NOTICIAS TAURINAS NOVIEMBRE 5, 2012

5 Nov

La Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia

invita a toda la familia taurina a la

EXPOSICIÓN NACIONAL GANADERA Y DE LA INDUSTRIA PECUARIA

Palacio de los Deportes de la Ciudad de México

del 9 al 18 de Noviembre de 2012.

Asiste con tu familia

Dale clic a este enlace, por favor  :

 

“El Payo” y Macías cortan una oreja y Talavante la pierde con el acero

Imagen de archivo del torero mexicano Octavio García. EFE/Archivo (EFE)
04/11/2012 20:50:01 México, 4 nov (EFE).- Los diestros mexicanos Octavio García “El Payo”, que tuvo una tarde importante y Arturo Macías, cortaron una oreja cada uno en la segunda corrida de la temporada en la Monumental Plaza México, en la que el español Alejandro Talavante, que destacó, perdió los trofeos por fallos con el acero.
Tarde fría y con un viento que no molestó del todo y con una entrada de unos 16.000 espectadores, se lidiaron seis toros de Barralva excelentemente presentados.
De los seis destacó el tercero que mereció arrastre lento a sus despojos, han sido buenos, primero noble, segundo que tuvo más movilidad, cuarto con peligro sordo al igual que el quinto y bueno y muy bien toreado, el sexto.
Macías, con el que abrió plaza, muy bien con el capote y una faena en que mostró que ya volvió al buen camino, con penetración en el ánimo de la gente, faena torera para estocada y una oreja. Con el cuarto, brusco y sabiendo lo que dejaba atrás, firme Arturo para matar de dos intentos para escuchar palmas.
Talavante, con el segundo realizó una faena firme y que caló, pero estuvo desacertado con el acero y los trofeos se esfumaron. Silencio. Con el quinto, un astado que exigía mucho, estuvo torero y le sacó provecho, pero nuevamente falló con la espada y se silenció su labor. Una pena.
“El Payo” supo sobreponerse. Fue recibido con pitos, pero realizó dos faenas con buen gusto, ante el mejor toro, el tercero y el sexto, al que le sacó los pases a fuerza. Con el tercero pinchó tres veces y todo quedó en salida al tercio con ovación de gala y al sexto lo mató de media y dos descabellos, para obtener una oreja muy merecida y, sobre todo, con el reconocimiento del público, pese a perder la salida por la puerta grande.
EFE

Dale clic a este enlace, por favor  :

 

TOROS MITOLOGÍCOS – III – ISRAEL,a la luz de la Biblia

Moisés separando las aguas del Mar Rojo

Nuestro viaje en busca de toros mitológicos finalizó, en el capítulo anterior, en las tierras que baña el otrora feraz y productivo Nilo, que realizaba el prodigio de fecundar los campos de cultivo, al depositar el fértil limo de aluvión,permitiendo con ello la recolección de abundantes cosechas anuales.

Nuestro nuevo itinerario, en esta ocasión, tomará el rumbo del nordeste egipcio acompañando al pueblo hebreo en su “Éxodo” para -tras la persecución de los ejércitos del faraón y el “paso por el mar Rojo”, dirigirnos con ellos a “la tierra prometida” que su dios Yahveh les tenía reservada como pueblo elegido- explorar la posible presencia del toro en la esfera cultual israelita.

Rutas seguidas por Abraham y Moisés

Antes de llegar a ese Israel de los mil conflictos seculares, es preciso puntualizar que uno de los mayores quebraderos de cabeza de Moisés no fueron los egipcios, ni su paso por el mar Rojo, ni las hambrunas que padeció su pueblo y que pudo superar gracias a la lluvia del “maná” milagroso, o los cuarenta años vagando por el desierto de la península de Sinaí, sino por el TORO.

Ruta del Éxodo de Moisés

Antes de entrar a describir la epopeya del Éxodo y los acontecimientos del Becerro de Oro del Sinaí, es conveniente indagar el origen y procedencia del pueblo de Israel y el posible politeísmo que profesaron o siguió subyaciendo en ellos, para poder entender el porqué de la presencia de tales figuras táuricas o la utilización de dichos usos lingüísticos. Los israelitas, como veremos, en sus orígenes eran sumerios y, por ello, descendientes de éstos y acostumbrados al tratamiento táurico de sus dioses.La Biblia nos revela que Abram (la 10ª generación después de Nöé, por línea de Sem), era sumerio, de la ciudad de Ur, donde se casó con Sarai; que su padre fue Teraj y sus hermanos eran Najor y Aram y este último, padre de Lot, murió en su país natal en “Ur de los caldeos”(Gen, 11,28). Una ciudad sumeria, populosa y comercial, que se encontraba cerca de la desembocadura del río Éufrates. También nos informa el texto bíblico que: “Tomó Teraj a Abram, su hijo; a Lot, el hijo de Aram, hijo de su hijo, y a Sarai su nuera, la mujer de su hijo Abram y los sacó de Ur Casdim para dirigirse a tierra de Canán, y llegados a Jarán, se quedaron allí…”, donde murió el padre de Abram, a la edad de doscientos cinco años. (Gen, 11,31-32)

Mapa de Sumer y Babilonia

Igualmente sabemos por la Biblia que Abram, según el pacto que hizo con él “El-Sadai”( otra variante del nombre de EL, que en griego significa “Pantokrator“, “Todopoderoso” y “El que todo lo gobierna“), es el padre y el origen del pueblo de Israel:”Dijo Yahveh a Abram: “Sal de tu tierra, de tu parentela, de la casa de tu padre, para la tierra que yo te indicaré;Yo te haré un gran pueblo,Te bendeciré y engrandeceré tu nombre…” (Gen, 12, 2). Igualmente en Gen, 17, 4-6 le dice Yahveh a Abraham:“He aquí mi pacto contigo: serás padre de una muchedumbre de pueblos, y ya no te llamarás Abram, sino Abraham,… Te acrecentaré mucho, y te daré pueblos, y saldrán de ti reyes…”.

Pero cuál fue la causa de esa emigración familiar de la que la Biblia no nos explica nada. Pues es muy probable que se fuesen huyendo, por seguridad, de los permanentes ataques y revueltas de los amorreos que, ayudados por elamitas y semitas procedentes de las estepas de Irán, llegaron, atacaron y saquearon Ur hacia el año 2003 a.C., fecha, con ciertos visos de probabilidad, del acontecimiento al que nos estamos refiriendo.

Con respecto al hecho religioso, está documentado que el dios sumerio principal, o el “Patrón”, de la ciudad de Ur (en época de Abram y posterior), era Nanna oZu-en (otro nombre de Nanna), “Señor del saber”, conocido como: “El Brillante”, un dios luna al que se le representaba como “un toro con barba de lapislázuli”.

El Dios sumerio NANNA

Nanna era el padre de la diosa Inanna (la “Señora del cielo”, diosa del amor y de la guerra) e hijo de Enlil (el dios más importante del politeísmo Sumerio –dicen que llegaron a tener cerca de dos mil dioses-, al que invocaban como “Gran toro”, “Toro potente”, “Toro Poderoso” etc.). En un himno sumerio dedicado a Zu-en, su madre Ninlil (“Señora del viento”) se dirige a él hablándole con dulzura de este modo: “…lúcido becerro, crecido sobre mis rodillas puras… y …Novillo mío… tu nombre es estimado en todos los países…Señor del santo establo” (1). En Babilonia se conocía a Nanna como el dios Luna SIN (“dios del calendario”), a quien también se le invoca en otro himno babilónico como: “¡Fiero novillo de cuernos gruesos, de proporciones perfectas, con barba de lapislázuli, lleno de virilidad…”(2).Precisamente, la ciudad de Jarán o Harram (en la comarca de Padan Aram), a donde peregrinó la familia de Abram, era famosa no solo por su floreciente actividad comercial -al estar situada en medio del cruce de caminos entre Damasco, Karkemish y Nínive-, sino por poseer uno de los santuarios (llamados Zigurat) más importantes, junto con el de Ur, dedicados al dios Sin (o Nanna), y éste, como “Señor del mes y del calendario”, era comparado con un toro.

El Zigurat de UR (maqueta)

Solo estos breves apuntes nos inducen a pensar que Abraham vivió en Ur hasta la edad de veinticinco o treinta años y cumpliría con los ritos y ceremonias dedicados a los dioses de su ciudad natal. Iguales hábitos o costumbres religiosas, podemos presumir, practicaría en Harram, durante los cuarenta o cincuenta años que vivió en su ciudad de adopción, ya que: “…Al salir de Jarán era Abram de setenta y cinco años…en dirección a la tierra de Canán, y llegaron…al lugar de Siquem, hasta el encinar de Moreh” (Gen, 12, 4-8),  donde se le apareció Yahveh por segunda vez.Esta suposición sobre el cumplimiento religioso y la adoración a los dioses sumerios, por parte de Abraham y su familia, lo corrobora Josué cuando habló al pueblo: “Así dice el Señor, Dios de Israel: Al otro lado del río Éufrates vivieron antaño vuestros padres: Téraj, padre de Abrahán y de Najor, sirviendo a otros dioses“. (Josué, 24, 2)

La ciudad de Harram en la actiualidad

También sabemos, por el texto bíblico, que Abram mandó buscar esposa para su hijo Isaac a Padan Aram (es decir a Harram) y la elegida fue Rebeca, nieta de su hermano Najor y hermana de Labán y que las hijas de éste, Lía y Raquel, se casaron con su primo hermano Jacob, hijo de Isaac y nieto de Abraham. Esta endogamia tribal es muy propia de los pueblos organizados en tribus.Otro acontecimiento que nos descubre la Biblia es el de un posible politeísmo de Labán, cuando éste salió en persecución de Jacob y además de reprocharle que se fuera de su casa con sus mujeres (sus hijas) sin despedirse, le recrimina: “¿por qué me has robado mis dioses?”(Gen,31,30-31). Las imágenes domésticas de los dioses familiares se llamaban “terafim”, y el robo lo perpetró Raquel antes de abandonar la casa paterna:”… y Raquel robó los terafim de su padre.”(Gen,31,19-20). Incluso en tiempos de Micol, o Mical, la mujer del rey David se seguían usando esas figuras(doscientos años después de Moisés, a una distancia en el tiempo cercana a los setecientos años después de Raquel), tomó Micol: “… uno de los terafim y lo metió en el lecho, puso una piel de cabra en el lugar de la cabeza y echó sobre ella una cubierta.”, al narrar el episodio cuando ayudó a David a escapar de la cólera de Saul. (1Samuel,19,13-14)

Zona alta de Mesopotamia

Esas figuras, los terafim, lo más probable es que representarían a dioses sumerio-babilónicos, entre los que se encontrarían Nanna, Sin, Enlil o Marduk (el Bel de la Biblia, al que invocaban como “Novillo del Sol”), en forma de figuras de toros.Al llegar Abraham a Canaán (lo que hoy sería Israel, la franja de Gaza y Cisjordania), los cananeos que habitaban la zona adoraban a los dioses EL y BAAL, entre otros (éste último ampliamente combatido en la época de los Profetas), que eran representados por un toro.Otros hechos nos inducen a pensar que para la casa de Abraham no les eran extrañas esas representaciones táuricas de los dioses. No olvidemos que la costumbre de adjetivar a sus dioses con apelativos comparativos con el toro, no suponía, “per se”, un acto idolátrico en esencia. Era una forma de pontificar la importancia de las potencialidades de sus dioses: como la fuerza, el poder, la capacidad creadora, la justicia, la virilidad, la fertilidad, la ayuda, la protección, la lluvia, etc. etc.

Becerro de oro hallado cerca de Tel Aviv

En Génesis 33,20 se narra que Jacob (que significa “engaño” o “el que suplanta” o también “talón”, ya que nació agarrado al talón de su hermano Esaú; Gen, 25,26-27), tras el encuentro y reconciliación con su hermano Esaú, al llegar a Siquem: “…alzó allí un altar, que llamó “El Elohe Israel“”(El, Dios de Israel) (Ge, 33-20)

Altar de los inciensos

El nombre de EL lo encontramos en la Biblia en varias ocasiones. Por ejemplo, cuando se relata el episodio en el que Benjamín, cuando bajó con sus hermanos a Egipto a comprar trigo y José ordena a su mayordomo: “…Pon también mi copa -le dijo-, la copa de plata, en la boca del saco del más joven, juntamente con el dinero...”(Gen, 44,2) y así poder acusarlo de robo y retenerlo, al tiempo de exigirles, al resto de los hermanos, que llevasen a Egipto a su padre Jacob para verle y abrazarle, dándose a conocer posteriormente a sus hermanos (Gen, 45,3). Tras el temor, desconfianza y estupefacción inicial de Jacob, una vez convencido, emprende viaje al reencuentro con su hijo José: “y al llegar a Beerseba (al suroeste del mar Muerto) ofreció sacrificios al dios de Isaac”. Entonces Dios le habló en visión nocturna y le dijo: “Jacob, Jacob; él contestó: “Heme aquí”, y le dijo: “Yo soy EL, el Dios de tu padre; no temas bajar a Egipto…”(Gen, 46,2-4).

José ante el Faraón

Otros datos podrían aportarse al respecto, siempre escrutando el texto bíblico, que ponen de manifiesto la familiaridad del pueblo de Israel con apelativos táuricos para referirse a su dios. No olvidemos que una de las costumbres, en tiempo y época posterior a Moisés, era el que no debía pronunciarse el tetragrama Yhvh (Yahveh) en sus invocaciones, por ser demasiado sagrado y en sus oraciones usaban el nombre de Adonai, que significa “El Señor”(y aparece unas 300 veces en el A.T.). Incluso en la actualidad, en el judaísmo, se enseña que: “En vez de pronunciar YHVH durante la plegaria, los judíos deben usar el de Adonai”.Otros acontecimientos que nos inducen a pensar sobre la posible, llamémosla, contaminación táurica, es la permanente presencia de asentamientos judíos en Egipto, en especial en el Delta del Nilo.

Llegada virtual de Abraham y Sara a Egipto

La primera noticia que tenemos, de la presencia de pastores nómadas en esa zona del Nilo, es la bajada de Abraham a Egipto, donde la Biblia nos descubre que Sara era aún, a pesar de su edad, una mujer de una hermosura atrayente. Abraham le dice a su mujer: “Mira que se que eres mujer hermosa, y cuando te vean los egipcios dirán:”Es su mujer”, y me matarán a mí, y a tí te dejarán la vida; dí, pues, te lo ruego, que eres mi hermana, para que así me traten bien por tí, y por amor de ti salve yo mi vida”. (Gen, 12,11-14 y sig.).Tanto Abraham como más tarde Jacob, habitaron durante algún tiempo en las tierras del Delta del Nilo, en el Nomo 20 (provincia) del bajo Egipto, que era donde se encontraba la región de Gosen, que se circunscribía entre las ciudades de Heliópolis al Sur, Tanis y Mendes al Norte y Bubastris al Oeste. Precisamente ahí permaneció Jacob durante 17 años: “Habitó Israel en la tierra de Egipto, en la región de Gosen, y adquirieron allí posesiones, creciendo y multiplicándose grandemente. Vivió Jacob en la tierra de Egipto diecisiete años…” (Gen, 47, 27-28)

Mapa del Nomo 20 del delta del Nilo

Al parecer la presencia de pastores nómadas israelitas, y pueblos aledaños, en Egipto, era algo común entre los siglos XV y XII a.C., y quienes bajaban al Delta del Nilo y: “pasaban los puestos fronterizos egipcios, eran registrados y recibían la indicación del lugar donde podían permanecer…”(3). En un informe al faraón, de un funcionario de frontera, hacia el año 1200 a.C. le dice: “Hemos acabado por permitir el paso de las tribus Ahasu de Edom (conocidos como edomitas, su territorio estaba situado al sureste del Mar Muerto) a través de la fortaleza del (faraón) Merenptah (1224-1214 a.C., hijo de Ramsés II y fue el Faraón que persiguió a Moisés) en Tkw hasta el estanque de Pithom (en Pithom había unas canteras importantes)… para que ellos y sus rebaños puedan sobrevivir en la gran propiedad del faraón, el buen sol de todas las tierras…”. (3)
Precisamente y con el deseo de eliminar toda esa contaminación idolátrica que arrastraba el pueblo de Israel desde sus orígenes, mas la adquirida durante su permanencia en Egipto, es por lo que Dios prescribe al principio del Decálogo (Los Diez Mandamientos) en el monte Sinaí: “…No te harás esculturas ni imagen alguna de lo que hay en lo alto de los cielos, ni de lo que hay abajo sobre la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra…”(Ex, 20,4-5), incluso más adelante le pide a Moisés que ni siquiera el pueblo se haga imágenes de Él: “…No os hagáis conmigo dioses de plata ni os hagáis dioses de oro…”(Ex, 20,23-24). Este párrafo es en el que se fundaba el movimiento iconoclasta, en especial en el siglo VIII d.C., con comportamientos como el del emperador bizantino León III, “El Isaurio”, que ordenó la destrucción de todas las figuras e imágenes religiosas en el 730 d.C., hasta que en el II Concilio de Nicea, en el 787 d.C., se reafirmó la veneración de iconos.
Mas volvamos a retomar el contacto con el pueblo de Israel y, en concreto, acompañar a las gentes del Éxodo para conocer sus afanes y penurias, así como saber de sus prácticas religiosas y su totemismo relacionado con el toro.

Adoración del Becerro, de Nicolás Poussin

In bíblicus témpore”, perdón por el latinajo, pero en aquel tiempo bíblico ocurrió que: “viendo el pueblo que Moisés tardaba en bajar de la montaña (el monte Sinaí), se reunió en torno de Arón (en su calidad de sacerdote judío) y le dijo: ”Anda, haznos un dios que vaya delante de nosotros… Todos se quitaron los arillos de oro que llevaban en las orejas y se los trajeron a Arón. El los recibió de sus manos, hizo un molde y en él un becerro fundido, y ellos dijeron:”Israel, ahí tienes a tu Dios, el que te ha sacado de la tierra de Egipto”(Ex.32, 1-4). Así describe la Biblia el momento en que Arón, hermano de Moisés, funde el Becerro de Oro y, además: “Al ver esto Arón, alzó un altar ante la imagen y clamó: “Mañana habrá fiesta en honor de Yahveh.”(Ex. 32, 5).

Grabado del altar erigido por Aarón en el Sinaí

Sólo estos dos pasajes, del segundo libro del Pentateuco, ponen de manifiesto que los años vividos por el pueblo de Israel en tierras egipcias no fueron en vano, ya que implicaron la adopción, o tal vez el sincretismo, de ciertas creencias religiosas egipcias en aquellas teofanía (del griego theos=Dios, y faino=aparecer; no confundir con el plural “teofanías” que eran las fiestas realizadas en Delfos en honor de Apolo, al comienzo de la primavera), mediante las cuales un dios se manifiesta a sus fieles en formas diversas.

Uno de los últimos descubrimientos, del arqueólogo norteamericano Ron Wyatt, fue el hallazgo, al parecer, del altar erigido por Arón en el monte Sinaí para el Becerro de Oro, en cuyo pedestal se han descubierto unos grabados de toros, como puede apreciarse en las imágenes que se muestran, encontradas en Internet y corrobora la veracidad de la existencia del pasaje bíblico.

Grabado del altar erigido por Aarón en el Sinaí

He ahí el primer problema táurico de Moisés quién, tras el berrinche, “…Tomó el becerro que habían hecho y lo quemó, desmenuzándolo hasta reducirlo a ceniza, que mezcló con agua, haciéndosela beber a los hijos de Israel”(Ex.32,20). A fe que nunca un agua estuvo tan áuricamente enriquecida.Fueron estos pasajes un hecho ocasional, o puntual, del pueblo de Israel o de las gentes del Éxodo?. No parece que así fuese, a tenor de los datos que más adelante extraeremos.

A pesar del arrebato de Moisés, resulta curioso comprobar cómo este Patriarca hace uso del término táurico para bendecir a las doce tribus de Israel, en los llanos de Moab, antes de subir al monte Nebo, donde falleció sin pisar la “tierra prometida”. Así, al dirigirse a la tribu de José, les dijo: “…como primogénito de toro a él la gloria, con grandes cuernos de búfalo, con ellos embestirá a los pueblos y acosará a los confines de la tierra. Así son las miríadas de Efraín, así son los millares de Manasés”.(Dt. 33,16-17)
De ésta metáfora pronunciada por Moisés, refiriéndose a la tribu de José, se desprende una analogía con el tratamiento que daban los sumerios al tercer dios de la tríada cósmica Enky, que se le conocía como “hijo del toro”, es decir, hijo del dios supremo sumerio An, a quién denominaban “El Padre Toro”. Por ello, de la alegoría “primogénito del toro”, puede desprenderse que la titulación táurica que hace Moisés, y que presumimos atribuida a Yahveh, no era algo arbitrario ni casual.

A propósito, el hecho de que a Moisés se le haya representado, tanto pictórica como escultóricamente, con una especie de cuernos sobre la cabeza, se debe a un error de San Jerónimo al traducir la Biblia (del hebreo al latín “La Vulgata”), en concreto el párrafo del Ex, 34,29: ”Y al bajar Moisés del monte Sinaí, traía consigo las dos tablas de la Ley; mas no sabía que a causa de la conversación con el Señor, despedía su rostro rayos de luz”. Al parecer el verbo hebreo “qaran” o “karan” significa “emitir rayos de luz”, mas si se usa como sustantivo significa “cuerno”. Por ello, San Jerónimo interpretó que sólo Cristo debía resplandecer con rayos de luz y optó por la segunda fórmula y tradujo al latín: “…quod cornuta esset facies sua”(6).De ahí que Miguel Ángel esculpiese a Moisés, en el siglo XVI, de esa guisa, cuya obra se encuentra en el Vaticano, en la tumba del Papa Julio II (1503-1513), que fue el que ordenó la construcción de la actual Basílica de San Pedro.

Escultura de Moisés

Otra curiosidad de ese mismo capítulo de la Biblia y que se tradujo en una costumbre permanente para el Islam, es que al ver el pueblo el resplandor facial de Moisés temía acercarse a él, mas él los llamó y: “Cuando Moisés hubo acabado de hablar, se puso un velo sobre el rostro…”(Ex, 34,33). Por eso, en todas las representaciones, los musulmanes siempre reproducen a Mahoma con el rostro cubierto por un velo.

Estandarte de la tribu de Efraím

Un caso anecdótico, pero ilustrativo, es cuando se realizó el reparto de la tierra a las doce tribus de Israel, efectuada por Josué, donde se narra que la parte que correspondía a la tribu de José se dividió entre Efraím y Manasés, hijos de éste y de su esposa egipcia Asenet (Gen, 41,45), hija de un sacerdote del dios Ra en la ciudad egipcia de On, en griego Heliópolis, la “Ciudad del Sol”, llamado Put-ifar y es muy probable que el matrimonio de José tuvo lugar en tiempos del faraón Amenemhat III -1844-1797 a.C.- de la XII Dinastía. Los de la tribu de Leví no recibieron territorio alguno, ya que era la tribu sacerdotal de todo Israel.Cada tribu tenía su estandarte (según se describe en el Midrash, un método de exégesis judío dirigido a la investigación de la Torá), y precisamente señala que los correspondientes a las tribus de Efraím y Manasés tenían bordado un Toro dorado. Lo mismo que la de Judá tenía bordado un león, de ahí el término “león de Judá”. Estas simbologías, se puede afirmar, provienen de cuando Jacob bendice a sus hijos antes de morir (en Egipto) y relatado en Gen. 49,9: “Cachorro de león, Judá…” y en el mismo capítulo, versículo 22 dice: “José es un novillo, un novillo hacia la fuente…”.

Territorio de las 12 tribus de Israel

Decíamos, también, que el episodio del becerro de oro no era un hecho puntual ni aislado en la historia del pueblo de Israel, ya que pasado el tiempo, transcurridos alrededor de 300 años desde la salida de Egipto (hacia 1220 a.C. aprox.), se produce otro episodio de similares características. Ocurrió que, tras la muerte de Salomón (931 a.C.) y como consecuencia de las idolatrías postreras del sabio monarca, o al menos las consentidas por él a sus ”…700 mujeres y las 300 concubinas…” de su harén (1Re.11,3), unido a los fuertes impuestos con los que oprimió al pueblo, para la construcción del Templo y el mantenimiento del Palacio, casi todas las tribus de Israel se sublevaron contra su hijo y sucesor Roboam (931-913 a.C.), al cual sólo secundaron las gentes de las tribus de Judá y Benjamín, asentándose en el sur de Israel y estableciendo la corte en Jerusalén, pasando a llamarse Reino de Judá (este episodio se relata en 1Re,12,16 y siguientes).El resto de las tribus, que se establecieron al norte del territorio, formando el  Reino de Israel, eligieron como rey a Jeroboám (931-910 a.C.), efraimita, recaudador de tributos de las tribus de Efraín y Manasés en tiempos de Salomón. Antes de ser elegido rey, en vida de Salomón y por diferencias con éste, huyó a Egipto, donde se casó con la cuñada del Faraón Sheshonq I (945-924 a,C.), este Faraón, conocido en la Biblia como Sosaq ó Sesac, tomó y saqueó Jerusalén el año 925 y se apoderó de los tesoros del Templo y los del Palacio de Salomón, reinando su hijo Roboam.(2Cron 12,9)

Maqueta del Templo de Salomón en Jerusalén

Para evitar que el pueblo fuese a Jerusalén, a adorar a Yahveh y al Arca de la Alianza y lo que es más importante, el pago de los diezmos de todos los productos que el pueblo debía entregar al templo, Jeroboam organizó un clero particular e “hizo dos becerros de oro, y dijo al pueblo: «Basta ya de subir a Jerusalén. Este es tu dios, Israel, el que te hizo subir de la tierra de Egipto. Hizo poner uno de los becerros en Bétel y el otro en Dan…» (1Re. 12, 28-30). Esos hechos idolátricos no se extinguieron con la muerte de Jeroboam, ya que permanecieron inalterables a lo largo del tiempo.

Durante el reinado del rey de Israel Omrí (886-875 a.C.) se dice que: “…en el centro del lugar de culto en Samaría había ya un ídolo dorado con forma de toro, que Jeroboam había erigido como imagen de culto para los hebreos”.(4)

El culto a los becerros siguió hasta la desaparición del reino de Israel y su conversión en provincia asiria por Salmanasar V en el año 722 a.C., al negarse a pagar impuestos, y pedir ayuda a Egipto, Oseas (730-722 a.C.), último rey de Israel, quien fue cegado y llevado cautivo a Asiria, junto a la mayoría de la población que fue deportada y sustituida por arameos y caldeos. Esa deportación consiguió que las tribus se diluyeran entre los asirios, por lo que en adelante se las llamó “Las diez tribus perdidas de Israel”.
Igual castigo sufrió el rey de Judá Sedecías (597-587 a.C.), por el mismo motivo de aliarse con Egipto y negarse a pagar los tributos establecidos por el rey babilónico Nabucodonosor II (630-562 a.C.), éste ordenó que: “Apresaran al rey y le llevaran al rey de Babilonia, a Ribla, y le sentenciaron.  Los hijos de Sedecías fueron degollados en su presencia; a Sedecías le sacaron los ojos, y cargado de cadenas de bronce, le llevaron a Babilonia”. (2Rey, 25,6-8).
A continuación se relata que:”… Nebuzardán, jefe de la guardia, servidor del rey de Babilonia, entró en Jerusalén, quemó el Templo de Yahveh, el palacio real y todas las casas de Jerusalén…“(2Rey, 25,8-10). La destrucción del Templo de Jerusalén se produjo en el año 586 a.C., en el año decimo noveno del reinado de Nabucodonosor II.

Altar rústico con los cuatro cuernos

A lo largo de toda la existencia de Israel, como reino, son numerosos los pronunciamientos, las ofensivas y la lucha que mantuvieron varios profetas contra esas prácticas idolátricas del “Becerro de Oro”, entre los que podemos citar al profeta Elías, que vivió en el s. IX a.C., del que se dice que en los enfrentamientos con los profetas de Baal:  “…llegó a matar a los sacerdotes de Baal con sus propias manos, al pié del monte Carmelo.” (5). La Biblia lo describe así: “Y dijo Elías: “Prended a los profetas de Baal, sin dejar que escape alguno”. Apresáronlos ellos, y Elías los llevó al torrente de Cisón, donde los degolló.” (1Rey, 18-40)

Becerro de Oro, museo de Tel Aviv

Otro profeta que lucha contra la idolatría de Israel es Amós (hacia el 750 a.C.), en cuyo libro se nos da cuenta que se produjo en aquella época un terremoto: “…y en los días de Jeroboam II (784-753 a.C.), hijo de Joas, rey de Israel, dos años antes del terremoto…” (Amos, 1,1), este profeta exhorta a seguir a Yahveh y en caso contrario predice los castigos a los que serán sometidos: “…haré justicia de los altares de Betel y serán derribados los cuernos del altar y caerán a tierra…”(Amós, 3,14)

El profeta Oseas (800-725 a.C.) también predica contra el destino catastrófico de Israel, que ya predijo Amós, y rechaza las herejías de Israel: “Yo rechazo tu becerro, Samaría… y será llevado cautivo el día de Yahveh el becerro de Samaría”. (Oseas, 8,5-7). Y suya
es la frase, tantas veces repetida como ejemplo de las consecuencias de los malos comportamientos: ”Pues siembran vientos, recogerán tempestades…”(Oseas, 8,7), y más adelante se escandaliza del comportamiento de Israel: “Y ahora continúan pecando; de su plata se hacen obras fundidas, ídolos de su invención, obra de artífices todo ello. Y a ellos dirigen la palabra, ofrecen sacrificios. ¡Hombres dando besos a los becerros!”. (Oseas, 12,2-3)

Le sigue Isaías (s. VIII a.C.), dedicando su ministerio a clamar contra las abominaciones de Israel: “…pero Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento…(Isa,1,3). Los impíos, los pecadores, todos a una serán quebrantados; los desertores de Yahveh serán aniquilados” (Isa, 1,28) al tiempo que clama contra los samaritanos tachándolos de borrachos: “Y también ellos se tambalean por el vino y vacilan por los licores. Sacerdotes y profetas se tambalean por los licores, se ahogan en vino…”( Isa, 28,7-8).
Todo esto ocurría en tiempos del rey Manasés (rey de Judá 697-642 a.C.), contra quién también se enfrentó Isaías, por permitir y tolerar cultos asirios, incluso en el mismo templo de Jerusalén. Dicen que murió aserrado por la mitad. Según una leyenda, Isaías, al intentar escapar de la ira de Manasés, se ocultó dentro de un árbol hueco y Manasés ordenó cortar el árbol con Isaías en su interior. A este suceso parece que se hace referencia en (Hebreos, 11,37).
En Isaías encontramos, tal vez por primera vez, la descripción de la redondez de la Tierra: “Está El sentado sobre el círculo de la tierra”(Isa, 40, 22). Este concepto se divulgó, más tarde, por el filósofo griego Anaximandro (610-545 a.C.)

Israel en tiempos de Jesús

Otro personaje interesante, que nos desvela también esas idolatrías, es Tobías, que estuvo cautivo en Nínive en tiempos del rey asirio Senaqerib (705-681 a.C.) y relata en su libro lo que confiesa su padre Tobit, poniendo de manifiesto los cultos practicados por su gente:  “Siendo yo joven, vivía en mi patria, en la tierra de Israel, y toda la tribu de Neftalí, mi padre, se había apartado del templo de Jerusalén…Todas las tribus, que a una habían apostatado, sacrificaban a Baal, el becerro, y asimismo la casa de Neftalí, mi padre”.(Tob, 1,4-6)

Y ya por último, cabe la sospecha que ciertas apostasías seguían en vigor en Samaría en tiempos de Jesús, a pesar de que durante el destierro babilónico, del pueblo israelita y tras la vuelta del mismo, los sacerdotes se esforzaron en unificar el culto y las creencias en un solo dios, Yahveh. Hay un hecho significativo que nos relata el evangelista San Mateo, que pone de manifiesto la existencia de ciertas idolatrías, tal vez residuales, cuando Jesús envía a los apóstoles y les confiere la cualidad de sanar, resucitar, curar a leprosos etc. pero les aconseja: “A estos doce los envió Jesús, haciéndoles las siguientes recomendaciones: No vayáis a los gentiles ni penetréis en ciudad de samaritanos…” (Mat, 10,5-6)
Amplias y abundantes son, también, las referencias que encontramos en la Biblia sobre los Querubines (del sumerio Kerub), aquellos toros alados androcéfalos que describí en mi primer artículo sobre éste tema, cuya finalidad era la de servir de guardianes de templos, palacios y lugares sagrados, utilizados en todo “el creciente fértil”. Con ello se pone de manifiesto que la familiaridad del pueblo hebreo con el toro, era tan habitual como reiterada.

Sin detenernos en detalles, cabe la presunción de que fueron querubines, o toros alados androcéfalos, los que Dios “… puso delante del jardín de Edén un querubín, que blandía flameante espada para guardar el camino del árbol de la vida”.(Gen, 3,24); o los dos querubines que Dios ordenó a Moisés fabricar, de oro macizo, para ponerlos encima del Propiciatorio, la tapa del Arca de la Alianza: “Harás, además, dos querubines de oro macizo; los harás en los dos extremos del propiciatorio: haz el primer querubín en un extremo y el segundo en el otro. Los querubines formarán un cuerpo con el propiciatorio, en sus dos extremos”.(Ex, 25,18-21), y por igual mandato le ordenó construir la Morada con: “… diez tapices de lino fino torzal, de púrpura violeta y escarlata y de carmesí con querubines bordados ”(Ex. 26,1-2).

Iglesia S.Bartolomé de Lieja, Bélgica, año 1107

También Salomón “Hizo en el santuario dos querubines de madera de olivo, de diez codos de altura (cada uno). Cinco codos era el largo de una de las alas y cinco el de la otra,…(1 codo = 45 cm.) …También cubrió de oro los querubines…”, que puso en el recinto interior del Templo de Jerusalén, e iguales figuras hizo esculpir, y revestir de igual metal, en los batientes de las puertas de dicho templo. (1Re. 6, 23-30)

Pila bautismal de la Iglesia Mormona Sal Lake, Utah. EEUU

Pero lo más espectacular que hizo construir Salomón, en el templo de Jerusalén, fue el llamado “Mar de bronce”, fundido en dicho metal por un artesano de Tiro; “…redondo, de 10 codos de diámetro, y 5 de alto, con capacidad de 2.000 batos…” (1 bato = 37 litros), el cual: “Se apoyaba sobre doce toros, tres mirando al Norte, tres mirando al Oeste, tres mirando al Sur y tres mirando al Este; el Mar estaba sobre ellos, quedando sus partes traseras hacia el interior…” .(1Re.7,23-27). Además estaba adornado con: “un cordón de treinta codos los ceñía en derredor… adornado de dos filas de figuras de toros, diez por cada codo…”. (2 Cr. 4, 2-3)La fuente de los leones de la Alhambra de Granada está inspirada en aquella fuente jerosolimitana.

Plácido González Hermoso.

Bibliografía:

1.- Federico Lara Peinado, “Himnos Sumerios”, pag.25. Edicc. Tecnos
2.- Federico Lara Peinado, “Himnos Babilónicos”, pag.7. Edicc. Tecnos
3.- Manfred Claus, “Antiguo Israel”, pag.16. Edicc. Acento 2001
4.- Idem, pag.58.
5.- Idem, pag.61.
6.- Ian Caldwell y Dustin Thomason. El Enigma del Cuatro. Ed. Roca 2004
Biblia Vulgata, Ed. Océano
Biblia “Nácar- Colunga”, Ed. B.A.C.

Dale clic a este enlace, por favor  :

 

El Cejas and El Payo cut ears

Posted on 11/5/2012 | 7 reads

elcejas-pm110412-01elpayo-pm110412-01

Photos by Emilio Mendez – Suertematador.com

Arturo Macias El Cejas and Octavio Garcia El Payo both cut ears in the 2nd bullfight of the season in Plaza Mexico, with the spaniard losing out on awards after failing with the sword work.

El Payo actually lost out on an additional ear due to sword placement and 2 descabellos, some of the public disapproved of the ear awarded to him and he tucked it inside his jacket as he took a vuelta.

Final Results:

Arturo Macias El Cejas: oreja y silencio
Alejandro Talavante: palmas y silencio
Octavio Garcia El Payo: ovacion y oreja

About 1/4 in attendance, cool temperatures.

“Tapabocas” se llamaba el esmirriado bichejo de Xajay lidiado –es un decir– el domingo anterior en la México, galante obsequio de Enrique Ponce a la inauguración de la temporada capitalina. Nombre ilustre el suyo si nos atenemos a otros dos “Tapabocas”, corridos respectivamente en Madrid y en el DF allá en los años treinta. Dos modelos preclaros de lo que el toro de lidia debe ser y tener cuando se antepone el trapío, la casta y la bravura al tipo de consideraciones –lesivas a la dignidad y al decoro– que desde hace tiempo rigen los destinos de la fiesta en nuestro país.

Madrid, 30 de abril de 1934

En la vieja plaza de la Carretera de Aragón alternan Nicanor Villalta, Vicente Barrera, Domingo Ortega y Antonio García “Maravilla” con 8 toros de Carmen de Federico, Murube puro. A Villalta lo hiere de gravedad el primero y ya la tarde se verá dominada por la dureza de un encierro con mucho que torear. Como su tocayo reciente, “Tapabocas” fue séptimo, segundo del lote de Domingo Ortega. Gregorio Corrochano, orteguista confeso, escribió en ABC: “hermoso toro (que) salió sacudiéndose, estirándose y alzando el belfo, como si ventease… Ortega le tendió el capote y el toro se fue a él con fiereza… se vio a Ortega dudar, se vio crecerse al toro (que) fue codicioso a los caballos… Ortega no intervino en quites sino lo indispensable… llegada la hora de la muleta, lo más fuerte del toreo de Ortega, Ortega flojeó. Definitivamente se dejó vencer… no se atrevió, dudó y perdió la partida… (o) lo desconcertó el público o no se dio cuenta de la responsabilidad que tiene en el toreo… se le dieron al toro dos vueltas al ruedo… parárselo delante a Ortega para que lo contemplase me pareció un ensañamiento…”

Muchos años después, interrogado sobre el caso un ya venerable Domingo Ortega, cuya personalidad y maestría llenaran una época del toreo en España, la inmediata anterior a Manolete, responde a su biógrafo Antonio Santainés: “Al cuarto pase le cogí los pitones y el público se metió conmigo. ¿Ah, sí? Lo tiré sin puntilla. Estos fueron los hechos… tenía instinto de defensa… (pero) nada que ver con un toro bravo”. Opinión que difiere de la del ganadero, expuesta en carta dirigida al mismo Santainés con la reseña de su corrida de aquella tarde madrileña: “‘Tapabocas’, número 3, superior… lo mató Domingo Ortega y la verdad es que no pudo con él… tomó seis puyazos y se le dieron dos vueltas al ruedo.”

Toreo de la Condesa, 20 de marzo de 1938

El segundo “Tapabocas” fue otro toro bravísimo. Pasaría a la historia por lo que con él realizó Fermín Espinosa “Armillita”, el maestro de Saltillo, rival tantas veces de Domingo Ortega. En España, había comprometido de tal manera la supuesta primacía del toledano que su superioridad torera sobre Ortega y los demás ases hispanos terminó por forzar el boicot del miedo –Juan Belmonte dixit– que en la primavera de 1936 expulsó del país a los toreros mexicanos.

“Tapabocas” venía en el hato que Domingo González “Dominguín” trajo a México ese invierno para ser lidiado en la temporada grande. Fermín lidió las cinco corridas españolas y en la segunda ya había inmortalizado a “Hurón”, de Antonio Pérez Tabernero. La corrida de Coquilla (Sánchez Fabrés), dice Paco Malgesto en su biografía de Armilla, “era la más bonita de todas las que vinieron de España… había quedado incompleta porque uno de sus toros, “Lobito”, mató a otro, “Cantarillo”… “Lobito” le tocó a Garza, que dio con él uno de sus más tremendos mítines.”

Esta corrida de Covadonga era como una síntesis de la triunfal temporada 1937–38. Cartel de triunfadores: toros de Coquilla para Armillita, Alberto Balderas y Lorenzo Garza, precedidos por el portugués Simao da Veiga, que para abrir boca rejoneó dos de San Diego de los Padres. La torada salmantina estaba saliendo áspera y deslucida cuando en cuarto lugar apareció “Tapabocas”, número 65, largo, bien armado, muy fiero con los capotes. Tomó cinco puyazos de los hermanos Barana y aún así llegó al tercio final con una fuerza y una codicia impresionantes. Tanto que Fermín, que era un banderillero extraordinario, solo le colgó dos pares y ordenó a su hermano Juan que cerrara el tercio, pues juzgó necesario tomarse un respiro antes de la faena de muleta.

Fue un faenón memorable, una de las mayores cumbres en la gloriosa carrera de Armilla. En palabras de Armando de María y Campos, cronista de El Eco Taurino, “Tapabocas llegó al tercio final nada fácil de temperamento y achuchando por el pitón derecho… Para corregirle el defecto Fermín se paró, aguantó… y a pesar de lo rápido que se revolvía el toro, lo metió en la franela (y) ya no lo dejó achuchar… Faena larga, variada, en un palmo de terreno y con gran señorío… En el tendido, en el ruedo, aquí y en España tiemblan las coletas ¿Para qué ser torero si no se podrá mejorar lo que hace Armillita con este bravísimo toro? Borracho de arte y emoción, Fermín entra a herir y logra una estocada honda, en lo alto. La codicia del burel hace larga la agonía. Cuando dobla, la ovación y el griterío son ensordecedores.”

Omite este relato que, tras comenzar la faena con unos doblones secos, durísimos, que era lo indicado para dominar al toro y enseñarle quién mandaba en el ruedo, Fermín se puso la muleta en la izquierda… y al segundo pase un derrote lo desarmó y la muleta voló 10 metros y fue a estrellarse en la contrabarrera. Lo aconsejable parecía abreviar, pero Armilla decidió jugarse el todo por el todo, y terminó cuajando épico faenón. La clave consistió, antes que nada, en una perfecta comprensión del toro para domeñar su temperamento y acabar convirtiéndolo en un auténtico cordero, de modo que la faena pasó de la emoción dramática al éxtasis artístico de un toreo al natural largo y mandón, templado y ceñido, que precedió toda la gama de adornos con que Fermín acostumbraba ornar sus mejores faenas: cambios de mano, molinetes de pie y de hinojos, desplantes, muleteo rodilla en tierra. Y una estocada honda que tardó en hacer efecto y tuvo que ser refrendada con dos descabellos. Razón suficiente para que el premio se redujera a una solitaria oreja, aunque la descomunal apoteosis dio para cuatro vueltas al anillo.

Plaza México, 28 de octubre de 2012

Ya las orejas son un premio devaluado y los toros un triste remedo del trapío y la bravura verdaderos. Pero el “Tapabocas” de Xajay obsequiado por Ponce –de presencia nula, pese a los 501 kilos que la pizarra le atribuía– terminó por soliviantar los ánimos de una afición cuyas consabidas condescendencia y blandura tienen sin embargo un límite. Lo marcó con gruesos caracteres la deriva ética del valenciano, perfectamente identificado con una empresa que ha hecho de la autorregulación su santo y seña, en complicidad con taurinos desaprensivos, autoridades omisas y una crítica especializada en vías de extinción. En efecto, aquel deambular sin rumbo del maestro de Chiva delante de una ídem de trote cochinero y huidizo no merecía otra cosa que la repulsa general, seguida de la desbandada de ese público que llenó el amplio coso, y que antes de marcharse hizo llover cojines e improperios sobre los responsables del desaguisado.

Este tercer “Tapabocas” murió sin haber mostrado un ápice de bravura y tras una sucesión de mandobles de su matador, que a duras penas consiguió eludir el tercer aviso.

Reincidencias y bipolaridades

No es ninguna novedad que, de un tiempo a esta parte, las figuras importadas toman la México por plácido campo de entrenamiento, para lo cual eligen invariablemente novilladas incapaces de perturbarles el sueño. Pero si bien El Juli y Castella conocen también el rigor de la paciente afición capitalina ante sus torpes manejos, ha sido Enrique Ponce el autor de los mayores y más reiterados abusos, incluida la suelta “accidental” de un utrero con hechuras de eral con el que “triunfó” cierto 5 de febrero de hace casi una década. No es por tanto remoto que, pese al escándalo referido, el divo valenciano gestione pronta reconciliación, y las mismas masas que la emprendieron contra él a cojinazos olviden el incidente y, debidamente mediatizadas por la publicrónica, lo confirmen como su consentido.

Un consentimiento bipolar, a prueba de (in)dignidades reiteradamente pisoteadas. 

¿Bravo…? el futuro

Pero mientras eso sucede, la temporada se les ha puesto cuesta arriba a los diestros y ganaderos anunciados en los próximos carteles. Veremos hasta donde llega el enfado de la afición y el descaro de los taurinos, pues en lo que a empresa y autoridades se refiere pocas dudas quedan. Mejor dicho, ninguna.

Eso sí, está claro que mientras existan toreros con la decisión y el amor propio de Diego Silveti, ciertos inconvenientes podrán disimularse. De lo contrario, las cosas se seguirán complicando.

Siempre que vengo a La México triunfo: Macías

El diestro de Aguascalientes junto a Octavio García “El Payo”, fueron los triunfadores de la tarde al cortar una oreja cada quien con sus respectivos ejemplares; mientras que el español Alejandro Talavante, no tuvo suerte con la espada y su lote, no pudo desarrollar el toreo que ha conquistado al público de La México, que entre su espectadores se encontraba Joaquín Sabina

CIUDAD DE MÉXICO (lunes 5 de noviembre).- Arturo Macías regresó a la plaza de sus grandes triunfos y no defraudó. Pese a no salir por la puerta grande, la cual significaría la séptima en su carrera, se marchó del coso de Insurgente contento por la oreja cortada al primero de su lote y por las muestras de cariño que el público de La México le hace sentir.

“Me voy contento por regresar a mi plaza, poder tocar pelo, seguir en el ánimo de la gente y sobre todo seguir triunfando”, además de que “gracias a dios todas las tardes que he venido, han sido de triunfo como la de hoy”, relató el diestro de Aguascalientes.

“El Cejas” se sintió cómodo con el primer ejemplar de su lote, pero con el segundo no se adecuó a las condiciones que presentó durante su lidia y no pudo hacer el toreo que lo caracteriza. “Mi segundo toro fue muy complicado, no me dio opciones para nada, sólo sirvió para mostrar dignidad”, cosa contraria lo que pudo abordar en el primero de sus astados. “El primero tuvo cosas buenas, enseñó nobleza, pero sin embargo no fue fácil, lo entendí muy bien y lo cuajé”, finalizó.

Otro de los triunfadores de la tarde fue Octavio García “El Payo”, torero que al principio de la tarde recibió pitidos por parte del público, por lo mostrado en la plaza de toros Las Ventas de Madrid en la feria de San Isidro, donde no pudo cuajar ningún ejemplar. Esos chiflidos se volvieron un estimulante para “El Payo”, quien al final de la tarde, revirtió esos malestares en palmas por las dos excelente faenas que tuvo, pero al fallar con la espada, la salida a hombros se le escapo de las manos.

“Pude disfrutar gracias a dios, tuve unos grandes colaboradores, pero fue una pena que no los pude matar”. Con respecto al público de la plaza, para él fue algo muy lindo “el público de la México es muy bonito cuando se rompe, me voy contento de la plaza”, comentó el torero queretano.

Alejandro Talavante, quien venía de cosechar grandes tardes de triunfos en Tlaxcala y Pachuca, no pudo abordar el toreo que lo caracteriza por lo complicado que resultaron los toros de su lote. “Me tocó un lote muy difícil, en una tarde muy seria en la que puse todo, pero mi lote no me dejo hacer lo que hubiera querido, pero también estoy orgulloso de mi actitud”. Al no poder cortar orejas en La México y así abrochar una semana de buenos resultados, el extremeño señaló que “no pude redondear una semana de triunfos, pero ya será para la siguiente”, relató el maestro español.

Uno de los espectadores importes que tuvo la tarde de ayer, fue el cantautor y poeta español Joaquín Sabina. El autor de Mentiras Piadosas, provocó un descontentó en los tendidos debido a que cada matador le brindó un toro. Pero para él fue un hecho sin tanta relevancia, pues la tarde de ayer que vivió en la plaza más grande del mundo, nunca la olvidará por lo que aconteció. “Recibir tres brindis es un momento único en mi vida que no creo que se repita nunca. Estoy muy emocionado, muy feliz y agradecido con México y con los toreros”, relató el autor también de Alivio de Luto en el 2009.

Tendido Cero – 03/11/12

03 nov 2012

Revista de actualidad taurina en la que se analiza lo acontecido a lo largo de la semana. También se trata de temas de historia de la tauromaquia y de las ganaderías.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/tendido-cero/tendido-cero-03-11-12/1569799/

Toros
Macías y “El Payo” respondieron

La Prensa
4 de noviembre de 2012
 
Javier TrejoMientras que el español Alejandro Talavante dejó ir los trofeos luego de haber fallado con la espada, los diestros mexicanos Arturo Macías y Octavio García “El Payo” cumplieron al cortar una oreja cada uno y de esta manera ser los triunfadores de lo que fue la segunda corrida de la Temporada Grande de la Monumental Plaza México 2012-2013.Se lidió un encierro de la ganadería de Barralva que mostró su falta de fuerza, pero el corrido en tercer lugar fue premiado con el arrastre lento, mientras que el primero y el sexto recibieron palmas en el arrastre, mientras que el cuarto de la tarde lo despidieron con pitos.

Hay que manifestar que al término del paseíllo los aficionados solamente saludaron con aplausos a Macías y a Talavante, en tanto que a “El Payo” lo regresaron cuando se disponía saludar en el tercio y eso bastó para que diestro queretano se creciera al castigo y respondiera con una buena faena para llevarse un apéndice que bien pudieron haber sido dos, pero falló a la hora buena.

El detalle de la tarde fue que los tres matadores le brindaron al cantante español Joaquín Sabina que presenció la corrida en el palco de la empresa.

ARTURO MACIAS

El diestro de Aguascalientes Arturo Macías, de obispo y oro, abrió plaza con “Príncipe”, herrado con el número 105 y peso de 480 kilogramos, al que recibió con buenos lances a la verónica y lució con una buena tanda de quites con cuatro saltilleras en un palmo de terreno para recibir la ovación del respetable. Con la muleta inició su labor con un cambiado por la espalda en los medios de la plaza para ligarse con pases por derecha a un burel falto de fuerza, por lo que tuvo que lidiarlo a media altura y pasó ciertos apuros, ya que terminaba las embestidas con la carita alta, aún así a base de insistencia logró que la faena fuera en ascenso para beneplácito de los aficionados y la culminó con una serie de manoletinas. Mató de estocada para llevarse la primer oreja de la temporada. Con el segundo de su lote “Viejino”, herrado con el número 118 y peso de 478 kilos, batalló con un toro complicado con el que estuvo voluntarioso, pero no logró hacer nada interesante, tuvo detalles por naturales. Pasaportó al burel con tres cuartos de estocada para irse en silencio y pitos al burel en el arrastre.

OCTAVIO GARCIA

Octavio García “El Payo”, de blanco y plata, con el sexto de la tarde “Maitecho”, número 80 y peso de 485 kilos, bien con el capote, mientras que con la muleta inició con un cambiado por la espalda y el de pecho a pies juntos para ligarse con derechazos templados y a media altura dadas las condiciones del burel, ya que mostró su falta de fuerza, pero eso no impidió que el diestro de Querétaro estuviera en torero valiente pegado a los cuernos del burel para sacarle las embestidas con pases templados y pausados, mismos que aguantó cuando el toro se le quedaba a la mitad de la embestida. Mató al segundo golpe de descabello para llevarse la oreja. Con el segundo de su lote “Cachetón”, número 106 y peso de 515 kilos, lució con el capote en lances y quites para recibir la ovación del respetable y después de brindar en los medios a los aficionados inició con par de cambiados por la espalda y derechazos para conectarse con el tendido y prender el ambiente en los aficionados, motivado con esto realizó una buena faena al torear por ambos lados con pases templados y pausados, de igual forma le ovacionaron las dosantinas y el cambio de mano para culminar con manoletinas. Falló con el acero para saludar en el tercio y arrastre lento para el de Barralva.

ALEJANDRO TALAVANTE

Alejandro Talavante, de azabache y plata, recibió al segundo de la tarde “Cumpleañero”, número 87 y peso de 490 kilos, con lances a la verónica y quites por chicuelinas para recibir la ovación, mientras que con la muleta inició con doblones y toreo por ambos lados, estuvo voluntarioso y valiente, pero falló con el acero para escuchar palmas y aplausos al toro en el arrastre. Con el quinto de la tarde “Marinero”, número 24 y peso de 510 kilos, bien con el capote inició con una serie de pases por alto, pero batalló con un toro complicado por lo que logró algunos detalles. Volvió a fallar con el acero para escuchar palmas y pitos al toro en el arrastre.

PROXIMO DOMINGO

El maestro Eulalio López “Zotoluco” encabeza el cartel de lo que será la tercer corrida de la temporada el próximo domingo y alternará con el francés Sebastian Castella y el de Aguascalientes Juan Pablo Sánchez, para lidiar un encierro de Bernaldo de Quiroz.

NOTICIAS Cid, Morante y Talavante abandonan

El miércoles, fecha clave para la relación entre los toreros y ASM

Publicación: 05/11/2012 (17:22)

IRENE MARTÍN MOYA-MIGUEL FERNÁNDEZ

Madrid (España).
Los representantes de El Cid, Morante de la Puebla y Alejandro Talavante han confirmado a Mundotoro que han mantenido una reunión con Javier Folque, presidente de All Sports Media para comunicar la decisión de estos toreros de resolver el contrato con la empresa que gestionaba sus derechos de imagen. Además, Mundotoro ha podido saber que igualmente los representantes de El Fandi y José María Manzanares están a la espera de reunirse con ASM con el mismo propósito. Todos ellos buscan rescindir el contrato de manera satisfactoria antes del miércoles.

Joaquín Moeckel, representante de El Cid, argumenta que ‘hay fundamentos de base suficientes para resolver el contrato. Esperamos que la ruptura tenga lugar de manera amistosa y consensuada.’ La reunión con Javier Folque tuvo lugar el pasado jueves en un ambiente de cordialidad en el que se expusieron los incumplimientos de contrato por parte de ASM. ‘El espíritu del contrato era mejorar la imagen de los toreros y eso obviamente no ha sucedido, sino más bien lo contario, ha empeorado,’ explica Moeckel. Por su parte, Morante de la Puebla y Alejandro Talavante le comunicaron su decisión a ASM este mediodía a través de un mismo representante que mantuvo una nueva reunión con Folque.

El plazo de alegaciones del expediente abierto por la Comisión Nacional de Competencia termina este miércoles por lo que todos los toreros buscan dar por concluído el contrato con ASM para entonces. De esa manera, tendrían posibilidad de optar por una ‘terminación convencional’ del procedimiento sancionador. Los presuntos infractores, en este caso los toreros, podrían alegar antes del final del miércoles, que el contrato es nulo al dejar de existir, por lo que tampoco existiría el objeto del expediente sancionador.

ENTREVISTA El torero analiza el estado de la fiesta

El Cid: ‘Dejé el G10 porque no podía aportar más’

Publicación: 05/11/2012 (09:12)

VIDEO Y ENTREVISTA EMILIO TRIGO

GUADALAJARA Buen nivel Juan Pablo y Zotoluco

Castella, única oreja

Publicación: 05/11/2012 (00:19)

MUNDOTORODEMÉXICO
 
Guadalajara (México). Sólo una oreja en Guadalajara, la que cortó Sebastián Castella, y otras dos faenas sin premio, de Juan Pablo Sánchez y de Zotoluco. El premio se lo llevó Castella, inteligente frente al segundo. Sin trofeo se quedó Juan Pablo, pese a la petición del tendido -dio una vuelta al ruedo- tras una importante labor al tercero y Zotoluco, a buen nivel con el mejor toro, al que pinchó. Se lidió un encierro de Campo Real bueno en sus cuatro primeros toros, peor en los dos últimos.
 
Sebastián Castella cortó la oreja del segundo toro, bien presentado aunque algo protestado de salida, y noble. Castella muleteó con inteligencia, logrando varias buenas tandas de derechazos en el primer tramo de faena. Un elegante cambio de mano precedió a una buena serie al natural, previo al cierre de nuevo en redondo. Consiguió exprimir el torero a su oponente y tras estocada paseó el trofeo. El quinto, un toro con mejor inicio que final, se vino a menos por su escasez de raza. Castella supo hacer que prolongase su embestida en la muleta, pero cuando se apagó el astado no pudo hacer más.
 
Juan Pablo Sánchez dio una vuelta al ruedo tras no concederle el Juez una merecida oreja por su labor al tercero. El mexicano instrumentó una labor a más, en la que combinó bien las dos manos, largo al natural por abajo, y profundo con la derecha. Con el toro, algo flojo, ya a menos, acortó distancias Juan Pablo, consiguiendo llevar hasta muy atrás a su astado. Una estocada desprendida debió ser el prólogo a la oreja, pero tras no recibirla paseó el anillo. No redondeó el festejo el que cerró, el peor de la tarde. Le costó pasar en la muleta de Juan Pablo y por momentos se paró en el embroque. Se justificó el espada, que mató con eficiencia.
Zotoluco abrió el festejo con una faena seria que no tuvo calado en el público. De primeras lanceó bien el mexicano al primero, para posteriormente lograr varios naturales despaciosos y series de buen corte por el pitón derecho del noble aunque soso astado. No halló respuesta y fue silenciado. Con tres largas recibió al cuarto, al que muleteó posteriormente con largura y buen trazo. Comenzó bien Zotoluco con los doblones por bajo para hilvanar varias series de alta nota con la derecha. Un desarme fue el previo a una segunda fase de la faena de Zotoluco, alternando manos y aprovechando con calidad el destacable juego del toro. Otro desarme inoportuno en el cierre deslució el conjunto. Tras pinchazo, estocada y ovación.
 
Plaza de Guadalajara. Media entrada. Toros de Campo Real. Zotoluco, silencio y ovación; Sebastián Castella, oreja y silencio y Juan Pablo Sánchez, vuelta al ruedo tras petición de oreja y silencio. Saludó en banderillas Javier Ambel.
Cambios de apoderamiento

TODOS LOS CAMBIOS DE APODERAMIENTO DE ESTE INVIERNO
MATADOR SE VA CON… DEJA A….
MATADORES DE TOROS
Morante d la Puebla Espectáculos Taurinos de México Curro Vázquez
Rafael de Julia José Montes  
Chechu José García ‘El Puyero’  
Rubén Pinar Gerardo Roa Espinosa – Dávila Miura
Fernando Robleño Raúl Galindo Manolo Hurtado
Finito de Córdoba Simón Casas Antonio Matilla
Andrés Palacios   Ángel Luis Prados
Ángel Teruel   Amotauro
Rafaelillo   Espinosa – Dávila Miura
Leandro   Casa Chopera
Víctor Puerto   Amotauro
Joselillo   Taurovisión
Sánchez Vara   Raúl Montero
Miguel Tendero   Mtnez Erice – G. Glez.
José Calvo   Rafael de la Viña
NOVILLEROS CON PICADORES
Imanol Sánchez Tauroemoción  
Conchi Ríos   Ángel Bernal
Javier Jiménez   Pepe Amilburu
Ángel Manuel Bravo   Manolo Herrero
REJONEADORES
Leonardo Hndez. Sánchez Mejías – Pedro Hernández Casa Chopera
Noelia Mota José Mota Andrés Caballero
Martín Burgos Hipólito – Melquiades Garrido  
Curro Bedoya   Ángel Corral
Sánchez de Vega   Francisco Cáceres

GUADALAJARA Buen nivel Juan Pablo y Zotoluco

Castella, única oreja

Publicación: 05/11/2012 (00:19)

MUNDOTORODEMÉXICO
 
Guadalajara (México). Sólo una oreja en Guadalajara, la que cortó Sebastián Castella, y otras dos faenas sin premio, de Juan Pablo Sánchez y de Zotoluco. El premio se lo llevó Castella, inteligente frente al segundo. Sin trofeo se quedó Juan Pablo, pese a la petición del tendido -dio una vuelta al ruedo- tras una importante labor al tercero y Zotoluco, a buen nivel con el mejor toro, al que pinchó. Se lidió un encierro de Campo Real bueno en sus cuatro primeros toros, peor en los dos últimos.
 
Sebastián Castella cortó la oreja del segundo toro, bien presentado aunque algo protestado de salida, y noble. Castella muleteó con inteligencia, logrando varias buenas tandas de derechazos en el primer tramo de faena. Un elegante cambio de mano precedió a una buena serie al natural, previo al cierre de nuevo en redondo. Consiguió exprimir el torero a su oponente y tras estocada paseó el trofeo. El quinto, un toro con mejor inicio que final, se vino a menos por su escasez de raza. Castella supo hacer que prolongase su embestida en la muleta, pero cuando se apagó el astado no pudo hacer más.
 
Juan Pablo Sánchez dio una vuelta al ruedo tras no concederle el Juez una merecida oreja por su labor al tercero. El mexicano instrumentó una labor a más, en la que combinó bien las dos manos, largo al natural por abajo, y profundo con la derecha. Con el toro, algo flojo, ya a menos, acortó distancias Juan Pablo, consiguiendo llevar hasta muy atrás a su astado. Una estocada desprendida debió ser el prólogo a la oreja, pero tras no recibirla paseó el anillo. No redondeó el festejo el que cerró, el peor de la tarde. Le costó pasar en la muleta de Juan Pablo y por momentos se paró en el embroque. Se justificó el espada, que mató con eficiencia.
Zotoluco abrió el festejo con una faena seria que no tuvo calado en el público. De primeras lanceó bien el mexicano al primero, para posteriormente lograr varios naturales despaciosos y series de buen corte por el pitón derecho del noble aunque soso astado. No halló respuesta y fue silenciado. Con tres largas recibió al cuarto, al que muleteó posteriormente con largura y buen trazo. Comenzó bien Zotoluco con los doblones por bajo para hilvanar varias series de alta nota con la derecha. Un desarme fue el previo a una segunda fase de la faena de Zotoluco, alternando manos y aprovechando con calidad el destacable juego del toro. Otro desarme inoportuno en el cierre deslució el conjunto. Tras pinchazo, estocada y ovación.
 
Plaza de Guadalajara. Media entrada. Toros de Campo Real. Zotoluco, silencio y ovación; Sebastián Castella, oreja y silencio y Juan Pablo Sánchez, vuelta al ruedo tras petición de oreja y silencio. Saludó en banderillas Javier Ambel.

MÉXICO Oreja para Arturo Macías y El Payo

Premio a la consolidación; premio a la renovación

Publicación: 05/11/2012 (02:27)

MUNDOTORODEMÉXICO

México D.F. (México). Oreja a la consolidación, de Arturo Macías, y oreja a la renovación, de El Payo en La México. El primero mostró su faceta de torero capaz; mientras el segundo, con el mejor lote de toros de Barralva, mostró haber dado un paso más en su trayectoria. De no ser por la espada, El Payo hubiera salido impulsado de Insurgentes con una Puerta Grande. También se quedó sin espada y sin premio Alejandro Talavante, por encima de su deslucido lote. 

 
En la suerte suprema se dejó El Payo un triunfo seguro frente al tercero. Pronto mostró su buena disposición, pues quitó con gusto al primero de la tarde. A su astado de lidia titular lo muleteó con gusto y sabiendo llegar al público, muy con él. También se sirvió de la calidad que tuvo el de Barralva, premiado con arrastre lento. Varios pinchazos dejaron el premio grande en ovación. La oreja finalmente la logró El Payo en el último. Salió un ejemplar con buen aire y permitió al mexicano mostrar la imagen que ya había dado en el anterior turno. Hubo momentos de mucha conjunción entre la humillada embestida del astado y la templada muleta del torero. De nuevo, los aceros. Tras requerir el descabello, paseó el trofeo -pudo perder otro- que recompensa una tarde de avance en su trayectoria.
 
Abrió la tarde en Insurgentes un toro noble pero de poco empuje de Barralva. Con él estuvo templado Arturo Macías en una faena bien medida en tiempos. Tuvo el mérito su labor de acabar a más, poniendo el torero la emoción que no mostró el toro. Logró Macías lo mejor en varias tandas de derechazos en que llevó muy cosido al astado. Supo adornar su labor con bellos remates y tras estocada tendida paseó una oreja, la primera de la Temporada Grande. El quinto, peligroso, siempre supo lo que se dejaba atrás. El empeño de Macías por destacar fue en vano. 
 
Alejandro Talavante también vio minusvalorado su balance por culpa de la espada. En el segundo bien pudo dejarse una oreja. Esta había sido una faena de mente despejada, improvisación y gusto. Desde el recibo y lidia de capote demostró Talavante estar muy centrado, dejando un quite personal y bien acogido en el tendido. Muleteó con estética, aprovechando el despacioso viaje del toro en una labor templada y elegante. Tras el fallo a espadas fue aplaudido. El extremeño se topó en quinto lugar con un ejemplar nada claro. Talavante, a base de entrega, de no dudar, consiguió imponerse. Por momentos logró fases de toreo bello, de mano baja. El repetido yerro con el estoque dejó el balance en silencio.
 
Plaza de toros La México. Segunda de la Temporada Grande. Alrededor de un tercio. Toros de Barralva, el tercero premiado con arrastre lento. Bueno el sexto. Deslucidos cuarto y quinto. Nobles primero y segundo. Arturo Macías, oreja y silencio; Alejandro Talavante, palmas tras aviso y silencio y El Payo, ovación y oreja. La terna saludó una ovación al término del paseíllo.

“Cada uno seguirá defendiendo sus intereses dentro o fuera del grupo”, expone el granadino, que también ha decidido desvincularse de ASM

Por Ángel Berlanga

“No me voy porque quiera desvincularme del proyecto, que considero impresionantemente positivo para el toreo, me marcho porque no me gusta entrar en guerras ni en polémicas. Se ha creado mal ambiente y mal rollo alrededor de una idea que no era verdad, que no se ha enfocado correctamente, y ante el malestar generado he optado por irme”. Son palabras de David Fandila “El Fandi” acerca de su reciente salida del G10.

El granadino, que también ha decidido desvincularse de la empresa que ha gestionado este año sus derechos de imagen -All Sports Media-, anuncia: “Seguiré apoyando a mis compañeros, que es lo importante, y da igual que lo haga desde dentro o desde fuera del G10. Repito que no me gustan ni las guerras ni los conflictos y que se estaba creando un ambiente raro que no creo que nos convenga a ninguno y personalmente a mí no me hace sentir bien. Cada uno seguirá defendiendo sus intereses dentro o fuera del grupo y en paz”.

Haciendo balance, Fandi, cuya temporada será objeto de análisis próximamente en la revista APLAUSOS, afirma que ha habido logros importantes como el paso a Cultura y que hay que seguir apoyando la causa: “La pena ha sido el momento que quizá hayamos elegido y las circunstancias que rodean al espectáculo, pero el fin sigue ahí y poquito a poco podrá conseguirse. Estoy convencido de que en su momento, que tendrá que llegar, va a ser algo muy grande y de aquí a unos años nos vamos a alegrar”.

¿Se ha perdido entonces el proyecto de unión entre toreros?, cuestionamos: “Nunca he dicho que la unión de toreros se haya perdido, de hecho la entidad que precisamente lleva por nombre Unión de Toreros sigue defendiendo nuestros intereses. Lo que está claro es que quienes integrábamos el G10 cada uno va a tirar por su lado, pero para ciertas cosas comunes la Unión de Toreros seguirá estando presente y esa es la que seguimos apoyando todos de mutuo acuerdo”, concluye.

Extracto del último reportaje en APLAUSOS

(Foto: Arjona)

“La casta es el blanco y el genio es el negro, pero hay un término medio que son los grises. En esos grises es donde entra en juego el instinto del ganadero”, declara

Por Íñigo Crespo
Fernando Cuadri, a caballo en el campo. (Foto: Arjona)

Es una ganadería con una personalidad arrebatadora y una leyenda de casta y bravura que la hacen ser bandera de la afición más exigente y comprometida con el toro bravo. Su singularidad la convierte en una divisa guiada bajo el instinto de una familia que apostó por esa rara simiente de Urcola y Santa Coloma, perpetuada con el tiempo hasta formar un tronco único, de sello propio. Fernando Cuadri reconoce que la hoja de ruta en la finca “Comeuñas” no es otra que mantener unos criterios de selección y cuidados establecidos por su padre hace más de medio siglo, una búsqueda constante de la casta, la bravura y la nobleza. No hay lugar para otra cosa que para guiar la llama de un toro demandado por sus condiciones y su temperamento.

“Nuestra selección al cabo del tiempo ha sido buscar un equilibrio real entre la casta, la bravura y la nobleza. Ponle los matices que quieras, pero en esas tres pautas se asienta el toro que buscamos desde hace décadas en casa. De las tres es esencial la casta como fuente de emoción que es lo que provoca la bravura que al final hace desarrollar al toro una movilidad y una nobleza agradecida después de superar las complicaciones iniciales”, detalla Fernando Cuadri.

Tres vértices, tres modos, tres estilos, tres pies que sostienen el alma ganadera de la familia Cuadri, sin olvidar los parámetros morfológicos tan importantes en una ganadería con sello de seriedad y envergadura. “Cuando me hablan de mis aportaciones a la ganadería -defiende Fernando Cuadri- siempre digo que no he hecho otra cosa que intentar mantener lo que ya existía tanto de comportamiento como morfológicamente. La personalidad de nuestra ganadería en cuanto a hechuras lo da esa mezcla rara de Urcola con Santa Coloma, que le da un sello de distinción con respecto a otras ganaderías. No digo que sea ni mejor ni peor, digo distinto, que ya es mucho decir”.

De las aportaciones de comportamiento señaladas por el ganadero, insistimos a Fernando para que detalle sus definiciones de casta, bravura y nobleza. “La casta es la lucha del animal, la bravura la forma de demostrar esa lucha mediante su embestida y la nobleza es la fijeza del toro y su entrega a la hora de agradecer al torero que le haya hecho las cosas bien. El toro de Cuadri se entrega como agradecimiento”, revela. “Entender el toro nuestro no es sencillo. Por eso me gusta que los toreros que matan nuestras corridas vengan a tentar a casa para saber las claves de esta embestida tan particular”, sostiene.

Muchos ganaderos hablan de casta y de bravura, sin pararse a concretar qué es una y qué es otra. A menudo, esos términos, en que podíamos incluir la raza, tienden a mezclarse y confundirse. “En general no se concretan y se confunden incluso con el genio. La casta son las ganas de pelear del toro, la forma de poner todo su sentido. Yo siempre digo que la casta es el blanco y el genio es el negro, pero hay un término medio que son los grises. En esos grises es donde entra en juego el instinto del ganadero, donde debe saber entrar en detalles como su seriedad, su fijeza, la manera de colocar las orejas”, argumenta Fernando Cuadri, antes de subrayar: “El toro nuestro obedece y saca nobleza cuando no se le pegan enganchones y cuando todo se le hace por abajo. Al entregarse el animal aparece la obediencia que viene determinada por una nobleza que solo será válida si humilla, si tiene recorrido y si repite”.

El mensaje de Fernando Cuadri es amplio y versátil. La experiencia, el conocimiento y el instinto que tanto valora le hace llegar a conclusiones muy valiosas: “La nobleza como tal no existe a la hora de definir a un toro bravo. Un toro noble que no sepa hacer otra cosa es al final un toro tonto. El toro debe tener nobleza como complemento de bravura y casta. Con esto no digo que a nosotros no nos salgan toros tontos porque nos salen y muchos. Hay que tener en cuenta que la crianza del toro bravo es un pulso entre el hombre y la n­a­­­­tu­raleza. El hombre busca la casta y la na­tu­raleza trata de quitarla, precisamente por eso es tan importante y tan difícil en­contrar un animal encastado de verdad”.

EXTRACTO DEL REPORTAJE A LA GANADERÍA PUBLICADO EL 29/10/2012 EN APLAUSOS

(Foto: Arjona)
 

APLAUSOS recuerda a uno de los grandes cartelistas de toros de la historia en el centenario de su nacimiento

Por Ángel Berlanga
(Foto: Cano)

Fue un personaje entrañable, admirado y querido como pocos en la Valencia de la segunda mitad del siglo veinte. Completó esa terna de excepcionales artistas de la tierra -Roberto Domingo y Ruano Llopis abren cartel- convertidos en referencia indiscutible en el campo del impresionismo taurino. Sus pinturas, llenas de vida y de luz, captaron de forma magistral toda la carga estética de la Fiesta. Ahora, cumplido el primer centenario de su nacimiento, es momento de recordar a quien quizá haya sido el último gran cartelista taurino de la historia.

Durante varias décadas su nombre estuvo “puesto” en todas las ferias de España. Su trabajo en la Litografía Ortega -la mítica imprenta valenciana para la que trabajó durante un cuarto de siglo- dio a su firma proyección internacional, pues algunas de sus obras sirvieron incluso para promocionar festejos allende los mares. De seguir vivo, el pasado 19 de octubre Juan Reus Parra (1912-2003) hubiera cumplido cien años y, aunque él ya no esté entre nosotros, su obra sí lo hace y aún hoy permanece en el imaginario colectivo como una de las más importantes en el mundo de la pintura taurina.

En octubre de 1985 el pintor concedió una entrevista a nuestro director, José Luis Benlloch, publicada en este mismo medio. En aquella charla Reus confesaba que sintió desde niño la llamada de los genes -su padre también fue pintor- a pesar de que nunca llegó a conocer a su progenitor, muerto por una pulmonía antes de que Juan naciera: “Sin haberle conocido, yo me he sentido siempre atraído por el arte. Es un caso que se da”, decía.

Habitual en la plaza de su Valencia natal desde los años veinte, a mediados de los ochenta explicaba las notables diferencias que advertía entre la Fiesta de su juventud y la que estaba imponiéndose en aquel entonces: “Ahora es más espectáculo, pero no tiene la emoción de entonces, y la Fiesta es fundamentalmente emoción. Si la gente supiese que en la corrida iba a ocurrir algo no iría a la plaza, pero si supiésemos que no iba a ocurrir nada, tampoco”.

Hombre de profunda humanidad, sabio, bondadoso, con un punto de bohemia entrañable, el dinero nunca fue su principal preocupación: “En la primera época de Litri y Aparicio, quizá antes, un matrimonio mexicano me ofreció setenta mil pesetas mensuales por pintar un cuadro semanal. Una fortuna, pero no quise abandonar Valencia. El dinero nunca ha sido una motivación especial para mí. Un día, después de veinticinco años pintando carteles, me di cuenta que tenía lo que tengo ahora en la mano, nada”, explicaba el artista, quien, tras la ausencia de su maestro, Ruano Llopis -que marchó a México donde se casó y tuvo hijos-, cubrió su plaza en la Litografía Ortega: “Me hizo una ilusión enorme. Apenas amanecía el día ya estaba allí con mi paleta. El verme un cartel reproducido era una ilusión impagable. Por eso, aunque no haya ganado dinero, aunque la litografía me esclavizase, he de reconocer que tuve mi compensación”.

A pesar de no tener especial relación con los toreros –“únicamente con Manolo Martín Vázquez, César Girón, Arruza y con don Andrés Gago”, decía- sí advertía diferencias a la hora de inmortalizar a quienes vestían de luces: “Manolete ha sido el torero con más personalidad en la plaza para pintarle. Podías olvidarte incluso de su rostro. De los que vi, Arruza y Dominguín también reunían esas características. El Cordobés fue otro torero con esa virtud, pero yo no lo pinté nunca”. ¿Y del toro? ¿Qué opinaba Juan Reus del toro, cuyo movimiento captó siempre tan bien en sus obras? “Debe tener la casta justa. Ni mucha para que sea imposible crear arte, ni poca que haga imposible torearle con emoción”, afirmaba.

Amante del bravo y los animales en general -perros y gatos fueron siempre su debilidad-, Reus admitió llegar a cansarse del cartel: “Me desmoralizó lo mal que me lo reproducían”, confesaba, matizando después: “Y fuera del cartel también pinté; yo creo que lo más malo que hice fue precisamente el cartel. Lo que ocurre es que es lo que más me ilusionó”. De hecho, su nombre ha pasado a formar parte de la mejor historia de la cartelería taurina… En cualquier caso, sea como fuere, su fama como cartelista no deberá eclipsar nunca su gran dimensión como pintor.

RUANO, SU MAESTRO; DOMINGO, SU REFERENTE
Juan Reus bebió de las fuentes de paisanos ilustres con los pinceles como Ruano Llopis, su maestro; Roberto Domingo, su referente; Peris Brell, Porcar, Segrelles, Ricardo Verde… hasta terminar encontrando su propio estilo. “Cuando vi los carteles que hacía Ruano me impactó. Copiaba las cosas de él siendo yo un niño. Por mediación de López Criado, que me lo presentó, gocé de su amistad y de sus consejos. Me corregía, me enseñaba”, afirma Reus en la entrevista concedida a esta casa; agregando: “Apenas llegué a Ortega me dijeron que ellos estaban muy enamorados de Ruano y querían que siguiese su escuela. No me preocupó nada, porque además de mi ilusión por trabajar, Ruano me gustaba. Con él hice los principios. Después, cuando ya me afinqué, me fui apartando y acercando a Roberto Domingo, que era quien me gustaba. Los dibujos de Ruano son muy buenos, pero no tienen comparación con los de Roberto”.

Su obra, como ocurre con todos los artistas, fue evolucionando con el paso del tiempo. En aquella entrevista de 1985, cuando ya llevaba más de cuarenta años pintando, decía: “Ahora mi pintura es más conceptual. Antes pintaba y hacía un retrato de la pata del toro, de la cabeza… ahora pinto un conjunto, que se vea que es un toro y un torero. Nada más capto los efectos que las cosas producen, que es como creo que se debe pintar, como lo hacía Roberto. Sin hacer retrato de nada, pero sí pintando el conjunto de las cosas, los efectos que las cosas producen”.

PUBLICADO EN APLAUSOS EL 29/10/2012

El Cid hizo lo propio la pasada semana

Por Ángel Berlanga

Morante de la Puebla y Alejandro Talavante, a través de un mismo representante, han comunicado a Javier Folqué, presidente de All Sports Media, su decisión en firme de resolver el contrato que les ha unido durante este año para gestionar sus derechos de imagen.

Según ha podido saber APLAUSOS, la reunión entre las partes se ha llevado a cabo esta misma mañana en Madrid y, aunque todavía falta concretar los términos de la ruptura, ésta parece que va a producirse de forma cordial y consensuada. En esta primera toma de contacto, además, ha sido tratado el asunto del expediente abierto por la Comisión Nacional de Competencia a, entre otros, estos diestros componentes del conocido G10.

Entre barreras

Del Belmonte de Romero de Torres al Manzanares de Vanity

Viendo las dos imágenes uno se atreve a decir que cualquier tiempo pasado fue mejor, ¿o no? Al menos más torería, más elegancia y mayor impacto …

Toros

El día que Orson Welles se comió una paella en la plaza de toros de Valencia

Imagénes inéditas de Francisco Cano en la exposición «Mitos de una España en blanco y negro»

abc / valencia
Día 04/11/2012 – 20.56h

El Museo Taurino de la Diputación de Valencia conmemora los 100 años del fotógrafo Francisco Cano con la exposición «Mitos de una España en blanco y negro», en la que se muestran imágenes inéditas como la de un Orson Wells comiendo paella a las puertas de la plaza de toros de Valencia.

Según han informado fuentes de la Diputación en un comunicado, la exposición se inaugurará el 8 de noviembre en la Sala de Cultura de la Fundación Cajamurcia y permanecerá abierta al público hasta el 12 de diciembre de 2012.

El comisario de la muestra, José Romeu, ha recogido del vasto archivo fotográfico de Cano seis décadas en una crónica gráfica que plasma la historia de la sociedad española que discurre paralela a la tauromaquia del siglo XX.

«Mitos de una España en blanco y negro» constituye una galería de fotos con protagonistas de la vida artística y social, personajes de relevancia nacional e internacional de los años 50, 60 y 70.

Destacan en esta selección algunas de las grandes estrellas de Hollywood que visitaron Valencia en las pasadas décadas atraídos por las fiestas taurinas, el flamenco y las tradiciones españolas. Entre ellas Gary Cooper, Orson Welles, Ava Gardner y también Juanita Reina y Concha Piquer.

El Museo Taurino de la Diputación de Valencia, dentro de su programación del año 2012, quiere homenajear al fotógrafo valenciano Cano en su100 cumpleaños y reconocer el trabajo que durante décadas lo ha mantenido unido a la Fiesta Nacional con magníficas instantáneas.

Toros

Escritores y artistas claman por la libertad de «gozar del toreo, una tradición pacífica»

Vargas Llosa, Savater, Botero y Calamaro, entre otros, defienden las corridas de toros en Colombia

abc / bogotá (colombia)
Día 04/11/2012 – 21.02h

Escritores y políticos, pintores y cantantes, aficionados e intelectuales han firmado un manifiesto en defensa de la Fiesta de los toros en Colombia. Tras el fallo de la Corte Constitucional de Colombia, la Corporación Taurina de Bogotá ha publicado un escrito por la defensa de la libertad taurina. Rubricado por Mario Vargas Llosa, Fernando Botero, Carlos Fuentes, Fernando Savater, Sánchez Dragó, Rafael Santos, César Gaviria, Víctor Diusabá, Salud Hernández, Jaime Castro y Andrés Calamaro, entre otros, así reza el manifiesto:

Las corridas de toros, como las conocemos hoy, datan en España y en la América española de la épocas de la Ilustración (1750-1850). Los señores de a caballo de las antiguas fiestas son sustituidos por los peones, y se escriben los primeros reglamentos taurinos, que buscan tanto proteger la vida del torero como preservar la integridad del toro hasta el momento ritual de su muerte. Son normas que al ser observadas permiten que el juego del torero se transforme en arte. Un arte específico que contiene los ideales de la cultura hispánica: el sentido trágico y heroico de la vida. El torero es así una gran metáfora sobre la vida y la muerte.

Como todo arte, el del toreo no es comprendido por todo el mundo. Pero esa no es una razón para atacarlo y pretender prohibirlo con el argumento de que es cruel, detrás del cual se esconde el simple afán de prohibir los gustos y aficiones de los demás.

Nosotros, aficionados a la llamada de la fiesta brava, reclamamos y defendemos nuestro derecho a gozar de una tradición artística pacífica. Reclamamos nuestro derecho a la libertad de opción cultural, como se respeta la libertad de conciencia. El ataque a las corridas es una manifestación violenta de intolerancia por nuestros gustos y sentimientos.

También nosotros somos defensores del medio ambiente y de la conservación de las especies, que incluyen la del toro bravo, y en consecuencia las condiciones que hacen posible su crianza y su existencia.

Toros

La crisis reduce las corridas a la mitad

El negocio taurino ha bajado a la mitad: de más de dos mil festejos en 2007 se ha descendido a mil en 2012

ROSARIO PÉREZ / MADRID
Día 05/11/2012 – 01.26h

El guante de la crisis también ha cubierto la mano de la Fiesta. Una extremidad agujereada por varios frentes en un año convulso, de lidias audiovisuales del ya casi extinto G-10 y ataques de antitaurinos y políticos antiespañoles, de más calvas en los tendidos y con un descenso brutal en el número de festejos si lo comparamos con la burbuja de 2007. De los 2.174 espectáculos de otrora, hemos pasado a los 1.010 de 2012, un 54 por ciento menos por la lógica reconducción de un mercado más negro que un toro zaino. La diferencia con la temporada 2011, cuando hubo 1.181 paseíllos, es de 171 festejos a la baja. La pendiente más acusada se refleja en las novilladas, siembra y futuro del toreo, «la base por la que más peligro corre la Fiesta».

Así lo asegura el presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, Carlos Núñez, que no oculta su preocupación: «Sin novilladas, el toreo se tambalea. Llevo 53 años en esto y he visto épocas malas, pero las ganaderías sobrevivían; ahora con los costes de producción tan elevados veo negra la supervivencia de los festejos y de muchas ganaderías». La ecuación es sencilla: menos festejos=menos toros lidiados=más ganado sobrante en el campo. A excepción de divisas estelares presentes en todas las ferias, muchos ganaderos de segunda y tercera división se están viendo obligados a enviar sus toros al matadero, pues las corridas se están malvendiendo a precio de saldo y, además, muchos no encuentran hueco ya en ningún escenario por la reducción de presupuestos en aquellos pueblos que eran su tabla de salvación.

Muchos ganaderos se ven obligados a enviar sus toros al matadero

Desplome abisal: de las 667 novilladas de hace un lustro a las 248 del año 12, un 63 por ciento menos. Embalado y cuesta abajo va también el arte de Marialva: de 468 espectáculos de rejoneo se ha pasado a 218. El número de las corridas de toros de la temporada 2007 de vacas gordas coincide con el total de festejos de este año: ¡1.010! Así están los números, y así los reflejamos en el gráfico de la parte inferior. Más «cornás» da la crisis…

Núñez avanza el quid de esa cuestión: «Es ridículo que ciertos costes sean similares en una plaza con aforo de 2.500 espectadores a los de Las Ventas, con 23.500. No son proporcionales los gastos en veterinarios, seguridad social, cuadra de picar… Hay que modificar esa encorsetada estructura vía reglamentación». Pese a ser consciente de la «delicada situación», el capitán de los ganaderos envía un mensaje a la Administración: «Hablamos del segundo espectáculo de masas y lo que revierte desde el punto de vista tributario es bestial. Se supone que todo lo que genere riqueza y empleo debe tener prioridad en España».

El estoque de Damocles

El incremento del IVA es el estoque de Damocles, «y no por esa dolorosa subida de tres puntos en las corridas, del 18 al 21 por ciento, sino por la referente a las novilladas, que han pasado del 8 al 21». «La estocada estaba dada, pero esto ha sido ya la puntilla», se lamenta el presidente de los criadores de bravo. La depresión económica es cada vez más acusada en un planeta táurico que no ha sabido adaptarse a la realidad de los bolsillos.

La estocada estaba dada, pero el IVA ha sido la puntilla

¿La medicina para un parte de extrema gravedad? «Si no rediseñamos la Fiesta para hacerla viable, atractiva y asequible, su futuro da más miedo que nunca. De ahí la importancia de la implicación de todos los sectores. En los circuitos de primera debe haber un acercamiento con los responsables de las plazas de titularidad pública para revisar los pliegos de concesión, con el fin de que sean razonables, se optimicen los recursos y se adapten a la demanda real. En el caso de plazas de tercera, de festejos de promoción y festivales, no pueden ser los costes como en una corrida. O estrechamos los asientos del autobús o no entraremos todos».

El Titánic de la Fiesta

Carlos Núñez insiste: «Es urgentísimo rediseñar la estructura del toreo y bajar las entradas para que los novilleros se placeen, los ganaderos lidien sus novillos y la cadena siga funcionando, porque si el barco se rompe por la base naufragaremos todos». El Titánic de la Fiesta ha chocado con el iceberg de la crisis, que intenta colarse por la puerta grande. Pero el «crac» es mayor: los vaivenes entre los distintos estamentos que, pese a parecer más concienciados en la necesaria unión, no acaban de atarse los machos para atracar en buen puerto…

Los números de la Fiesta

Temporada 2007: 2.174 festejos en total.
Temporada 2008: 1.877 festejos.
Temporada 2009: 1.444 festejos.
Temporada 2010: 1.360 festejos.
Temporada 2011: 1.181 festejos.
Temporada 2012: 1.010 festejos.

Toros

<ie7:! id=ie7_pseudo4>En la segunda corrida de la temporada, vuelve a la Plaza México el auténtico toro

Triunfa el hierro de Barralva, que mandó un encierro con edad, trapío y toreabilidad

<ie7:! id=ie7_pseudo5>Arturo Macías, merecida oreja

<ie7:! id=ie7_pseudo6>El Payo se rencuentra

<ie7:! id=ie7_pseudo7>Talavante, perdido con la espada

Foto

Rafael Reynoso participó en la novillada de ayer tarde en la plaza Lorenzo Garza de Monterrey, lidió al segundo, un burel complicado ante el cual estuvo bien por chicuelinas y con la muleta logró naturales de buena manufactura, pero no logró redondear, dio media estocada delantera y escuchó palmas<ie7:! id=ie7_pseudo2>Foto Notimex
Foto

Arturo Macías participó en la segunda corrida de la Temporada Grande 2012-2013 en la Monumental Plaza México<ie7:! id=ie7_pseudo3>Foto Notimex
Leonardo Páez
 
Periódico La Jornada
Lunes 5 de noviembre de 2012, p. a46

A los que sí saben de toros les cuesta la vida entender lo que debe ser un toro con edad y trapío, en cambio los criadores Luis Ángel y José Ramón Álvarez Bilbao tienen muy claro lo que es ideología y ética ganaderas, por lo que su hierro de Barralva sumó ayer un triunfo más en la Plaza México, conocida también como el Cecetla o Centro de Capacitación para Empresarios Taurinos de Lento Aprendizaje.

En otra extraña combinación de toreros hicieron el paseíllo Arturo Macías El Cejas, quien por antojadizas razones hacía tiempo no venía al coso de Insurgentes; Alejandro Talavante, que acababa de triunfar en Tlaxcala, y Octavio García El Payo, que necesitaba reivindicarse ante el público capitalino, ya sin bonitontos en las barreras, luego de su petardo en la pasada feria de San Isidro.

Y como ocurre siempre, el toro con edad y trapío no sólo sí tiene palabra de honor y pone a cada quien en su lugar, sino que exhibe la actitud y aptitud de su criador y de quien lo enfrenta, como ocurrió con los seis toros ejemplarmente presentados de Barralva, que además tuvieron una toreabilidad digna de mejores resultados, aunque varios no se mataron en el caballo, pero llegaron a la muleta con recorrido y transmisión de peligro.

Arturo Macías (30 años de edad, siete de alternativa y 35 corridas toreadas en lo que va del año), quien fue recibido con fuerte ovación luego de su injustificada ausencia en esta plaza, continúa evolucionando en su tauromaquia, al grado de que con su primero reiteró sus buenos recursos capoteros en lucido quite por saltilleras –¡salud, maestro de maestros!– y estructuró una inteligente faena por ambos lados a un burel sosito, pero claro, demostrando que está puesto, mejor dispuesto y más inspirado que nunca. Se volcó sobre el morrillo y dejó una estocada entera, cortó merecida oreja y recorrió el anillo con fuerza. Con su segundo, que apenas recargó, volvió a desplegar su creatividad con el capote en un quitazo por chicuelina, caleserina, gaonera y revolera. Con la muleta se olvidó de fijar y someter a un toro con temperamento, fue trompicado, consiguió muletazos pundonorosos y dejó tres cuartos que bastaron. Pero el toro con edad requiere en los toreros algo más que integridad.

El Payo (23 años, cuatro de alternativa y 24 corridas este 2012), quien no debió salir después del paseíllo, tenía que justificar su inclusión tras haber perdido piso por andar en malas compañías. Se llevó el mejor lote y mostró renovada disposición, valor y cabeza. Si bien a su primero, un toro con bravura, estilo y fuerza, al que le cortaba las tandas, su desahogado trasteo debió ser debidamente coronado con la espada. Salió al tercio y los restos de Cachetón recibieron los honores del arrastre lento por órdenes del flamante juez Jesús Morales, brillante subalterno, asesorado por Juan Vázquez, de idéntica trayectoria. Ojalá, maestros. Con su segundo, otro pavo que empujó en varas, Octavio se entregó aunque sin estructurar debidamente la faena. Tras media trasera y dos descabellos recibió una oreja entre división de opiniones.

Alejandro Talavante (25 años, seis y medio de matador y, ojo, 64 corridas este año) desplegó torería, capacidad de improvisación e… inexcusables fallas con la espada, por lo que lo que debieron ser sendas orejas se convirtieron en discretas palmas. Por cierto, los tres alternantes le brindaron a un cantautor español amigo de Calderón. ¡Joder!

Toros
¡Resurrección de El Payo!
José Cueli
Toro negro de pena que ya no llevas la muerte en las entrañas. En la actualidad llevas un <ie7:! id=ie7_pseudo0>ángel de la guarda<ie7:! id=ie7_pseudo2>” que inspira música celestial como la Santa Cecilia. Toritos con la que solo emocionan los toreros <ie7:! id=ie7_pseudo1>“artistas<ie7:! id=ie7_pseudo3>”. La tarde de ayer Octavio García El Payo que resucitó y realizó ese toreo a la mexicana, lento, desmadejado, muy relajado, dando su pausa a la serie de pases y encandilando a los nuevos aficionados. Todo esto ejecutado a dos toritos de mazapán de la ganadería de Barralva, tan de mazapán que El Payo además de torearlos tuvo el cuidado de que no se le deshicieran. El juez de plaza empalagado, a su primer enemigo lo premió con el arrastre lento.

El toro sin adjetivos, derrotado, desapareció y quien sabe donde se encuentre. Ayer apareció fugazmente y le quitó la maestría y la relajación al diestro español Alejandro Talavante que sorprendido parecía no comprender de donde había salido un toro. El resto de los toritos de Barralva engordados, rodaban por el redondel y repetían el comportamiento de la mayoría de los novillones que salen por la puerta de toriles; apenas se movían y no eran ni sombra de los toros que a los públicos arrebataban. Ya no embisten a los caballos de lejos y son pasados con un puyacito. Se les acabó la casta y ya no galopan.

¡Toro has perdido tu señorío! Más pareces torito amaestrado que pasas y pasas en derechazos y adornos interminables, has perdido el temple en la embestida, temple codicioso que se confunde con acometer borreguno. Hoy agonizas arrastrando sobre el redondel la sangre en pena vuelta. Ya no eres aquel toro que pasaba por el ruedo con delirio de fiebre, tira que tira cornadas, leña al fuego. Aquello ya no es aquello. Triste nostalgia de pasados recuerdos.

Pese a los toritos de mazapán y que no despacha a los toros con habilidad, me gustó la resurrección de El Payo, quien parece haber superado la terrible cornada que lo alejó de los ruedos y estuvo a punto de costarle la vida. Más importante que la oreja que ganó fue la conexión con los aficionados que lo ovacionaron calurosamente. Quiero terminar mi crónica con un saludo al diestro acapulqueño Antonio Sánchez Porteño y su simpática autobiografía llamada Puerta Grande, así como la salida a hombros de la plaza de Madrid. ¡Ánimo torero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: