noticias taurinas 22agosto2011

23 Ago

¿La Fiesta en Paz?

El Nuevo Colmenar, en la mejor tradición ganadera brava de México

José Tomás, referente para extraviados

Leonardo Páez
 
En estos tiempos de entusiasta retroceso, de ineficaz lucha contra la delincuencia organizada y de sobrecogedora ausencia de seguridad; cuando la ineptitud y la desorganización tomaron carta de ciudadanía y la ética y el profesionalismo son cosa del pasado, que existan todavía ganaderos de reses bravas con una firme convicción de lo que debe ser un toro de lidia, llena de orgullo a quienes sostenemos que la fiesta de los toros se sustenta en la bravura, no en la mera docilidad para torear bonito.

Francisco Miguel Aguirre Farías, propietario de la ganadería El Nuevo Colmenar, mandó el domingo pasado otra magnífica novillada a la Plaza México, pues como ocurre con los buenos criadores y los buenos toreros, repitió color en cuanto a calidad y cantidad de ejemplares con edad, trapío, bravura y clase tras su afortunado debut en el coso en julio de 2010, cuando dio triunfal vuelta al ruedo tras el superior juego del quinto de la tarde, Don Pepe, al que Salvador López aprovechó con capa y muleta, empañando su labor con la espada, como suele ser habitual entre nuestros esforzados novilleros, poco placeados, escasos de oficio y carentes de estímulos.

Las cosas ahora fueron parecidas a las de hace un año, pero a cargo de los tlaxcaltecas Jaime Ruiz y Angelino de Arriaga quien, no obstante haberse alzado con tres orejas la tarde de su presentación, en este festejo convocó a poco más de 2 mil espectadores. Algo no quiere entender esta empresa en materia de promoción. Completó la tercia el potosino Carlos Rodríguez, valiente y empeñoso pero, repito, sin los recursos ni el sitio que sólo da torear con frecuencia. A ello hay que añadir la pésima lidia que las cuadrillas dieron a Siete mares, su primero, bravo, con clase y recorrido.

Por cierto, cinco novillos fueron bautizados con nombres de canciones de san José Alfredo Jiménez, santo laico mexicano de milagrería internacional, pues sin haber sido aficionado a los toros en Pamplona miles de asistentes de sol incluyen El rey en sus alucinados cantos durante las corridas. El sexto, un cómodo castaño, se llamó Cielo rojo, en honor a una de las inspiradas composiciones del jalisciense Juan Záizar. Méritos incuestionables, pues ha hecho el ganadero Francisco Miguel Aguirre de El Nuevo Colmenar para venir con una corrida a la próxima temporada grande.

Al novillo Si nos dejan Jaime Ruiz le cortó una oreja a cambio de una cornada en el escroto, a Último trago Angelino le cortó otra, aunque con Cantinero dejó escapar una nueva salida en hombros. Por cierto, mientras experimentados columnistas afirman que este prometedor joven le anda cerca a los astados y se pasa al toro a un dedo de distancia, aquí le señalamos y con todo respeto se lo dijimos personalmente que el único defecto de su sólida, templada y transmitidora tauromaquia es que abusa del pico de la muleta, poniendo excesiva distancia entre su cuerpo y el del toro, lo que resta emoción y verdad a sus trasteos. Una cosa es el encimismo efectista y otra, muy distinta, realizar las suertes a prudente distancia.

Y mientras los que empiezan en esta difícil profesión no acaban de convencerse de la necesidad de arrimarse, un hombre multimillonario en euros y cocido a cornadas no desperdicia oportunidad de poner su anatomía donde otros apenas se animan a presentar la muleta: José Tomás, con su valor y su convicción intactos, luego de que en Aguascalientes a punto estuvo de morir tras el cornadón que le propinara un manso del hierro de Santiago.

Tamaña confusión tomasiana entre el aguante y el quietismo lo tendrá siempre a un milímetro del percance, pero a las plazas seguirán acudiendo miles de espectadores con la inconfesada esperanza no sólo de emocionarse con su intenso e íntimo toreo, sino de ver ese cuerpo frágil lastimado una vez más por un pitón. Es precisamente lo que observaba el filósofo Cioran una tarde al salir de la plaza de Nimes: Ya ningún torero está dispuesto a enloquecer delante del toro. José Tomás sí, y al precio que tenga que pagar… y que cobrar.

Destaca “Rafaelillo”

Bilbao: Miuras en la olla
22/08/2011

La tarde en Bilbao era caliente y húmeda.
Treinta y seis grados con truenos y lluvia sobre los ocupantes del medio aforo soportando un calor sofocante, mayor aún cuando la lluvia intermitente pero fuerte daba paso al sol, provocando una humedad ascendente que deriva en vapor más propio de una olla de esas modernas en la que basta poner ingredientes para obtener el guiso.
Si tuviera tapadera el coso de Vistalegre todos habríamos salido “al dente”.
En el ruedo, carne de receta en cantidad, para lo único que sirvieron los miuras anunciados, ingrediente principal en la olla bilbaína, sin raza ni fuerza, sólo con peligro al defenderse.
Cuatro se quedaron y dos fueron devueltos por inválidos, aunque bien podrían estar todos antes en la finca.
Bilbao merece más y el público también, que bastante soportó aguaceros en sube y baja para gradas a cubierto, aguantando los bochornos de calor y espectáculo.
La terna por encima de los inconvenientes destacando Rafaelillo por exponer y solventar ante el peligro del quinto, además bien lidiado y picado, con castigo medido.
Lidia antigua en pases cortos con muleta por encima de los pitones, quitando al engaño justo cuando el corto recorrido terminaba, para robar el mérito donde sólo había barro, torero con corazón y toro de arena, incluso a costa de ser prendido y lanzado por los aires en vuelo sin consecuencias.
Allí donde dos ojos no son suficientes para intentar torear y esquivar al mismo tiempo, consiguiendo incluso ligar y adornarse con algún molinete, más desafiante desplante.
La espada le arrebató una posible oreja quedando el premio en saludos desde los medios.
En su primero, sobrero de la Campana, Rafaelillo vio sus ilusiones diluirse como condimento en salsa. Buen recibo de capa con las primeras palmas a flote.
El toro toma bien el caballo, incluso de largo en la segunda vara, pero en el último tercio se complica al no poder humillar por derrumbarse ni llevarle por arriba al derrotar. Voluntad del torero murciano que después de dos pinchazos y espadazo es silenciado.
Juan José Padilla poco hizo ante los derrotes del que abrió plaza aunque cumplió en banderillas.
Mejor con el cuarto donde el esfuerzo fue más patente.
Un tercer par al violín ovacionado dio paso a una faena voluntariosa sobre el pitón derecho, violento que desarma y rasga el engaño en dos ocasiones.
Una estocada casi entera para recibir una fuerte ovación.
Raul Velasco sustituía al convaleciente Serafín Marín. Con pocas tablas, no por ello guardó su entrega en el trance de plaza importante más miuras.
Pasó con dignidad por Bilbao.
Además, un trueno retumba cuando su primero salta a la arena de pizarra sin que por ello se arrugue y lo intente por verónicas cumpliendo.
Con un flojo enemigo, al primer descuido sale despedido, para volver después a la cara y ofrecer la muleta con generosas ventajas que el toro rechaza, atrincherándose en su mansedumbre.
Faena sin opciones ante el riesgo evidente y disposición sobrante premiada con unas cálidas palmas. El sexto, segundo sobrero, con el hierro del Marqués de Domecq, se paró después del primer puyazo llegando al último tercio imposible, quedando sólo para un macheteo en la cara, por lo que Velasco escuchó unas palmas.

Se luce Saldivar

Faena de orejas y rabo
22/08/2011

Arturo Saldívar volvió a cosechar otro importante triunfo, ahora en un exitoso festival taurino celebrado en la plaza de Candelada, provincia de Avila, donde bajó a las musas del arte a la arena, para cuajar una gran faena a un toro del hierro del Conde de Mayalde, al que le cortó las dos orejas y el rabo para salir a hombros al final del festejo ante gritos de “¡Torero, torero!” y “!Viva México!”, compartiendo el éxito con sus alternantes.
La crónica de este festival la recibió telefónicamente HIDROCALIDO por parte del nuevo apoderado del aguascalentense, “Fran” Vázquez, quien dijo que ante un rebosante lleno en los tendidos, se lidiaron cuatro ejemplares del Conde de Mayalde, buenos en general, del que destacó el lidiado en primer lugar, que mereció el homenaje de la vuelta al ruedo.
Arturo Saldívar ha estructurado una gran faena, recibiendo al astado con elegante toreo a la verónica para ejecutar un templado quite de chicuelinas.
Con la muleta ha logrado muletazos de lento toreo por ambos lados, donde los trazos derechistas fueron en su mayoría en redondo. La faena fue siempre a más con mucha clase, pureza y hondura, recreándose Saldívar en los trincherazos y de la firma, para luego conseguir manoletinas de mucha verdad y dejar un espadazo fulminante que tiró patas para arriba el astado.

Angelino, incontenible

Triunfador en Guadalajara
22/08/2011

Angelino de Arriaga cortó la única oreja de la tarde, para convertirse en el triunfador de la tercera novillada de la temporada en la plaza de toros Nuevo Progreso, de Guadalajara, que registró otra muy aceptable entrada en los tendidos y donde se jugaron novillos de la ganadería de Guaname, que resultaron deslucidos. El colombiano Juan Camilo Alzate pasó sin pena ni gloria, escuchando división en su primero y silencio con su segundo. Fernando Labastida, silencio y ovación.
Angelino de Arriaga estuvo muy torero con su primero, para ser ovacionado al final y a su segundo lo metió a la muleta para torearlo con verdad en una faena en su mayoría por el lado derecho, mató de estocada en buen sitio para escuchar petición que concedió el juez y cortar una merecida oreja.

Corta oreja Galindo en la México

Con las manos vacías Juan Vicente y Manolo Olivares
22/08/2011

MEXICO, D.F. (EFE)
El novillero mexicano Antonio Galindo, que debutaba, se salvó de la quema y cortó una oreja al novillo que cerró plaza en el quinto festejo de la temporada chica 2011 en la Monumental Plaza México.
Alternó con el español Juan Vicente y su compatriota Manolo Olivares que han salido en vacío.
Con una entrada de unas dos mil personas, se lidiaron seis novillos de San Antonio de Padua, variada en tipo y comportamiento, siendo buena en líneas generales, pues salvo el primero malo sin atenuantes, los otros han sido buenos.
Olivares, que cortó una oreja en el festejo, le tocaron el malo y el bueno. En el primero valentón, sufrió varios achuchones, por fortuna sin consecuencias. Mató pronto. Con el bueno, en momentos se acopló con la res, pero en otro perdió la brújula y, además, mal con la espada y todo terminó en aviso en cada uno
Juan Vicente, cosa rara en un novillero español, lucio sin escuela, sin técnica y con defectos en su trazo. Galindo, que en su primero dejó ver buena escuela y condiciones, el novillo se apagó pronto y mató bien. Salvo el festejo de la mediocridad con el sexto, al que toreó muy bien con el capote, faena que tuvo plan y pese al viento destellos de calidad, mató de gran estocada para una oreja.

Una cornada muy grave la que sufrió Brandon Campos

Su primer novillo le infirió dos cornadas
22/08/2011

El novillero sin picadores Brandon Campos está grave, luego de que fuera herido por su primer novillo que le infirió dos cornadas, una en el vientre, afortunadamente sin lesionar órganos vitales y la segunda en la ingle, todo esto en la plaza francesa de Rion des Landes, donde se lidiaron ejemplares de Valdefresno que dieron buen juego.
Brandon estaba cuajando una gran faena con notas muy altas, cuando vino el percance que le impidió continuar en el ruedo.
El queretano fue llevado de inmediato a una clínica en Dax, donde fue intervenido de emergencia, cirugía que finalizó a altas horas de la noche, quedando en observación el novillero.
Ese mismo novillo hirió también el banderillero Alexis Ducasse en el muslo izquierdo, que también quedó ingresado en el mismo nosocomio que Brandon.

Oreja discutida para Galindo

Buen ganado de San Antonio de Padua, fracción de Rancho Seco.

CIUDAD DE MÉXICO (Domingo 21 de agosto) .- Al final del festejo dio vuelta al ruedo su propietaria, Doña Mónica Hernández, hija de Sergio Hernández, Ganadero de Rancho Seco, con la sensación de una novillada desaprovechada.

Monumental México. 5ª. Novillada de Temporada desarrollada con viento y algo de lluvia. Baja entrada. Se guardó un minuto de silencio por la muerte de la madre del empresario Herrerías, recientemente fallecida.

El capitalino Manolo Olivares repitió después de haber cortado una dividida oreja en la tarde de la inauguración. Otra vez más se mostró sin recursos para lidiar al complicado primero. Afortunadamente se salvó de un serio percance por su falta de sitio y del sentido que desarrolló el novillo, quien auténticamente lo fue desvistiendo en el transcurso de la lidia. Con su segundo se vio voluntarioso toreando a su estilo, con el pie retrasado y sin cruzarse. Llegó a pegar algunos buenos muletazos en una faena sin estructura. Fue reclamado su actuar por el público. Mató de tres medios espadazos y varios descabellos para escuchar protestas y un aviso.

El Valenciano Juan Vicente se vio incapaz ante su primero. Empezó muy elegante y terminó perdido. Mato de dos bajonazos para retirarse entre algunos aplausos sin antes escuchar un aviso. En su segundo toreó como pudo a un suave que nunca entendió. Pasó fatigas al no quedarse quieto. Mato de un espadazo previo a una media pescuecera para escuchar un aviso y silencio.
El tlaxcalteca Antonio Galindo en su primero olvidó el corazón en el hotel pues se vio totalmente desangelado toreando con muchas precauciones y posteriormente matar de trasera tendida sin que pasara nada. Con el cerró plaza destacó su verdor, sin embargo pegó algunos buenos muletazos mostrando destellos de arte. Mato de un espadazo contrario y el juez, ante la insistencia de algunos aficionados, terminó por darle una oreja que ojala le sirva para darle mas festejos.

FICHA. Disparejo encierro de San Antonio de Padua, que se dejó torear a excepción del que abrió plaza. Manuel Olivares Silencio y Protestas tras aviso. Juan Vicente. Aplausos y Aviso. Protestas y Aviso. Antonio Galindo Silencio y Oreja. Novillos de San Antonio de Padua, vuelta al ruedo de la ganadera al final del festejo. 1º Muy malo. 2º Bueno 3º Soso, sin malas ideas. 4º bueno y repetitivo. 5º Noble sin transmisión. 6º también noble aunque débil. Salió al tercio el banderillero Diego Martínez.

Octavio X. Lagunes

Lunes, 22 de agosto de 2011

 TAUROMAQUIA 

Huamantla, Teziutlán y mexicanos en España

ALCALINO

Este año, el eje Puebla–Tlaxcala parece un oasis en medio del desierto que atraviesa nuestra tauromaquia, así de animadas y lucidas están resultando las ferias de agosto. Hay que reconocer que el esfuerzo empresarial –reflejado en carteles bien rematados y ganado más que digno– encontró eco en el público, sin importar mermas económicas ni inconvenientes meteorológicos que no han dejado de estar presentes.Y si del entorno cercano volamos al europeo, encontraremos que la representación mexicana continúa su periplo español sin demasiada fortuna, mientras José Tomás confirma no estar en su mejor forma y va cobrando los apéndices de uno en uno, con ganado terciado y en cosos de no mucho compromiso.

Huamantla o la imaginación

Saúl Acevedo ha debutado como organizador apelando a la diversidad y la sorpresa. Y a tono con su imaginativa oferta ha sido la generosa respuesta del público, que el sábado llenó por última vez un coso muy bien dotado para presenciar la faena más redonda de la serie, aunque El Payo haya exagerado en la manipulación de entusiasmos desbordados hasta obtener el indulto de “Ventilado”, que salvó a última hora el honor de la divisa de Montecristo, y cuya acompasada y noble embestida no estuvo acompañada por el empuje necesario para merecer el perdón. Antes, Rafael Ortega había paseado una oreja protestada, y El Zapata cerró su feria sin tocar pelo, pese a su constante empeño y dos clamorosos segundos tercios. En la espada estuvo su cruz.

Abrió feria un cartel internacional, que incluía toreo a la portuguesa –Horacio Casas no estuvo afortunado, al contrario de los muy ovacionados Forçados Mexicanos–, y a pie un mano a mano entre Federico Pizarro y el venezolano Otto Rodríguez, buen cultivador del toreo clásico, que tardó en prender pero terminó convenciendo. Tanto el sureño como Pizarro, que agregó una fibra desacostumbrada a su fina clase, cortaron oreja.

En la corrida de las luces –domingo 14 por la noche–, el encierro de Guanamé, bien presentado, salió muy desigual. A base de insistir y alargar las faenas, El Zotoluco se alzó con tres orejas que el público consideró excesivas. En cambio, si El Zapata alborotó al cónclave fue porque animó constantemente la función por encima de un lote con problemas, sosote su primero y con más motor que clase el quinto. En éste le hicieron dar la vuelta al ruedo. Esa noche, Arturo Macías evidenció su tenaz lucha por recuperar el sitio que tuvo antes de pasar por el calvario español de 2010. Se arrimó, pero sin resultados.

Festival de rechupete

Entre las novedades introducidas por Acevedo estuvo un festival que él mismo toreó, alternando con matadores en retiro y aficionados prácticos. Abrió plaza Raúl Ponce de León, un deleite para cualquier aficionado, que sólo dio vuelta al ruedo porque pinchó a su novillo. Sí cortaron oreja en sus respectivos turnos el todavía joven y magnífico Mario del Olmo y Saúl Acevedo, que estuvo hecho un jabato y aunó éste a su triunfo como empresario. Pero quien rompió moldes fue Luis Niño de Rivera, que paseó dos orejas absolutamente legítimas del más noble y alegre de El Vergel. Todo lo que hizo estuvo impregnado de un arte y un buen gusto realmente paladeables. Y el festival, en su conjunto, dejó gran sabor de boca.

Como la feria toda, incluida la toreable aunque algo débil novillada del viernes –seis de Brito y dos de El Vergel–, en la cual obtuvieron una oreja cada quien Salvador López, Antonio Galindo y Karla de los Ángeles; sólo Rafael Rodríguez se fue en blanco.

Teziutlán

El Pinar, hermosa y torera plaza, ha tenido este año una feria más convencional pero igualmente animada. Sobresalió, el domingo 14, la faena del recién doctorado Oliver Godoy a un astado de Jaral de Peñas con el que auténticamente bordó el toreo en una obra redonda, por arquitectura y clase. Las dos orejas que le dieron valían para cualquier plaza del mundo, así de bien aprovechó las nobles embestidas del astado. Esa tarde, Arturo Macías también tocó pelo por partida doble –oreja por toro– sin apartarse de una versión del toreo bastante más ligera aunque siempre valerosa. Y como los de Jaral de Peñas en general respondieron, hubo también apéndice para El Payo, cuya evidente voluntad de agradar derivó a veces en chabacanería.

Rabo a El Zapata

Al abrir feria el día 7, Gastón Santos había cortado una oreja, luciéndose mucho en las pegas los Forçados de Teziutlán, con su cabo Héctor Martínez a la cabeza. Pero el alboroto grande lo provocó El Zapata, que cuajó con el quinto una lidia clamorosa de principio a fin, con una subida de la tensión en banderillas –quebró en los medios su par monumental, y sin irse de la cara hizo el violín y cerró cuarteando en corto– y en la fase izquierdista de una ligadísima faena, rematada de fulminante sopapo que puso en sus apizaquenses manos las orejas y el rabo del buen toro de Campo Hermoso. Ya encarrilada la tarde, José Luís Angelino lo acompañaría en la salida en hombros con las orejas al sexto: su faena fue desigual, pero una voltereta terminó de encandilar a la gente.

Mexicanos en España

Poco dijo a los madrileños Ignacio Garibay, demasiado contenido y prudente al reaparecer en Las Ventas tras su grave cornada isidril. Fue el lunes 15 y la dispar corrida de Montalvo sirvió para confirmar el arte sobrio y magnífico de David Mora, que desorejó al cierraplaza tras cuajarlo templadamente con la zurda. En cambio, Nacho salió a aviso por toro, en tanto Francisco José Palazón, que confirmó alternativa de manos del mexicano, se mostraba empeñoso pero falto de sitio.

Arturo Saldívar, por su parte, tuvo una tarde discreta el 13, en la feria de Málaga. No se ahorró su habitual derroche de agallas, pero el ganado de Peñajara, sosote, dejó en palmas de reconocimiento el haber final del de Teocaltiche. La víspera, en la pequeña y cercana Torremolinos, había cortado oreja.

En la propia Malagueta había reaparecido el viernes 11 Sergio Flores, con novillos complicados de La Quinta. Y lo hizo sin abandonar su línea de entrega impregnada de toreo bueno, ni acusar las secuelas del percance de Madrid. A la muerte de su segundo, la plaza pidió con fuerza la oreja, el presidente la negó y el tlaxcalteca dio una ovacionada vuelta al ruedo.

DE SOL Y SOMBRA

La Cruz y la Cuna – Nicolás Gutiérrez, Rabo en Arroyo.

Al Límite. Gutiérrez borda en el derechazo a “Lugareño”.

Arroyo presenta, emergente, festivales en busca del hallazgo extraordinario. Lo interesante es que lo consigue porque de cada festejo ha obtenido un triunfador. Esta ocasión, todo de charro “hasta los pies vestido” un joven hidrocálido corta los máximos trofeos de un serio ejemplar del hierro de Autrique.

Por: Luis Eduardo Maya Lora.

Serio y con cabeza es el encierro de cuatro “erales” que se lidia el sábado en Tlalpan. Digo erales por decir cualquier cosa pues al menos tres son novillos de muy respetables astas.

Ante ello se enfrentan cuatro aspirantes y quedan en el aire aquelas letrillas: “Termina ya, Carpintero//Mira que es muy tarde, hay muy poca luz.//No sea que en lugar de una cuna te salga una cruz.” Las firma uno de los grandes amigos de la familia Arroyo.

Y el verso carrasquista, ante tanta ilusión formativa que se juega la vida en temprana luz, alienta a tomar con seriedad el emergente festejo. Más por lo que echan por toriles en Tlalpan.

Al arrastre del tercer novillo, duro y áspero cárdeno claro que pone en predicamentos a un joven como Emilio Macías de Huamantla que traga y que se esfuerza con él en momentos valiosos con la izquierda, el Mariachi de la casa remata con lucimiento “Las Bodas de Luis Alonso”. Las ovaciones se desgranan.

Lo mismo para el Mariachi y momentos antes para Genaro Hernández “El General”, denostado por marrar varias veces con la puntilla en los dos primeros erales, que hace rugir el pequeño coso taurino al apuntillar formidablemente en plenos medios, al borde de la mofa popular, y delante de la armada cabeza del astado. A un tiempo, al momento mismo de estar cerca del novillo, de derecha a izquierda, Hernández hace descender el cachete para acabar con el manso y salir torerísimamente, con discreción, de la suerte. Cuando los toreros buenos tienen que arreglar algo lo arreglan. Bien Genaro.

Voluntad trae Pepe Miramontes, increíblemente apodado “Lagartijo”, de Jalisco. Enfrenta un novillo castaño, casi girón, cabeceante y con poder que abre plaza. Solo alcanza a matar formidablemente pese a que se lleva algún rasguño en su muslo izquierdo. O triunfo o cornada. Miramontes desprecia la posibilidad ensangrentada y se vuelca en la suerte contraria. Monumento al acero que en todo lo alto acaba con el castaño.

Rubio y con toda la ilusión sale Carlos Ortiz, de Morelia. Quiere bajar las manos en el recibo pero el novillo, áspero de salida y exigente con las telas, lo manda al suelo con un tremendo azotón. Todo controlado por la cuadrilla médica. En el ruedo el novillo se erige en Rey. Derrumba y se

Ortiz embarca al segundo. Cortó una oreja.

crece pese al doble castigo con puyazo contrario incluido.

Ortiz, maltrecho pero con el ánimo por las nubes, se encuentra con un bravo ejemplar que exige mucho valor y ser toreado largo y por abajo con mucho mando. El joven moreliano lo intenta, de pronto lo consigue. Tiene tipo y camina torero. Pena que la mano esté demasiado pegada al cuerpo. El novillo se va quedando corto y previo desarme, entra a matar. Cobra buena estocada y, aunque benévola, la primera oreja es suya.

La clave en una ganadería es buscar la bravura siempre por encima de todo. Lo accesorio, la nobleza, la suavidad y demás calificativos solo pueden darse si les sostiene la punción de vida y muerte que es la brava condición del toro.

En esa búsqueda pueden ocurrir valles como lo del castaño primero y lo del tercero. Que saben que hay detrás.

El primero se ve peor con Miramontes tan merced. Macías tapa al cárdeno tercero, corto de cuello y cornicorto. Nótese que el tlaxcalteca apunta a buscar poderle al toro no obstante su bisoñez. El segundo, negro y fino de astas, blanquísimas en su origen y oscuras como bilbaína endrina en su astifino final, es tan solo el preludio que tiene un capítulo aún mejor en el tipo del cuarto de la tarde.

Precioso negro zaíno, lustro de pelo con el lomo recto y el rabo al piso. Alto, largo y bien armado, bragado meano y también, como su hermano el segundo, astifino. Cepa blanca y punta negra denotan igualmente su origen. De fijeza espléndida y notable bravura ante el montado que pica bien dos veces. Se llama “Lugareño”, nombre histórico en esta vacada. De buen recuerdo para los aficionados.

Dicen que en Arroyo casi todo el terreno es del toro. A Nicolás Gutiérrez ello le tiene sin el menor cuidado. Pleno a la verónica remata con arte en los medios. Por supuesto, “Lugareño” empuja y Gutiérrez le quita por tafalleras exponiendo en todo en el lance de espaldas. La astifina tragedia roza los vuelos del capote con el que emociona al rematar el quite. “Lugareño” aprieta en banderillas siendo el único novillo que toma los tres pares.

En mexicanísima escena, el marrón claro del traje de charro pleno de brillo y fulgor, se observa el inicio por alto. El mismo cariz realza la largueza de los derechazos que emocionan y embarcan la embestida del astado y el embeleso del olé largo y sentido del público. La gran faena nace del

Derechazo de Gutiérrez a “Lugareño”.

pase largo y la media altura correcta.

Tras la friolera de los derechazos, el cambio de mano por la espalda es consecuencia de la embriaguez que necesita el desahogo del pase de pecho. Sin embargo, el hidrocálido se queda en el sitio y obliga por el lado izquierdo. Aún en el mismo lugar, más que aliviar, Gutiérrez remata arriba con la placidez de una consolación. Momento grande.

La cosa va a más, con variedad en el inicio de la tanda y el derechazo en desbordante creciente revienta por el sobre trazo del muletazo. Es decir, Nicolás embarca a “Lugareño” y a la mitad la cintura juega maravillas y su brazo amplía el muletazo magníficamente. La plaza rompe al fin y con ella la mano derecha lleva al límite al bravo novillo.

Intenta, necesariamente, con la zurda pero el acople no es el mismo. Sin dejar tiempo a nada Gutiérrez opta por torear por el lado izquierdo a la manera de Dos Santos, la dosantina demuestra su mental y torera ligereza, el circular con el cambio de mano incluido a la manera de “El Ranchero”, en la más adecuada referencia, su sentido creativo. Cambio de mano por bajo y arrebatado desplante. La “Antonio Velázquez” vive la “apasionada entrega”. A plenitud.

Hasta entonces el novillo abre el hocico. Gutierrez lo pasa por la espalda dos veces, le brinda aire en las manoletinas y tarda en igualarle. Un tanto sesgado en el tercio frente a la puerta del Servicio Médico, Nicolás apunta su salida a los medios y arranca para sepultar el acero y ser terriblemente volteado. Vuelve su condición ligera y jovial a salvarle del desaguisado.

Juega la partida, de ella resulta que “El pájaro está en Durango//El chanate en la otra vida”. A cara o cruz. A Nicolás Gutiérrez le ha quedado claro.

Vuelta atinada al novillo. Rabo justo, no en la mesura de lo estricto sino en el aliento de la novel torería. Pegas podríamos poner pero más vale el disfrute de la entrega y la predisposición al arte. No me explico cómo no salió en hombros. Ahora resulta que si no hay costaleros nadie baja. Cosa reprobable.

Ha atinado Luis Autrique. Recuerdo una tienta de machos. Ejemplares fuertes, duros de pezuña y grandes de edad. También una tienta con cornada incluida a un Matador de toros. La bravura es el camino y el de la seriedad también. Si tan solo lidiáramos en cada nivel de la fiesta un toro como el que vimos el sábado, la cosa y el nivel serían mejores de cada torero.

No importa que la cuna acabe como dice Benítez Carrasco, ante la poca luz, resultando cruz. El toreo es eso, una suerte de derroche de formas de hondura y sobre todo de vida. Aunque se sea todavía aspirante a ejercer el oficio.

Twitter: @CaballoNegroII. Foto: @ColorJay

Plaza Antonio Velázquez – Arroyo. Sábado 21 de Agosto de 2011. Cuarto festival de aspirantes a novilleros. Menos de media plaza.

4 novillos, 4 de Autrique (Divisa verde pino, vino y tabaco) Serios y disparejos primero y tercero. Parejos segundo y cuarto. Difíciles primero y tercero, bravos segundo y cuarto. Este último “Lugareño” fue justamente homenajeado con la vuelta al ruedo. No se anunciaron pesos. 

Los aspirantes: Paco Miramontes “Lagartijo”: Vuelta. Carlos Ortiz: Oreja. Emilio Macías: Ovación. Nicolás Gutiérrez: Dos orejas y rabo. Al final del festejo, Gutiérrez dio la vuelta al ruedo en compañía del ganadero, Luis Autrique. El puntillero Genaro Hernández “El General” fue fuertemente ovacionado tras apuntillar al tercero.

 

El Paso Ganadero – Los novillos muy por encima de los coletas en Guadalajara.

Nueva oreja de Angelino en Guadalajara.

 Otra vez. Dudas y bravura combinación suficientemente frágil para las ilusiones novilleriles. Nuevo triunfo ganadero que vuelve a dejar en alto el sino del encaste y el color de la divisa.

Por Miguel Salazar. GUADALAJARA.

Para la tercera novillada del serial la empresa anunció al potosino Fernando Labastida, al tlaxcalteca Angelino de Arriaga, quien repetía después de 15 días y al Colombiano Juan Camilo Alzate quien volvía luego del incidente ocurrido el 07 de agosto, en el que golpeó a un espontáneo cuando lidiaba a su segundo toro.

Se lidiaron 6 novillos de la ganadería guanajuatense de Guanamé propiedad de Don Eduardo Hernández de los Santos, bien presentados y buenos en general. Esta es la historia.

FERNANDO LABASTIDA. Su primer novillo “Pulquero” número 99 de 395 Kgs. Lo recibe con 3 mandiles. El novillo va al caballo sin recargar, para posteriormente hacer un quite por tafalleras de regular ejecución. Su faena de muleta fundamentalmente derechista, pero nunca se pudo acomodar con el novillo que se vio superado. Muy mal matando: Un pinchazo hondo, metisaca, pinchazo trasero y tendido, para terminar de un descabello.

El cuarto de la tarde “Tintorro” número 1 con 430 Kgs. Con el capote nunca pudo sujetar al novillo, no supo qué hacer y solo dio pases sin pararse. Con un total desconocimiento de lo que implica lidiar en una plaza de primera pide el cambio de tercio de banderillas cuando solo se habían colocado 2 pares. Inicia toreando con el pico de la muleta, y ante la reprimenda de los tendidos, se coloca muy cerca de los pitones del toro, pero al dar el pase no se queda quieto. Mata de estocada caída para escuchar algunas palmas.

ANGELINO DE ARRIAGA. En su primer novillo “Mezcalero” número 50 con 415 Kgs. El novillo se arranca al caballo recargando. Nada con el capote. Su faena de muleta la inicia toreando por alto, para rematar con un derechazo y un natural de muy buena factura. El novillo no sobrado de fuerza, dobla en algunas ocasiones las manos; sin embargo, el burel de mucha calidad, tanto que se escuchó de algunos aficionados los gritos de: ¡Toro!. Algunos detalles, mata de estocada trasera y tendida, algunas palmas y aplausos al novillo en el arrastre.

En el quinto novillo de la tarde “Tequilero” número 41 con 410 Kgs. El novillo se arranca al caballo, los subalternos no logran sujetar al burel y va al caballo de querencia y vuelve a ser picado. Nada con el capote. Inicia su faena con unos doblones de mucha calidad, algunos muy buenos trincherazos. Mata de media estocada para que el juez otorgara una oreja.

JUAN CAMILO ALZATE. Su primer novillo, tercero de la tarde, “Colonchero” número 32 con 405 Kgs. Inicia su faena con 2 largas cambiadas y verónicas a pies juntos. El novillo se va de largo al encuentro con el picador pero sale escupido de la suerte, para después ir al varilarguero de contraquerencia a media altura sin recargar. Realiza un quite por navarras muy apresuradas. En banderillas sale al tercio Diego Bricio por dos buenos pares.

Inicia toreando a media altura, pero nunca se puede acomodar con el novillo. Se escucharon en los tendidos gritos como: “Ahí viene el espontáneo”, “Dedícate a boxear” y frases similares.

Estocada contraria que sale por un lado del novillo, y tres golpes de descabello para escuchar pitos del público.

En el último de la tarde “Aguamielero” número 104 con 455 Kgs. Nada con el capote. Como sus hermanos va al caballo y recarga. Realiza un quite por gaoneras sin ponerse quieto. Mata de estocada caída para ver silenciada su labor.

Para el próximo domingo 28 de agosto se anuncia la cuarta novillada con la repetición de Salvador López, Lorenzo Garza Gaona y Camilo Pinilla con 6 de la ganadería de Medina Ibarra, ganadería que ha tenido buenos resultados, como en la temporada 2003-2004 en la que el novillo “Capuchino” ganó el premio a mejor novillo y la ganadería a la mejor novillada otorgada por la Peña Taurina “Mal de Montera”.

Plaza de Toros Nuevo Progreso. Guadalajara, Jalisco. 21 de agosto de 2011. Tercera de Temporada de Novilladas 2011. 6 novillos, 6 de Guanamé Bien presentados y buenos en general. Fernando Labastida, Silencio y Leves palmas. Angelino de Arriaga, Silencio y silencio. Juan Camilo Alzate, Pitos y silencio. Saludó en banderillas Diego Bricio.

Zacatecas, Zac., 22 de agosto de 2011

 
AT’N PERIODISTAS Y REPORTEROS DE LA FUENTE TAURINA

La empresa Zacatecas Tierra de Toros tiene el honor de invitarlos a una Rueda de Prensa a realizarse este martes 23 del presente a las 10 horas en el Salón Uvas del Hotel Gran Alameda, ubicado en Alameda 821, Aguascalientes, Ags., en donde se darán a conocer: Los carteles de la Feria Taurina Zacatecas 2011.

Esperando contar con su valiosa presencia, los esperamos.

Favor de confirmar por este mismo medio su asistencia, con el fin de brindarles el servicio que merecen.

 
Reciban un cordial y afectuoso saludo

 

Arnulfo Ruiz Contreras

arnulfo_ruiz@hotmail.com

Cel. 492-106-55-20

CRÓNICA DE BILBAO.- Gran faena de Urdiales y cuatro buenos ‘fuenteymbros’

Y Diego dijo el misterio

 
Javier Hernández / Bilbao
22/08/2011 20:41

“El toreo es tener un misterio que decir y decirlo”. Diego fue y lo dijo. Lo aventuró Rafael El Gallo y casi un ciento de años después lo puso en práctica un riojano menudo, menudo torero el riojano. El misterio que dijo Diego tuvo ritmo de poesía y verdad de carta abierta. El misterio en forma de fragilidad inquebrantable y compás de ceñido y agarrado pasodoble. La verdad de un carta abierta cuando se puso a morir por un pitón que solo quería coger, el izquierdo.

Había enseñado Tejedor su rectitud a la hora de embestir por el zurdo, ya con el capote. Embestir recto no es ninguna virtud, sino todo lo contrario, una forma de arrollar con todo de los bichos sin entrega. Pero Tejedor no era un toro, sino dos. Uno, repetidor y noble por el derecho; arrollador y taponero por el izquierdo. Diego se percató de la condición bipolar del Fuente Ymbro y le endosó chicuelinas de baticola por el lado bueno. César Jiménez, en su turno, verónicas por idéntico pitón.

Cualquiera se ponía por el lado traidor. Pero él se puso. Vaya si se puso. Lo hizo después de cuajar tres soberbias tandas de encaje en el riñón, de abandonar el cuerpo para que pese o flote, de acompañar con el corazón cada embestida, cada vez más pegadas a su cintura, cada vez en series más largas.

Y llegó la hora. Diego Urdiales ante esa hora maldita donde la vida pide vida y el público exige la apuesta al rojo a sabiendas que el de negro te la puede quitar. Muleta en la izquierda, pulsaciones a mil, zapatillas al frente, un hombre en la vía por la que viene el tren. El drama de un derrote brutal que se veía venir; un derrote esperado por Diego que, sin embargo, apostó al rojo, olvidando que la vida pide vida. 

Rojo, impar y pasa. Solo la diosa fortuna le dio vida a la vida cuando el negro puñal apuntaba al corazón. Diego dijo el misterio, con su carta más cabal de ponerse donde los toros matan y los públicos se rinden de admiración. Ese misterio de la vida por el toreo. Y luego Diego siguió su ritmo a compás, tan gallado y elegante, tan menudo y tan bravo, tan frágil y tan rocoso. Solo un pinchazo empañó tanto misterio, tanta grandeza. La verdad en escena. Cuesta digerir. Tanto, que uno dio la vida y siete mil se ahorraron el flamear de pañuelos. Ya lo digerirán, ya. Y será entonces cuando cuenten que un torero menudo ¡menudo torero! les enseñó el misterio de la vida y la muerte solo por torear.

El cuarto fue oveja negra y mansa, de cara suelta arrolladora y rajada a las primeras de cambio. Urdiales, esta vez no había misterio, bregó bonito en busca de lo imposible.

CJimenezEl resto de la tarde también tuvo su misterio, pero ya nadie lo supo contar. Para ejemplo, César Jiménez. Su cojera pregonaba derrota si salía uno para ponerse a torear. Y le salió. Impagado se llamaba el aparato rematado, con sus dos puñales al viento recibidos con aplausos, haciendo el avión en el ligero capote del diestro. Metió riñón en el peto, aprentando lo suyo la fiera y el caballero. Y el quite de Tejela, lo único limpio y brillante de este torero en forma de gaoneras.

Distancias medias, mucho cite y poco enganche. Ya pasaba por nulo el hermoso Impagado cuando el cojo Jiménez tocó la tecla adecuada: muleta al morro, cerquita, para tirar de ella con mimo y seguridad, arrastrando. Y allí se vio la grandeza de la humillación y la cara volcada empujando una muleta ya vencida. Su otro toro sí fue mulo de tranco espeso.

TejelaEl misterio de Tejela está por descubrir. Nadie duda que el hombre intente contarlo, pero no halla las palabras. Y tuvo tinta entre sus telas para contar hasta la fórmula de la Coca Cola. Su primero, mansito de caballos y de viaje ligero, se puso a seguir muleta con las facilidades que otorga el toro que quiere irse y vuelve para repetir. Tejela no encontró la prosa, ni la rima, sino palabras y más palabras lanzadas al aire sin mensaje alguno.

Lo del hermoso sexto fue aún peor. El misterio de una embestida profunda, humillada y larga desvelado por el propio toro cuando a Tejela no le dejaba hacer. Si Matías hacía sus cosas como él quería Organillero se ponía a derrotar. Matías quería hacer las cosas dejando viajar una embestida sin gobernar, y cuando ya no le quedaba otro remedio que apretar muleta abajo, el precioso castaño empujaba la tela hasta final y profundo de verdad. Un Matías sin misterio con un toro que sí lo tenía, precioso y hermoso, guardado como el oro del Perú.

“El toreo es tener un misterio que decir y decirlo”. Y Diego lo hizo. ¡Vaya si lo hizo!

 

Ficha del festejo

Plaza de Bilbao. Tercera del abono de las Corridas Generales. Menos de media entrada, en tarde agradable y cielo gris perla. Seis toros de Fente Ymbro, de hermosa presencia y de buen juego, salvo el manso y rajado cuarto y el deslucido y vacío quinto. El primero tuvo un notable pitón derecho y un avieso zurdo. 2º y 6º, de embestida profunda y enclasada cuando se les apretaba abajo y en cercanía. El tercero, suelto pero noble y con viaje.

Diego Urdiales (pizarra y oro): vuelta al ruedo y gran ovación.

César Jiménez (azul pavo y oro): silencio y algunos pitos.

Matías Tejela (grana y oro): silencio en ambos.

 

CUENCA

Absoluto fracaso de La Quinta

El Cid. | Ángel Soria
 
Ángel Soria
 
22/08/2011 19:28

El único cartel que no venía anunciado con hierro del “monoencaste”, este de La Quinta, ha resultado un absoluto fracaso. Que con este hierro vinieran anunciados Ponce, Juli y Cid, provocaba algo de confianza en el aficionado, pues que las figuras se apunten con estos toros, no es habitual.

Lo cierto es que los tres matadores ha mostrado actitudes, sin embargo, el petardazo ha sido de órdago. Ninguno de los animales de Martínez Conradi se ha librado, todos los toros han resultado descastados, faltos de raza, desinhibidos de las franelas y alguno, como en el caso del sexto, peligrosos. Y de nuevo la tarde ha sido un desastre con la espada, y van tres.

Ponce hoy ha tragado quina con el cuarto de la tarde, que ha brindado al público. Un toro lucero, bien presentado, apretado de carnes, manso y sin raza que no ha dejado estirarse en el capote. En el caballo se ha dormido literalmente bajo el peto. No había manera de sacarlo de debajo del caballo, y cuando lo ha hecho ha sido dando un buen arreón.

Cuando parecía estar parado, ha pegado una carrera al caballo que hacía puerta, haciendo pasar un mal rato al del castoreño. En la muleta, aunque ha empezado sometiendo al toro por bajo, sacándolo al tercio, en seguida se ha parado, sin querer saber nada de la muleta. Comienzo de la desesperación, pues el toro no pasaba. Con el estoque todo un calvario, y Ponce perdiendo los papeles ha acabado encarándose con un público injusto pues el toro no ofrecía ninguna posibilidad de matarlo. Finalmente, y ya en la puerta de chiqueros, ha logrado descabellarlo, tras lo que recibió una gran bronca.

Su primero, no ha dado oportunidad al lucimiento pues a pesar de tener nobleza y embestidas pausadas, su falta de raza se ha sumado a la escasez de fuerzas. Muletazos sueltos, algunos cambios de manos, y toreo sin emoción, han dejado al público en silencio.

El Juli ha pechado también con los problemas del conjunto de la tarde. Su primero engañó en los primeros tercios, pues parecía tener más transmisión, pero tras sacarlo al tercio sin apenas muletazos, comenzó a pararse y a protestar, y de nuevo a embestir con la cara alta. Pinchó hasta en dos ocasiones, dejando una entera y descabello para mandarlo al desolladero. El quinto fue un “bicho” sin condiciones, al que no le pudo dar ni un pase. Sin responder a los cites, optó por pasaportarlo.

El Cid, por lo menos, se ha podido estirar a la verónica con el tercero, que ha tenido pies de salida. Tras una vara muy corta, y algunas dificultades para los rehileteros, ha brindado al público como muestra de su voluntad, pues el toro hasta el momento tenía un galope claro. Sin embargo, tras dos series para acoplarse a la embestida, el toro ha perdido las manos quedando tumbado en el albero. A partir de ahí, el toro ha venido a menos, embistiendo con la cara alta, por lo que ha optado por el estoque.

El sexto ha sido un toro tobillero de peligro sordo, con el que ha porfiado y ha acabado metiendo en los vuelos de la franela con la zurda. Firme y asentado en el ruedo, ha logrado pases muy meritorios para las condiciones del morlaco, que tras una buena estocada, ha sido arrastrado entre pitos, ovacionando su meritoria labor.

Ficha del festejo:

Plaza de toros de Cuenca. Casi lleno en los tendidos. Toros de La Quinta, desrazados y sin casta, de escaso juego y desigual presentación.

Enrique Ponce: silencio y bronca tras aviso.

El Juli: palmas y palmas.

El Cid: palmas y ovación con saludos.

 

TRAS INDULTAR UN TORO EN CUENCA.- “No hay que crear polémica sobre esto”

Daniel Luque: “Si la plaza pide el indulto hay que darlo, es bueno para la fiesta”

 
Alberto Rodríguez
22/08/2011 12:52

La vida sonríe a Daniel Luque y él quiere devolverle el gesto. En su particular momento dulce, tras estar cuajando una importante temporada en todas las ferias, el torero esquiva la polémica suscitada sobre si fue o no indulto el toro de José Vázquez de ayer en Cuenca y asegura que  “si la plaza lo pide y el toro se ha ganado la vida en el ruedo hay que dársela“.

“Para mí fue algo muy bonito. Que fuese o no para recibir el indulto, ya no se puede hablar. Yo pienso que si un animal dura tanto y la gente lo pide con fuerza no debemos buscar ningún tipo de polémica. Estamos protegiendo lo que es nuestro, la fiesta, y no podemos fastidiarlo de esta manera. Además, en un indulto interfieren muchas cosas y creo que todo esto perjudica a un ganadero que le ha venido muy bien esta noticia y que trabaja con todo su empeño y dedicación”, asegura el sevillano.

Metido en faena, Luque lo vio claro desde los primeros momentos. Supo como exprimir un astado que “duró y duró. Me di cuenta de que el toro podía llegar alto en los estatuarios. Venía lento, despacito, perfecto. Yo entiendo la bravura de un toro no simplemente en su manera de emplearse en el caballo. El toro bravo es el que embiste por abajo, el que no para de hacerlo y al que le puedes exigir y pedirle cosas importantes. El de ayer estuvo sensacional por el pitón izquierdo, tenía mucha más profundidad, era más franco. Fue una faena muy buena, de nivel. La gente se emocionó y pidió el indulto. Eso es bueno para la fiesta”.

Echando la vista algo más atrás y rememorando las buenas sensaciones que está ofreciendo esta temporada, Luque pide “que no pare la racha. Desde Santander llevo 14 salidas a hombros. Me estoy encontrando bien, disfrutando de mi toreo y viendo como la gente quiere verme en las plazas para que haga faenas buenas. Quiero agradecer su trato, la espera que han tenido conmigo y el cariño que me ofrecen. Eso es lo que más vale”.

El de Gerena tiene ahora por delante citas en plazas importantes. Mañana estará en Almería para más tarde actuar en Cieza, Bilbao o San Sebastian. “Me lo he ganado a pulso, creo, pero lo debo de aprovechar como si fuese el primer dia”.

GALARDONADO

Talavante, triunfador en San Sebastián

 
Burladero
22/08/2011 13:05

Alejandro Talavante se ha proclamado como el triunfador de la Semana Grande en San Sebastián. El diestro pacense ha sido galardonado con esta distinción gracias a sus buenas faenas hilvanadas en Illumbre, que se saldaron en una oreja en cada una de las dos tardes en las que estuvo presente. Recibirá la Concha de Oro por su labor.

OPINIÓN

De ratones y hombres

 
Paco March
 
22/08/2011 13:29

Las cornadas asesinas del toro Ratón abren una nueva vía en el debate taurino: los toros matan. Lo que para los profesionales y aficionados es la base del desafío toro-hombre, para una parte importante de la sociedad, los políticos legisladores y los medios de comunicación es un axioma que siguen sin querer entender y ante el que sólo se detienen mediante sucesos como los protagonizados por el toro de Sueca (población valenciana) y otros similares.

Ratón copó portadas, abrió informativos, después de cobrarse su tercera víctima humana en los años que lleva de atracción en los festejos populares del País Valencià, esos correbous que el gobierno catalán protege y promociona mientras prohíbe las corridas. El País y El Mundo del domingo 21 de agosto le dedican sendos y amplios reportajes y en el segundo de ellos se afirma que: “el toro se comporta de esa manera por un trauma de infancia”.

Sin entrar a fondo en el dislate semántico y de concepto que supone hablar de traumas de infancia en una animal, a partir de, según recoge la información, los malos tratos que sufrió a las pocas semanas de vida y que serían la raíz de su comportamiento, conviene pararse en la alteración de cualquier lógica. Recordemos, a su vez que los autoproclamados defensores de los toros llevan tiempo reclamando la retirada de Ratón pues está expuesto, dicen, a situaciones de estrés.

Según reiteran Mosterín, Pilar Rahola, Vicent, Rosa Montero, los políticos abolicionistas y otros, el toro es un animal pacífico que sólo ataca cuando el hombre le clava pinchos (sic). Y, claro, Ratón es un toro asesino porque el hombre, como en la canción de Jeanette, le ha hecho así. Pues no. El toro de lidia y también el de las calles, con otras características de crianza y selección, es un animal salvaje por naturaleza y que por selección genética ha evolucionado a lo largo de los siglos hasta el toro que hoy conocemos, de hechuras y comportamiento enmarcados, eso sí, en una amplia gama de características dadas por los ganaderos, alquimistas de la bravura (aunque sobre eso, claro, se podría abrir otro y muy distinto debate).

Como si los medios de información se hubieran puesto de acuerdo en recurrir confusamente y a contrapié a aquella máxima periodística de que es más noticia que un hombre muerda a un perro y no lo contrario. El 15 de agosto, fecha taurina por antonomasia, los diarios recogían en titulares la última hazaña de Ratón, mientras en las ferias y ciudades de la vieja piel de toro, hombres vestidos de luces soñaban con la gloria, desafiaban a la muerte (que es el toro), creaban arte, caían heridos, triunfaban o no, los públicos llenaban las plazas (algunas, no todas, que la crisis ahí está) y en los diarios apenas ocupaban, si lo hacían, un pequeño espacio en la localidad respectiva. Así nos va.

TAFALLA (Navarra)

Buen ganado y mucho público es el balance de la Feria

Encierro de Los Recitales. | M. Sagüés
 
Manuel Sagüés
22/08/2011 18:19

La feria taurina de Tafalla sigue, año a año, consolidándose como la segunda en importancia de Navarra por programación de espectáculos y por resultados ganaderos y artísticos. Seis fueron las funciones celebradas entre el 15 y el 20 de agosto: tres corridas de toros, una corrida de rejones, una novillada picada y un concurso de recortadores.

La asistencia de público, que es el termómetro para valorar la salud de cualquier espectáculo, fue bueno. Teniendo en cuenta la crisis económica en general y la del sector en particular, las afluencias fueron algo más que aceptables. Lleno el día de los recortadores, casi lleno el día de los rejones, y buenas entradas, entres dos tercios y tres cuartos, los restantes días. Deseamos que las cuentas de la empresa gestora cuadren sobre las previsiones y en 2012 podamos volver a disfrutar de otra feria con esta categoría.

Como mandan los cánones de una feria con cuajo, destacó, por encima de todo, la buena presentación del verdadero protagonista de la fiesta: el toro. Además, la empresa Taurovisión, encabezada por Felipe Sota y Alberto Ayllón, volvió a proporcionar a los aficionados un variado abanico de encastes.

La corrida de Adolfo Martín estuvo muy bien conjuntada, con toros cárdenos y serios, como corresponde a su estirpe Albaserrada. Los adolfos mantuvieron el interés durante toda la corrida y satisfacieron a los más exigentes aficionados toristas.

La corrida de Prieto de la Cal, de procedencia Veragua y Vazqueña, corrió seis hermosos ejemplares. Dos de ellos lucieron la típica capa jabonera de esta vacada onubense. No dieron mucho juego, salvo el jabonero sexto, que acometió con vibración a la muleta. Una pena fue el que el otro jabonero, el primero, que prometía en su salida por su acometividad y hechuras, quedara inutilizado al romperse un cuerno desde la cepa tras rematar en burladeros y empujar con fuerza en el caballo.

También se puede considerar lamentable el que ninguna lidia ni primer tercio de la corrida se esforzara en hacer las cosas bien para optar por el primer premio convocado para la mejor suerte varas. La corrida, además, tuvo que sufrir de dos aguaceros que desordenaron la función y, sobre todo, la escasa pericia de la terna. En esta corrida de lidiaron 4 cinqueños.

La corrida de Los Recitales, lidiada el día 20, no decepcionó a nadie. Aunque, el segundo y tercer toro, bajaron de nota, los restantes recitales fueron bravos. La nota sobresaliente la tuvo un encastado cuarto de nombre Ventero y un toro de matrícula, Adaptador, que se durmió con brava fijeza en el caballo, y que tuvo calidad y gran movilidad en la muleta. Fue premiado justamente con la póstuma vuelta al ruedo.

Al inicio del festejo el Club Taurino Tafallés reconoció al ganadero Salvador Martín Losada por su extraordinaria década de presencia en Tafalla.

La corrida portuguesa de Rosa Rodrigues también estuvo bien presentada. En conjunto fue manejable para el toreo a caballo. El quinto fue un toro más exigente y el sexto fue muy bueno.

La novillada de utreros de Santafé Martón tuvo una sobresaliente presentación, pero, lamentablemente, fue muy castigada en varas y se topó con flojas puestas en escena de los novilleros.Los toros corridos en el concurso de recortadores fueron unos tíos y facilitaron las distintas disciplinas de toreo a cuerpo limpio. Los dos últimos del sexteto fueron más codiciosos y bravos.

La importancia y carácter torista de la feria se vio también reflejado en los toreros heridos. Milagros Sánchez, Israel lancho y Rubén Pinar tuvieron que pasar por la enfermería con distintas lesiones, varetazos y puntazos. Lancho fue traslado al CHN con distintas lesiones en la cara. Pinar sufrió un puntazo en la mano izquierda al entrar a matar al primer toro de su lote. Los tres continuaron con mucho pundonor hasta terminar sus compromisos.

20.08.2011
Inesperado gatillazo de Jotaté en la Monumental de Ciudad Real

José Ramón Márquez

Este hombre puede con todo. Ha podido con los hígados de las ocas, con las vísceras de las aves, con una mujer que parió ayer mismo un aborto de dos cabezas, con los estornudos mañaneros, con la corneja en la siniestra, ha podido con todos los augurios y en su firme voluntad divina de decidir sobre su propia suerte, se ve que ha decidido no salir a hombros tampoco hoy en Ciudad Real, igual que hizo en Valencia, lo mismo que en Huelva, como en Bayona y en Gijón. 

El día en que David Mora se enfrenta como un tío, y triunfa como un torero, en San Sebastián, con una corrida de toros de José Escolar para dejar claro que el toreo se hace con toros, el diosecillo de pedernal, el chisgarabís eucarístico, el Comandante del Puesto de Galapagar, todo serio el parto de los montes, no tuvo otra ocurrencia que anunciarse en su festivalillo de esta semana con unas birrias, deplorables novillotes, norit de Torreherberos y Torrehandilla en la Monumental de Ciudad Real. Bueno, pues ni por ésas le salió el dibujillo, que ni con el tontibobo ni con el bobitonto fue capaz el hombre de mostrarse en plenitud, o al menos de sacar pecho ante sus fans y darles aunque sea una pequeña alegría. 

Lo único que ya le piden sus hooligans, los harekrisnas del tomaseo, la prensa adicta, los del prestigioso Premio Paquiro, los que le han montado esta malhadada feria de Abril, es que triunfe ya de una maldita vez, que eso en su idioma significa que corte las orejas como sea, para poder ensalzarle como se debe, para preparar la procesión laica en loor del ciprés de piedra berroqueña camino de la puerta grande y tundir al mundo con los cuentos de que éste es único y que después de él, la nada. El, sin embargo, se mantiene erre que erre en lo que tiene todas las características de ser una supina impotencia, sin dar ni media opción de alegría a toda esa barahúnda de conversos que le sigue fervorosamente. Quizás perciba cómo se van cayendo alrededor todos los palos de este sombrajo tan bien armado en el que, precisamente, lo que está fallando es la viga maestra que lo sostiene. Hoy, por quinta vez en cinco corridas, la puerta grande fue para otro, un torero de carne y hueso sin más ni más, otro blasfemo al que ningunear. 

Hoy en la V JTM (Jornada Tomasera Mundial) el líder carismático ha vuelto a hacer un pan como unas tortas, dejando a sus seguidores con la certeza firme, con la triste desolación de comprobar que hoy tampoco han tenido la dicha de asistir a una jornada única, histórica e irrepetible, lo cual aumenta las dudas entre los seguidores de que este hombre sea realmente lo que por ahí dicen de él. La cita con el toreo de verdad estaba hoy a seiscientos cincuenta y nueve kilómetros de Ciudad Real.

20.08.2011
Un señor que sí lo vió: José Tomás en Ciudad Real. El pastelazo

Bocanegra
(

Recordando al Diamante Rubio 

Nunca estaremos bien agradecidos a aquellos que nos advertían: No vayas a esa que es un pastelazo. 

Eran aquellos tiempos felices cuando la paguilla del domingo había que administrarla con buen tino, cuando se sabía lo que era una peseta, y los mayores sabían lo que costaba ganarla. Ir a misa de doce por la mañana y al cine a la primera de la tarde, era gustosa obligación de todo niño viviente allá por aquellos cerros de olivos plateados. En la iglesia no te engañaban y además era gratis la entrada, pero en el cinematógrafo quizás sí y además pagabas por entrar cuando se agotaban todas la posibilidades de colarse por la jeró.

Ayer en Ciudad Real no había cine, ayer en la capital manchega se anunciaba una corrida de toros, no una cualquiera ¡qué va!, prometían una estratosférica, lo nunca visto, la deidad entre bordados de oro, el verbo hecho carne, otras veces hecho piedra, que a la quinta va la vencida y que la puerta grande con el mito en volandas iba a dejar chica a la puerta del Olimpo; pero nadie hizo el quite con aquello de….no vayas a esa que es un pastelazo. 

Cuando los incautos y afanosos aficionados de la dura tierra manchega se quisieron dar cuenta el lazo ya estaba echado, después de dejarse en taquilla lo que les quedara en los bolsillos tras largos años de expolio en la satrapía socialista. Lo de los peregrinos es otra cosa, su fe les conduce hacia la deidad y el voluntariado acude fielmente a la llamada tomista. 

Entre unos y otros abarrotaron el coso culipardo, y el toque de clarín puso a desfilar la ansiada comitiva sobre el abrasado ruedo de la capitaleja.  Ahí estaba Él y dos más, y con el cambio de la seda por el percal las palmas de los émulos de aquel gitano singular de las Alpujarras conocido como el Diamante Rubio, tocaban a arrebato para sacar al tercio al nominado por la pluma pesebrera como mito del toreo, a José Tomás Román Martín…. a Él y dos más. Sea lo que fuere Consummatum est fraude. 

La escenificación del simulacro de corrida se puso en marcha, y excepto el nombre de los espadas y la muerte a estoque de las reses, muy poco se correspondió con lo anunciado en cartel y del obligado cumplimiento de la reglamentación taurina. 

Llamarle toros a los que salieron por chiqueros sería un insulto a la cabaña brava, más bien fueron apareciendo seis muestras seis de la degeneración del orgullo táurico.  La presidencia del festejo merecería un tiempo de reflexión en galeras. Las diferentes suertes eran limpiamente sorteadas, en pro de la verticalidad y supervivencia del animalito, siendo el jabonero quinto el único que recibió un puyazo…… y por accidente.  El criterio de concesión de trofeos se presumió altamente sospechoso. Y de tres toreros anunciados solamente hubo uno que se mostrara como tal, y fue César Jiménez; lo natural y lógico, el único vigente del cartel fue el que triunfó, un matador en sazón y puerta grande del último San Isidro, que además sufrió la cicatería del usía erigido en protector tomasero al darle solo dos orejas en lugar de cuatro que mereció. 

El papel de telonero de Víctor Puerto rozó lo esperpéntico y más bien evolucionó como el sobresaliente de un mano a mano. 

Ayer quedó confirmado que la vigencia de José Tomás esta temporada es ficticia. Se le vio sin sitio y sin ilusión; y duele verle así; la pasión de unos y la sugestión de otros maquillaron una actuación que en cualquier otro torero hubiera merecido trato distinto.  No fue lo más grave que no consiguiera la esperada puerta grande por no cortar la preceptiva segunda oreja  a un torillo rebrincao y reservón que necesitaba recursos técnicos de lidia, lo peor es que en el abecerrado primero, de noble, pronta y repetida embestida, no consiguiera elevar la faena al nivel de grandiosidad y altos vuelos que sabía ofrecer en sus mejores épocas. 

Causas y excusas habrá para todo y para todos, entre ellas la secuela de la terrorífica cornada de Aguascalientes, el largo tiempo de recuperación o la escasez de corridas toreadas para recuperar el sitio, pero no hay que mentir, no se puede vender gato por liebre desde un equipo de agitación y propaganda a costa del respeto a la tauromaquia y al escalafón de toreros, y con claro ánimo de lucro. El pastel fabricado es muy grande y bien que se lo están repartiendo, pero el pastel ya está al descubierto. 

Ojalá que la próxima no sea un fraude, y que veamos al de Galapagar recuperado, pero por la de ayer de Ciudad Real alguien tendría que haber avisado:  A esa no vayas que es un pastelazo.

21.08.2011
1ª de las Corridas Generales en Bilbao. Carta a Francisco Ruíz Miguel

Una fatal y desdichada reaparición de los Miuras en Vista Alegre para empezar, por mediocremente presentados, en su mayoría inválidos y nulos. Y para colmo, un sobrero de La Campana de similares características aunque noble. Con una desoladora entrada y en tarde entre nubes, lluvia intermitente y tímidas apariciones del sol, un chabacano Juan José Padilla, un aguerrido Rafaelillo y el novato Raúl Velasco, hicieron lo muy poco que pudieron.

Bilbao. Plaza de Vista Alegre. Domingo 21 de agosto de 2011. Primera de feria. Tarde medio nublada, bochornosa y, a ratos, lluviosa con un tercio corto de entrada. Cuatro toros de Miura, en tipo, algunos excesivamente vareados y muy deslucidos por faltos de casta y de fuerza. Por devolución de inválido segundo, un sobrero de La Campana, voluminoso y noble pero, asimismo, sin ninguna fuerza. El bonito sardo primero no tuvo un pase por parado. El tercero, otro inválido que solo medio sirvió con el capote. Sin clase ni fijeza alguna se movió el cuarto. El muy ancho de sienes y berreón quinto, también blando pero con genio hasta pararse a la defensiva. Y por devolución del inválido sexto, otro sobrero del Marqués de Domecq, imponente, mansote, como los anteriores sin fuerza alguna y peligroso. Juan Padilla (salmón y azabache): Estocada caída, silencio. Casi entera, ovación populista. Rafaelillo (borgoña): Dos pinchazos y estocada, silencio. Pinchazo hondo, estocada y dos descabellos, gran ovación con saludos. Raúl Velasco (burdeos y oro): Pinchazo hondo, silencio. Estocada trasera caída, silencio.

Querido Paco: Viendo esta primera corrida de las llamadas Generales de este año en Bilbao – fue de Miura – me he acordado de ti y de las muchas veces que los mataste en esta importantísima plaza y con no pocos e imborrables éxitos. Ayer no había lo que se suele decir “casi nadie” en Vista Alegre. Me dicen que menos que anteayer con los rejones. Yo no quise venir para ver los caballos porque dos semanas grandes seguidas son mucha tela… Descomprensé en La Concha y, al llega por la mañana a Bilbao, me encontré con el maestro de la fotografía taurina, Agustín Arjona, digno heredero de su inolvidable padre y uno de los aficionados más fiables del mundo. También con el gran Pigmalión taurino, Diego Robles. Ambos me contaron entusiasmados que anteayer mismo habías bordado el toreo en Sanlúcar de Barrameda con un par de estupendos toros de nuestro común amigo, Ricardo Gallardo (Fuente Ymbro). Me djeron, y me lo creo a pie juntillas, que toreaste cómo nunca, cómo a ti te hubiera gustado hacer antes de tener que especializarte en las corridas más duras de tu época, mucho más duras y hasta terribles que las actuales. Porque, ya me dirás qué se parecen un toro de Victorino y, sobre todo, otro de Miura de ahora a los tus años más dorados. Nada. Aquello era emoción a toneladas y lo de ahora, meros recuerdos, un vivir de las rentas o de la fama que aquellas fieras tuvieron. Por eso me gusta recordarte y manifestarte mis respetos y admiración. Porque como te dije tantas veces cuando te quejabas – siempre te pasaste de quejica, tu único defecto – de que no había derecho a tener que matar todas las tardes esa clase de ganado, yo siempre te dije que tenías que estar orgulloso de lo que eras. Nada más y nada menos que el más grande y glorioso de tu especialidad. ¿No te acuerdas cuando le obligué a comprar un reloj cartier de verdad en Biarrirtz tras insistirte hasta la extenuación que lo debías hacer aunque costara una fortuna. Era tu ilusión. “Quiero comprar uno de esos relojes de los tornillitos”, me dijiste. Y cuando viste lo que costaba, te emperraste en hacerte con uno de imitación. “De ninguna manera”, te dije. “Compra uno de verdad porque, cada vez que mires la hora y lo veas en tu muñeca, te sentirás orgulloso de haber ganado lo suficiente para llevarlo, precisamente sobre la mano que tantas y tantas veces giraste prodigiosamente para dar los naturales más meritorios de la historia”.

Y mira por donde que, anteayer, queridísimo Paco, pudiste darlos a tu total placer y absoluto relajo a tus más de sesenta años. ¡Enhorabuena y un fuerte abrazo de todo corazón¡ Te mereces la satisfacción de haber hecho para ti y para los que tuvieron la suerte de verlo, lo que siempre llevaste dentro de tu alma y casi nunca pudiste hacer.

Me hubiera gustado verte e ir luego a tu habitación del hotel para hacer lo de siempre cada vez que nos encontramos y preguntarte por la hora como escuchar la también siempre risotada tuya al contestarme: “¡Aquí lo llevo, aquí, aquí, aquí…,  como me obligaste tu¡”…

Te escribo todo esto mientras en la corrida de Miura de ayer en Bilbao no había pasado nada en el nulo – o mulo – primero con el que Juan José Padilla solo pudo medio lucirse en banderillas, y a Rafaelillo le echaron a los corrales el segundo por inválido. Y menos mal que el sobrero de La Campana fue, al menos, noble. Tanto, que Rafaelillo pudo acoplarse con el capote – Raúl Velasco también en un quite – y brindar una faena en la que ni pudo echar toda la carne en el asador porque, a la postre, este sobrero tampoco tuvo fuerza. Vaya tardecita que tuvimos que soportar…. Algún pase que otro, aislados, pudo dar el murciano mientras unos parroquianos pedían que lo mataras al cerciorarse de la inutilidad del toro.

Tronaban las nubes sobre la grisácea arena de Vista Alegre cuando la pisó el tercer Miura que encaró el casi desconocido, Raúl Velasco, contratado a última hora para sustituir a Serafín Marín que, de seguro, al enterarse de cómo estaban saliendo los de Miura en Bilbao, al menos se habrá conformado en vez de rabiar de envidia. Nada en serio le podría haber hecho el catalán, como tampoco el madrileño. Durante la suerte de varas se lió a llover y muchos abandonaron los tendidos. El toro salió cojitranco de sus dos encuentros con el caballo y, aunque en un descuido en plena brega, arrolló de lleno al nuevo torero, a la hora de la verdad apenas pudo darle tres o cuatro medios pases. Fue otro inválido. ¡Ay, Ruiz Miguel, cómo te eché de menos esta tarde en Bilbao¡…. El pobre chico también tuvo que matarlo cuanto antes.

Fíjate, Paco, como sería el cuarto, que hasta Padilla no pudo cubrir completo el tercio de banderillas aunque lo arregló con un cuarto par al violín y, menos mal que el toro fue y vino en la muleta aunque sin clase ni fijeza alguna. Al menos tuvo cierta movilidad para que los gritos, que no los pases, de Padilla tuvieran alguna justificación medianamente dramática que el jerezano escenificó con el desahogo que siempre exhibe en Bilbao en donde le consienten toda clase de excentricidades y chabacanerías.

Rafaelillo intentó afanarse artísticamente con el noble aunque también muy blando, a la defensiva y casi parado quinto. La faena tuvo su aquel intermitente alternado inicios correctos e instantes aguerridos con inconvenientes zapatillazos por lo que sufrió un serio enganchón. Asusto hábilmente al personal aguantando tarascadas desde la cercanía y, al final, se quedó sin premio por pinchar.

Bueno, Paco, no te canso más, salvo contarte lo que ocurrió en el sexto de la dichosa corrida de Miura que en mala hora tengo que comentar, implorando tu benevolencia. Asomó la gaita por encima de la barrera en su correr barbeando tablas. El picador lo tumbó en el primer puyazo y el presidente lo devolvió de inmediato. No estuvo mal, incluso sorprendió Raúl Velasco con el sobrero del Marqués de Domecq. Vistoso y variado con el capote. Le pegaron demasiado en varas y el toro empezó a pararse con peligro añadido. Nos quedamos con ganas de ver como torea de muleta.

Con un gran abrazo y mis mejores deseos para ti y tu familia.

 

LA OPINIÓN DE DOMINGO DELGADO DE LA CÁMARA

Breviario de podredumbre

“Breviario de Podredumbre” es el título de un libro del filósofo rumano Emil Ciorán. En este libro se lleva la desesperación hasta la cumbre. Es el libro más negro y siniestro que quizá se haya escrito nunca. Le tomo prestado a Ciorán el título de tan patético libro para titular, a mi vez, este comentario de la corrida de ayer. Imposible lidiar una corrida más mala. Da la impresión de que la histórica ganadería de Miura está en las últimas. Parece haber  llegado a sus últimos estertores. Y bien que lo lamento, porque los Miuras han sido un mito de la fiesta. Pero una corrida como la de ayer no tiene defensa posible.

Nos hemos pasado media vida defendiendo la variedad de encastes y contra el toro de Domecq, y luego nos salen corridas como la de ayer, que nos dejan completamente desarmados. El toro de Domecq se ha impuesto porque sale muchísimo mejor que el de las ganaderías llamadas toristas. Ayer tuvimos un patético ejemplo. Tengo la impresión de que, cuando las ganaderías tienen demasiada consanguinidad, se hunden irremisiblemente y para siempre.

En primer lugar la corrida de Miura estaba mal presentada, con algunos toros muy chicos, como el primero, el cuarto y el quinto. Nada que ver con el volumen y el aparato que se gastan en esta ganadería. Pero lo peor no fue la presentación. Lo peor fue el pésimo juego de los astados: todos inválidos que lo único que hicieron fue defenderse de mala gana y con aire de morucho. Una corrida lamentable, de una tristeza infinita.

Y para que nada faltase, fueron devueltos dos, el segundo y el sexto. El segundo fue sustituido por un inválido de La Campana, y el sexto por un sobrero del Marqués de Domecq, tan malo como los titulares, sino peor. Un desastre… Y encima hubo que aguantar una tarde de bochorno, con varios aguaceros que nos dejaron empapados. Un horror.

Con semejante material bovino poco pudieron hacer  los toreros. Padilla se encontró en primer lugar con un inválido probón con el que no se podía hacer mucho. En el cuarto lo intentó con más decisión, pero a los veinte o treinta pases, el toro se puso muy violento, empezó a dar cabezazos y ya la faena fue imposible. Un pinchazo, estocada corajuda y saludos desde el tercio.

Es cierto que a Rafaelillo los toros buenos se le van sin torear. Pero no es menos cierto que tiene la suficiente habilidad para navegar sin hundirse en corridas tan espantosas como la de ayer en Bilbao. Eso hace que se esté manteniendo a flote en el toreo, y cuando se programa un festejo de toros pregonados, hay que llamar al rubio torero de Murcia.

Su primero fue un inválido de La Campana que no se mantuvo en pie, y el quinto fue el único Miura que recordaba algo a lo que es un toro de Miura: muy listo, con mucho sentido y un viaje muy corto. A pesar de que lo había cogido feamente al inicio de la faena de muleta y le había propinado un puntazo, Rafaelillo fue capaz de buscar las cosquillas al toro y de robarle muletazos. Estuvo hábil, robó pases imposibles y se tiró a matar con entrega. La ovación y el saludo  desde el tercio fueron merecidos y justificados.

Sustituía a Serafín Marín Raúl Velasco, un torero de Madrid que se ha hecho en la dureza de los pueblos de Guadalajara. Muchos lo desconocen, pero lleva años en la refriega más dura. En su confirmación de alternativa en Madrid hace quince días, estuvo muy bien. Lo de ayer era una oportunidad para él, pero la oportunidad acabó en fiasco porque le tocó un lote imposible.

En medio de un aguacero, tuvo que despachar a un toro de Miura inválido e incapaz de pasar. En sexto lugar le correspondió un  sobrero del Marqués de Domecq muy parado, muy mirón, con muchísimo sentido y con violencia. Lo único que Raúl Velasco pudo hacer fue quitárselos de delante. Hay que anotar algún buen esbozo con el capote, como dos medias buenas verónicas en los quites en los que intervino.

Poca cosa más. Cuando se asiste a una corrida de miura como la de ayer, dan ganas de llorar.

TOROS

San Antonio de Padua necesitó más adeptos
OREJA A ANTONIO GALINDO, POR ESTOCADA

22 de agosto de 2011

HORACIO SOTO CASTRO

JEFE DE SECCIÓN TAURINA

SAN Antonio de Padua necesitaba más adeptos, sin embargo, al final del festejo se le rindieron los incrédulos y la ganadera Mónica Hernández de Aloi y sus hijos dieron vuelta al ruedo por la magnífica novillada que envió ayer a la plaza México, en el quinto festejo de la campaña, y merecía mejor suerte, ya que los astados bien presentados, de fina estampa, traían las orejas pegadas con chicle y únicamente el sexto se fue mutilado de una oreja, por estoconazo del tlaxcalteca Antonio Galindo.

Menos el primero, que desarrolló sentido y peligro, los demás fueron aplaudidos en el arrastre y debieron irse sin orejas al destazadero. Los novillos fueron bravos, con calidad y de buen estilo y estuvieron muy por encima de los alternantes.

Ciertamente, el viento no les permitió un desempeño limpio, aunque sí tuvieron buenos momentos, pero les faltó más enjundia en su desempeño, esas ganas de ser toreros y de ocupar un puesto importante en el medio taurino.

La plaza mantiene a los aficionados, que hicieron una entrada normal a los festejos anteriores y buen ambiente. La tarde estuvo soleada, con calorcillo y con amenaza de lluvia que no alcanzó a producirse.

GALINDO

El festejo estuvo a punto de irse en blanco, pero el soberbio estoconazo que ejecutó el tlaxcalteca Antonio Galindo cambio el panorama. No faltaron los protestantes, pero la oreja fue bien ganada por la ejecución para que la res rodara sin puntilla.

Antonio Galindo es un joven con presencia de torero que apunta para bueno. Tiene valor, temple, arte y calidad. Pero su actitud dejó mucho que desear, pues en su primero salió en plan de maestro y en el otro tuvo una labor intermitente sin acabar de centrarse.

Su primero fue un tanto aplomado y no repetía y le arrancó muletazos buenos que le corearon, pero le faltó meterse, pelearle más al novillo para que el público viera sus aspiraciones para ser torero. Estuvo empeñoso, pero eso no es suficiente. Dejó una estocada tendida y traserilla y se retiró en silencio y aplausos al novillo.

En su segundo se sacudió la modorra de que fue presa en su primero, y de salida le recetó tres largas, marcando bien, los tiempos y de pie veroniqueó aceptablemente para terminar con una revolera y después quitó por mandiles limpios. Diego Martínez saludó en el tercio por gran par de banderillas al sesgo. Inició su faena con muletazos rodillas en tierra, que le corearon. De pie lo toreó por ambos lados sin ligazón, pues seguía soplando el viento.Se fue por derecha y cobró ese gran estoconazo para la oreja. En la vuelta invitó a la ganadera y sus hijos a compartir el triunfo.

OLIVARES

Manolo Olivares, quien reapareció en la plaza, estuvo muy valiente en su primero, que desarrollo peligro, sentido y se le ponía por delante tirando las cornadas, pero ahí estuvo. En varias ocasiones se vio en apuros en su intento por sacarle los muletazos y le desgarro la taleguilla y salió con una cornada cerrada en la pierna derecha. Termino toreando por alto y señaló dos pinchazos antes de la estocada desprendida y se retiró en silencio.

Su segundo fue totalmente distinto al anterior, suave, con recorrido, con calidad cubrió en forma espectacular el tercio de banderillas, pero sin la efectividad deseada, y fue aplaudido. Inició su faena con dos pases por la espalda y siguió con ayudados, pues el derecho fue el mejor lado y le engarzó tres dosantinas, pero mereció mejor suerte ese astado, como para hacer una faena superior. Mal a la hora de matar y escuchó un aviso. División al retirarse y aplausos al novillo.

JUAN VICENTE

El español Juan Vicente, quien ya había estado en la México, no demostró ningún adelanto ni con el capote ni con la muleta. En su favor habrá que decir que el viento sopló en sus dos enemigos. No estuvo muy acertado y escuchó un aviso en cada uno. Aplausos a su segundo novillo.

Para el próximo domingo se anuncia un encierro de Pozo Hondo, ganadería que se llamaba Mal Paso, de Ramiro Alatorre.

TOROS

Pablo Hermoso, con problemas de cervicales
REAPARECERÍA EN EL JUEVES EN CUENCA

22 de agosto de 2011

LOS malos augurios respecto a los problemas cervicales de Pablo Hermoso de Mendoza se han confirmado y las molestias en el cuello le impidieron actuar ayer en Málaga. El navarro fue reconocido en la enfermería de la plaza de toros de Bilbao, tras torear el sábado pasado, donde se le diagnosticó: “Dolor cervical agudo con cervicalgia crónica previa. Se aplica fisioterapia descontracturante y aplicación tópica de algesal. Se le aconseja reposo en próximas horas, collarín cervical a demanda, antinflamatorio y seguimiento por su fisioterapeuta habitual.”

Pablo se trasladó a su domicilio donde a últimas horas de la noche de sábado fue asistido por su fisioterapeuta, quien al manipular levemente la zona afectada, le recomendó un descanso de cuarenta y ocho horas. Si en este tiempo la zona afectada se descontractura, podía volver a montar a caballo mañana o el miércoles, para tratar de reaparecer en la plaza de toros de Cuenca, el próximo jueves.

Las molestias cervicales las viene acusando Pablo desde los primeros días de este mes y a duras penas va cumpliendo los compromisos.

ROZÓ EL TRIUNFO EN BILBAO

Mientras tanto, el sábado pasado en Bilbao, Pablo consiguió una sonora ovación en su primer toro y la oreja de su segundo, ante ganado de Herederos de Ángel Sánchez y Sánchez. Calor con temperaturas que rozaban los cuarenta grados y que hicieron de la tarde un auténtico infierno. Pablo rozó la que sería su cuarta puerta grande bilbaína en el cuarto de la tarde, un buen toro de Sánchez y Sánchez, pero un pinchazo abortó ese nuevo triunfó. Cambió la puerta grande, por otra menos agradable como es la de la enfermería, donde pasó tras la lidia del cuarto, aquejado de un fuerte dolor cervical.

PUERTA GRANDE EN TAFALLA

Previo a Bilbao, Pablo actuó en Tafalla, Navarra, ante toros de José Rosa Rodríguez, cortando tres orejas. En el mismo día que se cumplían veintidós años de alternativa, Pablo volvía a actuar en la plaza que lo vio doctorarse como matador de toros: Tafalla. Cumplía su décimo octava presentación desde aquel día y al final de la tarde, consiguió su Puerta Grande número once y además conseguía acabar con la mala racha que últimamente le perseguía.

TOROS

Para Fabián fue el Escapulario de Plata
GRAN ACTUACIÓN EN PERÚ
22 de agosto de 2011

EL matador de toros aguascalentense Fabíán Barba tuvo destacadas actuaciones en la plaza de Matara, Perú al cortar una oreja el pasado sábado y las dos ayer y conquistó el Escapulario de Plata que estaba en disputa.

Sus alternantes fueron Juan Carlos Cubas y Cristóbal Pardo y lidiaron toros de Salamanca y San Pedro, respectivamente.

Está en pláticas para regresar a Perú.

 

TOROS

Angelino, a hombros en Tijuana
TRIUNFADOR DE LA TEMPORADA
22 de agosto de 2011

TIJUANA.- Entrada regular en la plaza Monumental de Las Playas en la penúltima corrida de la temporada en que se jugaron astados de Arroyo Hondo, bien presentados, con su edad y peso.

Uriel Moreno “El Zapata” mató tres astados, uno en lugar de Alberto Espinoza “El Cuate”, quien sufrió feo pisotón en su primero y resultó con un esguince en el tobillo, impidiéndole caminar bien. Uriel estuvo bien en los tres, pero los pinchó, dando vuelta en su primero y aplaudido en sus otros dos.

José Luis Angelino, realizó faenas completas con capa, banderillas y muleta y cortó una oreja a cada uno de sus enemigos. Con ello resultó ser el triunfador de la temporada, pues en dos corridas cortó cinco orejas.

“El Cuate” Espinoza, dos avisos en el que mató.

GUADALAJARA.- Entrada aceptable. Novillos de Guaname de juego desigual. Juan Camilo Alzate, división en su primero y silencio en el otro. Angelino de Arriaga, fue el triunfador con palmas en su primero y oreja del otro. Fernando Labastida, palmas en su lote.

TETEPANGO.- Lleno. Astados de Joaquín Aguilar, buenos. Rafael Ortega y Miguel Ortas Miguelete, desorejaron a los cuatro toros. Cuatro orejas cada uno.

EL DOMO

SAN LUIS POTOSÍ.- Media entrada en el domo en la corrida del sábado. Se jugaron astados de Montecristo, sobresaliendo el quinto que fue indultado número 129, Compadre, con 475 kilos. Federico Pizarro, palmas y oreja. Arturo Macías, oreja de su primero y el quinto fue indultado sin trofeos simbólicos, pero vuelta con el ganadero. Joselito Adame, palmas en sus dos.

Jorge Gutiérrez, el consentido

Raúl Carballeda / Imagen Zacatecas / Zacatecas – 22 de Agosto del 2011

“Llegar a viejo, es mejor que la alternativa…morir joven”

 Jorge Gutiérrez Arguelles, el torero consentido del aficionado de la Plaza México, aunque muy querido en el resto del país, nació en Tula, Hidalgo, el 27 de febrero de 1957.
Debutó de luces en el año de 1975 en la Plaza de La Florecita de Ciudad Satélite. Después de una breve carrera novilleril en provincia, se presentó en la Plaza México el 26 de junio de 1977, alternando con Francisco Acosta, Paquiro y Alfredo Gómez El Brillante, con novillos de la ganadería de Santoyo.
El novillo de su presentación se llamó “Huapango” con 390 kilogramos de peso. Tomó la alternativa en la Plaza México el 11 de febrero de 1978 con el toro “Perla Negra” de Javier Garfias, habiéndole cedido los trastos Manolo Martínez en presencia de Curro Rivera.
Confirmó su alternativa en la Plaza de Las Ventas en Madrid, en 1982 de manos de Manolo Vázquez, con Antonio Chenel Antoñete de testigo; el toro de su confirmación se llamó “Berlinés” de la ganadería de Celestino Cuadros.
Indultó al toro “Poco a Poco” de la ganadería queretana de San Martín en enero de 1981 (el indulto número 11 en la Plaza México); el 17 de marzo de 1996 indultó a “Giraldillo”(el indulto número 16 en La México) de la ganadería de Manolo Martínez y a “Fenómeno” de Julio Delgado (el indulto número 20 en la México), en una controversial decisión del juez, ya que una gran parte del público no lo aprobó; el 16 de diciembre de 2001; cortó también el rabo 102 en la Plaza México al toro “Consentido” de la ganadería de La Gloria.
El 4 de febrero del 2006 indultó a un toro en Torreón, Coahuila y el 15 de octubre del mismo año, a otro toro en Pachuca, Hidalgo. En su casa, la Monumental Plaza México, toreó más de 46 corridas, cortando 44 orejas además de lo mencionado antes. La fiesta de los toros extraña a este fino torero mexicano

“Haz las paces con tu pasado para que no arruine el presente”

En nuestra columna del pasado once de julio, mencionamos algunas de las características del vino: la acidez, el aroma y el cuerpo. Hoy, agregaremos unas cuantas más.
El afrutado, es el aroma y el sabor más común en los vinos que son jóvenes y que le hacen a uno recordar las características de su procedencia o los sabores de diferentes frutos como el plátano, el durazno o el melocotón, la grosella o la cereza.
La crianza en madera, proporciona aromas  y sabores en el vino que se añeja en barricas de madera de roble o de abetos; dependiendo de la madera empleada y del tiempo que permanezca en la barrica será lo intenso del sabor.
Una característica que se considera importante es la “añada” o año de la cosecha o vendimia de las uvas empleadas.
Algunas cosechas son excelentes y los vinos que se elaboran con ellas suelen ser superiores a los de las cosechas normales y la calidad de las cosechas depende de las condiciones del clima o de la propia producción.
Y…hasta la próxima
rcarballedat@prodigy.net.mx

Toros

  • ¿Cuándo le darán a Urdiales su sitio?

    Bilbao. Tercera de las Corridas Generales. Se lidiaron toros de Fuente Ymbro, muy bien presentados, muy serios, imponentes. Bravos y buenos los tres primeros; malos, 4º y 5º; difícil, el 6º. Menos de media entrada. Diego Urdiales, de pizarra y oro, pinchazo, estocada buena (vuelta al ruedo); media (saludos). César Jiménez, de azul pavo y oro, estocada baja (silencio); pinchazo, pinchazo hondo, descabello (silencio). Matías Tejela, de grana y oro, casi entera baja y atravesada, descabello (silencio); media baja, descabello (silencio).

22 Agosto 11 – – Patricia NAVARRO

«Tejedor» era mitad ángel mitad demonio. El toro bipolar que irrumpió la tarde nos dio las mayores alegrías. Diego Urdiales entró ayer por la vía de la sustitución y si no es por él estamos arrancándonos la afición a pedazos. A ese primero, que era un «tío» como toda la corrida, lo toreó sublime por la derecha. El lado noble del toro, el entregado, el que tenía ímpetu para disfrutar y cuajarlo. Urdiales sí lo hizo, así lo hizo. Encajados los riñones, relajada la figura, citando con los vuelos y rematando tras el túnel de la cadera. Un prodigio de toreo diestro, sin estridencias, hondo, bonito, puro y depurado. Se puso después por el zurdo, tal vez llevábamos tres tandas, y sabía, bien lo sabía él y lo intuíamos en los tendidos, que nada tenía que ver el toro por el izquierdo. Violencia degenerada, difundida por arriba para cazar seguro. E hizo presa. Le alcanzó por la chaquetilla, axila tal vez, y le zarandeó agresivo, fuerte, brutal. Urdiales se levantó con el amor propio impoluto y siguió por el pitón triunfador, por donde el toro era una malva. Qué locura. Pinchó, tras la espada se fue después y la hundió. La vuelta al ruedo se hacía poca cosa para lo que nos llevábamos de recuerdo.

Pero no quedó ahí. El cuarto era para salir corriendo porque acudía con todo y encima le ponía los pitones a la altura de la corbata, o de la cabeza. Qué sé yo. Pero la mole del toro cabalgaba a su aire con peligro, derrotes secos y un desvelo en cómo se resolvería el pase. Urdiales se puso como si el toro fuera un santo. Coherencia vital, afición desorbitada y una honestidad de otro siglo. Importante el torero riojano. Con una media lo despachó y quedó el aroma de torería sobre la arena negra de Vista Alegre. Y después de esto, de hacer el esfuerzo y de su toreo de altos vuelos, ¿por qué no se le multiplican las tardes cuando sumamos sustituciones cada día?

César Jiménez vino a Bilbao con una herida fresca sufrida en Málaga. Se le notaba al andar y delante del toro. Se llevó un fuenteymbro bueno, el segundo, que cuando lo llevabas sometido se venía el toro arriba y peleaba seguir el engaño muy descolgado, muy por abajo. A César Jiménez se le fue la faena en buscar la colocación, en intentos, pero sin atacar al toro, sobre todo por el pitón izquierdo. Se rompió la comunicación, estaba deshecha de antemano. El quinto tenía su trago, porque no estaba nunca convencido en la muleta, y la faena nunca logró el rumbo anhelado.

A Matías Tejela le fue a parar un lote importante de una corrida de Fuente Ymbro que era una preciosidad. Muy seria, imponente y rematadísima sin perder la armonía de las hechuras. Al tercero había que provocarle, hacerle embestir, guiarle, ayudarlo a romper. Tejela estuvo a la espera del animal y sin convencer. El sexto tenía dificultades, motor complicado de dominar. Rebañaba ante la falta de control, pero también tenía una embestida que explotar. De tirar la moneda al aire y cerrar los ojos… El silencio nos acompañó siempre.

Y entonces, visto lo visto, ¿para cuándo reconocer a Urdiales su sitio? Hacerlo es estar a la altura de la Fiesta, de su verdad y sus raíces. Obviarlo, desterrar el sentido del toreo.

Complicada novillada del Marqués de Domecq en Almería

A la novillada del Marqués de Domecq, bien presentada en su conjunto, le faltó clase y fondo para romper en la muleta. Además, algunos utreros presentaron serias dificultades para los novilleros, que no supieron resolver los problemas planteados por los animales.

23 Agosto 11 – – Manuel PEÑALVER

Víctor Barrio recibió a su primero a portagayola. Con la muleta basó su labor sobre la mano derecha. Algunas tandas tuvieron cierta calidad, pero el trasteo fue a menos al torear al natural. La estocada cayó desprendida. El cuarto fue un difícil oponente que resultó deslucido y áspero. El segoviano lo mató, además, mal tras un aviso.

El gaditano David Galván reaparecía tras ser corneado en El Espinar. Toreó con estilo a la verónica al segundo bis e hizo un buen quite por tafalleras. Lo más destacado del toreo fundamental llegó al natural. Tuvieron semántica artística y pulcritud. Al fallar con los aceros perdió una oreja. Con el quinto, cogido sin consecuencias, mostró gran voluntad.

Juan Ortega cortó una merecida oreja en el sexto gracias a una faena de mucha entrega y valentía. Fue cogido y, tras hacerle un torniquete, siguió hasta dar cuenta de su rival. Lo mató de una buena estocada.

Segunda de la Virgen del Mar. Novillos de Marqués de Domecq, el 2º como sobrero,  bien presentados y complicados, sobre todo, 4º y 5º. Víctor Barrio, vuelta tras petición y silencio tras aviso; David Galván, ovación en ambos; Juan Ortega, palmas y oreja. Un tercio de entrada.
 

El apoderado de Fandiño ve «complicada» su vuelta en Bilbao

Agosto de toros y triunfos, pero también de cornadas

Agosto es el mes taurino del año por excelencia. Cientos de pueblos celebran sus fiestas y los diestros cruzan la península de un extremo a otro. Ante una actividad taurina tan frenética, los triunfos y los percances son casi inevitables.

23 Agosto 11 – – Alberto Escribano

Así, Iván Fandiño evoluciona «a un ritmo bueno» de la cornada en el gemelo derecho del viernes en Málaga, dice su apoderado. Aunque tiene la intención de reaparecer el próximo viernes en Bilbao, su mentor lo ve «complicado, ya que ahora hay que recuperar músculo».

También en Málaga fue herido Víctor Puerto, y pese a no estar recuperado hizo el paseíllo en Ciudad Real el pasado viernes. «En cuatro días era imposible curarse», reconoció el diestro. Los médicos tienen que analizar los «abductores, que están partidos, y ver la forma de rehabilitarlos», aseguró.

En Murcia fue cogido José Calvo, cuya cornada en el muslo derecho «evoluciona bien», dijo el propio diestro, que ya apoya también la pierna. Quiere reaparecer éste sábado, pero todo depende de cuando le retiren los drenajes.

Otro de los corneados es Serafín Marín, al que sólo le queda «coger fuerza y fortalecer el músculo»,  dijo el catalán con la vista puesta en la tarde de Cuéllar el próximo día 28. Por su parte, Leandro vio como un incidente con la espada en un tentadero le provocó un corte en el antebrazo izquierdo y le impidió cumplir con citas tan importantes como Barcelona o San Sebastián. Su apoderado confirma que pretende volver el 31 de agosto también en Cuéllar, pero primero tiene que someterse a una prueba y ver «el estado del nervio cubital».

En el escalafón novilleril David Galván reapareció ayer en Almería tras su cogida de hace una semana; mientras que Juan Millán fue herido el domingo en Francia.

También se recuperan los banderilleros Luis Miguel Collado y Óscar Ramos, miembros de las cuadrillas de Mari Paz Vega y Juan del Álamo. Otro de los damnificados del mes es el rejoneador Andy Cartagena, que acaba de cortar la temporada por un problema en su rodilla.

Sólo las cornadas, y a veces ni tan siquiera, les obligan a hacer una parada en el camino. Con o sin ellas, los kilómetros por España, Francia y también Portugal se cuentan ya por decenas de miles.

Los percances más severos
–  Matadores de toros:Iván Fandiño, en Málaga; Miguel Abellán, en la Feria del Aniversario; Curro Díaz, en la Feria de Abril; y Juan Mora, en San Fermín; fueron los matadores peor parados.
–  Novilleros: Sergio Flores sufrió cinco cornadas en la nocturna de Madrid; el mismo número de trayectorias que Conchi Ríos en Francia. David Galván y Antonio Puerta también sufrieron «tabacos» de consideración.
–  Rejoneadores: Gravísimo fue el percance en el pecho de Sergio Vegas. Andy Cartagena acaba de cortar la temporada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: