BREVES NOTICIAS TAURINAS 17 DE JUNIO 2015

17 Jun

 

VIDA Y LIDIA DEL TORO BRAVO aLOGO ANCTL aa

 

 

 

 

EFEMÉRIDES TAURINAS

17  DE JUNIO

1894Se inaugura plaza de toros en Toluca y torean Francisco Villegas Naranjito y Antonio Sánchez Nuevo Tato con ganado de Euyege.

 

1951Juan Silveti    Juan+Silveti+Ma%C3%B1on    confirma su alternativa en Madrid de manos de Antonio Mejías Bienvenida con Manolo dos Santos de testigo con el toro Pavito de Manuel Sánchez Cobaleda.

 

1951Jeronimo Pimentel debuta en la Plaza México matando novillos de La Laguna   154549_LaLaguna    y alterna con Fernando Brand   Fernando_Brand   y Flavio Aguilar.

 

1956Jose Antonio Enríquez debuta en la Plaza México y mata novillos de Cerralvo   201733_Dekarlaypacos    con Antonio Alfaro y Heriberto Quintero.

 

1962Se inaugura la plaza de toros Rodolfo Gaona en Tampico y torean Luis Procuna   Luis Procuna    , Juan Silveti  Juan+Silveti+Ma%C3%B1on    y Joselito Huerta  Joselito Huerta    que matan toros de La Trasquila.171958_LaTrasquila

 

1965Raul Contreras  raul contreras      Finito debuta en España toreando en Barcelona novillos de Salustiano Galache con Manolo Sanlúcar y Sebastián Palomo Linares.

 

1973Paco Santoyo  PACO SANTOYO    y Jose Manuel Espinosa  jose manuel ESPINOSA  debutan en la Plaza México y matan novillos de Salvador Santoyo  175838_Santoyo   con Miguel Munguía  MIGUEL MUNGUIA EL INSPIRADO    El Inspirado.

 

1973Jorge Hernández Andrés    JORGE HERNANDEZ ANDRES    toma la alternativa de rejoneador en Ciudad Juárez de manos de Gastón Santos con toros de Casablanca.232559_Casa Blanca

 

1979Ricardo Balderas hijo   Ricardo Balderas (Hijo)   confirma su alternativa en la Plaza México de manos de Marcos Ortega  Marcos Ortega  con Ángel Majano como testigo con el toro No te Arrugues de Santa Marta.135408_SantaMartha

 

1983La ganadería El Cuate González    152904_ElCuateGonzalez   (antes El Salto) lidia su primer novillada que torean Valente Arellano  valente arellano   , Julio Sánchez y Roberto Miguel.Roberto_Miguel

 


 

QUE NO SE TE OLVIDE !!

 

CARLOS HERNÁNDEZ GONZÁLEZ

les hace llegar una

atenta invitación para la presentación de su libro

Jorge Aguilar El Ranchero

mañana juéves 18 de Junio a las 18 horas

en el  vestíbulo del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura

Calle Juárez Num 62  Centro, Tlaxcala.

INVITACION JORGE AGUILAR


 

Historia
Texto y galería con todos los grabados
La Tauromaquia de Goya
La obra publicada en 1.816 consta de 33 grabados, dedicados tanto a la historia del toreo como a matadores del momento, tales como Pedro Romero, Pepe Hillo y Martincho, entre otros, fijando el artista los distintos lances de la lidia.
Por David Zamora

En la época en la que el pintor Francisco de Goya y Lucientes realizó estos grabados, en España había vuelto la censura previa de estampas y se había restablecido el Tribunal de la Inquisición, por lo que, desde esta perspectiva, el tema de los toros era uno de los más apropiados para crear una colección.

La serie está constituida por 33 grabados al aguafuerte y aguatinta. Los primeros grabados están dedicados a la historia del toreo, mientras que el resto de los mismos retratan a famosos matadores del momento tales como Pedro Romero, Pepe Hillo y Martincho entre otros, fijando el artista los distintos lances de la lidia. A la serie hay que añadir otras 11 estampas, llamadas inéditas por no incluirse en aquella primera edición a causa de pequeños defectos, aunque son igualmente conocidas.

En la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, la época en que vivió Goya, se dio un auge extraordinario del toreo y las corridas alcanzaron una importancia social desconocida hasta entonces. Los artistas, atraídos por sus valores plásticos, fijaron la mirada en estos festejos. Los pintores realizaron series de estampas con escenas taurinas para su comercialización. La técnica artística que más utilizaron fue el grabado calcográfico, ya que les permitía reproducir las imágenes con facilidad para venderlas a precio barato.

Goya no fue una excepción. Al acabar la Guerra de la Independencia, era un hombre profundamente desencantado, que había plasmado en los Desastres las secuelas de la contienda: la crueldad, la violencia, el desarraigo o la soledad. Quizás, buscando distraer su espíritu y para relajarse de tanta tensión, el pintor eligió para su nueva serie de grabados un tema más ligero y sin connotaciones políticas, los toros.

Se cree que Goya realizó los dibujos preparatorios y las planchas de la Tauromaquia entre 1814 y 1815, poniendo a la venta las estampas en 1816. Fue la tercera serie de grabados que realizó el pintor y la que más difusión alcanzó a nivel popular. Goya anunció el 28 de octubre de 1816, a través del Diario de Madrid, la venta de las estampas de la Tauromaquia. Esta primera edición, tuvo escaso éxito y quedaron sin vender ejemplares. Curiosamente, fue en Francia donde la serie gráfica alcanzó mayor difusión.

En los casi doscientos años de existencia de las planchas se han realizado ocho ediciones de La Tauromaquia, además de los dos ejemplares que se consideran pruebas de edición.

Goya era aficionado a los toros, como se demuestra en algunas de las cartas que escribe a su amigo Martín Zapater. Además, como artista, estimaba la intensidad y el arrebato que irradiaba el enfrentamiento entre el torero y el toro. Pero seguramente, la violencia de los festejos taurinos chocaba con su mentalidad de ilustrado. De ahí que Goya ofrezca en La Tauromaquia una versión realista de las corridas, con sus luces y sus sombras, mostrando los aspectos lúdicos, pero sin ocultar su dramatismo.

Goya da a La Tauromaquia un enfoque personal y comprometido. Busca desentrañar la esencia de la fiesta taurina. Sus imágenes desprenden tensión y dramatismo, efectos que consigue a través de la luz y el realismo.

 


 

 

PREMIOS
‘Señor Iglesias, aquí tenemos que comer todos’
Manuel Díaz ‘El Cordobés’ se dirigió así al líder de Podemos en la 42 edición de los premios de Primera Plana. “unos matan corderos, otros matan cochinos y otros matamos toros”, le dijo

Pablo Iglesias saluda a El Cordobés en la 42 edición de los premios de la Peña Periodística Primera Plana EL MUNDO

EL MUNDO Actualizado:17/06/2015 17:23 horas

La Peña Periodística Primera Plana entregó ayer sus tradicionales Premios Naranja y Limón en el Hotel Sheraton Mirasierra. En esta ocasión, Manuel Díaz ‘El Cordobés’ y Virginia Troconis fueron reconocidos con el Premio Excelencia Folli Follie por su trato a los medios de comunicación y su implicación en distintas labores sociales.

El Cordobés, que coincidió en el acto con Pablo Iglesias -que acudió a recoger el galardón Limón Especial-, lanzó un reto al líder de Podemos: “Si me ves torear a mí te hago taurino, aficionado y además te hago de El Cordobés”; añadiendo: “Señor Iglesias, aquí tenemos que comer todos. Unos matan corderos, otros cochinos y otros matamos toros”, le indicó con su particular estilo, siempre sonriente.


Pablo Iglesias replicó a El Cordobés a la hora de recoger su premio: “No me gustan los toros pero me encanta una canción de Concha Piquer, ‘Romance de valentía’, en la que la Virgen de la Macarena llora por la muerte de un torero que no tiene otra forma de luchar contra el hambre”. “Al menos nos hemos ganado un cameo”, afirmó en un guiño a Borja Cobeaga, guionista de ‘Ocho apellidos vascos’ que también estaba presente en el acto.

El evento, que sumaba ya la edición número 42 de la célebre peña, premia -y castiga- la actitud de personalidades ante los medios de comunicación. Al secretario general de Podemos le correspondió un Limón Especial, ácido galardón compartido con el Limón (normal) de Jorge Javier Vázquez, quien sin embargo declinó acudir a recoger su trofeo.

El Cordobés recogió en solitario el galardón de manos de la actriz Esmeralda Moya, ya que su esposa se encontraba en Jerez, completando el reto solidario Land Rover Discovery Challenge.

 


 

ha retwitteado

Los ganaderos de lidia, verdaderos gestores ambientales.

Enlace permanente de imagen incrustada

 


 

ha retwitteado

Tenexac será la ganadería a lidiarse el 5 de Julio en la Monumental Vicente Segura

Enlace permanente de imagen incrustada

 


 

Frente a la nueva situación institucional

Es hora de asimilar los cambios y ponerse a trabajar

En el 13 de junio España ha cambiado; o por mejor decir, una parte de la ciudadanía ejerció su derecho en las urnas y ha promovido el cambio, por eso hoy asistimos a un relevo democrática y libremente expresado. Pero eso no obsta para ser conscientes que no toda la realidad española está retratada en tales números; es más, si sólo fuera por eso, la estadística electoral nos dice que la suma de los votos de quienes amparan la Fiesta son sensiblemente superiores a sus contrarios. Sin embargo, hay que asumir que la nueva realidad institucional puede resultar en muchos casos adversa a los intereses de la Tauromaquia. Frente a ello, la historia enseña que ha tocado la hora de ponerse a trabajar; no es momento de tumbarnos en el camino a lamernos las heridas.

Actualizado 13 junio 2015
Redacción

El sábado 13 de junio ha cambiado de forma muy importante el mapa de las instituciones locales en España. Y como ocurre siempre, el cambio alegra a unos y preocupa a otros, porque en esto sí que es de estricta aplicación que cada cual ve la realidad según el color del cristal con que la mira. Pero ha sido la decisión que ha querido plasmar la ciudadanía. Por ello, nada hay que lamentar: cada pueblo ha tomado el camino que le parecía más adecuado.

Sin embargo, esta realidad en nada impide que quienes con las gafas de la Tauromaquia miran el nuevo mapa de la España de los Ayuntamientos, abriguen lo que son más que dudas y alcanzan en muchos casos el nivel de preocupación, incluso grave. Pero esos son los mimbres con los que se cuenta para construir el cesto del toreo en los próximos cuatro años.

Frente a esta realidad, en primer término conviene no perder la perspectiva histórica. Desde el siglo XVII, e incluso antes, hasta nuestros días la Tauromaquia ha convivido con toda suerte de circunstancias políticas. Y hablamos ya sea de las prohibiciones reales e incluso papales del pasado, ya de las mismas circunstancias de conflictos bélicos, ya de los impactos de corrientes modernistas del pensamiento. En cuatro siglos una nación vive bajo las circunstancias políticas y sociales más diversas. De todas ellas, incluso de las más adversas, la Tauromaquia ha salido victoriosa, ha conseguido hacer ver a los poderes públicos su propia realidad social y cultural en la historia de España.

Por eso, que ahora haya un Ayuntamiento –maticemos: que no tiene mejor cosa que hacer– que se declare formalmente “antitaurino”, carece de relevancia histórica, por más que en este momento pueda crear situaciones incómodas e incluso de grave riesgo. Acabará siendo una simple anécdota dentro del recorrido milenario de la Tauromaquia, salvo que todos nos inhibamos de nuestras responsabilidades y derechos y arrumbemos nuestra manera de pensar.

Sin embargo, esta mirada a la historia debe hacerse en toda su dimensión. Si en el pasado los prohibicionistas terminaron siendo anécdota, semejante resultado final nunca ocurrió como fruto de la casualidad, sino fue la consecuencia aplastante del arraigo social del hecho taurino. Incluso en nuestros días tenemos ejemplo de ello: en estos últimos años ha habido formaciones que se declaraban prohibicionista, pero que cuando sometieron a referéndum popular sus propuestas las perdieron, porque el pueblo iba en dirección contraria a la que pretendían sus dirigentes. Nada distinto en términos históricos a cuando hace unos siglos el pueblo llano desobedecía abiertamente las Reales bulas de regímenes incluso absolutistas.

Pero se dirá con toda propiedad que un análisis de esta naturaleza puede ser incluso acertado, pero que no por ello nos resuelve el problema de la inmediato, lo que puede ocurrir así que pasen unos meses, o incluso unas semanas. Y es cierto, en ocasiones el recurso a la trayectoria histórica en el pasado no deja de ser un cierto y falso consuelo frente a la adversidad que en un momento determinado, tal que hoy, nos acucia. Como bien se tiene experimentado, de consuelos no se vive, hace falta mucho más.

Cuando se trata de analizar por qué causas se llega a la situación actual, no constituye ninguna ligereza afirmar que, en buena medida, ha sido porque entre unos y otros hemos auspiciado que la sociedad española se destaurinice. Y da lo mismo si la causa primera radica en convertir al espectáculo taurino en algo prohibido para las economías más débiles, que si nos referimos a la paulatina perdida de integridad y de autenticidad del propio espectáculo, o a cualquier otra que se pudiera enumerar. En este sentido, un adecuado proceso de autocrítica nunca vendría mal.

Pero es igualmente cierto que se han dado una serie de circunstancias externas a lo taurino que han colaborado decisivamente a esta nueva realidad. Se trata de cambios de orden social, que en unos casos hunden sus raíces en las emergentes corrientes de opinión y en otros toman causa de quienes por meras conveniencias no han tenido reparo en convertir a la Tauromaquia en una “moneda de cambio” con tal de alcanzar el poder.

En estos días, por ejemplo, la Unión de Criadores de Toros de Lidia han realizado una proclama, tan dura como cierta, acerca de la querida ambigüedad en la que se están moviendo una formación tan relevante en la vida española como el PSOE; una postura nítida que llamativamente no ha merecido ni una palabra de apoyo por parte de los restantes colectivos profesionales.

No viene de ahora mismo, en los dos años pasados los dirigentes socialistas ya se pusieron permanentemente de perfil cada vez que, por ejemplo en el Congreso y en el Senado, salía la cuestión taurina; nada digamos de todas sus dudas cuando en el Parlamento catalán se votó la ley prohibicionista. Ahora lo que ocurre es que semejante postura de falsa tolerancia se hace más visible, porque lo que se reparte son los sillones desde los que se ejerce en la práctica el poder. Y con ese fin no han tenido empacho en aupar al poder a formaciones en cuyos programas contienen medidas abiertamente antitaurinas. Defender, como vienen haciendo, una postura y su contraria no es serio ni coherente; son puras conveniencias de poder. Los tibios siempre fueron el peor de los peligros.

Pero quienes apuestan por la tibieza en sus principios, ni quienes prestan sus votos a aquellos que confiesan sus propósitos contra la Fiesta, no nos van a convencer. Ni mucho menos podrán hacernos abdicar del empeño de sostener y, en la medida que podamos, acrecentar el sólido edificio de la Tauromaquia. Podrán provocar alguna gotera, pero el edificio se mantendrá en pie; en Madrid, por ejemplo, lo avalan 650.00 razones y en el conjunto de España muchos millones más.

Quienes aman la Fiesta son gentes pacíficas y respetuosas de las opiniones contrarias, en demasiadas ocasiones en contraposición a la radicalidad de otros. Pero nuestra pacífica, civilizada y argumentada respuesta en defensa de todos los valores que encierra la Tauromaquia, ni se puede ni se debe acallar porque ahora se den circunstancias complejas.

Por el contrario, es el momento de dar una respuesta inteligente, un tipo de respuesta que va íntimamente ligada al trabajo. Pongamos, pues, manos a la obra. Dejando a un lado las diferencias que puedan darse, abramos una hoja de ruta para revertir las adversidades. A lo largo de la historia fue posible; hoy nada impide para que también lo sea.

No será un camino ni fácil ni en ocasiones cómodo. Pero es el que nos corresponde. Contamos con instrumentos para hacerlo; tan sólo falta que los pongamos en marcha. Aunque hoy parezca algo dormido, en el trasfondo de la sociedad española, en las realidades de tantos pueblos y ciudades esparcidos por toda la geografía, sigue latiendo un corazón taurino. Vamos a sacarlo a pasear. Desde quienes se consideran primera figuras o de quienes controlan la mayoría del negocio hasta el último aficionado de la última andanada de cualquier plaza, todos podemos hacer mucho. Lo único que debiera estar vedado es tumbarnos en el camino a lamernos las heridas, sino que es el momento de seguir el consejo del poeta:

Con la incertidumbre, los miedos y la sombra de la duda por compañeros.
Sin importar cuantas veces me caiga o me tiren.
Miraré al frente, me levantaré y seguiré caminando en busca de mi sueño.

 


 

Relecturas de verano I: Don Puyazo

Era un hombre que aprendía de la materia que escribía, de toros, pero que no necesitaba de ningún maestro para escribir: La pluma era lo suyo.

Rafael Ortega Domínguez

Matador de Toros

El primer encuentro

Hace casi diez años llegó a mis manos un ejemplar de la obra de mi amigo y colega, natural de Cádiz, la llamada tacita de plata que remata el Rincón del Sur, Francisco Javier Orgambides Gómez. El libro se titula Don Puyazo y tiene como finalidad el recordar o como fue en mi caso, el dar a conocer la persona y la obra de don Antonio Rosales Gómez, quien bajo el seudónimo que intitula la obra, a través de la radio y de los medios escritos, dejó para la posteridad su visión de la historia taurina de su tiempo.

 

Comencé la lectura y me fue imposible suspenderla, pues la obra invita a que uno la lea de corrido, de portada a portada, de un tirón, pues muchos de los conceptos de Don Puyazo siguen vigentes hoy en día y sus reflexiones, valen todavía para muchas cosas que suceden hic et nunc en el que Díaz Cañabate llamara el planeta de los toros.

La radio

En 1895 Marconi descubre el hecho de que se pueden transmitir mensajes telegráficos sin necesidad de hilos que los conduzcan. De aquí, a la transmisión de la voz humana por ese mismo medio, solamente había un pequeño paso. Puede decirse que la radio había nacido y ella sería el vehículo a través del cual, se llevaría a muchas gentes alrededor del mundo, información y esparcimiento.

 

La Fiesta de Toros no podía permanecer ajena a la revolución que para la comunicación representó la radiodifusión y así, la producción de programas con temática taurina cobra muy pronto un importante sitio dentro de las llamadas cartas de tiempo de las emisoras, primero en España y después en los demás países en los que tenemos el privilegio de disfrutar de la Fiesta de Toros, pues sus temas siempre atraen la atención de quienes nos consideramos aficionados a ella.

 

Don Puyazo vivió la historia de la radio gaditana casi desde sus inicios, pues nos relata Francisco Javier que ya en 1930 participa en el Noticiero Gaditano de su tierra y combina las actividades frente al micrófono con las de escribir para la prensa diaria. Es a partir de 1942 que inicia su andadura como cronista taurino, misma que reunirá en una serie de muy bien logrados Cuadernos Taurinos, mismos que cincuenta y dos años después, representaron – si mis cuentas no fallan –, dos mil setecientos cuatro volúmenes en los que se compila la historia taurina de ese tiempo y el pensamiento de su autor acerca de ella, que curiosamente, cubre la mayor parte de la segunda mitad del pasado siglo, lapso de tiempo en el que su autor los hizo públicos y con ellos, creó opinión.

 

Don Puyazo

 

Antonio Rosales Gómez nació en Cádiz en 1909. Como ya lo he mencionado, a partir de 1930 se dedica a los menesteres de informar a través de la radio y de la prensa escrita y es en 1942 cuando logra la feliz combinación del trabajo con la afición, iniciando cada martes, la emisión de sus Cuadernos Taurinos, en los que recoge y analiza la historia taurina de su tiempo.

 

Quizás lo más importante de esa visión de la historia, que durante ese medio siglo presentó don Antonio, montado sobre los lomos del mítico Veneno y con la vara en ristre, fue el sentido regional que dio al análisis que de la misma hizo, reflejando lo que la información que era objeto de sus opiniones podía representar para el entorno taurino de Cádiz principalmente. Los aficionados a los toros estamos acostumbrados, sobre todo hoy en día, a conocer versiones más cosmopolitas de las noticias, mismas que son difundidas en cuanto representan un interés para quienes las reciben. Las noticias locales o regionales, poca difusión tienen, porque supuestamente a pocos interesan. Así, las noticias taurinas viajaban por las ondas o por los teletipos y llegaban desnudas, con la finalidad de que cada uno de los que las recibían, sacara sus propias conclusiones, las que seguramente variarían, de acuerdo con el lugar en el que fueran analizadas.

 

La lectura de Don Puyazo nos revela dos grandes pasiones: La que seguramente tuvo el personaje de la obra por la Fiesta de los Toros y la que sin duda también tuvo por que en Cádiz se conservara y se desarrollara ésta. Estos aspectos se advierten con claridad meridiana al ir avanzando la lectura, sobre todo, en la transcripción del Cuaderno número 773 – que abre la obra – y con el dedicado a la Plaza de Toros gaditana, que sucumbió a la picota en el año de 1976, debido a la incuria de que fue objeto. Cádiz se quedó sin plaza, pero cada martes, don Antonio seguiría analizando la información taurina y señalando la influencia que seguramente tendría en el Rincón del Sur.

 

Otro aspecto interesante de su labor, debidamente reseñada por Francisco Javier, fue la de llevar a los medios el recuerdo o la información de aquellos que en su día fueron toreros de medio sol, a través de su Galería de Toreros Olvidados, en la que aquellos a los que la cortedad de sus hazañas, poco espacio les conseguían en los medios. Es este un aspecto justiciero de su obra periodística, pues a todos, los de arriba y los de abajo, les procuraba su lugar, uno que muchas veces, en la vorágine de los acontecimientos, no es debidamente reconocido por aquellos que tienen confiada la tarea de dar cuenta de lo que en el planeta de los toros sucede.

 

Los géneros

 

La obra de Francisco Javier nos revela a un Don Puyazo poseedor de una extensa cultura, pues no solamente se limitaba a opinar sobre la información que difundía a manera de editorial o de ensayo, sino que hacía de la variedad literaria uno de los secretos de su éxito y así, vemos que lo mismo preparaba una farsa o un sainete para criticar tal o cual situación o preparaba verdaderos recitales radiofónicos de poesía taurina, de la cual, no me resisto a transcribir lo siguiente, de su Oda a Juan Belmonte:

 

En la taza de la plaza

Se vierte de sol el oro;

Al caer, cobre el icono del toro

De un hachazo de charol

Temblando en cada cairel

Queda una gota de sol.

Con dinámica bravía

De una vieja estampa ibera

Belmonte, junto a la fiera

Traza geometría torera

 

O sus Juzgados de Ultima Instancia Taurina, en los que sometía a imaginario juicio a quienes por su actitud irreverente hacia las cosas de la fiesta, mismo en el que se ventilaban con imparcialidad – tan ausente de la justicia de los hombres –, los aspectos positivos y negativos del personaje que por esa emisión, ocupaba el banquillo de los acusados.

 

En fin, que mucho más se puede comentar de la obra de Don Puyazo, porque durante mas o menos medio siglo, presentó y analizó la información taurina del tiempo que iba viviendo y actualizó también la de tiempos pretéritos, en un afán de formar aficionados a los toros con una verdadera Cultura Taurina.

 

El resultado de la obra

 

Francisco Javier Orgambides Gómez ha logrado en un breve número de páginas, el que quienes no somos de Cádiz, conozcamos la personalidad y lo más significativo de la obra de Don Puyazo, subsanando en alguna forma la omisión que señala el torero gaditano José Luis Galloso, al referirse a lo escaso de los reconocimientos hechos a la obra de don Antonio, que al contrario de muchos que ejercen esa azarosa profesión, obtuvo el reconocimiento de sus conciudadanos y de sus escuchas y lectores, lo que demuestran el Hostal, la marca de vino fino y los dos pasodobles que ostentan el nombre de su personaje radial Don Puyazo.

 

Curro, considero que la faena ha sido justa, aunque como todas aquellas que perduran en nuestra memoria, nos queda el deseo de haber visto más. No obstante, estoy seguro que como en mi caso, el pañuelo de todos tus lectores saldrá a sus balcones en cuanto culmine la lectura de tu bien preparado libro.

 

Reconocimientos

 

No puedo terminar este intento de reseña, sin expresar a la Diputación Provincial y a la Asociación de la Prensa de Cádiz, mi reconocimiento y gratitud por el esfuerzo realizado y el interés mostrado por dar a conocer la obra de uno de los más preclaros periodistas taurinos de esa Provincia, emblemática del llamado Rincón del Sur. Considero que ese interés se ve satisfecho con creces y en mi caso particular, considero que debiera considerarse la publicación completa de los archivos de Don Puyazo, pues contienen mucha información que hoy resulta invaluable para los aficionados a los toros, que aunque reflejan la visión de lo que parece un tiempo ido, presentarán en el fondo la esencia de una fiesta que requiere, con mucho, que se muestre lo que debe ser en realidad, en estos tiempos revueltos, en los que tan vilipendiada es.


 

 

DINASTÍA BIENVENIDA OTORGA SUS PREMIOS DE SAN ISIDRO 2015.

Enlace permanente de imagen incrustada

 


 

ha retwitteado

ForcadosHidalguenses retwitteó Julio Uribe Curn

Queremos invitarlos a la Monumental Vicente Segura este 5 de julio.

ForcadosHidalguenses añadió,


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: