EN BUSCA DE RESURGIR

18 Dic

Especial: En busca de resurgir

Por: Natalia Pescador | NTR

Miércoles, 18 de Diciembre del 2013 | Zacatecas, Zac.

 

Aunque mexiquense de nacimiento, el ganadero Sergio Rojas lleva a Zacatecas en la piel, pues desde hace más de 30 años ha fincado raíces en esta bendita tierra del toro bravo donde se ha dedicado a la crianza del toro de lidia en el hierro que adquiriera su padre, don Salvador Rojas (QEPD) en el año de 1980.

Apasionado de la majestuosidad del toro bravo, así como de la charrería, y del rejoneo, Sergio Rojas nos recibió en su finca ubicada en Rancho Nuevo, a tan sólo unos cuantos kilómetros de la capital zacatecana, para platicarnos el pasado, presente, y futuro de esa casa ganadera cuyo auge fue en la década de los ochenta, cuando las figuras más importantes de la época elegían este hierro.

Don Salvador Rojas incursionó en las filas de ganaderos por su amistad con el matador de toros Joselito Huerta, con quien fincó la ganadería de Almeya, para después en 1973 terminar esta asociación y fundar su propio hierro, San Judas Tadeo, ubicada en la Hacienda “La Cañada”, en Tepeji del Río.

En 1980, don Salvador decidió meter un refresco en su ganadería con sementales de la ganadería zacatecana de Jesús Cabrera, siendo Sergio Rojas, de apenas 20 años, quien ayudó a hacer las negociaciones.

“Compramos dos sementales, el 110 y el 31; pasó el tiempo fuimos por unas becerras y nos dijo don Jesús que para no estar viniendo tanto nos vendía una ganadería pegada a Zacatecas, la conocimos un 6 de junio de 1980, tiempo en el que hubo una sequía espantosa, y ese día cayó un aguacero y se llenaron bordos, presas, como nunca, a mi papá le gustó mucho que lloviera, entonces ese mismo día se dejó la primera raya y ahí nos hicimos de la ganadería de Jesús Cabrera, que llevaba por nombre El Cortijo”, recordó Sergio Rojas.

Y así, fue como comenzó a fincar sus ilusiones el joven ganadero que con apenas dos décadas de vida tomaba las riendas de convertir su propio hierro en uno de los más importantes del momento.

“Me vine a vivir a Zacatecas y no había nada, ni bordos suficientes, ni corrales de engorda, sólo estaba el tentadero, y los machos no los llevamos a San Judas Tadeo, y luego con el transcurso del tiempo empezamos a hacer corrales de engorda y empezamos de cero, retentamos todas las vacas hasta que dos años después se dio ya nuestro debut como ganaderos”, detalló.

En el año de 1982, Rojas inició esta gran travesía enviando un encierro a San Luis Potosí para un mano a mano de Curro Rivera y Jorge Gutiérrez, donde logró cortar cinco orejas, siendo la tarde para el torero potosino y por supuesto para esta recién debutada ganadería.

Dos años después de este hecho, Rojas, que ya había cambiado el nombre de El Cortijo por el de Sergio Rojas, se presentó en la Plaza México, dentro de una novillada, día que marcó para él uno de los momentos más importantes de su vida.

“Fue una novillada de gran expectación y que se dio muy bien porque toreó El Fraile, quien puso un par de banderillas de rodillas, además fue la presentación de un gran amigo como Roberto Fernández `El Quitos´, y de un novillero español, Manolo Casales, y digo que se dio bien porque al tercer toro me sacaron a dar la vuelta al ruedo pero me negué, sólo saludé en el tercio”, apuntó.

– ¿Por qué se negó a dar la vuelta al ruedo?

– Porque sentía que faltaba algo más, dar la vuelta al ruedo es un enorme compromiso, no hay que darlas por darlas, al menos es mi manera de pensar, una vuelta al ruedo es cuando las cosas salen bien de todo a todo, y sabía que no era el momento.

– Después de La México, vinieron corridas importantes, y en la mayoría de ellas toreando las figuras de la época ¿qué cualidades veían en el toro de Sergio Rojas?

– Que era un toro cómodo, no grande, que metía bien la cabeza, siempre humillando, y eso le gustaba a los toreos, recuerdo una corrida en León donde César Pastor cortó cuatro orejas, luego una corrida en Monclova, donde Eloy Cavazos y Jorge Gutiérrez cortaron nuevo orejas y un rabo.

– La Monumental Zacatecas también fue un capítulo importante para esta ganadería…

-Sí, hubo una corrida de concurso cuando se inauguró el Monumento al Toro Bravo, el toro se llamó “Azteca”, y lo toreó Jorge Carmona, después Raleigh, organizó una corrida en la última temporada en México de Antoñete; toreó un ejemplar que se llamó “Naguas Blancas”, al que de no haber pinchado le hubiera cortado las orejas. Después el maestro declaró de que su temporada este había sido el mejor toro.

– Capítulo aparte merece “Duraznito”, novillo al que en su presentación en Zacatecas le cortó las orejas y el rabo Julián López “El Juli”.

– Era un compromiso importante porque las corridas no habían salido muy bien en esa temporada y entonces recuerdo que una noche antes salí a la feria y me encontré un grupo de aficionados que me dijeron ‘de ti depende que mañana Zacatecas se vista de gloria con El Juli, me entró mucho miedo, y una preocupación que no pude dormir. El primer toro que fue para Curro Enríquez salió malísimo, y yo ya me quería ir a mi casa; la tarde se compuso hasta que salió “Duraznito”,  un novillo bueno, de calidad, con recorrido, bajito, al que además El Juli toreó muy bien.

Presente

Rojas, que se caracteriza por ser un ganadero de palabra  y honesto, que sabe reconocer y aprender de las tardes malas, admite que en la actualidad es difícil poder colocar sus toros dentro de las ferias importantes.

“Ahora es difícil porque los toreros ya escogen sus corridas y es difícil meterse en las ferias importantes que ya tienen sus compromisos hechos porque tanto a México, Guadalajara, o Aguascalientes van siempre las mismas ganaderías, y aunque se ha intentado no hemos podido entrar a ese círculo”, reconoció.

Y aunque ese círculo ha sido difícil de atravesar, Rojas ha tenido grandes momentos en los últimos años en la Plaza México, siendo hace dos años cuando lidió una novillada donde su hija, Paulina Rojas Briseño, salió a hombros, además después de ello vino otra novillada en una tercia de mujeres en el mismo escenario donde el ganadero también salió a hombros.

Futuro

Muchas de las ganaderías de la actualidad han apostado por los refrescar con los encastes españoles  ¿ésta no es una opción a considerar para su ganadería?

No, yo tengo mucha amistad con José Roberto Gómez, de Teófilo Gómez, quien tiene semen y sementales españoles y no piensa meter nada, tenemos mejor nosotros, más limpio que los españoles, además hay que conocer mucho la genética para trabajar bien, hay que saberle mucho para no tener consanguinidad para que funcione, como ha funcionado lo de Marrón, Barralva, y San Martín.

Sin apostar al encaste español, Sergio Rojas, se encuentra comprometido con el resurgimiento de su ganadería, por lo que ha refrescado con un semental de Teófilo Gómez, pues la apuesta es llegar muy lejos.

“Vamos poco a poco y empezando a agarrar vuelo porque pensamos llegar a lo más alto, junto a Rigo, el vaquero del rancho, escogimos lo que pensamos que era lo mejor, nos metimos a los libros, a las tientas para ver que hijos nos han dado bueno, y esas vacas meterlas a un potrero con los sementales, además ya engordaremos nuevamente para dejar a la ganadería como estaba antes, seguiremos con la línea de ser exigentes con las tientas, pues más vale elegir la calidad que la cantidad”, puntualizó el ganadero que además siempre ha refrendando su compromiso con la fiesta en nuestro estado, pues es uno de los pocos que siempre tiene puertas abiertas para las nuevas generaciones, y quien junto a su esposa, Ana Briseño, transmite además su gusto por la crianza del toro bravo a sus hijos, Sergio, Paulina y Santiago.

La Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia felicita y envía un fuerte abrazo a sus amigos y socios Don Fermín y Don Miguel Espinosa Menéndez, propietarios de la ganadería San Fermín y a Don Alberto Baillères propietario de la ganadería Begoña, por la excelente lidia que dieron sus toros el pasado fin de semana, como a continuación detallamos:

Domingo 15 de Diciembre

Toro de la Ganadería San Fermín

Lidiado en la Plaza de Toros Mérida

Mérida, Yuc.

  

  

Numero 153 de nombre “Nacarillo”

Premiado con “Arrastre Lento”

Lidiado por el matador Iván Fandiño

Jueves 12 de Diciembre

Toro de la Ganadería Begoña

Lidiado en la Plaza de Toros La Luz

León, Gto.

  

  

Numero 354 de nombre “Caminito”

Premiado con “Arrastre Lento”

Lidiado por el matador Rafael Ortega

<!––>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: