NOTICIAS TAURINAS

24 Jul

Grato debut de Fermín Espinosa “Armillita” en Valencia como novillero con picadores

Publicado el:24 / 07 / 2013

Por FRANCISCO VARGAS M.

FERMIN brindis ESPINOSA IV le briARMILLITA  5 CORTESIA EMILIO MENDEZ

Grato y por demás aceptable fue el debut que tuvo como novillero con picadores el joven aguascalentense Fermín Espinosa “Armillita”, ayer en la Feria de Julio de Valencia, donde el menor de la tan importante Dinastía “Armillita” dejó muy grato sabor de boca ante los novillos de la ganadería de Daniel Ruiz que le tocaron en suerte; donde si no tocó pelo fue por fallar con la espada en su primero; por su parte, el local Román cuajó una buena faena al segundo de su lote lo que le redituó cortar una oreja con fuerte petición de la segunda; y Martín Escudero pasó sin pena ni gloria.
Nuestro amigo y colega Emilio Méndez en su correo que nos envía, informa de la gran expectación que causó el debut de Fermín Espinosa “Armillita” ya que en la plaza y en el callejón se encontraban varias personalidades del mundo del toro, ganaderos y matadores de toros, como Pedro Moya “El Niño de la Capea”, Vicente Ruiz “El Soro”, Curro Vázquez, Dámaso González y en los tendidos la gran figura del toreo José Tomás.
En lo que fue el Primer Festejo de la Feria de Julio de Valencia y un tercio de entrada se jugó un encierro de la ganadería Daniel Ruiz, bien presentado y dejando estar a los jóvenes espadas, destacando el cuarto de nombre “Artesano”.
Fermín Espinosa “Armillita” con el de su debut, lanceó con suavidad, toreando a la verónica, brindó la muerte de este su primer novillo con picadores a su señor padre Fermín y a su tío Miguel Espinosa “Armillita”. Inició su labor muleteril de las tablas a los medios con soltura y gusto, viniendo enseguida  tandas por ambas manos donde templó las buenas embestidas del burel; desafortunadamente malogró su importante faena con la espada, escuchando leves palmas tras un aviso. Con el sexto, el novillo más hecho de todo el encierro, cuajó una labor llena de firmeza y mando. De estocada en buen sitio misma que no hizo efectos y golpes de descabello concluyó para leves palmas tras aviso.
Román con el que abrió el festejo tuvo silencio tras aviso, recibiendo dos fuertes volteretas sin consecuencias que lamentar, afortunadamente. A su segundo, le cuajó una faena intensa causando interés en el tendido, misma que remató de una buena estocada para recibir una oreja con petición de la segunda oreja misma que no se le concedió: oreja en mano el valenciano dio dos vueltas al ruedo y bronca al presidente. Antes, David Martín Escudero abrevió con su primero que no tuvo clase y no dio opciones para silencio; y con el quinto del festejo, hizo una faena por ambas manos y de buen trazo; estando muy errático con la espada para retirarse en silencio tras aviso. Dentro de las incidencias se desmonteraron al banderillear de manera lucida y efectiva los subalternos de pie Luis M. Campano, José A. Maqueda en el segundo; como Raúl Martí y Miguel Ángel García en el cuarto del festejo. (pacovargas_@hotmail.com)

_____________________________________________________
_____________________________________________________

Opinión / Columna  

David Lomelí  de Toros El Sol de San Luis

23 de julio de 2013


  DON JOAQUIN GUERRA ALVA Y LOS “JUEVES TAURINOS”

Sierra de San Miguelito, S. L. P., a 24 de Julio de 2013.

Hoy hace 72 años que el empresario potosino D. Joaquín Guerra Alva organizó los famosos “Jueves Taurinos” en la Plaza El Toreo, de la Colonia Condesa, en la capital de la república, justamente el 24 de julio de 1941, con el siguiente cartel: José Ledesma, “Garcero”, que estuvo valiente; Liberato Mora fue ovacionado; Miguel Montes armó una escandalera con el capote sufriendo cornada grave en el muslo derecho; Juan Medina, que resultó conmocionado; Gerardo Leurín, potosino, estuvo en plan suicida, y Darío Ramírez, que fue el que dio la nota de arte. El ganado procedía de la hacienda de Santa Cruz.

En total en ésta que puede ser llamada primera temporada novilleril de Jueves Taurinos, se efectuaron 15 corridas en las que destacaron Luis Procuna, Rafael Osorno, Curro Ortega, Angel Isunza, Andrés Blando, Javier Chávez, “Terremoto”, y el potosino Pepe Luis Vázquez, entre otros.

Heriberto Murrieta, en su libro “100 Jueves Taurinos” -cuyo título se debe a otras tantas intervenciones sobre temas del toro en la TV, dice que el primer jueves taurino, al hablar de su historia, fue el 14 de agosto del año citado, fecha que corresponde al cuarto festejo de la serie en cuyo cartel figuraron Luis Procuna, que tuvo una destacadísima presentación; Alfonso Covarruvias, quien sufrió cornada gravísimo en el triángulo de Scarpa; “El Niño de la Faja; Omar Villalobos; Manolo Torres, uno que vimos torear en El Paseo como matador en la Cuadrilla de “Niños Toreros” junto con Juanito Vela, y Pedro Rodríguez. El encierro fue de la ganadería de Atlanga. Extraordinaria novillada en la que salió en hombros Procuna por su personalidad y arte con “ángel”.

Otro jueves histórico fue el del 30 de agosto del siguiente año 1942, ya en la segunda temporada de jueves taurinos organizada, al alimón, por don Joaquín Guerra y don Felipe Mota, iniciada el 29/1/1942. Hemos escrito “jueves histórico” por la actuación de Rafael Osorno ante “Mañico” en faena soberbia. Cedo el espacio al Lic. Luis Ruiz Quiroz: “A pesar de que Osorno nunca pasó del escalafón novilleril antes de hacerse banderillero, su vida taurina es digna de recordarse.(…). El 30 de agosto de 1942, sin que nadie se lo esperara, realizó Rafael una inmortal faena al novillo “Mañico” de Matancillas (que sin embargo ostentaba el hierro de la ganadería hermana de La Punta), en una novillada en la que alternó con Rutilo Morales y Luis Briones. De esta actuación se ha dicho que Rafael realizó realmente tres faena en una; la opinión generalizada es que esta faena a “Mañico” fue LA MEJOR DE LAS QUE SE EJECUTARON POR UN NOVILLERO EN EL TOREO, EN TODA LA HISTORIA DE ESE COSO”. (Yo subrayo).

En iguales términos califica la actuación de Osorno el historiador de la Plaza “El Toreo”, don Guillermo E. Padilla.

La labor de empresarios, como la del señor Guerra Alva, es digna de encomio y de emulación dado su amor a la fiesta más bella, demostrando en ese interés por descubrir -en constante búsqueda- “vetas ricas” (nuevos valores) en el campo de Tauro nacional para acrecentar, no sólo mantener, el caudal taurómaco. Labor en la que la afición debe participar apoyándola con su asistencia a las plazas, estimulando justamente a los diestros noveles que demuestren verdadera vocación. Nos veremos en El Domo.

Hasta el miércoles próximo, D. M. ¡Buenas tardes de toros!

Opinión / Columna  

Lic. Tomás Kemp Jaime Bravo, salvó con quite milagroso a Eloy

El Sol de San Luis 


  * “EN TODO HAY PELIGRO, MIENTRAS VIVAMOS” (SANTA TERESA)

San Luis Potosí, San Luis Potosí.- Nacimos para morir, pero lo sorprendente de este torero es que desafío la muerte en varias ocasiones, al sufrir mortales cornadas, salvándose por su fuerza espiritual que recibió del Espíritu Santo. Quería morir en el ruedo como lo piden matadores. Su caso fue sorprendente. Haciendo un quite divino a la figura Eloy Cavazos, salvándole la vida, pero él murió a causa de golpes que sufrió al volcarse el auto donde viajaban, demostrándonos que estar preparados con Dios para salvar el alma, venciendo rencores, envidias, críticas, odios, amarguras, libertinajes, inmundicias, etc.

Jaime Bravo, capitalino, nacido en el barrio bravo de Tepito, en el Distrito Federal es este valiente torero que no encajó en el gusto de los conocedores de la fiesta brava, por su falta de técnica y templanza para dominar al toro. Nació el 8 de septiembre de 1931 y murió en un accidente automovilístico en la carretera a Zacatecas el 2 de febrero de 1970 a la edad de 39 años causando dolor y tristeza en los aficionados norteños donde fue ídolo por sus trasteos temerarios.

Jaime permaneció en los toros veinte años. En 1950 vistió por vez primera el traje de luces como novillero en Cuernavaca, Morelos. Siendo muy castigado por sus enemigos por su escasa maestría. En España tomó parte en varios festejos resultando también corneado. Fue en el año de 1952. Su alternativa la tomó en España el 18 de septiembre de 1955 en Palma de Mallorca de manos de Victoriano Posada y testigo José Ordóñez. Escuchó palmas sin redondear la faena. Toreo también en Barcelona y el exigente público lo calificó como espada valeroso.

En la plaza “México”, confirmó su doctorado el 12 de febrero de 1956, siendo su padrino Manuel Capetillo “El Muletero Más Grande del Mundo” por los largos muletazos que daba a sus enemigos, llenos de arte y mando. El testigo fue Jorge Aguilar “El Ranchero” con toros de “Torrecillas”. Jaime estuvo bien con su primero y cortó una oreja. Los tres toreros ya fallecidos.

Fue desigual con su toreo. Los empresarios no lo contrataban. Se fue a Tijuana y la armó gustando bastante al turismo norteamericano que se espantaba con sus pases temerarios con manoletinas, etc. También fue taquillero en Mexicali y Ciudad Juárez, Chihuahua. Se distinguió por sus romances con varias artistas de cine como Mónica Lind, Julie Foster, etc. Fue un Torero-Galán como el español Luis Miguel Dominguín, quien estuvo ligado con famosas estrellas como Ava Gardner, Jean Simons, Rosy Schneider, “Miroslava”, y hasta se rumoró con María Félix, “La Doña”, etc.

Su trágico accidente sucedió en la carretera San Luis-Zacatecas. Viajaba con el ídolo regiomontano Eloy Cavazos. El auto era conducido por el novillero Miguel Silva “El Cadereyta”, quien murió en el accidente al dar varias volteretas el vehículo propiedad de Cavazos. Bravo falleció en un hospital en Zacatecas a causa de fracturas y golpes que recibió cuando viajaba en el asiento delantero junto con el conductor. Eloy tenía 21 años de edad triunfando en todas las plazas, dando la pelea a su paisano Manolo Martínez y el capitalino pero criado en San Luis, “Curro “Rivera, fallecido de un infarto el 23 de enero del 2001.

Jaime y Eloy viajaban del Distrito Federal a la ganadería de don Jesús Cabrera, enclavada en Zacatecas. Bravo invitó a Eloy a tentar vaquillas. El matador de Monterrey aceptó. Eloy primeramente viajaba adelante y Jaime Bravo atrás. Al llegar a San Luis en la noche se detuvieron a cenar cerca de la carretera. Bravo decidió que el maestro Cavazos se fuera en el asiento de atrás para que descansara y durmiera cómodamente Eloy aceptó gustoso el buen detalle de Jaime, quien se pasó junto al conductor.

Lo grande y maravilloso que hizo Jaime fue salvar a Cavazos, porque el torero regiomontano salió ileso solo sufrió el susto y leves golpes. El conductor un novillero amigo de Eloy falleció instantáneamente, Jaime con vida fue trasladado a Zacatecas, donde posteriormente expiró. El mortal accidente fue cerca de Zacatecas. La noticia causó tristeza y conmovió al mundo taurino al ver que Eloy sigue espantando a la muerte, porque en el ruedo fue muy castigado y salvó la vida como en este histórico caso. Eloy a sus 64 años ya retirado de la fiesta vive tranquilo, pidiendo a Dios la salvación del alma de Jaime quien seguramente ya fue premiado por el cielo por aceptar la voluntad Divina de cambiarse de asiento en el auto donde viajaban. Eloy vive en su ganadería en la Sultana del Norte, agradecido con Dios y con la Santísima Virgen de Guadalupe por la protección que le han dado.

En el medio artístico también hubo dolor. Vedettes y luminarias querían a Jaime Bravo quien venció la muerte de cornadas mortales que sufrió de novillero y matador en los veinte años que vistió el traje de seda y oro. De 1950 a 1970. Estuvo casado con bellas damas del espectáculo y divorciado. Tuvo tres hijos varones.

Eloy siempre quiso y vio a Jaime Bravo como su segundo padre. Le regalaba espadas de matar, traje de luces y ropa de vestir, cuando se iniciaba y no tenía dinero. Eloy es hijo de familia muy pobre. Su padre era el que cuidaba la plaza de toros en Monterrey. Por eso decidió hacerse torero para lograr riqueza y popularidad, reconociendo que Jaime le hizo el quite providencial salvándole la vida.

Jaime fue a Hollywood y por su personalidad filmó varias películas, ganando muchos dólares. Arabella Arbenz, guapa hija del ex-presidente de Guatemala, Jacobo Arbenz, se enamoró perdidamente de Jaime cuando estaba en la cúspide a la edad de 33 años, pidiéndole que dejara los toros lo cual nunca aceptó. Jaime tuvo dos hijos con la artista Ann Robinson y un tercer hijo con Mónica Lind.

Breve historial de este valiente torero que se ganó los aplausos y corazones de los aficionados del norte, autor del quite providencial que hizo a Eloy Cavazos, sorprendiendo al mundo taurino, hace meditar y reflexionar que debemos estar preparados todos los días haciendo obras que agraden a Dios venciendo a los espíritus malignos, porque “En todo hay peligro mientras vivimos” (Santa Teresa de Avila, española, fundadora de las carmelitas descalzas). ¡Descanse en Paz!

(HASTA EL PROXIMO JUVES SI DIOS ME LO PERMITE)
 ____________________________________________________

_____________________________________________________

Aprueban en comisión reformas para castigar maltrato animal

Política • 24 Julio 2013 – 1:43pm – Cirilo Calderón

Dejaron fuera las corridas de toros y las peleas de gallos

  •  

Foto: Facebook

Esta aprobación se dio a raíz de la aparición del video del “Matagatos”

Puebla • La Comisión de Procuración y Administración de Justicia aprobó reformas al Código de Defensa Social para tipificar como delito el maltrato animal, sin embargo dejaron fuera las corridas de toros y las peleas de gallos, tema que generó división entre los diputados quienes admitieron que intereses económicos frenaron su prohibición.

El presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Elías Abaid Kuri, reconoció que quedó incompleto el concepto de animales en las reforma, debido a las contradicciones que se presentaron durante la discusión en la cual quedaron fuera temas como la utilización de animales para investigación.

A petición del diputado del PAN Jorge Gómez Carranco se incluyó un artículo para exentar de las reformas las corridas de toros y las peleas de gallos, con lo cual se manifestaron en contra los diputados Guillermo Aréchiga (Panal), Osvaldo Avendaño (PVEM) y Gerardo Mejía (PRI); sin embargo este punto se aprobó con los votos a favor de Jesus Zaldívar Benavides (PAN), Eric Cotoñeto (PRD), Jorge Gómez y Ramón Felipe (PRI).

_____________________________________________________

_____________________________________________________

Sustituye hoy a El Cordobés

Fandiño: “Donde debo hablar es en la plaza y con el toro”

Por Jorge Casals Más artículos de este autor

“No sé si era justo o injusto quedarme fuera de Valencia. Vivimos en una sociedad mercantilista y a la hora de confeccionar las ferias hay otros factores que influyen más que los propiamente taurinos”, afirma el de Orduña antes de su actuación de hoy en la Feria de Julio.

No estaba en los carteles que anuncian la feria. No era justo después de sus grandes tardes en Valencia y de su arrolladora temporada. Más aún, de haber asumido el reto en julio del año pasado de lidiar la corrida en solitario tras caer herido días antes su rival en el mano a mano previsto: Javier Castaño. Un detalle que debía tener esta recompensa. Ha entrado finalmente por la vía de la sustitución, ya que El Cordobés permanece convaleciente de una fractura en un dedo. Y para alegría de los muchos partidarios que tiene en esta plaza, Iván Fandiño estará en la corrida que abre la feria.

“No sé si era justo o injusto quedarme fuera de Valencia, eso lo debéis decir vosotros los periodistas y la afición. Vivimos en una sociedad mercantilista y por tanto, a la hora de confeccionar las ferias, hay otros factores que influyen más que los propiamente taurinos. Lo que queda claro es que yo quería estar en Valencia y aunque sea por la baja de un compañero, voy a estar. Al principio no nos llamaron, ahora sí, y como nos han ofrecido unas condiciones acorde a lo que creemos que me he ganado, pues estaré con esa afición a la que respeto tanto. Ahora, y como siempre, donde debo hablar es en la plaza y con el toro”, asegura Iván Fandiño.

Para el torero de Orduña, la plaza de toros de Valencia “me ha hecho sentir grandes cosas. Fue mi primera salida a hombros en una plaza de primera categoría. Espero estar a la altura de su plaza y de su gente, que sé que me espera con cariño”, asegura quien todavía tiene en mente aquella tarde de julio del año pasado en la que aceptó matar seis toros en solitario. “Fue una de la tardes que nunca olvidaré. Ese día me di cuenta que puedo superar muchas cosas. Me dio mucha moral y mucha seguridad en mí”, matiza el torero.

El torero vasco forma parte de un cartel creado en un primer momento para el gran público, con el objetivo de atraer gente a la plaza. Un cartel que completan Finito de Córdoba, en lo que será su regreso a la plaza en la que dejó muy buen sabor de boca en Fallas; y Padilla, que lleva por bandera de su tauromaquia la entrega y la honradez.

SANTANDER.- FERIA DE SANTIAGO

(Foto: ‎‏‪@SMarlopez‬)

Juan del Álamo, el triunfo; Morante, la faena

El salmantino corta dos orejas y abre la puerta grande; el sevillano cuaja una gran faena al tercero

Por Licinia Muñiz Más artículos de este autor

Juan del Álamo abrió la puerta grande de la plaza de toros de Cuatro Caminos tras cortar las dos orejas del sexto. El salmantino pudo sumar un trofeo más del tercero de no haber fallado con la espada. Morante dejó una faena llena de inspiración y torería. Gran actuación del sevillano.  

Juan del Alamo fue ovacionado tras pasaportar al tercero. El salmantino salió con decisión, recibiendo al toro con una larga cambiada y verónicas a las que imprimió despaciosidad y gusto Lo llevó galleando por chicuelinas muy toreras al caballo, para ejecutar después un buen quite, también por Chicuelo. Faena variada, entregada y exponiendo en la que llegó a ser volteado sin consecuencias. El salmantino demostró templanza y firmeza. Se rajó el juampedro al final y un pinchazo privó al torero de tocar pelo. De nuevo manejó con temple el capote, moviendo bien los brazos, con torería. El salmantino, muy asentado, anduvo con serenidad y en torero, en un conjunto en el que se mostró muy por encima de un toro con movilidad y que tuvo mejores inicios que finales. Faena a más en la que puso toda la carne en el asador, enrazado el torero, logró las dos orejas en un trasteo de carácter y entrega. 

Abrió plaza un toro flojo y sin fijeza, que desarrolló un deslucido comportamiento en la muleta y que además se rajó a las primeras de cambio. Morante despertó los primeros olés de la tarde con un buen ramillete de verónicas marca de la casa. El sevillano puso empeño pero la faena no tomó vuelo. Imposible el lucimiento. Su segundo fue un toro medio al que el sevillano exprimió en una labor, cuya virtud fue ir de menos a más. Dos lances de bella factura y un quite por verónicas fueron el preludio de una faena personal y llena de torería y poso. Descalzo y en los medios, su labor alcanzó el punto álgido en el toreo en redondo. Templado, ceñido, toreó con mucho gusto y despaciosidad. Profundidad y cadencia. Con la izquierda hubo hondura, naturales de gran trazo. Preciosos los adornos finales, que recordaron tiempos pasados. Los ayudados por alto apoyado en tablas terminaro por enloquecer al respetable. Sonaron dos avisos, pinchó en el primer intento, pero no importó para que el de la Puebla cortara una oreja.

Tres verónicas templadas y media recetó Manzanares al que hizo segundo, un toro con el que la cuadrilla del alicantino -Curro Javier en la brega y Trujillo y Blázquez con los palos- protagonizó un buen segundo tercio. El toro se movió pero sin demasiado estilo ni empuje y Manzanares trató de hilvanar faena en los medios sobre la diestra y una serie al natural de buen trazo. Mató de media estocada. Palmas. Su segundo fue un toro bajo de raza, desclasado con el que no tuvo opciones de cimentar faena. 

Santander, miércoles 24 de julio de 2013. Toros de Juan Pedro Domecq y Parladé (2º), bien aunque desigualmente presentados, nobles y manejables aunque justos de raza. Destacó por su movilidad el sexto. MORANTE DE LA PUEBLA: Silencio y oreja; JOSÉ MARÍA MANZANARES: Palmas y silencio; JUAN DEL ÁLAMO: Ovación con saludos y dos orejas; Entrada: Lleno. Se desmonteraron tras parear al segundo Juan José Trujillo y Luis Blázquez.

La crónica de Benlloch en Las Provincias

Román triunfa y el palco la lía

El valenciano cortó una oreja y le negaron otra en una polémica decisión presidencial

Por José Luis Benlloch Más artículos de este autor

Román impuso la ley del toreo. La del valor, la de la ilusión, la de no arrugarse nunca, cobró, se sobrepuso, templó a su primero, fue capaz de pasarse muy cerca al bravo cuarto…

Román impuso la ley del toreo. La del valor, la de la ilusión, la de no arrugarse nunca, cobró, se sobrepuso, templó a su primero, fue capaz de pasarse muy cerca al bravo cuarto, mezcló lucidez con momentos de espesura, arrebato con temple, naufragó con la espada en su primero y se atracó de novillo en su segundo, redondeó una tarde de novillero puro y duro y acabó saboreando el aprecio del público y la desconsideración de la autoridad. A esto último debe estar acostumbrado. No es la primera vez que le ningunean. Tan reiterativa es la cuestión que uno tiene la sensación de que en esta plaza cada día de toros se reinterpretan las distancias y desencuentros que hay entre las instituciones y corrientes de partido. No hay muchas más explicaciones. O eso o la incoherencia total.

Sucedió en la novillada del arranque ferial. La tarde nació cargada de ilusiones y se remató con esa polémica absurda, con la autoridad convertida en protagonista envalentonado a la espera de que lleguen las figuras. Ya aflojarán. Esa película me la sé. Claro que hubo más. Felizmente. Me gustó el sentido del temple, las maneras de Armillita, con pasajes de un gusto especial en su primero en el que se le vio ese ritmo mejicano que tanto se canta. No me gustó por esta vez Martín Escudero que no se pareció en nada al que hemos visto otras tardes, digo yo que será cuestión del aprendizaje, que los chicos unas veces están mejor y otras se les nublan las ideas y ayer acabó sucumbiendo a las complicaciones de su primero. Fue como si le cambiase el paso. Quede claro que es mucho mejor de lo que se vio.

Me gustaron varios novillos de Daniel Ruiz, cuarto quinto y tercero y no me gustaron nada o poco los otros, especialmente el segundo que tuvo un genio que no casaba con la casa. Me gustaron las cuadrillas, bien en la brega Campano y Rus, los novillos en sus manos parecían otros, cosa de maestros; anduvieron a gran nivel con palos y capote César Fernández y Raúl Martí que va cuajándose en un excelente torero. Y sobre todo no me gustó la autoridad, por excesiva, por sobreactuar en las reprimendas en el callejón, por ese empeño en añadirle dificultad a una profesión que en sus inicios necesita respaldo y comprensión y me enerva más la reincidencia, en esos ataques de rigor con los chicos de casa. Insisto, no es natural o eso cabe pensar después de tanta negativa. El presidente era Amado, naturalmente.

La plaza registró una aceptable entrada con abundancia de turistas. Molestó el viento. Román se lió con la espada después de torear suave en su primero, que sacó nobleza y se paró en exceso y cortó una oreja del cuarto con fuerte petición de la segunda, dos vueltas al ruedo y paseo final en hombros. En la primera faena cobró varias volteretas, otra más en un quite al toro de Armillita y le hizo una faena de poder y agallas al bravo cuarto que se quería comer la muleta por abajo. No perder ese pulso fue mérito grande. Seguramente es lo que no vio la autoridad o no supo ver o no quiso ver. O todo a la vez.

Armillita, al que vino a ver medio toreo, José Tomás camuflado en las alturas, Capea, Dámaso, Cayetano. no triunfó pero no desilusionó a nadie. Toreó con cadencia de elegido a su primero y pagó su ternura técnica en el sexto cuando la tarde languidecía lejos de las ilusiones que nos habíamos hecho. Por cierto también le riñeron en el callejón. De Martín Escudero queda dicho que no tuvo su día. Habrá que esperarle.

“La recuperación va a ser lenta y dura”

“Salir por la puerta de la enfermería también es un triunfo”

Miguel de Pablo, herido el domingo en Madrid, recibe el alta hospitalaria y prosigue en casa su rehabilitación

Por Íñigo Crespo Más artículos de este autor

El novillero Miguel de Pablo, herido el pasado domingo en Las Ventas, recibió ayer por la tarde el alta hospitalaria y se recupera a día de hoy en su domicilio de la localidad serrana de Colmenar Viejo. No será hasta el próximo lunes, día 29, cuando se le retirarán los puntos de la herida del escroto y las férulas que tiene en ambas manos para comprobar si las heridas que tiene en los tendones han suturado como se espera. En función del pronóstico de los médicos, el torero se marcará algunos plazos de cara a su reaparición.

APLAUSOS se ha puesto en contacto con el novillero, que avanza: “Sé que la recuperación va a ser lenta y larga, porque los tendones, sobre todo el del dedo pulgar, los tengo totalmente seccionados. Aun así moralmente me encuentro muy fuerte porque di la cara con mi lote”, apostillando: “En Madrid hay dos puertas para salir, la grande y la de la enfermería, que también es un triunfo”.

FERIA DE JULIO

Aprobados ocho toros para el mano a mano Juli-Manzanares

Por Redacción APLAUSOS Más artículos de este autor

Pasan las corridas de Las Ramblas y Cuvillo

Ocho toros de Garcigrande y Domingo Hernández previstos para la corrida de este viernes en Valencia han sido aprobados en el primer reconocimiento veterinario. La normalidad sigue imperando en los corrales del coso valenciano y los pupilos de Justo Hernández, si no surgen contratiempos de última hora, serán lidiados por El Juli y Manzanares, mano a mano, en el festejo que hasta ahora más expectación ha levantado de todo el abono.

Los ocho ejemplares que han llegado hasta la capital valenciana son: los negros números 9, 17, 58 y 6; los castaños 76, 85 y 127 y el colorado número 104.

FERIA DE JULIO

Fandiño, viendo morir al buen tercero. (Foto: Crescencio)

Oreja con división de opiniones para Padilla en el quinto

Oreja al querer del jerezano con el segundo; trofeo del tercero para un redondo Fandiño

Por Ángel Berlanga Más artículos de este autor

FOTOS ON LINE DEL FESTEJO DE HOY

(Foto: Crescencio)

Finito de Córdoba ha sido silenciado con el toro que ha abierto plaza en Valencia. El de Las Ramblas, lavado de cara, no humilló y se mostró aplomado casi desde su salida. Aun así, el torero dejó sabrosos muletazos en un torero inicio de faena saliéndose hacia afuera y en cuatro series diestras, pitón por donde basó su labor. Sólo al final, con el toro ya rajado, cogió la izquierda, pero el lucimiento era imposible. Todo cuanto hizo tuvo pausa y sabor a torero. Mató de fea estocada que hizo guardia y precisó del uso del descabello. No se hizo el ánimo con el cuarto, que tampoco se comió a nadie. Duramente castigado en varas y peor lidiado en el segundo tercio, el Fino no arriesgó un alamar con él en ningún momento.

Padilla recibió al segundo con dos largas cambiadas de rodillas al hilo de las tablas, un manojo de verónicas, chicuelinas y una media de rodillas. El animal, que manseó en varas, se arrancó a oleadas en banderillas, clavando el jerezano dos pares al cuarteo y un tercero al violín con el toro acortando en su recorrido y dificultando el tercio al matador y su cuadrilla, que no anduvo acertada. Luego, el Ciclón brindó al público una labor arrancada por bajo para fijar al de Las Ramblas pero que después no pudo ser lucida por la condición del toro, que salía por los dos pitones con la cara por encima del palillo. Aun así, la movilidad que le sacó le sirvió para darle fiesta, tragando alguna que otra mirada, colada y superando la adversidad del viento. Mató de una gran estocada y paseó un trofeo.

El grandullón quinto, de reunida y tocada cuerna, fue recibido también con dos largas cambiadas de hinojos. Tras banderillear con vistosidad, se peleó con el toro -malo y absolutamente desclasado- en un toma y daca en el que Padilla respondió con tesón y entrega las ariscas acometidas de la res, que terminó completamente acobardada en tablas y dando auténticos “puñetazos” con sus pitones. Padilla, que inició de rodillas por alto su labor muleteril -quizá hubiese sido mejor comenzar doblándose por bajo- recurrió a los efectismos para calentar los tendidos. Mató de una estocada en lo alto y paseó un generoso trofeo como premio al esfuerzo. Antes, en su turno de quites brilló Fandiño toreando por ajustadas gaoneras.

Otro trofeo paseó Iván Fandiño del tercero tras dejar sensación de torero redondo, en sazón. El toro, de distinta construcción que sus dos hermanos anteriores, con cuello y mejores hechuras, cantó su buena condición de salida, humillando bien al capote de Iván Fandiño. El de Orduña, muy asentado durante toda la lidia, toreó al burel con temple, autoridad y buen gobierno, exhibiendo siempre una tremenda firmeza de plantas. Encajado, roto por momentos -llegó a descalzarse al natural-, cuajó pases con la zocata al ralentí, plenos de profundidad y hondura. El animal, que tuvo clase y nobleza, aún pareció mejor en sus manos, pues el vizcaíno le dio los tiempos justos y ayudó en el trazo del muletazo cuando lo requería el buen castaño de Las Ramblas. Terminó con manoletinas y mató de un fenomenal espadazo.

Valencia, 24 de julio de 2013. Segunda de la Feria de Julio. Toros de Las Ramblas. FINITO DE CÓRDOBA: Silencio tras aviso y silencio; JUAN JOSÉ PADILLA: Oreja y oreja con división de opiniones; e IVÁN FANDIÑO: Oreja. Entrada: Un tercio.

FERIA DE JULIO

Juli-Manzanares, los dos gallos de Valencia, frente a frente

Madrileño y alicantino protagonizarán este viernes el primer mano a mano de la Feria de Julio

GALERÍA FOTOGRÁFICA DE JULI Y MANZANARES

_____________________________________________________

_____________________________________________________

Cumbre de Morante; Del Álamo, a hombros

Morante de la Puebla bordó una faena cumbre este miércoles en Santander, España, pero solamente paseó una oreja por fallar con la espada, mientras que Juan del Álamo logró salir en volandas tras tumbarle los dos apéndices al sexto de la función

Planifican una ambiciosa Feria de Pachuca

La empresa Pasión Ganadera, que encabeza Julio Uribe Barroso, se encuentra en plena fase de organización de la próxima Feria de San Francisco de Pachuca, que en su edición 2013 ofrecerá la atractiva cifra de nueve festejos, lo que representa un crecimiento significativo de un ciclo que sigue posicionándose como uno de los más destacados del calendario taurino mexicano

De Arriaga tiene varias fechas en puerta

El matador tlaxcalteca Angelino de Arriaga tiene una buena cantidad de fechas para las próximas semanas, actividad que arrancará con dos compromisos este mismo fin de semana, de tal forma que se encuentra muy motivado y con ilusión para lograr cosas importantes

Ruedo: Unicable, tres años más

La empresa de la Plaza México que dirige Rafael Herrerías y el canal de televisión Unicable llegaron a un acuerdo por tres años más para transmitir las corridas de las temporadas 2013-2014, 2014-2015 y 2015-2016 en vivo desde la Monumental de Insurgentes. 

_____________________________________________________

_____________________________________________________

SANTANDER | Feria de Santiago

Arrebata Morante de la Puebla; triunfa Juan del Álamo

Zabala de la Serna | Santander

Actualizado miércoles 24/07/2013 21:13 horas

Aunque se anunciaba como corrida de toros, el primero de Juan Pedro Domecq era un caballo. Alto, montado, largo como un mulo… Como fue. Morante de salida le pegó unas verónicas con su porte especialmente por el izquierdo. A compás. El juampedro entre que se quiso quitar el palo y se lo quitó se llevó un puyazo en orden. No volvió a embestir. Entre las rayas todo lo más en el inicio por alto y un trincherazo portentoso. De ahí no salió, se encogió y se retrajo muy apoyado en las manos. José Antonio Morante por la cara le anduvo con brevedad.

Un toro bajo de Parladé apuntó en el capote compuesto de amplio vuelo y de empaque de José María Manzanares. Una vara sin empleo y rectificada y quedó el toro para Curro Javier, que no terminó de hacerse con él en su caminar. Tras las ya clásicas probaturas de Manzanares de incio de faena, se le vino por dentro por dos veces al presentar la muleta abiertamente. No volvería a suceder con los toques al ojo contrario, la embestida en el pico y más allá. Lejos de la excelencia y la clase el toro escarbador; muy lejos de todo Manzanares. Un tirón por la izquierda y el toro por los suelos. No era cuestión de fuerza, sino de temple, la ausencia del mismo, la desarmonía, el sitio perdido, un desarme… A una tanda de naturales respondió el juampedro de Parladé en cuanto no se le maltrató. Por la derecha, o para fuera el viaje o para el cuello el torero. Mal no, lo siguiente. Vulgar como el toro.

Juan del Álamo recibió al ligero tercero con una larga cambiada y lo lanceó en el estilo de Madrid en la tarde de la granizada, el mejor toreo con el capote de todo San Isidro. La media tuvo su aquel por el desmayo. Ni sangre le hizo en el caballo. Muy al aire del juampedro se lo dejó venir sobre la mano derecha, pues sin aire el toro no respiraba. Como se demostró en la siguiente tanda encajada y exigente: ahí se acabó el toro. Le quiso dar salida con una espaldina y se le quedó debajo. Lo volteó con la suerte de empalarlo entre las piernas. En el suelo fue la paliza. Salió Manzanares a cuerpo limpio; Morante tardíamente con el suyo. Se rajó el toro a plomo. Hasta echarse. Ni los rodillazos le levantaron el ánimo.

Morante tocó a rebato con el cuarto, un toro que de salida se quedaba por debajo en el capote cortito. También en el quite que José Antonio de la Puebla intentó. Pero descalzo el torero la faena alcanzó cumbres de torería inenarrables. Sin que el toro se emplease del todo ni humillase ídem de lo mismo. Sobre la mano derecha el arrabato fue haciéndolo romper hasta una cuarta tanda prodigio de empaque, gusto, pecho y mentón, y una alada resolución con un cambio de mano por la espalda y un molinete invertido de sabor, sabor. De ahí en adelante la faena ganó en poso sobre la mano izquierda. Una delicia. El palillo cogido por el centro, la muleta muerta, el cuerpo y la embestida hacia delante. Tres luego superiores y un pase de pecho ligado inolvidable. El alma puesta. De las rayas ya hacia dentro, tres ayudados por alto que firmaría Rafael el Gallo. Una locura. Un cambio de mano por delante. Y dificultades para cuadrarlo. Muchas hasta el aviso. Pero Morante no quería tirar por la ventana lo hecho. Tanta torería añeja que gana según avanza el siglo XXI. Un pinchazo. Y una estocada contraria mortal. Otro aviso inoportuno con el toro muerto. Una oreja que es más que eso.

No pasó nada con Manzanares y el montado, basto y cada vez más quedo quinto. De ir y venir cada vez a menos. Más de lo mismo. Y sin espada, que era su as en la manga.

Del Álamo brindó a las dos figuras que componían el cartel, que será el más abierto cartel de los últimos tiempos entre la élite cerrada. El juampedro tuvo muy buen inicio sobre la mano derecha especialmente, pero no así por la contraria cuando ya acusó el desgaste en demasía. Juan de Salamanca se lanzó en tromba al ataque y el arrimón. Fervorosa e inteligente juventud. Lista ambición. Media estocada tendida. Suficiente. Dos orejas a la esperanza. Y el futuro.

Ficha:

Plaza de Cuatro Caminos. Miércoles, 24 de julio de 2013. Cuarta de feria. Lleno aparente. Toros de Juan Pedro Domecq y uno de Parladé (2º), muy desiguales de presentación; un mulo el acaballado 1º; obediente y vulgar el bajo 2º; sin fondo ninguno el rajado y ligero 3º; bueno sin romper ni terminar de humillar el 4º; basto y montado el quedo 5º; noble y entregado por el derecho el 6º sin final.

Morante de la Puebla, de negro y oro. Pinchazo hondo en buen sitio (silencio). En el cuarto, pinchazo y estocada contraria. Dos avisos (oreja).

José María Manzanares, de azul marino y oro. Media estocada tendida y dos descabellos. Aviso (saludos). En el quinto, pinchazo, media estocada y tres descabellos (silencio).

Juan del Álamo, de azul cielo y oro. Pinchazo y estocada corta delantera (saludos). En el sexto, media estocada tendida (dos orejas). Salió a hombros

________________________________________________

_____________________________________________________

Actuarán figuras de la tauromaquia en Bilbao

Notimex / Imagen Zacatecas / Zacatecas – 23 de Julio del 2013

MADRID, ESPAÑA.- La ciudad española de Bilbao se convertirá un año más en la capital mundial de la tauromaquia, en una nueva edición de las Corridas Generales, con la presencia de toreros como Enrique Ponce, Julián López El Juli, Juan José Padilla o Manuel Jesús Cid Salas El Cid.
Del 17 al 25 de agosto la Plaza de Toros Vista Alegre de Bilbao, considerada una de las más rigurosas del mundo, acogerá una nueva edición de las Corridas Generales de Bilbao, se informó en un comunicado de prensa.
Este encuentro es con motivo de la celebración de la 36 edición de la Aste Nagusia o Semana Grande, una de las ofertas de ocio más importantes y multitudinarias de Europa, con más de 300 actos gratuitos para todas las edades.
Se esperan grandes entradas al evento.

_____________________________________________________

_____________________________________________________

TOROS

Diego Emilio regresa a la México

23 de julio de 2013

Con un estado de ánimo excelente, confiado y optimista se mostró el aguascalentense Diego Emilio, quien regresa a las plaza México, después de que en su presentación saludó en el tercio a pesar de que escucho dos avisos. Sin embargo dejo ver su dotes toreros, valor y su carácter y sobre todo esto último pues otro espada se hubiera achicado ante las condiciones complicadas del de San Marcos, un novillo ya cuajado que pronto se paró.

Diego Emilio viene como triunfador de la pasada feria de San Marcos, cortando tres orejas y obtener la “Oreja de Plata” en disputa, merced a la destacada actuación que tuvo, colocándose como una auténtica promesa de la torería.

“No corté orejas en mi presentación como era mi deseo -dijo sin asomo de lamento- pues realice mi mejor esfuerzo. Ahora estay contento por regresar a la plaza México que es otra bonita oportunidad y que agradezco a la empresa. Vengo con mayor madurez y preparado para disfrutar, triunfar y poder expresar mi toreo. Por mi n o quedo el no triunfar porque hice me mejor esfuerzo”

El aguascalentense es salidor y le respondió fuerte a Alejandro Lima “el Mojito” quien quito por vistosas zapopinas, con ajustadas gaoneras. Se hizo ovacionar en el tercio de banderillas y con la muleta logró buenos pases sin haber ligazón por que el novillo no le repetia. Fue cogido dramáticamente, pero no se arrugo.

A una pregunta señaló que la plaza México es imponente, pero el vino a torear y ahora “vengo más preparado, mentalizado y con muchas ganas par crecer en mi profesión. He estado entrenando como mi apoderado el matador Arruza y me siento bien preparado. Pudiera srf que esta semana este en las ganaderías de San isidro y Medina Ibarra para torear algunas vaquillas y redondear mi preparación”

En su corta carrera, luego de que se presentó el 22 de enero del 2012, solamente ha toreado 9 novilladas cuatro de un novillo y las otras cuatro en tercia.

Ratifico que es un bonita oportunidad para disfrutar toreando y conseguir un triunfo “que me permita crecer en mi carrera. Por mi no va a quedar”.

Diego emilio nació en Aguascalientes el 14 de junio de 1996 y es hijo de Pedro Gutiérrez “Carnicerito”, de donde le viene la afición, pero empezo a torear desde que vio la tremenda cornada que sufrió José tomas. (HSC).

TOROS

Buenos triunfos de Israel Téllez en Perú

23 de julio de 2013

PROCEDENTE de tierras peruanas llega la información relacionada con las exitosas actuaciones que ha venido teniendo en esas plazas incas el diestro mexicano Israel Téllez, siendo la gente responsable de comunicar al respecto la que da razón de sus más recientes andares toreros. El pasado martes 9 de este mes, en el coso de Lajas, ante un lleno total, se lidiaron toros de San Simón y Monterrey en el cierre de la feria, ha tenido una importante actuación cortando las orejas a su segundo astado y dando gran espectáculo durante toda la tarde, cubriendo los tres tercios y rematando las faenas con grandes estocadas. Y más adelante, el miércoles 17, en la plaza de Mollebamba, durante la Feria de la Virgen del Carmen, se lidiaron toros de Monte Carmelo ante una plaza llena. En su primer toro fue ovacionando y, en su segundo, después de una actuación completa con capote, banderillas y muleta, rematada con una estocada en lo alto, se hizo acreedor a las orejas para así lograr una salida más en hombros.

TOROS

Mario Zulaica, torero hasta la muerte

23 de julio de 2013

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

LA empresa de San Luis Potosí dio a conocer la cartelera taurina para su tradicional feria, con cuatro carteles muy bien rematados en los que como es habitual en casi todas las ferias, la base es la primera figura de México, Eulalio López “Zotoluco”. Me llamó la atención la corrida de del 23 de agosto, donde se anuncia a Mario Zulaica, nacido en este estado, quien comparte cartel con Arturo Saldivar y Sergio Flores, ambos sus poderdantes, pues será el último festejo que el potosino toree, amén que no se viste de luces desde hace mucho. ¿Quién no recuerda como torero a Zulaica? Como todo torero con altas y bajas, Mario tuvo tardes muy relevantes en su carrera comenzando por el día en que tomó su alternativa en San Luis Potosí, aquel 9 de febrero de 2003, cuando Jorge Gutiérrez le dio el abrazo (aunque “Zotoluco” sería el padrino, pero un percance días antes ya no le permitió) El rubio torero se despedirá en San Luis Potosí de los ruedos, más no de la profesión, ya que no se cortará la coleta, simplemente es su deseos cerrar un ciclo en su vida para continuar con su carrera ahora como apoderado de Tauromagia, sin embargo, su gusto es ser torero hasta la muerte. Para 2010, cuando se integró al proyecto subvencionado económicamente por Julio Esponda, (Tauromagia) Mario había toreado más de 100 corridas de toros, amén de las 60 que toreó como novillero, ambos festejos entre México y Perú, ya que en España jamás logró debutar más que en el campo bravo. Y aunque en ese entonces su carrera no era boyante, sí era un torero que de haber tenido el apoyo suficiente seguro habría descollado de manera trascendental. De novillero jamás se le consideró del montón, pues siempre estuvo en el candelero; le iba con gusto al toro, pese a que en su casa jamás existió un coletudo, sino únicamente la afición que heredo de sus padres. Y gustaba del toreo clásico, aunado a su sentido de los terrenos en el ruedo. Mario, para mi gusto, ha sido un ejemplo de trabajo, pues los resultados no llegan solo por obra de Dios. Esa oportunidad de Tauromagia le llegó en un momento clave, ya que ahí desbordó el gusto por la fiesta brava que le nació a los 14 años, cuando toreó por vez primera; pero su trayectoria debía seguir no vestido de luces, sino en los temas del apoderamiento. Esto es lo suyo y lo ha ido sembrando con base en el trabajo, empeño y dedicación. Precisamente en este tema Mario es parte de una nueva camada de apoderados, él, como muchos jóvenes que oscilan su edad, son el futuro del espectáculo en México aunado a los nuevos empresarios y ganaderos. Y que mejor que alguien como un Mario Zulaica tome la estafeta de una nueva generación, por que México necesita efectivamente apoderados con basto conocimiento, que sepan dirigir a un torero dentro y fuera de los ruedos, que sepa de entrenamientos, de tentaderos, que sepa nadar con tiburones y por supuesto, que sepa de relaciones taurinas, vitales para el desarrollo de un torero. No es el mejor por ahora el potosino, pero no por que no haya podido hasta el momento, sino por que su techo aún es muy alto. Sin embargo, no pasará mucho tiempo en que Zulaica logre posicionarse como uno de los apoderaos más enteros de México. Por mientras, a nadie se le quita el derecho de cerrar un ciclo, sobre todo al matador Mario, quien se está ganando el respeto de la fiesta ahora en otra faceta. Mejor vayamos a verlo torear, será muy interesante ver quien pega el repaso, si el maestro o los alumnos.

TOROS

Casa Toreros, por su cuarta corrida en Tijuana

23 de julio de 2013

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

LA empresa Casa Toreros continua con su temporada en Tijuana, en la plaza de toros Las Playas, una de las más grandes del mundo y que ahora se encuentra más viva que nunca. Mucho ambiente se ha generado por aquellos lugares de la frontera desde el inicio de su temporada este año y sigue creciendo el interés, ahora no solo por el publico mexicano, sino también por americanos que se han notado más en numero en las últimas corridas de toros. Apenas el domingo pasado se llevó acabo la tercera corrida, que registró 8 mil personas en promedio, lo cual indica que la gente está respondiendo muy bien al esfuerzo de dicha empresa que ha puesto en movimiento la fiesta brava en un coso que por muchos años permaneció sin identidad alguna. Para el próximo 11 de agosto a la 17 horas ya se anunció la cuarta corrida, bastante atractiva; será un mano a mano nada menos que entre el torero consentido de Tijuana, el local Alejandra Amaya y Arturo Macías, consentido de la afición mexicana. Sin duda es un cartel muy bien cortado, que será todo un imán en las taquillas de la plaza Monumental; el ganado será de Arroyo Zarco. Carteles como este son los que están haciendo que la afición e Tijuana crezca, claro, no a sido una labor fácil y todavía se requiere mucho trabajo para lo que resta del serial, que podría ser de 6 a 8 corridas máximo.

3 MIL FIRMAS

Casa Toreros también ha iniciado una importante campaña como empresa comprometida con el espectáculo taurino y prueba de ello ha sido la campaña que inició el domingo pasado en conjunto con la asociación de peñas taurinas Contoromex, para recavar firmas en apoyo a las corridas de toros en este estado. Los resultados fueron excelentes, ya que se recolectaron 3 mil firmas, por lo que en los siguientes festejos se continuará con la labor.

“PAYO”, NUEVO PODERDANTE DE CT

Y ya entrados en el tema de Casa Toreros, corre el rumor que esta empresa podría llevar los poderes de tres toreros mexicanos muy importantes, uno de ellos podría ser Octavio García “El Payo”; aunque esto es extra oficial, supimos que solamente falta la firma del contrato. Cabe destacar que actualmente uno de los matadores reconocido a nivel mundial y que es poderdante de casa Toreros, es Joselito Adame, quien se encuentra haciendo campaña en España y que va para largo, ya que por lo menos tiene ya organizadas alrededor de seis corridas de toros más.

Opinión / Columna

ESTO…cadas  Don Volapie 

24 de julio de 2013


  HASTA LA GAMUZA: A pesar de los pesares los toreros mexicanos extrafronteras siguen haciendo sonar su nombre como el matador Diego Silveti que cortó dos orejas en una plaza francesa y salió a hombros para no perder la costumbre de lo realizado en cosos de España. Su reaparición en los ruedos fue altamente satisfactoria que rendirá fruto en plazas de la península, ya que tiene algunos compromisos que cumplir. No afloja el paso y se mantiene en el campo bravo. Bajo buenos augurios, Fermín espinosa “Armillita IV” hizo su debut como novillero con picadores en la feria de Valencia y su interpretación de sus toreo fue de impacto entre la gente importante del medio taurino que estaba en el callejón y en los tendidos. Había expectación y Fermín supo corresponder toreando con temple tanto de capa como con la muleta. Escucho dos avisos por su falla con la espada, pero su desempeño en lances y suertes dejo contentos a los que lo fueron a ver. Otro torero que causó admiración, en festejo sin caballos, fue el jovencito Juan Pablo Llaguno al cortar una oreja en las novilladas promocionales que se realizaron en la Real Maestranza de Caballeria en Sevilla y le permitió pasar a la final, lo que hará mañana al lado de los triunfadores, que salieron de una docena de jóvenes. Juan Pablo se le vio la percha de torero que ratifico en su andar y frente a los novillos que le correspondieron. Pisando fuerte y corriendo la mano. Por su parte el guanajuatense Israel Téllez en su campaña por tierras andinas, concretamente en plaza de Perú, ha tenido buena campaña logrando cortar orejas. La información esta llegando muy esporádicamente pero con buenos resultados. Joselito Adame con paciencia de franciscano espera el momento de desplegar capotes y muletas en las cinco corridas que tiene comprometidas y demostrar el porque su titulo de triunfador de la plaza de Las Ventas.

EN BUEN SITIO: Una agradable sorpresa dio el guanajuatense Miguel Alejandro al cortar una oreja en su debut en la plaza México, pues su carrera ha sido bastante irregular y un tanto extensa sin tener mayor publicidad. Sin embargo tuvo un magnifico astado de Puerta Grande, que mereció arrastre lento, y el debutante lo aprovecho debidamente de acuerdo a su novatez, mostrando valor y buenas maneras logrando estampar magníficos naturales. Le protestaron indebidamente la oreja pues tan solo el estoconazo la merecía. Esperemos que no haya más protestas cuando son soberbias las ESTO… cadas.

_____________________________________________________

_____________________________________________________

FRAUSTO, A DEFENDER SU SITIO

El novillero Ricardo Frausto, quien actuará el domingo en la Plaza México al lado de Mirafuentes de Anda y Diego Emilio, con astados de Vallencino, estará estos días en diversas ganaderías queretanas, ajustando los últimos detalles de cara al importante compromiso que le espera.
El aguascalentense tiene en la mente un solo objetivo: defender el sitio que se ganó la campaña pasada como uno de los triunfadores.
“Lo primero que me ocupa es precisamente tener la posibilidad de reanudar mi paso triunfal en la México. De ahí que ahora el compromiso sea mayor y por ello es que estoy más que seguro de dar más todavía de mí, pues voy a salir a defender el sitio que me gané a sangre y fuego. Estoy cierto igualmente de que la gente ha estado pendiente de mí e irá a la plaza a exigirme”, dijo con voz firme.
Ciertamente, Ricardo Frausto causó una más que grata y convincente impresión al público del coso de Insurgentes en las tres novilladas que toreó en la pasada temporada, reforzadas por sus éxitos en Aguascalientes y Guadalajara, básicamente.
Por cierto, su apoderado, Roberto Fernández ‘El Quitos’ prepara la campaña española que realizará el torero hidrocálido, una vez que haya cumplido con las dos tardes que la México la tiene firmadas.

FERMÍN ESPINOSA
El novillero mexicano Fermín Espinosa ‘Armillita’ debutó con picadores en la plaza española de Valencia, donde aun sin cortar orejas dejó un grato sabor de boca.

_____________________________________________________

_____________________________________________________

El Perro en los Toros

Publicado por en Tauromaquia

Pharamon Blanchard

Pharamond Blanchard

Una costumbre ya en desuso, muy común en las corridas de toros hasta el último tercio del siglo diecinueve, era la utilización de perros de presa para sujetar y rendir los toros que, por su mansedumbre, tomaban  menos de tres varas de castigo. La fórmula de esta práctica consistía en que: “Solían soltarse de tres en tres, renovándose los inutilizados, hasta que conseguían sujetar la res, haciendo presa en las orejas y entonces el puntillero, con un estoque y colocado detrás del toro, hería a éste traidoramente en las costillas, rematándolo después con la puntilla“, al decir de Sánchez de Neira y tal como lo inmortalizó el pintor francés Blanchard, en la imagen que encabeza este artículo.

A pesar de la utilización que se hizo del perro en las corridas de toros, es como decíamos una costumbre y como tal dimanante de unos usos anteriores que, en este caso, es la consecuencia lógica de la ancestral costumbre venatoria o más exactamente, como dice Álvarez de Miranda en “Ritos y juegos del Toro“, era una: “práctica cinegética desde la más remota antigüedad, dada la importancia que los perros desempeñaron.

No cabe duda que la utilidad prestada al hombre por el perro en las primitivas expediciones cinegéticas y la eficacia de los mismos, hicieron de este animal, domesticado durante el periodo mesolítico (“edad media de la piedra“), allá por el año 12.000 a.C., no solo un perfecto acompañante y un valioso auxiliar sino “el mejor amigo del hombre“; y Cossío al referirse a un nexo ancestral del origen de las corridas de toros, señala que: “Nada suscita más vivamente la sospecha de un origen venatorio del toreo que el uso, hasta época bien reciente, de alanos o perros de presa para sujetar y rendir a los toros“.

1-Alpera, Cueva de la Vieja[1]No son muy frecuentes las representaciones de cánidos en las pinturas rupestres de animales, debido a que el objeto de las mismas era la realización de rituales de magia ante el animal representado que se pretendía cazar y obviamente el perro no era el sujeto de la caza, sino un instrumento de la misma.

Aún así, por poner solo dos ejemplos, en una pintura de la Cueva de la Vieja, de 1-tassili n'ajjerAlpera-Albacete (hacia el 10.000 a.C.), representando una escena de caza comunal, encontramos a este animal representado, encima de la vaca de la izquierda, acompañando a un grupo de cazadores bien pertrechados de arcos y flechas; o la hermosísima representación de la persecución de un antílope acosado por tres perros y el cazador, en una de las pinturas del Tassili N’ajjer sahariano, donde se da la curiosidad de que uno de los perros fue pintado de color blanco, un pigmento escasamente empleado en las representaciones rupestres.

Mitra

El Dios Mitra

Abanico de Tutankhamón

Abanico de Tutankhamón

Alano Asirio

Alano Asirio

Repasando la historia, a grandes rasgos, encontramos al perro acompañando al dios Mitra dando caza al toro, relatado en el libro del Avesta zoroástrico y datado hacia el comienzo del primer milenio a.C.; o los robustos perros de las cacerías asirias, representados en unos bajorrelieves del palacio del rey Ashurbanipal (668-627 a.C.) en Nínive; sin olvidarnos de los estilizados lebreles de caídas orejas que acompañaban al faraón en sus cacerías, como se muestra en un abanico hallado en la tumba del faraón  Tutankhamón (siglo XIV a.C.).

Vaso de Liria

Vaso de Liria

Caldero celta de Gundestruo

Caldero celta de Gundestruo

Estela de Clunia

Estela de Clunia

También encontramos representaciones de cacerías de toros, con la ayuda de perros, entre los Celtas, como muestran los grabados del famoso caldero de Gundestrup, a cuya actividad cinegética se refirió Julio César en “La Guerra de las Galias“: “… esos toros gigantes salvajes eran cazados por los guerreros celtas, quienes se adiestraban y entrenaban en la guerra por medio de estas artes”. De época parecida es la magnífica representación de un perro atacando a un toro, en la famosa “Piedra de Clunia” encontrada en la colina de Clunia Sulpicia, de época celta y expuesta en el museo provincial de Burgos y de la que Cossío considera “esta escena como una indudable representación de caza, cuya finalidad era probablemente hacer un sacrificio religioso“; José Luis Morales y Marín se refiere a ella en su libro “Los toros en el arte“, con estas palabras: “…aparece una res vacuna con un perro sobre su lomo, pudiendo representar una escena de caza para un sacrificio religioso, lo que prueba esta práctica de cacería desde épocas remotas“; o por último, la secuencia representativa de una corrida de toros y de escenas de esta práctica cinegética en la famosa “Crátera o Vaso de Liria“, del siglo III a.C.

Un animal tan imprescindible para el hombre, no podía pasar desapercibido para el autor griego por excelencia y así Homero, en La Odisea, celebra y resalta la fidelidad del perro de Ulises, el que, a pesar de los años transcurridos en la ausencia prolongada de su amo, es el único que reconoce al héroe cuando éste regresa a su Ítaca patria, disfrazado de vagabundo.

Es curioso, también, leer a Virgilio, en las Geórgicas, las recomendaciones que hace a los criadores de perros: “alimenta con suero de leche a la camada de lebreles de Esparta y al pequeño moloso. Con tales guardianes puedes estar tranquilo de que ningún ladrón nocturno te robará tus rebaños, ni tendrás que temer las incursiones de los lobos…”

    Ya en fecha muy temprana la Chronica Adefonsi Imperatoris (de mediados del siglo XII en la Alta Edad Media, que relata los hechos del reinado de Alfonso VII de León y Castilla), al describir las bodas de Doña Urraca la asturiana con el rey Don García de Navarra, celebradas en León en el año 1144, nos informa de la utilización de perros en las cacerías de la nobleza: “los nobles entretenían su ocio cazando toros con la ayuda de venablos y alanos“.

La Olmeda, Palencia

mosaico de La Olmeda, Palencia

Refiriéndose a esta “Chronica Adefonsi Imperatoris” José Luis Morales y Marín en su libro “Los toros en el arte“, también aporta datos sobre esas prácticas: “Y otras autoridades, aunque lo más granado de España, unas, obligando con sus espuelas a correr a los caballos según la costumbre patria, tras arrojar sus lanzas las clavaban contra una estructura de tablas construida para mostrar igualmente tanto su propia habilidad como el vigor de sus caballos, otras mataban, lanza en ristre, toros enfurecidos por el ladrido de los perros“.

También tenemos noticias que en el siglo XIV, Juan I de Aragón, alias “El Cazador” (1350-1396), el 19 de Abril de 1387, hizo preparar en Fraga (Huesca) unos toros “dels bous més braus que puguin trobar” (los toros más bravos que puedan encontrar), para probar unos alanos que le habían llegado de Castilla.

Argote de Molina

Argote de Molina

     En tres capítulos del “Libro de la Montería” de Alfonso XI de Castilla, El Justiciero (1311-1350), publicado en 1582 por Argote de Molina (1549-1596), se hace referencia a la caza de toros salvajes con perros, durante el siglo XVI, y al describir unas fiestas de toros dice:”…Ultimamente sueltan alanos que, haciendo presa en ellos, los sujetan y rinden…”

     Por algunos viajeros extranjeros del siglo XVIII, siempre dispuestos a sorprenderse de nuestras raras y extrañas costumbres, según ellos, conocemos en detalle cómo se realizaban estas actuaciones con perros y así un viajero francés, Carel de Sainte Gade, en su libro “Mémoïres curiex envoyez de Madrid“, nos detalla la eficacia de unos mastines en la plaza de Madrid, cosa que al galo viajero (tal vez bretón o normando, ya que si hubiese sido un francés del midí habría visto algún espectáculo con toros), le pareció “lo mejor de la fiesta“: “Cuando los toros más vigorosos han cansado a todo el mundo, el Rey manda que le lleven seis grandes mastines, que la Ciudad cría y amaestra expresamente para luchar con ellos. En cuanto están sueltos se arrojan contra el toro, se agarran a sus orejas o le cogen por la garganta. Esto es para mi gusto lo mejor de la fiesta, pues como está muy sujeto, hace mil esfuerzos por apartarlos, haciéndoles saltar por el aire de un modo que produce siempre mucho gusto

Johaness Stradamus

Johaness Stradamus

La ferocidad de algunos “perros de diente” como se los conocía, con independencia de su tamaño, llegaba a ser tal que podría decirse que competían en bravura bruto y can, tal como relata un testigo presencial en unas fiestas de toros de San Fermín en 1628: “Soltaron otro toro, y echáronle cuatro lebreles tan pequeños, que parecían gozques, embistieron con notable bravura, pero era tanta la del toro, que infinitas veces los volteó a todos, tratándolos tan mal que yo los tenía por muertos; pero fue tanto el tesón que tuvieron en su porfía, que rindieron al feroz animal; ¡tanto pueden perros si llegan a emperrarse!”.

     Juan Moraleda y Esteban en su libro “Fiestas de toros en Toledo” al relatar unas fiestas en 1662 resalta la bravura o lo bravío de los toros: “El 25 de Septiembre de 1662 corriéronse dos toros por la mañana y seis por la tarde en la plaza Mayor, hoy de las Verduras. Organizó esta corrida la Cofradía del Santísimo Sacramento de la Parroquia Mozárabe de San Lúcas, y hubo en ella “perros alanos”, lanzada de á caballo y de á pie y otras varias suertes, siendo tal la bravura de los toros, que llegaron á acobardar á los toreros traídos al efecto para estas fiestas

     También D. Nicolás Fernández de Moratín, en su “Carta Histórica“, al referirse a  la Curia Romana, nos descubre que allí se realizaron muchas corridas o cazas de toros, como así se las conocía en Italia: “en donde se corrían también, pero enmaromados y con perros, y aún hoy se observa en Italia …”                           

puerta de la Carne, Sevilla

puerta de la Carne, Sevilla

Cossío transcribe, en “Los Toros“, un artículo de la revista El Enano, del 12 de abril de 1.853, por el que se constata que en dicha fecha aún se usaban los perros en las corridas de toros, cuya actuación la califica de brutal: “Otra que mejor baila. Si brutal es la costumbre de los perros, la de desjarretar los toros con la media luna excede mucho, siendo tan repugnante y bárbara, que nunca habrá seguramente quien la pueda ver con gusto. Si hay un espada tan torpe que no puede matar un toro, no ha de ser el desdichado animal en quien se castigue su torpeza; ábrasele las puertas del corral y allí mátesele como se quiera, pero no se dé al público espectáculo tan horroroso“.

Estos acontecimientos fueron recogidos por numerosos literatos que, en sus obras, resaltaron la costumbre de aperrear los toros, entre ellos Cervantes (1547-1616)  en “El coloquio de los perros“, nos descubre por boca del perro Berganza, cuando le cuenta a su amigo canino Cipión su propia vida,  uno de los lugares de crianza y adiestramiento de este tipo de perros, como son los mataderos de reses: “Berganza.- «Paréceme que la primera vez que vi el sol fue en Sevilla y en su Matadero, que está fuera de la Puerta de la Carne; por donde imaginara (si no fuera por lo que después te diré) que mis padres debieron de ser alanos de aquellos que crían los ministros (encargado) de aquella confusión, a quien llaman jiferos (matarife). El primero que conocí por amo fue uno llamado Nicolás el Romo, mozo robusto, doblado (recio, fuerte) y colérico, como lo son todos aquellos que ejercitan la jifería. Este tal Nicolás me enseñaba a mí y a otros cachorros a que, en compañía de alanos viejos, arremetiésemos a los toros y les hiciésemos presa de las orejas. Con mucha facilidad salí un águila en esto“.

5-sevilla, J.Hoefnagel, 1650

ilustración de Sevilla, J.Hoefnagel, 1542-1600

Es cierto que la crianza y adiestramiento de estos perros, destinados a luchar con los toros, se realizaba mayormente en los mataderos municipales de la carne. A este respecto Alonso Morgado, en su “Historia de Sevilla” (1587), nos describe el matadero hispalense: “Por aquella misma parte del Mediodía, fuera de la ciudad, a la Puerta de la Carne, está el matadero en forma de gran casería con sus corrales, y naves, y todas dependencias. Y unos miradores que descubren una buena plaza donde se corren y alancean y luchan toros con perros, de verano ordinariamente“. El pintor flamenco Gerge Hoefnagel, coetáneo de Morgado, que viajó por España como tratante de piedras preciosas llegadas de las Indias, cuyo negocio le llevó hasta Sevilla, dejó un grabado titulado “Qui non ha visto Sevilla non ha visto maravilla“, que formaba parte del Civitates Orbis Terrarum, obra de varios volúmenes y diversos autores que pretendía ser un Teatro del Mundo.

En ese grabado se muestra una panorámica extramuros de Sevilla, vista desde el sudeste, destacando en el centro de la imagen el matadero, una nave alargada con arquería. Junto al edificio dibuja Hoefnagel una escena en la que varios hombres, provistos de lanzas y auxiliados de perros, se disponen a cazar unos toros sueltos. Adjunto a la lámina iban unos comentarios del propio autor: “Junto a este edificio, tiene lugar un espectáculo divertidísimo, una cacería de toros, que son robustísimos; se les engorda allí y son notables por la fortaleza de sus cabezas y pechos; contra ellos se azuzan grandes y valientes perros a lo que, ya de por si feroces y terribles, suelen sacar antes de que los maten, de modo que abalanzándose contra los perros con gran ferocidad, echando fuego por las narices, hiriendo la tierra con las pezuñas y haciendo saltar la arena por los aires, les muestran siempre sus frentes y hieren a los enemigos con sus cuernos y con tanto ímpetu les atacan que con sus cuernos hirientes los tiran muy alto al aire y los recogen con las puntas de los cuernos cuando caen“.

El mismo Cervantes (1547-1616), en la obra citada, se refiere a este matadero en boca del perro Berganza, y describe la calaña y enjundia de los rufianes jiferos que trabajaban en aquel matadero: “… todos los que en el trabajan, desde el menor hasta el mayor, es gente ancha de conciencia, desalmada,… los más amancebados; son aves de rapiña carniceras;… y con la misma facilidad matan a un hombre que a una vaca; por quítame allá esa paja, a dos por tres meten un cuchillo de cachas amarillas por la barriga de una persona, como si acocotasen un toro“.

Antonio Carnicero

Antonio Carnicero

También Lope de Vega (1562-1635) en su obra “La Dorotea” hace alusión a estos alanos:

…te figuro como suda un toro en el coso, a quien han echado un alano,
que con la parte que le queda libre se va defendiendo,
pero echándole otro, se rinde y, con igual fatiga, los lleva
a entrambos colgados de las orejas como arrancadas.

De fecha posterior es la referencia que hace don Francisco de Quevedo (1580-1645), a esa costumbre de atrapar toros con perros de presa, en una metáfora satírica:
“…Con tres estilos alanos
quiero asirte de la oreja,
porque te tenga mi queja,
ya que no pueden mis manos
.”

El notario, escribano y archivero de Teruel, Juan Yagüe de Salas (1561-1621), en su obra “Los Amantes de Teruel“, describe un enfrentamiento entre perros y toros jugando con la equiparación entre galgos y liebres:

Da mil vueltas ladrando, y da mil vueltas
bramando, el perro y toro, cual sucede
al galgo y libre, cuando corre y huye,
que marros ella da, mas dale mate.
Así sucede aquí, que de la oreja
trabó con tal coraje y tal rabia
al toro, el fuerte alano, que de un sitio
no le dejó mover en cuarto y medio.

Además de la incidencia de los perros en el planeta literario, el mundo de la ilustración no podía quedar al margen de recoger este acontecimiento lúdico-cinegético tan singular, y así entre las ilustraciones del siglo XVIII merecen destacarse unas estampas que nos dejó Antonio Carnicero en su “Colección de las principales suertes de una corrida de toros“, publicada en 1.790, y en donde aparece perfectamente reflejado el momento del combate entre perros y toro.

El Gayumbo, Goya

El Gayumbo, Goya

litografía nº 25, Goya

litografía nº 25, Goya

Litografía nº 36, Goya

Litografía nº 36, Goya

También Goya, en sus inolvidables grabados de La Tauromaquia (grabados y puestos a la venta en 1816), nos dejó excelentes testimonios de este lance taurino en el grabado nº 25 Echan perros al toro, donde el realismo de la pelea alcanza su culmen en el perro de la derecha, con  los cuartos traseros paralizados por la herida recibida; o la litografía nº 36 Perros al toro, de idéntica factura, que había sido grabado antes en una lámina que se estropeó; y de época posterior es el grabado “Toro acosado por perros” (1819-1822), o el óleo de 1793 titulado Toro enmaromado, conocido también como El Gayumbo.

La Lidia

La Lidia

Pérez Villaamil, 1830

Pérez Villaamil, 1830

Otros pintores como Pérez Villaamil o su contemporáneo Luis Ferrant, recrearon la pelea de alanos o dogos con el toro, siendo curioso el detalle del cuadro titulado Patio de caballos de Manuel Castellano (1850) que en su parte izquierda recrea, junto al matador y parte de la cuadrilla, un robusto y poderoso alano. El periódico La Lidia se ocupó de ese tipo de suerte en una de sus coloridas láminas; incluso Picasso en la colección de aguatintas conocidas como Tauromaquia de Pepe Hillo refleja esta antigua tradición, en los años 50 del siglo XX.

No olvidemos que la mayoría de los viajeros escritores o pintores extranjeros que conocieron nuestra fiesta, durante los siglos XVII a XIX, ilustraron sus obras con escenas con la pelea de perros con el toro, como ocurrió, por citar solo algunos, con los pintores flamencos Frans Snyders (1579-1657), Paul de Vos (1595-1678) o el francés Pharamond Blanchard (1805-1873) que encabeza este artículo.

catedral de Burgos

catedral de Burgos

No quedaría completa esta referencia a las representaciones taurinas de la lucha del perro con el toro sin referirnos, precisamente, a la extensa iconografía en piedra que adornan infinidad de espacios religiosos desde la Alta Edad Media, como son iglesias o catedrales. Entre los numerosos temas representados en arcadas, peanas, arquivoltas o capiteles que componen ese abigarrado evangelio en piedra, además de un muestrario de las costumbres o vicios mundanos, que también tuvieron cabida en esos lugares sacros, y que era una forma de enseñar y difundir la religión iconográficamente, o mejor, una manera de evangelizar con el arte a la ignorante sociedad del Medievo, encontramos diversas representaciones de escenas de la pelea del perro con el toro, cuya riqueza expresiva son dignas de toda mención y admiración.

Uno de esos ejemplos lo encontramos en la catedral de Burgos, del siglo XIII, concretamente junto a una portada policromada que da acceso al claustro alto, datada hacia 1260, que está flanqueada por cuatro estatuas y en tres de las peanas que las sostienen aparece, en dos de ellas, un robusto alano y en la otra un perro enfrentado al toro, mientras que en la tercera se representa el momento en que dos perros están haciendo presa en las orejas del toro, que aún conserva parte de la policromía original. 

iglesia StªMª del Campo

iglesia de Santa María del Campo

catederal de Bilbao

catederal de Bilbao

El segundo ejemplo lo encontramos en la Iglesia de Santa María del Campo, pueblo de la provincia de Burgos, donde hallamos representado, en uno de los capiteles de la parte más antigua conservada del templo, de comienzos del siglo XIII, un perro sujetando a un toro por la oreja.

Igual motivo lo hallamos en el claustro de la Iglesia Catedral del Señor Santiago el Mayor de Bilbao, concretamente en una peana donde aparece, primorosamente labrado el agarre de dos grandes perros, de poderosa dentadura, a un toro por las orejas.

monasterio de Bermeo

monasterio de Bermeo

monasterio de Bermeo

monasterio de Bermeo

Otro tanto encontramos en el pueblo ballenero y cabeza de Vizcaya, como viene a significar su escudo heráldico, en el claustro del convento de San Francisco de Bermeo, del siglo XIV, donde hay dos ménsulas, en una el agarre de dos perros de las orejas del toro y, en la segunda, a un perro haciendo presa en el cuello del cornúpeta, ambas piezas de idéntica traza y casi con toda seguridad salidas del mismo cincel.

catedral de Tuy

catedral de Tuy

En la iglesia Catedral-fortaleza de Santa María de Tui (Pontevedra), comenzada en estilo románico a finales del siglo XI y finalizada en gótico, encontramos, entre lo que queda de aquel románico, una serie de capiteles en el interior del crucero, en granito de la zona, y en uno de ellos la presencia de un toro acosado por dos potentes alanos.

También, en el claustro de la catedral de Pamplona, del siglo XIV, se halla un capitel que representa la captura de un toro con la ayuda de dos perros que, colgados de las orejas del bóvido, someten y doblegan al poderosos animal.

catedral Pamplona

claustro catedral Pamplona

catedral de Pamplona

refectorio catedral de Pamplona

En la famosa crónica de la  “Historia compostelana“, escrita hacia mediados del siglo XII (y publicado por el padre E. Flores en la “España Sagrada” en 1764), al narrar el milagro del Obispo San Ataulfo, acusado de sodomía y acaecido hacia la mitad del siglo IX, nos desvela que el juicio sumarísimo al que fue sometido consistía en exponer al obispo ante un toro salvaje recién cazado, con ayuda de unos perros, y dice que el purpurado, tras celebrar misa, “se presentó en el lugar del martirio, revestido de las insignias pontificales. El toro, a pesar de estar muy enfurecido por las trompas de los cazadores y los ladridos de los perros, repentinamente se cambió de bravo en manso, se acercó espontáneamente al santo obispo y depositó sus cuernos en las manos de Ataulfo…”. Precisamente en el refectorio de la catedral de Pamplona se halla una ménsula con la representación alegórica de este milagro.

Ribadavia

convento de Santo Domingo, Ribadavia

También encontramos en la Iglesia gótica del convento de Santo Domingo de Ribadavia, Orense,  del siglo XIV, vemos a un perro haciendo presa sobre las orejas de un toro, en un capitel de una de las columnas de la nave central.

Stª Mª de Franqueira

Stª Mª de Franqueira

Otro tanto se registra en la iglesia de Santa María de Franqueira, en A Cañiza, Pontevedra, donde podemos observar, en el capitel de la segunda columna de la parte izquierda de la portada occidental, a un  perro sujetando por la oreja a un toro; portada que conserva un tímpano, algo deteriorado, representando la Adoración de los Reyes Magos, con la Virgen sentada bajo un dosel almenado, con el Niño sobre sus rodillas.

Otra de las fuentes de información, en cuanto a la iconografía en centros religiosos, son las figuras profanas esculpidas por la gubia de expertos tallistas en las llamadas misericordias o en los respaldos de los asientos de las sillerías de coro de algunas catedrales.

catederal Ciudad Rodrigo

catederal Ciudad Rodrigo

Uno de esos ejemplos es la talla de una misericordia, en la sillería del coro de la catedral de Ciudad Rodrigo, Salamanca, esculpida a finales del siglo XV por Rodrigo Alemán, de estilo plateresco, donde se representa magníficamente la acción dramática del agarre de un perro en la oreja de un toro.

monasterio de Yuste

monasterio de Yuste

            Con menor dramatismo, pero de semejante simbología, es la escena que encontramos en la sillería de coro del monasterio de Yuste,  tallada al parecer por un oficial de Rodrigo Alemán de principios del s.XVI, donde un toro está enmarcado por dos perros en actitudes acosadoras, como se aprecia por la vigilante mirada del toro.

catedral de Plasencia

catedral de Plasencia

Merece la pena resaltar la preciosísima talla de un perrero que es arrastrado por su fornido perro de poderosa boca, esculpida en una misericordia de la sillería del coro de la catedral de Plasencia, Cáceres, también del siglo XVI, cuya autoría se atribuye a la fina gubia del mentado maestro Rodrigo Alemán, quien al parecer simultaneó la fabricación de esta sillería con la de la catedral de Ciudad Rodrigo.

catedral de Zamora

catedral de Zamora

Y por último, aunque no guarda semejanza directa con el tema que nos ocupa, merece traerse aquí una hermosísima talla, esculpida en la barandilla de la escalera que da acceso a la sillería alta del coro de la catedral de Zamora, representando a un campesino que regresa de su trabajo a lomos de un buey y se encuentra con un perro dispuesto a atacarles y les hace frente. La talla es de principios del siglo XVI y su autor fue un  tal Juan de Bruxelas,  vecino de León.

Volviendo al tema lúdico-mundano de la utilización del perro en las corridas de toros, no debemos dejar de interesarnos del aspecto económico que causaba su uso, y así los costos que ocasionaban las diferentes jaurías de perros no era una cuestión menor, y para darnos una idea veamos algunos datos: Luis del Campo, en “Pamplona y Toros siglo XVIII“, nos informa que en Madrid se pagaron: “El servicio de perros para las dieciséis fiestas de toros celebradas en Madrid, en 1784, importó 669,12 reales de vellón y en igual número de corridas del año siguiente subió a 900,32 reales de vellón“, es decir unos 42 y 56 reales respetivamente por festejo. Una última aportación de los emolumentos por la utilización de perros, la hace este mismo autor, referente al año 1845 en Pamplona: “Siendo empresario de las corridas de San Fermín el famoso banquero Nazario Carriquiri, se consigna en una partida de cuentas el coste de los canes, 1.200 reales“.

El Marqués de Tablantes, en su libro “Anales de la Real Plaza de Toros de Sevilla” 1730-1835, señala que en 1795 figura en las cuentas de la Plaza una partida de perros: “A Juan Rues, por echar un perro que salió herido, 30 reales. A José Vallejo y Manuel Paredes por haber echado sus perros á los toros en distintas ocasiones 200 reales“. Luego transcribe unos versos de la Tauromaquia Hispana sobre los perros:

  • Luego un toro marrajo se presenta
  • Que á picador ni chulo embestir quiere
  • Y es de la Plaza vergonzosa afrenta
  • Donde no luce arte aunque se esmere.
  • Perros le arrojan y en la lid sangrienta
  • A uno pisa, á otro eleva, al otro hiere
  • Y uno que algún paisano saca atado
  • Se esfuerza por tirarse al toro airado.” Pablo PicasoPablo Picasso

      De la venatoria al coso, del deporte montero a la fiesta de los toros, en el siglo XVIII ya es frecuente el uso de “perros de diente” en las corridas y Cossío recoge varios testimonios, como el de un tal Isidro Burgos, natural de Madrid, que contraía con el ayuntamiento la deuda de proporcionar perros para sujetar toros durante las fiestas del Patrono a cambio de 300 reales de vellón por cada toro. En el cartel anunciador de la corrida del 7 de noviembre de 1814 se lee: “Con el objeto de hacer más lúcida esta función, por ser la última, y que el público logre la afición que se le apetece, se ha dispuesto que al toro que le parezca al magistrado se echen dos valientes perros de presa, que una persona bienhechora de los hospitales franquea a dicho fin; en inteligencia de que además estará de reserva una perra, también de presa, por si se desgraciare alguno de los dos perros, que se soltarán en la forma acostumbrada“.

Manuel Castellano, 1850

Manuel Castellano, 1850

Esa costumbre se fue extendiendo bastante durante todo el siglo XIX, aunque siguen considerándolo un espectáculo exótico, como el celebrado el 7 de Febrero de 1802, como se refleja en el cartel que nos proporciona José Luis Morales y Marín, en su libro “Los toros en el arte“: “Concluido este espectáculo seguirá otro no menos digno de aprecio y competencia del público, tanto por lo raro de su invención como por ser un objeto extraño, y acaso nunca visto en dicha plaza: se reduce, pues, a presentarse en ella a sujetar el primero de los novillos una arrogante perra de presa conocida vulgarmente por la del Cerrajero, cuya escena no puede menos de hacer más completa la diversión, al ver a la citada perra arrojar de sí varios fuegos artificiales de que irá vestida, sin que sus efectos sean capaces de intimidarla, ni retraerla de la idea que se propone en su lid de sujetar al novillo“.

Frans-Snyders, 1590

Frans-Snyders, 1590

Aún así surgieron ciertas controversias sobre si el uso de perros era beneficioso o pernicioso para el lucimiento del espectáculo, incluso hubo algunos sectores que ponían en cuestión el provecho, para la salud pública, de la carne de los toros mordidos por perros. Aunque no se atrevieron a afrontar directamente esa cuestión, la Junta de Hospitales de Madrid elevó una queja, en 1835, mostrando su descontento por los abusos en el empleo de perros: “La Comisión ha meditado y visto con sentimiento que, aplicada esta condescendencia para todas las corridas, no podrá menos que producir la ruina de las funciones, pues vendrán a convertirse en una lucha continua de toros y perros, imposible de sostener por falta de éstos y porque con ella dejarían de existir en muchas partes las suertes de picar, banderillear y matar, cometidos de los lidiadores“. Como respuesta y con el fin de limitar y evitar el abuso de la utilización de perros, el 16 de septiembre de ese año, el Corregidor de Madrid marqués de Pontejos (D. Joaquín Vizcaíno, 1790-1840, el fundador de la primera caja de ahorros de España) dicta una medida según la cual los gastos ocasionados por echar perros a un toro deberá pagarlos el presidente, que es quien decide si actúan o no.

Paul de Vos

Paul de Vos

     No obstante, el debate estaba presente y en plena efervescencia entre la población, hasta el punto que dio lugar a que, en 1850, se legislara en contra de la venta de las carnes mordidas por perros, como se deduce del dato que nos aporta Koldo Larrea, en su libro “Pamplona y Toros siglo XIX“, al relatar la controversia originada en Pamplona en 1870, cuando se anunció un festejo taurino, para el 17 de abril de dicho año, que incluía la lucha de un toro con perros. Un día antes del festejo, el veterinario inspector de las carnes advirtió al alcalde de la ciudad de la vigencia de una ley del año 1850 en la que se establecía que “el toro mordido por perros obligatoriamente debería ser enterrado, prohibiéndose la venta de su carne”. Advertido el empresario de la plaza de toros, por el regidor pamplonica, sobre la obligación de ser apuntillado y enterrado el toro que luchase con perros, éste hizo caso omiso y mantuvo el toro vivo, sin apuntillarlo, argumentando en su descargo que si “los toros eran mordidos por perros que no padecían de rabia, su carne era sanitariamente apta para consumo público“. Tras varias denuncias y alegaciones, por parte del veterinario y empresario, el asunto llegó a la Junta de Sanidad de Navarra que decretó, basándose en el informe del veterinario y la ley de 1850, la prohibición de expender las carnes de toros que eran mordidos por perros.

Luis Ferrant, 1835

Luis Ferrant, 1835

La presencia de los perros, en las corridas programadas al efecto, hacían su aparición en la plaza formando parte del paseíllo, como ocurrió en la primera corrida que se celebró en la Plaza de la Puerta de Alcalá de Madrid, el domingo 24 de junio de 1810, una vez restaurada tras el cierre sufrido en 1808. Se lidiaron diez toros que fueron estoqueados por Jerónimo José Cándido, Juan Núñez “Sentimiento” y “Curro Guillén“, tres cada uno y el último por el media espada Lorenzo Badén. Como nota curiosa el paseíllo se hizo por este orden, primero los soldados que practicaron el despejo, luego los alguaciles de golilla, los toreros, picadores, dos perreros con sus seis alanos cada uno, el chulo con la “media luna” y otros con las banderillas de fuego. Tras los areneros y las mulillas, salió el “Verdugo de la Villa“, montado en un burro, que era el encargado de leer las advertencias y sanciones para aquellos que “….arrojasen piedras, palos o animales muertos a los lidiadores, provocaran reyertas, etc…”. Enrique Asín Cormán, “Los toros josefinos

No obstante, según cita Ruiz Morales en “La Gacetilla de Unión de Bibliófilos taurinos“, nº 12 pag 5, sitúa en otro orden del paseíllo a los perreros, pues los encuadra detrás de los que portaban las banderillas de fuego: “Detrás de los mozos que dan las banderillas deben salir los perros, cada uno con su freno y collar con su cadena, los que serán conducidos  por los mismos que los hayan de echar a la res que el Magistrado tenga por oportuno“.

9-azulejo

azulejo con la pelea del perro y el toro

Un asunto de esta categoría no podía estar al margen de la legislación taurina correspondiente, y así encontramos recogido el uso de perros en las corridas de toros, en los Reglamentos de la Plaza de Toros de Madrid de 1852, donde en el Artículo 1º punto 6º dice que: “Para el caso de que un toro sea tan malo que tome menos de tres varas, habrá una jauría de perros de presa que alternarán con las banderillas de fuego“.

Estos canes de presa eran sometidos a un reconocimiento por parte de los Subdelegados, según establece el artículo 24 del Reglamento de 1880 de dicha plaza, quienes debían contrastar si los mismos tenían “…la fuerza necesaria para la lucha y serán los acostumbrados a entrar en lid por el frente del toro…”. La salida de los perros de presa al ruedo era potestad del Presidente de la corrida, quien hacía patente su decisión “flameando un pañuelo verde“, tal como lo recoge el artículo 42 de dicho reglamento y era quien graduaba la duración de la lucha entre el toro y los perros.

     Curiosamente y a pesar de que dicho reglamente recoge las formas de utilización de perros en los artículos 24, 31, 41-2º, 42 y 96, parece sorprendente que el mismo texto regulador esboce una cierta contradicción al establecer en su artículo 100 que: “Se declarará, para inteligencia del público, que no es obligatorio por ahora la observancia de los artículos 31 y 41-2º y 96, referentes al empleo de la jauría de perros, por la escasez de éstos que ahora se nota…”.

Aunque desconozco si la supresión o prohibición del uso de perros, en las corridas de toros, fuese general en toda España en la misma fecha, parece ser que en 1883, el Gobernador de Sevilla dispuso que “fuesen suprimidos los perros de presa y la media luna, que equivalía a los tres avisos actuales“. También ordenó que las empresas dispusieran de una parada de cabestros, para retirar del ruedo los toros devueltos y los que no pudiesen matar los toreros, tras darles los tres avisos reglamentarios. (Manuel Serrano Romá, en Aplausos, 1983)

He aquí una parte de la historia de una de las costumbres variopintas y genuinas que formaron parte de los juegos de toros, durante varias centurias en España.

 Plácido González Hermoso

BIBLIOGRAFIA

  1. Sánchez de Neira, “Los Toros”
  2. Virgilio, Geórgicas,
  3. Álvarez de Miranda, “Ritos y Juegos del Toro
  4. José Luis Morales y Marín, “Los toros en el arte
  5. Luis del Campo, “Pamplona y toros, siglo XVIII“.
  6. Eduardo de Benito, http://www.elcotodecaza.com/
  7. Juan Moraleda y Esteban “Fiestas de toros en Toledo
  8. Miguel de Cervantes, “El coloquio de los perros
  9. Alonso Morgado, “Historia de Sevilla
  10. Marqués de Tablantes, “Anales de la Real Plaza de Toros de Sevilla” 1730-1835
  11. Nicolás Fernández de Moratín, “Carta Histórica
  12. Koldo Larrea, “Pamplona y Toros siglo XIX
  13. Manuel Serrano Romá, en Aplausos, 1983
  14. Enrique Asín Cormán, “Los toros josefinos
  15. Ruiz Morales, “La Gacetilla de Unión de Bibliófilos taurinos

________________________________________________

_____________________________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: