BREVES NOTICIAS TAURINAS 21 DE MAYO 2015

21 May

VIDA Y LIDIA DEL TORO BRAVO aLOGO ANCTL aa

EFEMÉRIDES TAURINAS

21 DE MAYO

1933Manuel Gutiérrez El Espartero debuta en El Toreo de México matando novillos de Merchán con Leopoldo Ramos El Ahijado del Matadero y Javier Chávez Terremoto.

 

1939Debutan en Lisboa los novilleros Carlos       y Manuel Arruza.

 

1948Muere en México el periodista Carlos Cuesta Terrón.

 

1950-Se inaugura plaza de toros en Ciudad Allende, Coahuila y torean Ricardo Torres y Héctor Saucedo con toros de   155802_La%2BPlaya    La Playa.

 

1952Jesus Córdoba   Captura-de-pantalla-2015-03-30-a-las-11.57.01-188x300    confirma su alternativa en Madrid de manos de Pepín Martin Vazquez con Jose María Martorell como testigo con el toro Cortador de Fermín Bohórquez.

 

1955-Se inaugura la plaza de toros Caletilla en Acapulco y torean Juan Silveti, Jorge Aguilar El Ranchero y Curro Ortega con toros de Pasteje.203326_Pasteje

 

1959Muere en México el novillero Paco Pavón    PACOPAVON      a consecuencia de cornada recibida el 26 de abril anterior por el toro Barqueño de Peñuelas en El Toreo de Cuatro Caminos.

 

1961Debuta en El Toreo de Cuatro Caminos el novillero Raúl Contreras    raul contreras    todavía sin el apodo de Finito y alterna con Jose María Garcia y Guillermo Sandoval con ganado de Valles Hermanos.

 

1961La ganadería de Suarez del Real      181923_SuarezdelReal       lidia por primera vez en Nogales y torean Manolo Zúñiga, Félix Briones y Jaime Rangel.    Jaime Rangel

 

1965Nace en México el matador de toros Manolo Mejíamanolo mejia

 

1967Grave cornada en Guadalajara al novillero Fernando Sepúlveda por un astado de Montecillos     205448_Montecillos     en tarde en que alterna con Mario Sevilla y Fabián Ruiz.

 

1972Marcos Ortega debuta en la Plaza México matando novillos de Santa Rosa de Lima    135748_SantaRosadeLima      y alterna con David Cavazos y Joselito Herrera.

 

1972-El novillero Joselito Herrera debuta en la Plaza México.

 

1980Adiel Bolio es electo Presidente de la agrupación Periodistas Taurinos Mexicanos (Pertamex)

 

1984Muere en México el periodista taurino Manuel Garcia Rodríguez.

 

1995Miguel Ortas     miguel ortas      Miguelete debuta como novillero en Saltillo y alterna con Rafael de Alba, Julio Romero, Pascual Navarro, Rogelio Morales y Carlos Jiménez que lidian ganado de Coroneo.    174418_coroneo

 

1997Muere en Mérida el periodista taurino Raúl Gutiérrez K-potazo.

 

2000-El español Rafi de la Vitia confirma su alternativa en la Plaza México de manos de Rogelio Treviño con Iñaki Elías como testigo con el toro Cominito de Guanamé.   005556_guaname

 

2000La ganadería Guanamé     005556_guaname      lidia por primera vez en la Plaza México en corrida de toros.

 


Invita EncToro

 

Programa EncToro

Libro Madrid

 


 

 

ARBOL

ARBOL 5

 


 

 

VIDA Y LIDIA DEL TORO BRAVO

 

 


 

 

OBISPO Y ORO

Saber torear, no basta

Adame

Saber y torear son dos verbos de conjugación unísona e irreversible para quien haya decidido echarse al monte y quiera llevar a buen término la loca aventura del toreo. Se supone que saber torear es requisito imprescindible para poder triunfar en el ruedo, a nada que los toros ayuden; pero, en Madrid, esta máxima, este teorema elemental de la lógica, no sirve, al menos en el Madrid de los tres primeros lustros del XXI.

Siete corridas de toros y una novillada avalan lo que bien pudiera considerarse un flagrante contrasentido. Ahora bien, ¿se pueden avalar los contrasentidos? En Madrid, desde luego que sí. En Madrid y en su Plaza de Las Ventas como no consigas conectar de inmediato con los tendidos, por muchos pases que pegues –aunque los pegues limpios y templados–, si lo que embiste no genera emoción, date por jorobado, por no decir otra cosa. Saber torear, no basta.

Que lo digan si no, Juan Bautista y Alberto Aguilar. El torero francés, ya en las filas del batallón de los veteranos, maneja los engaños con soltura, tiene lo que se llama oficio y, además, compone bien la figura y liga con facilidad lances y muletazos. Sabe torear, nadie lo dude. Ayer no pudo sacar mejor partido del toro que abrió el festejo, un burraquito hecho cuesta arriba, veleto y astifino, que manseó en varas y llegó al último tercio con embestida incierta; pero el cuarto fue bravo en varas y dócil en la muleta –que es sinónimo de obediencia borreguil–, al que monsieur Jalabert toreó en redondo en varias tandas de pulcra ejecución, sin que impactara lo más mínimo en los tendidos. Y otro tanto le ocurrió al joven Aguilar (Alberto), que es torero curtido en operaciones más farragosas, desde las trincheras del torismo. Y es bien cierto que cuajó tres tandas a derechas de notable mando y evidente acoplamiento en el segundo toro de la corrida, que tuvo movilidad y nobleza, sobre todo cuando embestía por el pitón derecho, porque cuando lo tomó al natural el toro se metía por dentro; pero aquello no despertó más que algún jaleo puntual palmoteos más o menos nutridos tras los remates. El torero madrileño debía estar alucinando: me sale por el chiquero un toro que embiste con viaje relajado, le pego veinte pases gustándome en la ejecución… y apenas le gusto a la parroquia. ¿Esto como es? La cosa fue aún más evidente en el quinto, cuya nobleza pastueña fue aprovechada por el torero –antes de que el toro se rajara y buscara los tableros– para acompañar templadito su cansino viaje, lo cual produjo una sensación de laxitud en el público. ¡Me aburro!, le gritaron en plena faena. Sirva de elogio para ambos espadas que las suyas viajaron con derechura y eficacia, salvo un feo pinchazo de Aguilar. O sea, que toreas relajado, matas bien y la respuesta de las gentes de arriba es la indiferencia. En Madrid, amigos, así es, si así os parece.

En busilis de la cuestión hay que buscarlo en dos factores: el carácter del toro y la actitud del torero. Mira cómo Joselito Adame tenía en el bolsillo al público de Madrid, incluso antes de que se abriera de capa. Se precipitó el torilero en dar suelta al tercer toro y no permitió que el mexicanito se fuera a esperarlo a la puerta del toril, pero su intención era esa. No obstante, ya había realizado un meritorio quite por chicuelinas al segundo de la tarde y lanceó rodilla en tierra a ese primer toro de su lote, al que después toreó de muleta con una disposición inequívocamente arrebatada, hasta que el animal se partió la mano por la cuartilla. Pero al sexto, el más serio, el más bravo y el más codicioso, le saludó con la larga arrodillado y lo lanceó con garbo, encandilando al público con un reposado y vibrante quite por zapopinas. Buen toro, este último montecillo, aunque manseara en el caballo; pero… qué bien lo toreó de muleta Joselito. Como el animal repetía las embestidas, no daba tiempo a que los consuetas ejercieran de boceras impertinentes, así que el torero se dedicó a torear, que es lo que debe hacer quien se dedica a tal ejercicio. Y a torear superiormente, en series apretadas y mandonas, en redondo con la diestra mano y al natural con la zocata, todas ellas rematadas con pases de pecho, de trinchera o del desdén, que por cierto le salieron bordados. Como le salieron las manoletinas finales y, sobre todo, una estocada en lo alto, cobrada en la suerte de recibir. Oreja de ley para el torero mexicano de perfil más acusado de figura que ha pasado por Madrid, en lo que va de año.

Ha sido, sin duda, la oreja más cara que se ha cortado en este largísimo ciclo de toros. En otro tiempo, le hubieran pedido la segunda; pero ya se sabe cómo está el patio de esta Plaza, en lo que a valoración de los toreros se refiere.

Pegar pases, sin ton ni son, no es el mejor salvoconducto para lograr el triunfo: hay que conseguir transmitir una corriente emocional que alcance a quienes se sientan en el graderío. Saber torear, no es suficiente. Ayer, el público vibró con Joselito Adame. Por algo será.

 

Madrid, Plaza de Las Ventas. Feria de San Isidro. Décima de feria. Ganadería: El Montecillo, corrida correctamente presentada, sobresaliendo por su cuajo el jugado en sexto lugar, único que mostró una embestida encastada en el tercio final. Casi todos acudieron con alegría a los caballos de picar, aunque se repucharan segundo y quinto, apretando con bravura el cuarto y manseando el sexto. Abantos de salida primero y segundo, incierto aquél y noble éste; flojeó el tercero, acabado lesionado al fracturarse una mano mediada la faena de muleta. Espadas: Juan Bautista Jalabert (de tabaco rubio y oro), estocada (silencio) y excelente estocada (silencio), Alberto Aguilar (de esmeralda y oro), pinchazo feo, estocada y descabello (aviso y silencio) y estocada arriba (silencio) y Joselito Adame (de malva y oro), tres pinchazos y estocada (silencio) y gran estocada recibiendo (oreja clamorosa). Entrada: tres cuartos. Cuadrillas: picaron bien Juan Carlos Sánchez, Francisco María y Héctor Vicente; en banderillas destacaron Curro Robles, Tomás López, Pascual Mellinas y Jarocho. Incidencias: Tarde veraniega, con ausencia de viento.


 

Abellán impuso la cordura

abellán

En Madrid, de toda la vida, las corridas extraordinarias de la Prensa siempre tuvieron especial relevancia, y, por ende, eran esperadas con expectación, tanto por los aficionados a los toros como por los plumillas de aquellos primeros decenios del siglo XX, ya que de su taquillaje dependía que se quitaran las telarañas a las arcas de la Asociación. Por eso los carteles contaban con los mayores alicientes del momento. Por eso y porque los toreros anunciados se disputaban el valioso trofeo de la Oreja de Oro, un galardón que se recuperó hace unos años, pero que –supongo—ha pasado a mejor vida fagocitado por la crisis del país. A la historia, en cambio pasó aquella tarde en la que dos toreros emergentes, Manolo Báez, Litriy Cayetano Ordóñez, Niño de la Palma, se encerraron mano a mano en la vieja plaza de toros de la carretera de Aragón el año 25, para verse las caras, batirse el cobre y disputarse el áureo galardón. El uno, Litri, con su angustioso toreo de parón, novedoso concepto que al año siguiente acabaría con su vida, y el otro, el de la Palma, con su clasicismo rondeño que tanto impresionó a Corrochano. No importa que seas de Ronda/y te llames Cayetano/porque la Oreja de Oro/ la lleva el Litri en la mano, dice la letra del fandango de Huelva que en una alta madrugada oí en la voz afillá de Paco Toronjo. Y otras tardes más, en que esta plaza de Las Ventas se llenaba a reventar, por ejemplo, para ver la lucha titánica entre los dos novilleros de moda en el año 52, Jumillano y Pedrés. La corrida de la Prensa, incluso anunciada como novillada, reunía carteles de máxima expectación, y, quiérase o no, lo de la Oreja de Oro, aunque ya huela a naftalina, tenía su aquél.

Todo esto viene a colación porque esta corrida, nuestra corrida, también quiérase o no, ha perdido esa relevancia antes referida, ese punto de superlativo interés que la hizo famosa y pretendida por los toreros del más alto copete. El crítico Clarito, en sus Memorias, relata con pluma magistral –este sí que era bueno, de verdad– lo farragoso de la elaboración de un cartel con primeras figuras, y la perentoria necesidad de recabar fondos para mantener la pervivencia de tan señera agrupación periodística.

Nada de lo dicho debe tomarse como menoscabo o subestima del cartel de la corrida de la Prensa de este año, pues pudiera tomarse como ofensa para tres toreros que merecen –como todos los que se visten de luces y salen a torear a una Plaza—el máximo respeto, pero es bien cierto que la entrada, rozando los tres cuartos del aforo cubiertos, no superó al de la mayoría de las tardes de lo que llevamos de feria. Y eso que iba el Rey. No el Rey actual, sino El Rey emérito, don Juan Carlos, que pocas veces ha faltado a la cita taurina que patrocina nuestro gremio.

Un respeto que, en Las Ventas, una parte del público le niega de forma persistente a David Fandila El Fandi, al punto de querer echarle de la Plaza, poco menos. No gusta El Fandi en Madrid. Lo repetimos cada año, pero sin embargo siguen anunciándolo en los carteles, lo cual debe suponer una injustificable penitencia para el torero, un mal rato, un sinsentido. David, hace el toreo como lo siente, y tiene una enorme capacidad para encandilar a los públicos del mundo, especialmente por su forma de banderillear, basada en una explosiva forma de acudir al embroque con el toro. ¡Pero clava fuera de cacho! exclaman con inusitado furor los puristas. ¡Ay, los puristas! Si sus antepasados hubieran tenido ese rigor ortopédico con Joselito el Gallo, los Bienvenida, los Dominguín, Arruza, Girón…etcétera, la historia del torero y de los toreros estaría escrita de otra manera. No conozco matador que banderillee ni subalterno destacado en esta suerte, que no elogie de forma contundente lo que, aquí en Madrid, algunos espectadores vituperan. ¿A quién atender, pues? Ustedes mismos…

Ahora bien, no diré que este granadino de valerosa entrega, jovial y sincero, sea un exquisito del arte de torear, ni que su forma de manejar capotes y muletas lleve implícito el pellizco de los consumados artistas. El propio torero, también lo sabe. Sabe que todas las tardes tiene que dar sus largas cambiadas en el tercio, hacer quites espectaculares, banderillear a todos los toros, sean cual fueren sus condiciones, torear de rodillas con la muleta, procurando templar y ligar los pases y clavar la espada hasta la gamuza, a poder ser en lo alto del morrillo. Pues bien, todo esto lo hizo ayer El Fandi en Madrid, entre la ruidosa reprobación de una parte del público. Así que el torero se fue como llegó a la Plaza. Hola y adiós.

Miguel Abellán también tuvo su particular vía crucis en Madrid no hace mucho tiempo, pero, afortunadamente, las aguas turbulentas parece que se han remansado. Ahora se ovacionan sus asomadas a porta-gayola y se jalean sus intervenciones. Puede ser que Miguel aporte una actitud de inequívoca ambición por alcanzar un triunfo grande. De momento, lleva por delante un triunfo lisonjero: de oreja y petición. Pero el grande, el gordo, llegará, siempre que le ayuden los toros y las condiciones climáticas no estorben. Ayer, toreó con solvencia y templanza al primer toro, de Vegahermosa, tan noble como flojo, proclive a irse al suelo, y estuvo a punto de cortar una nueva oreja al cuarto, un jandilla encastado que embistió temperamental a la muleta, hasta que el torero le fue bajando los humos y acabó por canalizar la brava embestida en tres tandas a derechas y una de naturales, coreadas por el público. La verdad es que la petición de oreja pareció mayoritaria, pero el torero no quiso siquiera dar la vuelta al ruedo; y no es menos cierto que, en esta tarde de toros, Abellán impuso la cordura o el equilibrio entre la diferencia de respetos que ofreció el respetable a sus compañeros de cartel.

Y es que a Manuel Escribano le protestaron mucho menos sus tercios de banderillas que a su compañero Fandi, lo cual quiere decir que, al menos, a Manuel le respetaron;pero, en puridad, solo destacó en un par al quiebro encerrado en tablas al tercero y en otro cuarteando al sexto, además de un habilidoso violín, quebrando previamente. En cambio tuvieron emoción los pases cambiados de comienzo de faena y el ceñimiento y temple de las dos primeras tandas con la derecha al tercer toro, un jandilla que se agotó en seguida. Al sexto, un toro de pelo barroso –así, y no jabonero, le denominarían los vaqueros en la dehesa–, veleto de cuerna, bello, bravo y noble, lo tomó muy en corto y aprovechó la humillada embestida para lograr pasajes ciertamente lucidos. Destacar, también, la valerosa estocada ejecutada en los medios de la Plaza. También le pidieron la oreja, pero con bastante menos pañuelos que a Abellán. No había para tanto.

Salimos de Las Ventas, una vez más, aventados por el viento y atacados por el frío. El viento, también, se ha llevado aquellas corridas de La Prensa que daban fuste a la Asociación y vitola a los toreros. La inmensa mayoría del público ignoraba este patrocinio. En este sentido, y en verdad, cualquiera tiempo pasado, sí fue mejor.

 

Madrid, Plaza de Las Ventas. Feria de San Isidro. Corrida de la Prensa. Ganadería: Vegahermosa (1º y 2º), serio y astifino el primero, más terciado el segundo. Ambos nobles y flojos, fueron protestados por una pequeña parte del público. Los cuatro restantes, de Jandilla; tercero, con un punto más de casta, fue a menos; cuarto, con cierto temperamento, fue el que más transmitió emoción al tendido y quinto, con movilidad, pero adoleciendo de falta de fuerza. El sexto, bravo en varas, y de embestida humillada, fue el mejor toro de la corrida. Espadas: Miguel Abellán (de mora y plata), pinchazo, estocada tendida y descabello (silencio) y media estocada (petición y gran ovación); David Fandila El Fandi (de blanco y plata), estoconazo y descabello (silencio) y estocada (silencio) y Manuel Escribano (de fucsia y oro), media estocada y descabello (silencio) y estocada valerosa (petición y ovación). Entrada: Tres cuartos. Cuadrillas: Picaron bien Juan de Dios y José Manuel Ruiz. Incidencias: Asistió a la corrida don Juan Carlos de Borbón en una barrea del 2, sobre toriles. Los tres espadas le brindaron la muerte de sus primeros toros. Tarde soleada, pero ventosa y fría.



Programa de mano del 23 de mayo
22 de mayo de 2015 – Previo festejos

Toros para rejoneo de San Pelayo para Fermín BOHÓRQUEZ, Pablo HERMOSO y Leonardo HERNÁNDEZ.
Sábado, 23 de mayo. 7 de la tarde.

Hoy veremos de nuevo en acción al joven Leonardo Hernández, uno de los grandes protagonistas del primer festejo de rejones del ciclo pues en un tarde histórica salió por la puerta grande junto a sus compañeros tras cortar dos orejas. Junto a él, hace el paseo un veterano con solera, Fermín Bohórquez, y todo un maestro en el arte del toreo a caballo, el navarro Pablo Hermoso de Mendoza, que tiene contratada una única tarde en el abono. Desde el año 2005 ha salido tres veces a hombros. Los toros pertenecen a la ganadería de ‘San Pelayo’, de encaste Murube-Urquijo.

Ilustración de portada:
Nacho Fernández, obra seleccionada del concurso de carteles Taurodelta 2015.


 

Fermín Bohórquez

Nació en
Jerez de la Frontera (Cádiz), el 21 de enero de 1970.
Debut con público
Santander, el 30 de agosto de 1985.
Alternativa:
Jerez de la Frontera, el 4 de mayo de 1989.
Confirmación:
Las Ventas, el 26 de mayo de 1990.
Estadísticas 2014
Hizo el paseíllo en 15 ocasiones.
Cortó 15 orejas y 1 rabo.

Actuaciones en Las VentasActuaciones en Las Ventas

Reseña

3/10/2014 Saludos de Fandiño en una tarde gris
31/5/2014 Sergio Galán por la Puerta Grande con tres orejas
17/5/2014 Oreja para Diego Ventura y Leonardo Hernández
9/6/2013 Diego Ventura, a un rejón de la 12ª Puerta Grande
19/5/2013 Oreja por coleta en una entretenida y tormentosa tarde
3/6/2012 Martín Burgos y Joao Moura por la Puerta Grande
18/5/2012 Destaca Saldívar en una tarde con poco contenido
12/6/2011 Puerta Grande para Diego Ventura y una oreja para Montes en el cierre del Aniversario
21/5/2011 Diego Ventura corta una oreja en cada toro y abre la Puerta Grande
6/6/2010 Ventura pierde la Puerta Grande; oreja para Andy Cartagena
30/5/2010 Puerta Grande con cuatro orejas para Diego Ventura
23/5/2009 Oreja para Álvaro Montes que pierde la Puerta Grande
1/6/2008 Cuatro orejas para Diego Ventura; una para Bohórquez
25/5/2007 Ventura cruza por segunda vez en hombros la Puerta Grande; oreja para Cartagena
10/6/2006 Una oreja para Martín Burgos
19/5/2006 Pablo Hermoso por la Puerta Grande y una oreja para Álvaro Montes
30/4/2006 Chispazos de la terna ante un encierro soso de Bohórquez

Fermín Bohórquez Domecq es hijo del también magnífico rejoneador y gran ganadero Fermín Bohórquez Escribano. Por eso siempre ha estado en permanente contacto con el mundo del toro y del caballo. Con sólo quince años se presentó en público, el 30 de agosto de 1985 en Santander. Con anterioridad, ya había actuado junto a su padre, poniendo banderillas en algunos festejos.
Su tierra, Jerez de la Frontera, es el lugar elegido para tomar la alternativa el 4 de mayo de 1989. Un año después, el 26 de mayo, este gran rejoneador, en categoría y estatura, confirma la alternativa en Madrid. Torero de corte clásico y máximo exponente de estilo de monta jerezano, sobrio y campero, su carrera profesional ha sido siempre ascendente alcanzado la categoría de figura del rejoneo, especialmente a partir de 1997, año en que cuaja faenas memorables, como en Arles, donde corta tres orejas el 31 de marzo. Durante todos estos años ha triunfado en todas las ferias y plazas.
En 2010 triunfó con fuerza en Pamplona, escenario donde cortó dos orejas de un toro de Fermín Bohórquez el 6 de julio. Además, paseó orejas en otros cosos como Barcelona, donde consiguió un importante éxito cortando una oreja y dando una vuelta al ruedo el 24 de septiembre. En Madrid ha conseguido destacadas faenas y éxitos relevantes. En 2004, el 29 de mayo salió en hombros al cortar una oreja a cada toro que lidió de Luis Terrón. Al año siguiente, el 16 de octubre, cortó otro trofeo a un toro de Fidel San Román. El 1 de junio de 2008 volvió a puntuar paseando una oreja de un toro de su ganadería dejando buen sabor.
En 2013 volvió a trenzar el paseíllo en Las Ventas, fue el 9 de junio con toros de María Guiomar Cortés de Moura, actuando junto a Diego Ventura y Joao Moura hijo. Tras un año de ausencia en Madrid y veinticinco de alternativa, hoy se despide de la afición venteña, uno de los mejores rejoneadores que ha dado la historia del toreo a caballo.


 

 

Pablo Hermoso de Mendoza

Nació en
Estella (Navarra), el 11 de abril de 1966.
Debut con público
Pamplona, el 12 de octubre de 1985.
Alternativa:
Tafalla, el 18 de agosto de 1989.
Confirmación:
El 20 de mayo de 1995.
Estadísticas 2014
Hizo el paseíllo en 44 ocasiones.
Cortó 87 orejas y 5 rabos.

Actuaciones en Las VentasActuaciones en Las Ventas

Reseña

31/5/2014 Sergio Galán por la Puerta Grande con tres orejas
25/5/2013 Pablo Hermoso pierde la Puerta Grande por el rejón de muerte
26/5/2012 Diego Ventura por la Puerta Grande
5/6/2011 Oreja para Pablo Hermoso antes de la tormenta
21/5/2011 Diego Ventura corta una oreja en cada toro y abre la Puerta Grande
23/5/2009 Oreja para Álvaro Montes que pierde la Puerta Grande
17/5/2009 Hermoso por la Puerta Grande con tres orejas
17/5/2008 Andy Cartagena abre la primera Puerta Grande de la feria
4/6/2006 Pablo Hermoso corta cuatro orejas: Moura y Hernández, una.
19/5/2006 Pablo Hermoso por la Puerta Grande y una oreja para Álvaro Montes

Considerado número uno indiscutible del rejoneo, desde muy pequeño, Pablo Hermoso de Mendoza Cantón sintió verdadera atracción por los caballos, y aunque primero se relaciona con la hípica, pronto descubre que su auténtica pasión es el rejoneo. Se presenta en público el 12 de octubre de 1985 en Pamplona y toma la alternativa en Tafalla el 18 de agosto de 1989 apadrinado por Manuel Vidrié y con Curro Bedoya y Antonio Correas como testigos.
Pero su carrera comienza a ascender de forma fulgurante en su confirmación, el 20 de mayo de 1995, cortando una oreja a un toro de Luis Albarrán. Diez días después se presenta en Sevilla. Desde entonces, realiza meteóricas campañas, consiguiendo el primer puesto del escalafón en 1997. Su consolidación definitiva llega en 1999, proclamándose triunfador de Fallas y de la Feria de Abril. Desde su primera temporada americana en 2000, es considerado un ídolo de multitudes en México y Colombia, conquistando plazas como La México, Guadalajara, Aguascalientes, Bogotá, Cali o Manizales. Hermoso de Mendoza es por excelencia, el rejoneador más laureado de la Historia.
En Madrid ha abierto la Puerta Grande en numerosas ocasiones, la última el 17 de mayo de 2009, cortando tres orejas de toros de Los Espartales. Ausente en 2010, cuajó una de sus mejores actuaciones en Madrid el 5 de junio de 2011, una labor soberbia al cuarto de Los Espartales aunque perdió las dos orejas por pinchar.
En 2013 hizo una larga y buena temporada americana, lo que le impidió hacer el paseíllo en ferias de la importancia como Castellón, Valencia, Arles, Sevilla. En 2014 volvió a demostrar lo que es, una gran figura del toreo a caballo. Cortó una oreja en Madrid, Valencia, Pamplona, Málaga y Zaragoza. Triunfó con fuerza en plazas como Bilbao, dos orejas; Bayona, dos orejas y rabo: Nimes, cuatro orejas; Logroño y Murcia, dos orejas cada tarde.


 

Leonardo Hernández

Nació en
Badajoz, el 11 de septiembre de 1987.
Debut en público
Huéneja (Granada), el 1 de mayo de 2004.
Alternativa
Córdoba, el 28 de mayo de 2006.
Confirmación
El 4 de junio de 2006.
Estadísticas 2014
Hizo el paseíllo en 28 ocasiones.
Cortó 65 orejas y 8 rabos.

Actuaciones en Las VentasActuaciones en Las Ventas

Reseña

16/5/2015 La terna a hombros. Diego Ventura, primera faena de dos orejas
17/5/2014 Oreja para Diego Ventura y Leonardo Hernández
2/6/2013 Martín Burgos corta una oreja
11/5/2013 Undécima Puerta Grande para Diego Ventura
12/5/2012 Cartagena y Galán por la Puerta Grande
5/6/2011 Oreja para Pablo Hermoso antes de la tormenta
28/5/2011 Leonardo Hernández por la Puerta Grande con tres orejas
30/5/2010 Puerta Grande con cuatro orejas para Diego Ventura
22/5/2010 Diego Ventura y Leonardo Hernández por la Puerta Grande
12/5/2010 Leonardo Hernández con tres orejas por la Puerta Grande
31/5/2009 Oreja para Leonardo Hernández
24/5/2008 Oreja para Leonardo Hernández y Álvaro Montes
9/6/2007 Leonardo Hernández por la Puerta Grande
4/6/2006 Pablo Hermoso corta cuatro orejas: Moura y Hernández, una.

Leonardo Hernández Narváez es hijo del rejoneador cordobés del mismo nombre. Desde pequeño vivió el mundo del caballo de la mano de su progenitor y debutó en público en mayo de 2004, a los 16 años. Dos años después se doctoró, siendo su padre padrino de la ceremonia y Hermoso de Mendoza testigo. Fue el 28 de mayo en Córdoba y el toro de la alternativa fue “Cirilo” de Flores Tassara, al que cortó una oreja.
Confirmó la alternativa en Las Ventas ese mismo año, el 4 de junio, con Hermoso como padrino y João Moura hijo, de testigo. El toro de la confirmación fue “Oído”, de Fidel San Román al que cortó una oreja. El 7 de agosto de 2007, en Íscar, sufrió un fuerte impacto en la cara con un rejón, accidente que le ocasionó pérdida parcial de la visión del ojo derecho. Tras un periodo de enorme esfuerzo y constancia volvió a lo más alto y así el 30 de mayo de 2009 cortó dos orejas a un toro de Benítez Cubero en Sevilla. En Las Ventas abrió la Puerta Grande el 9 de junio de 2007 y en 2008 estuvo a punto de abrirla el 24 de mayo. El 31 de mayo de 2009 paseó una oreja de un toro de Flores Tassara.
La temporada 2010 se anunció tres tardes en Madrid saliendo en hombros dos consecutivas, el 12 y el 22 de mayo. Abrió una nueva puerta grande en Madrid el 28 de mayo de 2011, cuando cortó tres orejas de un lote de Luis Terrón. En 2013 le costó entrar en las principales ferias y tuvo que basar su campaña en México, donde logró triunfos importantes.
La pasada temporada fue una de las mejores del joven rejoneador. Triunfó en plazas como Valladolid, Madrid (cortó una oreja el 17 de mayo a un ejemplar de Fermín Bohórquez) Córdoba, Nimes, Granada, Valencia y Málaga, entre otras.
El sábado 16 de mayo abrió la Puerta Grande de Las Ventas junto a Sergio Galán y Diego Ventura.


 

San Pelayo  

Propietario
D. Pedro Gutiérrez Moya.
Representante
D. Pedro Gutiérrez Moya.
Divisa
Azul y oro.
Señal
Orejisanas ambas.
Fincas
Espino Rapado, San Pelayo de Guareña (Salamanca).
Antecedentes
Esta ganadería ingresó en la Asociación de Ganaderías de Lidia en el año 2003 al comprar Pedro Gutiérrez Moya, Niño de la Capea, la ganadería de los Hermanos Rueda, a la que se adscribieron reses de Carmen Lorenzo, de rigen Murube. Este hierro nació con la intención de ser el proveedor de la familia Gutiérrez Lorenzo para festejos de rejones.
La ganadería de Carmen Lorenzo fue creada en el año 1979 al adquirir Pedro Gutiérrez un lote de 170 hembras y un semental de la ganadería de Carlos Urquijo, de pura sangre Murube. El matador puso la ganadería a nombre de su esposa. Fue la primera adquisición de reses murubeñas por parte de Niño de la Capea ya que nueve años después siguió apostando por esta sangre al adquirir la ganadería de José Romero, formada con reses murubeñas compradas a Antonio Ordóñez cuatro años antes. Esta última ganadería se puso a nombre de los hijos del matador, los hermanos Pedro y Verónica Gutiérrez Lorenzo, y desde el pasado año se anuncia El Capea.
Procedencia
Murube.
Antigüedad

Estadísticas
La pasada temporada lidió 27 reses en 9 festejos en los que se cortaron 24 orejas.

Árbol genealógico

 

El encaste
ENCASTE MURUBE-URQUIJO
Se denominan “murubes” a las reses que proceden en línea directa de la ganadería que tuvo Dolores Monge, viuda de Murube y sus hijos Joaquín y Faustino desde 1851, de sangre directa de la raíz Vistahermosa.
La sangre original de este encaste tuvo dos aportaciones distintas: una minoritaria de la rama “lesaqueña” (toros de Manuel Suárez Cordero, ganadería “pre – saltillo”) y otra mayoritaria de la rama “saavedreña”, al añadirse 309 cabezas de esta procedencia en 1863.
Doña Dolores Monge falleció en 1884 y se dividió la ganadería en dos partes, una de las cuales permanece en la familia bajo la dirección de su hijo D. Joaquín, siendo vendida la otra a D. Eduardo Ybarra, quien le encargó la dirección de la misma a D. Faustino Murube, hermano de D. Joaquín.
La denominación “murube” no hace justicia a la labor fundamental de un gran ganadero, Antonio Urquijo (1946), vacada que dio origen a otras muchas. En este sentido y a partir de esa variante, sería razonable hablar de encaste “murube / Urquijo”. La familia Urquijo había comenzado su andadura en 1917 anunciándose la vacada a nombre de Carmen de Federico (esposa de Juan Manuel Urquijo).
Esta sangre da origen a la ganadería (y posterior encaste) de Juan Contreras. La de Murube-Urquijo fue una vacada en la que opinó y escrutó el futuro del toro bravo Joselito el Gallo en sus visitas al cortijo de Juan Gómez. Hoy siguen fieles a esta sangre ganaderos tan prestigiosos como Fermín Bohórquez, Luis Albarrán, José Murube, José Manuel Sánchez y Pedro Gutiérrez Moya, entre otros.
El murube se ha caracterizado por ser un animal grande o de caja generosa, largo, badanudo y descolgado, de testuz acarnerada y rizada, chato y enmorrillado; acapachado de cuerna, de mazorca gruesa y pitón nada astifino. Un tipo de toro excelente en este encaste es el bajo de agujas.
Este toro tiene la gran virtud de su forma de galopar, tranqueando muy descolgado y en rectitud. Un toro de “buen son” y con “calidad” en la jerga taurina. Es sin duda el encaste preferido por los rejoneadores, en esta auténtica edad de oro del rejoneo que vivimos hoy.


Taurodelta
Departamento de Comunicación de Taurodelta



 

 

TOROS
Ortega Cano asiste a los toros horas después de salir de prisión
EFE / MADRID
Día 21/05/2015 – 20.10h
El diestro acude junto a su pareja Ana María Aldón, y su hija Gloria Camila, a la corrida de toros de San Isidro

El diestro cartagenero José Ortega Cano, que esta mañana ha abandonado la cárcel de Zuera (Zaragoza) en lo que es su cuarto permiso penitenciario, asiste esta tarde a la corrida de toros de Las Ventas, decimocuarta de su Feria de San Isidro.

Ortega ha acudido junto a su pareja, Ana María Aldón, y su hija, Gloria Camila, y acompañado por el periodista de Canal Plus Toros, Manuel Molés.

Según fuentes familiares, Ortega tendrá que regresar “en un plazo de seis días” al centro penitenciario de Zuera hasta que se haga efectivo el régimen de tercer grado.

No obstante, y según las mismas fuentes, el objetivo del torero es estar nuevamente presente en la plaza de Madrid el próximo 1 de junio para acompañar a su poderdante, Rafael Cerro.


 

 

FERIA DE SAN ISIDRO 2015
La simbiosis (cuasi) perfecta de Castella y ‘Lenguadito’
El torero francés cuaja a cámara lenta a un extraordinario sobrero de El Torero, el toro de más calidad de toda la isidrada, y corta una oreja de ley; Urdiales da una vuelta al ruedo con la corrida de Cuvillo más fea que se recuerda

Templado derechazo de Sebastián Castella a ‘Lenguadito’, el… Templado derechazo de Sebastián Castella a ‘Lenguadito’, el toro de más clase de San Isidro ANTONIO HEREDIA

ZABALA DE LA SERNA   Madrid

Actualizado:21/05/2015 21:42 horas

La noticia se desmoronó a mitad de camino de serlo. Cuando por una tarde el viento parecía que se había quedado en los pulmones del cielo, un vienticillo racheado, cambiante y sibilino se infiltró en la plaza como incómodo representante de la casa madre. La muletita de Diego Urdiales se sintió molesta en momentos precisos. Las paupérrimas fuerzas del toro castaño y cinqueño de amplia cara requerían la media altura precisa y exacta. Sin movimientos aleatorios ni añadidos. Al mínimo cambio se derrumbaba. Dificilísimo templar una embestida que además no venía con la clase de serie ni la intención fijada. Urdiales le ofreció la entente por ambas manos con la tela lacia cuando no la enredaba el airecillo en aquellos terrenos (del ‘9’) tan escasamente guarecidos. No hubo más camino que el de una eficaz espada. El Rey padre, que había regresado con la Infanta Elena a la meseta de toriles, le devolvió la montera del brindis con un presente dentro.

Sebastián Castella planteó una estrategia diferente desde el momento en que decidió no brindar a Don Juan Carlos porque el cuvillo no servía. Y por terrenos también. Castella optó por los del sol más protegidos del incordio. Igual le dio porque lo que enganchaba su muleta con insistencia era el genio de aquel toro negro, acarnerado y feo. El genio se desataba en mitad de las suertes. Otro de cara escasamente armónica. O en armonía con sus hechuras. Tan anchas las sienes. Como a tozudo no le gana nadie al matador francés, insistió por la mano izquierda mil veces tropezada…

No con tanta violencia, pero el colorado tercero de Núñez del Cuvillo también pegaba sus tornillazos. Por fortuna, más a final de viaje. Alejandro Talavante lo interpretó perfecto con una seguridad pasmosa. Desde que se hizo presente en la verónica pausada. Mas en el tercio de muerte -a excepción del prólogo por estatuarios-, le sacó siempre la muleta por debajo de la pala del pitón, evitando el derrote. Como en la trincherilla y en el desprecio. El dibujo de los redondos concluía limpio y torero. Esperó con la izquierda una inmensidad para trazar dos naturales espléndidos. Cuando el cuvillo se acordó de su comportamiento en el caballo y fugó a tablas. Desde el ‘7’ ni se sabe la cantidad de tonterías que vertieron ni si a ciencia cierta lo descentraron con la espada, pero Talavante mató a la última.

 

Las hechuras que portaba el altísimo cuarto las había esbozado un Da Vinci antitorero. Difícil recordar una corrida tan frentuda de Núñez del Cuvillo. Curro Romero había viajado desde Sevilla arropar a Urdiales. De brindar al Rey al Faraón. Como correspondía, Diego le puso sabor al mulo que embestía sin descolgar. Torería en las dobladas y colocación y verdad en su derecha. Una tanda despedida con el obligado de pecho, otra con un trincherazo cabal. De ajustar el embroque hubo a continuación un desajuste en el que los lomos del toro arrollaban al menudo matador de La Rioja. Tomó distancia Diego, cambió la mano y pensó el toreo al natural. No del todo limpio. Ni siquiera inmaculado. Sino bañado de imperfecciones añejas. A pies juntos había una estampa vazqueña. Dos naturales sembrados y una trincherilla que duró de aquí a la eternidad. Ya estaba la cosa. Demasiado para lo que el toro regalaba, que no era nada. Apurar por apurar. Una estocada tomó travesía sin muerte. Había caído un aviso. Y un descabello. Y adiós a la oreja. ¿Por qué no la vuelta ruedo? Fue.

Devolvieron al quinto, y Sebastián Castella se encontró con la fortuna de frente en el toro de menos frente de todos, un sobrero de El Torero sencillamente extraordinario. Propicio para el brindis real aplazado. Castella trenzó un lío formidable en los medios. El suyo de la casa. Antes de torear a cámara lenta al toro de más calidad que haya pisado el ruedo venteño de todo San Isidro. ‘Lenguadito’ no levantaba el hocico de la arena, ni de los vuelos de la muleta que en cuatro series que deletreaban cada interminable derechazo. El toreo ligado, encajado el elegante galo, ‘Le Coq’ en estado de gracia. La ayuda de la espada simulaba para sujetar la muleta ante el viento por la izquierda, hilvanada más que ligada, fina, engrasada. Un cambio de mano de la siguiente serie arrancó el rugido de la comunión. La simbiosis (cuasi) perfecta de Sebastián y ‘Lenguadito’. ¿Por qué cuasi? No lo sé. Qué despacio todo. Quizá porque la estocada rinconera restó. Pero esa oreja valía un mundo, la ley de la lentitud, que en el toreo es el temple y su excelsitud.

Para venir a joder el Perú del todo y la horrible cuvillada saltó un sexto de un mal gusto supino y una embestida harto deslucida. Talavante abrevió todo lo que le dejó la espada. Bronca de incomprensión total.

FICHA DEL FESTEJO

Monumental de las Ventas. Jueves, 21 de mayo de 2015. Décimo cuarta de feria. Lleno de “no hay billetes”. Toros de Núñez del Cuvillo, de diferentes hechuras y caras muy amplias y abiertas que soltaron mucho los tres primeros, el 2º con genio, el 1º sin fuerza ni poder y el 3º con un derrote final; el alto 4º se movió como un mulote; feo y abierto de palas el infumable 6º; y un sobrero cinqueño (5º bis) de El Torero, extraordinario de calidad y duración, una clase superior.
Diego Urdiales, de rioja y oro. Estocada (silencio). En el cuarto, estocada atravesada contraria y varios descabellos. Dos avisos (vuelta al ruedo).
Sebastián Castella, de grana y oro. Estocada honda y caida. Aviso (silencio). En el quinto, estocada rinconera. Aviso (oreja).
Alejandro Talavante, de nazareno y oro. Cuatro pinchazos y media tendida. Aviso (silencio). En el sexto, de dos pinchazos, pinchazo hondo y descabello (pitos de despedida).



 

 

FERIA DE SAN ISIDRO »
Un minuto de silencio por la afición en Madrid
ANTONIO LORCA Madrid 21 MAY 2015 – 22:34 CEST

 


El diestro francés Sebastián Castella, durante la faena a su segundo toro, ayer en Las Ventas. / BERNARDO PÉREZ

“Atención, por favor”, se oyó por los altavoces de la plaza. “Al finalizar el paseíllo se guardará un minuto de silencio en memoria de la afición de Madrid, tristemente desaparecida”. Y así fue; al término del desfile inicial, la plaza entera se puso en pie, y se mantuvo en actitud silente en recuerdo de la que fue una afición exigente y referente del toreo mundial.

La escena es ficción, pero alguien, alguna vez, debería recordar a esos miles de aficionados que hicieron de esta plaza santo y seña de la tauromaquia clásica, en la que se exigían toros con trapío y fortaleza y toreros heroicos, y se premiaban faenas trascendentes. Algún día habría que recordar a esos buenos aficionados, como aquel Salvador Valverde Salva, con su grito de guerra “¿A quién defiende la autoridad?”.

La corrida de hoy

Toros de El Pilar, para Juan José Padilla, José María Manzanares y Miguel Ángel Perera.

Pero la afición está desaparecida. Algunos, como Salva, ya fallecidos, y los demás, en sus casas, cansados del engaño y el fraude en que los taurinos y la autoridad han convertido esta fiesta.

A buenas horas, hace unos pocos años, se hubiera aprobado la corrida de Núñez del Cuvillo, sin el trapío necesario para esta plaza; impensable, además, que se hubieran lidiado entre la conformidad de la mayoría. Los cinco toros que murieron en el ruedo habrían sido devueltos a los corrales porque eran absolutamente inválidos. Y prueba de que la afición no existe es que no pasó nada.

Pasó, eso sí, que la empresa se ahorró un dinero, a lo que colaboraron los toreros intentando que los toros no se cayeran y el presidente tuviera que devolverlos.

Hablando de otra cosa: ¿cómo es posible que un toro atlético se derrumbe sin motivo aparente antes de que se cumpla un minuto de su salida al ruedo? Si no es un problema sanitario, ¿de qué se trata? ¿Acaso, han tomado algo y les ha sentado mal? ¿Algún reconstituyente, tal vez? Por cierto, ¿habrá decidido el presidente el análisis de las vísceras? Seguro que no.

Volvamos a la afición. Es desesperante comprobar cómo este público de paso y triunfalista aplaude a un picador (el caso de Oscar Bernal en el cuarto) por no picar; es para llevarse las manos a la cabeza que el tendido jalee los medios pases de un Talavante tan insípido como su lote y negado con la espada toda la tarde.

Es inconcebible e inadmisible que se admita que Castella alardee de valor ante un proyecto de cadáver como el segundo, o que se cantara su faena al sobrero, larguísima, intermitente, en la que mezcló una buena tanda de derechazos ante un noble toro que humillaba de ensueño con otras fases en las que citó con el pico de la muleta, fuera cacho y sin atisbo de hondura. ¡Y hubo quien pidió hasta la segunda oreja…!

Se esforzó Urdiales por hacer honor a su cartel, y tras pasaportar a su moribundo primero, brindó el segundo a Curro Romero, presente en el tendido. Armó una faena en la que destacó más la plástica de su figura que la templanza de su buena concepción del toreo. Pesado se puso al final y casi escucha el tercer aviso. ¡Y dio una vuelta al ruedo entre la indiferencia del respetable…!

Hay que frotarse los ojos para comprender lo que está ocurriendo en esta plaza. Esta no es Madrid, sino un coso de pueblo, orejero y bullanguero. Es la consecuencia lógica de la expulsión de los buenos aficionados. Hace unos días, el empresario decía que “la plaza de Las Ventas está ahora menos crispada”. Cuánta razón tiene. Porque ya no es Madrid. Por todo ello, por Salva y los buenos aficionados, guárdese, de verdad, un minuto de silencio.

CUVILLO / URDIALES, CASTELLA, TALAVANTE
Toros de Núñez del Cuvillo, —el quinto, devuelto—, mal presentados, inválidos y descastados. Sobrero de El Torero, justo de presencia, blando y noble.
Diego Urdiales:estocada (silencio); —aviso— estocada —2º aviso— y cinco descabellos (vuelta por su cuenta).
Sebastián Castella: casi entera (silencio); —aviso— estocada (oreja).
Alejandro Talavante: tres pinchazos —aviso— pinchazo y media (silencio); dos pinchazos, media y un descabello (silencio).
Plaza de las Ventas. 21 de mayo. Decimocuarta corrida de la feria de San Isidro. Lleno de ‘no hay billetes’. Asistieron el Rey Don Juan Carlos y la Infanta Elena desde la meseta de toriles.


 

 

Seguimos con mas atractivos para generar aficion y engrandecer la mas bonita de todas las fiestas!! Nos vemos el dom

Enlace permanente de imagen incrustada

 


 

 

ha retwitteado

RT Novillada Hispano-Mexicana

3 Carlos Castañeda

3

Junio 20, 11:00 am Boletos disponibles ya


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: