LA ENTREVISTA

2 Dic

LA ENTREVISTA

Por D. G. Carlos Quintana Zaragoza

DON LUIS BARROSO BARONA (q.e.p.d.),

UN EJEMPLO GANADERO

Hablar de un ganadero como Don Luis Barroso Barona, es hablar de la mas pura tradición ganadera en México, pero sobre todo es hablar de un hombre ejemplo a seguir dentro de la fiesta de toros y de la vida misma. Cabal, serio, respetuoso de la forma de pensar de los demás, Don Luis es de esos pocos seres humanos capaces de sobreponerse a las más intensas adversidades sin perder la decencia e integridad que lo caracterizan, pues ante todo es un caballero.

A la hora que le pedí me concediera una entrevista, aceptó de inmediato, con orgullo, por ser el primer entrevistado para esta nueva revista. Lo que Don Luis no sabía es que somos nosotros los que nos sentimos honrados al inaugurar esta publicación con la plática de un señorón de la ganadería mexicana. Va desde estas páginas nuestro agradecimiento y admiración a un hombre que es, como antes dije, ejemplo a seguir no solo para los ganaderos, sino para cualquier gente que se precie de ser eso, gente en toda la extensión de la palabra. Y a ustedes amigos lectores un fragmento de aquella interesante platica que sostuve con Don Luis Barroso, en su casa una mañana de junio, donde por cierto me atendió de forma estupenda y se pasó el tiempo como agua hablando de toros y escuchando a este importante pilar de la ganadería brava mexicana.

Don Luis como empezó su afición a los toros?, es de familia?

No, mi vida en los toros empezó por casualidad y por el interés de unos amigos de mi papá y de mi tío Guillermo de poner ganado bravo en la Hacienda de Mimiahuapam. Los amigos a quienes hago referencia eran los ganaderos de Zacatepec, específicamente Don Daniel y Don Manuel Muñoz, hacendado de Tlaxcala y gran aficionado, que mandó unas vacas y unos toros; Don Chucho Zamora, ganadero poblano que tenia la ganadería de Almeya y Ajuluapan, poniendo en nuestros terrenos la nueva  ganadería. En un principio la ganadería de Mimiahuapam era de mi padre y de mi tío Guillermo, posteriormente mi tío y mi primo Luis Xavier compraron Pastejé, quedándose mi papá con Mimiahuapam, pero un poco antes de la separación, se había comprado la ganadería de Torreón de Cañas, que era sangre pura de San Mateo y de Torrecilla. Como no sabíamos nada de esto, la selección de los animales de Torreón de Cañas la hizo Antonio Algara y de 250 vacas adquiridas, nos quedamos sólo con 60. Este ganado vino con un toro de Torrecilla, que por cierto retentó Manuel Capetillo y salió y dió muy bueno. Toda esta cruza se incrementó con un toro descendiente de lo del Conde de la Corte que mi tío Guillermo mandó a mi papá, empezando prácticamente con esto la ganadería, ya que todo lo que era de Zacatepec y de Ajuluapan, se eliminó.

Se quedaron solamente con lo proveniente de Torrecilla?

Con lo de Torrecilla y de San Mateo. Posteriormente en 1957, tuve yo la oportunidad de tratar con Antonio Llaguno García un lote de vacas y de toros de San Mateo.

Como fué el trato?

El vendía ocho lotes de treinta y cinco vacas cada uno con su toro, pero yo le dije que me dejara escoger de entre los doscientos vientres un mínimo de cincuenta y también los toros a lo cual accedió muy amablemente.

Nos metimos a los libros Don Luis Arguelles y yo durante dos o tres meses para hacer una selección por libros de sesenta vacas de las que vendía y fuimos a San Mateo allá en Pozo Hondo, a ver el tipo de lo que habíamos escogido por libros y me gustaron dos toros que no estaban dentro de los que él vendía, así que comenzaron los tratos de aquellos dos toros a las ocho de la noche y a las tres de la mañana ya eran míos.

Esos dos toros eran “Pardito” y “Cominito”, que junto con el toro 62 del Conde de la Corte, fueron los que fundaron la ganadería de Mimiahuapam, ya que reforzamos la ganadería tanto en calidad como en cantidad.

De las vacas que llegaron, venían cargadas aproximadamente unas cuarenta, de las cuales nosotros obtuvimos sementales nuevos.

Es decir, se le dió más categoría a la ganadería de Mimiahuapam y se comenzó a tentar cada vez mayor número de animales y se pudieron también lidiar más toros de mucha mejor calidad.

A fin de cuentas es el objetivo de una ganadería…

Por supuesto, y el objetivo de una ganadería es estar siempre seleccionando, táctica que nosotros hemos seguido para tratar de tener una ganadería de primer orden.

“Es necesario seleccionar

para tener una ganadería

de primer orden”.

 

Muchas satisfacciones?

Tenemos el gusto de que con Mimiahuapam hubo cosas muy interesantes como alternativas de toreros como Eloy Cavazos, Ruíz Loredo, Diego O’Bolguer, Manolo Martínez, Jorge Blando, en fin, un grupo de matadores importantes que se doctoraron con animales nuestros.

Otra satisfacción muy grande para mi fue que Jorge Aguilar “El Ranchero”, se quiso despedir con toros de Mimiahuapam y yo considero que esta ha sido la despedida mas emotiva que se le haya hecho a algún torero en la Plaza México, pues fue realmente impresionante ver a esa plaza llorando al igual que “El Ranchero”, estoy seguro de que no se olvidará.

También existe la satisfacción de haber tenido varios toros indultados y muchísimos desorejados.

Alguno en especial?

Uno de Antonio del Olivar en Querétaro que se llamo “Sereno”, al que toreo por nota y con el que prácticamente hizo un ballet taurino. Es quizá una de las faenas más bellas que he visto.

Otro triunfo importante fue el de Joselito Huerta en la “México” con el toro “Romancero”, que tuvieron extraordinaria calidad tanto el toro como el torero, o aquella corrida Guadalupana en “El Toreo” en la que toreó superior. En fin hay muchísimas faenas de José con toros de Mimiahuapam.

En aquella época, tuvo algún torero predilecto?

Tuve y tengo especial cariño por Jesús Córdoba, que tuvo muchos éxitos con mis toros además de que iba mucho a la ganadería no solo a tentar, sino también en plan de amistad. Inclusive en la parte social, pues a la gente de Mimiahuapam les daba pláticas y conferencias, para tratar de elevar el nivel de esas gentes y logró bastante. Aparte había una escuela de las Hermanas de la Caridad que tenia allá mi papá. Chucho hizo mucho bien.

Como fue el viaje de Mimiahuapam a España?

Es un hecho que me llena de satisfacción y de orgullo.

Resulta que la corrida que se pensó lidiar en España en 1971, se embarco en marzo y la compañía naviera encargada del flete, nos dijo que los toros iban a tardar ocho o diez días en llegar a su destino, pero como no hubo suficiente carga en Veracruz, se fueron a Colombia y luego a Venezuela. Ahí hicieron un cargamento para el norte de España, así que primero fueron a Santander y para no hacerte el cuento largo los ocho días se convirtieron en mes y medio de viaje antes de llegar al puerto de Cádiz.

No se murió ningún toro?

No se murió, ya que gracias a Dios, yo mandé a Diego Q’Bolguer con los toros a cuidarlos y los atendió muy bien. Aparte se portaron extraordinariamente bien conmigo Don Antonio Ariza y el Lic. Juan de Dios Álvarez, que ya falleció y que fue apoderado de la ganadería.

Antonio habló a Venezuela a la representación de Domecq y ahí atendieron a los toros, les pusieron mas comida y gracias a esto pudieron llegar vivos a Cádiz, donde los recibió Álvaro Domecq. Los animales al bajarlos, no se podían tener en pie, pues perdieron aproximadamente 150 kilos cada uno y por lo mismo no se pudieron lidiar ese año.

Donde se recuperaron los toros?

Tuve el ofrecimiento de algunos ganaderos de llevar los toros a sus fincas, pero yo decidí que los tuviera Álvaro Domecq, quien es un muy querido amigo mío.

Álvaro cuidó la corrida durante aproximadamente un año, para lidiarla en la Feria de San Isidro del año siguiente, es decir, en 1972. Por cierto la cuidó más que si fuera suya y la preparó muy bien junto con Diego que se quedó por allá.

Por fin la corrida se lidió con mucho éxito el 22 de mayo de ese año; cosa difícil pues en España como tú sabes, la fiesta la ven, la piensan y la sienten muy diferente al público de México.

Y además son toros muy diferentes…

El toro español yo siento que está más adaptado a la forma de ser, de sentir y al carácter de aquel pueblo y el mexicano está más hecho al nuestro.

Cual fue el resultado de la corrida?

Le dieron dos vueltas al ruedo a un toro, desorejó a otro Antonio Lomelín, que por cierto toreó sensacional siendo para mi gusto una faena de dos orejas, aunque nada más le dieron una y en el otro le negaron una oreja.

Victoriano Valencia también estuvo muy bien en sus toros, saliendo al tercio y el otro muchacho José Luis Parada francamente anduvo mal.

Para mi gusto los triunfadores fueron Lomelín y la corrida siendo muy bonito, porque al termino del festejo hubo una cena que organizaron Álvaro Domecq y Antonio Ariza donde estaban reunidas personas y ganaderos de muchos países y a pesar de no haber relaciones México-España, ahí se juntaron las dos banderas lo que se convirtió una satisfacción muy personal, ya que fue la primer corrida mexicana y de toda Latino America completa que se lidió en aquel país y en San Isidro.

“Seria bueno traer sangre de

España y llevar allá sangre

mexicana, siempre que exista

integridad en las negociaciones”.

Cuantos toros fueron a España?

Se fueron ocho toros y quince días antes de lidiarlos mataron uno, por lo que quedaron siete. Ese séptimo toro no pudo ir a Madrid porque no tenia el suficiente trapío, así que Álvaro mando un toro suyo como reserva para la corrida.

Al terminar el festejo yo le dije a Álvaro que el toro que se había quedado en la ganadería era de muy buena reata y ya había visto como salió la corrida, así que sería un orgullo para mí que se lo quedara de semental, cosa que sucedió y parece ser que ese toro le hadado muy bueno, siendo el único semental mexicano que ha padreado en España.

Que opina usted de refrescar la sangre del toro bravo mexicano con sangre española?.

El refresco de sangre se da también aquí en México, claro que en mucho menor cantidad que en España. Actualmente aquí hay una gran apertura entre muchos ganaderos que se tienen confianza unos a otros y se prestan sementales o intercambian semen; pienso que eso es bueno y hasta cierto grado suficiente. Ahora de traer semen de España, pues creo que hay que probar en la vida y experimentar, como también sería bueno llevar de aquí para allá, siempre y cuando exista la confianza y la integridad de los elementos que tomarían parte en esta negociación.

Cuando vendió Mimiahuapam?

Mimiahuapam se fundó en 1947; en 1950 mi tío Guillermo y Luis Xavier mi primo compraron Pastejé así que empezamos la ganadería mi papá y yo, hasta que en 1957 se adquirió lo de San Mateo. A partir de entonces esta divisa se colocó en primer sitio hasta que vendí la ganadería al Lic. Alberto Bailleres en 1972 a raíz del problema agrario porque estaba muy sentido y deprimido.

Le hable a Bailleres que tenía la ganadería de Begoña, se interesó y llevamos la negociación a buenos términos, lo cual me dejó satisfecho por haber dejado mi fierro en unas manos muy responsables como son las de Alberto, con el que tengo una gran amistad.

El ha demostrado ser un buen ganadero ya que Mimiahuapam sigue siendo una ganadería puntera la cual se ha llevado muy bien.

Y a usted, se le quito la depresión y volvió a empezar con otra ganadería…

Yo no pensaba volver porque pensé que ya tenía cumplidos todos mis retos, mis objetivos, mis ilusiones y estaba muy herido por lo que nos pasó.

Decidí retirarme y así fue, hasta que empecé a ir con mi primo Jorge al rancho que tenia cerca de Tula llamado “El Sauz” y “me pique” otra vez.

Jorge me pidió que me asociara con el y al poco tiempo decidió retirarse de la sociedad, y me quedé con el rancho que fue donde empezó Jaral de Peñas.

Tuve la suerte de que Jorge Barbachano, a quién yo le había vendido unas vacas de Mimiahuapam y unos sementales, me los revendió quedándose el con las crías al igual que Don Alfredo Ochoa. Esto lo juntamos con lo que había en “El Sauz” reforzando así lo que ahí estaba, es decir, puro Mimiahuapam.

Gracias a Dios, estos empadres funcionaron y Jaral de Peñas se colocó pronto entre las principales ganaderías. Posteriormente el rancho se lo vendimos a Nacho Morales y el ganado se llevo a un rancho que teníamos en San Miguel de Allende que a final de cuentas se quedó Jorge Barroso con él, trasladando el ganado a “La Barranca” en Guanajuato que es donde actualmente se encuentran las vacas y los sementales y los machos los tenemos en un rancho que se encuentra ubicado adelante de Toluca.

Don Luis, vendrán a México este año?

No creo, aunque las circunstancias cambian de un día para otro, por lo que no debemos decir que no.

Respecto a la crisis,

no queda mas que

echar la pata pa’lante.”

Usted lleva la ganadería?

La llevo junto con mi hijo Juan Pedro, que ha trabajado muy bien y muy duro, y por lo mismo ha ido adquiriendo bastante conocimiento, además de que le pone mucha dedicación así que ya esta tomando las riendas de la ganadería.

Algún torero de su preferencia?

Hay muchos, pero recuerdo con especial admiración a Antonio Ordóñez, que a un toro de Mimiahuapam llamado “Campeador”, le hizo en “El Toreo” una de las faenas mas perfectas que yo he visto. Otros han sido Joselito Huerta, Jesús Córdoba, Alfredo Leal, “Calesero”, Manuel Capetillo, Antonio del Olivar, “El Ranchero” Aguilar y Pepe Luis Vázquez, el mexicano. También ha habido muchos españoles como Paco Pallarez, Curro Vázquez, Paco Camino, “El Cordobés” y “El Capea”, quien por cierto su primer triunfo en México fue con un toro de Jaral de Peñas.

En fin ha habido muchos buenos toreros que además han sido buenos amigos, por lo que no quisiera omitir a ninguno de ellos. Para todos ellos mi amistad y mi agradecimiento.

Y de los actuales?

Mariano Ramos y Jorge Gutiérrez son muy buenos sin dejar a un lado a Manolo Arruza, David y a Miguel y Eloy Cavazos.

De los jóvenes, siento que hay grandes valores a los que se les han dado pocas oportunidades como por ejemplo Gilio, Mario del Olmo, Ferriño, Del Olivar y muchos otros a los que les falta madurar como toreros, pero para lograr esto, necesitan que se les den toros. Es difícil que triunfen pues salen a las plazas muy presionados debido a lo poco que torean; aquí cabe lo que decía Rodolfo Gaona de que el torero nace y luego se hace, pero para que se hagan, necesitan estar con el toro.

Es muy importante que se apoye a los novilleros y también se les exija, pues son el semillero de la fiesta.

Como ve el futuro de la fiesta desde el punto de vista de ganadero?

Hay muchas ganaderías con su historial ya hecho, que deben de tratar de conservar esa tradición que han logrado y no solo de conservarla, sino de mejorarla, así como también hay muchas nuevas ganaderías que crean muchas esperanzas, pero tanto los ganaderos de tradición como los de nuevo ingreso debemos de trabajar muy duro para bien de nuestra fiesta.

Los nuevos ganaderos si se orientan y piensan bien las cosas, pueden formar un grupo importante de ganaderías en nuestro país. Hay que sembrar bien para poder cosechar bien y estos nuevos ganaderos deben apoyarse en ganaderos de tradición, para hacer un buen trabajo.

Se dice que la fiesta esta en crisis Usted que opina?

La fiesta de los toros es como la Iglesia Católica, perseguida pero nunca vencida. Saldrán nuevos toreros a base de darles oportunidades y esta supuesta crisis es tan solo un bache; no nos queda más que darle la cara al sol y echar la pata pa’lante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: