible.

Él toreando es de imborrables detalles y a cuenta gotas de faenas rotundas.

A la memoria de José María Manzanares vistió un terno negro en señal de duelo como al otro día lo hizo José María el hijo, quién junto con Enrique Ponce con los toros de Núñez del Cuvillo nos dieron una fecha para el recuerdo, llena de sentimiento evocando al gran torero que fuera el alicantino y sin perderse a caballo; Manuel Manzanares hijo también del diestro con toros de Fermín Bohórquez; los tres actuantes en hombros de una afición que estaba conmovida particularmente por las lágrimas de José María y sus hermanas sufriendo la ausencia física de su padre.

Para algunos Morante es decepcionante y así lo manejan cuando hablan y escriben sobre su toreo para otros como mi menda, su sencillez y su aroma a torero antiguo lo distinguen del resto y seguramente coincidirá mi entrañable amigo que vive muchas de las corridas del torero y que lo vio salir en hombros de Badajoz dónde le tocó un gran toro de Zalduendo, ganadería con sello mexicano, el de Don Alberto y luego en Zamora en dónde logró una oreja.

En Madrid alguna vez Morante de la Puebla supervisó en persona los arreglos del piso del coso de Las Ventas. Según fuentes cercanas al torero, éste pidió personalmente que se arreglase el ruedo minutos antes del comienzo de la corrida.

Por curiosidad le pregunté a Juan Cubero en Madrid en éste año, cuando le vi supervisar las labores de arreglo del ruedo, sobre el hecho y me mostró como en el centro la elevación del ruedo es evidente y el toro si se emplaza, domina la escena, o sea que la observación del torero no era sólo un capricho absurdo y él quiso emparejarlo personalmente, para sentirse más a gusto

Así pues con gran sencillez se montó en una aplanadora en Madrid y recientemente en Alicante empuñó una manguera y no acabo de entender por qué su interés en esas labores tan importantes para el toreo, se toman como negativas y no como anécdotas de los mil y un avatares de los que se compone un torero que cautiva, le gusta gustar y por ello cuida cada detalle de su quehacer.

Luego que su productividad en trofeos sea baja no obsta para reclamar su inclusión en muchos carteles en los que los aficionados y entre ellos mi entrañable amigo disfrutamos cada detalle, cada actuación; como aquella colocación de un par de banderillas al quiebro ubicado en una silla y que volvieron loca a la afición de Ronda hace pocos años. Me da gusto por mi amigo por saber de su afición de muchos años al toreo que ahora le da la oportunidad de estar tan cerca de lo que él y su familia tanto aman.

Si hubiera más detalles habría más romance en el toreo, no me cabe duda y a quienes no les guste pues allá ellos y sus fobias.

Disfrutar de la sapiencia y la imaginación no está prohibido que se sepa ¿O sí?

 



 

 

PRESENTAN CARTELES

DE TEZIUTLÁN

Esta noche en el restaurante “El Amaranto” de la hermosa ciudad de Teziutlán, se presentaron los carteles taurinos de la feria Teziutlán 2015, El ganadero Sergio Hernández Weber fue el encargado de develar, a los medios, las combinaciones que veremos en la plaza “El Pinal” de la “Perla de la Sierra”.

IMG_0065

 

IMG_0040

 


 


 

 

El encierro y la tele

encierro 2

En estos días de calor senegalés la referencia del verano taurino mantiene su inveterada cita con Pamplona. Pamplona y su feria del toro son otro mundo. Otro mundo taurino. ¿Qué sería de los sanfermines sin el toro? A ver, que me digan qué señuelo puede mostrar Pamplona por estos días de julio para hipnotizar a centenares de miles de foráneos si no existiera en España el toro de lidia, ese toro que promueve una fiesta tan denostada por la nueva ola del poder político que viene envuelta en espuma de ignorancia y osadía. Porque en Pamplona, por San Fermín, la fiesta la pone el toro, el que corre por las calles cuando el sol apenas calienta la mañana. Los sanfermines son el encierro. Y la bullanga; pero sobre todo el encierro. Cada día –ocho, en total– gira en torno a esos pocos minutos en que se encuentran dos manadas de contenido bien desigual: la pequeña que forman seis morlacos bien comidos y bien armados, acompañados por una piara de bueyes gigantones bien adiestrados y la multitudinaria, variopinta y cosmopolita, de gentes que apenas caben por las calles de Santo Domingo, Mercaderes y Estafeta, hasta desembocar en la plaza de toros. Un tropel inmenso de bípedos supuestamente pensantes, contra otro chiquito de cuadrúpedos cornudos, acosados y desorientados, que pone pies en polvorosa en huída hacia adelante sobre un escenario desconocido. Insólito espectáculo. De los que subyugan y comprometen hasta el tuétano. El riesgo a la intemperie, en su máxima expresión. Esa es la esencia de la fiesta sanferminera. El resto –fundamentalmente la corrida de toros vespertina—, son aditamentos.

Pues bien, con todo y con eso, lo de a Pamplona hemos de ir con una media y un calcetín sería una milonga si no fuera por la televisión. La televisión ha hecho por Pamplona y su fiesta mil veces más que Hemingway con su misérrima novela Fiesta, muy leída, por cierto. Si no fuera por la tele y su transmisión en directo al mundo mundial, el encierro no pasaría de ser una aventura anacrónica, una españolada en blanco y rojo. Además, ¡qué bien transmite TVE el encierro, y qué bien lo comenta Javier Solano! Javier es un veterano locutor de la Casa que fue estúpidamente arrumbado por los incompetentes que en su día atracaron –en el sentido de echar amarras—en el Ente Público; pero es el mejor, es la Voz del Encierro. Quienes, más ignorantes y más osados, intentaron imitarle hicieron el ridículo.

Hace muchos años que prefiero ver el encierro en televisión –en TVE, porque otras apuestas de cacareante novedad pegaron el petardo–, ya que la fugacidad de la calle me deja in albis, como ocurre en el ciclismo.

Ahora bien, veo el encierro solo en su primera parte, en la parte digamos nuclear del evento: la carrera y su repetición. Celebro la espontaneidad y buenas maneras con que presenta el programa mi querida amiga Elena Sánchez, filotaurina y buena profesional, y me solazo con Solano. Corto y cierro. El resto es una parafernalia que trata de entretener para estirar la goma de la audiencia hasta el infinito, motivo por el cual, aquí el que suscribe hace años que se va a negro.

Y es que lo siguiente se compone de conexiones y más conexiones con puntos informativos que ofrecen opiniones de quienes andan por allí; el uno porque viene a Pamplona por primera vez, el otro, porque ha sufrido un susto tremendo, el de más allá, porque es un pastor que pastorea y arrea mandobles con la vara –llevan años entrevistando a los mismos, como es lógico–, y aquél porque tiene una pequeña anécdota que contar, y que resulta ser una chorrada. Mis respetos para los compañeros, porque están ahí para estirar la goma y lo hacen muy requetebién. ¡Qué difícil debe ser hacer de la casi nada un entretenimiento!

Ejemplo: la pertinente y obligatoria conexión con el Hospital pamplonés suele ser de coña. Perdón, digo de coña porque ¡afortunadamente! pocas veces ocurre algo grave o irreparable. He visto y he vivido momentos muy duros en Pamplona, trágicos de verdad; pero, hombre, si no hay nada que contar, repito, ¡afortunadamente!…

Sin embargo, a pesar de la gozosa novedad de que no hay novedad, ahí está el médico de guardia bien acicalado y preparado para salir en la tele y contar al mundo el notición de que se han atendido varios traumatismos, causados por torceduras, pisotones y porrazos y dos puntazos. Les digo una cosa, en el encierro que se celebra en mi pueblo, Matapozuelos, por los días de la Magdalena, también hay unos cuantos traumatismos y puntazos al cabo del día y de la noche, y nadie se echa las manos a la cabeza ni el médico o el ATS salen en la tele para contarlo.

En fin, que el encierro dispara la imaginación hasta límites insospechados. Los diarios navarros son más navarricos que nunca y llenan páginas y más páginas con fotos del toro que resbaló, del mozo que se libró o del cabestro que se fue por las pencas en plena carrera. Este año, por ejemplo, que el toro Curioso, de José Escolar, se volviera por propia iniciativa hacia los corrales ha dado la vuelta al mundo y le ha quitado protagonismo –qué curioso– al mismísimo Alexis Tsipras, que ya es quitar.

Definitivamente, los sanfermines son un desmadre, una desmesura; pero, también, una máquina de hacer dinero. Y yo me alegro de esto último, sobre todo por la parte que le toca a la Santa Casa de Misericordia, esa MECA que tan bien han sabido gobernar mis amigos Ignacio Cía, José María Marco y Eugenio Salinas.

San Fermín, el santo del capotillo al que cantan los mozos su plegaria mañanera en castellano y en euskera, es el mejor samaritano de la corte celestial. Y la tele, promocionando los encierros hasta exprimir las últimas consecuencias, por nimias que sean, su lanzadera más eficaz, con su imponente e impagable carga publicitaria. ¡Ya te digo!

 



 

 

 

El triunfo aparente en Pamplona y la agonía en Coruña
El Juli sale a hombros con una noble pero impresentable corrida de Garcigrande en San Fermín

Pamplona. Novena de feria. Se lidiaron toros de la ganadería de Domingo Hernández y Garcigrande, 4º, en general impresentables para San Fermín y algunos escobillados de pitones. El 1º, franco, con movilidad, de buen juego; el 2º, manejable, sin empujar demasiado y a media altura, mejor por el derecho; el 3º, encastado y agradecido; el 4º, buen toro, bravo y encastado; el 5º, muy repetidor y rebrincado; el 6º, noble y a menos. Lleno en los tendidos.
Juan José Padilla, de grosella y oro, bajonazo trasero, estocada (vuelta al ruedo); y estocada trasera, descabello (silencio).
El Juli, de azul pavo y plata, estocada punto trasera (oreja); y pinchazo, estocada (oreja).
Miguel Ángel Perera, de azul marino y oro, estocada corta baja (oreja); y pinchazo, media trasera y caída (silencio).
Padilla, El Juli y Perera salieron a la arena de Pamplona sin la montera puesta, como si fueran debutantes. La presión política que acecha a la Fiesta era el motivo. Una pacífica protesta que justo ayer tocaba fondo con el rumor convertido ya en noticia de que en La Coruña el Ayuntamiento, gobernado por Marea Atlántica, o lo que es lo mismo la marca blanca de Podemos, no quiere toros. Y eso supone rescindir un contrato firmado de antemano y por un tiempo definido con el empresario Tomás Entero. Si hay que saltarse las normas, se las saltan y si hay que gastar dinero en ello, como será el caso, dinero público a todas luces, tampoco importa. Todo con una obsesiva misión que debe ir algo así como en el cargo o en el ADN de las nuevas corrientes, tan recientes como vacías de conocimiento en muchos casos. Aunque según los intereses: comenzamos los flamantes Sanfermines con Asirón, de Bildu, en el palco presidencial; misma formación política que abolieron los toros en San Sebastián hace tres años. Por fortuna vuelven. Para más inri, cuando Padilla acabó con su toro, por supuesto que no antes, se tiró al ruedo un anti que cogió la montera y le dio una patada futbolera pero sin estilo. Es demasiado pedir a un depravado sin educación ni respeto. 20.000 personas, una vez más, dieron ejemplo. Y pacífico, contra el pronóstico que aventuran los que les llaman salvajes. Luego siguió la corrida, un encierro que como punto de partida le faltó presencia. Pamplona para todos o ninguno. Salvo los dos últimos no fueron toros para la Feria del Toro, a pesar de sumaron cosas buenas en el último tramo. Si dentro no cuidamos la Fiesta con otro lleno de «no hay billetes», menos lo hará el que se engalana con cortarnos la cabeza. Padilla volvía su segunda tarde y lo hizo con un buen lote. Si nobleza y repetición tuvo el primero, más bravo y encastado salió un cuarto. Más allá del ruido no ocurrió nada.
El segundo para El Juli tuvo franqueza, aunque luego le costaba empujar de verdad en el engaño por abajo; dejó una faena apañada que le valió para la oreja. Con el quinto vino el bochorno. Ese toro con los pitones escobillados y ya de sonrojo. Fue toro repetidor incansable, rebrincado y a más en las manos de El Juli. Oficio para limar las asperezas de un toro que perdía sentido ya con su puesta en escena. Otra oreja más le abría la Puerta Grande a El Juli. A Miguel Ángel Perera le salió un tercero, que era complicado pero agradecido en la muleta y la tomaba con más profundidad que los toros que habían salido hasta entonces. Perera anduvo mandón y logró un trofeo. El sexto duró menos de lo esperado y la faena llevó el mismo camino.
Acabó la tarde triunfal, con la multitudinaria salida a hombros de El Juli. En otro lado agonizábamos con la mala noticia de Coruña y seguiremos agonizando, a pesar de tener un espectáculo sublime, mientras no se haga nada por remediarlo. Ni en la plaza ni fuera. Y no se hace. Ya mires para un lado o para otro.

 



 

Las interpretaciones erróneas de “Fiesta Nacional”

Política y toros, un binomio en permanente tensión, en la que siempre ganó el pueblo llano

Los conflictos entre quienes ejercen el poder civil y la Tauromaquia constituyen una constante histórica prácticamente desde sus inicios. Fruto de esas tensiones, por ejemplo, asistimos a la evolución desde la tauromaquia caballeresca hasta esa otra que se desarrolla a pie y que llega a nuestros días. Fue en el siglo XIX cuando se da uno de los pasos mas trascendentales, cuando con la implantación de las corrientes liberales la Fiesta pasa a ser algo propio del pueblo; es cuando se acuña la expresión “Fiesta Nacional”, que con el correr de los años tendría unas interpretaciones que nada tenían que ver con el auténtico sentido de quienes la acuñaron y que no es otro que el significar que se trata de una “fiesta que es patrimonio de la nación española”, no de una determinada casta.
Actualizado 12 julio 2015
Antonio Petit Caro

Se ha formado ahora un justificado alboroto con la llegada al poder institucional de los que gustan denominarse como “los gobiernos de la gente”, como si los anteriores lo formaran extraterrestres. En estos días sanfermineros hemos visto, por ejemplo, como los toreros hacen cada día el paseíllo descubiertos, como una forma de llamar la atención acerca de la inquietud que provoca en la Tauromaquia la reacciones antitaurinas de algunas formaciones políticas de esta nueva izquierda emergente, amen de la falta de criterio en algunos partidos convencionales.

Sin embargo, la complicada convivencia entre política y toros no es cosa de hoy, sino que hunde sus raíces en los mismos orígenes de la Fiesta. No precisamente para bien, eso que podríamos englobar como el poder civil ha tratado reiteradas veces de poner su mano sobre cuanto representa el toreo. Así nació, sin ir más lejos, esa cadena de prohibiciones que a lo largo de los últimos siglos sobrevoló la Fiesta. Sin embargo, no es menos cierto que ninguno de todos aquellos intentos llegó a consolidarse por la simple razón que el pueblo llano –eso que ahora gustan de denominar con términos tan poco elocuentes como el de “gentes”– lo impidió, obligando a los prohibicionista a rectificar sus decisiones, incluso a quienes eran Reyes y Papas.

Y lo primero que salta a la vista para quien relee la historia es que las situaciones de conflicto entre el poder civil y la Tauromaquia [1] no es cosa de hoy, ni mucho menos arranca con el franquismo, algo que sólo desde un profundo desconocimiento de la Historia puede afirmarse. En realidad, lo único que ha cambiado en el transcurso de los siglos han sido los motivos de esas intromisiones, aunque siempre tuvieron el denominador de un falso sentido proteccionista, que en unas ocasiones tomaba causa de las diferencias sociales –la fiesta de la aristocracia frente a la fiesta del pueblo– y en otros nacía de equivocados criterios de mil formas de paternalismos –la protección frente al riesgo, la protección de la infancia, la protección de los animales, etc.–.

En el fondo, se trata de unas tensiones sociales que nacieron, precisamente, de las profundas raíces populares que de siempre han caracterizado al mundo del toreo: una vez tras otra, han sido las firmes reacciones del pueblo las que han hecho rectificar al poder civil, cuando se ha extralimitado en sus funciones. Hoy no tiene por qué ser diferente. Tan sólo hace falta que, como en el pasado, se produzcan esas reacciones frente a la intromisión indebida de la mano política en parcelas para las que no fueron elegidos, sino que integran nada menos que una parte sustantiva del patrimonio histórico y cultural de España, algo que queda muy por encima del día a día de la vida y la confrontación política. Como dice la vieja sentencia, “los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”.

Pero, por más antecedentes que se cuenten, quienes hoy en su pueblo natal se ven con la espada de Damocles de un nuevo Ayuntamiento que, en la hipótesis menos agresiva, pretende un referéndum en torno al “toros si, toros no”, dirán con toda razón que la historia está muy bien para leerla, pero que lo suyo, lo que les afecta directamente, es si a la plaza de su pueblo le van a bajar la persiana o no. Y se comprende que así sea. Sin embargo, también para esos casos, de la historia aprendemos que cuando el pueblo llano decide con firmeza oponerse, al final siempre han ganado la partida a los prohibicionistas. Hoy no tiene por qué ocurrir de manera distinta, si los aficionados no permanecemos indifirentes, mirando hacia otro lado.

Dicho todo lo anterior, a cuento viene alguna observación complementaria, acerca de un tema que nuestra época contemporánea crea no pocos equívocos, por la profunda desorientación que se viene dando en la nueva clase política, por ignorancia o porque así conviene a sus pretensiones. Me refiero la errónea interpretación histórica que se hace de de la expresión “Fiesta Nacional” aplicada a la Tauromaquia, que más de una ocasión subyace en las argumentaciones de los detractores de la Fiesta.

No han sido pocos los autores que, con muy diversa intencionalidad –y casi ninguna buena– ha tratado de considerar ese concepto de “Fiesta Nacional” como un sinónimo de españolidad, siempre muy ligado al régimen politico de turno. Sin embargo, históricamente no es cierto. Es más, tuvo un origen casi contrario, en la medida que tal denominación nació precisamente frente a los absolutismos reales del siglo XIX y para dotar a la Fiesta en un contexto civil muy diferente y mucho más amplio. No deja de ser curioso que cuando se adopta la definición de “Fiesta Nacional” se haga simultáneamente con el cambio de denominación de instituciones de profunda raigambre en España, como el Museo del Prado o la Milicia. Me va a permitir el lector que llegados a este punto traiga aquí un testimonio a mi entender de especial importancia.

Documenta un estudioso tan solvente como José Aledón[2] como desde la instauración de la monarquía constitucional en la persona de Isabel II, todo pertenece a la Nación, incluso la Corona, justo lo opuesto a lo que sucedía en el Antiguo Régimen. Es en ese contexto en el que el toreo pasó de ser un privilegio real o aristocrático a una ”función nacional”, esto es, propiedad de la Nación. Como puede observarse, esta otra acepción rectifica sustantiva y acertadamente la acepción más frecuente que se da a la expresión “Fiesta Nacional”.

Para mayor precisión, esa expresión de “Fiesta Nacional” aparece por primera vez en un escrito dirigido el 12 de octubre de 1846 por el entonces alcalde de Valencia, José Campo, al ministro de la Gobernación. Pues bien, con éste y otros documentos por delante, la bien fundada opinión de Aledón no deja lugar a equívocos: “Aunque ya Jovellanos usara el término nacional en un sentido geográfico [la llama diversión nacional] [3] y la mayoría de autores posteriores mantienen esa acepción [el Conde de las Navas con “El espectáculo más nacional”, etc.], es de capital importancia señalar esa otra vertiente, tan importante desde la instauración del liberalismo en España, que nacionaliza y, por ende, democratiza, hechos e instituciones hasta entonces inexistentes o pertenecientes al Real Patrimonio, (Biblioteca Real / Biblioteca Nacional; Real Museo de Pintura y Escultura / Museo Nacional de Pintura y Escultura / Museo del Prado; Milicia Nacional, etc.).

Y Aledón añade: “Ello, para disgusto de aquellos que, malévolamente, asocian toreo y Antiguo Régimen , e incluso, con evidente ignorancia o mala fe, con el franquismo, demuestra que, a diferencia del toreo caballeresco, el toreo a pie, nuestra actual corrida de toros, tiene un origen netamente democrático por ser precisamente nacional, hasta el punto de que coinciden plenamente en el tiempo la Tauromaquia Completa de Paquiro (1836) en la que se sientan las bases del toreo moderno, con su interesante capítulo “Reforma del espectáculo”, y la Constitución Española de 1837.”

En suma, la corrida de toros que conocemos hoy, con los cambios que el transcurso del tiempo exige de todo lo vivo, fue creada por el pueblo –siendo su expresión política la Nación– para el pueblo. Sólo así se entiende en su verdadera acepción esa expresión de Fiesta Nacional: la fiesta que es propiedad del pueblo, de la gente, no de ninguna clase de casta.

_____________________________
[1] Juan Manuel Albendea: “La Iglesia y el Poder civil ante la Tauromaquia”.
http://www.taurologia.com/articulo.asp?idarticulo=2633&cod_aut=a12dcw21ag6ffd

[2[ José Aledón. Comentarios a “La cultura del toro y la cultura del Arte del toreo”.
http://www.taurologia.com/concepto-fiesta-nacional-interpretado-como-funcion-nacional-466.htm

[3] “Escritos políticos y filosóficos”. Ed. Orbis, Barcelona, 1982, p. 29.

 



 

 

Novilleros del serial “Descubriendo un torero”

OSCAR FERNÁNDEZ SÁNCHEZ

12 Jul 2015 21:13:14

Hoy lunes 13 de julio la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL) dará a conocer los nombres de los novilleros mexicanos que habrán de tomar parte en el serial “Descubriendo un torero”.

Acorde a la convocatoria publicada la semana antepasada, el periodo de registro dio inicio el viernes 3 y concluyó el viernes 10, periodo en el cual se recibió de manera electrónica la documentación solicitada.

Además de conocer los nombres de los novilleros seleccionados es posible que también se tenga un avance respecto a las ciudades y plazas de toros en que se llevarán a cabo los festejos novilleriles.

Se puede dar por un hecho que la monumental zacatecana será uno de los escenarios con 3 festejos en el mes de agosto que servirán de preámbulo para la feria taurina septembrina.

Y ya que estamos en el tema de la Fenaza , se confirmaron las fechas para los festejos de feria y son las mismas que hace más de dos meses dimos a conocer en este mismo espacio.

Tendremos 5 corridas de toros, una novillada y el festejo con rejoneadores en honor del gobernador Miguel Alonso.

Los domingos 6,13 y 20 así como el martes 8 y miércoles 16 son las fechas para las corridas, la novillada será nocturna el sábado 19 y el domingo 27 el adiós a la feria con el festejo del gobernador.

Desde el pasado mes de abril se iniciaron las pláticas con los ganaderos , se tienen apalabrados los encierros de Fernando de la Mora , Mimiahuapam o Begoña y Malpaso.

Las negociaciones con los apoderados también se han iniciado y se confirma la celebración de un atractivo programa cultural y el Pregón Taurino.

cronista43@msn.com



 

 

Mantienen alerta ante acciones antitaurinas
Por: Redacción | Foto: movimientociudadadodf.org
Viernes, 10 de Julio del 2015 | México, D.F.

La Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia ha estado pendiente de los movimientos jurídicos que se han venido dando en distintos estados del país, con la finalidad de atender aquellos asuntos relacionados con la tauromaquia, con la finalidad de evitar o contrarrestar a acciones antitaurinas.

De esta manera, recientemente, durante la Sesión Ordinaria del Congreso del Estado de Jalisco (LX Legislatura) se revisó el Dictamen de decreto que reforma los artículos 3, 4, 8 y 78 y adiciona el artículo 29 Bis de la Ley de Protección y Cuidado de los Animales del Estado de Jalisco. Y también se estudió el Dictamen de decreto que reforma la fracción VII y se adiciona la fracción VIII del artículo 57 de la Ley de Protección y Cuidado de los Animales del Estado de Jalisco. Ambos documentos se refieren a la prohibición del uso de animales en espectáculos circenses. No hay vinculación con el tema de las corridas de toros.

Por otra parte, en la Sesión Extraordinaria de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (VI Legislatura) se revisó el Dictamen de la Iniciativa que modifica diversos artículos de la Ley de Protección a los Animales del Distrito Federal y de la Ley de Establecimientos Mercantiles.

La iniciativa anterior se refiere a la nueva regulación que permitirá el acceso de los Perros de Asistencia a lugares públicos y privados, en tanto que son un apoyo para las personas ciegas o débiles visuales; asimismo, se faculta a la Secretaria de Salud a realizar un registro de dichos animales en el Distrito Federal. Tampoco tiene relación con las corridas de toros.

 



 

Lecturas de verano: La esencia de un orgullo
Por: Juan Antonio de Labra | Foto: Eduardo Meade
Lunes, 13 de Julio del 2015 | México, D.F.

 

En la persona de Carlos Castañeda se han conjuntado tres circunstancias especiales para poder escribir el libro imprescindible sobre la legendaria ganadería de Piedras Negras: el amor por el toro bravo, su gusto por la historia, y su devoción por este encaste. Porque así como desde el año 2008 se ha dado en llamar “Encaste Llaguno” a todo lo que procede de la casas ganaderas de San Mateo y Torrecilla, ya va siendo hora, también, de que se denomine “Encaste González” a la descendencia de Piedras Negras.

Es un hecho irrefutable que de los cuatro pilares que desde el primer tercio del siglo XX edificaron la cabaña brava mexicana, solamente éstos dos: Piedras Negras y San Mateo han sobrevivido al paso del tiempo, mientras que San Diego de los Padres y La Punta, como encastes, propiamente dicho, desaparecieron, no obstante que hoy día los nombres de ambas ganaderías subsisten como un grato recuerdo del pasado, y de lo que de ellas hicieron los Barbabosa y los Madrazo, respectivamente.

Así que el libro de Carlos, titulado “Piedras Negras: sitio, vida y memoria” es una valiosa aportación a las letras taurinas debido a la consistente investigación que realizó durante un periodo extenso de tiempo en el que reconstruyó la historia de la hacienda de San Mateo Huiscolotepc –el nombre oficial de la propiedad– y sus distintas, con sus diferentes dueños, en ese incesante trajín entre México y Veracruz, donde Piedras Negras figuraba con un lugar obligado de parada para los viajeros que transitaban esta ruta.

A la par del relato de la hacienda y la llegada de los González como propietarios, por allá del año 1835 (es decir, hace 180 años), se cuenta con detalla le manera en que comenzaron a criar ganado de lidia, y como empadraron aquellas vacas cerreras con los primeros sementales españoles de distintos encastes. Pero también cómo empezó una selección genética profesional en manos de Lubín González, un hombre letrado que sintió un gusto muy especial por los toros de Saltillo.

Y fue de esta manera como en Tlaxcala –y por su parte en Zacatecas, con la inmensa labor de los Llaguno– el campo bravo mexicano se hizo autosuficiente, y no sólo eso, sino que además pergeñó un tipo de toro conocido como “el toro mexicano”, que rinde culto a la labro de estos hombres y de muchos otros que siguieron su huella.

La intensa labor de investigación de Castañeda se remite también a los asuntos familiares, a las herencias y las divisiones de un terreno que fue devastado por la reforma agraria que convirtió estas prósperas tierras de labor y cultivo de pulque en fábricas que hoy día conforman la Ciudad Industrial Xicoténcatl, un vasto territorio donde las construcciones, el asfalto y el hierro, ocupan los potreros donde durante tantos años pastaron los famosos toros de la “corbata”.

El palmarés de Piedras Negras y sus apabullantes números en la capital mexicana es otro de los temas interesantes del libro, y más aún cómo fueron afianzando la estirpe conforme transcurrieron las distintas generaciones en las que los nombres como Vililulfo (a Castañeda la parece más sencillo escribirlo con “V” que no con “W”), su hijo Raúl y, hoy día, el nieto Marco Antonio González Villa, han dado brillo a un trabajo sistemático y profesional de seis generaciones (las últimas tres en línea directa), que refleja una frase emblemática: ¡La bravura por delante!

Y es precisamente el último capítulo del libro en el que el ganadero Carlos Castañeda ofrece su versión de lo que debe ser la bravura, una palabra que en Tlaxcala tiene un significado especial y, paradójicamente, fue la que orilló a Piedras Negras a una incomprensible marginación, por aquello de que las figuras de unos lustros a la fecha, han preferido aquellas ganaderías en las que sus dueños se han decantado más por potenciar la clase, sin pensar demasiado en la base que representa la esencia del toro, que es, precisamente, la bravura.

De tal forma que a los otros libros existentes sobre la famosa divisa rojinegra (el anterior de ellos publicado por Carlos Pavón en 2012, titulado “La legendaria hacienda de Piedras Negras, su gente y sus toros”), ahora se suma esta visión más panorámica en la que habita un elemento indisoluble: el orgullo por un apellido –González– y por mantener viva y con éxito, la historia de una ganadería de gran abolengo que, a lo largo 145 años, ha sido el símbolo de los toros cárdenos de Tlaxcala.

 



 

La revolera

La penúltima no decepcionó
Por Paco Mora

Entre los de Domingo Hernández y Garcigrande y los mulos con cuernos -con más mala leche que un murciélago borracho- de días atrás, prefiero esto. Para mí el toreo actual es arte y sólo entiendo la tragedia cuando es accidental y no esperada ni presumible.
Pamplona. Penúltima corrida del serial sanferminero. Cinco de Domingo Hernández y uno de Garcigrande, que unos con más ritmo y otros con menos han permitido expresarse a sus tres matadores. El Juli ha abierto la puerta grande y sus compañeros Padilla y Perera, con más suerte con la espada, le hubieran podido acompañar. Sé que me expongo a que me flagelen esa suerte de enemigos que le han salido a la Fiesta, que todo lo que no salga de los chiqueros pegando hachazos por arriba y buscando la yugular de los toreros, les parece decadente y falto de emoción. Pero ¡qué vamos a hacer! Si los de Hernández hubieran tenido algo más de viveza y duración, habría sido mejor para todos. Para los toreros porque se hubieran podido emplear más a fondo y para el público porque lo que se hacía en el ruedo habría irradiado más emoción a los tendidos. Pero qué quieren que les diga, entre esto y los mulos con cuernos -con más mala leche que un murciélago borracho- de días atrás, prefiero esto. Para mí el toreo actual es arte y sólo entiendo la tragedia cuando es accidental y no esperada ni presumible.

Los toros del yerno de “Pichorrongo” han permitido ver a un Juli que ha crecido en su tauromaquia hasta mostrarse como la auténtica figura que es. Con un gran conocimiento de las condiciones de los toros y un sentido extraordinario de los terrenos, de las alturas y de las distancia, así como dispuesto a marcarle su temple y su cadencia a todos los toros que le tocan en suerte. El Juli se ha olvidado de las ventajas, y aquellos que le acusaban de que destoreaba tendrán que buscarse la vida por otro lado, porque el de San Blas se está muy quieto, torea mucho más erguido y ofrece la pierna contraria en todos los cites. Y con la espada sigue siendo un cañón. Que me perdonen mis críticos pero esa es mi verdad y si dijera otra cosa me mentiría a mí mismo.

Padilla, que ha tenido el lote de más posibilidades, ha estado hecho un valiente como siempre, y les ha hilvanado a sus dos oponentes faenas que han mantenido la alegría en los tendidos. Ha vuelto a ser el Padilla de Pamplona, donde le adoran. Con mejor espada su tarde y su feria habrían acabado en punta. Y Perera ha estado en lo suyo; muy centrado, muy quieto, muy profundo en su toreo de trazo largo y de constante compromiso. Sobre todo en el sexto, que apuntaba mejores condiciones, de no haberse acabado tan pronto habría armado su clásica escandalera, con su toreo recio de principio y su arrimón final. La espada tampoco ayudó.

 



 

Tendido cero
Sábado a las 14.00 horas

Tendido Cero – 11/07/15
11 jul 2015
El análisis de la primera parte de los sanfermines constituirá la columna vertebral de Tendido Cero. La novillada, el festejo de rejones y las tres primeras corridas de toros se distribuirán en distintos apartados.
El triunfador hasta el momento de la feria de Pamplona, Alberto López Simón, visitará el estudio para valorar su éxito en la capital navarra dentro de una temporada en la que se ha convertido en la gran revelación. También habrá dos espacios dedicados a los encierros protagonizados hasta el momento por ganaderías de procedencia Domecq.
En la sección ‘De Memoria’, se evocará a Antonio Bienvenida en una de las seis ocasiones en que se anunció en Las Ventas para lidiar seis toros, en concreto la de julio de 1955, donde cortó tres orejas. La insólita ganadería mexicana de Jorge de la Peña dará una visión del siempre peculiar campo bravo mexicano. Los toros de este criador, que también es escultor, están rodeados por obras de arte realizadas en bronce, como toros, caballos o figuras humanas. Por último, la novillada celebrada en Madrid el pasado domingo completará el espacio.

 

 



 

¡Marchando una ración de desmonterados!

Publicado por el jul 13, 2015

¿Una sin montera? ¡Marchando una ración de desmonterados! ¿Dos? Allá que van. ¿Tres sin montera? ¡En la mesa cuatro! ¿Cinco? ¿Seis? ¿Siete? Siete de julio. San Fermín. El no va más del esfuerzo, la imaginación y los descubrimientos: ¡tapas y tapas de desmonterados en la feria más universal!
Desconozco quién ha sido el lumbreras al que se le ocurrió la idea, que como símbolo no está mal. Una señal pacífica de protesta. Hasta ahí, todo bien. Pero entre el hasta ahí debería de haber existido antes un allí y luego un acá para el mañana reciente. Y para el hoy, porque lo temido ya se ha hecho presente.
¡Qué viene el lobo! Y el lobo ha llegado en forma de podemitas y nacionalistas, que no parecen tenerlo muy difícil para prohibir los toros allá donde sus tentáculos de censura y abolición lo permitan. Todo ello, en el siglo XXI. Año 2015, la temporada que se recordará por una oleada de políticos colmados de contradicciones -ejemplo: Bildu dijo no a los toros en San Sebastián y ha dicho sí a los toros en Pamplona-, de políticos radicales que se olvidan que gobiernan para el pueblo. Y mucha gente del pueblo quiere toros. Y el que no los quiera que no vaya. Miren ustedes que es sencillo y cómo lo complican…
Pero el poder es el poder y las cosas han cambiado. Y el toreo lo ha tenido y lo podría tener si quisiera en sus manos. Nos avala la cultura y la tradición, pero no olvidemos que nos avalan los valores económicos y ecológicos, bazas con las que tanto se le llena la boca a la “siniestra” más radical. En la zurda y en la diestra hay aficionados, con los que han jugado como fichas de póker. Monedas de cambio en un juguete que ha comenzado a resquebrajarse, pese a que miles de aficionados pasen por taquilla y ferias como San Isidro o San Fermín tengan un número de espectadores que ni sueñan alcanzar otros espectáculos. Uno, dos o 700.000 mil, ¿adónde quedó el respeto a la libertad y a las minorías?
Yo aún sueño con que ese proyecto invernal que nunca se llevó a cabo se ejecute, se trabaje sobre ello y los que tienen el mando y la imagen, los que tienen la fuerza, no se dejen tomar más el pelo por tan desclasada clase política. Aún tengo fe en que empresarios, ganaderos y toreros y figuras cabales sepan poner en alza el mundo del que viven y que a tantas familias sostiene. Por no hablar de ecosistemas… La sociedad evoluciona pero el pueblo sigue queriendo héroes. Y en el toreo los hay. Pero aquí ni lobby ni Federación. ¿Para qué? Ni estudios de verdad más allá de los que la Unión de Criadores de Toros de Lidia -los más activos- y algún economista desarrollan. Un lobby y un equipo jurídico, con la comunicación adaptada a los tiempos. ¿Tan difícil es? ¿Tanto cuesta?
Los ataques antitaurinos no son ya ninguna broma. El acoso es día a día mayor y el ninguneo a la Tauromaquia también. Y ahí está el ejemplo de TVE: mucho encierro y poca corrida.
Todos los gestos cuentan. Pero, como escribía Ana Pedrero y retuiteaban la ganadera Anita Mayoral y muchos aficionados, “menos postureo y más medidas de verdad“. ¡Más acción! Aún recuerdo y aplaudo la lección de unos novilleros colombianos. No ha habido una sola faena esta temporada que los haya superado. ¡Vosotros sí que valéis, chavales!
Moreno de Terry lo ha escrito con claridad meridiana: “No habrá solución. Mientras sigamos buscando enemigos y no aceptemos que somos culpables de la situación actual de la Fiesta… Hacer más y hablar menos”. La pelota está en los profesionales del sector, aunque los que más se movilicen sean aficionados. El toreo tiene bastante con acordarse de quitarse el “sombrero”. Si uno se lo quita, como las ovejas, todos a una, que eso no cuesta esfuerzo alguno por mucho ritual que haya detrás.
Pero, nada, a seguir velando cada cual por su parcelita: mucho lerele y poco larala. ¿Que no hay toros en La Coruña? No pasa nada. ¿Que los prohíben en cinco ciudades más? No pasa nada. Siempre nos quedará Madrid… ¡Que viene Carmena! Y al fondo, un tal Iglesias.
Tranquilos, en la Fiesta “podemos” con todo. Se han desmonterado: ¡la Fiesta está a salvo!
Compañeros, propongo entrar a la plaza sin la funda del ipad o sin el capuchón del boli. Afición, ¡todos sin almohadilla! Fuera bromas, seamos serios. Por favor, un poquito de “trapío” (seriedad) y sobre todo acción en el sector profesional. Confío en que al menos uno demuestre que el movimiento se enseña andando.

POTSDATA (por SERAFÍN MARÍN): Al filo de las siete de la tarde, Serafín Marín escribía en su twitter mensajes altos y claros. Perlas como estas: “Me toca los cojones que siendo el segundo espectáculo que más dinero aporta a las arcas españolas estemos tan maltratados. Y que en símbolo de protesta mis compañeros se desmonteren, ¿qué solución? ¡Ninguna! Actuar de una vez, hay soluciones porque tenemos la fuerza de ser un espectáculo de masas. Así que ponerse las pilas. Porque al final nos van a dejar con el cogollo y dando gracias, y el cogollo será para las figuras y los demás nos iremos al carajo…”. Sus soluciones: “Buscar una persona que nos represente y reunirse con todos los partidos políticos, intentar que entren en razón. Eso tienen que saberlo todos ellos, luego una macromanifestación en la capital de España sin complejos, trabajar por lo que amamos, el toreo. Dicho esto, me voy hasta nueva orden a luchar por mi profesión que se está convirtiendo en una selva… Sobrevive como puedas…”

 Anterior

 

 

Pamplona
¿Y tú eres máxima figura del toreo?
Vergonzoso espectáculo con una corrida terciada e impresentable de Garcigrande. Varias formas de ser antitaurino.
Por Borja González
Más artículos de este autor
martes 14 de julio del 2015, 00:20h

¡Y siguen pidiendo respeto al que paga! ¡Qué caraduras! Lo han vuelto a hacer, Pamplona cae como una más en las redes oscuras del puntero escalafón, mal llamados figuras de este siglo, que imponen en el bastión del toro, San Fermín, sus artimañas poderosas y silenciadas por los medios, colándonos un auténtico disparate de corriducha más que sospechosa de pitones y de trapío de segunda.

Casualidades de la vida que Julián López “El Juli” se acartelara después de tanto tiempo con los Garcigrandes, de cuyo nombre no puede olvidarse. Y también de forma espontánea y curiosa el que los pitones acabaran escobillados, rotos o astillados al rematar de forma casi accidentada con los burladeros, que de repente parecieron haberse convertido en hormigón armado ante las temibles y astifinas puntas de los garci”grandes”.

Todo esto ocurría mientras un chufla antitaurino saltaba a la muerte del primero para pedir abolición, entre las carreras de la cuadrilla de Padilla, que tardaron en hacerse con él, con el vergonzoso gesto de la patada a la montera, quizá ocasionado con la temible y cruel manifestación de los toreros al hacer el paseíllo montera en mano. Durísimo gesto hacia los antitaurinos, que ni se habrán enterado del asunto.

Claro, que poco me faltó a mi para unirme al descerebrado anti, al ver como uno a uno se iban riendo en mi cara, que bueno, afortunadamente no había pagado un duro por ver tal circo. Porque no sé hasta qué punto se puede catalogar como “timo” el encierro que nos han enviado los señores de Garcigrande. O bueno, quizá tengamos que preguntar al todopoderoso Julián, aunque quizá también Perera y Padilla no anduvieran muy lejos. Todos ellos culpables del debacle de una plaza y una religión como es San Fermín. Un insulto a años de historia y categoría. Una bofetada a los que día a día nos partimos la cara por defender lo que se supone es una fiesta íntegra, una lucha entre una fiera y un TORERO, que hoy ha sido intercambiada por un animal manipulado y elegido a dedo y un jeta vestido de luces. Deleznable.

Y es que prefiero escribir estas líneas en caliente, cuando aún sigue el sexto de Garcigrande pidiendo clemencia en el ruedo de Pamplona. Prefiero soltarlo de golpe y exigir responsabilidades, porque esto no debería quedar así. Porque hace unas horas nos enterábamos de la inminente prohibición de los toros en A Coruña, a la vez que nos ofrecían carteles con Padilla, Paquirri, Fandi, Cordobés… para intentar levantar aquello. ¡Como estará la afición de los toros para tan terribles acontecimientos! Pues eso, que dan ganas de cambiarse de bando y evitar esta tortura de manipulaciones, exigencias y peticiones, siempre a favor del torero y no del toro.

Se lidió una anovillada, terciada y escurrida corrida de Justo Hernandez, floja, nobletona y con sus opciones de toreo moderno, el de la línea y poco empleo en varas. “Así aguanta cualquiera” diría más de uno.

Padilla sorteó de nuevo el mejor lote del encierro. Un grandón y embestidor “Montanero”, que peleó más que ninguno en varas, llegando a la muleta con embestidas descompuestas y repetidoras. No llegó al público a pesar de irse como buen “ciclón” a porta gayola. El cuarto fue el mejor del encierro. Chico, anovillado y tan noble como bueno para el nuevo modo de entender el toreo. Sin picar en varas y codicioso, humillador y largo por ambos pitones. No se que quiere el de Jerez para remontar el desastre. Se dio una vuelta por su cuenta con el primero. ¡Por que él lo vale!

Perera vuelve a mostrar dudas en la cara del toro, y no por falta de planta. Vuelve a haber frialdad en su toreo y no logra conectar con los tendidos. Quizá si diera el medio pecho, cargara la suerte y se enroscara al toro ganaría a más de uno, pero como se lleva eso de despedirse al burel para afuera y torear perfiler… pues para qué arriesgar. Hoy tuvo un primer novillo repetidor y humillador para haber cortado las dos orejas en una plaza tan festivalera como Pamplona. Quizá quedó la gente algo estupefacta al ver el bichejo que les habían colado, pero con un poco de zapatazo y arrimón era fácil superarlo. Faena larga, aburrida y monótona, sin destacar ningún pasaje, todo aseado y fácil para el extremeño. Tras un bajonazo horrendo cortó la peor oreja que se recuerda.
Con el sexto anduvo fácil, tampoco exigió mucho. Desfondado y aplomado ya en la segunda tanda el garcichico.

Y salió a hombros el gran Julián, dueño y señor de la neotauromaquia y el “julipié”, todo un innovador del toreo, y supuesta máxima figura en el mundo del toro. Y es que todos los taurinillos andan a sus pies, como si de un Dios griego se tratase, imponiendo allá donde va y saltándose los pilares de cada plaza y feria a su antojo. Dos orejas, una a cada una de sus toretes, tras faenas sencillas a la vista del espectador, con el común colaborador del toro descastado y noble, el que tanto gusta al de Velilla, que sigue sin salir de su sota, caballo y rey en la elección de sus ganaderías. Paseando sus retorcimientos elásticos y vulgares por los ruedos españoles, poniendo en pie a los ignorantes con sus sartenazos traseros y ventajistas y convenciendo a las parroquias, como si de una secta se tratase, que su toreo es el que vale. Bendita ignorancia.

Y esto fue el bochorno del que miles de aficionados al TORO nos sentimos avergonzados. Este es el espectáculo que algunos se empeñan en defender, y no tiene argumentos ni verdad como para mantenerse por su propio peso. O cambiamos o nos vamos juntos a la debacle total de la tauromaquia. Y a mi, que no me esperen.
Los toretes lidiados en el día de hoy:
– Primero. “Montanero” Nº 99, colorado de 595 kilos. Cinqueño.
Basto y atacado de kilos, sin cuello y destartalado. Noble y embestidor por ambos pitones.

– Segundo. “Pizpito” Nº 81, negro de 595 kilos. Cinqueño.
Justo de presentación, fino y sin ofensiva cara. Poco picado, manso, noble y descastado.

– Tercero. “Boticarillo” Nº 112, negro de 540 kilos.
Impresentable. Terciado, chico y sin trapío. Codicioso, obediente y humillador. Dijo poca cosa por falta de presencia.

– Cuarto. “Tabaquero” Nº 39, castaño bociclaro de 575 kilos.
Anovillado y mal presentado. Noble, encastado aunque sin picar. Nos fuimos sin verlo. Muy por encima del torero.

– Quinto. “Juguetón” Nº 92, negro de 545 kilos.
Impresentable. Poco más que decir tras destrozarse ambos pitones.

– Sexto. “Café” Nº 79, negro de 530 kilos.
Noble y desfondado antes de tiempo. Manseó en líneas generales.

Nota: Toda la corrida por debajo de la presentación que merece Pamplona. Pitones sospechosamente manipulados en su totalidad. Vergonzoso.
Pamplona. Feria del Toro San Fermín 2015. Lunes 13 de Julio. Toros de Domingo Hernandez y Garcigrande (4º) para los diestros Juan José Padilla: vuelta al ruedo y silencio. El Juli: oreja en ambos. Miguel Angel Perera: oreja y silencio. Entrada: Lleno de “no hay billetes”.

 



 

 

INFORME: La Feria del Toro de Pamplona genera 74 millones de € anuales a la ciudad
POR UCTL · 6 DE JULIO DE 2015
DESTACADOS, NOTICIAS ·
INFORME UCTL – ECONOMÍA DEL TORO

1. Las corridas garantizan la obra social de la Casa de Misericordia.
La Feria del Toro, organizada por la Casa de Misericordia de la capital navarra, supone año tras año una importante inyección económica para una institución que ha cuidado a los ancianos de la localidad desde 1706. De los 555 mayores que viven en la residencia, un tercio son personas en situación de exclusión social. Además, la operativa de la Casa de Misericordia ocupa a más de 300 personas, a los que suma medio centenar de voluntarios.

La aportación económica que permite la Feria del Toro ayuda a garantizar el presupuesto asistencial anual de esta histórica institución, que asciende a 10 millones de euros. Según lo publicado en 2008, los residentes cubren alrededor del 70% del presupuesto con sus cuotas, mientras que los festejos taurinos aportan el 30% restante. Esto se traduce en alrededor de 30 millones de euros que, a lo largo de la última década, habrían hecho sostenible económicamente el gran proyecto social de la Casa de Misericordia.

2. Un impacto directo de 65 millones de euros.

El presupuesto anual de la Feria del Toro y del Ferial de San Fermín ronda los 3,5 millones de euros. Si a esto le sumamos la inyección anual de 3 millones que recibe la Casa de Misericordia, estamos ante un impacto directo en taquilla de 6,5 millones de euros anuales.

A lo largo de la última década, esta cifra media sumaría 65 millones. De este monto total, la recaudación por IVA se habría situado en el entorno de 11,5 millones de euros, aplicando los distintos tipos vigentes entre 2005 y 2014.

En cuanto a la asistencia de público, no es difícil hacer una estimación de la concurrencia que generan los espectáculos taurinos incluidos en el serial. Si tenemos en cuenta que el coso se llena en su práctica totalidad a lo largo de los distintos festejos de la Feria del Toro, hablaríamos de 197.000 entradas vendidas. A esto se sumarían los ocho llenos matutinos que sirven para despedir los encierros, lo que se traduce en 157.000 asistentes.

3. Una inyección de 740 millones para la economía de Pamplona.

De acuerdo con los estudios de la Cámara de Comercio de Navarra, la programación taurina de Pamplona en torno a la Feria del Toro y los encierros de San Fermín supone una inyección anual de 74 millones de euros para la ciudad. El 80% del gasto lo realizan los propios vecinos de Pamplona, a lo que suma un gasto turístico añadido de 45 millones de euros.

Esta cifra se traduce en un movimiento acumulado de 740 millones de euros a lo largo de los últimos diez años. Aplicando un IVA ponderado del 17,5% a este cálculo, Hacienda habría recibido casi 130 millones de euros gracias al movimiento económico que alimentan los festejos taurinos de la ciudad.

4. Los encierros tienen una audiencia media superior al 50%.

Cada mañana, los encierros sirven como antesala de las corridas de la Feria del Toro. En 2014, el Ayuntamiento de Pamplona informó de más de 17.000 corredores, de los que un 56% fueron extranjeros. Este fenómeno de la tauromaquia popular ha animado a NBC Universal a retransmitir en Estados Unidos los encierros de San Fermín.

En España, el programa “Vive San Fermín” de TVE, que salió al aire en las mañanas de encierro de 2014, sumó una audiencia media superior al 50%. A esto se suman los millones de personas que siguen las carreras ante los toros a través de otras plataformas y dispositivos.

 

 



 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: