NOTICIAS TAURINAS NOVIEMBRE 12, 2012

12 Nov

La muerte de un torero

Desde el tendido
Oscar Fernández Sánchez / Imagen Zacatecas / Zacatecas – 12 de Noviembre del 2012

La noticia nos sacudió  e incluso parecía no ser creíble.
En las primeras horas de la tarde del miércoles 8 empezó a correr como reguero de  pólvora la noticia sobre el accidente casero en donde perdiera la vida el joven matador  de toros Roberto Armando García García Armando Montes.
Conocí a Armando en el año 2000, tenía 18 años y junto con su hermano César alentaba la ilusión de ser alguien en la fiesta de los toros quizá  impulsado por su querido tío Curro Montes quien fuera un novillero de la década de los 70´s.
La lucha de los gemelos  Montes fue muy intensa, a la edad de los 10 años surgió en ellos  la idea de convertirse primero en novilleros y luego en matadores de toros.
Y se inició un largo y complicado camino, en pueblos y todos aquellos lugares en donde se dan festejos taurinos e incluso fuera de nuestra frontera zacatecana.
Primero fue César el que se convirtió en matador de toros, ello hizo que Armando siguiera luchando por todos esos pueblos y con ánimo renovado para también obtener  la alternativa.

Y llegó el día
El Día de la Candelaria del año pasado en una plaza portátil en Sombrerete y en el marco esplendoroso de la Fiesta de la Candelaria, Ignacio Garibay le cedió la muerte del primero de la tarde.
¡Tarde plena de emoción y sentimiento para este joven zacatecano que a base  esfuerzo y lucha permanente alcanzó la meta tan largamente soñada.
Nos consta que a partir de entonces se intensificó su deseo de consolidar una carrera profesional y en donde contando con el apoyo de amigos pudo torear en varios lugares e incluso haciendo empresa.
En mi trato personal y profesional con Armando a lo largo de estos  12  años  encontré  a un zacatecano honesto  y respetuoso derivado de una formación familiar plena en valores.
Y ello no sólo fue en la prensa escrita sino también en la radio donde lo tuve  en muchas ocasiones como invitado “en vivo” en “Fiesta Brava “a través de  la Súper G y no se  diga en las entrevistas radiofónicas.
Apenas hace algunas semanas hablé con él respecto a su participación en la corrida  del 14 de septiembre dentro del serial zacatecano y como siempre encontré en Armando al joven matador de toros lleno de ilusión.
Para la familia García-García vaya una  respetuosa condolencia de mi parte, de manera especial para su hermano César  y su hermana Dalia y antes  de  concluir deseo retomar  algunas líneas de una emotiva carta del novillero español Juan Vicente.
“Armando, estas en cuerpo presente y de blanco y plata, haces tú ultimo paseíllo en tu soñada Plaza Monumental Zacatecas. Me uno en oración por el buen descanso de tu alma junto a los tuyos, por tu última tarde para abrazar a tu Padre Dios”.
“Un fuerte  abrazo lleno de lagrimas,  hasta siempre,  estarás en mi mente de blanco y plata”.
¡Hasta  el próximo lunes!

Escríbanos a cronista43@msn.com y escúchenos los jueves a las 8 de la noche  en “Fiesta Brava” a través de la Súper G”.

 

Cantinflas, amante de la fiesta brava

Las estocadas y los pases capoteados no fueron lo único de los toros que explotó: como empresario fundó la ganadería Moreno Reyes Hermanos

Redacción

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de agosto.- Es bien sabido que además del arte cinematográfico Mario Moreno Cantinflas dominó también el de la tauromaquia, pero con un estilo bufo sobre el ruedo.

El actor fue torero de grandes pases, de grandes faenas, pero a su estilo, uno que creó y forjó, y que luego trataron de imitarle otras reconocidas figuras del espectáculo. Él fue único e inmortal como torero bufo.

Mario llenó plazas y carteles, se codeó con las grandes figuras del toreo y compartió créditos en los más históricos carteles, en las más espectaculares y monumentales plazas y en las más conglomeradas faenas. No sólo se divertía, sino también divertía, esquivaba estocadas y embestidas.

Esta afición no fue casual, desde niño sintió una gran atracción por la fiesta brava, y cuando llegó al cine se explayó como nunca cuando hizo Ni sangre ni arena (antes había hecho una pequeña actuación cómico-taurina al lado de Manuel Medel en la película Así es mi tierra, en 1937), una especie de parodia taurina dirigida por Alejandro Galindo y que intentaba caricaturizar la película hollywoodense Sangre y arena (1941), protagonizada por Tyrone Power y Rita Hayworth.

En Ni sangre ni arena, Cantinflas era confundido por su gran parecido en la película con el matador Manolete, aludiendo a quien en la vida real era un personaje admirado por el propio cómico. El español Manuel Rodríguez Sánchez Manolete, fue muerto en una tarde de fiesta en la Plaza de Linares, España, el 29 de agosto de 1947.

El bautizo de Cantinflas en el arte de la lidia profesional y el toreo bufo ocurrió el 6 de septiembre de 1936 en la Plaza Vista Alegre, en San Antonio Abad.

Ahí inició esta historia de faenas inolvidables y algunas tan memorables que quedaron grabadas para la posteridad, hasta el 9 de octubre de 1969 en que cerró sus lidias, cuando su sobrino Eduardo Moreno Laparade se casó con la señorita María Asunción Goiricelaya.

Pero la afición por las estocadas y los pases capoteados no fueron lo único de la fiesta taurina en donde Mario Moreno se consagró, también en su faceta como empresario cuando fundó la ganadería Moreno Reyes Hermanos.

“Los ranchos y la cría de ganado bravo fueron una de las cosas que mayor expansión me dieron en la vida . La fiesta brava será siempre insustituible, ya lo he dicho anteriormente, porque en ella se conjugan elementos únicos: valor, las facultades y el talento, como sucede en cualquier manifestación artística”, recordaba Mario Moreno.

“Personalmente, llevé la tienta de todos mis toros y anotaba en un cuaderno especial las características y bravura de cada uno. Se invitaba a muy poca gente: Antonio Toscano, José Luis Sandoval… En la plaza de toros Doña Cholita tentaron Manuel Capetillo (padre) y El Cordobés. Acudía también a la herrada de todos los becerros y yo los marqué a todos. No conservo los registros, porque cuando vendí el rancho entregué todo. Me queda la satisfacción de haber tenido una magnífica ganadería.”

Profesional de la fiesta taurina

El cronista taurino Heriberto Murrieta escribió una interesante crónica sobre la afición de Mario Moreno en el mundo de los toros en la edición especial que la revista Somos (Editorial Televisa, 1993) dedicó con motivo del fallecimiento del cómico.

Titulada De toros, toreros y embestidas. Cantinflas en los ruedos, el periodista relata:

“En 1959 fundó la ganadería de Moreno Reyes en el estado de México. Le compró al ganadero José Antonio Llaguno, hijo del célebre criador Antonio Llaguno, el semental Gladiador, número 10, el mejor que existía en el campo bravo de San Mateo. También obtuvo el semental Cascabel y cien vacas de vientre de Torrecilla, quedando así formado el pie de simiente de su campo bravo con sangre pura de Marqués de Saltillo. Para establecer su ganadería compró 55 hectáreas del rancho La Purísima, a cinco kilómetros del pueblito de Ixtlahuaca, Estado de México.  Mandó construir un pintoresco tentadero al que llamó Doña Cholita, en honor a su madre doña Soledad. Para su divisa, que son el crespón y los listones que sirven de distintivo a toda ganadería de toros bravos, seleccionó los colores obispo y oro.

“Los primeros cinco ejemplares de su ganadería fueron lidiados en Jiquilpan, Michoacán, el 20 de noviembre de 1963. No se lidió un encierro completo de seis toros debido a que uno se lastimó durante una pelea. Al año siguiente, presentó otra corrida en Tijuana para Jorge Ranchero Aguilar, Fernando de la Peña y Manuel Benitez El Cordobés.

“Pero el taco grande habría de armarlo en su presentación en El Toreo de Cuatro Caminos, que se recuerda como una de las más exitosas de ganadero alguno en todas las épocas. Ese acontecimiento sucedió la tarde del 6 de enero de 1966 en el gigantesco coso del Estado de México. Joselito Huerta le tumbó el rabo a Espartaco, negro bragado, facado, marcado con el número diez” (el único toro indultado en el Toreo de Cuatro Caminos).

Amigo de Silverio Pérez

Muchas fueron las grandes figuras taurinas que además de contar con la amistad de Cantinflas, también tuvieron el privilegio de torear a sus astados.

Silverio Pérez, El Faraón de Texcoco, fallecido el 2 de septiembre de 2006, era tan cercano al mimo que conoció sus historias taurinas.

En una de las entrevistas que concedió para la serie de fascículos Ahí está el detalle, publicados por la Fundación Mario Moreno Reyes, A. C. Altruista, en junio de 1993, relató parte de su trato con el cómico de México:

“Yo lo vi torear en varias plazas y fue la gente la que le exigió que incorporara la comicidad, ese genio que él tenía, al torero serio. La personalidad de Cantinflas se le impuso, pero tan sabía torear que pudo hacerlo cómicamente. Si usted pone a cualquiera de los toreros a que haga lo que Mario Moreno dominó, verá que no pueden; ahí está el punto. Él fue una persona de mucha afición taurina, tanto que tuvo su propia ganadería. Tuve la oportunidad de conocerla y de ir a su casa en Ixtlahuaca, en La Purísima; ahí toreamos durante un festival El Calesero, Mario y un servidor, en honor a Eulalio Ferrer, compadre de Mario y gran persona.

“Yo lo admiré porque nada más de verlo era echarse a reír. Hablar con él era ya una gracia; fue un hombre simpático y sabía hacer amigos. Recuerdo que hacíamos comparaciones entre el toreo y la carrera artística. Decíamos que tanto el toro como el público están frescos, no andan de parranda ni gastan. Torero y artista tienen que ser como los atletas, conservarse, cuidarse para dar lo mejor de sí, porque el primer compromiso es con la gente. Mario conocía tan bien los terrenos del toro como los del público. Lo medía, lo atrapaba y terminaba haciendo lo que quería. Nació con ese don; a Mario la vida le regaló cosas maravillosas como una carrera única y muchas cualidades.”

Diversión asegurada

La afición del actor cómico por el Arte de Cúchares también quedó grabado en diversos textos que, con humor y gracia, escribió para diferentes ocasiones.

Cuando se inició como empresario y torero bufo él mismo armaba los programas taurinos que publicitaban los espectáculos de su ganadería, pero los realizaba con tal simpatía, que muchos de ellos terminaban desternillando de risa al público mucho antes de ver la corrida.

Así invitaba Mario Moreno a ver el espectáculo: “Cinco días después del informe, un domingo de tantos, a tantos y con unos tontos de tantos, a las doce del día y si el tiempo lo permite, lidiarán a como dé lugar, dos ejemplares de pura caspa, de la fangosa ganadería de San José de la Huerta, quienes lucirán los colores de su familia.

“Por primera vez, desde que los españoles le quemaron las patas a Cuauhtémoc, el valiente baturro valenciano que viniera en la Pinta remolcando a la Niña y empujando a la Santa María, Manolito Tort, alias El Aceituna se vestirá de blanco para hacer el Tancredo y su primera comunión.

“Asesinos: El Supersónico Edwin John Davidson, de descendencia inglesa e hijo de pirata reconocido. El Desnutrido Eduardo Moreno, de descendencia güegüenche, buena pierna y pecho al frente. En un mano a mano y tête à tête, con un chic tu chic, disputá… ndose una idem.

“Cuadrillas (de rateros): José Donato Martínez, El Tapatío, de descendencia arabika; Ignacio valencia, alias El Flaco, de descendencia egipcia; Luis Ospino, alias El Bisconde, de descendencia chueca; Gustavo Castillo, alias El Apretado, de descendencia dudosa.

“Partirá plaza luciendo brioso corcel El Alcahuetillo, Eduardo Moreno Padre, alias El Zorro Plateado, de descendencia marciana. Juez de Plaza: Arturo Bigotón Castro, alias El Médium (sinvergüenza), de descendencia mormónica. Asesor técnico: José Moreno, alias El Serioro, de descendencia cotijense.

“Servicio médico: doctor T. Kilder. Servicios de ambulancias: Los Intocables. Reinas: partirán plaza las reinas de la familia e invitadas a la fiesta, o cualquier manola que tenga buena mantilla y enseñe bien la peineta.

“Entrada general: Invitación rigurosa y traje de noche (pijama). Nota: los espontáneos serán devueltos al corral y servirán de cabestros”.

Prologuista de lujo

En otra ocasión, en 1965, dada la amistad que tenía con el torero Manuel Benitez El Cordobés, Cantinflas aceptó escribir el prólogo del libro biográfico del matador, El Cordobés y sus enemigos, escrito por L. Romero.

En una simpática y singular sintaxis así describe Cantinflas al coloso del ruedo:

Mis queridos lectores:

No pretendo ni mucho menos, como si dijéramos, presumirles de que soy muy letrado. Más bien soy falto de agricultura. Sin embargo, dentro de mi rústico intelecto, quiero hacer algo como que tirando a comentario; como si fuera una opinión o más bien un epilogo, que a lo mejor resulta un prólogo. Esto lo hago por tres razones: La primera. La segunda… y la tercera.

Ya aclarado mi propósito, no me queda si no seguir adelante con lo que deje atrás. Y en esta forma, presentar este libro que lleva entre otros objetivos, primero, que se le compre y luego que se le discuta. Porque de la discusión sale la luz y el que anda alumbrado anda contento. Y así espero que estemos todos, pues la tristeza es madre de todos los vicios. Y el que no los tenga, que con su pan se lo coma.

Así que uno se asoma a la lectura de este libro, tiene que reconocer que el autor es un viejo enamorado de la fiesta brava y sus expresiones, equivocadas o no, son sinceras y de un aficionado de buena cepa. Y ya que hablamos de cepa, sepan ustedes que hablar y conocer de toros, debería ser privilegio exclusivo de las vacas, que son las que conocen de sus debilidades. Pero como dice un conocido cronista taurino, la fiesta brava no es una graciosa huida, sino una apasionada intriga. De manera que mejor vamos a hablar de la fiesta, que es lo único que nos interesa. Y volviendo al autor de este libro, es muy loable la sincera espontaneidad con que defiende a Manuel Benítez El Cordobés, de la diatriba sistemática de que es objeto, por parte de algunos inconformes. Además, no es cosa de ocultar mi viva admiración por El Melenas, con quien me ligan lazos de amistad fraterna, no obstante de que hay muchos pelos de por medio. Siempre que se hable de El Cordobés, el asunto tendrá pelos.

Reconozco que el autor de este libro sabe de toros, eso ni quien se lo deniegue, porque luego se ve. Pa que nos hacemos, si ya somos.

Claro que dentro de esto se manda de a feo, con alevosía, premeditación y ventaja, contra toreros españoles y mexicanos, que a mi ver, son juicios no muy juiciosos. Por ejemplo: el que externa sobre Joselito Huerta, que digan lo que digan, es un torero que deja huella dondequiera que se para y si no, que lo digan los monosabios que tienen que barrer la plaza.

De El Viti dice que es un torero muy triste. Yo no creo que tenga que torear tocando las castañuelas, cada quien pone la cara de acuerdo a las circunstancias. Y así por el estilo, mejor no le seguimos, porque en lugar de prologo saldría una discusión y eso mejor se lo dejo a ustedes.

Pero lo que sea de cada quien, así como hay niños de pecho, también los hay de espalda y entre quijada y oreja, hay que reconocer que este libro esta rociado con solera taurina, desde que empieza hasta que se acaba… Y, que tiene garra, y (el que no agarra es que no encontró de´onde).

Y volviendo a mi entrañable amigo El Cordobés —el torero más discutido de la época actual— restarle meritos, sería como negar la existencia de los platillos voladores o su parentesco con los Beatles. Y como no se trata de restar sino de sumar, sumemos las orejas y rabos logrados por el genial greñudo y sumemos también las patas metidas por sus detractores, en su insidiosa y anti cordobesa campaña.

Sin salirnos de la aritmética y ante la división de opiniones, multipliquemos nuestra pasión por la fiesta… y sálvese el que pueda!… Que no creo que sean muchos… Pues en este libro, no se salva ni el autor.

Mario Moreno Cantinflas

México, D. F. 30 de septiembre de 1953.

El amo del toreo bufo

En el blog de internet monterreytaurino.blogspot.com/2010/07/mario-moreno-cantinflas se ubica una simpática entrevista realizada originalmente al cómico en los años 60 y en la cual abiertamente destaca el por qué de su acercamiento a la fiesta taurina. Parte de esta entrevista también fue reproducida en los números 112 y 113 (abril-mayo de 1980) de la revista de la Comunidad Conacyt:

“Para hablar de toros, cualquiera puede hablar… pero, para hablar de toros bravos, ya hay que cambiar de toro y de tercio…  y así poder hablar de pitón a pitón, siempre dando el pecho… Porque ya se ha dicho, que no es igual ver los toros desde la barrera, que estar en la barrera y no saber de toros…Yo, desde luego, no pretendo saber más que aquellos que deveras saben, pero mi punto de vista es diferente, porque yo si he estado cerca del toro, o más bien, el toro ha querido estar cerca de mí… Que el toro es una cosa seria, sí se los puedo asegurar… Tan seria, que yo no he visto reír a ningún toro. Eso no quiere decir, que en la fiesta no haya alegría y cosas que provoquen risa. Por ejemplo, yo he visto, porque a mí me consta —sin poder asegurarlo— que muchas veces se dan casos en que no se sabe y sin embargo, ahí esta el toro. ¿Qué quiere decir?… ¡Que hay toros alegres! … ¿O usted nunca ha leído de algún cronista, que el toro embistió con alegría?…

“En cambio, nunca habrá sabido de ningún toro que haya muerto embargado de tristeza… Pero, pasando a otro tercio y con permiso de la autoridad, yo he hecho muchas veces el paseíllo y pueden creerme, que el miedo no anda en burro… ¡sino en toro!… Y es que el toro va a lo que va… y el matador viene a lo que viene. Y si el que va, se encuentra con el que viene y no hay un entendimiento, entonces ya sabe a lo que se atiene. Ahora, que yo pienso que el buen aficionado, el que sabe ver toros, debe tener en cuenta que aunque el toro es un animal noble que sale al ruedo a pelear con nobleza y en buena lid, no es justo que se encuentre con una bola de montoneros, ventajosos, agazapados detrás de los burladeros, esperando burlarse de él, frente a miles de espectadores que se hacen cómplices de ese engaño. Y al noble animal no le quedan más que dos alternativas para seguir viviendo: o es muy bueno y aguanta con bravura y con casta todo lo que le hagan, para ganarse el indulto… O es reservón, manso y muy menso y no aguanta nada, y en ese caso, también lo devuelven al corral vivito y coleando. De todas maneras, la fiesta brava es insustituible, porque ahí se conjugan el valor, el arte, las facultades, el talento y todo eso que hay que tener para pararse frente a un toro. Estas reflexiones que me hago, pudieran ser fruto de las correteadas que he sufrido, ante públicos muertos de risa, que saben de antemano que soy comediante y torero bufo y que ningún daño les hago a los toros… pero, los toros no lo saben…  ¡Y ahí está el detalle!..

2011-08-11 05:00:00

 

El único amor de Cantinflas

Hogar, dulce hogar de Cantinflas

Tuvo varios domicilios, cuando la fortuna llamó a su puerta, compró diversas propiedades, un rancho, edificios y casas de descanso

Textos: Edmundo Pérez Medina

<!–
–>

   
  0

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de agosto.- A lo largo de su vida Mario Moreno transitó por todos los teatros de México, fueron estos, junto con los sets cinematográficos, su “segundo hogar” y los recintos donde mostró sus más amplias cualidades histriónicas.

Pero también hubo otros sitios a los que consagró sus días: sus casas, en las que pasó algunos de los más significativos momentos de su vida y algunas de las más dolorosas amarguras.

Fueron estos recintos donde conoció la pobreza y la prosperidad, al convertirse en un empresario, hombre de negocios, ganadero y productor de sus propias películas.

Las casas que vieron crecer a Mario Moreno fueron muchas, empezando por aquella ubicada en el número 182 —entre el 176 y 190 de la acera poniente— de la sexta de Santa María la Redonda (hoy Eje central Lázaro Cárdenas), según registra un apunte de Pedro Moreno en su diario.

Santa María la Redonda constaba de ocho calles
que empezaban en Mina y terminaban al norte en San Lorenzo, frente a donde se encontraba la cárcel de Santiago Tlatelolco.

Ahora ya no existe la casa donde vivieron los Moreno, fue derrumbada cuando agrandaron la calle para convertirla en eje vial, pero seguramente se trataba de una pintoresca vecindad como aquellas que Cantinflas retrataba en sus películas…

Familia errante

Prácticamente toda la familia Moreno residía por el mismo rumbo. Recién casados, los padres de Mario, Pedro Moreno y Soledad Reyes, se establecieron en la calle de Mina y después se cambiaron a la sexta de Nonoalco.

Los abuelos paternos del futuro actor también tenían cercanía con la familia, habitaban una casa de la calle Libertad, cerca del teatro Zaragoza.

Mario recordaba que siendo niño llegaba hasta la casa de su abuela materna, Lugarda Guízar, ubicada en la avenida Hidalgo
—donde hoy se encuentra el Hotel de Cortés—, para desde ahí ver pasar los desfiles del 16 de septiembre.

Pero junto con su familia, Mario Moreno fue trotamundos. En 1913, un año después de su nacimiento, sus padres se mudaron a una nueva vivienda ubicada en el número 10 de la calle Nacional.

Ese mismo año Mario fue bautizado en la parroquia de Santo Domingo Guzmán,
en Mixcoac.

No pasarían mucho tiempo en esta casa, pues apenas Mario había cumplido tres años, la caravana de los Moreno Reyes se cambió al número 72 de la 4ª de Vidal Alcocer.

Precisamente, de este recinto era de donde Mario recordaba más los momentos de pobreza que vivió con su familia, pues ya para entonces contaba con más hermanos y el modesto trabajo de su padre, un empleado postal (el mimo siempre desmintió que fuera cartero), no satisfacía económicamente todas las necesidades
de la familia.

Infancia en la Guerrero

Entre 1917 y 1923, Mario Moreno habitó una casa en la calle de Galeana número 22. Por ese tiempo también cursó el kinder. Tiempo después, el clan Moreno se instaló en otra vivienda en la intersección de las calles Zarco y Sol.

Pero la colonia Guerrero significaba mucho para don Pedro, pues fue ahí había comenzado su vida al lado de Soledad Reyes Cholita, su esposa adorada.

Para el actor también tuvo significativa importancia la Guerrero. Fue ahí donde cursó la primaria en la escuela Francisco González Bocanegra, que aún existe en la calle de Rivapalacio 59, y fue también ahí donde se desempeñó como acólito en la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles.

Sin embargo, como ya era costumbre de la familia, ésta pronto se trasladó a un nuevo domicilio, al centro de la ciudad, para ocupar una casa en la calle de Uruguay número 144, por donde también estaba la Escuela número 84 —en la calle de Guatemala 69—, donde Mario cursó la secundaria.

Por cierto, como parte de su formación académica existe un certificado del paso de Mario Moreno por la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo, donde también estudió el compositor Álvaro Carrillo, autor de canciones como Sabor a mí, La señal, El andariego y otras—, escuela que entonces se ubicaba por la zona
de Tacuba.

Llega la riqueza

Qué lejos estaba de pensar Mario Moreno que sería dueño de una casa propia cuando en 1930 comenzó su carrera como actor cómico en carpas y teatros. En esa época apenas era un artista desconocido que intentaba llamar la atención con sus gracejadas y bailes de tango.

El que para entonces ya tenía dinero era su hermano mayor, Pedro, quien trabajaba con su padre en la oficina postal. Fue Pedro quien compró una casa en la calle de Egipto 45, en la colonia Clavería. Y hasta ahí se fue toda la parentela.

Eduardo Moreno Reyes, hermano de Mario, recordaba que en este domicilio varias veces tuvo que abrirle la puerta a su hermano, que a altas horas de la noche regresaba a la casa directamente del teatro donde ya trabajaba como cómico, pero a escondidas de sus padres. Entraba sigilosamente y abría su catre para finalmente descansar.

Y así, como Cantinflas iba creciendo artísticamente y asimilando su fama, también sus hogares fueron creciendo.

En 1934 y tras su matrimonio con la rusa Valentina Ivanoff, Mario y su esposa se establecieron en un departamento alquilado en Clavería, frente a la casa de sus padres.

Con sus primeros ahorros, Mario compraría una nueva vivienda para sus padres en Oasis 112, y una más para él y su esposa en Bajío 11 en la colonia Roma.

Cundo la fortuna le sonrió, adquirió su primera residencia en la exclusiva zona de las Lomas de Chapultepec, en Rincón del Bosque número 15.

La prosperidad del cómico iba cada vez más de su mano y, por ende, también las comodidades.

Por eso, en 1955 adquirió otra amplia residencia construida en diez mil metros cuadrados en Paseo de la Reforma 2402 y en la cual se llevó a vivir también a sus padres y a la madre de Valentina, Ana Zukaoba.

Ranchos, edificios, casas de descanso

Es incalculable la cantidad de dinero que el cómico mexicano gastó para adquirir todas las propiedades que fueron su patrimonio.

En la casa de Paseo de la Reforma 2402, Mario y Valentina concretaron su vida familiar cuando llegó el pequeño Mario Arturo, el hijo de la estadunidense Marion Roberts que le fue “comprado” por Cantinflas en diez mil dólares (ahora esto hubiera significado un evidente delito por tráfico de niños).

Aunque poco le duró al actor su gusto por esta casa. En 1966, luego de la muerte de Valentina, el dolor y los recuerdos guardados en esa residencia lo afectaban severamente. Lo embargaba una gran tristeza y ni la presencia de su hijo adoptivo le confortaba en su soledad, entonces, decidió vender la propiedad y comprar otra en la calle de Loma Linda 231, en la colonia Vista Hermosa, donde falleció el 20 de abril de 1993.

El primer rancho propiedad de Cantinflas fue El Detalle, lo compró en 30 mil pesos en plena huasteca potosina; estaba rodeado por los ríos El Tampaón y El Valles, y constaba de 100 hectáreas en las que había frondosos árboles de limones.

Enrique Marroquín, amigo del actor desde su época en el teatro Follies, era residente de Valles, San Luis Potosí. Él fue quien lo animó a comprarlo, según contó a la periodista Guadalupe Elizalde en el libro Mario Moreno y Cantinflas… rompen el silencio (Fundación Mario Moreno Reyes A. C. Altruista, 1993): “Atendiendo a mi invitación, Mario me visitó en mi rancho de Valles. Le gustó mucho, no solamente mi finca, sino toda esa zona de la Huasteca Potosina. Verdaderamente interesado me encomendó que le consiguiera una propiedad, pues deseaba un rancho en este municipio. Me dediqué por completo a buscar un terreno apropiado, hasta que hallé un precioso lugar de cien hectáreas con dos ríos colindantes a esos terrenos. Mario lo adquirió, lo desmontó y construyó una residencia de 12 recámaras, alberca olímpica con mosaicos de talavera de la reina, los cuales tenían impresas pinturas de toreros famosos.

“La distancia de esta finca a la carretera México-Laredo es aproximadamente de seis kilómetros, mismos que pavimentó para tener acceso todo el año.”

En este rancho, Mario construyó la plaza de toros Cholita, en honor a su madre, y pronto se volvió uno de los lugares de reunión de personalidades y de sus amigos.

Para llegar era necesario cruzar el río en un chalán, una especie de trajinera que servía de transporte: “Desde la Ciudad de México venía cada 15 días —continúa relatando Enrique Marroquín— una de esas nos invitó a dar un paseo en una lancha de motor fuera de borda que acababa de comprar.”

En Ciudad Valles, Mario Moreno mandó construir un salón de fiestas, El 777, por su personaje en El Gendarme desconocido (1941).

La inversión total de El Detalle fue de cinco millones de pesos. Lamentablemente, cuando quiso vender esta propiedad, le ofrecieron tres millones, mucho menos de lo que valía, pero aceptó pues quería deshacerse de él.

Unos dicen que lo vendió porque fue amenazado por el cacique potosino Gonzalo N. Santos, luego de que Mario no le quiso vender la propiedad.

Otros aseguran que lo afectaron las autoridades agrarias, aunque la versión se niega, pues las tierras jamás fueron latifundio, sino una pequeña propiedad en la que sólo había zacate para caballos.

Lo cierto es que el rancho permaneció muchos años solo y, al final, los lugareños se lo apropiaron y formaron un ejido que hoy se dedica a la cañicultura, y se sigue llamando El Detalle.

Luego el mimo se hizo de otro rancho, La Purísima, enclavado en el kilómetro 29 de la carretera Toluca-Atlacomulco, en Ixtlahuaca.

“En 1959 pensé seriamente en iniciar una ganadería para la crianza de toros bravos; se llamó Moreno Reyes Hermanos y estuvo instalada en la Villa de Ixtlahuaca, en el Estado de México.

“Se compraron tres fracciones de la ex Hacienda de Cebúe, que perteneció a Carlos Arruza (Carlos Ruiz Camino). La hacienda quedó dividida en tres partes entre mis hermanos José, Eduardo y un servidor, cada uno con el 33 por ciento. Mi compadre (Eduardo) fue el encargado de la construcción de la casa: era muy bonita, grande, y en ella guardé muchos recuerdos. Fueron 500 hectáreas en las que criamos muchas esperanzas”, recordaba Cantinflas.

La casa contaba entre otras cosas con sala, billar, sala formal con chimenea, comedor para 25 personas, antecomedor, clóset-cava, medio baño, cocina, cuarto de lavado, patio de servicio, cuarto de servicio con baño, cinco recámaras cada una con clóset y baño completo, y la principal, además con vestidor, chimenea y dos balcones. Ahora ese rancho es el campo de golf Hacienda La Purísima.

Además, Mario Moreno poseía casas en Cancún y Acapulco (en el fraccionamiento Bella Brisa), un departamento en Palmas 800, un edificio en Insurgentes Sur 377 (llamado Rioma), un hotel (Posada La Ermita), en San Miguel de Allende, Guanajuato y un departamento en el 28-C de las Warwick Towers de Houston, Texas, entre otros predios.

2011-08-08 02:33:00

HERIDOS De 18, 14 y 16 centímetros, grave

http://www.mundotoro.com/resources/files/actualidad/ASportada968691.jpg

Spínola, cornada de tres trayectorias en el muslo

Publicación: 12/11/2012 (18:06)

PAULA ZORITA

Madrid (España). El torero mexicano Fermín Spínola resultó herido ayer en Monterrey de una cornada de tres trayectorias en el muslo derecho cuando se disponía a matar al cuarto de la tarde. Según el propio apoderado del torero, Jorge Canales, se trata de una cornada ‘limpia con una trayectoria descendente de 18 cm, otra de 16 hacia un lado y otra hacia el otro lado de unos 14’.

Según afirma Canales, el doctor que trató al diestro en el Hospital Muguerza de Monterrey, asegura que se trata de ‘una cornada limpia y de no haber complicaciones el miércoles podría recibir el alta. Se encuentra estable dentro de la gravedad’. Por el momento, Spínola ha pasado la noche sin fiebre ni molestias y todo transcurre con normalidad.

El tiempo de recuperación, según afirma su mentor, es de un tiempo estimado de ‘dos a tres semanas, lo normal en estos casos. Por el momento, – prosigue -, perderá la corrida que tenía el próximo domingo en Mérida’.

HERIDOS Silveti, desde el hospital de Guadalajara

http://www.mundotoro.com/resources/files/actualidad/ASportada968741.jpg

‘Los toros cogen, forma parte de mi intención de ser un torero importante’

Publicación: 12/11/2012 (19:41)

MUNDOTORO

Guadalajara (México). El matador de toros Diego Silveti se encuentra hospitalizado desde anoche en el hospital Country, de la ciudad mexicana de Guadalajara, donde fue ingresado después de resultar herido grave en el mano a mano que mantenía con Morante de la Puebla. El toro de regalo le propinó una fortísima voltereta, de la que salió corneado en el gemelo izquierdo, además de sufrir un esguince cervical.

Silveti fue operado en el hospital por el doctor Camarena, atendido de una cornada en la parte superior interna de la pierna izquierda con tres trayectorias, una de siete centímetros hacia abajo, otra de seis hacia arriba y otra tercera de doce centímetros hacia adentro, con desgarro parcial del músculo gemelo izquierdo y la fascia. Se procedió a explorar las trayectorias y a controlar el sangrado. Se dejó un drenaje y se procedió a reparar por planos la herida. Además, Silveti también fue atendido de otros golpes en la pierna derecha, la cara, el costado y el cuello, diagnosticándole un esguince cervical tras descartar lesiones mayores en esa zona, por lo que se le puso un collarín.

Antes de cumplirse las veinticuatro horas de la cogida, Silveti ha pasado la noche sin fiebre, lo que da muestra de una buena y positiva evolución de las heridas. De no producirse complicaciones, las previsiones de los médicos es que permanezca en el hospital dos días más, aunque el collarín deberá llevarlo, al menos, diez días. Con suerte, según asegura su apoderado, José María Garzón, ‘en un par de días podrán darle el alta’. Dolorido, pero con ánimo, Silveti recuerda en la cama del hospital el momento de la cogida:

‘Fue una caída muy dura, sobre el cuello, y el toro me tuvo bastante tiempo entre los pitones. Afortunadamente, lo que más preocupaba era una posible lesión de la columna, aunque gracias a Dios todo eso ha quedado en un esguince cervical. He pasado la noche bien, con molestias lógicas, pero sin fiebre, y estoy animado. Este es el precio de la profesión cuando uno quiere ser figura del toreo. Los toros cogen y esto forma parte de mi deseo de ser un torero importante. Mi intención es estar en la Plaza México el próximo día 25, haré todo lo posible, aunque todo depende de la evolución del esguince, porque es una zona delicada y muy dolorosa, y hay que estar al cien por cien para dar la cara ante esa afición’, reconoce Diego Silveti.

Crónica de C.R.V

Esa bestia que no cabe en jaula alguna

El toreo es una bestia que no cabe en jaula alguna. No hay forma de poner alambre alrededor de ella, de una tarde de toros,  porque, a la que uno pone candado como etiqueta, al rato estalla el metal a golpes inenarrables del compás del toreo de capa de Morante en el alba  misma de la corrida, recién sentadas las posaderas y con los corazones aun sin aposento. Desde esa mágica salida del sol, despejando el torero la niebla  de los inicios con el viento suave de sus verónicas, hasta la puesta del mismo, noche ya, con la fea cogida de Silveti, la tarde tuvo de todo. Se llenó de fe a ratos, de milagro otros, se hizo pendeja en algunos toros, fue feliz el pueblo y transitó de golpe a lo enojado para regresar a la fe que es una tarde toros. Traía ésta un cargamento de presagios: corrida buena y seria, un torero para el culto y uno joven de raza por dentro y ataque en línea recta. Traía ese runrún que se mueve en las ramas de los árboles, de uno a otro, hasta esta plaza de Guadalajara, México puro. Fue la tarde resumen de  todo México y de todo el toreo, esfuerzo, seda, ataque, tedio… una obra cumbre de felicidad recordada, la faena de Morante al tercero. Y sangre, la de Silveti. ¿Es o no es el toreo un bestia que no cabe en jaula alguna?Fueron cinco las verónicas de salida del sol. Apenas sentados. Salió un toro de cuerna vuelta, muy lleno, bajo y hondo. Salió a su aire de toro mexicano indolente y lo fijó Morante andando hacia atrás, cosido el hocico en los vuelos, para encajar cuerpo y lancear como el que lo inventó. Se le fue el toro a su aire, cuando se esperaban otras cinco más. Pero así es el toreo a veces. La antítesis de lo que se espera. Y lo que se esperaba era eso que queda definido como torear, que no es otra cosa que lo que cabe y sucede y se contempla entre lo que un torero es capaz de crear desde su corazón lleno, hasta que lo vacía del todo. Ahí debería ponerse final a lo de después.

Y lo que cabía entre el corazón lleno de Morante hasta que lo vació con el toro buen toro de Teófilo, fue una faena de las que narrarlas es reto de pendejos. Me alivia saber que a mi pendejada obligada la supera la del señor juez de plaza, que se hizo el sordo para la música hasta muy al final y que la faena entre lo que estaba lleno hasta lo vaciado, es de dos orejas en Sevilla y en Madrid. Bajo el toro, de gran expresión, mirada noble, apunto esa nobleza del toro mexicano, que casi esconden con la timidez que un talentoso esconde su talento. Para descubrirla, o para darle tiempo y aire porque, teniendo fuerza suficiente, el toro como que se afligía si se le atacaba sin las treguas que tiene el buen toreo entre tanda y tanda. Aire, tiempo, espacio. Y despacio

Ayudados a dos manos barriendo el lomo del toro, un pase de frente por abajo y las gargantas rotas de oles. Dos tandas de encaje, ceñido el cuerpo, encajados los riñones y anclada el alma. Así varias con la derecha, la izquierda, dejando al toro recuperar su alma, que la tenía de bueno. No sonó la música hasta el final, luego de unas tandas con finales de variada genialidad, molinetes, el de la firma, uno de camara lenta, y ayudados de cierre bellísimos. Una gorra recogió morante del suelo y con ella en la mano se fue hacia el toro, pinchazo atrás, estocada y belleza a la hora de morir.

Pongo fin a esta pendejada que se trata narrar lo que vi. Lo que uno siente es para uno. Faenas de estas son las que resumen el concepto de felicidad colectiva, la que dicen que el toreo es la verdad disfrazada de mentira para alcazar la mera neta:  enamorar. Quien no enamora sin magia. Que magia no consiste en ser verdad con disfraz de mentira. O acaso la muleta y el capote no son engaños.  Pero dicha esta pendejada que firmo, me alivia tanto saber que el juez de plaza me la hizo  chica con la suya grande. Eso. Lo otro no. Ahí me cumplo bien.

Y me pregunto porque no regresó a los corrales al bello quinto, toro de buen son, que se lastimó con un chingadazo en un burladero, que si no era de lío. Protestó el público, se abroncó la tarde, se fue la corrida a la querencia de lo áspero. Y eso que Morante le dio a ese cinco muletazos despaciosos enormes. Fue como tequila bronco matizado su fuego por el digestivo de sus derechazos.  Todo eso tuvo la tarde y más, alocada y sin guión, mansa y brava, abrazable y desdeñable. Como es la vida, como es el arte, como es el toreo. Quizá, como es Mexico. Que yo digo Mágico. Tuvo Silveti. Ese torero de apellido indómito y figura de espiga, que puso el chile, el ataque, el querer. Quiso mucho, que no es lo mismo que querer bien. Se los digo yo. Mejor querer o amar bien que querer o  amar mucho, pero eso lo da la edad, el oficio, la experiencia. Y llegará.

Le  entró al quite a Morante en el toro primero, sin achicarse. Al segundo, un toro de Xajay de más movilidad que clase, le echó arrestos, quite con el capote a la espalda, arrebato de querer siempre. Fue un toro emocionante y de inercia y Silveti quedó contagiado de esa emoción, pero ni un pero, salvo con la espada. Su segundo fue mera mentira, arreó mucho en bravucón para irse rajando embistiendo por afuera, sacando la cara por arriba, perdiendo el celo. Cada vez más. Parte del publico censuró al torero,  otra pendejada respetabilísima que achica a la mía ( narrar lo inenarrable). Lo siento por el juez, la suya sigue siendo líder.

La salida del sexto nos llevó a España con un toro de Barralba de lomo recto, menos remate y canal, pero muy en Conde de la Corte, de cara abierta, amplia, serio. Toro de arrear, de movilidad fuerte y carácter agrio si no se le toreaba por  abajo. Y que no tropezara, porque entonces se descomponía mucho. Nunca le volvió la cara el torero. Quite ajustadísimo, firmeza de brazos no siempre en distancias correctas, exposición máxima, voltererta, bernardinas de escalofrío y pinchazo, por eso regaló un sobrero, que se le rajó a la segunda tanda. Cerradito en tablas lo apuró por abajo, y, en un cambio de mano, el toro le echó mano, lo tiró al suelo para secuestrarlo entre su cara y la arena, luego lo lanzó al aire tres veces y cayó sobre su cuello.

Era ya de noche, era ya apurar al máximo lo que una tarde de toros puede dar. Que dio todo esto y alguna cosa que se me escapa de la memoria y no encuentro en mis notas. No las tomé. mejor tomé  nota de que lo que es el toreo cuando se hace, o se dice, o se interpreta, o se lo que sea que se. Que el toreo, una tarde de toros de a equis pesos el boleto, puede dar acceso al resumen de lo que es la pinche vida, con sus matices de ida y vuelta, con esos ratos de felicidad y esos de drama. Basta con unos minutos de toreo de órdago para que sirvan de bastión a lo que puede llegar aun, que normalmente no es bueno.  Seguir la corrida luego de tal magia es obligación. Somos obligados por lo que obliga.  Pero el talento, disfrutado lo disfrutado, se hace escéptico de los luegos que faltan. ¿Es entonces o no es el toreo esa bestia que no cabe en jaula alguna?

MONTERREY Corta dos orejas; Spínola, cogido

http://www.mundotoro.com/resources/files/actualidad/ASportada968571.jpg

Talavante abre la puerta grande; Spínola, herido

Publicación: 12/11/2012 (01:08)

MUNDOTORO

Monterrey (México). Alejandro Talavante ha cortado dos orejas al primero de su lote en la localidad mexicana de Monterrey. Realizó una faena intensa, rica en detalles e improvisación que le hicieron merecedor del doble trofeo. El diestro mexicano Fermín Spínola resultó cogido y trasladado a la enfermería en su segundo. Fue cogido por el de Celia Barbabosa al entrar a matar al cuarto de la tarde.

El mexicano fue trasladado a un hospital de la ciudad.Previamente, en su primero, había cortado un trofeo. Completó la terna Sergio Flores que vio silenciada su primera labor y resultó ovacionado ante su segundo, al que realizó una labor en la que estuvo por encima del astado.

 

Plaza de toros de Monterrey (Nuevo León, México). Toros de Celia Barbabosa. Fermín Spínola, oreja y herido; Alejandro Talavante, dos orejas y ovación y Sergio Flores, silencio y ovación.

FOTOGRAFÍA: SUERTEMATADOR.COM

PLAZAS Por las próximas cinco temporadas

Martínez Erice, Toño Matilla y Cutiño, nuevos empresarios de Granada

Publicación: 12/11/2012 (18:18)

MARÍA DOLORES MARTÍNEZ

Granada (España). Los empresarios Manuel Martínez Erice, Toño Matilla y José Cutiño serán los encargados de gestionar la Monumental de Frascuelo en los próximos años. El contrato de arrendamiento, que liga a los nuevos responsables con la sociedad propietaria del coso, Taurina de Granada S.A, se ha formalizado para un total de cinco temporadas.  

Desde el pasado 15 de octubre, fecha en la que terminó el contrato con el anterior empresario, José Jesús Cañas,- la sociedad propietaria ha estudiado un total de diez ofertas, lo que ha convertido a esta convocatoria en la más respaldada de los últimos años. Además del citado grupo también se presentaron los empresarios Martín Lorca, Pedro Pérez ‘Chicote’, Alejandro Enríquez, Javier Conde, Serolo, Justo Benítez, Joaquín Morales (Torrehandilla), Mansilla y el grupo formado por Santiago López, Simón Casas, Ricardo Gallardo y Borja Domecq.

AMÉRICA El diestro confirma su presencia

Maracay, el debut americano de Esaú Fernández

Publicación: 12/11/2012 (20:47)

MUNDOTORO

Madrid (España). El torero sevillano Esaú Ferández ya tiene plaza para su debut americano. Será Maracay el escenario que recoja su primer paseíllo al otro lado del charco.  Según él mismo ha confirmado a Mundotoro: ‘A día de hoy sé con certeza que mi debut será en Maracay, plaza de primera. Me hace especial ilusión pensar en ese día, es algo que llevo esperando mucho tiempo’.

Esaú debutará el 9 de diciembre en una corrida en la que  Alejandro Chacón tomará la alternativa y que estará encabezada por Ruiz Manuel. La terna estoqueará un encierro de la ganadería de Los Ramírez.

ENTREVISTA Cutiño, agradecido a la propiedad

‘Somos conscientes del compromiso con Granada y el toreo en general’

Publicación: 12/11/2012 (19:11)

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO

Madrid (España). José Cutiño, como portavoz de la nueva empresa gestora de la plaza de toros de Granada, ha explicado a mundotoro sus sensaciones después de la adjudicación por parte de la propiedad del coso. El nuevo empresario ha explicado que ‘es una alegría y una responsabilidad trabajar en una plaza como Granada, que tiene unas de las mejores aficiones de España. Asumimos el reto con mucha ilusión, y por lo pronto prometemos trabajo, porque somos conscientes del compromiso contraído tanto con la afición de Granada como con el toreo en general’.

Respecto al nuevo auge que debe tomar la plaza Cutiño subraya que ‘Contamos con la buena voluntad de todo el mundo del toro. La responsabilidad ha de ser compartida por todos, tanto nuestra como de toreros y ganaderos, que son plenamente conscientes de la situación. No hay nada cerrado pero la idea para 2013 es dar seis días de toros, cerrando el abono con los rejones y abriéndolo con una novillada picada además del festival del Síndrome de Down’.

Cutiño añade además que ‘hubo modelos de gestión como el de la familia Miranda que pusieron la plaza en el circuito de las grandes ferias. En estos últimos años salió del mismo por circunstancias y nostros lo que esperamos es con nuestro esfuerzo volver a colocarla en el sitio que le corresponde por la calidad de su afición. Quiero aprovechar la oportunidad que nos da mundotoro para agradecer a la propiedad la confianza que ha depositado en nosotros. Esperamos devolver el esplendor a esta plaza tan bonita. Por dedicación no va a quedar’.

ACTUALIDAD Curso de Aficionados Prácticos

El Juli, siempre didáctico

Publicación: 12/11/2012 (18:36)

MUNDOTORO

Madrid (España). Este fin de semana se ha celebrado en Olivenza (Badajoz) una nueva edición del Curso de iniciación a la tauromaquia que el Club de Aficionados Prácticos Taurinos viene desarrollando desde hace dos temporadas. En esta ocasión, fue Julián López ‘El Juli’ quien apadrinó un curso que contó con participantes de Colombia, Ecuador, Alemania, Francia, Italia y de distintos puntos de España.

Los dos primeros días, viernes y sábado, se impartieron las clases teóricas y prácticas bajo la dirección de Eduardo Dávila Miura en la Plaza de toros de Olivenza. En los coloquios participaron, además, los ganaderos Cipriano Píriz y Daniel Ruiz. ‘Niño de Leganés’, banderillero de la cuadrilla de ‘El Juli’, intervino en una interesante clase de lidia y banderillas. También se participó el banderillero Álvaro Montes.

Julián López ‘El Juli’ demostró su compromiso con la fiesta de los toros impartiendo una clase magistral de toreo de salón en el ruedo de la plaza oliventina. Y ayer, durante el tentadero celebrado en la finca ‘El Freixo’, toreó y estuvo pendiente de todos y cada uno de los participantes, a los que acompañó desde el principio hasta el final de la tienta. El curso culminó con la entrega de diplomas en la arena de la plaza de tientas.  Lección magistral de Julián López ‘El Juli’, en un curso donde vivió de cerca la inquietud que tienen tantos aficionados por acercarse a la tauromaquia y las sensaciones que pueden llegar a vivir gracias a iniciativas como la de este curso.

Reconocen el toreo de México en agenda española

  • Fuente: Carolina Martínez
  • 12 noviembre 2012
  • La trayectoria del torero neoleonés es reconocida en el documento
    •  
    • Foto: Vanguardia/Archivo
     

    Saltillo.- El día de hoy se presenta a la afición española y del mundo, la Agenda Taurina 2013 en el Salón de Actos de la Casa del Reloj en Madrid y que rinde homenaje a la historia taurina de nuestro País encarnada en los artistas plásticos: Humberto Peraza y Antonio Navarrete y del torero regiomontano Eloy Cavazos.

    La edición de esta obra de Vidal Pérez Herrero, ha sido reconocida por aficionados, peñas taurinas e instituciones como el Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida, hace una especial dedicatoria a México y su historia taurina; a dos artistas plásticos de la tauromaquia mexicana como lo son al escultor Humberto Peraza y al pintor Antonio Navarrete.

    También hace homenaje al torero Eloy Cavazos y a su trayectoria tanto en los ruedos mexicanos como en los españoles. Esta dedicatoria queda de manifiesto con las imágenes que tiene la edición de la Plaza de Toros México; las esculturas de Peraza que adornan el Coso de los Insurgentes y que se encuentran también en museos taurinos, lo mismo que los murales del interior de esta misma plaza y que son de la autoría de Antonio Navarrete.

Temporada Grande; Castella y Sánchez triunfan

  • Fuente: Carolina Martínez
  • 12 noviembre 2012
  • Sebastian Castella fue el más ovacionado de la tarde con el toro de regalo al que le cortó una oreja
    •  
    • Foto: Vanguardia/Archivo

    Una tarde sin filo en la espada la de la tercera corrida en la Plaza México, y en la que personalidades de todos los ámbitos se dieron cita en ese coso, como el ingeniero Armando Guadiana, quien presenció las faenas de Eulalio López “Zotoluco”, el francés Sebastián Castella y Juan Pablo Sánchez.

    El mejor toro de la tarde sin duda fue el primero para Eulalio López “Zotoluco” al que por fallar con el estoque perdió los trofeos. Su segundo, malo sin recorrido ni embestida fue terminado de forma perfecta con el estoque y aunque hubo leve petición de oreja, no se le concedió.

    Lo peor del lote fue para el francés Sebastián Castella quien por más que se esforzó no pudo inspirarse con sus astados. Anunció un toro de regalo de la ganadería de Campo Real que acudía al cite con cambiados a la espalda fijo al piso con arte. Con recorrido e hilando una faena artista con derechazos templados y sin desperdiciarlo sacándole pases y adornos toreros, aunque la estocada fue defectuosa que impidió que doblara el toro, terminándolo por descabello y otorgándosele una oreja.

    Juan Pablo Sánchez se mostró más decidido y templado en su primero, en su segundo que era un toro descastado no pudo hilar la faena como en el primero. Incluso falló con el estoque y luego de pincharlo lo terminó por descabello. Anunció también uno toro de regalo, al que con esfuerzo quiso sacarle faena hilada, pero el toro no correspondió con él, aunque el diestro resolvió bien las dificultades que le presentó. Se volcó literalmente contra el toro en la estocada magnífica que le mereció una oreja.

    RESULTADOS MÉXICO

    Tercera Corrida de Temporada Grande

    Toros de Bernaldo de Quirós

    Entrada: Tres cuartos

    Eulalio López salida al tercio/leve petición de oreja, palmas

    Sebastián Castella palmas/pitos/oreja en el de regalo

    Juan Pablo Sánchez palmas/aviso y silencio/ oreja en el de regalo

    GUADALAJARA

    Mano a Mano

    Morante palmas/oreja/ bronca y división 

    Diego Silveti silencio/silencio/palmas, regaló un toro que no pudo regresar a matar por la voltereta que sufrió

    MONTERREY

    Spínola oreja/cornada

    Talavante 2 orejas/palmas

    Sergio Flores  silencio/ silencio

TOROS

Impresionantes cornadas
de silveti y Spínola

12 de noviembre de 2012

GUADALAJARA y Monterrey han vivido la miel y la hiel durante sus respectivos festejos realizados la tarde de ayer. Nos informaron que en la plaza Monumental Nuevo Progreso, Diego Silveti fue impresionantemente cogido por el toro que regaló, éste le propinó una voltereta de grandes proporciones, cayendo el torero feamente y con una cornada en el gemelo derecho de tres trayectorias, de 15, 10 y 8 centímetros; el torero quedó conmocionado por la aparatosa caída y a merced del toro, han sido momentos dramáticos; el público aterrado no daba crédito a los sucedido. Finalmente entraron por el torero al ruedo, le colocaron un collarín y le trasladaron en camilla a la enfermería; ahí fue estabilizado y minutos más tarde fue llevado al hospital. Aunque al cierre de esta edición aún no había parte médico oficial, nos dicen que la cornada fue limpia, lo que más preocupa es la lesión de las cervicales a la altura del cuello. Antes, “Morante de la Puebla” había cortado la única oreja del festejo; Silveti, auque pagó con sangre, dejó en la arena entrega y vergüenza torera.

CORNADA BASTANTE GRANDE A FERMÍN

Minutos antes, en Monterrey, otro lamentable percance se registraba; Fermín Spínola recibió una cornada bastante grande, pero afortunadamente limpia. Sucedió cuando el diestro entró a matar, fue de toma y daca, ya que tras hundir el acero, el toro hizo lo mismo y el pitón derecho le penetró en el muslo al torero. Ha sido de tres trayectorias las que nos dijo su apoderado, Jorge Canales, sufrió su poderdante: una de 18 centímetros, una de 14 y la otra de 16, un verdadero “cate” que destrozó tejido muscular de manera importante. Al cierre de esta edición Fermín continuaba en el quirófano del hospital Mugersa, en manos del doctor Jesús Sepúlveda, así que tampoco había parte médico.

Toros de Celia Barbabosa, buenos en general. Fermín Spínola, oreja y cornada; Alejandro Talavante, dos orejas y Sergio Flores dejó buena impresión. (MAG/Foto: cortesía Emilio Méndez)

TOROS

¡Petardo de ganado!
LÁSTIMA DE CARTELAZO

12 de noviembre de 2012

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

AL pan, pan. Y al vino, vino.Los toros de Bernaldo de Quirós han llevado al traste el tercer festejo de la temporada grande de la Plaza México. “Para qué queremos antitaurinos con estos ganaderos”, gritaron en los tendidos.

Es una pena, una vergüenza que este tipo de ganaderías continúe lidiando en plazas de primera. A un torero, cuando está mal en una plaza monumental, si bien le va, lo repiten varios años después; sin embargo ¿Porqué no es lo mismo con ciertas dehesas que acusan falta de casta? Algo que cada vez toma más fuerza en la mayoría de plazas, ciertamente en las de primera, es el disgusto de la afición que ya exige reiteradamente toros con presencia y bravura. Si bien en México se cuenta con el toro de más calidad en el mundo, también se ha abusado en su falta de presencia y bravura por parte de ganaderos, empresarios y principalmente de toreros, que son los que piden este tipo de encierros. Toros con trapío los hay, lo mismo con bravura, pero ¿Dónde están? Es tanto el afán de llevar a la plaza un encierro a modo, por parte de la administración de cada torero, que caen en lo que arrojó Bernaldo de Quirós, o Xajay en la pasada inauguración del serial en el coso capitalino. Caso contrario el de la pasada feria de Pachuca, donde vimos saltar al ruedo un encierro de Arroyo Zarco, muy bien presentado y con bravura; otro fue el de Barralva que se lidió precisamente en la México el domingo pasado, también con trapío y raza. Ayer en Guadalajara, aunque de varias de dehesas, también se estoqueó un encierro con catadura. Quiere decir entonces que sí hay toros con presencia, entonces, ¿Qué sucede? Es preocupante que ahora que la fiesta de toros mexicana está más viva que nunca y que el público asiste a las plazas con mayor afluencia, algunas plazas no correspondan en esa medida a la exigencia de la afición, que finalmente es la que paga el boleto y sostiene a la fiesta. Estamos de acuerdo que los toros no tienen palabra de honor y hay tardes en que una ganadería corre con mala suerte, pero cuando esta mala suerte ya no es casualidad, entonces, algo pasa con la sangre de dicha dehesa y es ahí donde los criadores deben poner mayor énfasis en pro del engrandecimiento de la fiesta de los toros. Pero lo más preocupante es que existen toreros que así piden este tipo de encierros, no bravos, sino descastados, para poder hacer el toreo cómodo, a gusto, con la mayor de las ventajas. Si bien el arte aplaca y calla toda rechifla y descontento, jamás suplirá la emoción de hacer lo mismo pero ante un toro bravo que ha sido domeñado por el espada, amén de torearlo con arte, lo cual tendría mucho más mérito y reconocimiento. Ayer, Eulalio López, Sebastián Castella y Juan Pablo Sánchez, aunque por encima de sus astados, no han conseguido lo que el público esperaba de ellos por una simple razón: el ganado no funcionó. Y como rúbrica de este festejo, a punto estuvieron de liarse a golpes el empresario Rafael Herrerías y el apoderado Fernando Lozano, el motivo sólo ellos lo saben.

TOROS

Castella y Juan Pablo, en gran plan
CAMPO REAL Y LOS ÉBANOS SALVARON LA TARDE

12 de noviembre de 2012

POR HORACIO SOTO CASTRO

SALTARON a la arena de la Plaza México los toros de regalo de Campo Real y de Los Ébanos y salvaron la tercera corrida de la temporada permitiendo que el francés Sebastián Castella y el aguascalentense Juan Pablo Sánchez cortaran una oreja cada uno, (la primera que corta el de Agüitas) tras cuajar sendas faenas para que el público tuviera un final feliz, pues estaban de uñas con el encierro que envió la ganadería de Bernaldo de Quirós.

Las expectativas que había por los toros de Javier Bernaldo, los deseos y las ilusiones de triunfar de los alternantes, rodaron estrepitosamente por los suelos y se convirtieron en añicos, pero los aficionados se llenarán de paciencia esperando algo satisfactorio y sólo con los toros de obsequio se pudieron desfogar de las muchas emociones que estaban presas en sus cuerpos. Los aplausos, los olés y las ovaciones retumbaron en la enorme mole de cemento.

CASTELLA

Queretano se llamó el toro criado por el Chino Gómez, negro jirón, careto, rabicano, delantero y vuelto de encornadura al que lanceó y remató de media Sebastián Castella, pero después del puyazo de Ángel Juárez, llego al tercio mortal con las condiciones propias para hacerle florituras. El francés se fue al centro del ruedo para ejecutar el péndulo que resultó muy emotivo logrando dos muletazos por la espalda y dos por delante, rematar con el de pecho y seguir con una trincherilla y seguir con ayudados.

Los aficionados echaron fuera las emociones por la determinación, el temple, el arte y la entrega de Sebastián, quien aprovechó a lo máximo la bravura, el recorrido y la clara embestida que tenía, que lo hizo merecedor de ser premiado con arrastre lento, para después tejer una faena que iluminó el ruedo por la noche que ya había caído.

Fue una faena inteligente, con temple y arte, reposada y variada entre la locura de los aficionados que gozaron a plenitud esa pieza torera. Tandas de naturales ligados, templados y con unan extensión hasta allá. Le dio su reposo y siguió toreando por ambos lados, intercalando la vitolina, el de pecho, naturales y un desplante gallardo para que el público se desgañitara. Sumó la dosantina con parsimonia, y añadir el de pecho, ayudado, el de trinchera que pareció era un solo pase para hacer otra explosión de admiración de los aficionados.

Se tiró a matar, se fue por derecho y dejó la estocada apenas caída y traserilla y escuchó un aviso y terminó al primer golpe de descabello. Hubo petición de orejas y el juez concedió una bien merecida y con buen criterio. Vuelta triunfal.

JUAN PABLO

Ya decimos que Juan Pablo Sánchez no se deja pisar la sombra y cuando iniciaba su labor Sebastián, el de Aguascalientes levantó el dedo para ofrecer también un obsequio. Fue de Los Ébanos, que no tuvo ni la mitad de lo que mostró Queretano. Regiomontano, así se llamó el toro, el diestro lo fue desengañando en los pases preliminares y empezó con los ayudados templados para que la gente no escatimara los aplausos. Naturales bajo el mismo tenor. El toro no fue claro, pero le fue extrayendo los muletazos con torerismo, valor y prestancia. La dosantina la ejecutó en un par de ocasiones entre el contento general. Se fue por derecho y cobró soberbio estoconazo, que tan sólo eso valía la oreja que se concedió. La primera que corta el de Aguas en la Plaza México.

FESTEJO

En la lidia ordinaria hubo muchos detalles de los diestros. Eulalio López “Zotoluco”, Sebastián Castella y Juan Pablo Sánchez, que les fueron coreados de constante pero no hicieron mayor eco en los tendidos. No por ellos sino por los toros que sacaron un muestrario de lo que en general no debe tener un toro de lidia, descastados, mansos, débiles, perdían las manitas. Condiciones que deben haber puesto a pensar al ganadero Javier Bernaldo. En su favor hay que abonar que fue un encierro, serio, bien armado, sosos, carentes de emoción, pero fueron pitados sonoramente. Fueron demasiado flojos en la pelea con los montados.

Los tres diestros sacaron a relucir sus mejores armas con tal de alcanzar el triunfo y “Zotoluco” hizo gala de su experiencia, de sus recursos y su maestría y salió al tercio en cada uno con petición muy rala en su segundo por la estocada que cobró. Castella y Juan Pablo sacaron las espadas romas siendo avisado en sus dos. Juan Pablo saludó en el tercio en su primero y aviso en el otro.

Saludaron en el tercio los subalternos Gustavo Campos y Luis Castañeda por sendos pares de banderillas.

Toros

<ie7:! id=ie7_pseudo6>En la tercera corrida en la Plaza México, nueva mansada, ahora de Bernaldo de Quirós

Los muleteadores Zotoluco, Castella y Sánchez poco hicieron con sus lotes

<ie7:! id=ie7_pseudo7>Perdidos con la espada, dos de ellos recurrieron al torito de regalo para triunfar

Foto

Fermín Spínola sufrió una cornada en la corrida del serial de Monterrey, realizado en la plaza Lorenzo Garza<ie7:! id=ie7_pseudo4>Foto Notimex
Leonardo Páez
 
Periódico La Jornada
Lunes 12 de noviembre de 2012, p. a42

Uno de los rasgos más interesantes de la llamada crisis de la fiesta de los toros es que la propicia y sostiene la terquedad de sus principales actores: empresarios, ganaderos y matadores, empeñados todos en amabilizar y volver predecible lo que por naturaleza tiene que ser riesgoso azar, emoción y asombro, no el desalmado tedio en que sumen al público con esas corridas carentes de bravura o siquiera de genio.

El duopolio taurino de México no sólo le teme a la competencia sino que, en su respectiva incompetencia, prefiere imitar en sus procedimientos a la otra empresa, trátese de criterios empresariales, toreros nacionales o importados o combinación de toreros. Si en Guadalajara, en la tercera corrida de la temporada, se anunció a Eulalio López Zotoluco, Sebastián Castella y Juan Pablo Sánchez, con un bien servido e interesante encierro de Campo Real, pues en despliegue de imaginación y competitividad la Plaza México anunció para la tercera corrida de su temporada grande la misma combinación, sólo que con toros de probada mansedumbre y reiterado descastamiento del hierro de Bernaldo de Quirós, pero ya se sabe que los responsables de este maternalismo empresarial son los veedores de las figuras que nos visitan y no sus contratantes, los mal acostumbrados matadores de importación que figuran. Con su pan se lo coman, ellos por no querer la materia prima para el verdadero lucimiento, y los metidos a empresarios porque con ese miope concepto de bravura siguen expulsando a la gente de las plazas.

Los muleteadores que alternaron se repartieron a lo largo de la corrida no orejas ni rabos sino una docena de pinchazos, deficientes estocadas, varios descabellos y demorados avisos, por lo que el título de matadores les quedó bastante grande.

Foto

Juan Pablo Sánchez, tras su faena de este domingo en el coso de Insurgentes<ie7:! id=ie7_pseudo5>Foto Notimex

Dice y dice bien el fino matador acapulqueño Antonio Sánchez Porteño en su revelador y emotivo libro Puerta grande, de reciente reimpresión y del que nos ocuparemos próximamente: <ie7:! id=ie7_pseudo0>“la incertidumbre es la clave de la emoción<ie7:! id=ie7_pseudo1>”. Y sí, si no hay azar, albur, misterio y riesgo evidente, no sordo, en cada embestida, el rito táurico se vuelve farsa, cachondeo, empeño infructuoso, afán sin sentido, coreografía sanguinolenta y mecánica que deja al público con un palmo de narices.

Bien estuvo El Zotoluco con su primero, sin raza ni fuerza, al que toreó gustándose y gustando. Además lidió sus dos toros de principio a fin sin que interviniera la peonería, y toda la tarde mostró su compañerismo con los alternantes.

Castella, con más de sesenta corridas toreadas este año, se atiene demasiado a su apostura y a las posturas, de manera que con el que regaló, uno alegre y claro de Campo Real, volvió a ahogar en el cite y, lo más censurable, a acortar innecesariamente las tandas, como si se tratara de un pregonado.

Juan Pablo Sánchez volvió a derrochar actitud y a exhibir el privilegiado don que posee, el temple. En cuanto les agarre la muerte a los toros… Por cierto, alguna diferencia tuvieron en el callejón su apoderado y el empresario, pero de eso ya no se enteró el público.

Aviso al lector: por respeto a la mejor tradición taurina, observada en las principales plazas del mundo, La Jornada se abstendrá de reseñar las faenas a toros de regalo, sean en la Plaza México o en una de trancas, de indulto o de rechifla.

Toros
Un toro volador
José Cueli
<ie7:! id=ie7_pseudo0> 
<ie7:!>“Antes nos cuidábamos del toro. Ahora cuidamos al toro.<ie7:! id=ie7_pseudo4>” Fue el comentario expresado por don Fermín Espinoza Armillita a Antonio Sánchez Porteño, el torero acapulqueño, al hacer un breve análisis de la fiesta actual por los años sesenta (Puerta grande, Autobiografía). Vaya que tenía razón el maestro de Saltillo, triunfador en los ruedos españoles desde becerrista y posteriormente en su México. Contemplar la tarde de ayer el desfile de novillos mansurrones, descastados, sin fuerza para embestir, que no toleran ni un puyacito, y los matadores con sus cuadrillas cuidando a los toritos tan indefensos e inofensivos y de contra intoreables. Pese a su acometer borreguno su falta de transmisión impedía incluso el toreo moderno a los llamados <ie7:! id=ie7_pseudo2>“toros artistas<ie7:! id=ie7_pseudo5>”.

Ante tan lamentable espectáculo el torero francés Sebastián Castella y el mexicano Juan Pablo Sánchez, en un mínimo de vergüenza torera, regalaron toros que independientemente de su querer complacer al público, siguen repitiendo esa capea pueblerina de los toritos de regalo. La tarde se había venido abajo y el cielo vestido de nebluno fue puesta de sol gris, que recogía los tonos multicolores para que sonara una música fantasmal y levantara el ánimo de los nuevos aficionados e incluso de los cabales.

Milagrosamente apareció un toro de Campo Real, que literalmente planeaba y le permitió a Sebastián Castella engranar un collar de pases en que cada pase era un destello y si los pases eran los naturales, una sola imagen en que se fueron engarzando las cuentas de una faena precisa, preciosa y medida al compás de los olés en un rosario de pasión con el toro enroscado a la cintura del torero en ondas de círculo breve, donde cabía lo infinito. Lástima que el diestro francés se emocionó con la bondad del burel y hacia el final de la faena se puso vulgar y corriente, desdibujando la primera parte de la faena en una segunda que incluso enfrió a los aficionados y que fue mal rematada con un espadazo caído. De todos modos el ondulante toro y su matador fueron premiados con la oreja y el arrastre lento al toro.

Un toro de Los Ébanos cerró la corrida seguramente con tiempo en los corrales y comparado con el resto de los corridos; un torito del que había que cuidarse. No se asustó el joven torero hidrocálido Juan Pablo Sánchez que dominador y lleno de torería le pudo al morlaco y acabó cortándole una oreja. Más que eso apunta a que será en el futuro un baluarte de la torería mexicana. Para el que escribe ya lo es. Habría que verlo más seguido en la temporada, al estar en su momento.

(Foto: Emilio Méndez)

Gran faena del sevillano premiada con una oreja

Por Redacción APLAUSOS Diego Silveti, que mostró actitud y entrega con el lote de menos opciones, sufrió una cornada en el gemelo derecho con fuerte contusión cervical con el sobrero de regalo.

La plaza de toros de Guadalajara ha respondido al esperado duelo entre Morante de la Puebla y Diego Silveti. La afición azteca, que llena en sus tres cuartas partes la plaza Nuevo Progreso, ha obligado a saludar a sevillano y mexicano. Abrió plaza un toro cornipaso y muy bien presentado de Campo Real al que Morante recetó verónicas de mucho aroma y compás. El sevillano tan sólo pudo dejar detalles de su tauromaquia como en un torero inicio por alto y una serie muy templada sobre la mano derecha ante un ejemplar que se vino abajo demasiado pronto.

Sentido brindis al público de Morante en el tercero, un toro de Teófilo Gómez, con clase y buen son. Faena fundamentada sobre la diestra, de más a menos, e iniciada ayudándose por alto. Belleza y expresión. El sevillano se sintió en derechazos que tuvieron hondura, profundidad, sentimiento y ligazón. Se relajó el de la Puebla y el toreo surgió con naturalidad por ambos lados. Inspiración y creatividad. Una tanda por la izquierda tuvo trazo largo y mano baja. Finalizó con ayudados por alto y trincherazos muy jaleados por el público. Remató su actuación de media estocada en el segundo encuentro.

Hermosas fueron las verónicas de recibo al quinto, un toro protestado tras lesionarse el pitón izquierdo al rematar en el burladero de matadores. Chicuelinas con garbo y suavidad del sevillano en el quite. Equivocada fue la decisión del juez de plaza de no devolver a un toro mermado y flojo. Hubo un esbozo de faena pero el sevillano, con el público en contra, optó por abreviar. Desafortunado con la espada.

Variado se mostró Diego Silveti, en el recibo a la verónica y en un galleo por chicuelinas para llevar al toro al caballo. El torero de dinastía estuvo firme y asentado en una labor en la que trató de llevar con templaza la desclasada embestida de un toro que pese a que tuvo movilidad y emoción le faltó calidad. Actitud de Silveti en un conjunto meritorio que coronó de una estocada tras pinchazo.

Bajo y bien hecho el cuarto de Los Encinos, protagonizó un buen tercio de varas. Silveti ejecuta un emotivo quite por saltilleras, con revolera y brionesa de remate. El mexicano brindó a Morante una labor esforzada, dispuesta pero sin continuidad ante un toro orientado, de corto recorrido, deslucido y que nunca se empleó.

Cerró plaza un toro de Barralva. Diego Silveti fue todo entrega en una labor de largo metraje en la que se la jugó de verdad, con valor y disposición frente a un astado violento y complicado. Antes quitó por gaoneras. El mexicano puso la emoción en los tendidos con arrucinas, pases por la espalda y unas bernadinas de gran ajuste y exposición.

Diego Silveti regaló un sobrero, con el hierro de Bernaldo de Quirós, bueno y noble. Tras un par de series sobre la diestra, con temple y entidad, la faena bajó sobre el pitón izquierdo al igual que su oponente. Volvió a la diestra donde la faena creció pero con el toro más aquerenciado en tablas fue volteado de forma muy violenta, cayendo de cabeza al suelo de fea manera y sufriendo una cornada en el gemelo derecho y una contusión cervical. El azteca pasó a la enfermería donde fue intervenido.

Guadalajara (México), domingo 11 de noviembre de 2012. Por orden de lidia toros de Campo Real, noble pero flojo; Xajay, con movilidad y transmisión; Teófilo Gómez, con calidad pero a menos, premiado con el arrastre lento; Campo Real, lesionado en el pitón izquierdo, flojo; Barralva, violento; Bernaldo de Quirós, séptimo como sobrero de regalo, bueno y noble. MORANTE DE LA PUEBLA: Silencio tras aviso, oreja y silencio; DIEGO SILVETI: Palmas, división de opiniones, silencio y herido en el de regalo; Entrada: Tres cuartos.

Silveti: “Haré todo lo posible por estar el día 25 en La México”

El matador azteca, herido este domingo en Guadalajara, espera regresar a Insurgentes en dos semanas

Por Redacción APLAUSOS
 

El matador de toros Diego Silveti se encuentra hospitalizado desde anoche en el hospital Country, de la ciudad mexicana de Guadalajara, donde fue ingresado después de resultar herido grave en el mano a mano que mantenía con Morante de la Puebla. El toro de regalo le propinó una fortísima voltereta, de la que salió corneado en el gemelo izquierdo, además de sufrir un esguince cervical. Operado en el hospital por el doctor Camarena, Silveti fue atendido de una cornada en la parte superior interna de la pierna izquierda con tres trayectorias, una de siete centímetros hacia abajo, otra de seis hacia arriba y otra tercera de doce centímetros hacia adentro, con desgarro parcial del músculo gemelo izquierdo y la fascia. Se procedió a explorar las trayectorias y a controlar el sangrado. Se dejó un drenaje y se procedió a reparar por planos la herida. Además, Silveti también fue atendido de otros golpes en la pierna derecha, la cara, el costado y el cuello, diagnosticándole un esguince cervical tras descartar lesiones mayores en esa zona, por lo que se le puso un collarín.
 
Antes de cumplirse las veinticuatro horas de la cogida, Silveti ha pasado la noche sin fiebre, lo que da muestra de una buena y positiva evolución de las heridas. De no producirse complicaciones, las previsiones de los médicos es que permanezca en el hospital dos días más, aunque el collarín deberá llevarlo, al menos, diez días. Dolorido, pero con ánimo, Silveti recuerda en la cama del hospital el momento de la cogida:
 
“Fue una caída muy dura, sobre el cuello, y el toro me tuvo bastante tiempo entre los pitones. Afortunadamente, lo que más preocupaba era una posible lesión de la columna, aunque gracias a Dios todo eso ha quedado en un esguince cervical. He pasado la noche bien, con molestias lógicas, pero sin fiebre, y estoy animado. Este es el precio de la profesión cuando uno quiere ser figura del toreo. Los toros cogen y esto forma parte de mi deseo de ser un torero importante. Mi intención es estar en la Plaza México el próximo día 25, haré todo lo posible, aunque todo depende de la evolución del esguince, porque es una zona delicada y muy dolorosa, y hay que estar al cien por cien para dar la cara ante esa afición”, reconoce Diego Silveti.
 
A lo largo del día, los médicos seguirán valorando el estado y la evolución del matador Diego Silveti.

“Hacía tiempo que no venía por aquí y creía en la obligación de realizar mi toreo y que el público viera cómo me siento”, declara el sevillano tras su actuación en Guadalajara

Por Redacción APLAUSOS

“He disfrutado mucho con ese segundo toro, me he vaciado”. Así se expresaba Morante de la Puebla al término de su actuación de ayer en la mexicana plaza del Nuevo Progreso de Guadalajara. El sevillano, entrevistado por nuestros compañeros del portal suertematador.com, declaraba sentirse “muy contento e ilusionado”, agregando sobre su recién estrenado apoderamiento: “A veces uno requiere de un cambio para renovar ilusiones”.

El de La Puebla concluía afirmando que le apetecía hacer temporada en México: “Hacía tiempo que no venía por aquí y creía en la obligación de realizar aquí mi toreo y que el público viera cómo me siento”.

De 2013 a 2017

Por Mª Dolores Martínez El tridente empresarial formado por Manuel Martínez Erice, Toño Matilla y Pepe Cutiño ha sido designado para gestionar la plaza de toros de Granada las próximas cinco temporadas. Así lo ha hecho saber oficialmente el Consejo de Administración del coso en una nota de prensa, en el que agradece también al resto de empresas que presentaron oferta “por la calidad de las mismas y el interés demostrado”.Los otros candidatos a gestionar el coso eran Martín Lorca, Pedro Pérez Chicote, Alejandro Enríquez, Javier Conde, Serolo, Justo Benítez, Joaquín Morales, Pablo Mansilla y el grupo formado por Santiago López, Simón Casas, Ricardo Gallardo, Borja Domecq y Pepe Moya.El comunicado remitido a los medios por la propiedad del coso dice, textualmente:

El Consejo de Administración de Taurina de Granada, S.A., propietaria de la Plaza de Toros de Granada, ha acordado aceptar la oferta presentada por Don Manuel Martínez Erice, Don Antonio García Jiménez y Don José Cutiño García, encargándole la gestión de dicha Plaza de Toros para los próximos cinco años.

El Consejo de Administración muestra su satisfacción por el número de empresas que presentaron oferta, por la calidad de las mismas y por el interés demostrado para tratar de hacerse con la adjudicación, algo que únicamente ocurre en las grandes Plazas de Toros.

Don Manuel Martínez Erice, Don Antonio García Jiménez y Don José Cutiño García han sido el grupo que ha presentado la oferta que, a juicio del Consejo de Administración, se ajusta más al interés de la afición de Granada en estos tiempos tan difíciles por los que atraviesa la Fiesta Nacional, por lo que se han hecho merecedores de la adjudicación.

Salvador Fernández Fábregas
Consejero Delegado de Taurina de Granada, S.A.

Los toreros jóvenes toman la Monumental

Por: Alcalino

2012-11-12 04:00:00

Merece subrayarse el fenómeno porque en al menos dos décadas no había vuelto a producirse. Pero desde la temporada anterior, el protagonismo ha pasado, de los ases foráneos, cuya superioridad cualitativa y cuantitativa venía siendo apabullante, a la nueva generación de diestros mexicanos. Si en la inauguración Diego Silveti lo fue todo –por encima incluso del lote menos malo de Xajay, vigentes otra vez la casta y el celo silvetianos en el capote y la muleta del desbordante torero de Salamanca, aunque su endeble espada volviera a traicionarlo–, en el segundo festejo les tocó turno a Arturo Macías y al Payo. Y ambos hicieron lo que había que hacer, se pudieron donde había que ponerse y aguantaron y mandaron; templaron, ligaron y remataron como había que hacerlo para que cayeran en sus manos las primeras orejas de la temporada. Merecidas ambas y ante una corrida de Barralva de irreprochable presencia, aunque, por desgracia, no mucho más poderosa que la inicial de Javier Sordo Bringas.

Doble redención. En el papel, el cartel se percibía más bien cojo, como si la madurez espléndida de Talavante no tuviera forma de encontrar oposición en los inciertos pasos recientes de Arturo y Octavio, desterrado el uno por sus desavenencias con el empresario y el otro por su caótica deriva de los últimos años, culminada de manera nefasta con estrepitoso fracaso isidril. Además, Barralva no acostumbra mandar chivos anémicos sino toros encastados, y la gente dejó muy enfadada la plaza el domingo anterior. Todo un paquete, pues.

Pero en los hechos, Macías se plantó confiado desde la aparición de “Principe”, que fue un animal blando y salió rodando del cuarto muletazo. Ya Arturo le había parado bien con el percal, y cuajado un ajustado quite por saltilleras. Y la faena la empezó en los medios con un péndulo al que, sin enmendarse, ligó una teoría de pases de costado alternados con otro cambio por la espalda. Pero el toro rodó, y pareció que el encanto se rompía. No fue así porque el hidrocálido demostró cabeza fría y pulso exacto. Madurez. Y su decisión de siempre. Para colocarse en el terreno preciso, llevar el engaño a la altura indicada y conducir el paso noble pero vacilante de “Principe” a la velocidad justa para, minimizando la demanda de esfuerzo, poderle ligar una faena derechista templada y torera. Ceñida sin encimismos y comunicativa sin demagogias. La estocada, atracándose, resultó efectiva. Y a sus manos fue a dar la primera oreja de la temporada.

Y si no cortó la del cuarto fue porque “Viejino” no tuvo clase y apenas daba medios viajes, punteando y defendiéndose siempre. En su empeño lo pasó un poco de faena, pero volvió a matar pronto y bien. 

Otro Payo. A Octavio García la gente le impidió salir a saludar cuando, deshecho el paseíllo, sus alternantes fueron llamados al tercio. Pero ya se sabe, quien ríe último ríe mejor. Porque, con diferencia, suyo sería el mejor lote de Barralva, dos toros nobilísimos y repetidores, mejor “Cachetón” –tuvo más fuelle y recorrido– que el cierraplaza “Maitecho” –algo soso de tan pastueño. Lo importante es que El Payo se plantó ante los dos como antes de sus pasadas tribulaciones, y a ambos les bajó y les corrió la mano hasta redondear cada muletazo atrás de las corvas, en series largas y muy bien ligadas y rematadas. En plan de torero macho, hondo y serio. Lo que el Payo es y parecía haber dejado de ser. Lo que no hizo fue matarlos bien. Por pinchar al primero solamente saludó desde el tercio. Pero a “Maitecho”, pese a la estocada defectuosa y dos descabellos, le cortó la oreja. Los leves pitos que saludaron la concesión deben ser para él un acicate hacia la reconquista total de la primera plaza de América.

Barralva. La responsabilidad primera del ganadero es la presentación de sus toros. A diferencia de tantos colegas, los hermanos Bilbao enviaron a la México un encierro parejo y bonito, tan bien servido de carnes como de pitones. De fuerza, en cambio, no estaban sobrados. En los de mejor clase, eso se tradujo en excesiva lentitud de respuestas y movimientos; en los más ásperos, en calamocheos y protestas como respuesta a la incitación de los engaños. Y en todos, a primeros tercios limitados al ya habitual y nefasto puyazo único, de castigo más simbólico que real.

Sobresalieron los dos primeros y el lote de El Payo, bien aprovechados los cuatro, con arrastre lento para “Cachetón” ordenado por Chucho Morales en su debut como juez de plaza. Y hubo otro, el quinto, que es no sólo el más toro de los lidiados hasta ahora en la temporada, sino, sobre todo, el más áspero y geniudo de todos. El cuarto también resultó deslucido.

Ominoso silencio. Históricamente, la crítica taurina ha tenido esta función primordial: testificar, aclarar y dejar registro más o menos fiel de lo que ocurre en las plazas de toros. Y aunque cronistas y revisteros venales puedan haber incurrido, incluso en las mejores épocas del toreo, en toda suerte de desviaciones éticas y técnicas con fines inconfesables, el balance demuestra que la buena crítica  tuvo siempre una función formativa e informativa de primer orden. Pues bien, eso, en México, ha desaparecido casi por completo. Entre la proliferación de publicronistas y la progresiva reducción de espacios e interés por parte de las jefaturas de prensa, radio y televisión lo han casi desterrado, con las tristes consecuencias que conocemos.

Viene esto a cuento porque, el domingo 4, Alejandro Talavante cuajó con el quinto toro la labor más meritoria que se ha visto en la temporada. Pero como no fue una faena de relumbrón –ésta se la había hecho a su primero, perdiendo la oreja, una más, por pinchar–, y como la remató muy mal con la espada, pasó prácticamente de noche. No por culpa del público, que la siguió con vivo interés y subrayó con su aprobación los mejores momentos del arriesgado y magistral trasteo, si acaso del torero, que tras redondear una legítima gesta muleteril tornó a mostrarse como un vulgar pinchauvas. Es justamente ahí donde el cronista consciente de su función debe hacer acto de presencia. Si, hasta donde alcanzo a captar, eso no sucedió, será porque en México la crítica, como aquí se he venido señalando reiteradamente, está en camino de desaparecer. Y contra lo que opinen los superficiales, se trata de una pérdida gravísima.

Ese “Marinero” –un toro negro, fuerte y serio, con la edad a flor de belfo y una arboladura más que respetable– mostró sentido y genio desde la salida: remataba en los burladeros levantando la cara en busca de lo que escondían, echó las manos por delante a los capotes y se defendió lanzando ásperos derrotes a los engaños y al peto de del caballo, y terciándose y escarbando y probando mucho durante la faena de muleta. Una prenda. Y Talavante, que lo había pasado con un solo puyazo, se plantó con él desde el principio, y su faena fue un derroche de entrega y maestría a partes iguales. Todo lo que intentó tuvo contenido y consistencia de obra seria y sobria, porque ahí no cabían arrucinas ni improvisaciones felices. Un derroche de torería del mejor cuño: con la derecha logró incluso tandas soberbiamente templadas y ligadas; por el intocable pitón zurdo libró con reflejos una colada pavorosa y aún así insistió hasta cerrar la serie. Pero todo eso lo diluyó su deficiente espada. Y al final se retiró en silencio.

En eso, casi nada, quedó finalmente la cosa. Y en ninguna publicación encontré un eco acorde con el contenido real de tal faena. Como tampoco mención alguna del gesto ético de Talavante, que por segunda vez consecutiva enfrentaba barralvas en la México. Es decir, la clase de toros que las figuras extranjeras –y Alejandro lo es– sistemáticamente rehúyen torear aquí. Lo menos que tendría que hacer la crítica sana era enfatizarlo. Para poner en su debido lugar a uno y otros.

Antonio Sánchez “Porteño”. Una de las chispas que encendieron el fuego devorador de mi afición fue la faena de Antonio Sánchez al novillo “Indiano” de Valles Hermanos, que vi de chico en El Toreo de Puebla. Luego, ante la que asombrosa, inesperadamente le cuajó a uno de San Antonio de Triana con el que reaparecía al cabo de años en la México, la pregunta surgió con toda su fuerza: ¿cómo era posible que un torero con tanto arte y tan precisa técnica toreara tan poco, mientras hacían campaña y carrera tantos con inferiores merecimientos? Pero Antonio Sánchez continuó siendo una presencia intermitente, con hazañas como su puerta grande de Madrid en la isidrada de 1964, con luces y sombras tan pronunciadas que la pregunta se quedó sin respuesta.

Ahora, Antonio acaba de sacar a la luz un libro autobiográfico que tituló “Puerta Grande”, en recuerdo de la que le significó el faenón en Las Ventas al novillo “Ganador”, del Marqués de Albayda, aquel 31 de mayo de 1964. Y bien puede afirmarse que esta obra breve, un tanto caótica y desigual, pero escrita con un estilo personal y apasionado, compendia lo que Antonio fue como torero: un espíritu libre, inconstante, intenso en sus intermitencias y, sobre todo, dueño de una expresividad natural extraordinaria. Un regalo para ser agradecido por espectadores a los que el prodigio de su arte fue capaz de transformar en aficionados para toda la vida. Como en mi caso.

 

Wild Weekend in Mexican Bullfights

Posted on 11/12/2012 | 2 reads

diego-guad-111112-2

OUCH!

Guadalajara

At the much heralded duel (mano a mano) between a Spaniard and a Mexican, the Spaniard came out on top and the Mexican literally came out on bottom with a goring of three trajectory’s of 15, 10 and 8 cm and one heck of a stiff neck. The Spaniard Morante de la Puebla who was welcomed with chants of “TORERO, TORERO” as he landed in Guadalajara Saturday afternoon, put on a good show Sunday in the Nuevo Progreso bullring in the same city. The Mexican Diego Silveti made good on his performances but was gored during his last bull and cold not return to finish, Morante having to dispatch the bull.

Final results: Morante de la Puebla (ovación, oreja, división y *silencio). Diego Silveti (división, silencio y silencio).

* was Silveti’s extra bull

Monterrey

In Monterrey, the Mexican was gored and the Spaniard went out on shoulders. Alejandro Talavante cut two ears on his first bull, with Fermin Spinola getting gored on his second bull, Sergio Flores was the third bullfighter but not much was mentioned.

Final Reults: Fermín Spínola (oreja y palmas), Alejandro Talavante (dos orejas y ovación), Sergio Flores (ovación y palmas).

Teocaltiche

Arturo Saldivar was carried out on shoulders after a great performance, cutting four ears in a small town south west of Aguascalientes. 

Final Results: Rej. Leonardo Hernández (oreja y ovación), Arturo Saldívar (dos orejas y dos orejas), Gerardo Adame (palmas y oreja).

Plaza Mexico

Two gift bulls, two ears saved the day. The bullfight started out great with Zotoluco’s performance but with bad sword work, no one was happy. This continued thru the 6th bull, until a finger was lifted asking for a toro de regalo, which was granted, and the end result was much better. Sebastian Castella’s extra bull was much better then the regular 6 from Bernaldo de Quiros. As was Juan Pablo Sanchez’ extra bull.

Final results: Eulalio López “Zotoluco” (ovación y ovacion), Sebastián Castella (palmas-aviso, pitos-aviso y *oreja-aviso), Juan Pablo Sánchez (ovación, palmas-aviso y *oreja)

* extra bulls

TOROS MITOLOGICOS V – Los Dioses-Toro de la Tormenta

Impresión en arcilla de un toro. Valle del Indo

 
En los capítulos precedentes, sobre “Toros mitológicos”, encontramos a éste animal totémico en una simbiosis permanente con la divinidad, en cualquiera de las diferentes culturas que lo conocieron y en las que nos hemos adentrado.
En ese sincretismo asociativo del toro con la divinidad, el denominador común, en todas esas culturas, era la utilización de la simbología del toro para ensalzar y enaltecer el concepto de fuerza, poder y virilidad de los principales dioses de su panteón.
Las diversas culturas que conocieron a este animal emblemático, mostraron una inclinación especial en ensalzar la potencia genésica del toro, producto no solo de la observación de la capacidad fecundante del uro, tras vencer a sus congéneres en una lucha cruenta y apartarse un harén de hembras, sino del poder, potencia y acometida furibunda que imprimía a sus ataques y que le hicieron merecedor del temor, admiración y el culto del que gozó entre los grupos de cazadores primitivos y posteriormente, entre los pueblos agrícola y pastoriles de la antigüedad.
La ocupación social en esas dos actividades dependientes de los frutos de la tierra y del ganado -agricultores y ganaderos-, supuso la dependencia de los ciclos estacionales de la Naturaleza que marcaban, al mismo tiempo, la estabilidad económica de la sociedad. Mas esta aceptación a los avatares  naturales no estaba exenta de creencia religiosa alguna, más bien al contrario, ya que el hombre del Neolítico tenía ya bien formada la concepción de que todos los fenómenos naturales, al igual que ocurría con los animales, estaban movidos por un espíritu potente y de un poder sobrenatural fuera del alcance de las capacidades del hombre y por tanto, los efectos malignos o perniciosos podían ser modificados mediante rituales de magia simpática.
Como es lógico, para que un ritual produzca los efectos deseados, necesariamente, debe estar dirigido a la potencia que produce dichos fenómenos. Por tanto, la principal preocupación y ocupación del hombre primitivo fue la de identificar y poner nombre al causante de tales prodigios; es decir, debía ponerle nombre a ese ser superior capaz de tan portentosas potencialidades. Y a esa potencia superior la llamó Dios.
A partir de ahí no le fue difícil descifrar la ecuación genésica de la vida. Si, como acabamos de decir, la preñez de un número determinado de vacas era producto de la potencia fecundante del toro, la fertilidad de la tierra se veía potenciada tras la beneficiosa lluvia arrojada desde lo alto.
Luego la lluvia enviada desde el cielo por esa potencia superior, tras insuflarle el germen seminal, era la que fecundaba la tierra y esa fertilidad era producto de la potencia fecundante de su Dios; una deidad suprema que regía la lluvia, el relámpago y la tormenta, de ahí la terminología de “Dioses de la tormenta”, de los que nos vamos a ocupar en éste capítulo.
Ese dios regidor y dispensador de la lluvia portadora de vida, que mitigaba los periodos de estiaje de la tierra era, a la vez que fecundador, un dios violento y arbitrario, identificado en todas las sociedades con un toro salvaje. Ningún otro animal podía simbolizar mejor el trueno y la tormenta con su potencia fecundadora, su fuerza bruta y su potente mugido.
Tras esta introducción, nuestro comienzo debe empezar, forzosamente, por aquellas zonas geográficas donde tiene sentido la existencia de un dios fertilizador, junto a la necesidad de una tierra fértil en la que germinasen las semillas y demás plantas herbáceas, necesarias para que una cosecha abundante y unos pastos generosos colmasen las necesidades de pueblos y ganados.
Ese comienzo no es otro que la tierra donde, nueve mil años antes de nuestra Era, se descubrió la agricultura y se domesticaron la oveja y la cabra, a la vez que surgieron los primeros pueblos organizados: los Sumerios. Precisamente, entre éstos, el término gu ó gud significa a la vez «toro» y por extensión, «fuerte» y «valeroso». Al igual que el agua era para ellos de una importancia capital y fundamentaly exaltaban este concepto en un himno al “agua de vida” que decía: “Del cielo con abundancia llueve…, de la tierra con alborozo sube”.

El dios ENLIL en una impresión sobre arcilla

En el panteón sumerio, con cerca de dos mil dioses según algunos autores, los dioses de la lluvia tenían una importancia capital y, además de los propiamente nominados como dioses de la tormenta, algunos dioses de gran importancia tenían reconocida esas potencialidades. Entre ellos encontramos a ENLIL, la principal deidad sumeria, “señor del viento” y “de la atmósfera”, portador de “las tablillas del destino” de los hombre, que recibía los apelativos de “lugal.a.ma.ru”, es decir “rey de las tormentas” y los de “Toro fecundante” y “Toro potente”, con lo que indicaría que Enlil era el dios del clima. Un himno sumerio lo describe así:
Echado en el campo
como un robusto toro montañés,
sus brillantes cuernos refulgen como el sol
y resplandecen como Venus en el cielo”.
A pesar de ello, en Mesopotamia, el clima no marcaba la abundancia de las cosechas, al depender éstas del limo fertilizante que depositaban los ríos al desbordarse. Esas inundaciones, tan frecuentes en aquellas tierras cuasi pantanosas, eran el producto del carácter irascible y temible de Enlil, por lo que recibía el calificativo de “Toro furibundo” y “Toro destructor”.
En un mito primitivo se decía que la unión marital entre Enlil y su esposa Ninlil, la diosa madre sumeria o diosa vaca, era la causante de las crecidas y el consiguiente desbordamiento de los ríos Tigris y Éufrates, inundando las riberas y fertilizando los campos. También se dice, en el mito del Diluvio mesopotámico, que es Enlil quien abre las compuertas del cielo para acabar con los molestos humanos, conocidos como los “cabezas negras”, por lo que su hermano el dios Enki, “Señor del Fundamento” e invocado como “Hijo del Toro”, le recriminase severamente en otro himno sumerio:
“Oh tú, sabio entre los dioses, intrépido,
¿Cómo así, sin reflexionar, has podido traer el Diluvio sobre la tierra?
Castiga [en adelante] al pecador por su pecado,
Al ruin por su maldad.
Sube, paséate sobre estas aldeas arruinadas,
Observa estos cráneos recientes o de antaño:
¿Dónde está el hombre de bien, en dónde el ruin?”
Una homología parecida a este himno la encontramos en el mundo hebreo, en este caso no recriminando si no llamando a la reflexión a su dios y es la que le hace Abraham a Yahveh, al enterarse que iba a destruir la ciudad de Sodoma: “Entonces Abrahán se acercó y dijo (a Yahveh): ¿De modo que vas a destruir al inocente con el culpable?. Supongamos que hay en la ciudad cincuenta inocentes, ¿los destruirías en vez de perdonar al lugar en atención a los cincuenta inocentes que hay en él?. Lejos de ti hacer tal cosa! Matar al inocente con el culpable…”. (Génesis. 18, 23-26)

En la mitología, los dioses de la tormenta se representaban montados encima de un toro con los rayos en la mano, como puede observarse en la mayoría de las imágenes que acompañan este capítulo.
Aunque la teología sumeria le asigna a Enlil la capacidad de gobernar la atmósfera, tanto en el mundo sumerio como, posteriormente, en el babilónico, el verdadero dios de la tormenta, al que se le guardaba y reservaba un culto especial, era a ISHKUR (en sumerio) o Adad (en acadio), adorado aproximadamente entre el 3500y el 1750 a.C. en toda la antigua Mesopotamia. Lo representaban montado sobre un toro con  los rayos en la mano, al tiempo que le invocaban como “Toro vigoroso” y “Toro fecundador”, ya que creían que el dios derramaba sobre la tierra su semen en forma de lluvia y por eso la lluvia fecunda la tierra.
Ishkur era un dios de doble aspecto. El terrible regía los vendavales, los truenos, los rayos y las tormentas; mientras que el benéfico lo hacía sobre las aguas fecundantes, las lluvias y el rocío, y era conocido por los Canaanitas como Hadad, o Buriash para los  Cassitas.La constelación Guanna, “el Toro Celeste“, o de Tauro, estaba dedicada a él.
En cambio, cuando las tormentas eran devastadoras lo llamaban “Toro furibundo”, y era creencia general que el ruido atronador de los truenos eran “los bramidos del dios enfurecido”. Esas potencialidades del dios se reflejan en varios pasajes de un himno sumerio dedicado a él:
“Ishkur, gran toro radiante, tu nombre alcanza el cenit del cielo…
Tu nombre acornea a la tierra una y otra vez,…
Tu mugido motiva que la gran madre, Nilil, tiemble ante ti…
Cuando desde la ciudad eleva su voz al cielo,
verdaderamente es una bramante tormenta”.
En cambio entre el mundo babilónico era el titular de la tormenta devastadora y de las inundaciones, pero no de la lluvia fertilizante, aunque en este himno babilónico se le invoca como dios benefactor:

Dios Marduk con los rayos en la mano

“Señor, que resides en la abundancia, noble Ishkur,
la fertilidad cae del cielo como lluvia,
sobre el país toda abundancia cae como lluvia.
…Él hace crecer el grano en el surco,
él ha vertido la crecida en los arroyos”.
Una vez creado el estado Babilónico por Sargón I (2334 a.C. – 2279 a.C.), la unificación del estado no se limitó únicamente a las ciudades-estados, si no que abarcó todas las áreas sociales como la justicia, el comercio, la religión y los dioses, surgiendo la figura del dios MARDUK, conocido en la Biblia con el nombre de Bel, como dios supremo y patrono de la ciudad de Babilonia, que culminó como cabeza del panteón babilónico tras la subida al trono del sexto rey de la primera dinastía babilónica, el amorreo y legislador, Hammurabi (siglo XVIII a.C.), y a Marduk se le intitulaba como “Novillo del Sol” y regía el crecimiento de los vegetales, el poder fecundante de las aguas y su mugido se asimilaba al huracán y al trueno
Los persas no poseían templos ni erigían estatuas dedicadas a sus dioses. De hecho, ninguna edificación del área persa ha sido claramente identificada hasta la fecha como los restos de un templo.
Entre los dioses primitivos, anterior al mazdeísmo según unos, encontramos al dios ZURVAN, que representaba al dios avéstico del tiempo y fue la figura central del zurvanismo posterior, al que consideraban como procreador de Ariman y Aura-Mazda u Hormud, los titulares del mazdeismo.
Otra deidad en el Irán antiguo eraVERETHRAGNA (al que le estaba dedicado el vigésimo día del último mes del año) quese apareció a Zoroastrobajo la forma de un toro (como rezaun himno de alabanza a Verethregna, que comienza con una enumeración de las diez formas en que la divinidad se aparecía: como un toro con cuernos de oro, un caballo, un ciervo, un macho cabrío… etc.

El dios de la Tormenta en su carro. Vaso de Hasanlu, 2.000 a.C.

Asociado a este dios se realizabaun festival iraní de la lluvia conocido como ADAD o Jashn Tiregan, y se celebraba el primer día del mes de julio o día del Tir (nombre de un mes del calendario persa) a fin  de invocar la lluvia.
No obstante, a pesar de que los persas no poseían templos ni erigían estatuas a sus dioses, las representaciones del dios de la tormenta se materializaron en infinidad de soportes, como puede observarse en un vaso de oro hallado en Hasanlu (s. XIX a.C.), (una ciudad cercana al lago Urmia, al N.O. de Teherán, Irán) donde aparece, entre otros motivos, un carro conducido por un dios alado y tirado por un buey celeste que escupe la lluvia, exponente manifiesto de la representación del dios de la lluvia y la tormenta.
Una de las civilizaciones, tal vez, menos estudiada y difundida, fue la conocida como “civilización del Indo”(2.500 a.C.), la cual se desarrolló a lo largo de las riberas del río Indo – de donde toma el nombre la península indostánica, uno de los dos ríos sagrados, junto con el Ganges-, teniendo sus principales centros culturales en las ciudades de Harappa y Mohenjo-Daro.

Mapa de la civilización del Indo

Grabado de Khoupum, Tamenglong

En la religión del valle del Indo el mayor culto fue claramente el culto al toro, donde la mayor parte de de los dioses de su panteón eran dioses de fertilidad y, por tanto, dioses de la lluvia, necesaria para que aflorasen los abundantes pastos, esenciales para unas tribus que sustentaban su existencia en la cultura bovina, donde el modelo de riqueza se medía en vacas, becerras y leche, siendo el toro reconocido como el gran fecundador; de ahí la creencia de que para tener un buen rebaño había que tener buenos toros.
Esa cultura ganadera de bovinos la hallamos atestiguada desde principios del Neolítico en una amplia zona de la India, como lo atestiguan los innumerables grabados de abundantes rebaños de bóvidos, hallados en los abrigos rupestres de Bhimbetka, Khoupum, Tamenglong, Raisen, Kerala o Manipur, por donde discurren varios ríos tributarios del Indo y el Ganges. En esas representaciones rupestres encontramos algunas figuras humanas erguidas o sentadas en lo alto de un toro, tal vez como antecedente remoto de divinidades de la lluvia y de posteriores creencias y cultos telúrico.

Pintura rupestre en Raisen

Dios-Toro del valle del Indo, 2.400 a.C.

En esa cultura primitiva encontramos al dios-toro del Indo representado de forma humanizada en varios sellos de arcilla de Harappa y Mohenjo-Daro, donde aparece con rostro trifaz y un tocado con grandes cuernos de toro, si bien su posición no es erguida si no sedente, con las piernas dobladas y las plantas de los pies juntas, en una clara postura de yoga. Está acompañado, bajo el edículo donde se asienta, de un ciervo y rodeado de varios animales como el elefante, el rinoceronte, el tigre y el toro.  Tal como nos informa Jack Randolph Conrad, en “El cuerno y la espada”, los cuernos que adornan el tocado del dios son “largos y afilados, para simbolizar su fuerza y su fertilidad de toro”.

Impresión en arcilla de un dios-toro, valle del Indo

Posteriormente, en el periodo conocido como la Época Védica (1500-800 a.C), los arios compusieron infinidad de himnos a sus dioses en toda la India, transmitidos de generación en generación y posteriormente recogidos en el libro sagrado conocido como Rig-Veda. La mayoría de los 1.028 himnos están dedicados a diversos dioses-toro.
Entre esos dioses-toro encontramos aPARJANYA, dios del trueno y de la lluvia, que es invocado en el Rig-Veda como:
El Toro, de fuerte bramido, raudo en enviar sus dones,
planta las semillas para que germinen…

Dios védico Parjanya

También en otro himno se recoge la plegaria que invoca al dios y se le pide que sea solícito en la lluvia:
“Que este mi canto llegue al soberano señor Parjanya
hasta su corazón y le plazca.
Que tengamos las lluvias que traen gozo
Y a las plantas protegidas de dios frutos benéficos.
El es Toro de todos, y su impregnador:
él mantiene la vida de todas las cosas fijas y móviles”.
Otro dios, al que el Rig-Veda le dedica doscientos cincuenta himnos, es INDRA, al que se le relaciona con la lluvia y el trueno. Su vitalidad se manifiesta en “mil testículos”(sahasranushka) y se le designa con el título de “toro de la tierra”, al tiempo que se presenta como dios de la fertilidad y de las fuerzas genésicas, por eso es el que da la vida, crea el buey y el caballo y da leche a la vaca. Es considerado hijo de Dyaus, uno de los primitivos dioses al que el Rig-Veda describe “como un toro colorado, opulento en semilla, que “sonríe entre las nubes” y lanza desde ellas su bramido”. También se le considera padre de Parjanya y de Agni, dios del fuego. Así describe el texto sagrado el nacimiento de Indra: “Su madre, la vaca, parió a Indra, un becerro sin lamer…”.

El dios INDRA

Aunque a Indra se le representa siempre cabalgando un elefante, el Rig-Veda lo describe revestido de una fuerza física y una potencia generativa des comunal, y en esa combinación de trueno, rayo y lluvia el texto védico asocia su bramido salvaje al trueno y los rayos a sus agudos cuernos. Con todo ello se le intitula como “Toro espléndido”, “Toro terrible”, “El Toro de los mil cuernos” e “Inigualable en fertilidad”.

INDRA con las pastoras de vacas

En una leyenda sobre Indra se resalta la fuerza y la potencia fecundante del dios:  “Cuando Indra fue en busca de su ganado robado, que los cuatreros habían ocultado en una cueva, con la ayuda de sus amigos los toros del viento, localiza a las vacas pero encuentra el paso a la cueva obstruido por una enorme piedra. Valiéndose de un brazo pétreo, que le ha crecido para la ocasión, Indra abre el paso a la cueva y arremete contra los ladrones con sus poderosas pezuñas y sus afilados cuernos. Con bramidos triunfales recupera e impregna a todo el rebaño de vacas”.
A Indra se le dedicaban rituales en los que se sacrificaban toros de cien en cien (hecatombes) y se le ofrecía parte de la carne sacrificada, ya que a Indra le gustaba mucho la carne del toro.
Tras Indra, le sigue en importancia el dios AGNI, dios del fuego en tiempos védicos y mediador entre los hombres y los dioses. Los vegetales que nacen en las aguas son la morada de Agni, por eso siempre aparece al frotar una planta acuática, la flor de loto y por ello se le llama “Toro de las aguas”, porque las vuelve fecundas (Rig Veda, X, 21,8). En ese texto sagrado, escrito en sánscrito, se refieren a él como el que “ruge como un toro” y como toro tiene mil cuernos.

El dios del fuego AGNI

RUDRA es otro dios-toro de los arios que es considerado ”dios de la tormenta”, “dios del relámpago y Señor del rayo” y en su vertiente destructora es el devastador de hombres y ganados. Su madre fue una vaca pinta, llamada Prsni, y nació mediante “la risa del relámpago”. Por eso, al haber nacido de la tormenta era considerado dios de los vientos tormentosos, al tiempo que asociado a las grandes nubes que traen la lluvia.
El Rig Veda recomienda hacer sacrificios a Rudra para aplacarlo, mediante el sacrificio y ofrenda correspondiente de un toro y atraer su bendición. El ritual debe realizarse en primavera o en otoño -solsticios en los que los rituales están dirigidos a aumentar la abundancia de las cosechas o la germinación de las semillas-, después de la puesta del sol y, preferiblemente, después de medianoche. Tras el sacrificio ceremonial del toro, los sacrificadores invocan los doce nombres de Rudra y le ofrecen trozos de carne escogidos, para aplacarle, tras lo cual arrojan al fuego la piel y la cola, al tiempo que riegan con sangre del toro algunas hierbas escogidas, consumiéndose el resto de la carne por los asistentes al ritual.                       Continuará……
Plácido González Hermoso
BIBLIOGRAFIA
Historia de las Religiones, siglo XXI, III “La religión sumeria”.
Federico Lara Peinado, “Himnos sumerios”.
Federico Lara Peinado, “Himnos babilónicos”.
Cristina Delgado Linacero, “El toro en el Mediterráneo”
Jack Randolph Conrad, “El Cuerno y la Espada

Toroestoro

Los astados de Manuel Espinosa para Mérida

Publicado por Redacción el 12/11/2012

Los astados de Manuel Espinosa para Mérida

El día de hoy fueron reseñados y aprobados por el juez de la Plaza de Toros Mérida el MVZ. Ulises Zapata, los toros de la ganadería de Manuel Espinosaque se lidiarán el próximo domingo 18 de noviembre.El cartel quedó conformado por Arturo Macías, Oliver Godoy que entra en el lugar de Fermín Spínola quien resultó herido la tarde de ayer en Monterrey, y cierra el cartel el hidrocálido Gerardo Adame.El encierro dio un promedio de 514 kg.

No.94 con 545 kg. Cárdeno bragado.
No.97 con 535 kg. Cárdeno bragado.
Open in new window
Open in new window
No.100 con 540 kg. Cárdeno bragado.
No.116 con 500 kg. Cárdeno bragado.
Open in new window
Open in new window
No.117 con 505 kg. Negro bragado.
No.123 con 580 kg. Negro zaino.
Open in new window
Open in new window

Diego Silveti: “Haré todo lo posible por estar en La México el 25”

Publicado por Comunicado el 12/11/2012

Diego Silveti: "Haré todo lo posible por estar en La México el 25"

El matador de toros Diego Silveti se encuentra hospitalizado desde anoche en el hospital Country, de la ciudad mexicana de Guadalajara, donde fue ingresado después de resultar gravemente herido en el mano a mano que mantenía con Morante de la Puebla.El toro de regalo le propinó una fortísima voltereta, de la que salió corneado en el gemelo izquierdo, además de sufrir un esguince cervical. Operado en el hospital por el doctor Camarena, Silveti fue atendido de una cornada en la parte superior interna de la pierna izquierda con tres trayectorias, una de siete centímetros hacia abajo, otra de seis hacia arriba y otra tercera de doce centímetros hacia adentro, con desgarro parcial del músculo gemelo izquierdo y la fascia. Se procedió a explorar las trayectorias y a controlar el sangrado. Se dejó un drenaje y se procedió a reparar por planos la herida. Además, Silveti también fue atendido de otros golpes en la pierna derecha, la cara, el costado y el cuello, diagnosticándole un esguince cervical tras descartar lesiones mayores en esa zona, por lo que se le puso un collarín.Antes de cumplirse las veinticuatro horas de la cogida, Silveti ha pasado la noche sin fiebre, lo que da muestra de una buena y positiva evolución de las heridas. De no producirse complicaciones, las previsiones de los médicos es que permanezca en el hospital dos días más, aunque el collarín deberá llevarlo, al menos, diez días. Dolorido, pero con ánimo, Silveti recuerda en la cama del hospital el momento de la cogida:

“Fue una caída muy dura, sobre el cuello, y el toro me tuvo bastante tiempo entre los pitones. Afortunadamente, lo que más preocupaba era una posible lesión de la columna, aunque gracias a Dios todo eso ha quedado en un esguince cervical. He pasado la noche bien, con molestias lógicas, pero sin fiebre, y estoy animado. Este es el precio de la profesión cuando uno quiere ser figura del toreo. Los toros cogen y esto forma parte de mi deseo de ser un torero importante. Mi intención es estar en la Plaza México el próximo día 25, haré todo lo posible, aunque todo depende de la evolución del esguince, porque es una zona delicada y muy dolorosa, y hay que estar al cien por cien para dar la cara ante esa afición”, reconoce Diego Silveti.

A lo largo del día, los médicos seguirán valorando el estado y la evolución del matador Diego Silveti.

3ra. Taurinamba

Publicado por Bardo De La Taurina el 12/11/2012

3ra. Taurinamba

[Bardo de la Taurina]Cuando uno era chaval lo normal era pasar las vacaciones en ‘Acapulquito’ donde el atractivo más que ir a ver los clavados de La Quebrada, las olas del Revolcadero o el burro borracho de la Roqueta, lo mero ‘chévere’ era ir a la Zona Roja en donde si uno llegaba temprano (4.30 de la tarde) la decepción era grande……..pues las profesionales del talón con sus trapos de luces ahí estaban alineadas, prietas, sudorosas, desparramadas algunas y otras escuálidas, mansurronas, descastadas con los pitones gachos y caídos, disparejas, con sus pelos sardos y sin empuje pero sobretodo flojerosas, así que para los veteranos, para los extranjeros y pa’ los jovenzuelos, el arrimárseles no implicaba ninguna emoción, es más se les podían hacer cuantas fiestas le vinieran a uno en gana, hasta el grado de correrles la mano templaditamente sin peligro alguno y esto me vino a la memoria porque así como le platico amigo lector resultaron, resultaban y resultaran, los animalejos que salen generalmente de la vacada de Bernaldo de Quiros y entonces es cuando todo el mundo se pregunta ¿Por qué la empresa de la capital, que no es lo mismo que la ‘capital’ se empeña en traer esos garabatos de bravura?, ¿Será porque los compran a precios del ‘Buen Fin’? o aun peor ¿Los adquirirán como saldos? o de plano será ¿Por qué al franchute avecinado en Andalucía Sebastian Castella, le van bien los émulos de toros de lidia en aras de cuidar su integridad física, que no taurina y por ello se los mete a la empresa por donde la espalda pierde su nombre y todo es tinieblas y eso que es un ‘pedazo de torero’Y claro que sé que la falta de bravura y de casta de esos cuadrúpedos titulares que salieron el dominguín último en la Plaza México, con excepción de uno, que tampoco fue un manojo de solvencia de principio a fin y que para matarlo era más difícil que madrugarse al Chapo Guzmán, aunque así lo quieran ver los detractores oficiales del ‘Zotoluco’, conocidos como los piojos blancos o güeros de rancho, no impidieron que el ‘Chintololo’, el ultramarino y el aguascalentense torearan en serio, eso ni duda cabe, mas que lastimoso es tan solo decir que López Díaz, Sebastian Castella y Juan Pablo Sánchez estuvieron muy por arriba del ganado y que a los tres se les aguardará con gusto.

Y solo decir que después de la forma en que el maestro Eulalio López ‘Zotoluco’ entendió, lidio, toreo, templo, acaricio y le bordo el toreo al primero se su lote, negarlo al más puro estilo de los contreras, esnobistas y hasta racistas, resulta más que ridículo o patético, al grado de que el dictamen de cualquier sicólogo sería de esquizofrénicos y como ante lo obvio, lo visto resulta evidencia aplastante, pues sesgo estas letras con el pensamiento de que si alguien habría esperado otra cosa de la tarde del 11 de noviembre, lo hizo por inocencia, porque lo ocurrido estaba cantado al grado de que media plaza cuando menos se abstuvo de asistir al embudo congelante y prefirieron pegar la oreja a la radio en busca de lo que acontecería en la tierra donde los mariachis nunca dejan de tocar, así que en la tercera llamada la empresa de la competencia que es la tapatía, se la aplico a la chilanga.

 

Castella y Juan Pablo Sánchez cortan sendas orejas en La México

El torero francés Sebastián Castella lidia el toro “Queretano”, de 480 kg., durante la tercera corrida de la temporada grande 2012-2013 en la Plaza de Toros México de Ciudad de México. EFE (EFE)
11/11/2012 21:45:04 México, 11 nov (EFE).- El diestro francés Sebastián Castella y el mexicano Juan Pablo Sánchez cortaron una oreja cada uno en sendos toros de regalo, en la tercera corrida de la temporada en la Monumental Plaza México.
El mexicano Eulalio López “Zotoluco” hizo la mejor faena de la tarde pero falló con los aceros.
Con una entrada de unas veinte mil personas, se lidiaron seis toros de Bernaldo de Quiróz, muy bien presentados, parejos, bello tipo y hechuras, pero les faltó raza y no dieron opción por su falta de emotividad y sí, en cambio, la mucha sosería que desarrollaron, aunque hubo toros con muy buena clase.
También se lidió un sobrero de regalo que hizo séptimo de Campo Real, que ha sido muy bueno con vuelta al ruedo en el arrastre, y otro también de regalo de Los Ebanos, que fue manso, pero tuvo movilidad y eso dio emoción.
“Zotoluco” mostró el buen momento en que atraviesa. Está toreando con gusto, relajado y con mucha templanza. Al primero le cuajó una faena muy bien estructurada sobre ambas manos, pero el toro se puso imposible para entrarle a matar, dos pinchazos y estocada con saludos en el tercio. El cuarto fue otro ejemplar que no daba tela para cortar. Lo toreó y estuvo por encima del astado. Mató de estocada y tuvo petición de oreja y saludos desde el tercio.
Castella con el segundo tuvo momentos de su capacidad aunque sin penetrar en el ánimo del público. Mal matando, aviso y silencio. Al quinto no hubo forma de meterlo en la muleta y abrevió. Mató mal y se silenció su labor con aviso. Con el toro bueno de Campo Real, cuajó una faena bien lograda y con momentos que caló fuerte. Mató de estocada, el toro tardó en doblar y un descabello, oreja y vuelta al ruedo entre ovaciones.
Sánchez buscó el éxito todo el tiempo. Su lote tampoco ha sido bueno. Faena muy entregada con el tercero, al que toreó con templanza, pero lo mató mal, saludos en el tercio. Con el sexto, otro ejemplar soso y deslucido intentó con más voluntad que suerte. Mató mal y escuchó aplausos. Con el octavo de regalo, toro manso pero caminaba y el mexicano se justificó con ese toreo de templanza natural. Acabó de estocada y fue premiado con una oreja y levantó el festejo.
Los subalternos Christian Sánchez, en el cuarto, Luis Castañeda, en el séptimo, y Gustavo Campos, en el octavo, saludaron en el tercio tras banderillear con lucimiento.
EFE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: